Successfully reported this slideshow.
Your SlideShare is downloading. ×

5 w elmil - El milagro del colegio de los Padres Franciscanos

Loading in …3
×

Check these out next

1 of 8 Ad
1 of 8 Ad
Advertisement

More Related Content

Advertisement

5 w elmil - El milagro del colegio de los Padres Franciscanos

  1. 1. “El milagro del colegio de los Padres Franciscanos” Miguel-A. 183 seg.
  2. 2. Alguno, a la vista del título, puede salir corriendo. Bien, por prejuzgarlo sermón, o bien, por preconsiderarlo mofa religiosa. Advierto que no es ni lo uno, ni lo otro. A veces se hace humor de crítica, pero éste no es el caso. Esto es humor a secas. Que nadie busque cinco pies al gato. Soy cristiano de rodar por casa (los usuarios de silla de ruedas no andamos). Digamos de conveniencia... que intenta compaginar la religión con el amor y respeto a los demás. Sin más complicaciones ni comeduras de coco. Por tanto, no cabe lo de mofa a ninguna religión. Pero tampoco cabe lo de sermón, pues no tengo interés por predicar.
  3. 3. Un padre judío, con la mejor de las intenciones, había enviado a su hijo al colegio más caro de la colectividad judía, el Tarbut. Pese a las buenas intenciones de su padre, Samuel (el hijo) no daba pie con bola. Suspendía en todas y cada una de las asignaturas, incluidas las notas de aplicación y conducta.
  4. 4. Estas espantosas calificaciones de suspensos se repetían mes a mes, hasta que el padre se cansó: - Samuel, hijo, escúchame bien lo que te voy a decir: ¡Si a final de curso, tus calificaciones, tu comportamiento, y tu aplicación, no mejoran, te voy a mandar a estudiar a un internado católico!.
  5. 5. A final de curso, las notas de Samuel fueron una tragedia, sólo comparable con el hundimiento del Titanic. Por ello, el padre decidió cumplir con su amenaza. A través de un rabino, conectó con un obispo, que le recomendó un buen Colegio Franciscano. Y Samuel fue enviado al internado católico.
  6. 6. En el internado católico, las notas, mes tras mes, fueron todas de sobresaliente. El padre judío, a primera vista, pensó que los profesores Franciscanos eran sumamente benevolentes... y dejó correr el curso.
  7. 7. Las notas de Samuel a final de curso fueron sobresalientes.
  8. 8. - Samuel, hijo ¿cómo es que te va tan bien en el colegio católico? ¡Esto parece un milagro! ¿Qué ha sucedido?. - No sé, papá... Nada más llegar, me presentaron a los compañeros y a los profesores. Por la tarde fuimos a la capilla. Vi a un hombre crucificado, con clavos en las manos y en los pies, con cara de haber sufrido mucho, y todo ensangrentado. Y pregunté al de al lado: "¿quién es ése?". Y me respondió: "Era un judío, igual que tú". Entonces me dije: "¡Joder, Samuel, hay que estudiar, que aquí no se andan con hostias!”.

×