MOTIVACION y LIDERAZGO: estimular el aporte del equipo

150 views

Published on

Cuando las empresas detectan falta de compromiso, suelen creer que los premios, aumentos de sueldo, beneficios, "palmaditas" (como sinónimo de reconocimiento) son recetas salvadoras. Cristophe Dejours nos recuerda que la felicidad en el trabajo no tiene que ver únicamente con obtener una retribución, sino –fundamentalmente- con tener la posibilidad de HACER UNA CONTRIBUCION, esto es compartir una experiencia, poner en juego el ingenio y la propia singularidad en un vínculo enriquecedor con otros.
Cuando esto sucede, el trabajo contribuye a afirmar la identidad y es un espacio de realización personal y colectiva.

Published in: Leadership & Management
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
150
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

MOTIVACION y LIDERAZGO: estimular el aporte del equipo

  1. 1. LA GENTE EN EL TRABAJO SE MOTIVA CUANDO PUEDE HACER UNA CONTRIBUCIÓN Lic. Mariana Katz Consultora en RRHH y Organizaciones “Se dan las órdenes, se comprende el mensaje, la gente dice que lo va a hacer... pero algo no ocurre” ¿Cómo entender estos puntos de fuga que existen en todas las empresas? ¿Se trata de falta de compromiso, o de un desfasaje irreductible entre la tarea prescripta y la actividad real de trabajo? Lo prescripto (la orden, la consigna) nunca coincide con lo que efectivamente sucede en la práctica. Del dicho al hecho hay un gran trecho -dice un refrán popular-. Por más definida que esté una actividad, siempre hay un resto no definible, algo que no puede preverse. Trabajar no es limitarse a ejecutar (trabajo a reglamento) sino también confrontarse cotidianamente con riesgos, imprevistos, órdenes contradictorias, aspectos no definidos que exigen al trabajador poner algo de sí para poder sortearlos. Trabajo es lo que no está dado por la organización teórica del trabajo, sino todo lo que los hombres y mujeres se ingenian en inventar para encontrar los mejores compromisos entre lo que deben hacer, lo que es posible hacer y lo que desearían hacer, teniendo en cuenta lo que creen que es justo y bueno. (D. Dessors. P. Molinier) Esto que François Dejours denomina INTELIGENCIA PRÁCTICA, ASTUCIA E INTELIGENCIA CREADORA, no siempre encuentra un lugar de reconocimiento en las empresas. Los trabajadores, dice Dejours- se ven a menudo obligados a hacer “trampas” con las consignas, no porque les guste el fraude o la irresponsabilidad, sino para desarrollar lo mejor posible su tarea. Si se limitaran a cumplir con lo que se les pide, difícilmente lograrían los objetivos. Generalmente estas “trampas” producen culpa y sufrimiento y se viven como transgresión. La creación de un espacio para “blanquearlas” y compartir con otros esas lecciones aprendidas genera placer y compromiso. Veamos un ejemplo: Cecilia, encargada de cobranzas es observada por su jefe porque “se entretiene mucho tiempo hablando con los clientes”. Frente al llamado de atención, Cecilia promete ser más distante, pero en el fondo cree que sería un error: “No puedo evitar que los clientes me den charla “Les gusta que los escuche y esta es la manera en que yo logro que paguen lo que deben sin chistar”. “Si me piden que no pierda tiempo, tendré que ser más cortante...pero no sé si podré cumplir los objetivos”.
  2. 2. La simpatía y la charla son los recursos que Cecilia utiliza para que los clientes paguen (Astucia, inteligencia práctica, estilo propio).Su jefe espera que se limite a cumplir con lo estandarizado para ese puesto. El problema no es la diferencia de criterios, sino la falta de un verdadero diálogo que permita dilucidar en conjunto y en confianza, cuál es la mejor estrategia para alcanzar una meta. Cuando un jefe se limita a ordenar y esperar que se ejecute la orden, genera sufrimiento y desmotivación (y posiblemente no consiga cumplir los objetivos). Por el contrario, si es capaz de construir un espacio de interjuego para evaluar alternativas propuestas por su equipo, genera placer y compromiso con la tarea. Esto no significa que todas las propuestas de la gente sean válidas, sino que para determinar lo que es válido, es importante que quien debe realizar una tarea tenga la posibilidad de imprimirle algo propio, o – si esto no es posible- entender las razones por las cuales debe ajustarse a un lineamiento. Cabe señalar que estos espacios de inter-juego están generalmente atravesados por relaciones de poder. (Recuerdo esas reuniones en donde se pregunta “¿Están de acuerdo?” y todos asienten porque no quieren quedar expuestos). Construir confianza y promover un diálogo abierto lleva tiempo. Unas líneas acerca de la motivación: Cuando las empresas detectan falta de compromiso, suelen creer que los premios, aumentos de sueldo, beneficios, palmaditas (como sinónimo de reconocimiento) son recetas salvadoras. Dejours nos recuerda que la felicidad en el trabajo no tiene que ver únicamente con obtener una retribución, sino –fundamentalmente- con tener la posibilidad de HACER UNA CONTRIBUCION, esto es compartir una experiencia, poner en juego el ingenio y la propia singularidad en un vínculo enriquecedor con otros. Cuando esto sucede, el trabajo contribuye a afirmar la identidad y es un espacio de realización personal y colectiva.

×