Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Caperucita Feroz y el Lobito Bueno

29 views

Published on

Para Laia con amor, inspirado en el cuento clásico de Caperucita pero desde un punto de vista muy chulo ;)

Published in: Art & Photos
  • Be the first to comment

Caperucita Feroz y el Lobito Bueno

  1. 1. Caperucita Feroz y el Lobito Bueno
  2. 2. Editado por eMe Comunicaci�n y Cuentos Diciembre 2017 Caperucita Feroz y El Lobito Bueno Adaptaci�n del cl�sico de Charles Perrault Adaptaci�n, ilustraci�n y maquetaci�n: Kris Varela Revisi�n: Mireia Corach�n
  3. 3. Caperucita Feroz y el Lobito Bueno
  4. 4. �rase una vez, una ni�a llamada Laia, aunque todo el mundo sol�a llamarla Caperucita Roja, ya que siempre se abrigaba con una capa de color rojo que le hab�a tejido su mam� Anna, para salir a pasear. Y como a casi todas las ni�as, a Laia le encantaba cantar, jugar con la plastilina, saltar en los charcos, y hacerse un mont�n de preguntas, de esas a las que los mayores casi nunca saben responder. Per a Laia amb estima. Una historia amb llobets bons i xiquetes valentes, perqu� no deixes de somniar e imagines m�ns del rev�s.
  5. 5. Una tarde de primavera, mam� Anna le dijo a Laia: - La abuelita Maril� te est� esperando para merendar en la casita del bosque. Ll�vale esta cesta con los dulces que prepar� ayer con tanto cari�o pap� �scar. - S�, mam�. - contest� Caperucita. - Pero por favor, ve por el camino y no a trav�s del bosque, he o�do que hay un lobo merodeando por ah� y podr�a ser muy peligroso. - �Peligroso? - pregunt� Laia - �Es que son malvados, los lobos? - �Por supuesto que son malvados, los lobos ! - exclam�Anna. - �Y por qu� son malvados, mam�? - Son malvados porque pueden devorarte de un s�lo bocado.
  6. 6. Y Laia se march� por el camino, pensando en que ella tambi�n pod�a devorar su pizza de un s�lo bocado y que eso no era maldad, si no hambre.
  7. 7. Al llegar al cruce de caminos, Caperucita se top� con un cazador. - Buenos d�as - salud� Laia. - Buenos d�as - repuso el cazador. - � Qu� es ese chisme que llevas en la mano? - pregunt� la ni�a intrigada. - Es mi escopeta - contest� orgulloso el cazador - �Voy a derribar al lobo de un s�lo disparo! - Y � por qu� quieres hacer algo tan horrible? - pregunt� con asombro la ni�a. - Porque quiero ser un h�roe - contest� el hombre. - �Vaya! - exclam� Caperucita - �Y yo que pensaba que los h�roes ayudaban a los dem�s y se esforzaban en cuidar en vez de destruir! Y Laia prosigui� su camino pateando las piedras malhumorada.
  8. 8. De pronto, un ruido de pisadas sobre las hojas secas, atrajo su mirada hacia el bosque. La curiosidad era tan fuerte que Caperucita, a sabiendas de que desobedec�a a su mam�, no pudo evitar adentrarse en la espesura y salirse del camino seguro. - �Hoooooolaaaa! - grit� Caperucita. Pero no obtuvo respuesta. - �Hoooooolaaaa! - insisti� - Soy Caperucita, no te tengo miedo, no me tengas miedo. - Hola - dijo una t�mida voz tras la maleza. Caperucita se volvi� hacia ella. - �Eres t� el temible lobo del que todos hablan? - le pregunt�. - Supongo que s�.... - dijo dudoso. - �Vaya! �No pareces tan temible! Ven, ac�rcate. - le propuso Laia. - Ser� mejor que te marches - advirti� el Lobo - dicen que podr�a devorarte de un s�lo bocado. Y es cierto. �Tengo tanta hambre! - Bueno, eso podemos solucionarlo: llevo en la cesta un mont�n de pasteles. Ven, ac�rcate y te dar� uno. - No puedo. Tambi�n dicen que los humanos podr�ais derribarme de un s�lo disparo. - �Vaya! �Parece que la gente dice muchas cosas! Tambi�n es cierto, s�, pero yo no llevo escopeta, s�lo ricos pasteles. Aunque si no me crees, te dir� lo que
  9. 9. vamos a hacer: dejar� un pastelito aqu� en el suelo y yo me quedar� muy quieta y callada. Caperucita coloc� un pastelito en el suelo, se tendi� sobre la hierba y sonri� amablemente. - No te muevas - dijo el Lobo- voy a acercarme muy despacio. La ni�a se qued� inm�vil y el animal sali� temeroso de entre la maleza.
  10. 10. Pasito a pasito, el Lobo lleg� hasta el dulce y, como era de esperar, lo devor� de un s�lo bocado. - Conf�o en ti - le dijo a la ni�a. - Entonces, seamos amigos - propuso Laia. - �Amigos? Nunca he tenido un amigo... �Qu� significa ser amigos? - Significa que yo conf�o en ti y tu conf�as en m�, que yo te cuido a ti y t� me cuidas a m�, que yo te quiero a ti y tu me quieres a m�. - explic� Laia. El Lobo la miraba con sus grandes ojos. - Ven hasta mi regazo y te lo mostrar� -a�adi� Laia. El animal se acerc� a la ni�a y �sta lo estrech� entre sus brazos. - Ahora lo entiendo - sonri� el Lobo - Me gusta que seamos amigos. - Yo soy Laia, pero si lo prefieres, tambi�n puedes llamarme Caperucita.
  11. 11. Como el Lobo segu�a hambriento, Laia le invit� a merendar a casa de la abuelita Marilu. - Hagamos una carrera - propuso �l. Y sali� disparado bosque a trav�s. Al llegar, llam� a la puerta y una voz le invit� a entrar: - Pasa cari�o, estoy en el comedor. Tal fue el susto que se llev� la abuela al ver asomar aquellas orejas peludas, que de un salto se meti� en el armario, y all� permaneci� en absoluto silencio. El animal, al no encontrar a nadie, y puesto que estaba muy cansado de tanto correr, decidi� esperar a Caperucita acurruc�ndose en la mullida cama. Poco despu�s lleg� la ni�a, encontrando la puerta abierta. - �Abuelita! �Ya estoy aqu�! - grit� al entrar. En el dormitorio vi� al Lobo arropado en la cama y brome�: - Abuelita, abuelita, �qu� ojos tan grandes tienes! - Son para verte mejor, Caperucita. - respondi� el Lobo. - Abuelita, abuelita, �qu� orejas tan grandes tienes! - Son para o�rte mejor, Caperucita. - Abuelita, abuelita, �qu� dientes tan grandes tienes!
  12. 12. - �Son para comerte mejor! - grit� el cazador, irrumpiendo en la estancia y apuntando al Lobo con su escopeta.
  13. 13. Caperucita se apresur� a proteger al Lobo interponi�ndose entre �ste y el cazador. - �Aparta, ni�a! �Ya es m�o! - grit� el hombre sin dejar de apuntar hacia ella. - Esa horrible cabeza peluda lucir� pronto en mi sal�n. De pronto, se oy� un golpe seco y el cazador se desplom� sobre la alfombra. - �Abuelita! - grit� Laia - �Buen golpe! - �Nadie entra en mi casa empu�ando un arma! �Habrase visto? �C�mo se atreve a amenazar a mi nieta? - refunfu�� la abuelita, blandiendo una sart�n en la mano. - �Le va a caer una buena! Ahora mismo llamo a la polic�a. No creo que volvamos a verlo por aqu� en mucho tiempo. Laia abraz� a su abuela. - Bien, y ahora todo el mundo a lavarse las manos y las patas que es hora de merendar.
  14. 14. Yalrededor de la mesa, todos comieron a dos carrillos los deliciosos dulces de pap� �scar. Aquel dia, los vecinos y vecinas del pueblo aprendieron una gran lecci�n. Desde entonces, cuidar�an a los animales del bosque con amor y respeto, as� como lo hacen los aut�nticos h�roes ...
  15. 15. ... y vieron felices para siempre.
  16. 16. Tlf. 659 388 524 emecomunicamos@gmail.com www.emecomunicacionyservicios.com eMe

×