Successfully reported this slideshow.

Adhesión a la apelación

5,324 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Adhesión a la apelación

  1. 1. HERRAMIENTAS PROCESALES EN DESUSO: El recurso de la Adhesión a laApelación Miller Gustavo Castro Lupa1Desde la entrada en vigencia del Código Procesal Civilsu crítica siempre hasidodivididaentre losabogados más entendidos en el derecho procesal, quienes hasta esemomento -de manera uniforme-clamaban una reformaurgente en el sistema;siendoconstructiva paraquieneselogiaban la inserción de un Título Preliminar con losprincipios rectores para su desarrolloque increíblemente no regulaba el derogado código deprocedimientos civiles,y porqueenlíneas generales, reconocían un proceso modernoconinstituciones novísimas[aparentemente más eficientes y eficacesenla consecución de losfines del proceso], marcando así una nueva era en el derecho procesal peruano -pasando delviejo procedimiento al nuevo proceso-; mientras que por otro lado, era indiferente paraquienes -limitados por el anterior código-solo se encargaban deexagerar sus defectos[tolerables por cierto al tratarse de un código recién nacido], manteniendo hasta nuestrosdías el grito de una nueva reforma, pues llegan algunos a calificarlo deinconstitucional.Sin embargo, luego de reconocer el significativo progreso que tuvo el país con la entrada envigencia del nuevo Código Procesal Civil, que valgan verdades no resulta ser tan nuevoalos diecinueve años desde su publicación en abril de 1993,con hidalguía para los seguidoresde este modelo, también reconocemos en él un código bastanteperfectible [como cualquierotro en legislaciones comparadas], pues si bien resulta ser un código modelono llega a sertampoco un canto a la perfección,ya que aunadolece dealgunas deficiencias quecada vez sehacen mas evidentes conforme madura la disciplina procesal, por lo que lejos deempeñarnos en cuestionar sus bondades-gritando la necesidad de otra reforma-, entendemosmejor colaborar con un estudio minucioso que aporte soluciones a sus defectos, que a suturnoimplica vacíos, ambigüedades, inconsistencias, contradicciones odesusos en susdiferentes instituciones, por lo que justamente mepermitoidentificar algunas deficienciasenmateria de recursos impugnatorios; institución procesal que juega un rol muy importante entodo proceso ya que permite cuestionarla falibilidad de los fallos judiciales [procurando una1 Abogado por la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad Católica de Santa María deArequipa 1
  2. 2. utópica perfección jurisdiccional];para estudiar las causas deldesuso masivodeherramientasprocesalestan importantes, como ocurre por ejemplo con el recurso de la adhesión a laapelación.Sobre lo dicho empiezo por plantear algunas ideassueltas como;i) la mayoría de abogadosconocede los recursos impugnatorios dereposición, apelación, casaciónyqueja, por lo quesuejercicio no conlleva mayor complicación; yii)la mayoría de abogados desconoce delrecurso de la adhesión a la apelación, por lo que no tiene una debida aplicación práctica, ysi la tuviera, en su mayoría esequívoca. Siendo nuestro tema de fondo la segunda de ellasque refiere el desuso del recurso de la adhesión a la apelación,tomaré mayor atención endesarrollar sus causas -queconforme lo expuse en su enunciado-desde ya atribuyolaprincipal al desconocimiento.Para entender mejor esto, empecemos por reconocer que nadie suele utilizarunaherramienta que no conoce, pues el conocimiento es la base fundamental de todo ejercicioque proporcionalaslíneas directrices dentro de las cuales debe entenderse dicha actividad,V.gr.si no seconducir un automóvil,es inútil que tenga guardado un moderno BMW, amenos que empiece por estudiar un manual de manejo o en todo caso contrate un profesorpara que me enseñe su aplicación práctica. Pues lo mismo ocurre con el recurso de laadhesión a la apelación, ya que también es una herramienta procesal que los abogados noutilizan por desconocimiento, con la diferencia de que su aprendizaje se complica un pocomas porque su propio manual -llamado Código Procesal Civil-, resulta siendo deficiente[sumario, débil y contradictorio], ya que no brinda las líneas directrices mínimas paracomprender su aplicación practica,por lo que consecuentemente tampoco hay muchosprofesores que se atrevan aenseñarlo; me refiero a la ley en el primer caso, y ala doctrina ojurisprudencia en el segundo.Dentro de este contexto corroboremos si lo dicho sobre las deficiencias en este “manual” escorrecto, el Código Procesal Civildentro de su sección tercera denominada ActividadProcesal, Título XII, regula los recursos impugnatorios de reposición, apelación, casación,queja;y claro,también de la adhesión a la apelación [sino como el autor justificaríael temade su trabajo];sin embargo,lo hace de una manera tan desafortunadaque su inclusión en elcódigomas parece un plagio torpe del legislador que producto de su voluntad legislativa, y 2
  3. 3. es que para muchos no pasa desapercibido que sean solo cuatro artículos que alumbren suexistencia,constituyendotodo nuestro manual respecto de tan compleja herramienta; merefiero a los artículos 367, 370, 373 y 376del CPC,que señalan: La apelación o adhesión que no acompañe el recibo de la tasa serán declaradas inadmisibles. [Art. 376°] El Juez superior no puede modificar la impugnada en perjuicio del apelante, salvo que la otra parte también haya apelado o se haya adherido.El desistimiento de la apelación no afecta a la adhesión. [Art. 370°] Al contestar el traslado de la apelación de la sentencia, la otra parte podrá adherirse al recurso fundamentando sus agravios. [Art. 373°] El plazo para apelar de un auto con efecto suspensivo es de tres días, este plazo también es para adherirse. [Art. 376°]Pues bien, hasta el momento creo quedebemos tener algunas ideas bastanteclaras, que entodo caso resumo y encadeno de la siguiente manera:el Código Procesal Civil es un códigomodelo pero que aún adolece deficiencias, siendo una de ellas la sumaria, débil ycontradictoriaregulación del recurso de la adhesión a la apelación,lo que provoca sudesconocimiento por parte de los abogados, para quienes finalmente importaundesusomanifiestoen su ejercicio profesional.Siendo esto así, estoy seguro que coincidoconla mayoría de lectores en identificar como eslabón clavea la sumaria, débil ycontradictoria regulación que contiene nuestro código procesal, ya que justamente es ellolo que dificulta entender por ejemplo cual es su naturaleza jurídica, sus requisitos deprocedencia y admisibilidad, su calidad principal o accesoria, su relación con la autoridadde la cosa juzgada, su relación con el quiebre deprincipios impugnatorios, su procedenciasegún la vía procedimental,entre otras calidades y caracteres, que permitan su correctaaplicación práctica.Entonces, creo quees momento deanotarun punto aparte y comenzar con el desarrollo denuestro tema de fondo -quecomo yalo tenemos dicho-parece estar bien desatendido porparte de nuestros legisladores, me refiero alrecurso de la adhesión a la apelación, demodoque el presente trabajo constituya un pequeño aporte para el uso de esta herramientaprocesal, aun incluso por quienesrecién hayanadvertido su existencia con esta lectura. 3
  4. 4. La adhesión a la apelación es un recurso impugnatorioque –al igual que laapelación-permitecuestionar o refutar una resolución judicial que aparentemente contiene un error[de hecho ode derecho]o si no un vicio procesal, a efecto de lograr que el ad quem revoque o anule,total o parcialmentela decisión dictada por el a quo; sin embargo posee algunaspeculiaridades sui generisrespecto de su procedencia y admisibilidad que la encierran en unterreno especial dentro de la actividad procesal, y una de ellas esla posibilidad de usarlaúnicamente cuando nos encontremos frente a resolucionesinfra petita, de contenidoparcial que no satisface a ninguna de las partes y que por lo general utiliza la fórmula<fundada en parte>. V.gr. tenemos aquella resolución que ordena pagar 200, cuando eldemandante pretendía300,y el demandado solo reconocía100.No debemos olvidar queestedisfavor debe ser igualmente perjudicial para ambas partes,y cuando digo igualmenteno me refiero en estricto al quantum de lo discutido [perdido o ganado], sino mas bien alinterés para impugnar de ella, de modo que ambas se hallen habilitadas para hacerloconjunta o indistintamente.Ahora, muchos se preguntaran como así puede interesar este recurso sobre las resolucionesinfra petita-quesonel pan de cada día en el ejercicio judicial-, si no es cosa de otro mundosaber que frente a estas situaciones -conel descontento del cliente- debe interponersemecánicamente el recurso de apelación,tanto o poco discutidocomo quien sacael balón demediocampo luego de anotado un gol. Lo que sucede es lo siguiente, lamentablemente lamayoría de abogados litigantes entiende que la nobleza de su profesión radica en patrocinary ganar juicios con sus clientes,haciéndoles creer que la ley de la vida supone que todapersona nace, crece, se reproduce, litiga y muere; mas no así enresolverconflictosinterpersonales procurando la paz social en justicia2 [cuandomodestamentecreo que es al revés], y es que no siempre gana la parte que consigue unasentencia fundada o infundada en todos sus extremos, porque puede darse el caso que -aunteniendo un fallo desfavorable- resulte mas ventajoso consentirlo que impugnarlo, puesnada asegura que las ventajas que podamos lograr con el segundo compense siquiera sucosto;por lo que entonces,siempre dependerádelanálisis costo beneficioque realice cadaabogado, quien-franqueándose con su cliente- debe exponerlo así, precisándolelas ventajasy susprobabilidades en función ala suficiencia impugnatoria de sus argumentos.2 Finalidad abstracta del proceso civil según el Art. III del Título Preliminar del Código Procesal Civil. 4
  5. 5. Pues bien, con un panorama bastante claro hasta el momento, pasamos a revisar el tema deluso indefectible dela apelación ante una resolución adversa, pues nos llevará justamente aidentificar un segundo caracter dela adhesión, su naturaleza accesoria, pero antes de ellodebemos dejar sentadas algunas ideas como: i)los medios impugnatorios son herramientasprocesales que la ley concede al justiciable, para que pueda hacer uso de ellos cuandoresulte agraviado con un acto procesal, subrayando la palabra “pueda” porque ciertamenteconstituye una potestad concedida por el derecho que en ningún caso lasobliga;yii)suponiendo que la suma del costo de la apelación [tasa, honorarios, tiempo eincertidumbre] sea mayor que el beneficio,una solución ética por parte del abogadoseráexponerlo así a sucliente recomendándole consentirel fallo para olvidarse del problema, yaque puede ser lo mas justo para todos, siempre en el entendido, que lo justo no esnecesariamente dar a cada quien lo que le corresponde, sino mas bienevitar otros pleitos almomento de resolver uno–procurando lapaz social-, de tal manera que si alguna de laspartes recibe más o menos de lo que le corresponde pero que puede conformarse con ello,se podrá decir que se ha hecho justicia.La naturaleza accesoria de la adhesión,exigeque la resolución infra petita solamenteseaapelada por una de las partes,de modo que la otra -que originalmente consintió el fallo-pueda adherirse a la primera, denotando así una suerte de sobreprotección o privilegio sobrela parte no apelante,puesel derecho reconoce que-aun con intereses en contra-, colaboró enla consecución de los fines abstractos del proceso, creando paz social con el consentimientodel fallo, de modo que con un poco de gratitudprocura conservarsu situaciónjurídica,consciente del agravio que puede importarlela apelación de la otra, ya que porelprincipiode la non reformatio in peius,que establece que el ad quemno puede ir en contra delos intereses del impugnante,pero que contrario sensu sí de la otra, puede agravarsusintereses.Es por esto que la ley franquea esta segunda posibilidad impugnatoria, ya queteme convertirse en alcahuete de tamaño injusto,cuando en la revocatoria del fallo seincremente el perjuicio desu colaborador, que si bien lo toleró en un principio,lo hizo con elobjeto de concluir el procesopero que no lo hubiera hecho así,sabiendo que la apelación dela otra parte podía perjudicarlo mas, de modo que hubiera procedido a apelarlasimultáneamente, para que el ad quem pueda fallar a favor de cualquiera de ellos, inclusiveel suyo en perjuicio del propio apelante . 5
  6. 6. Sin embargo, en la praxis judicial una parte noconoce de la apelación de la otra sino hastacuando se la notifica con el auto concesorio, o en todo caso cuando se le corre traslado de lamisma; que-temporalmente hablando-ocurre luego de vencidos todos los plazosimpugnatorios, salvo en los casos que pueda hacerse un seguimiento del expediente en elsistema de consultas en línea [mas conocido como CEJ]. Esto genera tremendaincertidumbre para la parte que estadispuesta a tolerar sus agravios,siempre que la otratambién lo haga con el fin de concluirel proceso, por lo que no sabe si debe o no apelar delfallo. Ante estotiene dos alternativas:i)impugnar el falloyesperar la notificación delconcesorio de la otra, para según ello desistirse de la misma [perdiendo elarancel judicial ylos honorarios del abogado]; óii)estar al pendiente en el juzgado -con su escrito deapelación en la mano- hasta el ultimo minuto del último día para apelary verificar enventanilla si la otra parte lo ha hecho, para recién presentarel suyo.Es por este motivoque el derecho procesal ha intentado regular elrecurso de la adhesión,como un recurso accesorio-que siempre dependerá de la apelación-, ya que el espíritu dela norma ampara a la parte que quiere concluir su proceso –consintiendo el fallo- pero conla seguridad que también la otra lo haga,ya que le resulta injusto que su colaborador salgamas perjudicado por un posible capricho de su contraparte [quien demostrará tener mayorpasión por el pleito]. Sin embargo, el código procesal civil parece confundir esta naturalezacon una principal, cuando en su artículo 370 establece que: “(…) el desistimiento de laapelación no afecta a la adhesión”, concediéndole un carácter independientey de soluciónnecesaria, aun cuando haya el desistimiento de la apelación,lo que contraviene su propiaesencia, ya que su razón de ser solo consiste en romperle el principio de la nonreformatio in peiusalaapelación contraria3, por lo que en todo caso si ésta se desiste,laadhesión deja de tener sentido, ya que no habrá necesidad de evitar alguna reforma en peor,por que sencillamente no habráposibilidad de ninguna reforma, consecuentemente, eldesistimiento de la apelación necesariamente afecta a la adhesión.Asimismo basta echar un vistazo a la propia denominación del recurso para tomar cuenta desu naturaleza jurídica accesoriaadhesión a la apelación, que incluso desde una exégesisliteral nos explica que si no hay apelación tampoco hay adhesión, por que en todo caso3 El Juez superior no puede modificar la impugnada en perjuicio del apelante, salvo que la otra partetambién haya apelado o se haya adherido. 6
  7. 7. tendríamos una adhesión a la nada que jurídicamente resulta absurdo, entonces, no es nadalógico que una rama colgada de un tronco, permanezca aun colgadadespués que el troncohaya sido talado –ya que si se cae el tronco, se caen las ramas-. Asimismo, el mismo códigoseñala:“al contestar el traslado de la apelación la otra parte podrá adherirse al recurso”,por lo que continúa suponiendo que la adhesión depende de la calificación previa delrecurso de apelación -que además debe ser positiva-, ya que no solo basta interponerla parapoder adherirse, sino que ésta debe ser admitida a trámite para recién peligrar un mayorperjuicio en la parte no apelante, por lo que no puede concebirse que el derecho sea tanterco con la revisión de un fallo, cuando tácitamente ambas partes han queriendo otorgarlefirmeza, en el entendido que el desistimiento de la apelación también conlleva comoconsecuencia jurídica dejar firme el acto impugnado.Por otro lado, el recurso de la adhesión a la apelación guarda un respeto único por elprincipio de congruencia procesal, dentro del cual se inspira el aforismotantum apellatumquantum devolutum,que limita la actividad del ad quem a la extensión del recurso, pues seimpone como una herramienta procesal que no permite extender la apelación mas allá desus propios términos, si no tan solo expresar los agravios causados por éstos, dicho de otramanera, si la apelación denuncia los errores “a, b y c”; el adherente solo podrá expresar susagravios respecto de los errores “a, b y c”,pero en ningún caso podrá alegar el error “x ó y”aun cuando tenga fundamento para hacerlo, ya que no debemos olvidar que su voluntadoriginal fue consentir el fallo en todos sus extremos, y si la apelación solo cuestiona loserrores a, b ó c -que será lo único que resuelva el ad quem-, su derecho de defensa debeestar limitado aéstos, entendiendo que sobre el resto pesa ya la calidad de cosa juzgada oresolución firme, pues consentir lo contrario, como permitirle expresar cualquier otro errorque le cause agravio,desnaturaliza el recurso, convirtiéndolo en un premio a la negligenciade la parte que no apeló oportunamente cuando su voluntad si era hacerlo.De otro lado el recurso de adhesión exige como cualquier otro recurso impugnatorio,acompañar el recibo de la tasa judicialcorrespondiente, que serála misma de la apelación,según se trate de autos o sentencias, como también su interposición dentro del plazoestablecido por ley; que será de tres días para las apelaciones de autos con efectosuspensivo y de diez días para apelación de sentencias. Así también requiere expresaragravios y precisar su pretensión impugnatoria, la misma que puede ser anulatoria o 7
  8. 8. revocatoria según corresponda, que le concede además el derecho a informar oralmente enla vista de la causa.Finalmente,luego de haber intentado exponer algunas ideas sobre este recurso, a modo deconclusión puedo anotar algunas peculiaridades del mismo: i) es un recurso impugnatoriocomo cualquier otro, que exige plazo, forma y tasa; ii) tiene la calidad accesoria de laapelación; iii) el desistimiento de la apelación importa el desistimiento tácito de laadhesión; iv) su objeto es romperleal apelante el principio de la no reforma en peor; v) nopermite exponer otros errores o vicios que no sean los expuestos en la apelación; vi) susagravios deben corresponder a los mismos errores de la apelación; y finalmente vii) es unrecurso que amerita mayor atención por parte del código procesal, ya que una correctacomprensión del mismo permitirá disminuir la carga procesal de nuestros tribunales, porque nada me quita de la cabeza que muchos litigantes siempre apelan tan sólo por el temorde que la otra parte lo haga -ayudados por sus abogados especialistas en juicios perpetuos-,aun cuando en el fondo puedan estar conforme con su contenido, y aceptar cierto perjuicio.Entonces, si bien es cierto que estas líneas no constituirán un manual para aprender a usaresta herramienta procesal de la adhesión, por lo menos puede constituir un herramienta paraaprender a hacer un mejor manual, siempre recomendando no vender la bicicleta en laprimera caída sino mas bien aprender de ellos para perfeccionarlaasí como nuestro manejo,pues así tenga asiento material o virtual siempre seguirá siendo la mejor y mas sanaherramienta del hombre para movilizarse de un lugar a otro, tal como ocurre con nuestrocódigo procesal civil, que es la mejor herramienta procesal que ha tenido el hombre paraefectivizar judicialmente todo el derecho objetivo, por lo que mejor debemos coadyuvar enperfeccionarla hasta que no se conozca otra mejor. 8

×