MiguelUN DÍA RAROHoy ha sido un día muy extraño. El médico, el dr. Melvinder dice queintente recordar qué ha pasado, y que...
MiguelDespués he salido con Miss Francis a la calle y hemos caminado hasta sucasa para poder hablar mejor, más tranquilos....
Miguel-¿Qué ha pasado? Solo sé que he tenido un fuerte dolor de cabeza y quemi amiga me ha traído al hospital. Estoy bien....
Miguel-Nada. Me he despedido y he ido a casa a comer y a ver a mi madre.- En tu relato dices que te has puesto los guantes...
Miguelen casa, lo siento. No te espera porque tu madre murió el año pasado deuna grave enfermedad. Tú nunca lo superaste y...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Un día raro

862 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
862
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
185
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Un día raro

  1. 1. MiguelUN DÍA RAROHoy ha sido un día muy extraño. El médico, el dr. Melvinder dice queintente recordar qué ha pasado, y que intente escribirlo. No sé si voy apoder escribir con este dolor de cabeza, este fuerte dolor de cabeza queme impide pensar con claridad. Me llamo Radom, Radom es mi nombre, ymi apellido es Adiap, aunque el médico insiste en que no es mi verdaderonombre y que intente recordar. Soy mecánico, trabajo en uno de lostalleres más importantes de Madrid, y no entiendo por qué estoy aquí.Tengo mejores cosas que hacer, responsabilidades que atender. Tengo unhorrible dolor de cabeza y necesito aspirinas, aspirinas, no estas malditaspastillas para la ansiedad. No quiero tomar más pastillas. Voy a intentarescribirlo todo para que el médico me deje en paz, para no tomar máspastillas: estoy relajado, ¡no necesito pastillas! Bien, ¿por dónde empiezo?...Ah, sí, recuerdo que me he levantado muytemprano esta mañana, mi madre no estaba en casa, así que, he cogido laherramienta necesaria para mi trabajo y he salido a desayunar a la calle.Yo quiero mucho a mi madre; es toda mi vida. Cuando no está a mi ladoestoy completamente perdido. Últimamente no está mucho tiempo encasa, no sé por qué. Imagino que va a jugar con sus amigas a las cartas, o ala biblioteca: le encanta leer. En fin. He ido a desayunar a la cafetería de laesquina, Los Indios, y he visto a la enfermera de mi madre, Miss Francis,Abi Francis; aunque yo la llamo Iba: es mi juego favorito, hablar al revés.Sé que es un juego tonto, pero a mí me gusta. A veces hablo durantemucho tiempo al revés, y la gente no sabe lo que estoy diciendo. Algunoscreen que estoy loco. Es muy divertido. Pero bueno, sigo con la historia,porque si no me pierdo. Mi madre necesita una enfermera porque está unpoco enferma. Miss Francis cuida muy bien de ella. Es muy simpática, perohoy, cuando la he visto ella me ha mirado de una forma muy rara. Yo la hesaludado y la he dicho: “Tengo que hablar contigo de mi madre”. Despuéshe saludado a Yoganand, el camarero de Los Indios, y también me hamirado de una forma rara, me ha abrazado muy fuerte y me ha dicho queno necesito pagar el café. Me ha invitado, ¡qué bien!. Yo le he dicho“saicarg”, y no ha entendido que eso significa “gracias” al revés.
  2. 2. MiguelDespués he salido con Miss Francis a la calle y hemos caminado hasta sucasa para poder hablar mejor, más tranquilos. Hemos hablado de mimadre y por fin he solucionado todo.Después de hablar con ella, me he puesto los guantes y el abrigo, hace fríohoy en Madrid, y he vuelto a mi casa, a las 2 de la tarde. En mi casasiempre comemos a las 2 y a mi madre no le gusta que llegue tarde. Hellegado a casa pero mi madre no estaba: otra larga partida de cartas encasa de su amiga Pallavi. Son muy buenas amigas. Pallavi es una buenacocinera, cocina muy bien, pero siempre para su familia. Siempre dice queun día va a cocinar algo bueno para mí, pero nunca lo hace…Después delavarme las manos, muy sucias, y la herramienta, muy sucia tambiéndespués de trabajar en el taller, he preparado pasta con tomate yverduras, mi especialidad. Después he dormido un poco, me he puestouna camiseta limpia ( mi favorita, la camiseta de Los Rodríguez) y hevuelto al trabajo.En el camino hacia el trabajo he parado en el bar Los Indios para tomar uncafé antes de empezar a trabajar. Entonces ha comenzado este horribledolor de cabeza. Insoportable. Sin saber por qué he empezado a gritar ycreo que la gente se ha asustado. Yoganand ha llamado por teléfono parapedir ayuda y, diez minutos después ha entrado a la cafetería Chloe, miamiga de la infancia. Chloe es una de mis amigas más inteligentes, hemosestudiado juntos y ella se ha convertido en la sargento de policía másjoven de Madrid. Vestida de uniforme, Chloe me ha mirado muy seria, meha dicho que tengo que ir con ella al Hospital,y aquí estoy.Y eso es todo. No entiendo qué hago aquí y por qué llevo tantas horas enesta habitación. Y todo por un maldito dolor de cabeza. ¿Dónde está el Dr.Melvinder?...Ah, ahí llega.-Hola, ¿cómo estás?-Bien, doctor. Es solo este dolor de cabeza. Parece que la cabeza me va aexplotar.-¿No sabes qué ha pasado?
  3. 3. Miguel-¿Qué ha pasado? Solo sé que he tenido un fuerte dolor de cabeza y quemi amiga me ha traído al hospital. Estoy bien. Dame dos o tres aspirinas yno necesito más.- De acuerdo, pero antes de las dos o tres aspirinas contesta a dos o trespreguntas. ¿Conoces esta habitación? ¿Conoces esta parte del hospital?-Pues no, dr. Melvinder, claro que no.-¿Cómo sabes mi nombre? Yo no te lo he dicho y no llevo bata.-Pues…no sé…-A ver…vamos a repasar lo que has escrito-Esto es ridículo, tengo que ir a trabajar, no puedo estar aquí muchotiempo, estoy perdiendo el tiempo. Me voy a ir…-Puedes intentarlo, pero creo que la policía no está de acuerdo.-¿Qué?¿La Policía?-Siéntate, por favor, y contesta a mis preguntas. A ver…al inicio de turelato dices que has cogido la “herramienta necesaria para tu trabajo”.¿Te acuerdas de qué herramienta era?-Pues no sé, supongo que la llave fija o el martillo.-Ya-¿A qué viene esto?¿Por qué me preguntas eso?-Déjame continuar, por favor. ¿Luego que has hecho?-Pues…he ido a tomar un café.-¿Has visto a alguien allí?-Sí, a Miss Francis, la enfermera de mi madre.-¿Y qué ha pasado?-Nada, hemos hablado sobre ella. En su casa.-¿Y después?
  4. 4. Miguel-Nada. Me he despedido y he ido a casa a comer y a ver a mi madre.- En tu relato dices que te has puesto los guantes y el abrigo antes desalir…¿en mayo?. Estamos a 20 grados…-Sí, pero…-¿Y te das cuenta de que el abrigo y los guantes que llevas no son tuyos?-Son míos.-No, no lo son. Bueno…luego has ido a casa, ¿no?-Sí.-¿Has hablado con tu madre?-No, no estaba a la hora de comer.-¿Y esta mañana?-Tampoco. Le gusta mucho leer, creo que ha ido…-¿Cuándo fue la última vez que hablaste con ella?-No…no lo recuerdo…ayer o anteayer, supongo.-Bien. También dices que te has lavado las manos y la herramienta, muysucias. Sucias por tu trabajo, supongo…-Claro-¿Has trabajado mucho hoy?¿Cuántos coches has arreglado?-No entiendo…he trabajado…como siempre-Has trabajado mucho, imagino. Incluso has tenido que ponerte unacamiseta nueva.-Sí…claro…mira, doctor, estoy muy cansado y mi madre estáesperándome, así que…-No, tu madre no te espera. Escúchame con atención, ahora estás muytranquilo con la medicación que has tomado. Voy a contarte lo que hapasado hoy…Escucha bien y permanece tranquilo. Tu madre no te espera
  5. 5. Miguelen casa, lo siento. No te espera porque tu madre murió el año pasado deuna grave enfermedad. Tú nunca lo superaste y sufriste una crisisnerviosa. Y eso derivó en una enfermedad mental que te llevó al Hospital.Has pasado un año aquí, conmigo, en el departamento de Psiquiatríaintentando recuperarte. Culpas a la enfermera, Miss Francis, de sumuerte, y desde entonces no has parado de hablar mal de ella y deodiarla. Dijiste que la mató para robar el dinero escondido en la casa.Dijiste que lo planeó con su marido. Pero tu madre nunca tuvo muchodinero, y lo poco que tuvo lo dejó para ti en el testamento. En las últimassemanas has mejorado mucho y ayer pensé que era una buena ideadejarte volver a casa por una noche. Me equivoqué. Esta mañana salistede tu casa temprano, no con tu herramienta de trabajo sino con uncuchillo que viste en la cocina. Fuiste a Los Indios porque sabes que a esahora Miss Francis siempre toma el café allí. Hablaste con ella, ella te viobien y decidió invitarte a un café en su casa para aclarar las cosas. Peroalgo pasó allí, algo que no has contado en tu relato. Perdiste los nervios yla acuchillaste hasta matarla. Después te pusiste los guantes y el abrigo desu marido, para cubrir los restos de sangre de tus manos y tu ropa, yvolviste a casa. Allí limpiaste la sangre de las manos y del cuchillo, y tepusiste ropa limpia. Ahora tienes que hacer un esfuerzo y recordar quiéneres y qué hiciste…-¡Yo sé bien quien soy! Me llamo Radom, Radom Adiap, y…Durante un instante, en sus ojos apareció una señal de comprensión, ydespués de tristeza, y de horror.-…Y tu juego favorito es hablar al revés. Ya lo sé, Damodar, ya lo sé.EpílogoEn el pequeño salón de su casa, el señor Francis miró horrorizado otra vezel cuerpo muerto de su mujer y se sintió muy solo, pensando qué hace unhombre rico cuando la persona con quien ha pensado gastar todo tudinero está muerta.

×