1                  ¿CÓMO SE RECONSTRUYE EL TEJIDO SOCIAL?      UNA EXPERIENCIA DE TRABAJO COMUNITARIO EN LA CIUDAD DE     ...
2índices bursátiles en países al otro lado del mundo. Tenemos a un individuo conmayor información, pero que reconoce su nu...
3       En esa zona de la ciudad de México los indicadores básicos de DesarrolloHumano        (esperanza   de   vida,    a...
4I. PROBLEMAS GLOBALES, CONTEXTOS LOCALES.        Ricardo Pérez Guerrero fue asesinado el 15 de enero de 2005. Tenía 22año...
5visibles sistemas de alarma. La inseguridad y la violencia forman parte de supaisaje cotidiano. De acuerdo con el estudio...
6aparición relativamente reciente: surgen a la par de los cuestionamientos alEstado Providencia. En el mundo terrenal, poc...
7población suele ser manipulada y orientada hacia una nueva legitimación basadaen consultas rituales de decisiones previam...
8       De acuerdo a la Encuesta Mundial de Valores,11 a la pregunta: "¿Qué tanimportante es en su vida la política?", el ...
9          Si la relación del ciudadano mexicano hacia las instituciones políticas es dedesconfianza, ¿cómo es la relación...
10proyectos integrales, que fortalecen la identidad del grupo, y que modificanactitudes en los participantes.13       En t...
11II. UNA EXPERIENCIA DE TRABAJO COMUNITARIO: UNA RESPUESTALOCAL.        Era un grupo de 15 jóvenes. Recorrían las calles ...
12       El acuerdo fue planteado con claridad. Eran tres distintos intereses quepodrían tener convergencia. Participaría ...
13población vulnerable y desarrollo humano. Las hipótesis del grupo de trabajoseñalaban que la desintegración social podrí...
14los ancianos, prácticamente en su totalidad estaban inscritos en uno o variosprogramas institucionales de apoyo.       E...
15        El estudio de diagnóstico en la comunidad confirmó lo que el propio PNUDya acepta: que el Índice de Desarrollo H...
16       Se enunció el objetivo general del grupo de trabajo: “Contribuir a facilitar elacceso de la comunidad a los recur...
17mobiliario urbano y con los servicios delegacionales. En las acciones específicasse solicitó a las autoridades locales m...
18gratuito de Internet a la comunidad. Las computadoras también ampliaron laposibilidad de gestión, pues los vecinos podía...
19Cultura para todos y 3) México es de todos. Se pondría énfasis en potenciar lascapacidades de las personas para consegui...
20patrocinadores. Una vez que el joven se acercaba a las actividades del grupo detrabajo, se le informaba de otros aspecto...
21aprovechaban los espacios del módulo para ser escuchadas, para platicarproblemas personales, familiares, de la comunidad...
22III. BALANCE.       Al final del camino volteamos y miramos lo andado. El grupo de trabajosocial se ha ido, pero en la c...
23consenso del grupo. Sin embargo, a medida que el proyecto avanzaba, se incluyóla participación de la gente en diversas d...
244. La población objetivo y la forma de expansión del sistema.      En el trabajo que se realizó en la colonia Providenci...
25problema se contagia a los mecanismos de evaluación. Las evaluaciones sedesarrollaron conforme avanzaba el trabajo, pero...
26profesionales había terminado) y los intereses de los actores políticos mudaron deobjetivo. En el resultado final tuvimo...
27IV. CONCLUSIONES        A decir de Richard Elmore, no es escasa la literatura en torno a los análisisdescriptivos de cas...
28mejoras comunitarias, usualmente presentan rasgos asistencialistas y seencuentran desarticuladas. En este caso, es insuf...
29      Es una propuesta. No es una utopía: es una idea que surgió tras muchosdías de trabajo en una comunidad del norte d...
30                       REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS• Angulo, Carmelo, “Desarrollo humano y calidad democrática: experienci...
31• Galeana de la O., Silvia, (Coord) Promoción social: una opción metodológica,   México, Plaza y Valdés – ENTS, 1999, 16...
32• Solís San Vicente, Silvia, “El desarrollo humano: una nueva perspectiva de la   política social”, en Arteaga Basurto, ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Abordaje comunitario en méxico (2)

1,437 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,437
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
339
Actions
Shares
0
Downloads
14
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Abordaje comunitario en méxico (2)

  1. 1. 1 ¿CÓMO SE RECONSTRUYE EL TEJIDO SOCIAL? UNA EXPERIENCIA DE TRABAJO COMUNITARIO EN LA CIUDAD DE MÉXICO∗ Por Tomás Pérez Alvarado∗∗ResumenEl presente trabajo analiza una experiencia de trabajo comunitario en donde coinciden tres esferasque usualmente viven aisladas: la gubernamental, la ciudadana y la académica especializada endesarrollo social. Se comenta cómo la situación de la comunidad, con todas sus particularidades,se inserta de un fenómeno nacional e incluso mundial en el que convergen desintegración social,apatía y desconfianza hacia las instituciones gubernamentales. Se detalla y analiza la experienciadel grupo de trabajo comunitario. Se hace un balance de los alcances y limitaciones de lapropuesta de acción. Por último, se plantean algunas interrogantes sobre las posibilidades deautogestión de las comunidades. Un día levantamos la vista y nos dimos cuenta que la plaza cívica de lacomunidad estaba desierta. Las familias, ahora, se encontraban reunidas en otraplaza: la plaza comercial. Los efectos de la vertiginosa transformación provocada por la globalizacióneconómica no han sido sólo económicos, también han sido sociales y culturales.Se puede medir el impacto de la integración económica a partir de la balanzacomercial, pero las consecuencias sociales, favorables o no, en la forma de vidade la familia y de la comunidad son prácticamente incuantificables. La compleja vida urbana contemporánea ha generado una dinámica deatomización social. Quizá a través de los medios de comunicación exista unamayor información acerca de los procesos políticos nacionales o de las macro-tendencias económicas. Incluso para un trabajador cuyos ingresos apenasalcanzan para obtener los alimentos del día, es posible estar enterado de los∗ Este trabajo fue apoyado por la Iniciativa ART: Una iniciativa de colaboración que involucra alPNUD, UNESCO, UNIFEM, y UNOPS, mediante un fondo de becas administrado por elSecretariado Internacional para el Desarrollo Humano.∗∗ Profesor Titular Definitivo de las materias “Política Social” y “Análisis del Estado Mexicano”, en laEscuela Nacional de Trabajo Social de la Universidad Nacional Autónoma de México.
  2. 2. 2índices bursátiles en países al otro lado del mundo. Tenemos a un individuo conmayor información, pero que reconoce su nula influencia en aquellos procesos queafectan su vida cotidiana. Los asuntos públicos dejaron de ser públicos. Elindividuo común mira a la política con recelo, con apatía, con ira. La política no sedesarrolla más en la polis que él cotidianamente vive. La política se ha convertidoen patrimonio de unos cuantos, que acaso visitan rutinariamente los barrios, cadaciertos años, en busca de un voto. En este contexto, es frecuente que las familias se replieguen en sí mismas,dentro de sus domicilios. La ciudad parece apreciarse mejor, y sin riesgos, através de la pantalla de televisión. Los medios masivos suplen las funcionescomunicativas, de servicio y atención que deberían tener los organismos públicos;son los canales que reciben las voces, las quejas, las inconformidadesciudadanas. La falta de participación comunitaria se mezcla en muchos casos conincrementos en los niveles de violencia en las calles. ¿Hay alternativas? Parece que sí. Desde distintos ángulos, con mayor omenor éxito, han existido intentos para revertir la fragmentación comunitaria.¿Cuáles han sido los elementos que potencian el éxito de esas acciones? No sesabe con certeza, la sistematización es apenas incipiente. Sin embargo, en lamedida en que esas experiencias sean conocidas y difundidas, podránreproducirse las prácticas exitosas. La experiencia del Módulo “Casa del Sol” de la Colonia Providencia, al nortede la Ciudad de México, es un caso que merece atención, pues a la estructurainstitucional y física que proporciona una institución de gobierno (la AsambleaLegislativa de la Ciudad de México), se agrega una amplia colaboraciónciudadana, y la participación de académicos y estudiantes formados en TrabajoSocial.
  3. 3. 3 En esa zona de la ciudad de México los indicadores básicos de DesarrolloHumano (esperanza de vida, alfabetización e ingreso), se encuentranprácticamente por encima de la media nacional. Sin embargo, los índices dedesintegración social (robo, venta y consumo de drogas, pandillerismo, violenciadoméstica) son de los más altos de la ciudad. Pareciera una tendencia mundial: lafragmentación social poco tiene que ver con desarrollo económico. En relación aAmérica Latina, Bernardo Kliksberg lo ha mencionado: “Los trabajos del PNUDsobre la evolución de más de 160 países en los últimos 30 años y los de UNICEFy CEPAL han demostrado categóricamente que mejora en los indicadoreseconomisistas no significa automáticamente mejora en la vida de la gente”.1 La gente que participó en el proyecto de la Casa del Sol, diseñó unaestrategia de intervención para intentar contribuir a revertir las tendencias defragmentación social. El presente trabajo tiene como objetivo sistematizar y analizar laexperiencia de este grupo de intervención comunitaria en términos de sudefinición, marco institucional, objetivos, metas, recursos, fuentes definanciamiento, población objetivo, beneficiarios y sistemas de evaluación.Además, el análisis contempla el contexto de la experiencia, los actores queintervienen en su funcionamiento y la convergencia o discrepancia de susdiferentes racionalidades: políticas, académicas o sociales. Vale la pena analizar de cerca esta experiencia de trabajo comunitario, quepretende dar respuesta a problemáticas sociales comunes a las del contextointernacional; respuestas que intentan rebasar las acciones asistenciales ypaliativas de impacto en el corto plazo. El objetivo es potenciar el capital social ycontribuir a regenerar el tejido social, con el respaldo de profesionales queconocen otras experiencias de participación comunitaria en Latinoamérica.1 Bernardo Kliksberg, citado por Solís San Vicente, Silvia, “El desarrollo humano: una nuevaperspectiva de la política social”, p. 97.
  4. 4. 4I. PROBLEMAS GLOBALES, CONTEXTOS LOCALES. Ricardo Pérez Guerrero fue asesinado el 15 de enero de 2005. Tenía 22años. Paseaba con su novia en calles de la colonia Providencia, cuando un grupode sujetos se acercó y le disparó a quemarropa. La noticia se publicó en un diariode circulación nacional.2 Nunca más la prensa volvió a hacer referencia al caso, alas causas del homicidio, a las investigaciones policiales. Era uno más de losdelitos que ocurren cotidianamente en la Ciudad de México. Los niveles de violencia en la Ciudad de México no tienen relación con susniveles de desarrollo. La Ciudad de México ocupa el primer lugar en cuanto aÍndice de Desarrollo Humano (IDH) entre las entidades mexicanas.3 Por sí sólo, elDistrito Federal, tiene un nivel IDH superior al del país latinoamericano con mayordesarrollo en ese índice: Argentina. Sin embargo, al mismo tiempo, en México elDF tiene el mayor número de delitos denunciados por cada 100 mil habitantes. LaCiudad de México cuenta en promedio con un agente del Ministerio Público porcada 4 mil delitos que se cometen por año. Es decir, ese sólo agente debe atendery resolver 11 casos diarios. Suponiendo una jornada ininterrumpida de trabajo de10 horas diarias, dedicaría sólo 50 minutos a cada uno de los ilícitos, para todo elproceso.4 La colonia Providencia de la delegación Gustavo A. Madero, se encuentraen ese contexto, es parte de esa ciudad.5 Al igual que en todo el DF, en la coloniaProvidencia, también son evidentes las medidas de seguridad de la gente que allíhabita: casas con altas bardas, ventanas con fuertes protecciones de herrería, y2 El Universal, 16 de enero de 2005, Sección C, p. 4.3 En este trabajo se utiliza en forma indistinta los términos “Ciudad de México”, “Distrito Federal” y“DF”.4 Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, Informe sobre Desarrollo Humano: México2004, pp. 5 - 6.5 La Delegación Gustavo A. Madero es una de las 16 delegaciones de la capital del país. Se ubicaen el noreste del Distrito Federal, y es limítrofe con el Estado de México. La Delegación tiene unasuperficie de 8,662 ha., que representan el 5.8 % del área total del Distrito Federal. Está integradapor 194 colonias. Tiene una población total de 288 mil personas, el 12.8 del porcentaje total de laCiudad de México.
  5. 5. 5visibles sistemas de alarma. La inseguridad y la violencia forman parte de supaisaje cotidiano. De acuerdo con el estudio diagnóstico elaborado por el grupo detrabajo de la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS), se muestra que lapoblación percibe a la drogadicción y la venta de droga como uno de susprincipales problemas sociales: los puntos de venta son conocidos por lacomunidad. Y a los problemas de violencia, inseguridad y drogadicción, seagregan otros problemas urbanos: basura en las calles, inundaciones en época delluvia, perros callejeros, banquetas y calles deterioradas, graffiti, etcétera. Vale la pena insistir: En este caso los problemas de violencia ydesintegración social no tienen relación con situaciones de pobreza o de bajaescolaridad. Los habitantes de la Delegación Gustavo A. Madero viven encondiciones de vida, por encima del promedio nacional del país. De acuerdo conlos censos oficiales, el 99 % de las casas cuenta con agua entubada y drenaje, yel 99.5 % con energía eléctrica. Sólo el 14 % de la población vive en condicionesde hacinamiento. En términos de escolaridad, el grado promedio de la poblaciónmayor a 15 años de edad, es de 9.7 años académicos. Sin embargo, los problemas han estado allí desde hace mucho tiempo. Sehan diseñado distintas estrategias gubernamentales de atención, prácticamentedesde que esas colonias aparecieron. Ha existido alternancia política en laadministración local. Hasta 1997 la administración del gobierno recayó en elPartido Revolucionario Institucional (PRI), y desde entonces en gobiernos delPartido de la Revolución Democrática (PRD). Sin embargo, los problemaspersisten. Las propuestas de solución, verticales, han fracasado. ¿Cómo revertirlos problemas? La idea de que es indispensable que la sociedad misma participe en lasolución de sus problemas se ha introducido, prácticamente a manera deconsenso, en ámbitos académicos y políticos. Términos como“corresponsabilidad”, “participación vecinal”, “participación ciudadana”, tienen una
  6. 6. 6aparición relativamente reciente: surgen a la par de los cuestionamientos alEstado Providencia. En el mundo terrenal, poco a poco se acaban las falsasexpectativas que venían de las soluciones mágicas del Estado benefactor. Cuandose han pretendido respuestas homogéneas diseñadas desde las cúspides de laburocracia central, frecuentemente se han generado más problemas de los que sehan logrado resolver. Como ha dicho Anthony Giddens parafraseando a DanielBell: la nación se ha vuelto demasiado pequeña para solucionar los grandesproblemas globales y demasiado grande para arreglar los pequeños problemaslocales.6 Casi en todo el mundo la descentralización y la participación ciudadanahan tenido que ser aceptadas como alternativas a las disfuncionalidadesgeneradas por los sistemas estatales.7 Participación social, brillante idea. ¿Por qué no se le había ocurrido anadie? Por dondequiera que se vea tiene ventajas: Genera legitimidad en lasacciones al mismo tiempo que distribuye responsabilidades y costos. Además,tiene un enorme halo democrático y de pluralidad. La participación comunitaria fuereconocida como un instrumento para conseguir el desarrollo social de los paísesdel “tercer mundo”, a partir de 1976, tras la Conferencia de Naciones Unidas sobreAsentamientos Humanos, en Vancouver.8 La participación comunitaria, que enprincipio es planteada como una estrategia para conseguir ciertos objetivos, sevuelve un fin en sí misma. Existe también un punto de vista escéptico sobre la participacióncomunitaria: La considera como un pretexto para justificar la no intervención delEstado, como artilugio para reducir gastos en programas sociales y promover laprivatización de servicios. Desde este punto de vista, la participación de la6 Giddens, Anthony, Un mundo desbocado: Los efectos de la globalización en nuestras vidas, p.25.7 Guerra Rodríguez, Carlos, “La Participación Social y Las Políticas Públicas: Un Juego deEstrategias”, p. 75.8 Pliego Carrasco, Fernando, “Estrategias de participación comunitaria: un enfoque neopluralista”,p. 9.
  7. 7. 7población suele ser manipulada y orientada hacia una nueva legitimación basadaen consultas rituales de decisiones previamente tomadas.9 En México existe alguna literatura académica en torno a la participacióncomunitaria. Allí se destacan sus frecuentes limitaciones. Silvia Galeana mencionaalgunas de las formas que la participación adopta en los gobiernos locales:Procesos de organización social dirigidos, con liderazgo centralizado; procesosformales y verticales, que siguen rígidas formas institucionales; procesos deorganización social diferenciados, donde distintos líderes tienen visionesdivergentes; o procesos sin direccionalidad, donde las acciones de gestión socialson nulas.10 La apatía y el desánimo de la población por participar puede serconsecuencia de un individualismo característico de las sociedades modernas,pero hay otros elementos que usualmente se presentan en las acciones derivadasde la organización social y que pudieran agravar el desinterés de la gente. Hayfactores de carácter externo: El interés personal de los actores políticos y sutendencia utilizar la organización social para fines extracomunitarios, lasestructuras verticales en la toma de decisiones, la falta de coordinacióninstitucional o la falta de continuidad en los proyectos. A ello, debemos agregar loselementos internos que dificultan la participación y que son derivados de lapérdida de sentido comunitario. Una de las consecuencias de las megalópolis esla disminución del sentido de pertenencia local: las nuevas redes se crean a partirde intereses trans-urbanos. El desinterés o la desconfianza del ciudadano hacia la política parece unatendencia mundial, puede ser cierto. Pero se debe tener cuidado: la globalizacióntambién globaliza prejuicios y falsos diagnósticos. Podemos intentar ubicar demanera más precisa la situación de México en el contexto internacional.9 Guerra, Rodríguez, Carlos, Op. Cit. pp. 78-79, 90.10 Galeana de la O., Silvia, “Particularidad, diversidad y complejidad del gobierno municipal enMéxico”, pp. 347 – 349.
  8. 8. 8 De acuerdo a la Encuesta Mundial de Valores,11 a la pregunta: "¿Qué tanimportante es en su vida la política?", el 46% de los mexicanos consideran que esalgo o muy importante. Puede parecer poco; no lo es tanto si se observa que, enorden decreciente, México ocupa el lugar 22 de 80 países en los que se aplicó lareferida pregunta. El dato anterior adquiere más relevancia cuando se registra que el 55% delos mexicanos encuestados dicen discutir asuntos políticos en reuniones deamigos, en forma frecuente u ocasionalmente. Cabe resaltar que en este caso, elporcentaje es alto sólo en apariencia, pues contrasta al compararlo con otrospaíses. En este punto, México se ubica en el lugar 69 de una lista de 81 países. ¿Que ocurre? ¿Hay contradicción? No necesariamente. Los mexicanosperciben que los asuntos políticos son importantes para su vida, pero, encomparación con otros países, se conversa poco. Quizás por la lejanía en la queel ciudadano se percibe respecto a la toma de decisiones. Lo anterior probablemente esté directamente relacionado el grado deconfianza que el mexicano otorga a las instituciones políticas. De acuerdo almismo estudio, en una escala del 0 al 10, los mexicanos otorgan una bajísimapuntuación de 2.3 al Parlamento (la media mundial es de 4.1), de 3.7 al Gobierno(la media mundial es de 5.0), y de 2.5 a los partidos políticos (la media mundial esde 3.0). Es decir, en el mundo existe una marcada desconfianza hacia lasinstituciones políticas tradicionales, pero en México se confía aún menos en ellas.Vale la pena añadir un dato más: La puntuación de confianza que los mexicanosotorgan a la policía es de 3.0, mientras que la media mundial es de 5.6.11 Inglehart, Ronald; Miguel Basañez, et. al. Human Beliefs and Values, México, Siglo XXI Editores,2004.
  9. 9. 9 Si la relación del ciudadano mexicano hacia las instituciones políticas es dedesconfianza, ¿cómo es la relación de un ciudadano frente a otros ciudadanos? Renglones arriba anotamos que se da por hecho que la globalización haproducido un individuo desinteresado de los demás. Sin embargo, a la pregunta:"Qué tan importante en su vida es servir a otros", el 64% de los mexicanosentrevistados lo consideraron muy importante. En ese rubro México se encuentraen el lugar cinco, de 35 países registrados. No obstante, sólo el 21% de losmexicanos piensa que la mayor parte de la gente puede ser confiable. Es una cifraque contrasta con el 67 % de los daneses y el 66 % de los suecos, que piensanque la mayor parte de la gente puede ser confiable. Esto coloca a México en ellugar 58 de 81 países. Nos enfrentamos a un panorama altamente complejo en el que se observaun clima impregnado de desconfianza, hacia las instituciones y hacia lossemejantes. Pero desconfianza no siempre es sinónimo de rechazo. La confianza puedeconstruirse revirtiendo las causas de la desconfianza: En el mundo, experienciasexitosas que incentivan la participación ciudadana, muestran cómo esa confianzapuede construirse. Dichas experiencias de participación ofrecen una combinaciónde incentivos: recompensas tangibles, materiales; y recompensas intangibles, quegeneran solidaridad e identidad a partir de un objetivo meramente idealista: elmejoramiento de la comunidad. Hoy existe consenso en la importancia del desarrollo comunitario en laconstrucción de la confianza y en el desarrollo humano. “Las comunidades son lafuente de los valores éticos que hacen posible una vida cívica saludable”.12 Haycoincidencias en experiencias exitosas en el mundo: Experiencias locales, quefortalecen la sociedad civil, que fortalecen la democracia local, que inciden en12 Giddens, Anthony, La tercera vía y sus críticos, p. 73
  10. 10. 10proyectos integrales, que fortalecen la identidad del grupo, y que modificanactitudes en los participantes.13 En todo caso, como ha mencionado el Programa de Naciones Unidas parael Desarrollo en su diagnóstico sobre México: Desarrollo Humano “es la expansiónde la libertad de las personas. La libertad es el conjunto de oportunidades para sery actuar y la posibilidad de elegir con autonomía. Tanto las oportunidades como laparticipación de los individuos para generarlas están influidas por el entorno enque viven, y en ese sentido, el desarrollo humano es local”.14 Es cierto que, sobre todo en las grandes urbes, no es fácil promoverarticulaciones para que la gente participe en los asuntos públicos. En lassociedades modernas, la desconfianza es menos espontánea, más demandantede información, más calculadora y más difícil de construir.15 Al respecto, BernardoKliksberg considera que en los casos exitosos de desarrollo local se presentantres aspectos: 1) Participación real y no simulación, 2) No se imponen formas departicipación, se respeta la cultura de la comunidad; 3) Son experiencias de largoalcance, y es necesario apuntalar la acción con estudios sistemáticos para quehaya un continuo aprendizaje de las experiencias exitosas.16 En ese contexto y con esos retos, se desarrolló la experiencia de trabajoque se narra a continuación.13 Azcueta, Michel, “Combate global contra la pobreza. Las soluciones existen. La experiencia deVilla Salvador”.14 Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, Informe sobre Desarrollo Humano: México2004, p. 115 Luján Ponce, Noemí, La construcción de confianza política, p. 89.16 Kliksberg, Bernardo, "Seis tesis no convencionales sobre participación", pp. 121 – 122.
  11. 11. 11II. UNA EXPERIENCIA DE TRABAJO COMUNITARIO: UNA RESPUESTALOCAL. Era un grupo de 15 jóvenes. Recorrían las calles de la Colonia Providencia.Miraban el entorno, platicaban con algún vendedor ambulante o con gente queatendía sus negocios. Era una primera aproximación al barrio en el que queríandesarrollar un proyecto de trabajo comunitario. Estaban allí por una mezcla de intereses: De su parte había interés porejercer en la práctica algunas de las ideas y estrategias que habían esbozado enlas aulas de clase. Eran alumnos de semestres avanzados de la licenciatura enTrabajo Social de la Universidad Nacional Autónoma de México.17 Había también interés de vecinos de la colonia, que buscaban solución asus problemas cotidianos y que no encontraban los canales de respuesta en lasoficinas de gobierno. Esos vecinos buscaron la gestión de líderes políticos locales,quienes a su vez decidieron buscar apoyo en la Escuela Nacional de TrabajoSocial, con el fin de profesionalizar la respuesta a las demandas.1817 La Escuela Nacional de Trabajo Social, como parte de la formación de sus profesionales, insertaen sus asignaturas de licenciatura, materias de práctica comunitaria y práctica regional. El objetivoes que el practicante de la carrera de Trabajo Social lleve a cabo un proceso de investigación cuali-cuantitativa, de planeación participación con la comunidad en la solución de los problemas queenfrenta. Respecto al papel del Trabajo Social en el desarrollo comunitario, Juliana Ramírez yAdriana López comentan: "El trabajador social debe aprovechar los conocimientos acerca de lasistematización, su manejo de la sensibilización, educación social y operación de la metodologíaparticipativa para propiciar una actuación interdependiente, concatenada que evite duplicidad ydesperdicio de recursos por lo cual conviene fortalecer la asesoría a grupos de trabajo, laorganización de reuniones de intercambio, la supervisión y evaluación de proyectos sociales y asíparticipar en una adecuada estrategia de cooperación, con cierto grado de responsabilidad,iniciativa y poder de decisión. (Ramírez, Juliana, y Adriana López, "Coordinación entre institucionesy organizaciones en el trabajo comunitario, desde la óptica de trabajo social", en Arteaga,Desarrollo comunitario, p. 273.18 Los políticos locales a quienes se hace referencia son Simón Espinosa Ibarra y Héctor GuijosaMora. Simón Espinosa es residente de la colonia Providencia, es Licenciado en Trabajo Social; enese momento se desempeñaba como Secretario de Desarrollo Social del Comité EjecutivoNacional del Partido de la Revolución Democrática. Héctor Guijosa Mora, en ese momento eraDiputado Local; ante la Asamblea Legislativa del DF, fungía como responsable del Módulo queserviría como sede del grupo de trabajo.
  12. 12. 12 El acuerdo fue planteado con claridad. Eran tres distintos intereses quepodrían tener convergencia. Participaría un grupo de la ENTS: 15 alumnos y laprofesora coordinadora;19 no habría remuneración, pero contarían con totalindependencia en sus actividades, desde el diagnóstico hasta la instrumentaciónde acciones. Los líderes políticos de la comunidad proporcionarían un local con unteléfono y, en principio, algunos muebles y material básico de papelería. Tras los acuerdos, comenzó el trabajo. Era agosto de 2004. El primer paso consistió en un recorrido por la zona, a fin de elaborar unestudio cartográfico y aplicar de cédulas de diagnóstico en la colonia. Laaplicación de esos cuestionarios tuvieron un doble propósito: Por un lado, conocerlas características de la población que allí habita, la forma en que vive y algunosrasgos sobre la percepción que tiene de su entorno. Por otro lado, serviría comopresentación del grupo ante la comunidad. Al aplicar las cédulas, el entrevistadorenfatizaba que provenían de la Universidad Nacional y explicaba los objetivos delgrupo y los beneficios que esperaban proporcionar a la comunidad. Desde eseprimer contacto se dejaba en claro que el trabajo no tendría ninguna orientaciónpolítica partidista. El trabajo de diagnóstico estuvo, además, apoyado por otras estrategias deestudio: investigación documental sobre las características de la comunidad, lautilización de diarios de campo en el que se registraron elementos para los que lacédula de entrevista resultó insuficiente, y sesiones grupales entre el equipo detrabajo para compartir impresiones y experiencias que se obtenían en el recorridoen la comunidad. Además de la descripción de las características generales de la comunidad,el trabajo enfatizó la búsqueda de información en tres vertientes: pobreza,19 La maestra Elizabeth Bautista, de la Escuela Nacional de Trabajo Social, coordinó el trabajo delgrupo.
  13. 13. 13población vulnerable y desarrollo humano. Las hipótesis del grupo de trabajoseñalaban que la desintegración social podría estar relacionada con dichasvariables. La información que se obtuvo de la investigación de campo, se contrastócon la información documental y en el grupo se desarrollaron sesiones de análisis.Los resultados del diagnóstico modificaron algunos de los supuestos iniciales. En el tema de pobreza, el estudio mostró que los habitantes de la colonia seencontraban por encima de las líneas de pobreza extrema, pobreza de servicios ypobreza patrimonial.20 Sin embargo, debe resaltarse que la población, en sumayoría manifestaba expresamente tener precariedades económicas, y decíanrecibir un ingreso, por hogar, inferior a 400 dólares mensuales. La posesión demuebles domésticos como horno de microondas, el uso de televisión por cable oautomóvil, hacían pensar en un ingreso mayor.21 Además, la mayor parte de lasfamilias son dueñas de las casas que habitan. Los problemas de la colonia pocotenían que ver con criterios de ingreso económico. En cuanto al diagnóstico de la población vulnerable, el estudio tambiénmostró interesantes resultados: La población con algún tipo de discapacidadrepresentaba menos del 1 % del total de los habitantes. Y las madres solteras y20 En México, la clasificación oficial de pobreza establece tres categorías en su medición: 1) Umbralde Pobreza Alimentaria: hogares cuyo ingreso por persona es menor al necesario para cubrir lasnecesidades de alimentación, equivalentes a 15.4 y 20.9 pesos diarios del 2000 por persona enáreas rurales y urbanas, respectivamente. 2) Umbral de Desarrollo de Capacidades: hogares cuyoingreso por persona es menor al necesario para cubrir las necesidades de alimentación, ademásdel ingreso requerido para asumir los gastos en educación y salud, lo que equivalía a 18.9 y 24.7pesos diarios del 2000 por persona en áreas rurales y urbanas, respectivamente. 3) Umbral deDesarrollo de Patrimonio: hogares cuyo ingreso por persona es menor al necesario para cubrir lasnecesidades de alimentación y el consumo básico en salud, educación, vestido, calzado, vivienda ytransporte público. Dicho ingreso era equivalente a 28.1 y 41.8 pesos diarios del 2000 por personaen áreas rurales y urbanas, respectivamente. (Fuente: Secretaría de Desarrollo Social).21 En muchas regiones de México cuando se realizan estudios socio-económicos, es frecuente quela gente manifieste vivir con ingresos menores a los que en realidad percibe. Una posibleexplicación es que así tienen mayores probabilidades de participar de beneficios destinados a lasfamilias con menores recursos.
  14. 14. 14los ancianos, prácticamente en su totalidad estaban inscritos en uno o variosprogramas institucionales de apoyo. El aspecto más complejo del estudio, y también el que mayor riquezaaportó, fue la vertiente del Desarrollo Humano. El diagnóstico podría sólo haberenunciado los niveles de ingreso económico (por encima de los niveles depobreza) y de escolaridad (de casi 10 años), pero quiso ir más adentro. Y sedescubrió que más allá del número de años que la gente estuvo en las aulas, lapoblación muestra un enorme desapego a los asuntos culturales. En el estudio dediagnóstico se muestra que el 80 % de las personas no acudieron a ningún museoen los seis meses previos. En contraste, el 99 % de los entrevistados dijo ver latelevisión en algún momento del día. Y un 86 % de los entrevistados dijeron noestar leyendo ningún libro. Una breve mirada a la biblioteca pública de la zona, también da cuenta dela poca importancia que se tiene por la lectura. La biblioteca “La Pradera”, poseeun total de 1200 libros, cantidad pequeña en relación al número de habitantes alque podría dar servicio. La biblioteca mensualmente sólo recibe 320 asistentes enpromedio, casi todos de nivel básico. Asimismo, a partir del estudio de campo se pudo reconocer un alto grado enlos niveles de violencia doméstica y en las calles: 11 % de los entrevistadosdijeron tener conocimiento de violencia familiar entre sus vecinos, y uno de cadatres manifestó haber sido víctima de asaltos en sitios públicos. También seevidenció un cierto sentimiento de discriminación y sus diferentes motivos: uno decada diez dijo sentirse discriminado por su edad, también uno de cada diezdiscriminado por su condición económica.2222 Vale la pena comentar que el 1.1% de los entrevistados manifestaron sentirse discriminados porsus preferencias sexuales. La cifra, dentro del universo total de personas, podría parecerminúscula. Sin embargo, resulta difícil precisar la magnitud de la discriminación, debido a que sedesconoce el porcentaje de personas con preferencias no heterosexuales.
  15. 15. 15 El estudio de diagnóstico en la comunidad confirmó lo que el propio PNUDya acepta: que el Índice de Desarrollo Humano es una “herramienta imperfecta enla medida en que toma ciertos aspectos del desarrollo humano (ingreso,educación, salud), pero no otros que también son esenciales para la calidad devida como la incidencia en la criminalidad”.23 El diagnóstico también evidenció que a pesar de que existen institucionesgubernamentales que pueden otorgar solución a varios de los problemas que sepresentan en la comunidad, no son utilizadas porque no existen canales directosentre gobierno y población. El estudio mostró que la mayor parte de la poblaciónni siquiera conoce los teléfonos de emergencia, tampoco sabía cómo hacer unapetición o plantear une demanda frente a las oficinas de gobierno local. Lacomunicación entre gobierno y ciudadanía era ocasional, y dispersa. El divorcioentre la burocracia y la ciudadanía, partía de dos supuestos, compartidos por lacomunidad: la ciudadanía es apática y la burocracia no sirve para nada. Laestrategia del grupo de trabajo intentaría echar abajo tales prejuicios. Cuando se tuvo listo el diagnóstico, se convocó a la comunidad a unareunión en la plaza pública, para exponer los resultados de la investigación.24 Enesa misma reunión se hizo la presentación formal del grupo. El acto tuvo el atractivo de que, desde una mirada externa y profesional, sepresentaron en términos gráficos algunos de los problemas de la comunidad. Lareunión tuvo una asistencia aproximada de 200 ciudadanos, entre los que seencontraban algunos líderes naturales de la colonia, interesados en reconocer alas personas externas que venían a hablar de su colonia.23 Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, Informe sobre Desarrollo Humano: México2004, pp. 5, 6.24 La etapa de investigación incluyó siete pasos: 1) Recuperación de información documental sobrela colonia, 2) Recorrido de la zona y aplicación de cédula, 3) Entrevista con líderes políticos de lacomunidad interesados en el programa, 4) Reunión con líderes y representante de la colonia, paraexponer el plan de trabajo, 5) Visita a las instituciones gubernamentales responsables de lacolonia, 6) Entrevista con personas detectadas en la aplicación de la cédula, que pudieran tener unconocimiento más detallado de la problemática de la colonia, 7) Visita a directivos de escuelas dela colonia para dar a conocer el proyecto.
  16. 16. 16 Se enunció el objetivo general del grupo de trabajo: “Contribuir a facilitar elacceso de la comunidad a los recursos estatales y de la sociedad civil, en especiey efectivo que se destinen para su atención, y propiciar su organización para laautogestión la promoción del desarrollo humano”. Se explicó cómo estaba formadoel grupo y se expuso el plan de trabajo. Se anunció que el módulo base estaría enla colonia Providencia, pero las acciones podrían alcanzar colonias vecinas:Ampliación Providencia, Pradera, Unidad Habitacional Villa de Aragón, 25 de julioy San Felipe de Jesús.25 De acuerdo con el plan de acción diseñado por el grupo de Trabajo Social,las acciones se dividieron en seis vertientes: una, “Échale una mano a tu colonia”,estaría dedicada directamente a la gestión de servicios y al mejoramiento de losespacios comunitarios; las otras cinco estaban dirigidas a grupos específicos: “Sermujer”, “Vamos Juntos” (para gente con alguna discapacidad), “Talleres Infantiles”,“Círculos de Interés Juvenil”, y “Abuelitos”. Es muy importante mencionar que cada una de las vertientes se programópensando en potenciar el Desarrollo Humano. En cada vertiente se quiso incluirtres ejes básicos: promoción de la salud, promoción del capital humano, ypromoción del capital social. Es decir, se pensó en un ciudadano en tres de susdimensiones: una personal, física; otra como individuo y otra como parte de sucomunidad. “Échale una mano a tu colonia”, estuvo dividida en tres seccionesrelacionadas: 1) Plazas y espacios públicos, 2) Sustentabilidad ecológica, y 3)Atención y gestión a la demanda ciudadana. Las acciones estaban encaminadas amejorar el entorno urbano, a comprometer a la ciudadanía en una culturaecológica, y a canalizar y gestionar demandas ciudadanas relacionadas con el25 El módulo principal tendría domicilio en la calle Sonora núm. 6, de la colonia Providencia.Además se pensó en utilizar espacios alternos para eventos: Plaza cívica de la colonia La Pradera,Teatro Carlos Colorado, de la colonia 25 de Julio; y el kiosco de Av. León de los Aldamas de lacolonia San Felipe de Jesús, y el Deportivo Los Galeana de la colonia Providencia.
  17. 17. 17mobiliario urbano y con los servicios delegacionales. En las acciones específicasse solicitó a las autoridades locales materiales para el mejoramiento de la colonia,los colonos pondrían la mano de obra. Así se llevó a cabo la pinta de bardaspúblicas, la reforestación de calles y camellones, la recolección de chatarra, lalimpieza de calles y la colocación de anuncios ecológicos. Se realizaron gestionespara bacheo de las calles, compostura de alumbrado público, mantenimiento delsistema de drenaje y reporte de fugas de agua. Se realizaron campañas paramostrar la importancia de regularizar los bienes inmuebles y las construcciones alas viviendas, se apoyó en la gestión de esos trámites. Debido a que se detectó la necesidad de contar con servicios de salud,menos burocráticos y más inmediatos, se llevaron a cabo diversas medidas, quecoincidían con las otras vertientes de acción. De capacitación y prevención:talleres de primeros auxilios y charlas de salud preventiva. De gestoría: solicitud yprogramación de visitas de unidades móviles de atención a la salud. Decanalización: hacia instituciones que proporcionaban servicio médico ypsicológico. De auto organización: donación de medicamentos entre los mismosmiembros de la comunidad. Se buscó la participación en integración comunitaria a través de eventosdeportivos que se realizaron en la plaza cívica y en el Deportivo de la colonia: Miniolimpiadas callejeras, torneos de fútbol y básquetbol, encuentros deportivos entrepadres e hijos. En ese mismo sentido se promocionó semanalmente un Cine Clubgratuito y se organizaron festejos del calendario cívico y tradicional (día de laIndependencia, día de muertos, día de la Revolución, día del niño, etcétera). Con la intención de difundir las acciones y extender su influencia, serealizaron campañas de información en escuelas, comercios, fábricas y empresasde la zona. En algunos casos éstas contribuyeron con materiales de papelería.Debido al impacto de las acciones, la Asamblea Legislativa de la Ciudad deMéxico, prestó ocho computadoras, con las cuales se pudo proporcionar servicio
  18. 18. 18gratuito de Internet a la comunidad. Las computadoras también ampliaron laposibilidad de gestión, pues los vecinos podían acudir al módulo a tramitardiversos servicios: citas médicas con las instituciones federales de salud,impresión de los talonarios para el pago de impuestos, reposición de las CédulasÚnicas de Registro de Población, y en general, todos los servicios que se puedenhacer vía Internet. Tras cuatro meses de trabajo, al grupo inicial de 15 practicantes de TrabajoSocial, se sumaron un médico general, una dentista, una profesora de baile, unprofesor de karate, y una abogada que proporcionaba asesoría jurídica. La segunda vertiente, “Ser mujer”, estuvo compuesta por cuatro secciones:1) Preservación y mejoramiento de la salud; 2) Capacitación, educación, cultura,recreación y deporte; 3) Empleo y producción, y 4) Conocimiento del entornosocial. Se realizaron jornadas para el diagnóstico integral de la salud de la mujer:detección de cáncer cérvicouterino a través de citología cérvico-vaginal ycolposcopías, detección de cáncer mamario, detección de osteoporosis, detecciónde enfermedades crónico-degenerativas, control de salud reproductiva. Seimpartieron pláticas sobre temas relacionados a las mujeres. Se gestionó laimpartición de talleres de capacitación para oficios. Se informaron sobre lasfacilidades y apoyos que el gobierno local otorgaba para las microempesas. A lasmadres solteras se les otorgaba información sobre todas las posibilidades deapoyo que podría encontrar en las instituciones oficiales, locales y federales. La tercera vertiente, “Vamos Juntos”, tenía como población objetivo apersonas en situación de discapacidad.26 Originalmente se planeó que estuvieracompuesta por tres secciones: 1) Educación y capacitación para el trabajo, 2)26 Una persona con Discapacidad es “toda persona que presenta una deficiencia física, mental osensorial, ya sea de naturaleza permanente o temporal, que limita la capacidad de ejercer una omás actividades esenciales de la vida diaria, que puede ser causada o agravada por el entornoeconómico y social.” (Ley General de las Personas con Discapacidad, publicada el 10 de junio de2005).
  19. 19. 19Cultura para todos y 3) México es de todos. Se pondría énfasis en potenciar lascapacidades de las personas para conseguir una mejor calidad de vida. Sinembargo, las acciones fueron muy limitadas porque este fue el punto dondemenos se encontró apoyo de las instituciones. Se hizo evidente que no existe lasuficiente capacidad del gobierno delegacional para dar respuesta a lasnecesidades de estos ciudadanos. Al no existir el apoyo institucional, las tareasdel grupo se encaminaron a la concientización de la comunidad. El grupo detrabajo invitaba a personas con discapacidad a sus eventos públicos, y procurabahacerles sentir la importancia de su presencia, a ellos, a sus familias y a losdemás colonos. También se intentaba sensibilizar a sus familiares en laimportancia de integrarlos a la convivencia familiar. La cuarta vertiente, “Talleres Infantiles”, incluyó cuatro secciones: 1)Educación extraescolar, 2) Aventuras culturales y recreativas, 3) Mi casa, miescuela, y 4) Mi cuerpo. Las acciones estarían orientadas a proporcionar apoyosobre las materias de la escuela, ya sea como apoyo en tareas o regularización deaprendizaje, así como seguimiento de casos con problemática escolar. Asimismo,se concentró un directorio de instituciones públicas de iniciación artística y seimpartieron clases de baile. También se fomentó la importancia de la salud en elniño: control nutricional, inmunizaciones, salud dental, desparasitación. Asimismose programaron visitas a centros culturales y recreativos. La quinta vertiente, “Círculos de interés juvenil”, sería de especialimportancia porque estaba dedicada al sector de la población más difícil paraintegrar a las actividades comunitarias. No se debe perder de vista que el mayorporcentaje de delitos son cometidos por personas jóvenes. Las acciones estaríandistribuidas en cuatro secciones. 1) Círculos de interés: educativos, culturales,recreativos y deportivos; 2) Conociendo el DF y tu país; 3) Diagnóstico de salud; y4) Bolsa de trabajo, capacitación y autoempleo. La estrategia para capturar laatención de este grupo de población fue a través del deporte: se organizarontorneos y se intentó la conformación de un equipo de futbol con diversos
  20. 20. 20patrocinadores. Una vez que el joven se acercaba a las actividades del grupo detrabajo, se le informaba de otros aspectos que pudieran ser de su interés y queproporcionaban organizaciones civiles e instituciones de gobierno: becas deestudio y capacitación, descuento en viajes y excursiones, concursos de suinterés. Asimismo, el grupo de trabajo llevó a cabo la tarea de concentrarinformación sobre posibles ofertas de trabajo para ofrecer a los jóvenes. La sexta vertiente, “Abuelitos”, se ocuparía de un sector de la población enel cual, desde el año 2001, el gobierno de la ciudad había puesto cierta atención yles otorgaba pensiones, exención de pago en transporte, descuento en pago deservicios y atención médica. Las acciones debieron enfocarse menos acanalización de servicios institucionales, por lo que se pudo hacer un mayorénfasis en el trabajo comunitario. Las acciones se dividieron en cuatro secciones:1) Educación, cultura recreación y deporte; 2) Preservación y mejoramiento de lasalud; 3) Capacitación, empleo y producción; y 4) México de mis recuerdos. Se lesofrecieron pequeños cursos de manualidades, tras los que se realizaronexposiciones y venta de los productos elaborados. Se programaron paseosculturales a otras delegaciones, a museos y a otros sitios de interés de la ciudad.Se hicieron dinámicas grupales que recuperaban recuerdos y experiencias. Enmateria de salud, se les ofrecía un diagnóstico integral: detección y control deenfermedades crónico-degenerativas y charlas de orientación en temas afines.Como parte de las acciones que buscaban esparcimiento e integración, sellevaron a cabo eventos de baile para las personas adultas mayores. El trabajo en la comunidad se realizó a lo largo de más de un año. Losniveles de asistencia y participación se incrementaron cada día. Cualquiercantidad de renglones sería insuficiente para reproducir el trabajo cotidiano, elesfuerzo compartido, y la sensación de que se obtenían resultados en el cortoplazo. En los diarios de campo del grupo queda registro del asombro por laparticipación: “A la gente le sorprende que todavía haya alguien que quiera haceralgo para solucionar los problemas”. En otro, se anota que “las personas
  21. 21. 21aprovechaban los espacios del módulo para ser escuchadas, para platicarproblemas personales, familiares, de la comunidad y del país. Nacía la confianzaentre nosotros y ellos, entre ellos y ellos”. Cada charla era un ladrillo en laconstrucción de la confianza colectiva. La madre soltera, el adulto mayor o el desempleado encontraban en elgrupo de trabajo social un apoyo que no hallaban en la pareja ausente, en lafamilia o en las escasas oportunidades laborales. La confianza que inspiraba elgrupo se convertía en confianza en sí mismo. El mayor apoyo consistía endescubrir en el ciudadano sus propias potencialidades. En cada una de las acciones se intentó que la ciudadanía participaradirectamente en sus asuntos públicos, que conociera las posibilidades que lasinstituciones vigentes permiten y que, en general, están subutilizadas. Al mismotiempo, se intentaba que la comunidad se relacionara, que se conociera, yreconociera que las posibilidades de solución a los problemas cotidianos semultiplican cuando se abordan de manera conjunta. Se buscó en todo momento fomentar el capital social, fomentar “lacapacidad potencial de los individuos y de los grupos organizados, deinstitucionalizar actitudes positivas de cambio, valores generales como laconfianza, y normas de reciprocidad o solidaridad, con ayuda de la sociabilidad”.27Se buscaba desarrollar la capacidad de autogestión de la comunidad para mejorarsu calidad de vida, toda vez que el paradigma del Desarrollo Humano “se centraen reconocer que la expansión de las capacidades y oportunidades de laspersonas es el elemento motor del bienestar social”.28 ¿Cuál es el balance final de las acciones?27 Contreras Suárez, Enrique, “Lo bueno, lo malo y lo feo de la construcción del capital social”, p.112.28 Angulo, Carmelo, “Desarrollo humano y calidad democrática: experiencias innovadoras departicipación ciudadana”, p. 251.
  22. 22. 22III. BALANCE. Al final del camino volteamos y miramos lo andado. El grupo de trabajosocial se ha ido, pero en la comunidad quedan huellas de su paso. El trabajo no tenía antecedentes en la comunidad. Tampoco los integrantesdel grupo habían participado en una experiencia semejante. Tenían una formaciónacadémica previa, pero también se aprendió trabajando, en la calle, en las plazas,con la gente. En el balance de las acciones del grupo de trabajo comunitario, vale la penareferirnos a seis aspectos de la experiencia: actores y marco institucional, la lógicade la toma de decisiones, financiamiento y recursos, la población objetivo, la formade expansión del sistema, los enfoques e indicadores, la evaluación de lasacciones, y dificultad en la autogestión.291. Actores y marco institucional. Uno de los mayores atractivos de la experiencia de trabajo en la coloniaProvidencia, fue la convergencia de actores e intereses: políticos, académicos yciudadanos. El trabajo mostró que no son excluyentes, que pueden coexistir ytener convergencia en el desarrollo de la comunidad. Cada actor tiene su propialógica, sus propios fines, y puede aprovecharse la fuerza del trabajo conjunto.2. La lógica de la toma de decisiones. Las decisiones sobre el proyecto fueron responsabilidad del grupo deltrabajo de la ENTS. Cada decisión tuvo el respaldo del diagnóstico y análisis delequipo. En ese sentido fueron medidas profesionales, pero apoyadas en el29 La mayor parte de los criterios a considerar, siguen el modelo de análisis de paradigmas depolítica social, propuesto por Rolando Franco. Vid. Cohen, Ernesto y Franco, Rolando, GestiónSocial: Cómo lograr eficacia e impacto en las políticas sociales.
  23. 23. 23consenso del grupo. Sin embargo, a medida que el proyecto avanzaba, se incluyóla participación de la gente en diversas decisiones: sobre eventos a realizar, sobreestrategias de acción, sobre nuevas ideas para incorporar al trabajo. La auténticaparticipación comunitaria requiere que los destinatarios de los programas seinvolucren en ellos. En el grupo siempre se tuvo claro que era necesario rebasar lafigura del simple gestor: de allí sólo hay un paso al clientelismo. Una actitudclientelista en la participación comunitaria es aquella en la que el agente sólobusca ser un canal de gestión entre el ciudadano y la institución gubernamental. Elclientelismo es una forma intervención en el desarrollo social frágil porque “lasfidelidades dependen del flujo de favores, y basta que se vuelvan problemáticos,cambien los intereses y necesidades de algunas de las partes, o se presentenmejores ofertas de interlocución, para que se cancelen y sean sustituidas porotras”.303. Financiamiento y recursos. El proyecto trabajó a partir de una lógica financiamiento compartido. Lasinstituciones gubernamentales apoyaban con el inmueble, y con materiales para eldesempeño del grupo. La comunidad aportaba una cantidad simbólica para laremuneración de los distintos instructores o de los profesionales (médico, dentista,abogado) de los que recibían servicios. También se consiguió algún apoyo deescuelas y empresas de la zona. Es decir, no existió un solo patrocinador, ni setrabajó con fin lucrativo. El hecho de que los usuarios también participaran en elmantenimiento del proyecto, hacía valorar el esfuerzo de cada integrante delequipo.30 Pliego Carrasco, Fernando, “Estrategias de participación comunitaria: un enfoque neopluralista”,p. 454.
  24. 24. 244. La población objetivo y la forma de expansión del sistema. En el trabajo que se realizó en la colonia Providencia, originalmente sepensaba privilegiar como objetivo a la población vulnerable y a la gente con menosrecursos económicos. El instrumento de diagnóstico serviría, en parte, paraidentificar a esa población. Sin embargo, las acciones fueron ofrecidas de manerauniversal: tendría acceso a ellas cualquier persona que se acercara al módulo, queasistiera a los eventos o a las campañas. En algún momento el grupo de trabajodiscutió si la oferta universal podría provocar distorsiones que hicieran que losusuarios fueran mayoritariamente ciudadanos que originalmente no estabanconsiderados como población objetivo, y fueran los que menos necesitaran elapoyo del grupo de trabajo. Se llegó a la conclusión de que la toda la ofertadebería seguir siendo universal. El grupo no ofrecía subsidios, becas o algún tipode apoyo económico. Lo que en caso de utilización de recursos monetarioshubiera podido provocar dispendio, en este caso serviría como promoción de lasacciones del grupo. Manteniendo la oferta universal, los usuarios servirían comodifusores del trabajo que se estaba realizando. En el último de los razonamientos,la participación comunitaria sería limitada si a una parte de la comunidad se lelimitaba el acceso a todos los servicios.5. Los enfoques, indicadores y evaluación de las acciones. El equipo de trabajo nunca pensó valorar sus alcances a partir de losinsumos que utilizara, ni de la gente que participara en el proyecto. Se hicieroncuantificaciones sobre el número de usuarios que participaba en los cursos, queasistía a los eventos o que requería de servicios profesionales. El problema, sinembargo, es que se dificultaba la medición de los alcances de las acciones, apartir de los objetivos planteados. ¿Cómo medir la integración social, el capitalsocial, la confianza comunitaria? Quedan impresiones, comentarios de loscolonos, sensación de mayor confianza; pero no existen indicadores fiables que, aescala tan pequeña, puedan mostrar el grado de cohesión de la comunidad. El
  25. 25. 25problema se contagia a los mecanismos de evaluación. Las evaluaciones sedesarrollaron conforme avanzaba el trabajo, pero no existían los instrumentos quefacilitaran la sistematización de cada uno de los procesos, en parte por ser unaexperiencia novedosa. En el mejor de los casos, las evaluaciones consistían enanálisis verbales de los avances y de las decisiones a tomar. Se realizaronesfuerzos por sistematizar el seguimiento individual de los usuarios: se realizó unpadrón de los beneficiarios. Sin embargo, la escasez de recursos humanosdestinados al diseño y mantenimiento de esos archivos dificultó darles un puntualseguimiento. Ante la imposibilidad de supervisar la atención a todos los usuarios,se diseñó una estrategia para verificar el impacto a través de entrevista a usuariossurgidos de una muestra aleatoria. Al final, también este intento de evaluaciónpadeció dos grandes limitaciones: una, que no se contaba con un instrumento detrabajo estándar para la entrevista de evaluación con el ciudadano, de tal formaque la entrevista se limitaba a una mera charla en la que el usuario narraba suexperiencia en torno a los resultados de la gestión. La otra limitación, fue que porsus pequeñas dimensiones, la muestra no podía ser considerada estadísticamentesignificativa. Asimismo, se debe destacar que en muchas de las accionesdesarrolladas, por su propia naturaleza (asambleas comunitarias, festividadescívicas), fue imposible siquiera la cuantificación de los usuarios.6. Dificultad en la autogestión. La estrategia de trabajo terminó cuando dos de los tres sectoresparticipantes se retiraron. Algunos de los cursos continuaron sostenidos por losmismos usuarios. En la comunidad también queda una cultura de la información.El ciudadano tiene una noción más amplia de las posibles alternativasinstitucionales que pudieran dar respuesta a sus demandas. Sin embargo, elmayor cuestionamiento a los resultados del trabajo pudiera ser que los logrosquedan en el nivel individual, en cada ciudadano. Todas las demás acciones, queimplicaban participación comunitaria, no pudieron generar una dinámica que sesostuviera cuando el grupo de la ENTS se retiró (porque su periodo de prácticas
  26. 26. 26profesionales había terminado) y los intereses de los actores políticos mudaron deobjetivo. En el resultado final tuvimos a un ciudadano mejor informado y quizá conmayor confianza en sus autoridades; sin embargo, las acciones de participacióncomunitaria, prácticamente desaparecieron. Debería haberse generado unadinámica permanente de trabajo, que no necesitara más de intermediarios. “Eldesarrollo como libertad requiere generar oportunidades y considerar a laspersonas como agentes promotores de sus propios objetivos”.31 Al final del trabajo queda una gran interrogante: ¿Será siempre necesaria laparticipación de intermediarios u organizadores comunitarios profesionales, paramantener encendida la participación ciudadana? En un mundo en el que el interés de cada ciudadano está en resolver suspropios problemas, individuales y familiares, quizá sea necesaria, en ocasiones, laparticipación de profesionales dedicados al trabajo comunitario.31 Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, Informe sobre Desarrollo Humano: México2004, p. 47.
  27. 27. 27IV. CONCLUSIONES A decir de Richard Elmore, no es escasa la literatura en torno a los análisisdescriptivos de casos de implementación de políticas; lo que ha faltado, es hacerénfasis en el diseño retrospectivo, que analice resultados más que laspretensiones.32 Coincidimos: En este trabajo hemos intentado referirnos a loslogros, pero al mismo tiempo hacer énfasis en las limitaciones de nuestro caso. Sepretende rebasar la imagen fotográfica, ser una propuesta. La experiencia que hemos narrado no es un caso único en la Ciudad deMéxico. Se ha repetido, con diversas variantes, en otros puntos de la Ciudad y condiversos recursos institucionales. Así como son evidentes sus alcances, suslimitaciones se repiten en prácticamente todos los casos. El mayor problema seencuentra en la temporalidad del interés de los actores políticos y académicos. Eltrabajo comunitario no debería tener fecha de caducidad. ¿Cómo superar eseproblema? Ante todo, al trabajo comunitario debe otorgársele su justa dimensión y susreales posibilidades. Debe reconocerse que en los ámbitos académicos existe unacierta sobrevaloración de la participación ciudadana y conceptos afines, unasobrecarga de expectativas. Al concepto de capital social en ocasiones se leatribuyen exageradas capacidades de cambio: Es la nueva aspirina que puederesolver toda clase de problemas sociales.33 Asimismo, debe reconocerse que las propias dinámicas urbanas, dejanpoco tiempo y espacio al ciudadano para desarrollar actividades en su comunidad.El trabajo comunitario y su organización requieren tiempo y un cierto nivel deprofesionalización. Aunque existen iniciativas de particulares que intentan realizar32 Elmore, Richard F. “Diseño retrospectivo: la investigación de la implementación de las decisionespolíticas”, pp. 251 – 253.33 Contreras Suárez, Enrique, Op. Cit. p. 117.
  28. 28. 28mejoras comunitarias, usualmente presentan rasgos asistencialistas y seencuentran desarticuladas. En este caso, es insuficiente la buena voluntad. Algunos de los académicos de Trabajo Social han planteado desde hacevarios años una propuesta concreta, que podría darle salida a varios de losproblemas que aquí se han planteado. La propuesta consiste en institucionalizarCentros de Trabajo Social, que puedan desarrollar estrategias de trabajocomunitario, como la que en este trabajo se ha descrito, de manera permanente. Los Centros de Trabajo Social podrían sistemáticamente realizarinvestigaciones para sugerir medidas para contribuir en la solución de las diversasproblemáticas comunitarias, y tendrían capacidad para coordinar a otras entidadesactivas en el campo de la asistencia social. Los Centros de Trabajo Social estaríanconformados por equipos multidisciplinarios, con vinculación efectiva coninstituciones de gobierno, de la sociedad civil y de asistencia privada. Para lalocalización física de estos Centros se privilegiaría a las zonas de mayormarginación social.34 Un modelo semejante, ha sido desarrollado por la Facultadde Odontología de la UNAM. Consiste en un sistema de clínicas periféricas, endonde los alumnos realizan prácticas en apoyo a la comunidad. El usuarioúnicamente paga el costo del material que se utiliza, no el servicio profesional. Los recursos para el funcionamiento de estos Centros serían mínimos.Como hemos visto en la experiencia de Casa del Sol en la colonia Providencia,los recursos profesionales provienen en un inicio de los practicantes de TrabajoSocial, y luego se suman los de los propios ciudadanos. La ventaja sería que, eneste caso, la institucionalización volvería permanente la dinámica.34 La propuesta fue presentada formalmente por la Maestra Elizabeth Bautista, en los trabajos entorno a la creación de la Ley de Asistencia Social del Distrito Federal (Publicada el 16 de marzo del2000).
  29. 29. 29 Es una propuesta. No es una utopía: es una idea que surgió tras muchosdías de trabajo en una comunidad del norte de la Ciudad de México. Esa es lahistoria que hemos querido compartir. Por lo pronto, en este mismo momento, en la ciudad miles de personasescuchan radio, ven televisión o navegan en Internet. Reciben información sobrela vialidad, el clima o la música de moda; pueden enterarse de los conflictos enmedio oriente y de los chismes de la farándula. Algún ciudadano, puede inclusoestar leyendo en este momento sobre experiencias de desarrollo comunitario. Eseciudadano, informado de las problemáticas nacionales y mundiales,probablemente no conoce el nombre de sus vecinos.
  30. 30. 30 REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS• Angulo, Carmelo, “Desarrollo humano y calidad democrática: experiencias innovadoras de participación ciudadana”, en Kliksberg, Bernardo (Compilador), La agenda ética pendiente de América Latina, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica / Inter-American Development Bank, 2005, Pp 251 - 258.• Aguayo, Sergio (Editor), El almanaque mexicano, México, Grijalbo, 2000, 431 pp.• Arteaga, Carlos (Coord.), Desarrollo Comunitario, México, UNAM / ENTS, 2001• Azcueta, Michel, “Combate global contra la pobreza. Las soluciones existen. La experiencia de Villa Salvador”, en Kliksberg, Bernardo (Compilador), La agenda ética pendiente de América Latina, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica / Inter-American Development Bank, 2005, Pp 291 – 307.• Bagnasco, Arnaldo, et. al. El capital social: instrucciones de uso, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica (Colección Popular 538), 2003, 152 pp.• CEPAL, La participación popular y los principios del desarrollo comunitario en la aceleración del desarrollo económico y social, Boletín Económico de América Latina, Vol. IX, Núm. 2.• Cohen, Ernesto y Franco, Rolando, Gestión Social: Cómo lograr eficacia e impacto en las políticas sociales, México, Siglo XXI / CEPAL, 2005, 316 pp.• Contreras Suárez, Enrique, “Lo bueno, lo malo y lo feo de la construcción del capital social”, en Arteaga Basurto, Carlos; Solís San Vicente, Silvia (Coordinadores), La política social en la transición, México, Plaza y Valdés – ENTS, 2001, pp. 110 – 124.• Downs, Anthony, “El ciclo de atención a los problemas sociales” en Aguilar, Luis F. Problemas públicos y agenda de gobierno, Ed. Miguel Ángel Porrúa (Antologías de Políticas Públicas, 3). Pp. 141 – 160.• Elmore, Richard F. “Diseño retrospectivo: la investigación de la implementación de las decisiones políticas” en Aguilar, Luis F. La implementación de las políticas, Ed. Miguel Ángel Porrúa (Antologías de Políticas Públicas, 4). Pp. 251– 280.• Elmore, Richard F. “Modelos organizacionales para el análisis de la implementación de programas sociales” en Aguilar, Luis F. La implementación de las políticas, Ed. Miguel Ángel Porrúa (Antologías de Políticas Públicas, 4). Pp. 185– 250.• García Canclini, Néstor, Consumidores y ciudadanos: conflictos multiculturales de la globalización, México, Grijalbo, 1996, 198 pp.• Galeana de la O., Silvia, “Particularidad, diversidad y complejidad del gobierno municipal en México”, en Arteaga Basurto, Carlos; Solís San Vicente, Silvia (Coordinadores), La política social en la transición, México, Plaza y Valdés – ENTS, 2001, pp. 338 – 355.
  31. 31. 31• Galeana de la O., Silvia, (Coord) Promoción social: una opción metodológica, México, Plaza y Valdés – ENTS, 1999, 166 pp.• Giddens, Anthony, La tercera vía y sus críticos, México, Taurus (Pensamiento), 2001, 203 pp.• Giddens, Anthony, Un mundo desbocado: Los efectos de la globalización en nuestras vidas, México, Taurus (Pensamiento), 2005, 117 pp.• Guerra Rodríguez, Carlos, “La Participación Social y Las Políticas Públicas: Un Juego de Estrategias”, en Casas, Rosalba et. al. Las políticas sociales de México en los años noventa, UNAM / FLACSO / Plaza y Valdés. pp. 75 – 110.• Inglehart, Ronald; Miguel Basañez, et. al., Human Beliefs and Values, México, Siglo XXI Editores, 2004.• Kliksberg, Bernardo (compilador), Pobreza: un tema impostergable. Nuevas respuestas a nivel mundial, México, Fondo de Cultura Económica / Programa de las Naciones Unidas Para el Desarrollo, 1977.• Kliksberg, Bernardo, "Seis tesis no convencionales sobre participación", en Revista Acta Sociológica, FCPyS, núm 28 - 29, enero- agosto del 2000.• Ley de Asistencia Social del Distrito Federal, Publicada el 16 de marzo del 2000.• Ley General de las Personas con Discapacidad, Publicada el 10 de junio de 2005.• Luján Ponce, Noemí, La construcción de confianza política, México, IFE (Temas de la democracia, ensayos 6), 1999, 156 pp.• Olson, Mancar, “La lógica de la acción colectiva”, en Almond, G. et. al. Diez textos básicos de Ciencia Política, Barcelona, Ariel, 2001, 273 pp.• Pliego Carrasco, Fernando, “Estrategias de participación comunitaria: un enfoque neopluralista”, en Casas, Rosalba et. al. Las políticas sociales de México en los años noventa, UNAM / FLACSO / Plaza y Valdés. pp. 439 - 470• Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, Informe sobre Desarrollo Humano: México 2004, México, Mundi Prensa, 2005• Rivero Hernández, Melesio, “Políticas sociales desde los espacios municipales”, en Arteaga Basurto, Carlos; Solís San Vicente, Silvia (Coordinadores), La política social en la transición, México, Plaza y Valdés – ENTS, 2001, pp. 312 – 400.• Rosanvallon, Pierre, La nueva cuestión social: Repensar el Estado providencia, Buenos Aires, Manantial, 2004, 215 pp.• Sainz Villanueva, José Luis, “La problemática social, gubernamental y de representación ciudadana en las delegaciones políticas del Distrito Federal”, en Arteaga Basurto, Carlos; Solís San Vicente, Silvia (Coordinadores), La política social en la transición, México, Plaza y Valdés – ENTS, 2001, pp. 356 – 370
  32. 32. 32• Solís San Vicente, Silvia, “El desarrollo humano: una nueva perspectiva de la política social”, en Arteaga Basurto, Carlos; Solís San Vicente, Silvia (Coordinadores), La política social en la transición, México, Plaza y Valdés – ENTS, 2001, pp. 85 – 108.• Weaving, Rachel y Ulrich Thumm, “Diseño del sistema de seguimiento y evaluación de los proyectos”, en Lecciones y prácticas, Volúmen 2 Núm. 8, Departamento de Evaluación de Operaciones, Banco Mundial. AgradecimientosEste trabajo ha recibido el apoyo del programa ART, una iniciativa de colaboracióncon el PNUD, UNOPS, UNESCO y OMS; el Secretariado Internacional para ElDesarrollo Humano de la Universidad York en Canadá; y el Programa Universitasde la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Ginebra.A María Elena Beltrán por compartirme sus experiencias, por sus comentarios ypor todo su apoyo. Sin ellos, este trabajo no hubiera sido posible.A la maestra Elizabeth Bautista, que coordinó al grupo de Trabajo Social,agradezco su gentileza por las conversaciones que tuvimos sobre su trabajo.

×