Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

LUIS DE GUINDOS EN LA UNIVERSIDAD DE DEUSTO

154 views

Published on

Se adivina en sus palabras un ligero cambio en la estrategia del Banco Central Europeo.

Published in: Economy & Finance
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

LUIS DE GUINDOS EN LA UNIVERSIDAD DE DEUSTO

  1. 1. 1 LUIS DE GUINDOS EN LA UNIVERSIDAD DE DEUSTO. Manfred Nolte Profeso un aceptable respeto a Luis de Guindos, un político circunstancial que lideró con valentía el rescate del sistema bancario español en 2012, contribuyendo simultáneamente a un buen número de reformas estructurales en el sector financiero que ayudaron a sacar a España de la crisis a finales de 2013. De ahí que, al enfundarse su ropaje formal de vicepresidente del Banco Central Europeo, adoptando el relato oficial de la institución, se haya perdido el frescor del personaje para diluirse en el estereotipo que marca la liturgia de Bruselas, o en este caso de Frankfurt. Y esto, que en sí mismo, pudiera parecer neutral o inocuo, no lo es por cuanto la perpetuación del discurso oficial del Banco Central europeo, es enormemente lesivo para determinados colectivos, -entre los que destacan los ahorradores seguidos a cierta distancia de las entidades financiera- que, llevan soportando, durante años, uno de los expolios más sonoros de los anales de la economía. Lo cual decepciona no poco. En la conferencia pronunciada en la bilbaína Universidad de Deusto el jueves de la semana pasada, el que fuera ministro de economía del Gobierno de Mariano Rajoy entre 2011 y 2018, y actual vicepresidente del Banco Central europeo (BCE) ratificó la posición oficial de la Institución, en el sentido de que las actuales disposiciones de liquidez indefinida, tipos negativos y programas de relajación cuantitativa se mantendrán de forma indefinida en tanto la inflación en la eurozona no repunte significativa y establemente por debajo, aunque cerca del arbitrario límite convenido del 2%. Algo que aun no se divisa en el horizonte. Tal manifestación produce en primera instancia una doble zozobra, no solo por consagrar lo que muchos consideran una política expansiva perversa y en todo caso improcedente en orden a alcanzar los objetivos perseguidos, sino igualmente
  2. 2. 2 porque podría interpretarse como un anticipo de la política continuista del BCE bajo el mando de su nueva presidenta la francesa Christine Lagarde. De la insuficiencia e improcedencia de sus políticas en el momento actual dan fe no solo los testimonios de amplios estratos de la academia, sino que ha sido la conversación estrella en las reuniones del Fondo Monetario Internacional y del Banco mundial celebradas en Washington este mes. En este último escenario, los banqueros centrales han llegado a la conclusión de que la efectividad de la política monetaria de cara al control de la demanda, la estabilización del ciclo y el repunte de los precios ha llegado a su límite. En el caso de los académicos la convergencia es aun mayor. Los hechos demuestran de forma recalcitrante que los famosos postulados de Milton Friedman, padre del monetarismo, según los cuales “la inflación es siempre y en todo lugar un fenómeno monetario” han quedado laminados por la evidencia de los últimos meses, por no decir años. Mas bien es todo lo contrario y todo apunta a que la tesis del profesor de Harvard está superada. Prácticamente no existe ya relación alguna entre expansión monetaria e inflación, muy a pesar de que los principales banqueros centrales del mundo hayan inyectado en el sistema magnitudes inverosímiles de liquidez. De la injusticia de su programa no cabe escribir una línea más. El dinero fácil y los tipos negativos no solo fomentan la toma de riesgos exacerbados en los activos que constituyen las inversiones de los particulares, alentando burbujas, sino que expolian su rentabilidad en favor de presupuestos poco disciplinados, tesoros públicos extravagantes y deudores en general financiados de forma subvencionada o gratuita. Ciertamente el mundo al revés. A pesar de lo cual y en honor a la verdad cabe destacar que el vicepresidente del Banco Central Europeo ha realizado en la Universidad de Deusto un amago de desmarque del discurso oficial al advertir que un número creciente de técnicos del BCE están alertando de los efectos secundarios de una política monetaria ultraexpansiva. “Hemos empezado a percibir que los efectos laterales no deseados de esta política son cada vez más importantes”. Ello “nos lleva a la necesidad de un planteamiento mas allá de lo que es estrictamente la política monetaria.” “La política monetaria puede proporcionar liquidez en una situación de riesgo de Brexit o una situación de guerra comercial, pero no es la solución para estos factores que están detrás de la desaceleración económica”. "Diría que su impacto negativo en la estabilidad financiera es cada vez más evidente, lo que significa que debe complementarse con una política fiscal y estructural", ha destacado el banquero central. En otro pasaje de su intervención el vicepresidente del BCE diagnostica un cambio estructural a la baja de la llamada ‘tasa natural de interés’ en Europa. Impropio comentario, cuando es justamente la artificial y continua distorsión de los precios de mercado del dinero la que ha recortado los tipos al nivel actual, provocando que los inversores acometan compras con rentabilidades famélicas ante la ausencia de otras oportunidades y amparados en un escenario de liquidez sin limites.
  3. 3. 3 Guindos aludió también a otros riesgos que se divisan en el horizonte económico europeo, destacado el de liquidez de las gestoras patrimoniales, y sobre todo la escasa rentabilidad de sus bancos que están cotizando al 50% de su valor en libros. Tras lo cual intuye nuevos procesos de fusión en el mapa bancario europeo, que se encuentra, en su opinión, sobredimensionado. Quizás, en consecuencia, lo más importante de los comentarios de Luis de Guindos se encuentre en que estos pueden albergar algún signo de reformulación en la estrategia del BCE, en su nueva etapa bajo la batuta de Christine Lagarde.

×