Ensayo futbol

16,688 views

Published on

Published in: Education
  • Be the first to comment

Ensayo futbol

  1. 1. UNIVERSIDAD NACIONAL DE CÓRDOBA FACULTAD DE LENGUASTALLER: PRÁCTICAS DE LA COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN LINGÜÍSTICAS III EL FÚTBOLDe la exclusividad hacia una pasión de multitudes Profesora: Beatriz Vasconcelo Alumna: Marcela Gisselle Tornier Año 2011
  2. 2. El fútbol De la exclusividad hacia una pasión de multitudes Marcela Gisselle TornierLa interculturalidad como fenómeno abarca toda forma y proceso de socialización, porejemplo el deporte, promueve el intercambio, las relaciones interpersonales y lascolectivas “sin suprimir las diferencias ni las identidades culturales”1. Las inmigracioneseuropeas de mitad del siglo XIX y de principios del XX que llegaron a tierras americanasabrieron las puertas al fenómeno intercultural. A la Argentina, arribaron al Puerto deBuenos Aires grandes contingentes de almas en busca de una mejor vida, de paz yprogreso, eran de los más diversos orígenes: italianos, españoles, franceses,austríacos, suizos, alemanes, belgas, ingleses, entre muchos otros. Cada una de estascolectividades trajo una cultura diferente, que de a poco fue metiéndose en la nuestra.En este trabajo, nos remontaremos al origen en nuestro país de un caso muy particulardentro del deporte: el fútbol; un práctica que es considerada nacional por la mayoríade las personas ya sean nativas de la Argentina o extranjeras. Sin embargo muchosignoran de dónde viene y cómo se propagó en nuestra cultura. ***Orígenes del footballComo ya mencionamos, las inmigraciones europeas recibidas en el territorio argentinotuvieron gran importancia para la nación que estaba recién afianzándose ypoblándose. El grupo que nos interesa por ahora es el proveniente de Gran bretaña,1 Vásquez Medina, José Antonio. “Enfoque intercultural para una educación Básica Regular Interculturaly Bilingüe”, Revista cultural electrónica: Construyendo nuestra interculturalidad, nº 4, septiembre de2007.Marcela Gisselle Tornier
  3. 3. que a diferencia de otros desembarcaron al país por razones comerciales, tales como el tendido de vías férreas, como empleados o miembros de las Compañías de Teléfonos, de Gas, Alumbrado, Tranvías o sociedades financieras.Las colectividades inglesas se reunían en clubes con fines sociales y deportivos; fuerondifusores del deporte en la Argentina: cricket, golf, rugby y por supuesto, el football.En la capital cordobesa, más precisamente en lo que hoy es Barrio General Paz, seencontraba el Club Inglés nacido en 1835, allí sus socios contaban con una biblioteca ysalones para jugar al billar y al bridge. Este grupo no provenía de una clase social alta,sin embargo actuaban como parte de ella. Sus hijos eran mandados a institucionespertenecientes a la colectividad, donde “vivían al más puro estilo inglés”2. Estos clubeseran instituciones cerradas, su cuota social era alta y la aceptación de un socio nuevorequería la presentación por parte de un padrino. Eran lugares exclusivos de lasociedad masculina.Julio de Frydenberg en Historia social del fútbol. Del amateurismo a laprofesionalización. (2011) nos cuenta que la institucionalización y popularización deeste deporte se produce en 1891 en Buenos Aires con el nacimiento de la ArgentineAssociation Football League que, está de más decir, que fue organizada por un inglés.En Córdoba Capital, allá por el año 1882 nace con la fundación del Córdoba Athletic lapasión por el fútbol. En el corazón de Pueblo General Paz como se conocía al actualbarrio General Paz, se ubicó la primera cancha de este deporte de la ciudad. Juan Filloyescribió sobre esta novedad: “Corresponde a los anglosajones del Athletic Club, sito en2 Vera de Flachs, María Cristina. Las colectividades extranjeras en Córdoba en el siglo XIX. Identidad eintegración. Cuadernos de historia. Junta provincial de historia de Córdoba, 1993.Marcela Gisselle Tornier
  4. 4. nuestro barrio, la prioridad absoluta del fútbol en Córdoba. Y a la muchachada queespiaba los partidos, la emulación en la práctica de ese juego mediante pelota detrapo”3.No debemos olvidar que por entonces era un deporte exclusivo de los británicos, eradisciplinado y metódico, se jugaba de manera uniforme, no había individualidades loque lo hizo exitoso y poderoso. Ellos dominaron por completo los primeros años delfútbol hasta que cae la hegemonía en la liga del Club Alumni de Buenos Aires. Despuésde esta etapa llegó la “fundación criolla”4, cuya caracterítica fue la aparición de losclubes locales ya sin la presencia de los jugadores de origen británico entre sus filas, elpionero en esto fue el Racing Club de Avellaneda cuando consiguió su primercampeonato de primera división.A partir del 1900 el ascenso del futbol fue inminente, ya no era un pasatiempo solo delos clubes ingleses, así surgieron las ligas independientes ante la necesidad de entraren la liga oficial. La popularización, dice Frydenberg, “viene de la mano de la creaciónde clubes por jóvenes de los sectores populares que, en principio, se encuadran en el futbol aficionado y en las ligas independientes, y que de a poco van pasando, en la segunda década del siglo XX, a la oficial”5. Los clubes además vienen a jugar un papel importante en la identidad de cada barrio, se crean las rivalidades “futboleras” entre ellos, en cambio en las países de3 Demarchi, Rogelio. Historia del Fútbol en Argentina. Crónica de una pasión. La Voz del Interior.Argentina, 17 de julio de 2011, páginas 2 y 3, Sección F.4 Archetti, Eduardo P. “El potrero y el pibe. Territorio de pertenencia en el imaginario del fútbolargentino”. Nueva Sociedad, nº 154, marzo-abril 1998, pp. 101-1195 Demarchi, Rogelio. Historia del Fútbol en Argentina. Crónica de una pasión. La Voz del Interior.Argentina, 17 de julio de 2011, páginas 2 y 3, Sección F.Marcela Gisselle Tornier
  5. 5. Europa estas identidades se dan entre ciudades, es decir en una ciudad cuando muchohay tres o cuatro clubes que se dividen la fidelidad futbolística. Los nombres elegidospara estas instituciones generalmente se relacionaban con el lugar/barrio deresidencia de sus fundadores, por ejemplo: en la Provincia de Buenos Aires, la actualAsociación Atlética Argentinos Juniors fundada en el barrio porteño de Villa Crespo ensus comienzos fue llamada Asociación Atlética y Futbolística Argentinos Unidos de VillaCrespo; en 1896, un grupo de ingleses profesionales y comerciantes fundaron en loque era el pueblo de Banfield un club del mismo nombre; el Club Atlético Boca Juniorsnace en el barrio de La Boca en 1905; también en 1905, por iniciativa de losestudiantes universitarios se crea el Club Atlético Estudiantes de La Plata; en ParquePatricios encontramos al Club Atlético Huracán6; en la ciudad de Córdoba, en 1918 losempleados del Ferrocarril Central Córdoba fundaron al Instituto Ferrocarril CentralCórdoba que más adelante cambiaría a Instituto Atlético Central Córdoba 7; el AtléticoTalleres Central Córdoba al igual que el anterior se origina en el Ferrocarril CentralCórdoba, pero en los talleres, Club Atlético Talleres, su nombre definitivo, llegaría en19188; corría el año 1914 cuando se creó el Club Atlético General Paz Juniors en lo queera el pueblo General paz9; etc.Los medios de comunicación de la época ayudaron a que este fenómeno creciera y seexpandiera. El diario La Voz del Interior, por ejemplo, ya en 1905 lanzaba brevesartículos donde se informaba al pueblo las reglamentaciones del fútbol y los partidosamistosos: “Debemos advertir a nuestros estimados lectores que este año nosdedicaremos extensamente a fomentar este ejercicio tan saludable para nuestra6 <http://www.taringa.net/posts/info/2058706/Historias-de-Clubes-de-Futbol-Argentino_-1era-Division-09.html> [Consulta: 8 de octubre de 2011]7<http://www.institutoatleticocentralcordoba.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1&Itemid=6> [Consulta: 8 de octubre de 2011]8 <http://www.albiazul.com.ar/institucional/historia.html> [Consulta: 8 de octubre de 2011]9 <http://www.clubjuniors.com.ar/El_Club_Historia.htm> [Consulta: 8 de octubre de 2011]Marcela Gisselle Tornier
  6. 6. juventud, que en toda la Europa, América y, sin ir tan lejos, tenemos a Buenos Aires,donde ya este juego se ha transformado en un verdadero delirio” 10.Con el surgimiento del fútbol, crece la necesidad también de tener un lugar dondepracticarlo, sobre todo desde los sectores populares, es así como aparecen lospotreros, “espacios vacios de la ciudad, de diverso tamaño, por lo general pequeños eirregulares”11; en la capital cordobesa, un grupo de adolescentes que jugaba en unpotrero de la calle Caseros al 600 fundaron el Club Atlético Belgrano en 1905, cuyospartidos se terminaban recién con la caída del sol12. Fue justamente en los potrerosdonde las “gambetas” empezaron a adornar elfútbol y a dejar una marca en el estilo de juegoargentino y el mayor representante de esto esDiego Armando Maradona. Surgido en un potrerode la Villa Fiorito en Buenos Aires acompañado deuna pelota y sus dos sueños, jugar en el mundial ysalir campeón, llegó a lo máximo y a mostrarle almundo la “gambeta” y el “taquito” con el selloceleste y blanco. En este escenario, el del potrero,es donde el ingenio de los “pibes” encuentracómo “reemplazar” de alguna manera las pelotasque por un tiempo fueron encargadas a Inglaterrapor su escasez en el territorio argentino y la solución a este problema fue la pelotita detrapo. La esférica, como le dicen algunos, es el objeto deseado de la contienda, todojugador quiere hacer maravillas con ella y, lo más importante, quiere perforar la reddel arco del adversario. Hoy, vemos a los niños/jóvenes jugar con una de papel o demedias viejas, otros tienen la posibilidad de acceder a una hecha por las primeras10 Demarchi, Rogelio. Historia del Fútbol en Argentina. Crónica de una pasión. La Voz del Interior.Argentina, 17 de julio de 2011, páginas 2 y 3, Sección F.11 Archetti, Eduardo P. “El potrero y el pibe. Territorio de pertenencia en el imaginario del fútbolargentino”. Nueva Sociedad, nº 154, marzo-abril 1998, pp. 101-119.12 <http://www.soyceleste.com.ar/historia-del-club.html> [Consulta: 8 de octubre de 2011]Marcela Gisselle Tornier
  7. 7. marcas en la elaboración de indumentaria deportiva, pero lo que realmente interesaes jugar y divertirse.En la actualidad, al hablar de fútbol generalmente también se asoma la violencia, estaha estado en los comienzos de este deporte. Las corridas, disparos, el enfrentamientoentre barras hace cien años también existían, La Voz del Interior lo cronicaba de lasiguiente manera “La discusión del último partido entre dos clubes (…) enardeció losánimos y una puñalada feroz terminó con la vida de uno, mientras que el otro irá afinarse en una cárcel” 13. En esta época los encuentros empezaron a perder público, talvez debido a la peligrosidad del ambiente, incluso las mujeres que iban a presenciarlosdejaron de hacerlo por los desmanes del público. ***Retomando el tema de la interculturalidad como fenómeno que permite lasocialización y las interrelaciones, sobrevuela en este la noción de “aculturación”entendido como “el conjunto de fenómenos que resultan de un contacto continuo ydirecto entre grupos de individuos de culturas diferentes y que inducen cambios enlos modelos (patterns) culturales iniciales de uno o de los grupos”14. Los contactosculturales en la República Argentina se realizaron, en el caso particular de losinmigrantes británicos, entre grupos particulares de esta población. Está claro queestos contingentes eran muchos más cerrados que otros, sin embargo de ellos seseleccionó y se tomó prestado un elemento cultural que progresivamente se hizocamino en el deporte, en la sociedad y en el imaginario nacional. Estamos ante una“aculturación espontánea”15, natural y libre, favorecida por una tendencia a laapertura y a la aceptación del “otro”.13 En Memoria íntima de Córdoba. Un siglo de vida cotidiana. La Voz del Interior, Capítulo 2, año 2004.14 Cuche, Denys. La noción de cultura en las Ciencias Sociales. Buenos Aires, Ediciones Nueva Visión,1999.1515 Ibid.Marcela Gisselle Tornier
  8. 8. Para concluir, el fútbol que llegó en barco a fines del siglo XIX ha cambiado, aquel queera exclusivo de los británicos, metódico, técnico y que resaltaba el juego en conjuntoabandonó lo sajón que le quedaba para dar paso al inquieto y pasional argentino. Loúnico que perdura de aquellos días de football en el Club inglés es el corner, el offside,el foul y algún otro anglicismo. El argentino se encargó de hacer a esta práctica aimagen y semejanza de él, hoy, si nos encontramos con un extranjero, lo primero quehace es relacionar al argentino con Maradona o Messi. El papel que tiene hoy el sociode un club también es diferente, su integración a la institución, la cuota de asociadoque es, dentro de todo, accesible, el lugar que se le da dentro de la vida activa de lainstitución, entre muchos otros aspectos que han cambiado. De los clubes barriales ylas ligas independientes pasamos a los campeonatos internacionales, a ser campeonesde América y del mundo con el taquito, la gambeta, la rabona, el “toco y me voy”, lapared y las individualidades dentro de un equipo. El fútbol como engendrador degrandes pasiones desplazó a otras formas de recreación para convertirse en unfenómeno social que une corazones al mismo tiempo que crea sanas rivalidades. Hayun potrero en cada barrio, una pelota en cada casa, un ídolo, un héroe y un grito de“gol” atorado en la garganta cada domingo, un superclásico en cada campeonato, undescenso, un ascenso y un picado improvisado. Es esa pasión “dominguera” que definea los hinchas, que los empuja a hacer largas colas y a esperar, haga frío o calor, afuerade la boletería, esa que les provoca cantar hasta quedar sin voz, saltar, llorar e insultar,prometer para que los imposibles se hagan realidad o incita a gastar los ahorros con talde ver al equipo de sus amores. Las caravanas, los banderazos, los bares quetransmiten el clásico de la fecha, la camiseta, la pelota queno se mancha… Todo forma parte de este deportemaravilloso que en el comienzo fue exclusivo, pero con eltiempo llegó a ser una pasión de multitudes, una pasiónargentina.Marcela Gisselle Tornier
  9. 9. Bibliografía  Archetti, Eduardo P. “El potrero y el pibe. Territorio de pertenencia en el imaginario del fútbol argentino”. Nueva Sociedad, nº 154, marzo-abril 1998, pp. 101-119.  Cuche, Denys. La noción de cultura en las Ciencias Sociales. Buenos Aires, Ediciones Nueva Visión, 1999.  Demarchi, Rogelio. Historia del Fútbol en Argentina. Crónica de una pasión. La Voz del Interior. Argentina, 17 de julio de 2011, páginas 2 y 3, Sección F.  En Memoria íntima de Córdoba. Un siglo de vida cotidiana. La Voz del Interior, Capítulo 2, año 2004.  Vera de Flachs, María Cristina. Las colectividades extranjeras en Córdoba en el siglo XIX. Identidad e integración. Cuadernos de historia. Junta provincial de historia de Córdoba, 1993.  Vásquez Medina, José Antonio. “Enfoque intercultural para una educación Básica Regular Intercultural y Bilingüe”, Revista cultural electrónica: Construyendo nuestra interculturalidad, nº 4, septiembre de 2007.  <http://www.taringa.net/posts/info/2058706/Historias-de-Clubes-de-Futbol- Argentino_-1era-Division-09.html> [Consulta: 8 de octubre de 2011]  <http://www.institutoatleticocentralcordoba.com/index.php?option=com_cont ent&view=article&id=1&Itemid=6> [Consulta: 8 de octubre de 2011]  <http://www.albiazul.com.ar/institucional/historia.html> [Consulta: 8 de octubre de 2011]  <http://www.clubjuniors.com.ar/El_Club_Historia.htm> [Consulta: 8 de octubre de 2011]  <http://www.soyceleste.com.ar/historia-del-club.html> [Consulta: 8 de octubre de 2011]Marcela Gisselle Tornier

×