Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Adiós a todo aquello

106 views

Published on

Adiós a todo aquello

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Adiós a todo aquello

  1. 1.  PEDRO G. CUARTANGO TIEMPO RECOBRADO Adiós a todo aquello UNA de las cosas que nos dan la medida del cambio que se ha producido en nuestras vidas es la desaparición de los objetos cotidianos de nuestra juventud. La gente fumaba Celtas, las tiendas tenían máquinas registradoras, los hombres bebían Soberano, los Seat 600 circulaban por las calles, las televisiones eran en blanco y negro, los cines de barrio estaban llenos, el boxeo era un deporte popular, no existían los hipermercados y todavía se viajaba en locomotoras de vapor. Recuerdo que, cuando era pequeño, las mercancías se repartían en carros tirados por caballos y que la leche se compraba en las vaquerías. También me viene a la memoria cuando se instaló el primer semáforo en Miranda de Ebro hacia 1960, un hecho que conmocionó a toda la población y que fue interpretado como una entrada en la modernidad. En aquella época, había en mi pueblo media docena de televisores, entre ellos, un Marconi de mi padre, que acogía a sus vecinos y sus amigos cuando había partidos de fútbol o se retransmitían corridas de toros. Nunca olvidaré el alborozo que produjo el gol de Marcelino en la final contra Rusia en 1964. Parecía que la casa se iba a venir abajo. Entonces no existían las marcas. Sólo había un cognac, un chocolate, una cerveza y unas galletas. Y una sola cadena de televisión, en la que aparecía continuamente Franco inaugurando pantanos y viviendas sociales. Los seriales de radio hacían más llevaderas las tardes de invierno. Otra de las innovaciones que comenzaron a finales de los años 60 fue el concepto de weekend. Hasta esas fechas, se trabajaba los sábados, que eran días laborables y había que ir a la escuela. Yo salía corriendo a las siete de la tarde para ver la serie Viaje al fondo del mar con aquel fantástico submarino llamado Seaview en el que mandaba el almirante Nelson. La verdad es que ni siquiera sé por qué escribo sobre este mundo desaparecido, sobre cosas que sólo la gente de mi edad puede entender. Pero creo que es porque añoro aquella forma de vivir en la que la carencia de bienes materiales estaba compensada por la ilusión que nos producía cualquier nimiedad. Probablemente el recuerdo más feliz de mi infancia fue cuando mi padre me regaló una camiseta del Real Madrid y un balón de cuero, pintado de blanco, cuyo olor me sigue acompañando como si el tiempo se hubiera detenido. Jugábamos al fútbol sin parar durante cuatro o cinco horas, hasta que la luz se extinguía, en una era junto al Ebro. El equipo que perdía tenía que comprar una botella de gaseosa –que entonces costaba una peseta– al que ganaba. Siempre nos pegábamos por quedarnos con el cromo de un ciclista que había debajo del tapón.
  2. 2. No voy a decir que aquel mundo era mejor que éste. Eso sería una tontería. Pero era el mío, el de una generación que crecimos cuando España era una dictadura, estudiábamos con la enciclopedia Álvarez y las mujeres iban con velo y misal a la iglesia. Quizás la conciencia de nuestras limitaciones provocó el afán de superarlas, de leer, de viajar, de descubrir el cine o de ir a un concierto. En nuestra juventud todo eso tenía un valor, era un acto político. Hoy todo es puro espectáculo. De J. F. Kennedy hemos pasado a Trump. Me consuela, como escribió Saint Beuve, que que el único medio para vivir mucho tiempo es hacerse viejo

×