(174)long equidad genero

330 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
330
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
194
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

(174)long equidad genero

  1. 1. 1 Equidad de género y progreso económico. Manfred Nolte Jorge Mario Bergoglio ha reclamado su genio en la sociedad eclesial y esferas tan influyentes como la doctrina social cristiana o la carta de Naciones Unidas le confieren unos derechos universales, inviolables, inalienables e indivisibles. Pero la realidad presenta grietas manifiestas. Nos referimos a la mujer en el vasto contexto de la equidad de género. Con este concepto se alude al tratamiento de mujeres y hombres en función de sus necesidades diferenciadas y respectivas en paridad de derechos, obligaciones y oportunidades. Un reciente estudio del Fondo Monetario Internacional (Katrin Elborgh- Woytec y otros, Setiembre 2013) extiende la problemática de género desde el ámbito de la equidad como derecho fundamental al menos debatido de su contribución al caudal económico de la sociedad, de su capacidad para la generación de progreso y bienestar. Ha sido presentado días atrás por Cristina Lagarde, la primera mujer directora del FMI, y también primera presidenta de la afamada firma de abogados Baker&McKenzie, antes de ser la primera ministra de Finanzas del G8 con el gobierno de François Fillon. Según confiesa Lagarde, ella misma tuvo que romper muchas ‘barreras de cristal’ en su carrera y no sorprende que haya acometido la defensa del informe con especial vehemencia e identificación con su contenido. La nota del FMI sostiene que una buena parte de los desafíos socioeconómicos actuales podrían resolverse con la mejor integración de ambos sexos en la vida económica oficial y remunerada. Desde los problemas de financiación de las pensiones a la estabilidad de los mercados financieros pasando por impulsar de forma sostenida los niveles de crecimiento de la renta. Por citar algunos ejemplos, elevar la tasa de participación femenina en la fuerza de trabajo a porcentajes paritarios con el hombre supondría, según el estudio, incrementar el PIB en Estados Unidos en un 5%, en Japón un 9%, en los Emiratos Árabes un 12% y en Egipto un 34%. El dictamen estudia las características específicas de la participación de la mujer
  2. 2. 2 en el mercado de trabajo, las restricciones que impiden a las mujeres desarrollar su pleno potencial económico y las políticas que eliminan las distorsiones del acceso al mundo remunerado y crean una igualdad de condiciones para todos. Estas últimas representan un amplio recetario que gira desde la educación, siempre insuficiente en los países en desarrollo, hasta la fiscalidad disuasoria en los países ricos donde la progresividad del impuesto sobre la renta puede suponer una incitación a no abandonar el hogar. Aquello a lo que los expertos de Washington no contestan es de donde surgirán las ofertas de empleo para satisfacer la nueva mano de obra femenina deseosa de contribuir a los guarismos contables de economía productiva. De toda la vida es sabido que el ama de casa, que genera unos servicios impagables pero no pagados, no computa en el PIB del país. Pero que bastaría que cambiase su anónima jornada doméstica por otra remunerada por cuenta propia o ajena para pasar de modo inmediato a engrosar el caudal de la contabilidad nacional. Se olvida con frecuencia que el puesto de trabajo no es primordialmente función de la capacitación, sobre todo a corto plazo, sino de la demanda del mercado que lo reclame. Por otra parte, lo recién dicho en modo alguno invalida el principio de igualdad de oportunidades. Otra pregunta crítica consiste en indagar la autentica causalidad de la integración laboral de la mujer. ¿Genera ganancias y renta la aportación femenina al trabajo siendo esta su causa y aquella el efecto, o son las sociedades ricas y desarrolladas las que, de forma natural, inducen al acceso de la mujer al mundo laboral? Retorna aquí la vieja diatriba entre causalidad y correlación. El ‘Índice Global de diferencias de género’ del Foro Económico mundial (FEM) califica a los países según cuatro pilares relativos a la diferencia de género: participación económica y oportunidad, logros educacionales, salud y supervivencia y empoderamiento político. ¿Qué nos dice el estudio del FEM acerca de la pregunta del párrafo anterior? La primera conclusión es que los Países nórdicos –una región de 26 millones de habitantes- son los que han avanzado en el camino de la igualdad de género como ningún otro en el mundo. Los cinco países escandinavos figuran entre los 7 primeros de la clasificación acompañando a Irlanda y Nueva Zelanda. Islandia capitanea la lista, seguida de cerca por Finlandia, Noruega y Suecia. ¡Pero también figuran a la cabeza de los países más ricos del mundo! Lo cual no es óbice, para que otras naciones ricas pertenecientes al G8, especialmente Japón(101) Italia(80) o Francia(57) figuren en posiciones lamentables. España ocupa el puesto 26, Alemania el 13 y Estados Unidos el 22. Sin duda, los países nórdicos son un referente mundial. Las diferencias salariales entre sexos son las más reducidas y disfrutan de las tasas más altas del planeta en participación laboral femenina. En Dinamarca el porcentaje del 72% solo es ligeramente inferior al de los hombres (79%). En Suecia el 45% de los miembros del Parlamento son mujeres y Dinamarca, Suecia y Noruega no le van muy a la zaga. Probablemente los movimientos feministas tengan poco que aprender del informe del FMI que, a su vez, es el fruto de una centena de estudios empíricos
  3. 3. 3 de diversos autores en relación a distintos países y estructuras sociales. Pero hay que saludar la conversión del organismo multilateral a la causa de las mujeres y resaltar que la equidad de género se impone de forma paulatina no por la fuerza de la militancia reivindicativa sino por la aplastante fuerza de los hechos, en particular por su potencial de contribución al progreso económico. ‘Mujeres, Negocios y Ley’ (Banco Mundial, Setiembre de 2013) acaba de publicarse hace unos días y presenta los indicadores basados en normas y regulaciones que afectan las potencialidades de las mujeres como empresarias y como empleadas. El informe concluye que aunque en los últimos 50 años el estatus legal de las mujeres ha mejorado en la práctica totalidad de países, persiste una notable cantidad de normas discriminatorias que limitan tanto el acceso de la mujer al mundo remunerado como a su capacidad legal en la toma de decisiones. Aunque esto nos devuelve a la esfera de la igualdad de derechos, que, presuponiéndose, no es el objeto central de esta columna. El último número de Finanzas y Desarrollo (FMI, Junio 2013,Vol.50) está íntegramente dedicado a la problemática de la mujer. 28 de setiembre de 2013.

×