Algo más sobre la hiperactividad

208 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
208
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
21
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Algo más sobre la hiperactividad

  1. 1. Algo más sobre la hiperactividad"El TDA-H supone un reto para padres, maestros y profesionales del tema.Colaboremos todos en la construcción de una buena senda de aprendizajeque les ayude a recuperar su perdida confianza y valor".Nuestro anterior artículo era muy amplio intentando abarcar todos los aspectosposibles dando lugar a quizás un difícil trabajo de síntesis. En este además deofrecer información novedosa la condensaremos para facilitar su comprensión.Según García Pérez y García Campuzano; Grupo ALBOR-COHS, 1999:La hiperactividad infantil es considerada actualmente un trastorno de conductaque se caracteriza básicamente por la imposibilidad de mantener la atenciónen una situación durante un período de tiempo razonablementeprolongado.Los síntomas que podemos encontrar en los niños que lo sufren son:1. Una actividad motriz excesiva (se mueven constantemente y mucho másque lo "normal") además, su movimiento no parece justificado por lanecesidad de hacer algo; parece que "se mueve por moverse".2. Una gran impulsividad, que se pone de manifiesto cada vez que tienenque responder a una pregunta o tomar una decisión. Actúan sin detenerseprimero a pensar.3. No suelen terminar aquello que empiezan.4. Su falta de atención les dificulta aprender muchas cosas, por esopresentan retrasos generalizados en su desarrollo: social, escolar,personales, etc..5. Muestran dificultades sociales de relación principalmente en el ámbitoescolar tanto con profesores como con compañeros.6. Suelen perder o extraviar sus cosas.7. Sus movimientos suelen ser bruscos, rápidos y, consecuentemente,torpes.El porcentaje de afectados en la población general viene a ser de un 3 a un 5%,aunque no existen estudios fiables de prevalencia del Trastorno con déficitatencional con hiperactividad. Parece darse con mayor prevalencia en niños que enniñas. Este es un fenómeno considerado, en primer lugar sociológico, ya que estoocurre también en casos de: enuresis nocturna infantil, problemas de aprendizaje,
  2. 2. problemas de conducta (indisciplina), miedos infantiles, y otros.El TDA-H se pone de manifiesto desde el primer año de vida, aunque resultadifícil -cuando no imposible- confirmar tal diagnóstico hasta los 4-5 años de edad.Como todos los niños hiperactivos, correctamente identificados a partir de los seisaños de edad, presentaron su conducta problemática desde el primer año de vida,se considera un trastorno de base biológica. ¡Nadie se hace hiperactivo a partirde los dos años de edad!La hiperactividad no parece asociarse a factores ambientales talescomo ALIMENTACION o EDUCACION INADECUADASCon el TDA-H se nace, se crece (se "reproduce") y se muere. Nunca se deja de seruna persona con TDA-H. Sin embargo, las personas, dependiendo de las ayudasprofesionales y familiares que reciban pueden aprender a vivir con su DéficitAtencional y desenvolverse con gran eficacia y éxito social y profesional en la vida.El futuro de un niño con Trastorno por Déficit de Atención con hiperactividad que noreciba asistencia profesional adecuada es impredecible, ya que el resultadoevolutivo dependerá de otros importantes factores como su capacidad intelectual, elestilo educativo de sus padres y el estilo educativo de sus profesores.La probabilidad de que el niño hiperactivo fracase en el aprendizaje escolar es muyalta sí:1. Los padres ignoran sus dificultades y le exigen demasiado.2. Los padres ignoran sus dificultades y le exigen lo mismo que a los demás.3. Posee una capacidad intelectual baja (CI < 100)La probabilidad de que tenga problemas graves de conducta social comoinadaptación o delincuencia ya asociada al fracaso escolar generalizado y a la faltade apoyo familiar.El niño hiperactivo no parece tener ninguna lesión cerebral que justifique sutrastorno. Su cerebro es de aspecto absolutamente normal aunque "funciona demanera diferente" en alguna zona.En su primera infancia suelen presentar dificultades para comer, dormir, soninquietos, irritables..., pero este comportamiento también lo presentan algunosniños que NO SON HIPERACTIVOS. De 4 a 6 años es impulsivo, desobediente, conmal genio: quiere salirse con la suya, tiene malas relaciones con los demás, no se
  3. 3. entretiene con nada, no está quieto nunca. Entre los 7 y los 12 años, a losindicadores anteriores se añaden, progresivamente, problemas de ansiedad yestrés, resultado de los excesivos castigos que recibe y, los primeros fracasosescolares.Tratamiento farmacológico:El principal fármaco es el METILFENIDATO. Esta sustancia química se comercializacon distintos nombres, en países diferentes, como Rubifen o Ritalina.. Sus efectosinmediatos son un aumento de la capacidad de atención y concentración y unareducción de la hiperkinesia y la movilidad del niño. Sin embargo, sus efectos duranpoco tiempo: se elimina por la orina en una cuantas horas y, es preciso volver atomar otra pastilla. Por lo general, se toma una pastilla al levantarse y otra a mediodía, pero depende de la prescripción médica, que se realiza en función de la edaddel niño, la gravedad de sus problemas,....Los medicamentos utilizados con estos niños, son un buen apoyo mientras secombinen con procesos de enseñanza para que aprenda a regular su conducta porsí mismo. Estos fármacos no crean dependencia alguna en los niños, aunque sí enlos padres quienes temen a menudo retirarles por miedo a que la situación puedadescontrolarse.Mejoran los niveles de atención y consecuentemente la inquietud motora, debido aque a través de este agente externo se estimula al cerebro para que alcance losniveles de activación necesarios para un correcto mantenimiento de la atención (loque repercute en una mejora de muchos otros síntomas).En algún caso pueden producir como efectos secundarios una falta de apetito y desueño. Normalmente se recomienda tomar por la mañana y al mediodía, para queel efecto sea máximo en el momento en que el niño acude a la escuela.Por lo general, a partir de los 12 años ya no se hace necesaria, si ha recibido otraclase de ayuda psicopedagógica. Siempre será el médico que lo lleve quien decidael momento oportuno para retirarlo.El trastorno por déficit atencional con hiperactividad conlleva importantesproblemas de adaptación a diferentes niveles, que hacen que con frecuencia sepresenten trastornos emocionales, por los excesivos castigos y recriminaciones querecibe el niño afectado de su entorno.
  4. 4. En general, se comporta de manera antisocial porque la ausencia de reflexión leimpide tener en cuenta las consecuencias de sus actos para los demás. Esto sepuede considerar cuando no actúa de manera intencionada, pero en otrasocasiones, posiblemente, como forma de "venganza" por el excesivo "castigo" querecibe de los demás.Suele no acabar las tareas porque es impulsivo, no tiene paciencia y le cuesta estardurante un tiempo prolongado prestando atención a un mismo estímulo.En la adquisición de la lectura, la escritura, el cálculo, problemas para memorizar ypara generalizar lo aprendido es donde suele encontrar mayores dificultades el niñohiperactivo.Los padres a menudo demuestran tener sentimientos hostiles hacia sus hijoshiperactivos porque no comprenden qué motiva a su hijo comportarse de ese modoy tampoco saben como abordar la situación.En el entorno familiar se suele vivir tensión que hace que en general la convivenciano sea agradable. Pero esto pueden solucionarlo los padres ayudándolo a queaprenda a controlar su comportamiento en su casa, lo que repercutirá en unamejores relaciones familiares y una mejor relación de él consigo mismo (seguir unprograma de control de su comportamiento indicado por su psicólogo).Proporcionarle ayuda especializada (llevarlo a sesiones de aprendizaje dehabilidades atencionales y sociales). Supervisar el trato que recibe de susprofesores y requerir un trato adecuado a sus circunstancias.Nuestro hijo hiperactivo está demasiado acostumbrado a que se le digacontinuamente que es malo deteriorando gravemente su autoestima. Suele tenerunas relaciones interpersonales de rechazo empeorando con ello su conducta.La terapia farmacológica se combinará con terapia cognitivo-conductual. Elespecialista adecuado es: Médico, Psiquiatra o Psicólogo, teniendo en cuenta que laterapia farmacológica es el médico o psiquiatra quien puede suministrarla y quiensuele tener mayores conocimientos sobre entrenamiento cognitivo es el psicólogo.Se recomienda por ello una terapia combinada multidisciplinar.Unas últimas cuestiones aportarán más luz al tema que nos ocupa:¿QUÉ PUEDE HACER EL PSICÓLOGO POR EL NIÑO HIPERACTIVO? Puedeenseñarle a que mantenga la atención durante períodos de tiempo cada vez
  5. 5. mayores (focalización y regulación de la atención), a que aprenda autocontrol desus emociones (ira, tristeza,...), a resolver sus problemas con otros niños y adultos.Puede asesorar a padres y educadores acerca de cómo manejar el comportamientodel niño.¿QUÉ PUEDE HACER EL MAESTRO POR EL NIÑO HIPERACTIVO? Ayudarle aque aprenda a controlar su comportamiento en el aula, lo que repercutirá en unamejor relación con los demás, en unos mejores resultados académicos y en unamejora de su autoestima.¿CÓMO AYUDARLE A QUE MEJORE LAS RELACIONES CON SUSCOMPAÑEROS? Enseñándole habilidades sociales básicas y habilidades de soluciónde problemas interpersonales.¿CÓMO HACER QUE EL NIÑO NO SE DISTRAIGA TANTO EN LACLASE? Estructurando las tareas en tiempos cortos, permitiendo que hagadescansos al concluir las mismas, reforzando los períodos de atención, controlandoel ambiente para que haya los menores elementos de distracción posibles.¿CÓMO AYUDARLE A QUE ADQUIERA CONTROL SOBRE SUMOVIMIENTO? Enseñándole ejercicios de control muscular, ejercicios derelajación.¿EN QUÉ CONSISTE EL ENTRENAMIENTO COGNITIVO CON EL NIÑOHIPERACTIVO? Fundamentalmente en enseñarle a pensar antes de actuar paraque regule su comportamiento, tanto a la hora de enfrentarse a una tarea como ensus relaciones interpersonales.

×