Libertad En Mashiaj

741 views

Published on

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
741
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
23
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Libertad En Mashiaj

  1. 1. La Libertad en Cristo Página 1 de 4 La Libertad en Cristo Siempre que alguien trata de explicar al creyente que la Ley no ha sido abolida o cumplida por Cristo por nosotros oigo las mismas explicaciones erróneas tomadas fuera de contexto de la carta a los Gálatas del apóstol Pablo y no solo eso sino que hacen de Pablo una persona con mayor autoridad que Jesucristo. Todo esto se debe al adoctrinamiento que por siglos el cristiano ha recibido y por el sentimiento anti-judio que impera en diferentes niveles dentro del cristianismo. Al desconocer las raíces hebreas de nuestra fe los estudiosos llegan a conclusiones erradas que las transmiten a los demás y son aceptadas por la mayoría que ni siquiera estudia la Biblia pero lo aceptan por que viene de doctores en teología cristiana. Para empezar vemos las mismas palabras de nuestro Señor Jesucristo diciéndonos que el no vino a “desaparecer la Ley” sino a darle la explicación correcta: (Mateo 5:17 RV1960) No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. (Mateo 5:17 PDT) "No piensen que he venido para destruir la ley de Moisés o los libros de los profetas. No he venido para destruirlos, sino para darles completo significado. La pregunta que debemos hacernos todos es ¿por qué el Maestro Jesús de Nazaret tiene que explicar correctamente la Ley de Moisés o simplemente Ley que es lo mismo? La respuesta la vemos cuando Jesús habla con los fariseos y maestros de la Ley. Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas mandamientos de hombres. Porque dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres: los lavamientos de los jarros y de los vasos de beber; y hacéis otras muchas cosas semejantes. Les decía también: Bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición. (Marcos 7:7-9 RV1960) La razón por la cual Jesucristo tenía que explicarnos la Ley era porque esta era invalidada por las doctrinas y tradiciones de los hombres. Esto es a lo que el apóstol Pablo, discípulo del Maestro Jesús de Nazaret, quiere decir con la frase “obras de la Ley” o simplemente “obras”. Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. (Efesios 2:8-9 RV1960) sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado. (Gálatas 2:16 RV1960) 1
  2. 2. La Libertad en Cristo Página 2 de 4 Cambiando la frase “obras u obras de la ley” por ‘doctrinas y mandamientos de los hombres” entenderemos mejor estos pasajes. Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por “doctrinas y tradiciones de los hombres”, para que nadie se gloríe. (Efesios 2:8-9 RV1960) sabiendo que el hombre no es justificado por “doctrinas y tradiciones de los hombres” , sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las “doctrinas y tradiciones de los hombres” , por cuanto por las “doctrinas y tradiciones de los hombres” nadie será justificado. (Gálatas 2:16 RV1960) Sin embargo en el cristianismo nos enseñan que las “obras” son “cualquier esfuerzo humano por alcanzar el favor de Dios” lo cual no es lo que Pablo está diciendo a pesar de que si es cierto que el esfuerzo humano no puede alcanzar la misericordia de Dios. Por eso cuando vemos pasajes como en la carta de Santiago vemos una aparente contradicción. Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras. (Santiago 2:17-18 RV1960) Aquí las “obras” se refieren a los frutos de nuestra fe conocidos como los frutos del espíritu (amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, confianza) y no a los esfuerzos humanos por alcanzar el favor de Dios, ni mucho menos las doctrinas y tradiciones de los hombres. Si entendemos que las obras u obras de la Ley de las que habla el apóstol Pablo en la carta a los Efesios y en la carta a los Gálatas se refieren a las doctrinas y tradiciones de los hombres no habrá la aparente contradicción entre Efesios 2:8-9 y Santiago 2:17-18. Tanto nuestro Señor Jesucristo y el apóstol Pablo hablan de no invalidar los mandamientos de Dios por nuestras tradiciones y doctrinas. Y esta es nuestra libertad: que ya no tenemos que seguir las tradiciones y doctrinas (que invalidan la Ley de Dios) hechas por los hombres como lo hacían los fariseos y maestros de la Ley y obligaban a todos a obedecerlas, haciéndonos esclavos a ellas. Porque atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los hombres; pero ellos ni con un dedo quieren moverlas. (Mateo 23:4 RV1960) y esto a pesar de los falsos hermanos introducidos a escondidas, que entraban para espiar nuestra libertad que tenemos en Cristo Jesús, para reducirnos a esclavitud, (Gálatas 2:4 RV1960) Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. (Gálatas 5:1 RV1960) 2
  3. 3. La Libertad en Cristo Página 3 de 4 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga. (Mateo 11:29-30 RV1960) Las doctrinas y tradiciones hechas por los hombres son el yugo de esclavitud de la que nos están hablando nuestro Maestro Jesús de Nazaret y el apóstol Pablo. El descanso para nuestras almas se encuentra en la Ley de Dios: Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos. (Jeremías 6:16 RV1960) La Palabra de Dios no se contradice, Jesús dijo que lo que el decía no provenía de el sino del Padre. ¿Cómo es posible que entonces digamos que el Padre, quién es perfecto y sabe todas las cosas, se contradijese para darnos su Ley primeramente y luego decir que está anulada? Esta forma de pensar proviene de aquel que desconoce el contexto hebreo de las escrituras. La libertad se encuentra en la Ley de Dios y Jesucristo es el ejemplo y portador de ella. Guardaré tu ley siempre, Para siempre y eternamente. Y andaré en libertad, Porque busqué tus mandamientos. (Salmos 119:44-45 RV1960) Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad. (Juan 17:17 RV1960) La suma de tu palabra es verdad, Y eterno es todo juicio de tu justicia. (Salmos 119:160 RV1960) Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino. (Salmos 119:105 RV1960) Tu justicia es justicia eterna, Y tu ley la verdad. (Salmos 119:142 RV1960) Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz, Y camino de vida las reprensiones que te instruyen, (Proverbios 6:23 RV1960) 3
  4. 4. La Libertad en Cristo Página 4 de 4 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. (Juan 14:6 RV1960) Los pasajes anteriores demuestran la unidad de las escrituras, no hay contradicción. La verdadera libertad se encuentra en los mandamientos de Dios y Jesucristo es quien nos las enseña, por eso el es el Maestro. La Palabra de Dios permanece para siempre. La Ley no ha desparecido sino que la quieren desaparecer. En la carta a los romanos el apóstol Pablo habla de otra libertad de la cual Cristo nos hizo libres. Libres del pecado y la muerte. Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. (Romanos 8:1-2 RV1960) El pecado es definido como infracción a la ley: Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley. (1 Juan 3:4 RV1960) Cristo nos hizo libres de las doctrinas y tradiciones hechas por los hombres que invalidan la Ley de Dios, de las transgresiones a esta Ley y la muerte. En otras palabras, somos libres del dominio del pecado en nuestras vidas, somos libres del poder de la muerte en nosotros y libres de la autoridad y dominio de los hombres. Caminamos en verdadera libertad cuando guardamos la Ley de Dios y permanecemos en ella. Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. (Juan 8:31-32 RV1960) La Palabra de Dios, la Ley, es verdad y produce libertad a aquellos que la guardan. ¡Hallelu YaH! http://luzverdadera.blogspot.com 4

×