Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

(387)long salto al vacio economico

187 views

Published on

LAS DECISIONES ADOPTADAS POR EL PARLAMENT CATALAN SON ILEGALES. PERO ADEMÁS SON CONTRAPRODUCENTES PARA CATALUÑA EN EL ORDEN ECONOMICO.

Published in: Economy & Finance
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

(387)long salto al vacio economico

  1. 1. 1 1-O: UN SALTO AL VACÍO ECONÓMICO. Manfred Nolte El imposible ‘procés’ catalán y el 1-O, que anuncian un duelo entre la ley y su desprecio, es fruto de causas varias, la mayoría de índole sentimental, tejidas sobre un sucesivo y mórbido rechazo de todo ‘lo español’. Ensueños identitarios intolerantes, que han llegado a crear, a base de ser repetidos, una postiza plataforma de convicciones inextricables, imposibles de desmontar con argumentos y recursos de la razón. Detrás de ellos, en segundo rango, figuran las quejas y reivindicaciones de orden económico. ‘España nos roba’, ha ido ganando puestos en la escala dialéctica independentista sobre todo desde la aparición de los resultados de las Balanzas fiscales, una criatura mental de José Luis Rodríguez Zapatero, que tratan de medir la solidaridad entre comunidades autónomas. "Más de la mitad de los impuestos que pagamos van al Estado español y no vuelven por ningún sitio", se ha quejado Carles Puigdemont . Cataluña, al igual que las restantes comunidades de régimen común, carece de autonomía fiscal. La mayoría de los impuestos son recaudados por la Agencia Estatal de la Administración Tributaria, por lo que sus ingresos dependen de las transferencias que recibe de esta. Las Balanzas fiscales son, sin embargo, una herramienta muy estimativa, con criterios diversos de medición 1 . Tan groseramente estimativa que cabe interrogarse si no es más lo que confunde que lo que aclara y ayuda. Según la cúpula independentista, los fondos que Cataluña recibe del Estado (10% de su PIB) son sensiblemente inferiores a los impuestos 1 Con la metodología flujo-monetario, los ingresos se imputan allí donde se ha registrado el hecho imponible y el gasto se asigna donde se ha realizado. Es decir, el dinero destinado a una base militar ubicada en Zaragoza se imputará con este enfoque como gasto en la Comunidad autónoma de Aragón. En cambio, la Administración central es partidaria de la metodología carga-beneficio, donde el gasto se asigna a los beneficiarios con independencia de donde residan. En el caso de la base militar de Zaragoza, la imputación se distribuirá por todas las Comunidades autónomas al entender que la defensa es un gasto que beneficia a todos los ciudadanos.
  2. 2. 2 que el Fisco central recauda por las principales actividades lucrativas desarrollados en suelo catalán (18% del PIB). Aplicando meros criterios aritméticos, una Cataluña independiente, mejoraría, según los secesionistas, su situación neta fiscal al desaparecer el actual expolio, lo que llevaría a una mayor capacidad presupuestaria para acometer nuevos proyectos y elevar el PIB y el bienestar general de la Comunidad autónoma de Cataluña. Así lo interpreta Oriol Junqueras cuando dice que "si cada año no desapareciese de nuestro país un 8% de nuestro producto interior bruto (unos 16.000 millones de euros), cada 10 años lo doblaríamos y cada 10 años seríamos el doble de ricos". Maticemos aquí, cautelarmente, que estas cifras no coinciden con las de la administración central del Estado. En un estudio más reciente la propia Generalitat habla de un déficit del 7,5% y de 14.623 millones. A pesar de ser contribuyente fiscal neto al resto de Comunidades, la situación presente de Cataluña puede calificarse de pujante y excepcional. Con alrededor de 7,4 millones de habitantes su PIB crece vigorosamente –en tasas superiores al 3% anual- y supone el 20% -212.000 millones- del PIB español. En términos per cápita ocupa con 28.000 euros/año el cuarto puesto del ranking español por encima de la media nacional de 24.000 euros. Su tasa de desempleo -13,7% de la población activa- se compara favorablemente con la media estatal y discurre con una inflación ligeramente superior a la española. Cataluña es el primer destino turístico de España y acoge a un 27% de los visitantes llegados a la península cada año. Ello y una pujante actividad exportadora le confieren un superávit comercial del 12% del PIB –incluidas sus ventas a otras regiones españolas- más alto que el alemán y solo superado en Europa por Irlanda y Luxemburgo. El superávit se reduce al 6% si nos referimos al resto del mundo exclusivamente. En 2016 su deuda pública era de 75.098 millones de euros, la mayor de entre las autonomías en cifra absoluta, aunque la cuarta en posición relativa de la tabla representando un 35,4% de su PIB. Cabe preguntarse –como ejercicio teórico- cuales resultarían las cifras netas que acarrearía el lance separatista, esto es, cómo quedaría el escenario económico posterior a un divorcio de Cataluña con España. La copiosa literatura disponible al respecto, tanto la académica como la de divulgación periodística o partidaria revela que las cuentas salen cruzadas, siendo extremadamente difícil –como ha sido y aun es el caso del Brexit- el establecer un saldo económico del nuevo marco independentista. Réditos y costes se mezclan sin criterios demostrables por lo que reduciremos lo que resta del comentario a citar los puntos más débiles que razonablemente definirían un hipotético escenario de desanexión catalana. Frente a la nueva asunción de competencias, Cataluña partiría con el crédito de los 16.000 millones que dejaría de contribuir a la agencia tributaria. Pero, ¿sería este crédito suficiente para cubrir los gastos que configurarían un nuevo estado catalán? El principal pasivo de la independencia es la salida automática de la Unión europea. En el plano monetario y financiero, el euro dejaría de ser la unidad de cuenta catalana, perdiendo la tutela del Banco Central europeo, sus líneas de liquidez y los beneficios de las políticas anticíclicas –relajación cuantitativa- imprescindibles en épocas de crisis. Desaparecería la supervisión bancaria que debería crearse de cero y previsiblemente Isidre Fainé, Gonzalo Gortázar y Josep Oliú presentarían su dimisión antes de que sus respectivos Bancos,
  3. 3. 3 Caixabank y Sabadell sufriesen una retirada masiva de fondos en las sucursales exteriores a la comunidad catalana. También en el plano fiscal se cerraría el grifo a los fondos europeos asignados a Cataluña, a las líneas del Banco Europeo de Inversiones y al salvavidas del Mecanismo europeo de estabilidad. En el plano comercial, la salida del mercado único establecería automáticamente un arancel a los productos de exportación catalanes, denominado ‘Tarifa exterior común’ que variarían entre el 6 y el y 20% (para terceros países), introduciendo una pérdida de competitividad de las exportaciones catalanas, que suponen en torno al 35% de su PIB (el 66% incluyendo las destinadas a España). Ello incidiría en sus beneficios empresariales e inducidamente en el empleo del sistema, producto asimismo de un previsible movimiento de deslocalización de empresas y de una reducción de los flujos exteriores de inversión directa. Un interrogante no menor se abre en torno a la abultada deuda contraída por la Generalitat: 75.000 millones de euros, en su mayoría debida al Fondo de Financiación a Comunidades autónomas, (FF. y FLA.) o sea al Tesoro español. ¿La repudiaría? ¿La refinanciaría en los mercados internacionales, y entonces, con que prestamistas y a qué coste? ¿Sufriría la deuda finalmente el mismo expolio anunciado sobre el patrimonio actual del Estado en Cataluña?¿Con que repercusiones para la reputación internacional de Cataluña en su nuevo escenario independiente? Adicionalmente, si Cataluña se independizara y asumiera una parte de la deuda pública del Estado español proporcional a su peso relativo en la economía española (125.000 millones de euros o 12,5% del PIB), la deuda del nuevo estado catalán alcanzaría el 100 % de su PIB, una losa que asfixiaría literalmente la economía del nuevo estado. La independencia acarrearía, finalmente, la asunción de nuevas competencias y, como es obvio suponer, todas ellas tendrían que financiarse con ingresos extraordinarios o con nuevos impuestos. La seguridad social catalana, por ejemplo, como la del resto de comunidades autónomas, es deficitaria. Según datos de la seguridad social de 2.016 el déficit anual asciende a 5.000 millones de euros. Sus ingresos solo cubren el 78% de las pensiones y con la desanexión dejaría de financiarse con la caja única de la administración central. El coste de las interminables funciones de un estado independiente ha sido evaluado por estudios de todas las inclinaciones políticas y aunque las cifras difieran en todas ellas, resultan altamente significativas. Basta pasar revista a los presupuestos de cualquier país y recordar los miles de distintas partidas presupuestarias. Todas ellas cuestan mucho dinero. La propia Generalitat las ha estimado en 40.000 millones de euros, en un estudio de 2.0132. ¿Todo lo anterior contra un ahorro fiscal de 16.000 millones de euros? Los acuerdos votados el pasado miércoles 6 en el Parlamento catalán abren sin duda un incierto periodo de discordia que perjudicará a Cataluña y perjudicará a España. Cuan largo sea este ínterin dependerá de cuando y cómo las partes en litigio se avengan finalmente a encontrar una salida ordenada y constitucional a los graves momentos que vivimos. Lamentablemente, el restablecimiento del 2 GENERALITAT DE CATALUNYA, CONSELL ASSESOR PER A LA TRANSICIÓ NACIONAL (2.013): ‘La viabilidad fiscal y financiera de una Catalunya independiente.
  4. 4. 4 daño legal producido en el ‘Parlament’ junto al apuntalamiento moral de la indivisibilidad de España, deben ser paso previo a cualquier negociación, por imprescindible que esta última se presente. El 25 de julio de 2012, la cámara catalana aprobó el llamado «pacto fiscal», que pedía para Cataluña un sistema fiscal semejante al concierto económico vasco. Dicho pacto se consideraba como la última posibilidad de entendimiento entre Cataluña y España. Dos meses después Mariano Rajoy transmitió a Artur Más la imposibilidad de negociar la propuesta. Tengo para mí que es aquí, en un momento presumiblemente lejano, donde debe retomarse el diálogo.

×