Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Cuento el Secreto de un río

520 views

Published on

La historia de un niño y de un tigre maravilloso

Published in: Entertainment & Humor
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Cuento el Secreto de un río

  1. 1. EL SECRETO DEL RÍO Lucía del Valle Morales
  2. 2. Hace tiempo, por la selva de Panzón en el país de Losco fluía un río llamado Viss, del que se rumoreaba que sus aguas eran sin duda las más ricas del mundo por su variedad de vida. En sus profundidades crecía una planta acuática de distintos colores, que ha sido la protagonista de muchas leyendas. El aire susurraba que era prodigiosa. Los tigres de la selva rugían que la planta escondía muchos secretos y los aldeanos que vivían a orillas del río exclamaban que era la fuente de vida de Viss. En esta aldea vivía un chico de nombre Xenón, rubio, de ojos azules que aburrido de la vida en ella marchó con Genay. Genay era una cría de tigre que encontró tumbada encima de una rama navegando por el río Viss y que cuidó a escondidas convirtiéndose en su mejor amigo. Era de noche y Xenón partió de casa con la balsa de su padre, cruzó con ella el río y juntos se adentraron en la selva: -¡Qué bonita es la selva! ¡ Creo que nos lo pasaremos muy bien aquí! ¿No te parece Genay?- exclamó el chico con entusiasmo. La noche iba oscureciendo la selva poco a poco y Xenón empezaba a sentirse cansado; por suerte halló en la lejanía una cueva cubierta de plantas trepadoras. No dudó en explorarla y dormir con Genay dentro de la gruta sin pensar qué animal podría vivir en ese oscuro lugar. Al amanecer el sol iluminó la cueva y Xenón se despertó sobresaltado al contemplar una tigresa blanca: -¿Estás bien? Anda levanta ¿Quieres tomar algo? – rugió amablemente la tigresa - Tu cara me suena a la del niño de la planta del Viss- continuó-. -¿La planta del río Viss? ¿No la conozco?-preguntó intrigado Xenón. -Si no la conoces, siéntate y escucha esta historia: -“Cuenta la leyenda que en una aldea, donde el río Des aportaba agua a sus fuentes, donde los pájaros cantaban y los animales se comunicaban libremente
  3. 3. con los humanos, vivía Rass, un chico similar a ti. Un buen día marchó con tres cántaros a recoger agua de la fuente del Bozal (llamada así porque poseía una forma similar a la del objeto), para terminar su tarea diaria. Al llenar de agua el primer cántaro, una luz que parecía salir de él exclamó con una dulce voz: -Sigue el curso del río Des-. -¿Quién es?- respondió el chico Una fuerte ráfaga de viento tiró el cántaro de Rass y lo arrojó hacia el río Des. Rass se zambulló en busca de su cántaro y al cogerlo encontró en las profundidades del río un ser similar a un pez híbrido de dragón, de distintos colores. Se encontraba rodeado de pequeños elfos y Secásomos (anfibios que siempre adquieren la forma de lo que más deseas). El chico atraído por su curiosidad buceó hacia ellos. Uno de los Secásomos le replicó: -El pez dragón te suplica que te dirijas a la Gruta de los Haded en busca del tigre blanco, el guardián de la semilla. La Gruta de los Haded es una cueva que guarda en su interior una semilla, que en determinadas fechas germinaría y daría lugar a algo maravilloso. Solo puede desarrollarse en las profundidades del río Dess y verdaderamente el tigre blanco es el único que te la puede entregar y para ello necesitamos una persona que se atreva a convencerle, pues es un poco fiero y no escucha con facilidad Rass decide ayudar. Deja los cántaros al cuidado de los Secásomos y de los elfos, que le prometieron ir llenándolos de agua mientras él se ocupaba de que la semilla fuera transportada al río : -Ten mucho cuidado al entrar en la Gruta de los Haded. El tigre blanco no es un ser malvado si no un buen defensor de la semilla y no la deja en manos de cualquiera- dice el dragón pez con decisión-. -Tendré cuidado, si es un buen defensor de la semilla caerá en la cuenta de que he sido enviado por vosotros para que pueda crear vida, ¿no? Seguro que puedo hacerlo, espero no meter la mano donde no debo- respondió Rass.
  4. 4. - Pero, espera chico, antes ten esto en cuenta, nunca le mires a los ojos, a ningún felino le mires así, para ellos significa venganza, mantente tranquilo dirigiendo la vista hacia los lados y escuchando con atención- le advirtió el pez dragón-. Rass marchó por el sendero pedregoso y limoso. No paraba de pensar en aquel magnífico tigre. Por suerte, una cachorra de jaguar, que se había escondido detrás de unos matorrales, avistó todo lo sucedido y no dudó en ayudar a Rass: -Qué haces por aquí, Rass-dijo la jaguar. -¿Cómo sabes mi nombre?, ¿por qué me sigues?- preguntó el chico. -Luego te lo cuento, solo quiero que aceptes lo que te voy a ofrecer. -¿Qué es?. -Dejarás que te acompañe, conozco muy bien a los tigres y te podría ayudar- ruge la cría de jaguar. - Si tanto insistes…-contesta Rass. -¡Bien! ¡Gracias!-grita la jaguar. Enseguida Rass vio en la lejanía la gruta y juntos entraron. Dentro había mucha humedad y hermosas estalactitas caían de las rocas del techo formando figuras sorprendentes. Un reloj de cuco azul, naranja y verde marcaba la hora en punto. Una manta de terciopelo cubría el frío suelo de la cueva y en una pequeña esquina se encontraba un mullido sofá de 9’5 metros que invitaba a acostarse. Se quedaron tan estupefactos con la decoración de la cueva que se olvidaron de su misión, pero una voz gruñona se lo recordó: -¡Que hacéis aquí! Soy el guardián de la semilla, quien te ha enviado a este lugar. -Vengo a decirte que la semilla está a punto de germinar y necesita vivir en las profundidades del Dess -contesta Rass. -Así que vienes a por ella, ¿no?-Dice el tigre blanco-. - Sí, la semilla dentro de la cueva ya no sirve para nada sin embargo si la llevamos al río Dess dará lugar a algo maravilloso que generará más vida en él,
  5. 5. piénsalo. En las profundidades del río se han agotado todas y si no hacemos uso de ella se extinguirá. -Un día jugando –les aclaró el tigre- me tropecé, caí al río y encontré al dragón pez quien me entregó esta semilla prodigiosa, que, según me dijo, tenía grandes poderes. Yo debía cuidarla y protegerla y así lo he hecho. Por haber aceptado esta misión él me otorgó el color blanco para diferenciarme del resto de tigres. Ahora veo que debía guardarla por si sucedía esta catástrofe, que todas se extinguieran del río. Así que te entregaré la semilla. Rass depositó la semilla en las profundidades del río con mucho cuidado y esta empezó a crecer y a crecer formando una planta de distintos colores que dio aún más vida, luz y color al río. Y por ello empezaron a llamarle Viss pues este nombre recuerda la palabra vida”. Con estas palabras la tigresa acabó su historia. Vio que Xenón y Genay escuchaban con mucha atención y les dijo: -Ya veis que la planta del Viss es muy valiosa. Ahora todos tenemos que cuidarla, nadie tiene que acercarse a ella para no dañarla. Como sucesora que soy del tigre blanco, os encomiendo la siguiente misión: regresad a la aldea y contad a todo el mundo esta historia para protegerla. Los amigos cumplieron la palabra de la tigresa. Todavía se rumorea por la selva de Panzón que la planta del Viss es mágica, el viento susurra que es prodigiosa, los tigres rugen que esconde muchas historias y los aldeanos que es la fuente de vida del Viss. FIN

×