Ensayo de Educación Física en Preescolar

5,175 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
5,175
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
77
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Ensayo de Educación Física en Preescolar

  1. 1. LA EDUCACIÓN FÍSICA EN PREESCOLAR ¿CUÁL ES SU FINALIDAD? El juego es la forma más alta de desarrollo humano, porque es en sí mismo la expresión más libre de lo que habita en el alma. Friedrich Fröbel La Reforma Integral de la Educación Básica presenta áreas de oportunidad que es importante identificar y aprovechar, para dar sentido a los esfuerzos acumulados y encauzar positivamente el ánimo de cambio y de mejora continua con el que convergen en la educación los docentes, las madres y los padres de familia, las y los alumnos, y una comunidad académica y social realmente interesada en la Educación Básica. La división periódica de los niveles básicos de la educación suponen un distinto carácter educativo que depende del nivel intelectual, biológico y social de los alumnos para el desarrollo armónico e integral de las capacidades y habilidades innatas para el crecimiento satisfactorio de una ciudadanía en general. En este sentido la Educación Preescolar refleja el acercamiento con la escuela, la socialización de saberes y el desarrollo personal y social de cada uno de los futuros ciudadanos; la enseñanza que ejerce los docentes de este primer nivel básico de educación corresponde a las bases y primeros conocimientos acerca del mundo y sobre todo para favorecer la toma de decisiones, la resolución de problemas mediante aprendizajes significativos que tengan una aplicación en la vida cotidiana. La acción de la educadora, en este sentido, es un factor clave porque establece el ambiente, plantea las situaciones didácticas y busca motivos diversos para despertar el interés de los alumnos e involucrarlos en actividades que les permitan avanzar en el desarrollo de sus competencias. Para la elaboración de un marco referencial de conocimientos, aptitudes, actitudes, competencias, etc., en los alumnos se hace necesario el trabajo sistemático para trabajar con los niños en base a las estrategias de aprendizaje que caracterizan la educación preescolar, Dichas estrategias son percibidas como actividades planificadas, sistemáticas por un determinado tiempo, con la que, en base a un método y diversas herramientas de aprendizaje se realiza de manera eficaz una secuencia de aprendizaje y sobre todo encamina las acciones de los alumnos ayudando a alcanzar un fin en común (Díaz,). Estas corresponden a los planos generales de la organización para el trabajo en preescolar, es decir, estas se apoyan de la secuencia didáctica en una aplicación más compuesta y CENTRO DE ACTUALIZACIÓN DEL MAGISTERIO DEL ESTADO DE MÉXICO LICENCIATURA EN EDUCACIÓN PREESCOLAR CUARTO SEMESTRE ASIGNATURA: EDUCACIÓN FISICA DOCENTE TITULAR: JUAN MANUEL RAMOS CUAZITL DOCENTE TITULAR: ALANIS BARCENAS ANGELLE
  2. 2. enriquecedora para la etapa de crecimiento para los niños con el fin de realizar los aprendizajes esperados con mayor eficacia, seguridad, estructura y dando un resultado significativo para el alumno. Estas se enfocan a seis elementos primordiales a considerar en la educación preescolar, la primera de ellas se enfoca necesariamente a la ocupación del niño (Meneses, 1983) el aprendizaje a través del juego ya que con el apoyo de dicha estrategia aprenden los alumnos de manera significativa y ayuda al desarrollo de la imaginación, la exploración y el interés por el conocimiento; la segunda corresponde al ejercicio de la expresión oral, que refiere a apoyar y ampliar el léxico del niño así como proporcionarle qué se requiere para dirigirse de manera verbal con seguridad y confianza; la tercera perspectiva corresponde al trabajo con textos que trata de familiarizar al niño con el nivel básico de la lectura; la cuarta corresponde a la observación de objetos y del entorno ya que es el vinculo necesario con el medio para incide en el aprendizaje científico inicial, es decir la investigación; la quinta corresponde a la resolución de problemas que busca enfrentar al niño en darle solución que represente un reto, al utilizarla se desarrolla el pensamiento lógico, la creatividad, la imaginación la espontaneidad, la interpretación y la observación. La última de las estrategias corresponde a la experimentación que sencillamente responde al desarrollo de la observación, la comunicación, la clasificación, la identificación, la selección, entre otros, donde se persigue la habilidad cognitiva de la organización de datos, descripción de los mismos y da posibles soluciones con una capacidad de análisis para comparar, argumentar y tomar decisiones. En base a los referentes entonces, ¿Cuál es la finalidad de la educación física en Preescolar?, para los docentes en educación preescolar la estimulación con la psicomotricidad , es un aspecto importante en el desarrollo del niño, puesto que es la concientización de sus movimientos y el comienzo de la interacción con el mundo, el cual no debe dejarse de lado, sino al contrario, los docentes tiene la función principal de explorar junto con los alumnos las alternativas que se presenten de acuerdo a las características de los niños y las niñas para poder apoyar y no obstaculizar dicho proceso educativo. En este sentido, las estrategias para el trabajo sistemático con los niños tienen una vital importancia ya que de acuerdo a la jerarquización de las mismas toma al Juego como la estrategia principal en la educación preescolar, y es gracias a ella que se deslindan las demás, teniendo en cuenta la intención didáctica de las actividades propuestas, independientemente del campo formativo. De esta manera los hechos de la vida del niño cobran un sentido más profundo en su forma más inmediata que es el juego, ya que representan a si mismo las fases más importantes de la vida adulta. La propuesta más significativa de Fröbel, a pesar de la tendencia divina fue la actividad sistemática de “aprender haciendo” en forma de juego, ya que permitía al educador alentar las actividades que favorezcan el desarrollo del niño desde el Kindergarden (etapa de los primeros años hasta los seis) aplicando acciones como los regalos y ocupaciones encaminadas a familiarizar al niño con los seres inanimados, se enfocaba como el
  3. 3. termino lo dice a la enseñanza de la jardinería y cuidado de animales y favorecer a dinámicas como cantos y juegos recomendados en “Mamá y los cantos de cuna” cuyo objetivo es dar a conocer al niño la vida interior de los animales y los hombres (Meneses, 1983). Entonces el juego, como elemento primordial en las estrategias para facilitar el aprendizaje, se considera como un conjunto de actividades agradables, cortas, divertidas, con reglas que permiten el fortalecimiento de los valores: respeto, tolerancia grupal e intergrupal, responsabilidad, solidaridad, confianza en sí mismo, seguridad, amor al prójimo, fomenta el compañerismo para compartir ideas, conocimientos, inquietudes, todos ellos – los valores- facilitan el esfuerzo para internalizar los conocimientos de manera significativa. De esta manera la educación física corresponde a una parte de la educación que busca el mejoramiento de la corporeidad (conocimiento y utilización de nuestro cuerpo) que incluye: las funciones biomotores (cualidades orgánicas, cardio respiratorias y musculares), la salud y el bienestar físico, la coordinación y la competencia motrices (esquema corporal), el desarrollo psico-socio-afectivo de la persona, practicando actividades físicas a lo largo de la vida; y el acceso a la cultura deportista de nuestra cultura. En este sentido la Educación Física debe primero desarrollar las habilidades motrices, empezando con las habilidades fundamentales para continuar con los deportes particulares y por fin incitar a la práctica de los deportes a lo largo de la vida para mantener la salud (Dávila, 2013). De manera general la Educación Física en Preescolar desarrolla: Para la adquisición misma de la educación física en edades preescolares se hace presente el manejo y sobre todo la aplicación de determinados conceptos que garantizan la eficacia de las sesiones de acuerdo a los propósitos de las mismas y que gracias a dicha planeación de actividades la transversalidad con los demás Campos Formativos correspondientes a Educación Preescolar resulta de manera gratificante en la aplicación de las mismas y guardan una sincronía en el cumplimiento de los aprendizajes esperados, ya que en educación física, como en los demás aprendizajes escolares, hay que desarrollar las competencias de las alumnas y de los alumnos. Una competencia es un saber-actuar resultando de un aprendizaje, de la integración y de la movilización de un conjunto de recursos (capacidades, habilidades y conocimientos) utilizados adecuadamente para responder en
  4. 4. una situación particular; para ser competente es menester “ser capaz de...” (PEP, 2011). De esta manera los conceptos de corporeidad, psicomotricidad y motricidad corresponden a las competencias generales y los ejes principales de la educación física en preescolar y principalmente a la ocupación de los niños según Fröbel, el Juego. El juego, con este referente, es una actitud ante los objetos, los otros y ante nosotros mismos que marca la situación de tal forma que decimos que "estamos jugando". Es una actividad natural, un comportamiento en el que el uso de los objetos y las acciones no tiene un objetivo obligatorio para el niño, es decir, supone un "hacer sin obligación" de tal forma que esta capacidad de hacer refleja para el propio niño y para los que les rodean la dimensión humana de la libertad frente al azar y la necesidad. Es un factor de desarrollo que ejercita la libertad de elección y de ejecución de actividades espontáneas y eso proporciona al ser humano la dimensión de ser libre, activo y seguro. El juego deja de ser adaptativo y se convierte en un proceso simbólico de comunicación social; a través de él, el niño logra el autodominio y la precisión de movimientos que requiere para sentirse integrado en su medio a la vez que autónomo y libre en sus desplazamientos. El niño debe de ser capaz de analizar, reflexionar, investigar y observar y de acuerdo a sus capacidades caminará hacia el descubrimiento de sus necesidades para ello debe de existir una disponibilidad corporal y psíquica, a partir de vivencias impulsivo emocional del movimiento y de la Educación Física como tal; de esta manera se relacionan íntimamente con la estrategia del Juego los conceptos de psicomotricidad, corporeidad y la motricidad. La educación preescolar contribuye decisivamente a la igualación de oportunidades Educativas, con el trabajo metodológico de la estrategia didáctica básica para la intervención educativa ejercicio y expresión oral conformando así el contenido del desarrollo físico y cuidado de la salud, en donde se comienza a estimular al alumno para el trabajo de la corporeidad el cual entra en La Educación Física, dentro de la Educación Básica preescolar, contribuye al desarrollo integral de los educandos por medio de la corporeidad. Cuando un niño o un adolescente se mueven, actúan como un ser total, es decir, manifiestan su unidad corporal, conformada por conocimientos, afectos, motivaciones, actitudes, valores, y por una herencia familiar y cultural. La interrelación de estos aspectos confiere un estilo propio de motricidad a cada individuo, a la vez que lo dota de una identidad corporal, es decir, de un conocimiento de sí mismo. La corporeidad es una parte constitutiva de la personalidad. Por ello es necesario considerar al alumno en formación, y al futuro profesor, no sólo como un grupo de músculos a los que hay que adiestrar para que tengan fuerza y precisión en aras de realizar una acción específica; por el contrario, se requiere considerar la infinita posibilidad en movimientos intencionados, creativos e inteligentes que caracterizan al ser humano. Esta concepción del cuerpo y de lo motriz implica repensar la educación preescolar, pues tiene que dar respuesta al ser completo, con toda su complejidad; esto es, en la intervención
  5. 5. pedagógica directa con los niños y es necesario que las acciones respondan a este principio de integralidad, atendiendo a los procesos cognitivos, afectivos y de valor al alumno (Dávila, 2013). Las actividades que se desarrollan en la estancia en preescolar corresponden a estos aspectos de la corporeidad, ya que analizar el cuerpo en una doble vertiente: como vehículo de ser corporal, y como vehículo que está en el mundo y se relaciona con él y, consecuentemente, como emisor y transmisor de vivencias (pensamientos, acciones y emociones). En este mismo camino la psicomotricidad es una disciplina que, basándose en una concepción integral del sujeto, se ocupa de la interacción que se establece entre el conocimiento, la emoción, el movimiento y de su importancia para el desarrollo de la persona, de su corporeidad, así como de su capacidad para expresarse y relacionarse en el mundo que lo envuelve. Su campo de estudio se basa en el cuerpo como construcción, y no en el organismo en relación a la especie (Dávila, 2013). Y la motricidad sigue un patrón el cual va paralelo al proceso de maduración neurológica, dicho patrón corresponde al Céfalo caudal, “que se refiere a la progresión gradual en el control del movimiento muscular de la cabeza a los pies y que está presente en la fase prenatal, fetal, y más tarde en el desarrollo postnatal” (Trigo, 1999) y al Proximodistal: “que se refiere a la progresión gradual en el control muscular del centro del cuerpo hacia las distintas partes. O sea, el niño controla primero músculos del cuerpo y la espalda y luego los de la muñeca, manos y dedo” (Trigo, 1999). Con base a esta definición se puede afirmar que el niño requiere primero tener control de los músculos grandes de su cuerpo para poder luego desarrollar los músculos más finos. Es importante aclarar que dentro del desarrollo motor existe una clasificación la cual es: La motora gruesa hace referencia a las habilidades que el niño va adquiriendo para mover armoniosamente los músculos del cuerpo de modo que puede, poco a poco, mantener el equilibrio de la cabeza, del tronco y extremidades para sentarse, gatear, ponerse de pie, y desplazarse con facilidad caminando y corriendo (Hernández y Rodríguez, 2000). Por su parte la Motora fina corresponde al control de los movimientos finos (pequeños, precisos), como por ejemplo señalar de manera precisa un objeto pequeño con un dedo en lugar de mover un brazo hacia el área en general.”Abarca las destrezas que el niño va adquiriendo progresivamente en el uso de sus manos, para tomar objetos, sostenerlos, y manipularlos en forma cada vez más precisa” (Pastor, 2002). El juego psicomotor, en esta misma línea modela y regula la capacidad perceptiva del niño al verse capaz y libre de actuar en un medio, que reconoce como propio, porque lo explora a través de su movimiento (Trigo, 1999). Si permitimos el juego libre y espontáneo entre los niños de la clase, aparecerán juegos de reproducción de actividades humanas que constituyen el gran banco de centro de interés de los que debemos partir en la intervención educativa. Lo que debemos hacer es potenciar y permitir que los niños las realicen de forma lúdica en los rincones de juego. La organización espacial y temporal del aula y el centro debe ser flexible y permitir que los niños aporten en el día a día a través de sus juegos sus temas de conversación y sus intereses
  6. 6. cognitivos mediante los procedimientos que utilizan cuando están solos y se hace propuesta de juego. Por ello es preciso conocer las diferentes vertientes del juego y sus modos de interactuar con los niños y las niñas en preescolar, una de estas modalidades es el juego libre y espontáneo. Se puede contemplar como contrapunto al juego estructurado o juego dirigido. En el primero es el niño el que decide cómo, qué y con quién quiere jugar, establece las reglas, elige los materiales y decide el final del juego. En el segundo caso el niño debe someterse a unas normas establecidas, y es el adulto el que decide la duración, la ubicación, la estructura del grupo etc. (Pastor, 2002). De esta manera proporciona recursos suficientes para participar en muchas actividades sin un despliegue económico muy grande. Algunas requieren la presencia de determinados objetos y materiales, un espacio concreto y un tiempo determinado, pero hay otras que utilizan muy pocos recursos -estas son las que en la vida real tampoco la precisa; algunas de las actividades que se sugieren para la aplicación y manejo de dichos conceptos son las siguientes: el juego simbólico, según Piaget, ingresa a los niños/as en el mundo de las ideas, en el mundo de la verdadera inteligencia humana. Con esto los niños/as comienzan a aprender reglas que prescriben las actividades y los procesos humanos. La regla es el conjunto de normas internas de una actividad lúdica, que la define y diferencia de cualquier cosa. Estar jugando presupone atravesar la línea divisoria que separa lo que no es juego de lo que sí es. Juego nace de la realidad que rodea al niño, de la cual toma sus elementos y nunca se aleja de ella más allá que lo preciso para volver a ella de nuevo, recrearla y enriquecerla. Los juegos infantiles pueden ser serios, en el sentido de exigir y provocar actitudes rigurosas en los niños/as, sin que por ello dejen de ser juegos. Por eso, no hay que confundir toda actividad infantil con juego; los niños son perfectamente conscientes de cuando están jugando y cuando no, hay que ser respetuosos y partir de que no todo acto puede ser un juego ni todo acto está fuera de juego (Taller, 2002-2003). El juego de percepción que consiste en una serie de actividades que nos permiten valorar y desarrollar nuestra capacidad para percibir sentimientos, habilidades, capacidades, valores, etc., que se transmiten en un juego simbólico o el expresión corporal misma de la educación física. Otra de las modalidades que se sugieren son los cuentos motores la finalidad del cuento motor es la de contribuir al desarrollo físico, intelectual, afectivo, social y moral de los niños, es por ello que el cuento motor se integra como recurso didáctico (Talles, 2002-2003). Todos los objetivos de conocimiento del cuerpo y posibilidades de acción, relación con los demás, observación y exploración del entorno, adquisición de su autonomía en las actividades habituales, se cumplen en el planteamiento del cuento motor, donde el movimiento y el desarrollo de las habilidades es el principal protagonista, y el juego es el vehículo para su adquisición. Y se sugieren también los circuitos de acción motriz que corresponden a una forma de trabajo en la cual realizamos diferentes actividades de forma secuencial en estaciones de trabajo. Sirve para realizar distintas
  7. 7. actividades en diferentes momentos dentro de una misma sesión, además que facilita el trabajo simultáneo de los integrantes del grupo, permite la indivualización del trabajo (Trigo, 2002). El desarrollo físico (PEP, 2011) entonces, es un proceso en el que intervienen factores como la información genética, la actividad motriz, el estado de salud, la nutrición, las costumbres en la alimentación y el bienestar emocional. En conjunto, la influencia de estos factores se manifiesta en el crecimiento y en las variaciones en los ritmos de desarrollo individual. En el desarrollo físico de las niñas y de los niños están involucrados el movimiento y la locomoción, la estabilidad y el equilibrio, la manipulación, la proyección y la recepción consideradas como capacidades motrices básicas. Cabe destacar que el progreso de las competencias motrices está ligado a la posibilidad de que los niños se mantengan en actividad física, sobre todo mediante el juego. El movimiento durante el juego estimula el desarrollo de las capacidades perceptivo-motrices (temporalidad, espacialidad, lateralidad, ritmo, equilibrio, coordinación). En estos procesos no sólo movilizan las capacidades motrices sino las cognitivas y afectivas. La intervención educativa en relación con el desarrollo físico debe propiciar que los alumnos amplíen sus capacidades de control y conciencia corporal (capacidad de identificar y utilizar distintas partes de su cuerpo y comprender sus funciones), que experimenten diversos movimientos y la expresión corporal. Proponer actividades de juego que demanden centrar la atención por tiempos cada vez más prolongados, planear situaciones y tomar decisiones en equipos para realizar determinadas tareas, asumir distintos roles y responsabilidades, y actuar bajo reglas acordadas, son situaciones que contribuyen al fortalecimiento del desarrollo motor y que los pequeños disfrutan, porque representan retos que pueden resolver en colaboración (PEP, 2011). El juego con intención didáctica refiere a que debe de ser interesante y significativo para el niño, ya que si se pierde interés la actividad deja de tener significado y el juego muere como tal, tiene motivación y esto lo convierte en una poderosa herramienta de crecimiento y desarrollo personal. Vigotsky define la actividad como un núcleo central para explicar la naturaleza sociocultural de muchos procesos psicológicos y especialmente el entramado de relaciones, sentimientos, percepciones y conocimientos que constituyen los microcontextos en los cuales se produce el aprendizaje y el desarrollo de los niños. El entramado de relaciones interpersonales que rodea toda actividad humana le proporciona su sentido sociocultural (Taller, 2002-2003). Hay actividades que tienen un solo sentido lúdico y placentero, pero están tan bien incorporadas a los sistemas de vida que les damos pleno sentido cultural y espiritual. Son también de esta categoría las actividades de diversión, de tiempo libre, artísticas o culturales. Los niños/as perciben la actividad incluida en un contexto de relaciones interpersonales que es lo que le da verdadero sentido social y personal a la acción, toda actividad en la que un niño está incluido proporciona un campo de intereses que pueden ser explorados a través del juego (Taller, 2002-2003).
  8. 8. La intervención educativa en relación con el desarrollo físico debe propiciar que los alumnos amplíen sus capacidades de control y conciencia corporal (capacidad de identificar y utilizar distintas partes de su cuerpo y comprender sus funciones), que experimenten diversos movimientos y la expresión corporal. Proponer actividades de juego que demanden centrar la atención por tiempos cada vez más prolongados, planear situaciones y tomar decisiones en equipos para realizar determinadas tareas, asumir distintos roles y responsabilidades, y actuar bajo reglas acordadas, son situaciones que contribuyen al fortalecimiento del desarrollo motor y que los pequeños disfrutan, porque representan retos que pueden resolver en colaboración. Bibliografía Dávila, M. (2013). La educación física. Intervención en el preescolar. México: Trillas Pastor, J. (2002). Intervención psicomotriz en educación física. España: Inde Trigo, E. (1999). Creatividad y motricidad. España: Inde SEP (2011). Programa de la Educación Preescolar. México: SEP SEP (2002-2003). Taller de diseño de situaciones didácticas I y II. México: SEP. Meneses M. E. (1983) Tendencias Centrales educativas Oficiales en México 1821 – 1911. México. Centro de Estudios Educativos A, C.

×