5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
Índice
CISA / Comunicación e Información, SA de CV
CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN: Presidente, Julio Scherer García; Vicepresid...
Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080 y 01 800 202 49 98. Ulises
de León.
ATENCIÓN A SUS...
Los testimonios de hombres y mujeres entrenados como
especialistas en operaciones secretas,verdaderos sicarios
de élite co...
miento clandestinos, a realizar operacio-
nes encubiertas de asalto, a desmantelar
laboratorios de drogas sintéticas, a de...
“Entre nosotros los
conocemos como Los Ma-
tazetas.Cuando salió el vi-
deo de Los Matazetas de
Veracruz nosotros no tuvi-
...
Los escuadrones del exterminioJORGE CARRASCO ARAIZAGA
U
nidades especiales del Ejército y la
Marina, sicarios preparados p...
sideran que el problema de la violencia es
de percepción. Eso no es percepción, es ce-
guera, afirma quien fuera coordinad...
vo y había muerto en un enfrentamiento
con integrantes de La Familia Michoacana
en las inmediaciones de Apatzingán, en
una...
Un video desató el escándalo: en él aparecía –secues-
trado– un guardaespaldas del gobernador de Sinaloa,
asegurando que s...
formación muy importante,vean el video…”
Se trata de una grabación que dura 55
minutos. Además del testimonio del es-
colt...
No pasó mucho tiempo para que la fa-
ma de general “duro” de Melo García se va-
lidara en Sinaloa. El 14 de febrero de 201...
5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
La abogada del general José de Jesús Gutiérrez Rebollo, Lilia
Esther Priego, fue secuestrada por presuntos militares el mi...
GLORIA LETICIA DÍAZ
C
on los ojos cubiertos y las ma-
nos atadas al frente, Lilia Esther
Priego fue obligada a permane-
ce...
sonal con Gutiérrez ya estaba muer-
to y enterrado, pues ahora soy sólo
su abogada… Y mira lo que me pasa
cuando me voy a ...
tiérrez Rebollo, recuerda, fue con su unifor-
me militar, orgulloso de su origen. Cuando
regresó a México buscó al padre d...
20 1913 / 30 DE JUNIO DE 2013
JENARO VILLAMIL
A
ve de tempestades, Ricardo
Salinas Pliego y su compa-
ñía estelar, Grupo E...
CORRUPCIÓN
1913 / 30 DE JUNIO DE 2013 21
pular” los ratings y afectar así los ingresos
publicitarios de los canales 7, 13 ...
22 1913 / 30 DE JUNIO DE 2013
mercado bursátil, esto es, un simple indi-
cador del dinamismo del que participa la
activida...
CORRUPCIÓN
1913 / 30 DE JUNIO DE 2013 231913 / 30 DE JUNIO DE 2013 23
nos para construir a su capricho, al margen
de las n...
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Proceso   01913
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Proceso 01913

2,043 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,043
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
214
Actions
Shares
0
Downloads
26
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Proceso 01913

  1. 1. 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
  2. 2. 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
  3. 3. 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
  4. 4. Índice CISA / Comunicación e Información, SA de CV CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN: Presidente, Julio Scherer García; Vicepresidente, Vicente Leñero; Tesorero, Rafael Rodríguez Castañeda; Vocales, Francisco Álvarez, Salvador Corro DIRECTOR: Rafael Rodríguez Castañeda SUBDIRECTOR DE INFORMACIÓN: Salvador Corro SUBDIRECTORA DE COMERCIALIZACIÓN: María Scherer Ibarra SUBDIRECTOR DE ADMINISTRACIÓN: Humberto Herrero SUBDIRECTOR DE FINANZAS: Alejandro Rivera ASISTENTE DE LA DIRECCIÓN: María de los Ángeles Morales; ayudante, Luis Ángel Cruz ASISTENTE DE LA SUBDIRECCIÓN DE INFORMACIÓN: Graciela Zepeda COORDINADORA DE FINANZAS DE REDACCIÓN: Beatriz González EDICIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez, Sergio Loya, Enrique de Jesús Martínez, Hugo Martínez REPORTEROS: Carlos Acosta, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Juan Carlos Cruz, Patricia Dávila, Gloria Leticia Díaz, Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Santiago Igartúa, Arturo Rodríguez, Marcela Turati, Rodrigo Vera, Rosalia Vergara, Jenaro Villamil CORRESPONSALES: Campeche, Rosa Santana; Colima: Pedro Zamora; Chiapas, Isaín Mandujano; Guanajuato: Verónica Espinosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Jalisco, Felipe Cobián; Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos; Oaxaca, Pedro Matías; Tabasco, Armando Guzmán; Tamaulipas, Ma. Gabriela Hernández INTERNACIONAL: Homero Campa, coordinador; Corresponsales: Madrid: Alejandro Gutiérrez; París: Anne Marie Mergier; Washington: J. Jesús Esquivel CULTURA: Armando Ponce, editor; Judith Amador Tello, Javier Betancourt, Blanca González Rosas, Estela Leñero Franco, Isabel Leñero, Rosario Manzanos, Samuel Máynez Champion, Jorge Munguía Espitia, José Emilio Pacheco, Alberto Paredes, Niza Rivera Medina, Raquel Tibol, Florence Toussaint, Rafael Vargas, Columba Vértiz de la Fuente; cultura@proceso.com.mx ESPECTÁCULOS: Roberto Ponce, coordinador. espectaculos@proceso.com.mx DEPORTES: Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra FOTOGRAFÍA: Marco Antonio Cruz, Coordinador; Fotógrafos: Germán Canseco, Miguel Dimayuga, Benjamín Flores, Octavio Gómez, Eduardo Miranda; ; asistente, Aurora Trejo; auxiliar, Violeta Melo AUXILIAR DE REDACCIÓN: Ángel Sánchez AYUDANTE DE REDACCIÓN: Damián Vega ANÁLISIS: Colaboradores: John M. Ackerman, Ariel Dorfman, Sabina Berman, Jesús Cantú, Denise Dresser, Marta Lamas, Rafael Segovia, Javier Sicilia, Enrique Semo, Ernesto Villanueva, Jorge Volpi; cartonistas: Gallut, Helguera, Hernández, Naranjo, Rocha CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Rogelio Flores, coordinador; Juan Carlos Baltazar, Lidia García, Leoncio Rosales CORRECCIÓN TIPOGRÁFICA: Jorge González Ramírez, coordinador; Serafín Díaz, Sergio Daniel González, Patricia Posadas DISEÑO: Alejandro Valdés Kuri, coordinador; Fernando Cisneros Larios, Antonio Fouilloux Dávila, Manuel Fouilloux Anaya y Juan Ricardo Robles de Haro COMERCIALIZACIÓN PUBLICIDAD: Ana María Cortés, administradora de ventas; Eva Ángeles, Rubén Báez ejecutivos de cuenta. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062 VENTAS y MERCADOTECNIA: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Lucero García, Norma Velázquez. Circulación: Mauricio Ramírez, Gisela Mares. Tel. 5636-2064. Pascual Acuña, Fernando semanario de información y análisis No. 1913 • 30 de junio de 2013 NARCOTRÁFICO 6 Los mercenarios de élite /Ricardo Monreal Ávila 12 “Malova” bajo la sombra del narco /Ismael Bojórquez /Ríodoce 16 El acoso brutal /Gloria Leticia Díaz CORRUPCIÓN 20 Salinas Pliego, jugador bursátil “no confiable” /Jenaro Villamil 22 Con su megayate en el Mediterráneo /Alejandro Gutiérrez POLÍTICA / PAN 26 Oportunistas, caudillos y aficionados hundieron al partido /Álvaro Delgado 31 El alma por el poder /Enrique Krauze ESTADO DE MÉXICO 34 La autopista ecocida /Jesusa Cervantes ANÁLISIS 38 El voto desigual /Jesús Cantú 39 Cortesía /Naranjo 40 De dientes para fuera /Denise Dresser 41 Violencia y deseo /Javier Sicilia 42 PGJDF: peritos sin pericia /Ernesto Villanueva 43 Señales del norte y del sur /John M. Ackerman 45 Visas y bardas /Olga Pellicer INTERNACIONAL 46 ESPAÑA: La corrupción catalana llega hasta México /Alejandro Gutiérrez 50 ESTADOS UNIDOS: Reforma incierta /J. Jesús Esquivel Portada: Benjamín Flores 16 22 26 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
  5. 5. Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080 y 01 800 202 49 98. Ulises de León. ATENCIÓN A SUSCRIPTORES (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Jonathan García. ADMINISTRACIÓN. RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda, coordinadora TECNOLOGÍA DE LA INFORMACIÓN: Fernando Rodríguez, jefe; Marlon Mejía, subjefe; Eduardo Alfaro, Betzabé Estrada, Javier Venegas ALMACÉN y PROVEEDURÍA: Mercedes Guerra, coordinadora; Rogelio Valdivia MANTENIMIENTO: Miguel Olvera, Victor Ramírez FINANZAS. CONTABILIDAD: María Concepción Alvarado, Rosa Ma. García, Edgar Hernández, Raquel Trejo Tapia COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz OFICINASGENERALES:Redacción:Fresas13;Administración:Fresas7,Col.delValle,03100México,DF CONMUTADOR GENERAL: Karina Ureña; Flor Hernández; 5636-2000 FAX: 5636-2019, Dirección; 5636-2055, Subdirección de Información; 5636-2086, 5636-2028, Redacción. AÑO 36, No. 1913, 30 DE JUNIO DE 2013 IMPRESIÓN: Quad Graphics. Democracias No.116, Col. San Miguel Amantla, Azcapotzalco, C.P. 02700. México, DF DISTRIBUCIÓN: Voceadores DF y Zona Metropolitana: Comunicación Telefónica en Línea, SA de CV. Tel. 5535-0732. Voceadores Puebla, Pue.: Jorge López Morán; Tel. 467-4880. Resto de la República y Locales Cerrados: Publicaciones Citem, SA de CV. Tel. 5366-0000. EDITOR EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Miguel Ángel Vázquez, Concepción Villaverde, Mária Luisa Vivas; asistente: María Elena Ahedo; Tels.: 5636-2087, Fax: 5636-2006 EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017 EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Armando Gutiérrez, Juan Pablo Proal y Alejandro Saldívar, coeditores; Tel. 5636-2010 RESPONSABLE TECNOLÓGICO: Ernesto García Parra; Saúl Díaz Valadez, desarrollador,Tel. 5636-2106 COORDINADOR: Alejandro Caballero; procesoradio@proceso.com.mx; Tel. 5636-2010 Certificado de licitud de título No. 1885 y licitud de contenido No. 1132, expedidos por la Comisión Calificadora de Publicaciones de Revistas Ilustradas el 8 de septiembre de 1976. Proceso es una Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2000-112911074700-102. Registro del S.P.M. CR-DFJ-003-99 / Número ISSN: 1665-9309 Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios Registro No. 105 / 23 Suscripciones DF y zona Metropolitana: Un año, $1,490.00, 6 meses, $850.00; Guadalajara, Monterrey y Puebla: Un año, $1,600.00, 6 meses, $880.00. Ejemplares atrasados: $45.00. Servicios informativos y fotográficos: AP, Notimex, Reuters. Prohibida la reproducción parcial o total de cualquier capítulo, fotografía o información publicados sin autoriza- ción expresa de Comunicación e Información, S.A. de C.V., titular de todos los derechos. agencia proceso de información agencia de fotografía Siguenos en: @revistaproceso facebook.com/revistaproceso 54 BRASIL: Las primeras victorias /Anne Vigna ENSAYO 56 PRD: En busca de la identidad perdida /Alejandro Encinas Rodríguez CULTURA 60 México retoma ante UNESCO su liderazgo en bienes /Judith Amador Tello 64 Estro Armónico/ Samuel Máynez Champion Páginas de crítica Arte: Carlos Amorales, Germinal /Blanca González Rosas Música: El Trovador /Mauricio Rábago Palafox Teatro: Luisa Josefina Hernández, aniversario 85 /Estela Leñero Franco Cine: Buscando a Sugar Man /Javier Betancourt Televisión: Programas de OPMA en TVUNAM /Florence Toussaint Libros: Escritura y comprensión /Jorge Munguía Espitia ESPECTÁCULOS 71 Del Toro filma “los monstruos de mi infancia” /Columba Vértiz de la Fuente DEPORTES 74 El colmo: un “cachirul” paralímpico /Beatriz Pereyra 77 El calvario del deporte adaptado /Raúl Ochoa 80 Palabra de Lector 82 Mono Sapiens /Cordero y su rebaño /Helguera y Hernández 50 71 34 74 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
  6. 6. Los testimonios de hombres y mujeres entrenados como especialistas en operaciones secretas,verdaderos sicarios de élite contratados ya sea para eliminar cabecillas de la delincuencia o para combatir al Ejército, según quién sea su patrón en turno, son crudos y reveladores. Se trata de las voces de los nuevos mercenarios, esos productos del mercado de la violencia en que se ha convertido el país. Sus narraciones fueron hechas en exclusiva al diputado Ricardo Monreal,quien las incluyó en su libro Escuadrones de la muerte en México (Cámara de Diputados, 2013), de donde las tomamos. RICARDO MONREAL ÁVILA J uan Ignacio, de 30 años, forma parte actualmente de un cuer- po de élite de la Marina mexi- cana. Ingresó a esta fuerza de seguridad en 2007, pocas se- manas después de haber aban- donado la Heroica Escuela Na- val Militar deAntón Lizardo,enVeracruz,a invitación expresa de uno de sus entrena- dores físicos y maestros… No haber con- cluido sus estudios no fue impedimento para su reclutamiento; sus habilidades en el manejo de armas y su buena condición física lo hicieron candidato idóneo. En la base naval del puerto de Vera- cruz fue (convocado) a presentarse… con ropa y pertrechos de entrenamiento por- que sería concentrado en un lugar distan- te, durante tres semanas. Con un grupo de 14 jóvenes más partió al día siguiente a una finca de la Huasteca veracruzana, a una hora del poblado de Álamos, a donde sólo se llega por un camino de terracería con rumbo a la Sierra Madre Oriental. An- tes de llegar, pudo notar que dos retenes de marinos vigilaban los accesos. La finca es en realidad un campo de adiestramiento al pie de la sierra, con una casa central y dormitorios a su alre- dedor, y cinco secciones o áreas bien de- limitadas: 1) el campo de tiro; 2) el campo de libramiento de obstáculos; 3) el área de detección, armado y desarmado de explo- sivos; 4) la sección de escalamiento y sal- to a rapel, y 5) un área para el uso de vehí- culos motorizados, desde motocicletas de montaña hasta vehículos blindados, don- de se ensaya el asalto a autos en movi- miento, la intercepción de los mismos y la inmovilización con armas de alto calibre, como lanzagranadas y lanzacohetes. Aquí también se enseña a enfrentar embosca- das y a protegerse de asaltos sorpresa. El entrenamiento en Álamos sería el primero de tres cursos en un lapso de un año y medio. Un mes después de ese ini- cial, Juan Ignacio estaría saliendo a Colom- bia a su segundo entrenamiento. En esta ocasión, el grupo estaba conformado por 22 jóvenes, quienes arribaron en tres gru- pos distintos: ocho eran marinos; siete, miembros del Ejército; y siete, de la Policía Federal. Sólo una noche estuvieron en Bo- gotá para después concentrarse a lo largo de cuatro meses en la provincia de Tolima, en las instalaciones del Centro Nacional de Entrenamiento y Operaciones Policia- les de Colombia. El adiestramiento se centró en técni- cas de asalto y captura de narcotrafican- tes y delincuentes de alto perfil, atrinche- rados en zonas serranas, cuevas selváticas o fortalezas urbanas, con verdaderos ejér- citos privados bajo su custodia.También se les enseñó a infiltrar a estos grupos para- militares, a identificar campos de entrena- Los mercenarios de élite NARCOTRÁFICO 6 1913 / 30 DE JUNIO DE 2013 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
  7. 7. miento clandestinos, a realizar operacio- nes encubiertas de asalto, a desmantelar laboratorios de drogas sintéticas, a detec- tar campos camuflados de plantíos ilega- les en selvas y sierras, a manejar explosi- vos, a saltar desde vehículos en marcha o desde helicópteros rasantes, a atender he- ridos, a espiar y contraespiar, a identificar diseños y construcciones de doble fondo y a sobrevivir durante días, escondidos y sin víveres, en geografías agresivas… El tercer curso lo realizaría en Estados Unidos, en el estado de Arizona, duran- te el otoño de 2008, con una duración de 12 semanas. El adiestramiento se enfocó a la prevención, detección, neutralización y destrucción de amenazas terroristas, fue- ran éstos objetos, personas o agrupaciones civiles. Allí, Juan Ignacio aprendió la doc- trina de que terrorismo y narcotráfico re- presentan el mismo nivel de amenaza a la seguridad; también fue instruido en técni- cas de inteligencia, contrainteligencia, ras- treo, procesamiento de información sensi- ble, lenguaje encriptado y manejo físico y psicológico de crisis. Igualmente, cómo “torturar científica y psicológicamente al enemigo, para no dejar marcas o evidencias”. En su totali- dad, el curso fue impartido por oficiales hispanos bilingües de la marina y el ejér- cito de Estados Unidos. Haber concluido satisfactoriamente los tres cursos le permitió a Juan Ignacio inte- grarse de manera formal a uno de los dos comandos básicos de élite que tiene la Ar- mada de México desde 2008, por lo menos. Según el joven, uno de estos grupos está orientado a perseguir, combatir y “eliminar” a cabecillas del narcotráfico, de la guerrilla y del terrorismo, mediante operaciones en- cubiertas y sin la participación oficialmen- te reconocida de alguna fuerza del Estado: “Cuando realizamos alguna operación, tenemos estrictamente prohibido identifi- carnos como marinos o dar explicaciones a alguien. Simplemente, por algún conduc- to oficial, alguno de nuestros jefes avisa a los comandantes policiales o militares de la región que somos un grupo de fuerzas especiales y que se mantengan en alerta, por si se requiere su apoyo. Sólo avisamos, no pedimos permiso.” El segundo grupo de élite de la Marina estaría especializado en una sola función: “Eliminar a los cabecillas de Los Zetas, es- pecialmente a los que son desertores del Ejército”… Estaría conformado por más de 600 miembros capacitados en México y en el extranjero: www.wallpaperpics.net 1913 / 30 DE JUNIO DE 2013 7 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
  8. 8. “Entre nosotros los conocemos como Los Ma- tazetas.Cuando salió el vi- deo de Los Matazetas de Veracruz nosotros no tuvi- mos duda de que se podía tratar de estos compañe- ros de la Marina,dedicados exclusivamente a eliminar a esos hampones. Incluso, el que aparece al centro co- mo líder del grupo y hace la presentación, es un compañero fácilmente identificable por quienes formamos parte del cuerpo de fuerzas especiales.” Juan Ignacio ha participado en varios operativos de alto impacto en los últimos años en ciudades como el Distrito Federal, Monterrey, Puebla, Guadalajara, Tijuana, Culiacán, Matamoros, (el municipio tamau- lipeco de) San Fernando y Cancún. El que recuerda con más satisfacción es el de la persecución y eliminación de Ezequiel Cár- denas Guillén, Tony Tormenta, en Matamo- ros,Tamaulipas, el 5 de noviembre de 2010: “Fueron cuatro horas de persecución y enfrentamiento. Hubo cerca de 50 muer- tos, entre sicarios del Cártel del Golfo, ma- rinos y militares (el reporte oficial señaló sólo 10 muertos).Ya se nos había escapado una vez, en medio de otro enfrentamien- to con la Marina, pero esta vez no tuvo es- capatoria. Recibimos refuerzos del Ejército Mexicano y de agentes especiales de Esta- dos Unidos, quienes traían bien monito- reado al cabrón ése. Pero el primer círculo de ataque y asalto lo formamos nosotros, los de la Marina.” Es el mismo grupo de fuerzas especia- les que persiguió y abatió a Arturo Beltrán Leyva, El Barbas, en Cuernavaca, Morelos, el 16 de diciembre de 2009: “Me hubiera gustado haber participado en esa operación,pero me encontraba fran- co. Sin embargo, mis compañeros me con- taron detalles. Traía una escolta de ex mi- litares y civiles muy sanguinaria. Lograron sacarlo de Tepoztlán, pero no del condo- minio en Cuernavaca. Inteligencia lo traía bien cuadriculado, por dos vías, por sus ce- lulares y por los tenis. “–¿Por los tenis? “–Sí, traían un dispositivo de segui- miento. Se los había obsequiado alguien de sus guardias de confianza dos semanas antes y los cargaba para todos lados. Murió con ellos puestos.” (…) En los operativos oficiales, el gru- po de élite de la Marina actúa con su uni- forme de campaña, tipo camuflaje, con manchas grises y verdes, en fondo beige, y cascos del mismo color. Dice Juan Igna- cio: “Estos operativos suelen ser videogra- bados y casi siempre nos acompañan uno o dos agentes estadunidenses que monito- rean la operación o proporcionan informa- ción sobre ubicación de objetivos”. Sin embargo refiere que hay otros ope- rativos, no oficiales, a los que acuden vesti- dos totalmente de negro, con botas, cascos y pasamontañas del mismo color, sin más identificación que un símbolo fosforescen- te pegado en el hombro izquierdo,“que pue- de ser una uña de tigre,un arma o la cara de un animal. No sabemos el distintivo hasta el momento de salir a combate,para que to- dos lo tengamos fresco en la memoria y no confundirnos, en caso de encontrarnos con enemigos vestidos de manera similar”. El uniforme negro lo utiliza frecuente- mente el grupo de élite que combate a Los Zetas (…) La diferencia de uniforme no só- lo es distintiva del tipo de operación que se va a realizar, sino también de su desenlace: los operativos de élite con el uniforme ofi- cial y videograbados, si son exitosos, deben concluir con la presentación de los deteni- dos, vivos o muertos. Son accio- nes propiamente del Estado. Los operativos negros o “ciegos” son claramente de eliminación de los objetivos. Son estrategias de ex- terminio paramilitar. Juan Ignacio recibe por su tra- bajo un sueldo de nómina de casi 30 mil pesos mensuales, un “bo- no de riesgo” en cada acción que va de 10 a 20 mil pesos adiciona- les, y una gratificación no cuan- tificable conocida internamente como “botín de guerra”, es decir, efectivo, joyas o armas decomisa- das y no reportadas. No piensa durar toda la vida en el cuerpo de élite de la Armada de México: “–¿Ofrecerías tus servicios al mejor postor, como soldado privado o comba- tiente de élite, como lo hacen los llama- dos Blackwater (el cuerpo paramilitar de mercenarios alquilados)? “–¿Un Blackwater mexicano? No lo había pensado (…), pero no suena mal. De algo tengo que vivir.” “El Rambo” y La Compañía Ignacio ingresó a las filas del Ejército Mexi- cano a la edad de 20 años (…) Pronto se ga- nó un lugar entre sus compañeros de la comandancia militar de Ciudad Victoria y un mote: El Rambo, por su corpulencia, su arrojo y su destreza en el manejo de armas largas y de grueso calibre. Avanzó rápido en el escalafón militar de tropa: soldado raso, cabo, sargento se- gundo y sargento primero. En este tiempo se casó y se hizo de un departamento de interés social en la misma ciudad. Ganaba 8 mil pesos al mes. Un día le comentó a su esposa que un mayor que se había retirado del Ejército lo había buscado para ofrecerle un traba- jo civil: jefe de seguridad de una empresa de transportes de carga que corría desde Cancún, Quintana Roo, hasta Matamoros, Tamaulipas. El sueldo inicial era de 30 mil pesos más las prestaciones de ley, con la posibilidad de ir ascendiendo. El Rambo recordó entonces las man- tas que con frecuencia aparecían en las inmediaciones de algunos cuarteles de Tamaulipas: “¿Cansado de la sopa Maru- chan, de los castigos con tabla y del suel- do de tres mil pesos? Vente a trabajar con nosotros. La Compañía”. En la milicia sabían que La Compañía era en realidad el nombre con que a sí mis- mos se presentaban Los Zetas, también bautizados popularmente por la ciudada- nía como “los de la última letra”. Ni Igna- cio ni su esposa Iliana imaginaron que la empresa de transportes era una más de las diversas fachadas que tenía La Compañía. Los primeros tres meses transcurrie- APphoto/ValenteRosas “El Barbas”. Un chip en los tenis “Tony Tormenta” Nacho Coronel NARCOTRÁFICO 8 1913 / 30 DE JUNIO DE 2013 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
  9. 9. Los escuadrones del exterminioJORGE CARRASCO ARAIZAGA U nidades especiales del Ejército y la Marina, sicarios preparados por mili- tares desertores y civiles entrenados por cuerpos de seguridad extranje- ros operan como escuadrones de la muer- te en México. Pero el descontrol de estos grupos ar- mados –cuya existencia se ha negado des- de el sexenio de Felipe Calderón– puede re- crudecer la violencia en el país y alentar so- luciones de contrainsurgencia impulsadas desde Estados Unidos, advierte el diputado Ricardo Monreal Ávila. “Lo peor de todo es que no sabemos cómo proceder. Ni el gobierno de Enrique Peña Nieto ni mucho menos los legisla- dores”, dice en entrevista a propósito de la aparición de su libro Escuadrones de la muerte en México, editado por la Cámara de Diputados. Durante tres años el legislador orde- nó en un libro las distintas expresiones de la violencia en el país. Fue un trabajo de re- copilación periodística en torno a las con- secuencias de la guerra contra el narco de Calderón, así como de entrevistas de él mis- mo con militares desertores, integrantes de fuerzas especiales de la Marina y hombres y mujeres entrenados para matar. También se enfrascó en la revisión de averiguaciones previas. Para Monreal, en México hay cuatro ti- pos de escuadrones de la muerte: “Para- lelos, oficiales, insurgentes y privados”, según quien los financie y apoye. Ya no es como cuando eran auspiciados por el Esta- do, como la Brigada Blanca o Los Halcones que existieron en los años de la guerra su- cia de los sesenta y setenta del siglo pasa- do y a los que se les ordenaba la aniquila- ción de personas. “Ahora –apunta el diputado– hay escua- drones de la muerte privados. Los grupos empresariales contratan a mercenarios ex- tranjeros para su seguridad personal, sobre todo combatientes de Estados Unidos e Is- rael. Capacitan a hombres y mujeres para su defensa, pero no se sabe si permanecen con ellos.” También están, precisa, los escuadro- nes de la muerte paralelos formados por la delincuencia organizada, así como los ofi- ciales, que son unidades especiales de las Fuerzas Armadas dedicadas al exterminio de los delincuentes. Los escuadrones de la muerte “parale- los” se dedican al cobro de rentas, extorsión y secuestro, pero sobre todo actúan en ope- raciones de comando para defender territo- rios; mientras que los “oficiales” son grupos de corte paramilitar auspiciados por el go- bierno. Asimismo hay células especiales de las Fuerzas Armadas dedicadas a eliminar delincuentes. En los privados y los paralelos –“los más peligrosos”– hay una presencia creciente de mujeres y menores de edad. Según estima- ciones de Monreal, en la formación de los co- mandos de la muerte hay una tercera parte de mujeres y una proporción similar de me- nores. Seis de cada 10 son expolicías o ex- militares. En total los cifra entre 180 mil y 200 mil miembros activos. “Es un mundo muy amplio que el Estado no controla”, expone. En sus ponderaciones, hechas por es- tados, consideró los siete cárteles del nar- cotráfico más importantes del país. Identifi- có 25 grupos locales con jerarquía militar y adiestramiento y cerca de 180 diseminacio- nes o agrupaciones que se dedican a una o varias actividades de la delincuencia orga- nizada, con demasiada rotación y aspiracio- nes de crear su propia organización. Indefiniciones En el caso de los escuadrones privados no hay ningún control. No hay un registro con- fiable de personas, armas y vehículos. Y ex- plica: En los gobiernos estatales, empresa- rios amigos de los gobernadores solicitan credenciales de corporaciones policiacas para que el personal que traen de Israel, Es- tados Unidos, Colombia u otro país pueda portar armas. No hay registro de eso. Tampoco con- trol de los mercenarios contratados por la Comisión Federal de Electricidad, Pemex u otras instancias para la vigilancia de sus ins- talaciones estratégicas. “Hay una ceguera del gobierno de reco- nocer a los escuadrones de la muerte”, dice a propósito del origen del libro. A finales de 2010 la Secretaría de Gober- nación y la Procuraduría General de la Repú- blica negaron la existencia de esos grupos. Fue la respuesta oficial a un punto de acuer- do promovido por el propio Monreal como in- tegrante del Senado en la pasada legislatura para que informaran sobre la presencia de los escuadrones de la muerte en México. Con el gobierno de Enrique Peña Nieto las cosas no han cambiado. Aún no define su agenda en materia de seguridad pública y menos de seguridad nacional. Los funcio- narios del gabinete de seguridad –Goberna- ción, Procuraduría, Defensa y Marina– con- ron en la normalidad. Ignacio supervisa- ba que la carga de los camiones no llegara “ordeñada”, la cual solía ser desde mue- bles hasta piezas automotrices o conte- nedores. Estos últimos eran los que más lo ponían tenso. En algunas ocasiones te- nía que vigilarlos personalmente y viajar en vehículos “comando” desde Tamauli- pas hasta Quintana Roo o viceversa.Así se lo pedía su jefe, el gerente de la empresa, que a su vez era el exmayor del Ejército. Un día, Ignacio informa a su esposa que ha recibido un ascenso y debe radi- car en Monterrey por algún tiempo. En es- ta ciudad estaba la matriz de la empresa transportista. Allí empezó el cambio radi- cal de El Rambo. Empezó a llegar a su casa de CiudadVictoria con camionetas nuevas (…), con armas nuevas de alto calibre (y), por supuesto, fajos de dólares. El Rambo le confió entonces a su esposa en qué con- sistía su nuevo trabajo: cobrar deudas, ro- bar o ejecutar a gente “que se quiere pasar de lista con La Compañía”, mediante “le- vantones” o “apañones”. La estancia en Monterrey duró casi un año. En ese tiempo el exsargento primero le dio a guardar a su esposa cerca de 60 mil dólares. Un día le informa que estará más cerca, que se cambia (…) a Ciudad Man- te, Tamaulipas, ya que fue designado res- ponsable de un campamento de adiestra- miento de La Compañía. Él y un exmilitar colombiano que le habían presentado en Monterrey serían los instructores en una finca en El Mante.El objetivo era formar,ca- da tres semanas, células de sicarios o para- militares al servicio del cártel de Los Zetas. El rancho le fue entregado a El Ram- bo por un jefe de la plaza que era conoci- do como El Güero AFI o El Licenciado. Allí se concentraban, cada tres o cuatro semanas, grupos de 30 a 35 jóvenes que recibían un entrenamiento similar al de las tropas de asalto del Ejército Mexicano. Los muchachos se levantaban tempra- no a realizar ejercicios físicos; después pa- saban al campo de tiro, donde aprendían el manejo de armas cortas y largas; el cuchillo, la pistola 9 mm y el manejo del fusil M-16. Posteriormente recibían técnicas de so- metimiento de víctimas y de lucha cuerpo a cuerpo, para terminar con el manejo de vehículos blindados, la intercepción de ob- jetivos en movimiento, la práctica de em- boscadas al enemigo y el repliegue y salida de situaciones críticas de combate. Les enseñaban también a bloquear vías de comunicación, incendiar vehículos y le- vantar“muros”y círculos de protección para realizar huidas en circunstancias de emer- gencia. Todos estos cursos los impartían El Rambo y el exmilitar colombiano de nombre 1913 / 30 DE JUNIO DE 2013 9 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
  10. 10. sideran que el problema de la violencia es de percepción. Eso no es percepción, es ce- guera, afirma quien fuera coordinador de la más reciente campaña presidencial de An- drés Manuel López Obrador. Integrante de la Comisión de Defensa Nacional en la Cámara de Diputados, Mon- real también estuvo en la Comisión de De- fensa Nacional del Senado y en la comisión bicameral de Seguridad Nacional. Desde esta posición participó en las reuniones in- terparlamentarias de Estados Unidos en momentos en que el gobierno de Calderón estaba “abrazado” a la estrategia de Esta- dos Unidos contra el narco. “En esas reuniones –refiere Monreal– se trataba de convencer a los legislado- res mexicanos de que la cooperación en el Comando Norte y agencias estaduniden- ses era lo más conveniente para el país. En seguridad, la agenda se reducía a los temas marcados por ellos. Insistían en que el país estaba perdiendo capacidad de control del crimen organizado con la presencia de cár- teles. Tenían claro que en México había co- mandos de la muerte.” –¿Hablaban en esos términos? –se le pregunta. –No, pero sí de sicariato, al servicio ya no sólo del gobierno. Les alarmaba la deser- ción de jefes y oficiales del Ejército, así co- mo la sangría permanente de tropa, a la que la Secretaría de la Defensa no le daba, ni le da, seguimiento. En el sexenio pasado, con las visitas de legisladores mexicanos al Comando Nor- te había el afán de involucrar a los políticos mexicanos para que aceptaran que México estaba en un grave riesgo de ser avasallado por el narcoterrorismo. –Si se admite que existen escuadrones de la muerte insurgentes se está a un paso de la solución de contrainsurgencia que proponen los sectores duros de Estados Unidos… Esta categoría la pensé muy bien –apun- ta– porque es una connotación estricta de Estados Unidos. Los primeros en describir a México como un país narcoterrorista y nar- coinsurgente fueron especialistas y gober- nantes de Estados Unidos. Lo escuché en una visita que hice a Washington hace siete años. Ya tenían esa concepción. Lo hacían Eddie, que había formado parte de los cuer- pos de paracaidistas en su país y, posterior- mente, había participado activamente en la formación de grupos de autodefensa o para- militares en esa nación. En el rancho había (…) varias casuchas alrededor, habitadas anteriormente por trabajadores y que hoy albergaban a los reclutas de El Rambo y Eddie: un grupo de 32 jóvenes sicarios, de origen mexicano y centroamericano… Tan sólo El Rambo, en un año, había entrenado en el rancho de El Mante a poco más de 350 participantes con métodos paramilitares. Una tarde de julio de 2010, Iliana reci- bió una visita sorpresiva en su casa. Dos sujetos malencarados bajaron, frente a su domicilio, de una Lincoln Navigator negra. “¿Usted es la esposa de El Rambo?” (…) “Sí” (…) “Acompáñenos, por favor, al Hospital Universitario”. Los tipos la dejaron frente al Servicio Médico Forense de Ciudad Vic- toria y le pidieron que identificara si algu- no de los seis cuerpos era el de su esposo. Los seis estaban irreconocibles.Tenían la mitad superior del cuerpo totalmen- te quemada, como si les hubieran pasado un soplete. Finalmente dio con los tatua- jes que buscaba: un alacrán en el tobillo izquierdo y una concha de mar en el dere- cho. Salió a encontrarse con los de la Lin- coln negra… “–¿Qué fue lo que pasó; quien lo mató? “–Antier, un comando de la Marina re- ventó el rancho; la mayoría escapó, pero ellos seis no.” Iliana hoy sólo tiene los dólares que le dio El Rambo durante tres años; el “seguro de vida” de La Compañía; dos hijos meno- res y una obsesión: “¿Quién me quitó a mi Rambo? Yo sé que andaba mal, pero no era para que el gobierno lo matara de esa for- ma, como un animal, con un lanzallamas (…), para eso están las cárceles”. Comandos Krav Magá El anuncio publicado en El Universal a me- diados de octubre de 2010 le pareció atrac- tivo a Marycarmen: “Empresa de Seguridad Internacional ofrece plan de carrera y pres- taciones de primer nivel.Capacitación y en- trenamiento profesional para protección de terceros y defensa propia. Seguro de vida. Hombres y mujeres de 18 a 40 años. Dispo- nibilidad para viajar y radicar fuera del D.F. Ingresos de 18 a 35 mil pesos mensuales”. No traía teléfonos ni dirección de contacto. Sólo un correo electrónico, rrhh@prodigy.net. mx,al cual los interesados tenían que enviar currículum con fotografía. Marycarmen acababa de quedar viu- da. Su esposo era policía federal preventi- con un propósito de descripción del país que estaba en un proceso de descomposi- ción social. Ahora en Estados Unidos se piensa que llegó un gobierno vinculado al narcotráfico, luego de que Calderón generó las condicio- nes de una mayor injerencia e intervencio- nismo en México. Agencias como la DEA, el FBI y la CIA, así como otras instituciones estadunidenses dedicadas al espionaje re- sienten la cerrazón de ámbitos en los que antaño hubo una apertura indiscriminada. En la actualidad el gobierno mexicano selecciona las áreas y los rubros que abre a esos organismos de inteligencia de Estados Unidos. Ante la mirada estadunidense eso lo hace sospechoso. Una de las críticas que se le han hecho a la nueva administración es que relajó la persecución de los cárte- les y ha obstaculizado la vigilancia injeren- cista de agencias estadunidenses en suelo mexicano. A pesar de que puede ser correcta la posición del gobierno mexicano de no abrir indiscriminadamente sus instituciones a Estados Unidos en materia de combate al crimen, México en esta materia está en una indefinición. El gobierno de Peña Nieto cam- bió su política de combate al crimen, pero salvo en los medios de comunicación, la in- seguridad no ha disminuido ni la presencia de la delincuencia organizada en grandes regiones del país. En su clasificación de “escuadrones de la muerte paralelos” Monreal se refiere a la pérdida del control de la violencia del Es- tado mexicano y que se ha expresado en actos terroristas cometidos por la delin- cuencia organizada: “El narcoterrorismo es una categoría muy riesgosa de aceptar y describir, pero lo cierto es que el uso legíti- mo de la violencia ya no está en manos del Estado”. “Matazetas”. Origen dudoso 10 1913 / 30 DE JUNIO DE 2013 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
  11. 11. vo y había muerto en un enfrentamiento con integrantes de La Familia Michoacana en las inmediaciones de Apatzingán, en una emboscada… Con una niña de cua- tro años, tenía ahora que enfrentarse a la vida con lo único que tenía a la mano: una inclinación natural y familiar por to- do aquello relacionado con la seguridad… Dos horas después de haber enviado su currículum vítae recibió respuesta: “Presentarse mañana a las 11:00 horas en la dirección…, con este correo impre- so”. En el mezzanine del edificio estaba el directorio de oficinas. Antes de subir, bus- có el nombre de la empresa a la que se di- rigía: “Israelíes A. C.”. Presentó dos exámenes (psicométrico y de aptitud) y fue entrevistada por un reclu- tador de origen israelí. Allí mismo le dije- ron que había sido aprobada y debía ahora pasar a la siguiente prueba, la más impor- tante: la capacitación y entrenamiento du- rante cinco semanas en Krav Magá, el arte marcial israelí, y manejo de armas. Tenía que acudir al día siguiente a las instalacio- nes de la Academia de Policía en Tlalne- pantla, Estado de México, a un costado del penal de Barrientos. Sólo saldría los sába- dos por la tarde y regresaría el domingo an- tes de la seis de la tarde…”. Recibiría 2 mil pesos por semana. (…) El Krav Magá (“contacto de com- bate”, en hebreo) es el sistema oficial de lucha y defensa personal usado por las fuerzas de defensa y seguridad israelíes... Después de la creación del Estado de Is- rael… fue adoptado… por las Fuerzas de Seguridad y Defensa de Israel, la Policía Nacional de Israel y sus diferentes unida- des antiterroristas y de fuerzas especiales. (…) Marycarmen llegó a Barrientos con 37 reclutas más. Ocho mujeres y 29 hom- bres. Los entrenamientos eran duros y ru- dos. La disciplina era paramilitar, similar a la de un entrenamiento en Israel. Acondi- cionamiento físico, defensa personal, gol- pes con nudillos, derribar al adversario, inmovilizar al contendiente por la espal- da, desarmar al atacante, observar el cam- po de acción, cubrir los flancos débiles, y clase de armería. Aquí tenían que desarmar y armar pis- tolas,escuadras,metralletas y rifles de asal- to en menos de 10 segundos.Correr con tres armas sobre el cuerpo: un rifle, una escua- dra al cinto y un cuchillo en la pierna. Tenían que aprender a distinguir entre el corte de cartucho de una escuadra y el clic de un cargador de fusil. También eran entrenados a subir paredes a rapel, desli- zarse a ras de suelo, derribar puertas sin hacer ruido y manejar explosivos básicos. Dos clases llamaron la atención de Marycarmen: identificar puntos débiles de los autos e instalaciones blindadas, y la recreación de un atentado, con las simili- tudes del que sufriera el candidato del PRI al gobierno de Tamaulipas, Rodolfo Torre Cantú. Aprendió lo que nunca se debe ha- cer en esas situaciones; las formas de en- frentar al comando de asalto y cómo sacar inmediatamente de la zona de peligro al personaje custodiado. No cualquiera termina el entrenamien- to. La primera semana desertaron cuatro; la segunda, tres; la tercera, dos; y la cuar- ta, otros dos. Concluyeron el curso, 26. An- tes de ellos, un grupo de 22 reclutas había sido la primera generación. Aun así, falta- ban por lo menos 32 miembros más, pues el comando Krav Magá destinado al gober- nador EgidioTorre Cantú y a su familia ten- dría entre 80 y 100 miembros, como se los hizo saber el entrenador en jefe, un exmili- tar israelí que residía en nuestro país des- de hacía una década. Según explicó el instructor, los co- mandos Krav Magá (grupos de 30 a 40 in- tegrantes) son muy socorridos por empre- sarios de la comunidad judía en México, por hombres de negocios de Nuevo León y Guanajuato.También se ha dado adiestra- miento a integrantes de cuerpos de élite de algunas policías municipales y estata- les; pero los grupos más numerosos son los que han preparado para el cuidado de los gobernadores del Estado de México (150 elementos), Tamaulipas, San Luis Po- tosí y Nuevo León. Los comandos Krav Magá son el pro- totipo paramilitar a nivel mundial, por la versatilidad, agilidad y capacidad de res- puesta letal. En México operan con la más absoluta discreción, con la mínima regu- lación y sin control o seguimiento del per- sonal que capacitan ni de sus entrena- dos o reclutas (…) No se puede descontar el supuesto de que han cruzado o pueden cruzar la delgada frontera del paramilita- rismo oficial, y enrolarse en el paramilita- rismo mercenario, aquel del que se nutre el crimen organizado. Y subraya: Hay narcoterrorismo no sólo por la vinculación con cárteles de otros países, sino por la forma de actuar, de agredir a la población civil de manera directa y del uso de vehículos, artefac- tos e instrumentos que provocan terror en la gente. Hay comunidades aterroriza- das en estados como Durango, Coahuila y Zacatecas, entidad que gobernó entre 1998 y 2004. “La delincuencia organizada ha puesto en grave riesgo al Estado mexi- cano y esto ha llevado a analistas de Es- tados Unidos a hablar de la necesidad de aplicar una estrategia de contrainsurgen- cia y de intervención. Eso es lo peligro- so de la definición. Por eso sólo describo lo que existe y niega el gobierno federal. Hay elementos en los escuadrones de la muerte que se acercan a estados y situa- ciones que el país no había vivido.” El Estado mexicano está rebasado. No hay confianza en las instituciones de procuración de justicia ni de seguri- dad pública, y para el diputado del Mo- vimiento Ciudadano eso explica el sur- gimiento de los grupos de autodefensa. “Nacen como resultado de la inconfor- midad social frente al aumento del cri- men y la impunidad”. Admite, sin embargo, que también pueden ser una respuesta de los grupos de la delincuencia organizada. Pero an- tes de la contrainsurgencia o la injerencia directa de grupos armados que com- batan a los escuadrones de la muerte y crear una suerte de guerra civil en Méxi- co, el legislador apuesta por los “cauces democráticos” como la única forma de frenar los estados ingobernables a través de espacios reales de oposición y una prensa libre, sin presiones de los grupos de poder formales e informales. BenjamínFlores Fuerzas especiales. Operaciones encubiertas NARCOTRÁFICO 1913 / 30 DE JUNIO DE 2013 11 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
  12. 12. Un video desató el escándalo: en él aparecía –secues- trado– un guardaespaldas del gobernador de Sinaloa, asegurando que su jefe, Mario López Valdez (a quien se conoce como Malova), protegía al cártel del Chapo Guzmán. Otros audios mostraban graves irregularida- des en el manejo de la política de la seguridad estatal. Éstas son sólo las más recientes acusaciones al res- pecto,muchas de ellas provenientes del cártel rival.La estrategia que ha seguido López Valdez sólo ha em- peorado la situación. ISMAEL BOJÓRQUEZ/RÍODOCE L a pesadilla del gobernador sina- loense Mario López Valdez, Malo- va, empezó el domingo 23 por la tarde, cuando le avisaron que, en un video subido en el sitio Ríodo- ce.com en internet, aparecía su escolta Frank Armenta Espinoza, acusán- dolo de estar coludido con el narcotráfico. Armenta Espinoza había sido levantado por un comando el martes 4 cuando llegaba a su casa, en el poblado Callejones de Gua- savito, Guasave. El agente, adscrito a la Poli- cía Estatal Preventiva y asignado a la escolta del gobernador, estaba de vacaciones. La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y el propio mandatario expre- saronsupreocupaciónporeldestinodelpo- licía.Durante varios días hablaron de opera- tivos “por mar y tierra” para localizarlo. Pero no lo encontraron. No fue si- no hasta 18 días después de su secuestro, el sábado 22 por la tarde, cuando llegó a Ríodoce.com un correo a través de la bande- ja SOS.Venía un link que llevaba a un video. “Por favor –dice el mensaje electróni- co– revisen este enlace, aquí se revela in- Juan Carlos Cruz / Procesofoto Malova,bajo la sombra del narco 12 1913 / 30 DE JUNIO DE 2013 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
  13. 13. formación muy importante,vean el video…” Se trata de una grabación que dura 55 minutos. Además del testimonio del es- colta había audios y resúmenes textuales. Las acusaciones Armenta Espinoza afirma que asistió junto con el gobernador –cuando ape- nas arrancaba la administración– a una “reunión de trabajo” en el poblado de Qui- lá, donde estuvieron Joaquín El Chapo Guz- mán Loera e Ismael El Mayo Zambada Gar- cía, líderes del cártel de Sinaloa. En esa reunión,dice,se habló de la nece- sidad de formar un grupo para la seguridad del mismo crimen organizado, que “necesi- taba” el control absoluto de la entidad. Pa- ra eso, afirma el guardaespaldas, el gobier- no estatal designó a Jesús Antonio Aguilar Íñiguez, Chuytoño, a pesar de que había te- nido en su contra órdenes de aprehensión. En el video se acusa que Chuytoño, a su vez, nombró a Jesús Carrasco Ruiz como jefe de la policía de Ahome para que com- batiera a las células contrarias al Cártel de Sinaloa. Supuestamente lo ayudó el co- mandante Gerardo Amarillas, quien rele- vó a Carrasco la semana antepasada. En el video se expone un audio en el que hablan el procurador Marco Antonio Higuera Gómez y el gobernador. La charla se da después de un ataque a Carrasco el 9 de mayo,por la carretera internacional Mé- xico 15.Ahí murieron dos policías y tres de- lincuentes, y fueron asegurados vehículos blindados –entre ellos un camión de 15 to- neladas–, pistolas y fusiles AK-47 y Barrett. En la grabación,la voz de Malova le orde- na al procurador que, “buscando provocar un enfrentamiento y un conflicto, se lleven amarrados a unos 20 policías de Guasave a la declaración… amarrados, ¿eh?” –Sí, señor –le responde la voz del procurador. En otra conversación –la misma ma- ñana en que ocurrió el ataque a Carrasco– Malova le ordena al jefe de la Policía Mi- nisterial, Aguilar Íñiguez, que no entregue al Ejército las camionetas blindadas que se aseguraron durante la emboscada y la persecución de los sicarios. Hay otra plática entre el jefe de la Poli- cía Ministerial y el procurador, donde és- te le ordena que dé a Carrasco uno de los rifles Barrett que fue asegurado en la mis- ma balacera. En la cuarta comunicación, presunta- mente entre Carrasco y un narcomenudis- ta, el jefe policiaco le pide que le pague por adelantado su cuota porque va a salir de viaje y que le ayude a buscar a otros pucha- dores para que se pongan a su servicio. En otro audio se supone que el co- mandante Carrasco platica con un tirador de droga, al que le pide información sobre un tal Chito y un Rey, a los cuales quiere lo- calizar “para chingármelos”. En otro de los diálogos, quien se presu- me es el comandante de El Carrizo reco- noce que ha matado a 51 personas. Al final del video Armenta Espinoza di- ce que hace estas revelaciones “para que el gobierno federal mire lo que está pasan- do en Sinaloa y actúe”. Hace responsable al gobernador por lo que le pueda pasar a él y a su familia. Desconcierto en palacio La publicación del video provocó un shock en el gobierno estatal. La tarde del domin- go el gabinete de seguridad,asesores y fun- cionarios del área de comunicación se re- unieron para improvisar un paquete de medidas y minimizar los daños. No obstante, la misma tarde del do- mingo, los portales sinembargo.mx y el de la revista Proceso publicaron la noticia y enlazaron el video. Hicieron lo mismo otros medios estatales. En realidad el plan de contingencia mediática sólo les funcionó en Sinaloa, so- bre todo en noticiarios de radio y El Deba- te –el diario de mayor circulación–. En nin- guno de esos espacios se publicó la nota, aunque sí reprodujeron el posicionamien- to del gobierno ante tal “agresión”. A la medianoche del domingo el go- bierno envió a las redacciones un comu- nicado con ocho puntos. En el documento“el gobierno del estado hace un llamado a la sociedad sinaloense a no dejarse engañar por quienes desde la ile- galidad y el clandestinaje pretenden con- fundir a la ciudadanía con la producción de materiales sacados de contexto para tratar de generar descrédito a las acciones que es- te gobierno, a través de su gabinete de se- guridad, ha emprendido en contra de los grupos delictivos, que hoy no encuentran impunidad a sus actos ilegales”. Agrega que es evidente que el escolta fue torturado “y obligado a actuar de ma- nera lastimosa para preservar su vida”. Ríodoce solicitó a la PGJE los oficios a través de los cuales puso a disposición de la PGR las armas, cargadores, pertrechos y vehículos asegurados en el ataque del 9 de mayo contra el comandante Carrasco, pe- ro la información fue negada, “porque for- ma parte de una averiguación”, a pesar de que casi siempre hacen lo contrario. En una conferencia de prensa ofrecida el lunes 24, en el marco de una misa cele- brada por el Día del Agricultor, el goberna- dor reconoció que es su voz la que aparece en los audios. “Cada día hablo en diversos lugares y digo infinidad de cosas, y con la tecnología que hay manipularon las pala- bras y armaron el mensaje”, explicó. Malova negó conocer al Chapo o al Ma- yo. “Hasta donde sé, no creo que ese señor ocupe protección mía ni de nadie”. No quedó ahí: El martes 25 la PGJE pre- sentó una denuncia por espionaje y otros delitos ante la PGR. Como parte del paquete de contingen- cia, el gobierno estatal buscó el apoyo de partidos, Congreso y sector empresarial. El martes 25 aparecieron en los diarios lo- cales tres desplegados. Uno estaba firma- do por todos los partidos políticos, otro por las cámaras empresariales y confede- raciones agrícolas y uno más por los 18 al- caldes.Todos con el mismo discurso. Dicen los alcaldes: “Las autoridades municipales de Sinaloa refrendamos nues- tro total apoyo al C. gobernador Mario Ló- pez Valdez por su política de seguridad y decidido compromiso por reducir la inci- dencia delictiva, que sin duda ha permiti- do contrarrestar en forma sustancial he- chos delictivos de alto impacto en Sinaloa”. Las organizaciones del sector privado: “Reconocemos en la persona del goberna- dor del estado el esfuerzo que realiza para lograr la estabilidad que la población sina- loense demanda”. El del PRI, PRD, PAN, PVEM, MC, PT y Sinaloense: “Deseamos expresar a la so- ciedad nuestro respaldo unánime a las políticas públicas, acciones, programas y operativos de seguridad pública que se han venido desarrollando desde el Go- bierno del Estado en coordinación con el Ejército mexicano, Marina Armada de Mé- xico y las corporaciones federales”. La única voz discordante fue la del diputado local Manuel Cárdenas Fonseca, de Nueva Alianza, quien condenó el caos administrativo, la gran corrupción que im- pera en el estado y pidió que el video fuera analizado por una empresa extranjera, pa- ra establecer si las conversaciones expues- tas ahí fueron o no manipuladas. El gobernador y los militares Mario LópezValdez y el general Moisés Me- lo García llegaron al poder en Sinaloa casi al mismo tiempo. Moisés Melo asumió co- mo jefe de la Novena Zona Militar el 5 de diciembre de 2010 y Malova protestó para la gubernatura el 31 de diciembre del mis- mo año. Melo García llegó de la Decimosexta Zona Militar en Guanajuato, pero antes estuvo al frente de la Décima Zona en Du- rango. De ahí traía dos famas: una, que el respeto a los derechos humanos no era su prioridad. La otra, que le encantaban las relaciones públicas. Llegaron casi al mismo tiempo y logra- ron, como suele decir Malova por doquier, niveles de coordinación que no se habían registrado en Sinaloa entre el gobierno es- tatal y las fuerzas castrenses. NARCOTRÁFICO 1913 / 30 DE JUNIO DE 2013 13 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
  14. 14. No pasó mucho tiempo para que la fa- ma de general “duro” de Melo García se va- lidara en Sinaloa. El 14 de febrero de 2011 una jovencita, Leslie Abigail, de 17 años, recibió un tiro de G3 en la cabeza cuando soldados que realizaban un rondín por el fraccionamiento Nakayama, de Culiacán, dispararon contra una camioneta que al parecer no obedeció una orden de “alto”. Viajaban tres parejas, casi todos menores de edad. La joven fue trasladada por los propios militares al hospital del ISSSTE y después al Hospital Militar de la Ciudad de México, donde fue intervenida. Sobrevivió. Cada mes los mandos militares de la Tercera Región y de la Novena Zona se reúnen con el gabinete de seguridad del gobierno estatal y con los alcaldes de los municipios más acosados por la violencia para definir líneas de acción,aunque en los últimos meses el Ejército prefirió andar so- lo en los operativos. Esto fue motivado por el asesinato de dos militares por parte de la Policía Munici- pal de Mazatlán, durante una persecución, la madrugada del lunes 18 de marzo.La po- licía dijo que se había tratado de un enfren- tamiento, pero luego se estableció que les habían dado alcance y que, al tenerlos ro- deados, simplemente los ejecutaron. El jefe de la policía, Marco Antonio Me- drano, fue destituido y siete policías fue- ron detenidos. Las columnas de vigilancia se separa- ron. Por un lado las policías; por el otro, los militares. Y sólo confluyen en los en- frentamientos contra la delincuencia organizada. ¿Quién tiene a Frank? Desde el primer posicionamiento del go- bierno estatal éste da por descontado que el video y el secuestro del escolta es obra de “los grupos delictivos que hoy no en- cuentran impunidad a sus actos ilegales”. No hay, sin embargo, ningún elemento firme para concluir que la triada Beltrán- Zetas-Carrillo Fuentes está resquebraján- dose por las acciones del gobierno estatal. Nadie, además, ha reivindicado el hecho. Habrá que buscar más atrás. Las agre- siones contra el gobierno de Malova se ini- ciaron tres meses después de que empeza- ra su encargo.El primer ataque a las policías estatales ocurrió el 6 de marzo, cuando un grupo de sicarios asesinó a siete policías ministeriales durante el traslado de dos reos desde la ciudad de Los Mochis a Culia- cán, en las inmediaciones de Guasave. A partir de ahí, la guerra ha sido no sólo de muerte, sino también mediática. Al go- bierno le interesa que no haya duda de que las células de los hermanos Beltrán Leyva, presuntamente aliadas con Los Zetas y los Carrillo Fuentes, son las más violentas y que por esa razón deben ser exterminadas. A esos grupos les importa, sobre todo, di- fundir que el gobierno de Malova ha pac- tado una alianza con el Cártel de Sinaloa y que por ello los ataques son orientados só- lo hacia ellos. Su recurso más utilizado son las masacres de policías y los narcomensa- jes, a veces acompañados de cuerpos des- cuartizados, que han arrojado en las pro- pias escalinatas del Palacio de Gobierno. La madrugada del 15 de mayo de 2011 la Policía Ministerial detuvo en Los Mochis a uno de los cabecillas del Cártel de los Beltrán Leyva en la zona norte, Giovanni Lizárraga Ontiveros, el cual fue mostrado por la procuraduría estatal como un tro- feo de guerra. Contra lo que hizo tras el ataque al co- mandante Carrasco, la procuraduría dio a conocer incluso las declaraciones prelimi- nares del delincuente, donde ventilaba in- formación sobre la estructura criminal de su organización, incluidas redes de protec- ción policiaca que, con base en el cohecho, habían tejido en esa zona de la entidad. Las reacciones no se hicieron esperar. La mañana del 30 de mayo de 2011, auto- ridades de cuatro municipios –Culiacán, Guasave, Ahome y Sinaloa– reportaron el hallazgo de al menos 19 narcomantas, to- das con imputaciones directas al gober- nador López Valdez sobre una presunta alianza con Joaquín El Chapo Guzmán. Ninguno de los mensajes tenía la rúbri- ca de persona o grupo alguno, aunque las autoridades dijeron que se trató del Cártel de los Beltrán Leyva. Ese mismo lunes por la noche el cuerpo de un policía ministerial fue arrojado por el bulevar Pedro Infante, justo enfrente del edificio del Congreso estatal. La guerra mediática siguió. El viernes 3 de junio las manos y la cabeza de un hom- bre fueron dejadas durante la madrugada en las escalinatas de Palacio de Gobierno. Los restos humanos estaban a unos me- tros de la avenida Insurgentes. Al día siguiente aparecieron otras man- tas en Mazatlán,Culiacán y Guamúchil:“Ma- lova dales a conocer que fuiste con El Chapo Guzmán no es para que lo negaras eso”. El propio diputado Luis Antonio Cárde- nas Fonseca, exprocurador de Justicia en el sexenio de Jesús Aguilar Padilla, había declarado que, efectivamente, el gobierno de Malova combatía sólo a unos grupos de narcotraficantes, pero no a los otros. Que debía ser parejo. El acoso criminal no se detuvo. El 15 de julio de ese año, comandos de estos mis- mos grupos perpetraron dos ataques con- tra la policía, dejando como resultado 11 agentes muertos y cuatro lesionados. La segunda fue la peor emboscada contra los cuerpos policiacos de Sinaloa. El ataque, se dijo, iba dirigido contra Frank Córdova, secretario de Seguridad, quien de última hora decidió viajar en helicóp- tero. El Ejército le atribuyó la matanza a las células de Fausto Isidro Meza Flores, El Chapo Isidro. Al día siguiente aparecieron narcomantas acusando que el gobierno protegía al grupo del Chapo Guzmán. Ma- lova lo volvió a negar. Su reacción fue detener agrupaciones policiacas enteras. En Ahome, en noviem- bre de 2011, Malova detuvo a 32 policías municipales acusados de tener nexos con el narcotráfico, entre ellos al mayor Hora- cio de León Reyes –sobre quien Ríodoce ya había advertido que existían antecedentes delictivos desde que era militar activo. Lo mismo hizo con 20 policías de Guasave. Habría un ataque más directo. El 18 de enero de 2012, un par de gatilleros llega- ron en motocicleta a una de las sucursales de la ferretería Malova –propiedad del go- bernador– en Mazatlán y dispararon con- tra dos empleados e intentaron incendiar el negocio. Uno de los trabajadores murió. “Lo único que sé –dijo esa vez Malova– es que es producto de las acciones que ha tenido el gobierno de enfrentar a los delin- cuentes. Aun con estos riesgos no renun- ciaré al rol que tengo como gobernador.” Tufos de narco en la elección El municipio más azotado por la incidencia del narcotráfico en el marco de las eleccio- nes que se avecinan es precisamente don- de Malova nació: Sinaloa de Leyva, zona de influencia de El Chapo Isidro. Durante semanas los candidatos y ope- radores de la coalición Unidos Ganas Tú, donde confluyen PAN, PRD y PT, tuvieron que suspender las campañas porque fue- ron amenazados, su propaganda destroza- da y algunos hasta golpeados. Después de algunas consideraciones re- anudaron el sábado 22 sus labores de pro- selitismo, pero el lunes 24 uno de los coor- dinadores de ruta de la campaña, Eleazar Armenta Acuña, exfuncionario municipal y quien además era candidato suplente a re- gidor, apareció asesinado a balazos. Posteriormente, Esteban López Beltrán, candidato a la presidencia municipal y pri- mo hermano del gobernador, quiso renun- ciar pero le pidieron que no lo hiciera. En- tonces cerró su local de campaña, igual que Saúl Rubio Valenzuela, candidato a diputado por el Distrito V. No fue todo, el viernes 28 por la noche vencía el registro para que los partidos y coaliciones registraran funcionarios y re- presentantes de casillas ante el Consejo Municipal Electoral. Y la coalición Unidos Ganas Tú no registró a nadie porque no había condiciones para competir en equi- dad. Se espera que antes de la elección re- nuncien todos sus candidatos. NARCOTRÁFICO 14 1913 / 30 DE JUNIO DE 2013 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
  15. 15. 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
  16. 16. La abogada del general José de Jesús Gutiérrez Rebollo, Lilia Esther Priego, fue secuestrada por presuntos militares el miér- coles 19, horas antes de una entrevista pactada con este se- manario. Estuvo en cautiverio siete días durante los cuales fue ultrajada por sus captores, quienes le insistían en que se calla- ra, que dejara de defender al militar con el que estuvo casada y procreó tres hijos.“Sentí la muerte”,dice a Proceso.Dolida aun por los agravios,no ceja en su empeño por lograr que el general purgue el resto de su condena en su casa, pero todo indica que su lucha molesta a los altos círculos militares. OctavioGómez brutal El acoso 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
  17. 17. GLORIA LETICIA DÍAZ C on los ojos cubiertos y las ma- nos atadas al frente, Lilia Esther Priego fue obligada a permane- cer hincada con la frente apoya- da en una silla. En esa posición escuchó los sonidos de una cá- mara fotográfica. Abogada del general José de Jesús Gu- tiérrez Rebollo, de quien fue esposa, Lilia Esther se supo vulnerable. En sus 52 años –14 de ellos huyendo– fue la primera vez que, dice, sintió la muerte cerca. Huyó de México en marzo de 1997, tras ser in- volucrada en el Maxiproceso bajo los mis- mos cargos imputados a Gutiérrez Rebo- llo: Brindar protección al narcotraficante Amado Carrillo Fuentes. Las acusaciones provenían del tribu- nal civil y de instancias castrenses, aun- que ella no era militar. En 2011 regresó al país después de que en octubre de 2008 un juzgado de Distrito la exculpó de toda res- ponsabilidad por falta de elementos. El pasado miércoles 19 de junio fue privada de su libertad en un cajero au- tomático de Banamex en Insurgentes y la calle Margarita, a una cuadra del Eje 5 Sur, en la colonia DelValle. La abogada ha- bía concertado una entrevista con Proceso para ese día. El encuentro tuvo que pospo- nerse una semana. Según el general Gu- tiérrez Rebollo, cuenta ella misma, detrás de ese arresto está la mano del Ejército. La abogada, de 1.80 de estatura, fue abordada por dos hombres más altos que ella. Uno tenía el corte de cabello tipo mi- litar, aunque iba vestido de civil; el otro llevaba un pantalón de mezclilla y una su- dadera en la que al parecer ocultaba un arma de fuego. Sus captores cubrieron los ojos de la abogada con una franela, le taparon la ca- ra con una capucha, ataron sus manos con una cinta plástica corrediza, similar a las que utiliza el Ejército en los asegura- mientos, y la subieron a un automóvil Ca- maro. Dentro del vehículo fue golpeada en brazos y espalda. Siete días después, du- rante la entrevista, su cuerpo aún mues- tra las huellas del maltrato. “Todo el tiempo me dijeron: ‘Te crees muy chingona, ¿verdad?; te crees muy ver- ga. Ya deja de andar de pinche chismosa. Aquí ya valiste madre, ahora sí te chingas- te. Dile a ese cabrón pelón que te diga la verdad, por qué pasaron las cosas. Estás caminando por arenas movedizas y no te das cuenta’. “Ellos sabían de mi vida. Me decían: ‘¿A qué regresaste? Ese hijo de la chingada mejor que se muera’. Me pidieron incluso no decir nada ‘al patrón’”. Lilia Esther sos- pecha que se referían al titular de la Se- cretaría de la Defensa Nacional, el general Salvador Cienfuegos Zepeda. Admite que ha buscado a Cienfue- gos Zepeda, como lo hizo en su momento con su antecesor, Guillermo Galván Gal- ván, para pedir atención médica adecua- da para el general Gutiérrez Rebollo. Mien- tras era vejada en el auto se preguntaba qué buscaban esos hombres de ella: “Han destrozado la vida del general, se está mu- riendo, mi familia está desintegrada; no tengo dinero, la PGR tiene mis bienes ase- gurados a pesar de que un juzgado fede- ral dice que soy inocente. ¿Qué quieren de mí? Yo no sé nada”. Después de varias horas de pasear- la en el Camaro, sus captores la entrega- ron a otros hombres, quienes la llevaron a un espacio cerrado, al parecer una bodega con techo de lámina. Se dio cuenta de ello porque esa noche llovió: “Por debajo del vendaje pude ver a uno de ellos cuando se calzaba zapatos negros de charol, como los que usan los militares de rango”. Esos hombres la vejaron aún más: la obligaron a permanecer de rodillas al me- nos 48 horas y le tomaron fotografías; tam- bién le golpearon los oídos y otras partes del cuerpo con una manopla cubierta con tela y le impidieron ir al baño. “A lo lejos –relata–, sólo escuchaba los ladridos de los perros, y en la mañana al canto de gallos y guajolotes. Nunca escuché la llegada del auto en el que me sacaron de ahí”. El viernes 21 le quitaron la cinta corre- diza de las manos y las ataron con cinta industrial. Sus ojos continuaron cubier- tos, incluso cuando la subieron al vehícu- lo y, tras pasearla, la dejaron sentada en una banqueta. Supo que estaba en Puebla. Entre sollozos narra a la reportera que abordó un taxi a la terminal de autobuses y se vino al Distrito Federal, al tiempo que muestra el boleto de autobús que abordó a las 17:07 horas. El acoso “Después de estar 14 años fuera de México y a cinco de que fui exonerada por un juez creí que lo que me unía de manera per- ArchivoProceso El general. En fase terminal NARCOTRÁFICO 1913 / 30 DE JUNIO DE 2013 17 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
  18. 18. sonal con Gutiérrez ya estaba muer- to y enterrado, pues ahora soy sólo su abogada… Y mira lo que me pasa cuando me voy a entrevistar con us- tedes”, dice Lilia Esther a la reportera. Cojea, se le dificulta mantener la espalda erguida. Su cuerpo y su men- te sufren las huellas de la tortura. Y aun cuando trata de contenerse, algu- na palabra o detalle detona el llanto. “No tengo los pelos de la burra pe- ro sé que esto viene del Ejército. Ya estaba planeado desde hace tiempo, pero lo aceleraron cuando se entera- ron de que iba tener una entrevista con Proceso. Manifestaron su moles- tia luego de que acompañé a mi hijo a dar una entrevista a Carmen Ariste- gui, el 29 de mayo de 2012. Después de eso comenzaron las llamadas amena- zantes; mi hijo recibió incluso una co- rona de muerto”, comenta. Lilia Esther,por su parte,sostuvo la versión de que el encarcelamiento del general Gutiérrez Rebollo fue produc- to de una venganza del entonces secreta- rio de la Defensa, general Enrique Cervan- tes Aguirre, en represalia por investigar los vínculos de los hermanos Amezcua Con- treras con la familia del presidente Ernesto Zedillo, argumentos similares a los que el propio Gutiérrez Rebollo expuso en entre- vista a Julio Scherer García en su libro Máxi- ma seguridad. Almoloya y Puente Grande. De un encuentro informal de Li- lia Esther con el fundador de la revista Proceso, el pasado jueves 13 surgió la pro- puesta de hacer una entrevista, lo que ella aceptó. Esa tarde recibió la primera adver- tencia. Mientras se dirigía a un restauran- te al encuentro de su hijo César, tropezó con un hombre que la insultó. “Me empezó a gritonear, a decirme que me callara el hocico. Quise contestarle pe- ro se fue. Pensé que era un borracho imper- tinente que me había confundido”, cuenta. El lunes 17, agrega, don Julio la buscó telefónicamente para comentarle que la entrevista había sido asignada por el jefe de información a esta reportera. Ese mis- mo día, al salir del Campo Militar Núme- ro Uno luego de una diligencia, su hijo, el abogado César Gutiérrez Priego, recibió un mensaje amenazador: “Se le cerró un ca- rro blanco y uno de los hombres que iban a bordo le grito: ‘Dile a tu pinche madre que deje de estar chingando, que no dé entrevistas a esa pinche revista’. “Yo hablé con Scherer el martes 18 pa- ra contarle el suceso. Él dijo estar conven- cido de que nuestros teléfonos estaban intervenidos. Me preguntó si quería conti- nuar con la entrevista. Le dije que sí.” El miércoles 19 la reportera acudió a la cita fijada a las cinco de la tarde en la ofi- cina de la abogada. Gutiérrez Priego dijo que su madre no le contestaba las llama- das desde la mañana. También le comen- tó que el vigilante del edificio donde vive no la había visto desde que salió a hacer ejercicio. Los nuevos litigios El lunes 24 Lilia Esther se puso en contac- to con la reportera para la entrevista, que se realizó el miércoles 26. Al término del encuentro regresó a su despacho y reci- bió una llamada para advertirle que le se- guían los pasos. El jueves 27 Lilia Esther acudió al Hos- pital Central Militar, donde está confina- do el general Gutiérrez Rebollo desde abril de 2011. Le contó lo que le había ocurri- do. “Quería que me explicara qué me ha- bía ocultado, saber quién estaba detrás de todo, y que él me respondiera por qué me habían dejado en Puebla”. Por el modus operandi, por los mensajes transmitidos mientras la torturaron y por la impunidad con la cual se movieron en- tre el Distrito Federal y Puebla, los únicos interesados en lastimarlos a ambos “segu- ramente provenían del medio militar”, le dijo el general. Según el razonamiento del militar con- denado a 40 años de prisión por delin- cuencia organizada y delitos contra la sa- lud –apunta Lilia Esther–, en las cloacas del Ejército hay personal en activo que “tiene miedo de que Gutiérrez Rebollo hable, si llegamos a ganar el recurso legal para que, debido a su edad,purgue el resto de su sen- tencia en casa. Quieren amedrentarme pa- ra que lo abandone a su suerte y restarle el apoyo, pues sólo mis tres hijos y yo somos quienes lo visitamos”. En su conversación con el general Gu- tiérrez Rebollo, dice, éste no le dio ma- yor información. Por lo que ella infie- re que su secuestro “es un mensaje al general: si habla, van a tomar vengan- za en el punto más vulnerable”. Y sobre la razón de que la hayan dejado en Puebla, el exzar antidrogas le dijo a Lilia Esther: “Lo único que sé de Puebla es que ahí nació Cervantes Aguirre, aunque no vive ahí.Yo no ten- go enemigos en ese estado ni detuve a algún narcotraficante poblano”. Lilia Esther y su hijo César man- tienen una batalla legal para que el general Gutiérrez Rebollo cumpla su sentencia en su domicilio, luego de que en abril de 2011 lograron trasla- darlo del Cefereso del Rincón, en Na- yarit, al Hospital Central Militar, gra- cias a la intervención del general Mario Arturo Acosta Chaparro “y un periodista muy famoso que me pro- hibió que lo mencionara”, dice la abo- gada. Ella huyó del país en 1997 a causa del Maxiproceso, expediente en el que, asegura, aparece la firma de Marisela Mo- rales, quien fungía entonces como Minis- terio Público: “Salí de México en la cajuela de un carro y anduve como judío erran- te, apoyada por organizaciones cristianas que me conocían y sabían que era inocen- te. Estuve en República Dominicana, Hai- tí, España y Estados Unidos. Hice de todo, menos prostituirme, hasta que alguien me dijo que podía revalidar mis estudios. Me titulé como abogada desde los noven- ta, hice una maestría en educación y era maestra en el Distrito Escolar de Hous- ton; debo confesar que tomé otras iden- tidades”. En 2008 ganó un amparo que la excul- pó de responsabilidades en el Maxiproceso. Regresó a México tres años después, cuan- do se enteró de que era abuela.Acudió a la prisión de mediana seguridad de Nayarit a ver al general Gutiérrez Rebollo, el padre de sus tres hijos. En abril de ese año, Gutiérrez Rebo- llo recuperó su grado de militar: “El juez ponente del tribunal colegiado –explica la entrevistada– concluyó que no había pruebas de que el general haya cometido los delitos que le imputan mientras fue je- fe de la Novena Zona Militar con sede en Culiacán, Sinaloa, por lo que debía otor- garse el amparo liso y llano. “Sin embargo, los otros dos jueces vo- taron en contra y consideraron que los de- litos los cometió en los 56 días que estu- vo como zar antidrogas –fue nombrado en diciembre de 1996–; incluso lo llevaron a Washington, en donde presumieron que era el mejor para la lucha antinarco y de repente, en 56 días, dicen que es el peor ciudadano del mundo y lo acusan de estar coludido con el narcotráfico.” La última vez que Lilia Esther vio a Gu- APphoto/AlmandoGonzález Gutiérrez Rebollo. Bajo acecho 18 1913 / 30 DE JUNIO DE 2013 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
  19. 19. tiérrez Rebollo, recuerda, fue con su unifor- me militar, orgulloso de su origen. Cuando regresó a México buscó al padre de sus hi- jos y fue al penal federal de Nayarit. “En Nayarit (el general) no tenía aten- ción, se les desmayaba constantemen- te. Una vez la directora (María Mayela Al- monte Solís) lo llevó personalmente al hospital general militar de Guadalajara; no lo recibieron, aunque tenía derecho. En 2008 le regresaron su grado de general.” La abogada y su hijo lograron el tras- lado de Gutiérrez Rebollo. Los de la Pro- curaduría General de Justicia Militar le advirtieron que si se atrevía a dar confe- rencias de prensa regresaban al general al penal de Nayarit. Todos los días lo ator- mentan diciéndole que a lo mejor lo cam- bian de piso; que ya no va a recibir aten- ción especializada. Gutiérrez Rebollo padece diabetes tipo dos, así como cáncer terminal en prósta- ta, estómago y huesos, además de fibro- sis, enfisema pulmonar y gastritis crónica. Fue tratado por cataratas, hipotiroidismo, anemia crónica, tiene un marcapasos que debió habérsele cambiado hace dos años, un respirador artificial y con frecuencia se somete a diálisis. En espera de que se resuelva la peti- ción para solicitar el traslado a su casa, Li- lia Esther comenta que el general también está luchando por recuperar tres propie- dades y más de 8 millones de pesos que le aseguró la PGR durante su captura. Ella tiene derecho a recuperarlos desde 2008, tras ganar un amparo que la libraba de responsabilidades en el Maxiproceso. Hace poco Lilia Esther ganó otra senten- cia judicial en la cual el Juzgado Sexto de Distrito instruyó a la PGR, encabezada por Jesús Murillo Karam, a entregar las propie- dades de la abogada (resolución 516/2013). La dependencia se niega a atender los reclamos. El pasado lunes 17 la PGR envió un informe al juez de Distrito en el cual argumenta que pese al ordenamiento ju- dicial, “no ha lugar a la devolución de los bienes asegurados afectados a la presente indagatoria por no haber acreditado su le- gal procedencia”. Lilia Esther interpuso otro litigio en el Distrito Federal contra el Frente Popular Francisco Villa Independiente, cuyos inte- grantes invadieron desde febrero de 2008 un terreno de 5 mil 600 metros cuadrados,en la delegaciónTláhuac, que le heredó su padre. Pese a que desde febrero de 2011 ga- nó un juicio y se libraron órdenes para desalojar y detener a los líderes precaris- tas –Raúl Trejo Pastrana y Agustín Gonzá- lez Cázares–, las autoridades capitalinas aún no ejecutan la orden. Cuenta la abogada: “Se me acercó el subsecretario de Gobierno (del Distrito Fe- deral), Juan José García Ochoa, y me dijo que podían comprarme el terreno –valuado en 22 millones de pesos–, pero que el Insti- tuto de la Vivienda (Invi) y el gobierno ca- pitalino sólo podían pagarme 10 millones; acepté y entregué documentación al Invi. El martes 25 el secretario de Seguri- dad Pública del Distrito Federal, Jesús Ro- dríguez Almeida, recibió una notificación de la juez 56 de lo Penal, Beatriz Moreno Cárdenas, para que ejecute el desalojo del terreno, advertido de que “en caso de in- cumplimiento se le impondrá una medi- da de apremio, consistente en un arresto por 36 horas”. Todo sigue igual Lilia Esther Priego se muestra decepcio- nada porque, dice, pensó que el país ha- bía avanzado. “He encontrado una cerra- zón incomprensible para acabar con el general Gutiérrez Rebollo y con nosotros. ¡El colmo!: vemos que se premia a quienes hicieron tanto daño, como Marisela Mora- les, nombrada cónsul en Milán”. A ella, apunta, el general le decía la traedora, “porque cuando estaban fabri- cando su averiguación previa ella se en- cargaba de traer el agua y el café”. La abogada se confiesa impotente. Le duele haber sido secuestrada, torturada y mancillada. Cuando intentó denunciar los hechos en la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), los agentes del Ministerio Público de la delegación Be- nito Juárez pusieron en duda su versión y se le negó la atención del médico le- gista. Sólo realizó los trámites de recu- peración de sus identificaciones, tarje- tas bancarias y chequera (AP FBJ/BJ-2/ T2/01231/13/06). En un segundo encuentro con la repor- tera, el viernes 28, la abogada comentó: “Apenas estoy llorando. No había podido hacerlo, apenas estoy cayendo en cuenta de que pudieron matarme y desaparecer- me, pero creo que su intención era preci- samente golpear mi integridad para que me desista de apoyar al general”. Mientras estuvo en Estados Unidos, di- ce, la DEA le ofreció protección a cambio de información. Y remata: “Amigos militares cercanos me preguntan qué busco, para qué ayudar a Gutiérrez Rebollo. Yo les digo: como ju- rista y como mujer que viví con él, sé que es una injusticia lo que le hicieron; estoy aquí por humanidad. Ese hombre se está muriendo; ya no le hace daño a nadie. Mis hijos y yo estamos convencidos de que só- lo lo sostiene la dignidad y la esperanza de morir en su casa”. NARCOTRÁFICO 1913 / 30 DE JUNIO DE 2013 19 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
  20. 20. 20 1913 / 30 DE JUNIO DE 2013 JENARO VILLAMIL A ve de tempestades, Ricardo Salinas Pliego y su compa- ñía estelar, Grupo Elektra, se encuentran en un complejo litigio contra la Bolsa Mexi- cana de Valores (BMV), a la que acusan de haber violado sus “de- rechos humanos” al hacer públicos en abril de 2012 los ajustes a la metodolo- gía del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) en el mercado bursátil nacional, lo que causó un desplome en el valor de las acciones de la empresa de elec- trodomésticos, la joya de la corona del empresario regiomontano. En respuesta, la BMV ha involu- crado al Poder Judicial capitalino y en especial a la juez sexto de lo Civil del Distrito Federal, Josefina Rosey Gonzá- lez, acusada penalmente por haber- le otorgado “ventajas indebidas” a la compañía del dueño de TV Azteca y, desde esta se- mana, por haber “dirigido o aconseja- do” a Grupo Elektra, lo cual significaría “una violación al deber de imparciali- dad que debió guardar”. No es la primera vez que Salinas Pliego se ve involucrado en un juicio contra autoridades bursátiles. En 2006 la Securities and Exchange Commission (SEC) de Estados Unidos multó al em- presario por no informar a sus inversio- nistas sobre operaciones en el mercado de valores de Codisco y Unefon, que le reportaron ganancias por 109 millones de dólares. También se ha enfrentado en tribu- nales al Grupo Carso,de Carlos Slim,por la disputa en el mercado de las teleco- municaciones, donde ahora es socio de su excompetidor, Grupo Televisa, en la compañía de telefonía móvil Iusacell. Apenas el año pasado TV Azteca se enfrentó con el Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadística (IBOPE), dedicado a entregar los índices de ra- ting, argumentando una presunta alte- ración en la base de datos. En julio de 2012 presentó una denuncia contra el IBOPE ante la Fiscalía de Delitos Financie- ros de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Fede- ral, acusándolo de “mani- a la o en ” de nes au- iera cia- ten- ble. Salinas Pliego, jugador bursátil “no confiable” MiguelDimayuga 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
  21. 21. CORRUPCIÓN 1913 / 30 DE JUNIO DE 2013 21 pular” los ratings y afectar así los ingresos publicitarios de los canales 7, 13 y 40, pro- piedad de Salinas Pliego. Ahora la cruzada de Grupo Elektra contra la BMV no es para menos. Entre 2012 y 2013 Salinas Pliego pasó de ser el segundo hombre más rico de México y el 37 del mundo en la lista de Forbes (la re- vista calculó en 2012 su fortuna en 17 mil 400 millones de dólares) a un distante lu- gar este año, al disminuir a 9.9 mil millo- nes de dólares su capital. La causa fue la caída de las acciones de Grupo Elektra, la compañía de electrodo- mésticos que se convirtió en “la fuente del despegue” de la fortuna de Salinas Pliego, según la propia Forbes. A raíz de que la BMV dio a conocer el 12 de abril de 2012 que las 35 empresas que forman parte del IPC deben tener un míni- mo de acciones flotantes de 12% de su capi- tal o el equivalente a 10 mil millones de pe- sos para ser consideradas, las acciones de Grupo Elektra cayeron 17.7%. En dos días el valor de esta compañía disminuyó 7 mil mi- llones de dólares, según el cálculo de ana- listas bursátiles citados por The Economist. El 25 de abril de 2012 ese semanario publicó un análisis especial del caso,titulado Electric shock. Explicó que la disminución de estas acciones fue el resultado de que alrededor de la quinta parte de su valor estaba atado a un derivado de una transacción llamada equity swap. The Economist recordó que Salinas Pliego no es un empresario confiable en el mundo bursátil. En 2006 pagó una millonaria mul- ta por presunto fraude contra la SEC, el or- ganismo regulador bursátil de Estados Uni- dos, en el caso de Codisco-Unefon. El encarecimiento artificial durante 2011 y 2012 de las acciones de Grupo Elek- tra fue detectado también por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), or- ganismo encargado de vigilar a las em- presas que cotizan en bolsa, y por el Ín- dice Morgan Stanley Capital International (IMSCI), uno de los proveedores de índices más importantes del mundo. El IMSCI decidió eliminar a Elektra de su índice y la CNBV consideró, en reportes internos, que la compañía de Salinas Plie- go no era un jugador confiable pues ha- bía favorecido el encarecimiento artificial de sus acciones para obtener “una venta- ja indebida”. “Derechos humanos” El 3 de julio de 2012 Grupo Elektra promo- vió, a través del equipo de abogados coor- dinado por Gerardo Ramírez Ornelas, una demanda de juicio ordinario mercantil por daño patrimonial contra la BMV.Argu- mentó que el organismo privado violó sus “derechos humanos” al cambiar la meto- dología para el cálculo del IPC. Grupo Elektra le solicitó a la juez Ro- sey González que, como medida cautelar, ordenara la suspensión de la nueva meto- dología a favor sólo de la compañía de Ri- cardo Salinas Pliego. La juez le otorgó tal medida cautelar, generando un peque- ño escándalo entre los círculos bursátiles especializados. La BMV acató la disposición y no ha aplicado a Grupo Elektra los cambios en la metodología del IPC, a pesar de que las otras 34 grandes compañías que forman parte del índice han tenido que aceptarlos. En su mismo análisis de agosto de 2012, The Economist calificó como “una sentencia sorpresiva” la resolución de la juez de am- parar su decisión en la Convención Ameri- cana de los Derechos Humanos,que“gene- ralmente no se aplica para compañías” de las dimensiones de Grupo Elektra. Julio Zamora, especialista de Citigroup citado por The Economist, se preguntó: “¿Son las leyes en México aplicadas equi- tativamente, o pueden las compañías uti- lizar el sistema legal para seleccionar o es- coger qué leyes deben aplicárseles?”. Para distintos analistas consultados por Proceso lo que estaba en juego no eran derechos humanos de algún individuo, si- no el presunto daño mercantil contra una empresa. En paralelo, en agosto de 2012 Grupo Elektra interpuso una demanda por daño moral contra Luis Téllez, secretario de Co- municaciones y Transportes en el calde- ronismo y presidente de la BMV, alegando presuntas afectaciones a la reputación de la compañía en una entrevista que conce- dió a Joaquín López Dóriga el 16 de abril del mismo año. El juez 27 de lo civil en el Distrito Federal, Gilberto Ruiz Hernández, declaró procedente la demanda. Los abogados de la BMV recurrieron la sentencia por daño moral contra Téllez. En abril de este año, éste anunció que ape- lará el fallo del juez 27 de lo civil, que lo sentenció a pagar una indemnización por daño moral contra Grupo Elektra. Paradójicamente la Asamblea General Ordinaria de Accionistas de la BMV acordó ratificar a Téllez como consejero presiden- te y director general de la bolsa, en un claro espaldarazo al exsecretario de Energía ze- dillista frente al litigio con Salinas Pliego. Grupo Elektra presentó sin éxito dos denuncias de hechos ante la Procuraduría General de la República contra el director general de la BMV y el entonces presiden- te de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, que no prosperaron. “Sincronía” con la juez El litigio por presunta violación a los “de- rechos humanos” de Grupo Elektra se puede convertir en una caja de Pandora judicial. De acuerdo con el abogado Carlos Riquelme, quien lleva el caso por parte de la BMV, se podría confirmar el “contacto” o la “comunicación indebida” entre la juez Rosey y el Grupo Elektra. Rosey es una de las jueces más cerca- nas al magistrado Édgar Elías Azar, pre- sidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, a quien le gusta pre- sumir públicamente su buena relación con los dueños de las dos principales te- levisoras del país. Elías Azar no sólo ha festejado a sus magistrados en el Esta- dio Azteca de Televisa, también jugó un papel esencial en la detención de Paula Cussi, quien litigó con Emilio Azcárraga Jean la sexta parte del legado de Emilio Azcárraga Milmo. La BMV contrató al despacho Carran- cá,Araujo,Acosta y Riquelme, encabezado por Agustín Acosta Azcón –el mismo que defendió a Florence Cassez y logró su li- beración por violaciones al debido proce- so–, para denunciar penalmente a la juez Rosey por concederle una “ventaja indebi- da”a Grupo Elektra, toda vez que el asunto es competencia del fuero federal y la me- dida cautelar otorgada –eximir a Elektra del uso de la metodología del IPC– “no tie- ne fundamento en precepto legal”, según consta en la demanda. La juez contestó a la demanda penal in- terpuesta ante el Ministerio Público Federal y exhibió en su respuesta un escrito que re- sultó ser idéntico en tres párrafos al del am- paro interpuesto por Grupo Elektra ante el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Fe- deral contra la resolución de turnar el caso a tribunales federales, el 13 de mayo de 2013. Como si se tratara de un copy-paste, tanto la juez como Grupo Elektra usaron las mismas palabras para justificar cómo debe tomarse en cuenta el IPC de la BMV. Los tres párrafos idénticos dicen: “En otras palabras, debe decirse que el IPC no es más que un termómetro del BenjamínFlores Téllez. Demandado 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
  22. 22. 22 1913 / 30 DE JUNIO DE 2013 mercado bursátil, esto es, un simple indi- cador del dinamismo del que participa la actividad bursátil nacional, pero ajeno a los servicios de intermediación financie- ra, es decir, jamás pone en contacto oferta y demanda de valores centralizando pos- turas… Su único fin es permitir a los in- termediarios y gran público inversionista leer la actividad del mercado bursátil. “De acuerdo con el libro Para Entender la Bolsa, Financiamiento e Inversión en el Mer- cado de Valores del maestro Arturo Rueda, el Índice Nacional de Precios y Cotizacio- nes refiere, a simple vista, un índice de precios o benchmark que es sólo una can- tidad, un parámetro que resume la activi- dad general del mercado accionario. “En ese tenor, pues, resulta claro que la emisión y el propio Índice de Precios y Co- tizaciones no constituyen en ningún mo- mento servicios de intermediación que pongan en contacto oferta y demanda de valores centralizando postura; la emisión del índice constituye simplemente una ac- tividad auxiliar realizada por un particular para poder ofrecer un parámetro de la ac- tividad del mercado bursátil; tan es así que el IPC no es el único existente, es un índice más emitido por un particular para ofrecer una lectura del panorama bursátil.” Así consta en la declaración de la juez, como en el amparo de Grupo Elektra inter- puesto por Ángel Fabricio Escalante Sán- chez, cuyas copias tiene Proceso. El pasado lunes 24 el abogado Ri- quelme Rodríguez, en representación de la BMV, interpuso una ampliación de la demanda ante la Dirección General de Asuntos Especiales de la PGR, argumen- tando que la juez “presumiblemente ha compartido información confidencial vinculada directamente con los hechos que se investigan. “Por el orden cronológico en que se presentaron la declaración de Josefina Ro- sey González y la demanda de amparo de Elektra puede inferirse una violación al deber de imparcialidad que debió guardar la indiciada. “La juez sexto de lo Civil en el Distrito Federal, Josefina Rosey González, proba- blemente ha dirigido o aconsejado a una persona jurídica que litiga ante ella; es de- cir, ha aconsejado a Elektra o compartido información confidencial sobre argumen- tos relacionados con los hechos del juicio ordinario mercantil 786/2012 y los de la presente indagatoria, al tiempo que dicha sociedad es parte actora en el juicio ordi- nario mercantil 786/2012 que se sigue an- te el órgano jurisdiccional a cargo de la in- diciada”, afirma Riquelme Rodríguez en la ampliación de la demanda. Por ley, Grupo Elektra no debe tener acceso a la demanda contra la juez y me- nos a la declaración de ésta en respues- ta a la denuncia por “ventaja indebida”. ALEJANDRO GUTIÉRREZ M ADRID.- Con una fortuna calculada en 9 mil 900 mi- llones de dólares, según la revista Forbes, Ricardo Sali- nas Pliego, presidente del Grupo Elektra y TV Azteca, es el cuarto hombre más rico de México. Hábil para los negocios, Salinas Plie- go también sabe aprovechar las oportu- nidades financieras y ayudar a los ami- gos cuando están en problemas. Así lo hizo en el caso de Francisco Hernando, el polémico constructor español conoci- do como Paco el Pocero, a quien le compró su megayate Clarena II, el barco de recreo más grande de España. La venta se realizó a través del broker Engel &VölkersYachting Madrid y, según confirmó la empresa en mayo de 2010, el comprador pagó 58 millones de eu- ros –unos mil millones de pesos–. La in- formación fue publicada por los diarios El Mundo y El País. El broker cobró 5% de comisión. Ese año Salinas Pliego, dueño también de Banco Azteca, tenía una fortuna de 10 mil millones de dólares y ocupaba el nú- mero 63 en la lista de los multimillonarios de la edición internacional de Forbes. Semanas después de aquella adquisi- ción, en julio de 2010, su nuevo dueño re- bautizó el yate. Decidió nombrarlo Azte- ca y entró al selecto club de los 100 barcos de recreo más grandes y lujosos del mun- do, al que pertenece también su compa- triota Emilio Azcárraga Jean, socio de Sa- linas Pliego en el mercado de la telefonía móvil (Iusacell) y presidente de Televisa. Al igual que Azcárraga, propietario del megayate TV (Proceso 1857), en ese club están otros magnates mexicanos, como su primo Alejandro Burillo Azcá- rraga, dueño del equipo de futbol Atlante y accionista de Telefónica México. Buri- llo es capitán del grupo Pegaso y posee el yate Pegaso, de 73 metros de eslora, por el cual pagó 80 millones de euros en 2011. En octubre de 2010, tres meses des- pués de la adquisición del yate, Sali- nas Pliego se apuntó un éxito más en sus negocios: consiguió un amparo pa- ra suspender la polémica Licitación 21 y detuvo la ofensiva del consorcio Nextel- Televisa para hacer uso de la frecuencia de 30 megahertz. Semanas más tarde la empresa de Azcárraga Jean adquirió 50% de la pro- piedad del Grupo Iusacell, que comparte 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2
  23. 23. CORRUPCIÓN 1913 / 30 DE JUNIO DE 2013 231913 / 30 DE JUNIO DE 2013 23 nos para construir a su capricho, al margen de las normas del ayuntamiento. El extravagante empresario inten- tó adquirir, sin éxito, el exclusivo puer- to Portals, en el municipio mallorquí Cal- viá, propiedad del magnate alemán Klaus Graf. Su propósito era construir un casino submarino y un hotel de lujo, según infor- mó la prensa española, en el mismo puer- to donde atracaba el Clarena II. Ante la imposibilidad de completar los 78 millones de euros por el lujoso ya- te –construido en el astillero italiano CRN (Construzioni e Reparazioni Navale), lí- der mundial en el ramo–, Paco el Pocero op- tó por vendérselo al empresario mexica- no, asumiendo la pérdida de 20 millones de euros. El Azteca tiene 72 metros de eslora –casi el doble del yate Fortuna, del rey Juan Carlos, al que el monarca acaba de renunciar,aque- jado por los escándalos, para ponerlo a dis- posición de Patrimonio Nacional–, 13 me- tros y medio de manga,tres metros y medio de calado; su peso es de mil 600 toneladas y alcanza una velocidad de 16.5 nudos. “Es el mayor construido hasta ahora por el astillero CRN y uno de los mayores jamás construidos en Italia”, publicó en con Salinas Pliego, su supuesto competi- dor de TV Azteca. El periodista Miguel Án- gel Granados Chapa destapó en diciembre de 2010 ese capítulo en el diario Reforma, lo que provocó una virulenta reacción de ambos consorcios de las telecomunicacio- nes contra el autor de la columna Plaza Pú- blica (Proceso 1825). La crisis Paco el Pocero sólo pudo disfrutar del su- peryate nueve meses. En septiembre de 2009, cuando recibió el barco del astillero, ya había estallado la ‘burbuja inmobilia- ria’ en España y el constructor se vio reba- sado por las deudas; también se malogró su proyecto de desarrollo urbano de 13 mil 500 viviendas en Seseña (Toledo), un pára- mo sin suministro de agua convertido hoy en una ciudad fantasma. Inmerso en la polémica, el constructor fue investigado por la Fiscalía Anticorrup- ción de España tras admitir que financió de manera ilegal algunas campañas políticas para, según él, “hacer que mis empresas funcionen”. También fue acusado por su- puestas amenazas a las autoridades loca- les que se negaron a reclasificar sus terre- agosto de 2011 la revista francesa Onboard, especializada en yates. De acuerdo con la clasificación de la fir- ma británica Lloyd’s Register of Shipping- AI, el Azteca navega con bandera de Mal- ta (Maltese Cross, MCA LY2 compliant), la pequeña isla mediterránea asociada al Commonwealth –la mancomunidad britá- nica de naciones– ubicada 80 kilómetros al sur de Sicilia. Otras publicaciones refieren que la bandera del Azteca es británica. Pese a sus extraordinarias dimensio- nes, el diseño exterior del barco, con su casco gris perla y una superestructura de aluminio blanco, tiene una estampa futu- rista y deportiva, mientras que sus inte- riores, diseñados por el gabinete italiano Nuvolari-Lenard, son de gran lujo y exqui- sitos acabados, destaca la revista Onboard. Nuvolari-Lenard es el mismo gabinete que se encargó del diseño del yate Seven Seas del cineasta Steven Spielberg. El Azteca, con capacidad para albergar 20 invitados VIP, cuenta con un beach club en la popa de 100 metros cuadrados, así co- mo con un helipuerto en el cual puede ate- rrizar un helicóptero de hasta tres tonela- das; también tiene una terraza de más de 100 metros cuadrados, seis suites de lujo Con su megayateen el Mediterráneo CORRUPCIÓN bermaxofotos.blogspot.com.es 5ec9d6b2feca2945c0f5a56d37298847270712cf65d644dc6d9fbdab07e4046e39aeb2

×