Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Charla Salud en invierno - ARSIS

906 views

Published on

Vive un invierno sano
Charla de Sonia Lorente
Barcelona, 15 diciembre 2014

Published in: Healthcare
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Charla Salud en invierno - ARSIS

  1. 1. Vive un invierno sano por Sonia Lorente Parroquia de San Félix Barcelona 15 diciembre 2014
  2. 2. 1 LA ESTACIÓN DEL FRÍO Cerrad por un minuto los ojos. Pensad en un paisaje de invierno. Respirad, sentid la sensación del invierno. Fijaos en los detalles que vuestra mente ha creado. Ahora abrid los ojos. Seguro que muchos de vosotros habéis pensado en ausencia de sol, árboles sin hojas, sensación de humedad, de frío. Alguno habrá imaginado la nieve, la lluvia o la niebla. ¿Qué significan estas imágenes? Estamos en una estación donde la ausencia del calor es manifiesta. A partir del día 21 de diciembre y hasta la primavera predominará la sensación de frío, a veces intenso, y una mezcla de lluvia, agua, nieve, aire. En la naturaleza encontramos poco movimiento. Seguramente en vuestros paisajes habría poca gente, o ninguna, y en la naturaleza, quietud. Hablar del invierno es hablar del frío. ¿Qué supone esto para nuestro cuerpo? ¿Cómo se defiende el organismo para atesorar la energía y preservar la vitalidad? Según la medicina china, donde más se almacena la energía en invierno es en los riñones y en la vejiga. Son los órganos y una víscera que hoy vamos a describir.
  3. 3. 2 RECOGIMIENTO Y CALMA El sentimiento que acompaña a esta época es el miedo, la retracción, el poco movimiento ―el miedo paraliza―. Esto también sucede porque el sol se oculta muy temprano y hay menos horas de luz. La oscuridad despierta miedos. En las ciudades, con la luz eléctrica, no lo notamos, pero si viviéramos en un pueblo apenas saliéramos al campo nos encontraríamos con la oscuridad. La tendencia es recogerse en casa y salir solo durante la mañana, cuando hay sol. En esta época del año perdemos vitalidad, nuestro metabolismo es más lento y esto significa que hemos de aprender a amar y cultivar la calma. Cuanta menos luz hay, más calma necesitamos en nuestro interior. La naturaleza nos lo dice: los pájaros cantan menos, se refugian antes o no se ven. Todos los animales se recogen, algunos incluso hacen hibernación. No salen, ni siquiera comen. Utilizan su energía interna para mantenerse. Hemos de prestar mucha atención a cómo nos exponemos en invierno, porque podemos tener desgastes energéticos muy altos que nos lleven a enfermar. LA FUERZA DEL AGUA El elemento natural que más se manifiesta en invierno es el agua. Y el agua es un elemento que ocupa mucho espacio. Los océanos y los polos cubren el 70 % de la superficie de la tierra. Podemos encontrar el agua en diferentes estados. En estado gaseoso tenemos la niebla, que unida al frío puede perjudicar la respiración. En forma líquida está la lluvia, a menudo acompañada de viento y frío. Y en estado sólido la encontramos en forma de hielo o de nieve. Cuando está helada el agua se halla en su máxima expansión. Por eso cuando un alpinista sube una montaña muy alta, si se congelan sus miembros, la expansión de líquidos internos
  4. 4. 3 rompe los capilares, se rasgan los tejidos, se gangrenan y los médicos tienen que amputar. El agua es un elemento muy poderoso. Una estación donde los elementos son tan agresivos tiene un poder dinámico en la naturaleza y también en nosotros si nos dejamos llevar por nuestras sensaciones. En el Génesis, cuando Dios iba a crear el mundo, se relata que el Espíritu de Dios flotaba sobre las aguas. ¿Por qué en las aguas? Porque en las aguas hay vida. Y donde hay vida hay emoción y movimiento. ¿Por qué afecta tanto el invierno al riñón y la vejiga? Porque son dos conductores de agua. LA VEJIGA Es la víscera más grande del cuerpo. Cuando se dice que “una persona es visceral” nos referimos a alguien expresivo, que todo lo saca afuera. Todo lo que entra en una víscera sale. La vejiga también es la víscera más próxima al exterior. Forma una bolsa en el bajo vientre. En los hombres hay unos 7 centímetros entre la vejiga y el exterior, en las mujeres solo 2 ó 3. En seguida contacta con el frío externo. Si nos sentamos en una piedra o en un banco de hierro la vejiga recoge este frío y lo transmite al interior del cuerpo, pudiendo producirse alguna patología. La vejiga recoge los líquidos filtrados por el riñón. ¿De dónde vienen estos líquidos? Del intestino delgado, del metabolismo, de lo que comemos. Por tanto, si durante estos meses bebemos mucho líquido estaremos dando trabajo a un órgano que necesita descanso. Comer bebiendo poco, alimentos espesitos, secos, vegetales, legumbres, farináceas, va muy bien para tener fuerza interior y no dar un exceso de trabajo a esta vejiga que ya está muy expuesta al frío exterior y necesita energía para recuperarse.
  5. 5. 4 El meridiano de la vejiga, según la medicina china, es el trayecto más largo de energía en el cuerpo: tiene 65 puntos. Comienza en las cejas, sube hasta el cráneo, da la vuelta y baja por toda la espalda, por las pantorrillas y hasta la punta del dedo pequeño del pie. Si una víscera es tan fuerte y domina la parte posterior, es muy importante que vigilemos nuestra espalda. En invierno cuando tenemos frío lo primero que hacemos para calentarnos es encorvarnos. Al activar la musculatura de la espalda nos da la impresión de que hacemos acopio de energía y entramos en calor. En realidad, la energía del riñón va por la zona interna del cuerpo, pero se comunica con la parte media del dorso. Es importante abrigarse, sí. Pero la calefacción de las casas, a una temperatura que no es natural en contraste con el exterior, ralentiza nuestro metabolismo. El cuerpo necesita un poco de frío para activar la circulación. También nos abrigamos con estas prendas tan cálidas, con tanto plumón y protección, ¡parece que vayamos a la nieve cuando vamos a trabajar! Con la ropa también provocamos una ralentización de nuestro metabolismo. Necesitamos calor en las extremidades, pies y manos, y en la cabeza, pero no tanto en la espalda, que es una parte que ya genera calor. Abrigarse en exceso y pasar del calor de las casas a las temperaturas frías en el exterior desgasta la energía corporal. Las generaciones que pasaron frío se movían y generaban vitalidad; hoy los niños y los jóvenes, que no han pasado frío, tienen un metabolismo lento y les falta impulso. Están perdiendo energía, su cuerpo no sabe regular la temperatura y no se defiende. Lo natural, ante el frío, es que el cuerpo se tense. Mediante un impulso nervioso los capilares hacen correr la sangre con más intensidad. Si salgo súper equipado no se activa el metabolismo ante el frío. No se trata de pasar frío y quedarse tiritando: cabeza, pies y manos hay que abrigarlos bien, pero el cuerpo ha de poder transpirar un poco y reaccionar. ¿Qué ventajas tiene esto? Pues que no acumularemos grasa. La grasa servirá de colchón, se movilizará y la quemaremos. En invierno los animales
  6. 6. 5 consumen sus grasas. En primavera, los osos que han estado hibernando salen bien esbeltos de sus guaridas. Por tanto, calefacción sí, pero sin abuso para evitar la sequedad nasal y un metabolismo hipotónico. Cuando salgamos a la calle vayamos con las extremidades cubiertas para que el meridiano de la vejiga esté activado y podamos ir con la espalda bien recta, no encogidos. Esto es bueno tenerlo presente. LOS DOS RIÑONES Son el órgano pareja de la vejiga. Órganos vitales dobles, en el cuerpo, solo tenemos los riñones. (Los pulmones, aunque parezcan dos, son en realidad uno solo en dos partes, pues si los estiráramos, podríamos sacarlos juntos, están unidos.) También tenemos dos testículos y dos ovarios para asegurar la supervivencia, pero estos no son vitales, se puede vivir sin ellos. Nuestros órganos vitales son únicos: un estómago, un bazo, un páncreas, un hígado. Pero, ¿por qué dos riñones? Porque tienen que mover el elemento agua, la vida. En 24 horas, el riñón filtra 1700 litros de agua, cuando solo tenemos 5 litros de sangre. ¡Es una maravilla! El riñón tiene que filtrar qué es bueno, para quedarse en el cuerpo, y qué no sirve y debe expulsar. El riñón no es un simple colador; ha de poder diferenciar los elementos útiles para la función celular. Si se equivoca y expulsa el alimento, no podremos funcionar bien. La naturaleza nos ha dado dos riñones para que, si uno falla, el otro pueda seguir trabajando. Pero la medicina china, una sabiduría de más de 3000 años que se basa en la observación del cuerpo, aún explica más. Dice que tenemos dos riñones porque cada uno hace una función distinta. El izquierdo filtra, pero el derecho es el riñón que almacena la memoria celular de lo que hemos recibido de nuestros padres. Y esta memoria la recibimos en forma de carga energética.
  7. 7. 6 ¿Recordáis las lámparas de aceite antiguas? La mecha sería el riñón que trabaja y filtra. El otro riñón representa la capacidad de aceite que tiene la lámpara, y que es limitada, está fijada desde que nacemos. Todos hemos heredado una cantidad distinta de aceite dependiendo de cómo nuestros padres han vivido, se han alimentado y han actuado. Los riñones preservan la energía anterior para que nosotros podamos vivir. En medicina china se dice que el riñón es la puerta del cielo anterior. Una puerta es un lugar que se abre hacia un paisaje. Y el cielo anterior designa la herencia paterna. Si nuestros padres han sido fumadores, no se han alimentado bien, han padecido alguna adicción, todo esto queda recogido en la memoria del riñón: en él se almacena la conducta de nuestros progenitores. Cuando un niño nace con una enfermedad ósea u otro problema profundo, seguramente lleva consigo un registro familiar donde la alimentación quizás no ha sido correcta o no ha habido un buen desarrollo durante la infancia; se ha consumido mucho la energía y el niño viene con una dificultad heredada. Hoy hablamos de genética; antiguamente se hablaba del cielo anterior. Por eso es tan importante preservar la energía interna para poder transmitir a nuestros hijos un legado más fuerte y un futuro mejor, más sano. PRESERVAR LA ENERGÍA DEL RIÑÓN Los chinos y los japoneses, tradicionalmente, utilizaban una prenda que protegía sus riñones, porque sabían que allí tenían una energía sagrada para mantener la vida. Se ponían una colchoneta en la espalda con un cinturón que daba muchas vueltas y mantenían el calor en esta zona del cuerpo. Cuando se dedicaban a una tarea intensa, como el trabajo físico, la actividad sexual o intelectual, calendando esta zona estaban dando vigor a los órganos y podían dedicar la energía de la comida a la actividad.
  8. 8. 7 También llevaban vestiduras con mangas anchas y largas para poder taparse las manos y las extremidades. Así preservaban la energía del riñón, la hoguera del cuerpo, sin consumir sus reservas. Si no respetamos el calor interno podemos envejecer muy tempranamente. Hoy día están de moda algunos deportes extremos: la gente se lanza a la nieve, se tira en parapente y se agota en deportes de riesgo donde todo es emoción, y esta emoción es una forma de miedo. Imaginad su impacto en el riñón, que sujeta los huesos y los tendones, retiene la energía y es tan sensible al miedo. Muchos jóvenes, cuando lleguen a los cincuenta, no podrán sostenerse porque están consumiendo su energía de forma incontrolada. Podrán darle mecha a su lámpara a través de la comida y la respiración, pero no les quedará energía de reserva. Atención con lo que hoy se está proponiendo como una forma de salud o como divertimento, porque está ocasionando un desgaste tremendo al cuerpo físico. Hemos de ser conscientes de ello, porque el cuerpo es lo que alberga nuestra vida, nuestra mente, nuestro espíritu… Todo está ahí.
  9. 9. 8 EL RIÑÓN SE RELACIONA CON OTROS ÓRGANOS Cuando una persona sufre una enfermedad profunda en medicina china se dice que todo está en el riñón. ¿Por qué? El riñón se comunica con todos los órganos porque sostiene la energía vital. RIÑÓN Y CORAZÓN ¿Qué correspondencia tiene el riñón con el corazón? El riñón controla el agua y el agua puede detener el elemento fuego, que es el que rige el corazón. El corazón palpita y genera calor, de ahí su relación con el fuego. Si al corazón le damos preocupaciones y demasiada atención a los problemas, el latido cardiaco se acelera. Los riñones proveen de agua al corazón para bajar el calor, de lo contrario tendríamos hipertensión, taquicardia, visión borrosa y pitidos en los oídos. Cuando el corazón va loco, el riñón tiene que esforzarse mucho para calmarlo. RIÑÓN E HÍGADO Riñón e hígado, ¿qué relación tienen? Mucha, pues si el riñón no filtra bien nuestra sangre llevará más amoniaco, ácido úrico, grasas y elementos que el hígado tendrá que procesar. El hígado se agrandará, será edematoso y ocupará más espacio. Cuando el hígado se hincha sube su temperatura hacia la cabeza, y esto puede provocar constantes migrañas, ver moscas ―esos puntitos negros en la visión―. Todo porque el riñón no puede filtrar bien.
  10. 10. 9 RIÑÓN Y PULMÓN El riñón también tiene correspondencia con el pulmón. Cuando parece que respiramos pero nos falta el aire, ¿qué ocurre? La inspiración está dominada por el riñón, no por el pulmón. Esto lo desconoce mucha gente, y va al médico a mirarse los pulmones. A muchos niños asmáticos, delgaduchos y débiles, lo que les sucede es que tienen el riñón sin fuerza para hacer una buena inspiración. A esos niños hay que calentarlos, darles alimentos más calientes, más energía. Si tenemos bien los riñones la inspiración será la adecuada, tragaremos más aire y activaremos nuestro metabolismo. RIÑÓN Y SISTEMA DIGESTIVO También hay una correspondencia entre el riñón y el sistema estómago-bazo-páncreas. Así como el riñón es la puerta del cielo anterior, el resumen de la vida familiar y nuestra herencia vital, en medicina china también se habla de la puerta del cielo posterior. El estómago, el bazo y el páncreas, gracias a lo que comemos, están generando energía para tener vitalidad. Esa energía potencia la fabricación de médula espinal y médula cerebral. Si nuestro riñón está en baja forma y no lo calentamos, lo exponemos al frío, tenemos mucho estrés y no descansamos lo
  11. 11. 10 suficiente, consumimos toda su energía. Aunque tomemos alimentos que nos cuestan un dineral puede ser que los expulsemos y nos quedemos igual. ¿Por qué? Porque la energía necesaria para generar médula la manda el riñón al estómago y al bazo. Por eso hay quien dice que come estupendamente, tiene una barriga enorme y está cansado. Quizás es una persona estresada, muy miedosa, con temor al futuro. El riñón se le encoje y la energía que debería adquirir por la ingesta de alimento se pierde. Recordad que no basta comer: la energía depende de nuestros comportamientos, emociones y hábitos ¡Atención a vuestros sentimientos! Porque el riñón está afectado por ellos. Por eso las antiguas culturas se protegían con prendas la zona del riñón: sabían que de eso dependía la salud de su riñón, su digestión, su ingesta de aire y la expulsión de toxinas. No se abrigaban con exceso, se protegían la espalda. También calentaban el suelo de sus casas ―suelos refractantes― y comían arrodillados sobre el suelo. De esta manera el calor subía por el pie y la pierna, a través de los genitales, hasta la clavícula y el cráneo. Recuperaban el equilibrio. Nosotros nos sentamos en sillas para comer, con los pies helados, la espalda torcida o de cualquier manera, a tres metros del plato, de modo que comemos tragando mucho aire. Y el aire es nocivo para la digestión. CONSERVAR LA ENERGÍA EN INVIERNO Cuando decimos que la energía del riñón genera médula ósea y médula cerebral, esto no lo contempla la medicina académica occidental, pero sí la medicina china. Esta diferencia dos tipos de médula. Si conservamos el calor y la energía del riñón en esta época del año el cuerpo podrá generar una médula mucho más profunda para luego, en primavera, poderse expandir.
  12. 12. 11 Es ilustrativo lo que sucede con los árboles. Los árboles de hoja caduca, en invierno, se ven desnudos e inertes. Toda su energía está en las raíces, bajo suelo. Las hojas caen, se pudren y se oxidan, y las raíces recogen todo ese alimento. Nosotros, si en estos meses nos acostamos antes, estamos más serenos y nos damos calor, permitiremos que nuestra respiración sea mucho más profunda. El sueño es regenerador. Por eso aunque vivamos en un mundo de luz eléctrica, cuando llega la tarde es bueno desconectar, ir bajando las luces de casa, buscar un ambiente tranquilo, no ver mucha TV y acostarse temprano. Taparse muy bien en la cama, buscar una postura cómoda, todo esto ayuda a hacer una buena relajación y a respirar profundamente para reponer la energía. Entre la vejiga y el riñón hay un punto de vitalidad, que en medicina china se llama ming-men. ¿Qué podemos hacer para que este punto tenga el máximo de fuego, de calor? ACTIVAR TRES PUNTOS DE ENERGÍA En el cuerpo tenemos tres puntos expuestos al frío: la boca, el ombligo y el ano. Si respiramos por la boca o nos sentamos en una piedra o un banco metálico de la calle el frío nos entra en el cuerpo. Cada noche, antes de acostarnos, podemos hacer que estos tres puntos adquieran calor. Antes de ir a dormir es bueno enjuagarse la boca con agua caliente, unas diez veces, de manera que a las encías llegue el máximo de sangre. Las encías reflejan el tubo digestivo y la piel de la boca es igual a la del ano. Entre la boca y el ano está todo el recorrido del sistema digestivo. Calentando un extremo activamos el otro. El riñón da fuerza a todos sus capilares. Otra buena costumbre: llenar una palangana de agua caliente y echar sal gruesa y algunas canicas. Bañad los pies y movedlos sobre las canicas. Esto da energía al meridiano del riñón. Calentar
  13. 13. 12 los pies y la boca ayuda a conservar la energía vital y a mejorar nuestras funciones metabólicas. Para activar el tercer punto, tomad aceite de oliva y antes de dormir haceos un masaje en la zona del ano hasta que esté blando. Es necesario, pues es una terminación nerviosa de las más duras y olvidadas. Cuando lo tocamos y lo ablandamos le estamos diciendo a nuestro riñón que entre en calor y a nuestra pelvis que se suelte. Por la pelvis pasan los conductos del riñón a la vejiga y se alojan los órganos sexuales. Entre el útero y los riñones, además, están los intestinos. Dilatando el ano estamos dando energía al útero de la mujer y mejorando la calidad del esperma y de la próstata en el hombre. En medicina china se dice que si utilizamos mal la energía sexual agotaremos los riñones muy aprisa. La actividad sexual, cuando se ejerce, se tiene que hacer con tranquilidad, con amor, y luego hay que taparse bien. Hacer el amor y quedarse destapado hace que toda la fuerza se disperse. La mujer debe proteger su útero y mirar a quién da su energía. Y el hombre tiene que tener mucho cuidado con la forma en que eyacula, pues la producción de esperma la regula también el riñón. La medicina china aconseja, según la edad, qué cantidad de relaciones sexuales es adecuado mantener. Pero, aparte de esto, es bueno poner conciencia porque el acto sexual conlleva desgaste: es un acto de dar y recibir que afecta a nuestro centro de energía inferior. Solemos dar mucha importancia a al cerebro y al corazón, y poca al bajo vientre. Pero en Oriente se nos dice: cuidad la energía de la cintura hacia abajo, porque toda procede de ese centro, y de él dependen el corazón y el cerebro. En resumen, en la estación de invierno es importante cuidar los riñones y regenerarlos, desde los baños de pies hasta el enjuague de la boca y el masaje del ano. No tiene que darnos vergüenza: nuestro cuerpo es nuestro templo y hemos de cuidarlo.
  14. 14. 13 Son hábitos muy fáciles para todo el mundo y si los practicáis veréis que no os cuesta tanto caminar erguidos, no se encorva tanto la columna y vuestros ojos tendrán más energía. BOLSAS EN LOS OJOS Y OJERAS Hay que mirarse los ojos para ver cómo están nuestros riñones. Las bolsas en los párpados son señal de baja energía, al igual que las extremidades pesadas y frías. ¿Por qué salen bolsas en los ojos cuando el riñón está bajo? Porque la piel de esa zona es la única parte del cuerpo que no transpira. Tiene retención hídrica. Si al riñón le falta fuerza se nos hinchará. Si un día hemos trabajado mucho y no hemos descansado nos saldrá hasta una doble bolsa. Cuando hay doble bolsa esto significa que el riñón ya no controla el metabolismo de los azúcares, atención al páncreas. ¿Qué ocurre si no tengo bolsas pero aparecen unas ojeras oscuras, hundidas? Esto significa que el riñón no retiene líquido. Está tan flojo que todo lo expulsa, y con la orina salen los minerales que necesitamos. El color oscuro en las ojeras indica una gran pobreza en el riñón y carencia de minerales. Una ojera negra indica que nos hemos excedido en el trabajo. Si hay bolsas, hemos de limitar la ingesta de sodio y potasio: las sales, los embutidos, y hacer baños vitales. Un día frío, de lluvia, que estéis cansados, haceos un regalo. Si tenéis bañera en casa, llenadla con agua a unos 37 º, echadle medio kilo de sal y unas gotitas de esencia de lavanda. Sentaos y dejad que el calor llegue a los riñones. Cuando os tumbéis, respirad hondo y añadid más agua caliente. Cuando envolvemos el cuerpo con agua no transpiramos, pero estamos expulsando muchas células muertas y activamos todos los capilares del cuerpo: la sangre llega a todas las células. Es un proceso relajante y de oxidación.
  15. 15. 14 Igual que el riñón procesa 1700 litros de sangre en 24 horas, nuestro cuerpo, en un día, pierde 250 gramos de masa corporal a través de la orina. Esto significa que cada año perdemos prácticamente nuestro peso. Todo nuestro cuerpo se renueva: el riñón tiene esta facultad de promover la regeneración de todas nuestras células. Por eso es tan importante mantener el calor del riñón en invierno y reposar lo suficiente para que no pierda su energía. ALIMENTAR EL RIÑÓN ¿Qué alimentos tomar en esta época para que el riñón no sufra? El riñón odia el sodio. El sodio es necesario para el cuerpo, pero en nuestra alimentación tenemos un exceso de este mineral: todos los productos envasados y procesados llevan sal. Bajemos los índices de sal: no tomemos, o procuremos limitar al máximo los embutidos y las carnes rojas. Tomad muchos potajes con arroz integral, legumbres y verduras de hoja verde, que aportan mucho oxígeno a la sangre. En invierno, con la caída de las hojas de los árboles, hay menos oxígeno en el aire. La clorofila, presente en las verduras de hoja verde, contiene oxígeno que equilibra esta carencia. Disfrutad de las acelgas y las espinacas, que son de este tiempo. Cocedlas muy poco, al dente, y masticadlas bien. Las coles también son estupendas para el riñón: col, coliflor, col de Bruselas, lombarda, berzas... El rape es un pescado estupendo para el riñón. Tiene vitaminas B6, B9, B12, solo un 20 % de grasa y muchos minerales: sodio y potasio. Es bueno también tomar frutos secos y fruta seca de temporada: higos, dátiles, pasas. Eso sí, en poquita cantidad, y los diabéticos es mejor que se abstengan pues llevan muchos azúcares.
  16. 16. 15 No abuséis de las frutas, pues dan mucho frío. La mejor fruta en esta temporada es la manzana, que es neutra, o la uva. Naranjas, mandarinas y cítricos: sí pero con moderación, porque dan frío. Si eres una persona débil, fría, y tienes el riñón cansado ―obsérvate los ojos― mejor abstenerse. Si eres una persona pletórica y llena de energía, puedes tomarlos sin abusar. También es excelente el rábano, que ayuda al pulmón. La canela da calor al riñón, la podéis echar a todo. La cayena, sin abusar, potencia la circulación. Lo mejor en estos meses de frío es tomar muchas verduras, legumbres y platos calientes. Y aún mejor: comer menos y reposar más, generar calor en las extremidades y en los centros de energía. Los alimentos congelados tienen un bajo valor energético. Este valor no son las vitaminas. Las vitaminas dependen mucho del proceso de congelación y la cocción. Si hiciéramos una foto de campo eléctrico de un alimento fresco y otro congelado veríamos que en el fresco hay una onda energética mucho mayor que en el congelado. Si compráis congelado, intentad que sea de calidad y cocinadlo lo justo. Que no quede la verdura deshecha. De siete a ocho minutos basta. Si quiero comer verdura buena y aprovechar su alimento la echaré en el agua hirviendo con un poco de sal, dejaré que se mueva durante unos pocos minutos y la sacaré de inmediato: así la tomaré con todos sus nutrientes. Si quiero hacer un caldo primero meteré los huesos, en agua fría, y los herviré. En medicina china se recomiendan los huesos de rodilla porque tienen una gelatina rica en proteína, que aumenta la energía del riñón. Cuando el agua arranca a hervir se espuma todo y se echan las verduras, cortadas muy pequeñas, para que los nutrientes pasen al caldo, que es lo que vamos a beber. Luego se cuela muy bien y toda la sustancia nutritiva queda en el agua.
  17. 17. 16 Si echamos la verdura en la olla de cualquier manera, el contacto con el agua es menor y soltará pocos nutrientes. Cocinando así ganaréis en vitalidad. Mucha gente come pero no gana energía, simplemente se quita el hambre. En esta temporada tomad si podéis frutas blancas por dentro ―manzana, pera, chirimoya― así como las hortalizas blancas ―puerro, cebolla, nabo, chiromoya― que son fantásticas para los pulmones. La tierra en esta época del año acumula energía del cielo, de modo que todos los alimentos que broten del suelo son estupendos: comedlos, porque os darán fuerza. La savia ahora circula por la tierra, no por las ramas, por eso no hay tanta energía en las frutas. Si tomáis fruta, que sea del tiempo. Si os llenáis de piña, que es típica de estas fechas, los riñones irán forzados y os dará tiritera. Me encuentro mucha gente que se pone a hacer régimen y come mucha piña. Se quedan muy delgados, pero no tienen energía alguna. RIÑÓN Y HUESOS El riñón rige lo más profundo, es decir, los huesos. Si su funcionamiento contribuye a formar médula cerebral y espinal, esto significa que todos los problemas de articulaciones, como la artritis o la osteoporosis, también vienen de un riñón que no desecha adecuadamente las toxinas. El hígado puede eliminar muchas, pero las que no llega a degradar, si el riñón está cansado, se depositarán en las zonas más profundas del organismo, es decir, los huesos. El riñón también rige los dientes, la masa más calcárea del cuerpo. Dolores en la planta de los pies o en los dientes delatan un riñón sin vitalidad. Son más motivos para abrigarnos bien, taparnos la zona del riñón, comer alimentos adecuados y calientes y hacer reposo.
  18. 18. 17 PREGUNTAS Y RESPUESTAS ―Esto que dicen los médicos, que hay que beber como mínimo dos litros de agua al día, ¿es correcto? ―Eso está muy de moda porque se piensa: cuanto más bebas, más eliminarás. Y no es verdad. Las grandes empresas que comercializan agua son las que están promocionando esta tendencia. Tendríamos que aprender de los animales. No están todo el día bebiendo, solo beben cuando tienen sed. Si lleváramos una alimentación adecuada también podríamos hidratarnos adecuadamente. Pero tomamos muchas pastas, mucha sal, mucho pan, esto provoca falta de aguay por eso necesitamos añadir líquido a la comida. Si llevamos una dieta rica en frutas y verduras no necesitaremos tanta agua, pues estas ya llevan partículas de agua integradas. En realidad, en invierno no tenemos tanta sed y solo pensar en un vaso de agua ya nos da la sensación de frío. Dar trabajo al cuerpo con el deporte, sudar y beber después mucha agua, da un trabajo extra al riñón y al hígado. ¿Estamos vitalizando al cuerpo o estamos desgastándonos y avanzando hacia la vejez? Las bebidas isotónicas, con un montón de minerales añadidos de forma artificial, también alteran nuestro equilibrio ácido-básico. No son una buena reserva de energía, y menos si nos ejercitamos a altas horas de la noche. Hay otras actividades más sanas, como caminar, respirar y darnos masajes. La gente no es consciente de que está agotando sus riñones y su reserva de energía. Si estropeamos nuestro riñón, que está relacionado con todos los órganos del cuerpo, seguro que caeremos enfermos. Los riñones son mucho más que riñones… Aprendamos a pasear, a oxigenar y a reposar. Me gustaría que salierais de aquí pensando que el reposo pide conciencia: pide buena postura, buen calor, recogimiento y, por qué no, una buena lectura y un ir a dormir temprano. Para que en primavera resurjáis con fuerza y con ganas de vivir, como las hojas de los árboles.
  19. 19. 18 ―Yo nunca tengo sed. Veo a mucha gente a mi lado que bebe agua, pero a mí nunca me apetece. Se lo dije al médico y me dijo: si no tiene sed, no beba. ―Claro. La respuesta que te doy tiene en cuenta la energía vital, que los médicos no contemplan. Ellos van a lo práctico, a lo que saben y ven. El médico abre, ve y siente desde lo que ve. En medicina china y en naturopatía se integran la observación del cuerpo y la energía. Un riñón cansado, sobrecargado, provoca un sueño interrumpido y no permite que la persona descanse bien. Los médicos nunca te lo explicarán porque no contemplan la energía, que es el movimiento interno. Si medio mundo practica el taichí, la acupuntura y la medicina tradicional basada también en la energía, es porque funcionan. Son sabidurías muy antiguas que provienen de la observación del cuerpo, del calor y del dolor. Por eso las respuestas que os doy aquí pueden contradecirse con lo que un médico convencional os pueda decir. Pero llevo 24 años trabajando con gente en mi consulta y me doy cuenta de lo importante que es trabajar los niveles de energía. Cuando tienes energía, la vida está en ti y ni siquiera te constipas. Si no tienes sed, es porque quizás no lo necesitas. Seguramente tomas bastantes verduras y tus riñones funcionan.
  20. 20. 19 ―Cuando te duelen las lumbares, ¿es bueno ponerse una esterilla eléctrica? ¿Eso afecta o no? ―Sí, es bueno. Es como el calor que se aplicaban los japoneses. Pero no abuses, no te la pongas mucho rato porque esto debilitaría los músculos de sujeción. ―Cuando estoy resfriada mi hija me aconseja que me ponga aire caliente en la boca con el secador de pelo. ―En la boca no, porque el aire puede entrar en el estómago y es patógeno. Si te das aire caliente, que sea en la espalda. Para aplicarte calor en la boca es mejor el agua caliente. Toma un sorbo, enjuaga y escúpela. Eso no te causará patologías. ―Sobre la genética: siempre tengo muchas ojeras y tampoco trabajo tanto para estar muy cansada. ¿Esto puede ser del riñón? ―Sí, puede ser que lo tengas forzado. A lo mejor también se te hincha la barriga, eso tendríamos que observarlo bien. Si tienes problemas de huesos, todo puede estar relacionado. En vuestras generaciones de gente mayor, muchos habéis trabajado a edades tempranas y eso os ha restado energía mientras crecíais. Un trabajo que requiera estar muchas horas de pie desgasta. El riñón, el miedo y la muerte El riñón también nos mantiene erectos. Cuando una persona se hace mayor y pierde energía se encorva. Y cuando se va a morir el último suspiro no lo da el corazón, sino que lo emite el riñón. La muerte nunca viene por el corazón, sino por el riñón. Cuando el riñón suelta el último impulso, el corazón se para. ¿Cómo lo vemos? La persona se vuelve pálida y le crece la punta de la nariz, que refleja el punto medio, el ming-men. Cuando uno va a morir el riñón se para, se alarga la nariz y cambia de color. Por eso el riñón va asociado a la muerte, la inseguridad y al miedo. ¿Somos personas alegres, o estamos inclinados a la queja y a tener siempre miedo? Cuando el riñón tiene poca energía tendemos a la
  21. 21. 20 paranoia, a vivir con miedo y angustia, a pensar, “¿qué puede suceder si…?” Si nuestra mente se llena de negatividad estamos agotando el aceite de nuestra lámpara y vamos a envejecer antes de tiempo. Nos encorvaremos y no veremos más que el suelo. Y quien camina mirando al suelo acaba tropezando y cayendo. Mirad a las personas que hacen taichí en los países orientales. Tienen noventa años y están tiesos como un arco porque trabajan con su energía y activan la respiración y la circulación. Hay ejercicios que se pueden hacer cómodamente, sentados, y que son muy fáciles y efectivos. Es como encender una estufa natural en nuestro cuerpo. Consiste en darse unas fricciones en el riñón para activarlo. Con estas fricciones generamos un movimiento sanguíneo y calor para que el riñón recoja energía y así podemos mantenernos sanos y vigorosos. EJERCICIOS SERIE SENTADA (PARA PERSONAS QUE NO PUEDEN ESTAR EN PIE). SOSTÉN LA MONTAÑA CON LAS DOS MANOS Afloja tus prendas de ropa. Siéntate erguido, en una silla o en el suelo, con las piernas cruzadas, la pantorrilla derecha sobre la izquierda y las plantas de los pies mirando hacia arriba. Relaja todo tu cuerpo. Concentra tu mente mirando al frente. Golpea tus dientes superiores con los inferiores, ligeramente, 36 veces, con la punta de la lengua tocando el paladar. Para un momento. Cuando tengas la boca llena de saliva, trágala en tres veces. Tápate los oídos con las palmas de las manos y los dedos extendidos en abanico. Coloca el dedo índice sobre el corazón y con ellos golpea la parte posterior de la cabeza 24 veces. respira profundamente, inhalando y exhalando con suavidad y uniformidad.
  22. 22. 21 SACUDE EL PILAR CELESTE Siéntate erguido con las piernas cruzadas o en una silla, como en el otro ejercicio. Coloca la palma derecha sobre la izquierda por encima del ombligo, con el pulgar de la mano derecha hacia adentro y el izquierdo hacia fuera, los dedos ligeramente doblados. Gira la cabeza hacia la izquierda, mirando hacia atrás lo más lejos posible durante unos segundos. Entonces gira la cabeza hacia la derecha. SUJETA EL CIELO CON LAS MANOS Siéntate erguido, con las piernas cruzadas como antes. Las manos entrelazadas descansan sobre el abdomen, con las palmas hacia arriba. Mira hacia arriba. Alza las palmas hasta la altura del pecho y después, rotando los brazos, por encima de la cabeza, con las palmas hacia arriba, según la figura. Después baje las palmas hacia el abdomen. Repita el movimiento nueve veces, inhalando al subir las manos y exhalando al bajarlas. ESTIRA LOS DEDOS DE LOS PIES CON AMBAS MANOS Siéntate erguido, con las piernas estiradas hacia adelante y los pies separados en línea con los hombros. Coloca las palmas en el suelo a los lados, con los pulgares tocando el cuerpo y los dedos hacia adelante. Mira al frente. Inclínate hacia delante, coge los dedos de un pie con ambas manos y tira de ellos hacia atrás mientras el talón del pie empuja hacia delante. Mira el pie en acción. Repite estos movimientos doce veces, respirando lenta y profundamente cada vez. Después repite con el otro pie. Luego quédate sentado sin moverte durante un rato, con los ojos y la boca ligeramente cerrados. Agita la lengua para producir saliva, trágala rápidamente. Repite eso seis veces. Después encoje los hombros, gira la cintura y relaja todo el cuerpo.
  23. 23. 22 SERIE DE PIE. SUJETA EL CIELO CON LOS DEDOS ENLAZADOS De pie, con los talones juntos o separados igual que los hombros, los dedos de los pies presionando el suelo. Los brazos caen a los lados con naturalidad. Aprieta la punta de la lengua contra el paladar y respira por la nariz. Mira al frente, relaja las articulaciones. Quédate un rato en esta postura. Levanta los brazos lentamente y enlaza los dedos por encima de la cabeza, con las palmas hacia arriba, como para sujetar el cielo. levanta los talones. Vuelve a la posición inicial. Repite los movimientos, coordinándolos con la respiración: inhala al subir los brazos, exhala al bajarlos. Este ejercicio ayuda a dilatar los pulmones y alivia el cansancio. Fortalece los músculos y huesos de la espalda y los hombros encorvados. Activa los músculos y órganos internos. TENSAR EL ARCO De pie, firme. Separa las dos piernas y dóblalas como para dar una zancada. Cruza los delante del pecho, luego lleva el brazo izquierdo hacia la izquierda con el índice apuntando al cielo, el pulgar separado y los demás dedos doblados. Gira la cabeza hacia la izquierda y mira el dedo índice. Retira el brazo derecho, doblándolo a la altura del hombro y cerrando el puño derecho, como si estuvieras tensando un arco. Vuelve a la posición inicial y repite con el otro lado. Repite varias veces el movimiento, con suavidad y respirando: inhalando al extender los brazos hacia los lados, exhalando al volver a la posición inicial. Este ejercicio fortalece el pecho, brazos y hombros. Mejora la respiración y la circulación.
  24. 24. 23 ALZAR UN BRAZO De pie, con los talones juntos o separados igual que los hombros, los dedos de los pies presionando el suelo. Los brazos caen a los lados con naturalidad. Alza la mano derecha por encima de la cabeza, con la palma hacia arriba. Empuja la mano derecha hacia abajo, con los dedos apuntando hacia delante. Vuelve a la posición inicial y repite con el otro lado. Repite muchas veces el ejercicio, inhalando al estirar los brazos, exhalando al volver a la postura inicial. Este ejercicio ayuda a activar los órganos internos y previene los trastornos gastrointestinales. MIRAR ATRÁS De pie, firme, con las palmas contra los muslos, gire lentamente la cabeza hacia la izquierda y mira atrás. Vuelve al centro y gira la cabeza hacia la derecha. Repite muchas veces, inhalando al girar la cabeza, exhalando al volver a la posición inicial. Este ejercicio fortalece los músculos en torno a los ojos y el cuello, previniendo problemas cervicales. Estimula la circulación de la cabeza y libera del cansancio, el mareo y otros trastornos circulatorios del sistema nervioso central. Beneficioso para quienes sufren hipertensión y la arteriosclerosis. ESTIRAR LOS DEDOS DE LOS PIES CON LAS MANOS De pie, firme. Inclínate lentamente hacia delante, manteniendo las piernas estiradas, hasta coger los dedos de los pies con ambas manos. Si no llegas, baja cuanto puedas y tócate las rodillas o las pantorrillas. Repite varias veces. Este ejercicio refuerza la cintura y los riñones, y activa los órganos internos y la circulación del abdomen hasta la cabeza.
  25. 25. 24 LANZA EL BRAZO Y RECOGE EL PUÑO De pie, con las piernas abiertas y bien apoyados los pies en el suelo, estira un brazo con el puño cerrado. El otro brazo se dobla y se posa el puño, recogido, sobre la cadera. Inspira al estirar, espira y repite al otro lado. Hazlo varias veces, respirando hondo. BALANCEO VIGORIZANTE De pie con las piernas separadas y las manos sobre los muslos. Inclina el tronco hacia adelante y después balancéalo hacia el lado izquierdo. Al mismo tiempo, balancea las nalgas hacia la derecha, estirando la pierna izquierda. Vuelve al centro y repite con el otro lado. Respira con el movimiento: inspira al balancear, espira al regresar al centro. Repite varias veces el ejercicio. Esta postura ayuda a “liberar de fuego el corazón”, lo que significa eliminar el cansancio por un esfuerzo físico excesivo y poco descanso. Esta serie de ejercicios se llama Baduanjin, que en chino significa “8 piezas de seda” o de brocado. La imagen evoca belleza y armonía. Los ejercicios fueron diseñados por médicos imperiales durante la dinastía Tang (siglo VIII) y posteriormente han sido adaptados por profesores de educación física de la Universidad de Pekín. Se han hecho muy populares porque movilizan todo el cuerpo, potencian una respiración completa y ayudan a la actividad mental. Más información en este enlace. Vídeo demostrativo: aquí.
  26. 26. 25 Los ejercicios se pueden practicar mañana y tarde. La práctica perseverante limpia los canales de energía del cuerpo y da vitalidad, aumenta el apetito, proporciona un sueño profundo y te hará sentirte bien, aumentando tu inmunidad frente a la enfermedad.

×