TITULO: LA LLAVE
TITULO ORIGINAL: The Key
AUTOR: Lynsay Sands
TRADUCCION: grupo de traducciones Constanzaenglish
GENERO: R...
Estrella Mágica (By Starlight) Marliss Moon
La Marca ( The Lilly Brand) Sandra Schwab
Pasión Vikinga (Come the morning) Sh...
Hechizando al Vikingo - Jude Deveraux / Elizabeth Mayne ( Lady of the
Lake)
Prometida a un Highlander- Samantha James (The...
retirado para que volviera al servicio para casar a Emmalene con Amaury. Con esa
tarea cumplida, él todavía no había recib...
Volviéndose lentamente hacia Angus Dunbar, Rolfe levantó sus cejas inquisitivamente.
-Él está pensando en la propuesta, - ...
derecho a hacerlo, y nadie se había negado a enseñarles el uso de la espada. Ambas
mujeres ahora manejaban la espada con u...
-¿Yo... Qué? Duncan trató de frunció el ceño y abrir los ojos al mismo tiempo, pero
encontró que el esfuerzo de hacer las ...
- Nueve meses. Es todo el tiempo que te daré . Después de nueve meses espero oír los
chillidos de bebés hacer eco en estas...
Suspirando, ella sacudió la cabeza recriminándose por semejante descuido. Sin duda
había sido descuido. Pero en honor a la...
hacer. Éste era el hombre al que ella iba a pertenecer . Un verdadero desconocido …
que olía mal .
-Tal vez que deberíamos...
Volviéndose, él vio que Iliana se había levantado otra vez y su ceño fruncido se hizo más
profundo. -¿ Eres como un conejo...
-Su falda-- La mujer le hizo un gesto e Iliana se puso de pie otra vez, mirando por encima
de un hombro vio la parte trase...
Su mirada se dirigió hacia su futuro marido. Él había estado sentado donde ella lo había
dejado, pero se acercó a ellos, o...
Capítulo 2
-Está preciosa--
Iliana miró con tristeza a su criada mientras la mujer se ocupaba del velo y del vestido .
Lor...
conducido al piso inferior y ella había sido presentada a Lord Rolfe y al Obispo
Wykeham, quienes supuestamente la escolta...
la de su madre — en manos de estos hombres. Más que tonta .... Era obvio que había
perdido cualquier oportunidad de ser fe...
Abriendo los ojos, Iliana encontró la mirada incierta de Ebba, luego suspiró y asintió con
la cabeza.
-¡Un momento por fav...
acostarse con ella , y ese hecho era desesperante cuando ella dejaba muy en claro que
no sentía lo mismo.
- Si tus miradas...
- Me puedo arreglar sola , muchas gracias,- Iliana ofreció resistencia otra vez, pero Lady
Seonaid había estado ignorando ...
-Vos ... - Seonaid señaló impotentemente incapaz de poner en palabras que el problema
era la figura de esa mujer delante s...
Los ojos de Iliana se convirtieron en dos platos grandes y redondos mientras le quitaban
la tartán y luego la camisa que é...
cayendo lentamente y entonces se relajó. Parecía que él simplemente estaba
inconsciente. Iliana no estaba segura si era de...
espalda le dolía , su cabeza le latía, y sintió que la maldita luz de las primeras horas de la
mañana entrando por la vent...
Iliana estaba sentada en un pequeño claro al borde de un río. El sol estaba caliente . Una
suave brisa acariciaba su piel,...
muchacha. Estoy apenado por eso , fue mi culpa . Te prometo no seré tan brusco esta
vez --
Los ojos de Iliana se ensanchar...
- Está Bien, Está Bien. No hay necesidad que te de un ataque . Seonaid, date vuelta por
favor -- Él esperó hasta que ella ...
había sido informada en detalle ; ella había empezado a morderse el labio inferior en el
momento que él había mencionado l...
Duncan estaba tan absorbido sintiendo, probando y saboreando a su esposa , que no
notó los esfuerzos de ella por escaparse...
tambaleaba para salir de la cama y tropezaba con la pared al lado de la puerta. No podía
hacer mas nada , Iliana se cubrió...
- Tomo un baño dos veces al año,- él le dijo orgullosamente. -El último día de cada enero
y de cada julio. ¿Por qué deseas...
conyugales , él tendría que ocuparse de que ella no se los negara, Duncan decidió,
recordando la imagen de ella sólo cubie...
-¿Qué hará ?
Iliana la miró asombrada. -Quitármelo, por supuesto-- Cuando Ebba comenzaba a
sentirse aliviada, ella agregó,...
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Lynsay sands -_la_llave
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Lynsay sands -_la_llave

1,958 views

Published on

0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,958
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
10
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Lynsay sands -_la_llave

  1. 1. TITULO: LA LLAVE TITULO ORIGINAL: The Key AUTOR: Lynsay Sands TRADUCCION: grupo de traducciones Constanzaenglish GENERO: Romance histórico CONTEXTO: Escocia, Medieval 1395 PROTAGONISTAS: Lady Iliana Wildwood y Duncan de Dunbar LA LLAVE... No es la llave a un tesoro escondido No es la llave a un lugar celosamente custodiado Pero de algún modo lo es... Porque LA LLAVE es la que permite abrir el cinturón de castidad que usa la protagonista. Esta divertida comedia romántica nos retrotrae a la Escocia medieval. Iliana se casó por seguridad y Duncan se casó por el dinero que le reportará la dote de ella. Y por supuesto este matrimonio va a la deriva. No sólo porque no han consumando el matrimonio sino porque se han unido una mujer con una tendencia compulsiva a la limpieza y un hombre desaliñado, sucio y amante de la cerveza. Pero Duncan necesita el dinero de la dote para llevar a cabo las reformas necesarias en la fortaleza y hará lo posible e imposible para encontrar la endemoniada llave que le permita abrir el cinturón de castidad de su esposa. En cuanto a las reformas, Iliana considera que sería más práctico tirar el castillo abajo y volver a reconstruirlo porque lo ha encontrado en estado de suciedad y deterioro que va más allá de lo imaginable. Iliana no entregará la llave, ni su cuerpo, hasta terminar la limpieza general del castillo y hasta que su marido tome un baño. Ustedes creen que esto es fácil? Imagínense tener que bañarse en un helado lago escocés... La batalla entre Iliana y Duncan por una llave ha sido declarada y el erotismo, que cada uno despierta en el otro es, lo único que no cierra en esta guerra... Hasta que la guerra se convierte en algo muy real: intentos de asesinatos, un castillo asediado y una mujer que deberá recurrir a su ingenio para salvarlo. Salvar el matrimonio ? Ah! No, esa es otra historia y para saber cómo lo hará tendrán que leer esta divertida y sensual novela de escoceses. Si creían que humor y época medieval es una combinación imposible esperen a leer -La Llave- . OTROS TITULOS TRADUCIDOS POR NUESTRO GRUPO
  2. 2. Estrella Mágica (By Starlight) Marliss Moon La Marca ( The Lilly Brand) Sandra Schwab Pasión Vikinga (Come the morning) Shannon Drake Rory, Corazón Negro (A rogue in a Kilt) Ruth Langan Valiente Corazón de León (Lionheart) Connie Mason Malvado (His wicked promise) Samantha James Las Vírgenes del Dragón (George and the virgins) Lisa Cach Bellísima (Lady of Fire) Anita Mills Rendirse Nunca!! ( No surrender) Nikki Donovan Lecciones de Pasión ( Love Lessons) Cheryl Holt Casada con el diablo (Devil's Lady) Deborah Simmons Enemigos (Highland Heaven) Ruth Langan Ambición (Undone) Virginia Henley Rebelde (Reckless) Hannah Howell Atrapado por un Beso (Velvet Bond) Catherine Archer El Marido Perfecto (The Bride Hunt) Margo Maguire Seducción Perfecta (The perfect seduction) Margo Maguire El canto de la sirena (Siren's call) Merline Lovelace La doncella Guerrera (Lady's Danger) Sarah McKerrigan La doncella Feroz (Captive Heart) Sarah Mckerrigan El mercenario escocés ( Lion's legacy) de Suzanne Barclay Novia inesperada (Overlord's bride) Margaret Moore La reina de los Mares ( Mistress of the Sea) Ruth Langan Miel de pecado (Touch the sun) de Barbara Leigh y Nora Roberts Corazón Herido (The virgin spring) Debra Lee Brown
  3. 3. Hechizando al Vikingo - Jude Deveraux / Elizabeth Mayne ( Lady of the Lake) Prometida a un Highlander- Samantha James (The promise given) La Flor y la Espada de Jacqueline Navin (the flower and the sword) Cautiva de un Highlander de Nicole Jordan (tender Feud titulo original) La esposa del campeón de Claire Delacroix (titulo original Champion's wife) La esposa virgen de Deborah Simmons (titulo original Maiden bride, Serie de Laci 2) La novia de Lochbarr de Margaret Moore (titulo original Lochbarr's bride) Mi guardián escocés de Terri Lynn Wilhelm (titulo original Fool of hearts) Corazón de León de Suzanne Barclay (titulo original Lion's Heart) PUEDES SOLICITAR ALGUNO DE ESTOS TITULOS ENVIANDO UN EMAIL megafar@ yahoo.com Prologo La fortaleza de Dunbar, Escocia — Junio De 1395 -¿ Casarme con Qué? - No con Qué sino con Quién . Y como ya le he dicho, el rey consideraría un gran favor si usted se casara con Lady Iliana Wildwood -- Lord Rolfe Kenwick miró fijamente al escocés delante de él , silenciosamente maldiciendo al Rey Richard II por enviarlo en esta misión. Este era el segundo casamiento que él había arreglado en varios meses, el primero había sido el de su propio primo Emmalene con Amaury De Aneford. Él supuso que él debería estar agradecido de que esa boda hubiera sido fácil. Este resultaba ser un caso casi imposible. -Una Inglesa -- Duncan Dunbar hizo una mueca ante la desagradable idea. - Sí. Seguramente que él lo va a considerar un gran favor si yo le saco a una de sus vacas fuera de sus manos. ¿Quién es ella? ¿Es una de sus bastardas? -Usted ... - Su temperamento finalmente estalló , Rolfe aferró la empuñadura de su espada. -No! -- Con la mitad de la espada fuera de su vaina, Rolfe hizo una pausa y miró al hombre que había hablado. Era el obispo Wykeham. El rey Richard había presionado al sacerdote
  4. 4. retirado para que volviera al servicio para casar a Emmalene con Amaury. Con esa tarea cumplida, él todavía no había recibido el permiso para regresar a su tranquila vida . No. A su llegada a la corte para dar cuenta del éxito de su misión, se habían enterado de que otro matrimonio debía ser realizado de prisa, un casamiento para proteger a Lady Wildwood. Por raro que pareciera, para ofrecer esa protección a Lady Wildwood, su hija debía casarse tan pronto como fuera posible, y con alguien que viviera lo más lejos posible del feudo de Wildwood al sur de Inglaterra y hacerlo lo más pronto posible. Escocia había parecido la mejor opción. El problema era que necesitaban a un noble que fuera soltero y que pudiera ser sobornado para aceptar el matrimonio. Había pocos hombres con esas características . La mayor parte de la nobleza prometía en matrimonio a sus hijos desde que eran niños . El único hombre que se acercó al perfil de candidato que necesitaban había sido Angus Dunbar, un viudo entrado en años y jefe del clan de los Dunbars. Desafortunadamente, Angus les había dejado más que claro que él no tenía ningún interés en volverse a casar, sin importar cuán alto fuese el soborno. Su negativa fue tal que Rolfe había pensado que tendría que regresar a su rey con un fracaso como resultado, pero el viejo Angus había sugerido que le hicieran la oferta a su hijo, Duncan. Aunque tenía treinta años , él fue todavía era soltero . Su prometida había muerto muy joven , y en vez de arreglar otro matrimonio para su hijo, Angus Dunbar había dejado que Duncan buscara una esposa en el momento que considerara apropiado. -No, no es bastarda del rey - el Obispo Wykeham repitió ahora , en respuesta al escocés. -Lady Wildwood es la hija de un barón rico que murió hace poco sirviendo al rey en Irlanda-- Suspirando, Rolfe dejó que su espada se deslizara de vuelta en la vaina, y agregó, -Ella tiene una dote más que abundante-- -Hmm-- Los labios de Duncan se fruncieron con una desilusión obvia. -¿Qué tan abundante? Rolfe repitió la cantidad que el Rey Richard le había mencionado y frunció el ceño ligeramente cuando el escocés no exteriorizó ninguna reacción. Vacilando, él agregó reticentemente , -Si eso no es suficiente, el rey ha estado de acuerdo en aumentar la dote -- Duncan continuó quedándose con la mirada, aparentemente sin estar impresionado. -¿Cuánto está dispuesto a añadir el rey ? Angus preguntó, hablando por primera vez desde que los había conducido a su hijo. -Él estaría dispuesto a duplicar la dote,- Rolfe admitió reticentemente, aunque temió que no sería suficiente ante la falta de respuesta de los Dunbars. Para su asombro, Dunbar hijo maldijo ante sus palabras, sacó su espada, la revoleó en el aire con un rugido, y salió corriendo a través del patio, su kilt de tela escocesa enredándose en sus piernas mientras él corría. Todo el mundo en el muro exterior del castillo hizo una pausa para mirar la loca carrera de Duncan hacia un grupo de hombres que practicaba en el campo de entrenamiento. Acercándose al hombre más cercano, él lanzó un segundo rugido y enarboló su espada en el aire. El otro guerrero inmediatamente levantó su propia espada y el ruido metálico de choque de metal contra metal hizo eco a través del muro exterior del castillo. Como si esa fuese alguna especie de señal en clave, quienes se habían detenido para observar a Duncan volvieron a sus tareas totalmente despreocupados por el comportamiento lunático de Duncan.
  5. 5. Volviéndose lentamente hacia Angus Dunbar, Rolfe levantó sus cejas inquisitivamente. -Él está pensando en la propuesta, - el viejo Angus explicó con una sonrisa abierta. - Entremos a tomar cerveza mientras él se decide-- Dando media vuelta, él se dirigió hacia las escaleras de la fortaleza. Sacudiendo la cabeza, Rolfe miró al obispo. -¿Qué piensa ? - Pienso que deberíamos tomar una cerveza y debemos aguardar su decisión, - el obispo murmuró divertido. Luego viendo el desconcierto de Rolfe, le palmeó ruidosamente la espalda, dirigiéndolo hacia las escaleras. -¿ No has tenido mucha experiencia con escoceses, verdad ? -No,- Rolfe admitió frunciendo el ceño levemente. - Bien, yo he tenido algunas pocas oportunidades para tratar con ellos y te debería decir, no son como los ingleses-- -Sí, es cierto -- Rolfe hizo una mueca. - yo estaba llegando a esa misma conclusión -- *** -¡ Ey ! ¿ Qué es lo que tiene a mi hermano tan enloquecido ? Reconociendo la voz de su hermana, Duncan encajó su puño libre en la mandíbula del hombre con quien estaba intercambiando golpes de espada. Sin siquiera esperar a verlo caerse al suelo, él se dio vuelta , Duncan clavó la punta de su espada en el suelo , y agarró a Seonaid en un abrazo de oso, y la hizo dar vueltas . - Felicítame , querida . Soy un hombre feliz -- - Puedo ver eso, hermano-- Ella se rió mientras él la ponía sobre sus pies. Ella dio un paso atrás, sonriendo ampliamente, y Duncan vio que ella estaba en compañía de sus dos primos, Allistair y Aelfread. -Ahora dime que es ,- su hermana pidió. -¿Qué es lo que vengo soñando desde que cumplí dieciocho años? ¿Qué eso en lo que he estado trabajando tan arduamente? ¿Qué es eso que siempre pido cuando se me pregunta por un deseo? Con las manos en sus caderas, Seonaid Dunbar ladeó su cabeza. -¿Agrandar el castillo y reemplazar los muros viejos que lo rodean? -Sí-- Duncan apenas podía contener su alegría. - Haremos todo eso ahora. Y algo más. Cavaremos un pozo nuevo. Compraremos caballos finos. ¡Incluso aumentaremos el rebaño de ovejas -! -¿y cómo planeas lograr todo eso? Seonaid preguntó escépticamente. -Con monedas del rey inglés-- -Oh, sí,- Seonaid compartió una mirada de descreimiento con los hombres alrededor de ellos. -¿y por qué exactamente el rey de Inglaterra te daría a vos tanta riqueza? -Él quiere que yo me case con una hija ilegítima de un inglés- -¿Casarte? La palabra fue un susurro. Seonaid parecía pasmada, y hasta un poco herida, y el entusiasmo de Duncan se desvaneció, siendo reemplazado por una especie de culpa. Seonaid era su única hermana. Ella había sido su única compañera de juego como un niño hasta su tío tuvo muerto y sus hijos, Allistair y Aelfread, habían venido a vivir con ellos. Luego habían sido los cuatro que jugaban en el barro , que exploraban el bosque, que cazaban pequeños animales y que jugaban juegos de guerra. Cuando había llegado el momento para que los dos niños se entrenaran para combate, Aelfread y Seonaid habían tomado parte de las sesiones de práctica como si ellas tuvieran
  6. 6. derecho a hacerlo, y nadie se había negado a enseñarles el uso de la espada. Ambas mujeres ahora manejaban la espada con una habilidad similar a la de cualquier hombre. -Ella debe ser una vaca para que el rey te pague tanto oro,- Allistair dijo con desdén mientras se movía al lado de Seonaid. -Sí, la vaca mas vaca de todas,- Aelfread estuvo de acuerdo, tomando posición en el lado contrario de Seonaid. Ignorando a sus primos, Duncan miró silenciosamente a su hermana, percibiendo su cara pálida y sus labios tensos. Como él, ella había heredado la altura de los Dunbars y casi medía igual que él. Pero donde Duncan era ancho, en los hombros y el pecho, ella era esbelta, y mientras Duncan tenía el cabello marrón rojizo de su padre, Seonaid había heredado el color de cabello su madre. Su cabello era negro como la noche, cayendo lacio en su espalda como una cortina. Ella era una mujer fuerte y bella de veinticuatro años de edad, y todavía no se había casado. Maldiciendo, Duncan se dio vuelta para alejarse. -¿A dónde vas? Seonaid trató de asir su brazo. Cubriéndose su mano con la suya, él le dio una sonrisa tranquilizadora. - Tengo algunas cosas que hacer, - él murmuró, luego gentilmente se desprendió de ella y se dirigió hacia la fortaleza. Él se casaría con la inglesa. Él se casaría con ella por dinero. Pero él también se casaría con ella por Seonaid, pues él le pediría un favor al rey a cambio. Duncan quería ver a Seonaid casada. Él haría que la fuerza del rey intimara a Lord Sherbien, prometido su hermana a cumplir su contrato matrimonial o a dejarla en libertad para que ella se casase con otro. De cualquier de los dos modos ella ya no estaría en ese limbo de incertidumbre que la hacía tan infeliz. Duncan lo había decidido. Capítulo 1 -¡La inglesa está llegando -! -¿Qué? Angus Dunbar sacudió su cabeza gris y salió del semi estupor en el que había caído. El hijo menor del jefe del establo iba y venía a través de la puerta de la fortaleza. - ¡Oye, muchacho! ¿Qué dices? - ¡La inglesa está llegando, está sobre el puente!- el niño gritó, su rostro enrojecido por la excitación mientras se marchaba dando media vuelta y cerrando de golpe la puerta de la fortaleza. -¡Carajo-! Poniéndose de pie, Angus le dio al hombre que estaba desparramado sobre la mesa una brusca sacudida. -¡Duncan! Despiértate, muchacho. Ella está aquí. ¡Despiértate, Maldición -! Agarrando una jarra de cerveza de la mesa, Angus volcó el contenido sobre la cabeza de su hijo, empapando en su cara, luego se apartó rápidamente mientras Duncan volvía a la vida. -¡Despiértate, muchacho! Tu novia está aquí --
  7. 7. -¿Yo... Qué? Duncan trató de frunció el ceño y abrir los ojos al mismo tiempo, pero encontró que el esfuerzo de hacer las dos tareas hacía que la pulsación en su cabeza se convirtiera en un horrible dolor de cabeza . Gimiendo miserablemente, él apoyó la cabeza sobre la mesa otra vez. Él definitivamente había bebido demasiado; de hecho, Duncan no podía recordar la última vez que había bebido de esa manera . Él y su padre habían estado de parranda alcohólica desde que los ingleses habían partido dos semanas atrás . O al menos él pensaba que había sido hacia dos semanas. Habían estado celebrando desde entonces. Bueno , tal vez habían estado teniendo un velatorio. Él, Duncan Dunbar, el heredero del título de jefe del clan de los Dunbars, había acordado casarse. A la edad de veintinueve años , él finalmente estaría dejando su libertad y asumiría la responsabilidad de una esposa y, eventualmente, de hijos. Maldición. Ahora si que lo había hecho. Se había metido a sí mismo en un gran problema . La fortuna que le había sido ofrecida ya no parecía valer el precio de perder su libertad. Tal vez no era demasiado tarde para desistir del acuerdo, él pensó esperanzadamente . -¿ Dónde diablos está tu hermana ? Seonaid debería estar aquí para saludar a la muchacha -- Duncan suspiró, sus esperanzas de poder escaparse estaban desapareciendo. Si él echara atrás ahora, el rey no estaría obligado a ocuparse del compromiso matrimonial de Seonaid. Había establecido su demanda antes de sellar el acuerdo de su boda, en vez de pedir que se duplique la dote, pidió que se resolviera el asunto del compromiso de su hermana . El novio reticente de su hermana debía ser traído y debía ser forzado a cumplir el contrato matrimonial que había sido arreglado cuando ambos era niños, o él debía dejar en libertad a Seonaid . Esta última opción era la que prefería Duncan. Él estaba seguro que su padre nunca lo perdonaría si Sherbien llegaba dispuesto a cumplir el contrato matrimonial . -¡ Maldición con vos , Duncan, están aquí ya te dije ! ¡Despiértate , muchacho -! El grito cerca de su oído borró todos los pensamientos de la cabeza de Duncan. Abrió los ojos de repente y estaba a punto de sentarse derecho cuando una segunda jarra , esta vez llena de whisky, le empapó la cara. Eso lo hizo ponerse de pie de inmediato, maldiciendo porque el líquido le quemaba los ojos. -¡ Padre Maldición , estoy despierto! Sólo dame un minuto para ... - - No hay un minuto para vos , Vamos arriba, hombre -! Agarrándolo por el brazo, Angus sacudió a Duncan , y luego suspiró al ver en la imagen que él presentaba. -¡ Me has dejado ciega! ¡Maldición -! -Se te Pasará. Pero tienes cerveza y whisky por todos lados , muchacho, - su padre lo retó , mientras usaba una punta de su tartán para secarle la cara. - Fuiste vos quien me empapó- Duncan murmuró , agarrando la tela para secarse los ojos que le ardían. - Eso no importa ahora-- Angus tiró la tartán fuera de sus manos y se dirigió hacia la puerta. -Ven conmigo- -¡ No puedo ver-! Duncan todavía se frotaba los ojos. -¡ Entonces te guiaré como a un ciego ! Quiero conocer a la madre de mis nietos -- - Aún No estamos casados , padre. -Pasará un tiempo antes que ella de frutos, - Duncan murmuró , permitiendo ser arrastrado a través del gran salón .
  8. 8. - Nueve meses. Es todo el tiempo que te daré . Después de nueve meses espero oír los chillidos de bebés hacer eco en estas paredes viejas. Ha pasado demasiado tiempo desde que ese sonido haya llenado estos cuartos vacíos -- Abriendo la puerta de la fortaleza , su padre lo arrastró por los escalones de la entrada e hizo una pausa cuando vio a los jinetes cruzando el muro exterior del castillo y yendo hacia ellos. -Maldición, - Angus murmuró repentinamente. - Que me condene a la eternidad en el infierno-- -¿Qué pasa ? Duncan miró a la distancia frunciendo el ceño. Todo lo que podía ver era un borrón de un grupo de gente a caballo. cruzando el muro exterior del castillo y avanzando hacia ellos -Ella es bonita -- -¿Bonita ? - Sí. No es una belleza, pero es bonita . Se la ve bastante delicada, - él agregó, con preocupación obvia en el tono de voz. - Una verdadera dama. Está sentada en su montura como una reina. Su pequeña espalda erecta como una espada … Sí, una verdadera dama -- Duncan miró con desconfianza a las figuras borrosas que se acercaban. -¿ Qué es exactamente para vos verdadera dama ? - -El tipo de mujer que no aprobará las costumbres de tu hermana , - él dijo secamente, luego sacudió la cabeza . - recuerda mis palabras, muchacho. Esta pequeña muchacha Inglesa pondrá completamente en orden esta fortaleza -- Duncan frunció el ceño ante esas . En su opinión , no había que poner en orden en Dunbar. -Muy bien -- El hombre mayor suspiró resignadamente. -No podías esperar vivir tu grandiosa vida de soltero para siempre - *** -¿cuál crees que es él , mi lady ? Iliana Wildwood oyó la pregunta y sacó sus ojos de los dos hombres en los escalones de entrada de fortaleza para mirar inquietamente a su criada. Sentada en el carro que transportaba todas sus pertenencias, la cara de Ebba estaba enrojecida con excitación. Una excitación que probablemente nacía del hecho que ellas ya no tendrían que dormir al aire libre , Iliana pensó , con un suspiro, pero ella no podía culpar a la mujer. Habían estado viajando desde el amanecer hasta bien entrada la tarde, y Habían estado acampando sobre barro, por más de una semana. -Por supuesto, usted no conoce a ninguno de los dos ,- la criada murmuró disculpándose cuando su ama guardó silencio. -No,- Iliana admitió débilmente, su mirada ahora preocupada volvió a los hombres en cuestión. Ella había asumido que el más joven de lo dos debía ser su futuro marido, pero ahora se daba cuenta que podía estar equivocada. Las mujeres jóvenes eran casadas con viejos todo el tiempo, pero ella no había considerado eso. Ni siquiera una vez durante el largo y difícil viaje hasta aquí se le había ocurrido preguntar como era su prometido. Si era cruel o amable. Hábil para el combate o no. Si tenía todos sus dientes o si era saludable.
  9. 9. Suspirando, ella sacudió la cabeza recriminándose por semejante descuido. Sin duda había sido descuido. Pero en honor a la verdad, debía admitir que ella había estado ligeramente distraída últimamente, debido a la muerte de su padre y los problemas de su madre. Entre ambas preocupaciones , realmente había tenido el descuido de no considerar la posibilidad que su marido pudiera ser muy mayor que ella misma. Considerando esa posibilidad ahora, ella comenzó a morderse el labio ansiosamente. Ambos hombres eran atractivos en su estilo . Era obvio que eran padre e hijo. El hijo parecía tener entre veinte y treinta años , mientras que el padre tenía por lo menos cincuenta. El cabello del hijo era castaño y bastante ondulado. El cabello del padre fue una masa de hebras blancas y tiesas disparadas a los cuatro vientos . La cara del hijo era dura y firme, como la tierra que habían cruzado para llegar a ese lugar . La cara del padre era parecida pero con líneas de expresión y de edad que la suavizaban. Ambos hombres tenían bocas generosas, narices firmes y rectas , y ojos que podían ser duros y suaves al mismo tiempo . Ambos eran delgados y altos . -Es el menor, - el Obispo Wykeham murmuró, extrayendo una sonrisa agradecida de Iliana mientras alcanzaban la base de la escalera de entrada . Luego ella realmente pudo ver bien la apariencia de los dos hombres. Su sonrisa inmediatamente fue reemplaza por ceño fruncido ante la súbita desilusión cuando vio sus ropas andrajosas y sus caras sucias. Iliana le había prestado poca atención a la gente en el muro exterior del castillo cuando lo habían cruzado. Pero ahora se dio vuelta , estiró su cuello para mirar con atención los alrededores , e inmediatamente comenzó a temer que esa gente y ese lugar necesitaban una buena limpieza y algo de atención. Sus ropas estaban muy usadas y manchadas, sus cabellos crecidos y despeinados, y la mayor parte de las caras estaban sucias. En cuanto al muro exterior del castillo y a la fortaleza en si , ambos necesitaban ser reparados urgentemente. -Lady Wildwood-- Iliana se dio vuelta ante el saludo , sin darse cuenta que todavía estaba frunciendo el ceño cuando ella enfrentó la mirada de su futuro suegro. Alarmado por su expresión, el hombre mayor agarró el hombro de su hijo. - Ayúdala a desmontar , Duncan, - él hizo el pedido, dándole a su hijo un empellón que lo envió tropezando hasta al lado de la yegua. Iliana miró con los ojos muy abiertos las manos mugrientas intentaban agarrarla , luego miró la cara veteada con suciedad del dueño de las manos y sus ojos enrojecidos. Tragando en seco , ella reticentemente soltó las riendas y se deslizó fuera de la montura . Él la atrapó fácilmente y la colocó gentilmente en el suelo , y rápidamente Iliana se alejó de él, incapaz de prevenir que su nariz se arrugase ante el olor pesado y rancio a cerveza y sudor que flotaba alrededor de él. A pesar de estar parpadeando continuamente , Duncan captó la acción de ella , pues él levantó un brazo para olerse la axila , luego se encogió de hombros . Él olía bastante bien , aunque ella olía mejor. Ella olía a flores silvestres. -Lords -- Iliana hizo una reverencia, luego vaciló y miró al obispo para que la ayudara. Ella se sintió realmente fuera lugar en esta situación, y ella no tenía idea de qué decir o
  10. 10. hacer. Éste era el hombre al que ella iba a pertenecer . Un verdadero desconocido … que olía mal . -Tal vez que deberíamos entrar , Angus,- el obispo sugirió gentilmente. - ha sido un viaje largo y unos refrescos no vendrían bien-- - Oh, sí. Por aquí, muchacha -- Repentinamente recordó sus modales algo oxidados, Angus Dunbar tomó del brazo a Iliana y la guió subiendo las escaleras hacia la fortaleza , dejando que los demás los siguieran. Las piernas del hombre mayor eran más largas que las de ella.. Iliana tuvo que tomar el borde de su falda y casi tuvo que subir corriendo. Cuando llegaron al último escalón , ella estaba jadeando ligeramente por el esfuerzo. Captando su jadeo, Angus la miró con inquietud. -Débil,- él murmuró para sí mismo sacudiendo amargamente la cabeza. Iliana oyó la palabra pero tuvo poco tiempo para preocuparse por ella pues él abrió la puerta de la fortaleza Dunbar y su atención se focalizó en su nueva casa. Si ella esperaba que el interior estuviese en mejores condiciones que el exterior, estaba muy equivocada. Era un edificio viejo. Una escalera a su derecha llevaba a un segundo piso donde un pasillo estrecho tenía tres puertas. Habitaciones , ella adivinó, empezando a examinar el gran salón . Ocupaba la mayor parte del primer piso y era un recinto grande, oscura con ventanas estrechas que estaban demasiadas altas para que los rayos de luz débiles iluminaran el cuarto lúgubre . Si no fuera por el fuego ardiendo en una chimenea grande contra la pared , ella no habría podido ver nada en ese salón. Lo cual no hubiera sido algo tan mala , ella pensó con súbita desilusión, asimilando la imagen del ambiente que la rodeaba . El piso estaba cubierto con una paja inmunda , las paredes estaban manchadas con hollín , los tapices , absolutamente descuidados y deteriorados , y las mesas con caballetes y los bancos , en estado lamentable . Iliana casi tuvo miedo de sentarse en las sillas, y no sólo porque parecían estar a punto de quebrarse ante el mas mínimo peso, sido porque estaban sucias : salpicadas con grasa y restos de comida. Ella estaba consternada. Wildwood, la casa de su infancia, había sido pulcra y ordenada . Uno casi podía comer en el suelo . Los pisos estaban cubiertos por alfombras que eran limpiadas regularmente . Iliana nunca había visto algo parecido a este lugar y no sabía si llorar o darse vuelta y escapar. Ella simplemente no podría vivir así , no podría sobrevivir en medio de semejante inmundicia. -¿ Un poco de cerveza? Sin saber cuales eran los pensamientos de Iliana , el Lord de Dunbar la condujo hacia la mesa y la sentó en uno de sus espantosos bancos. Luego Él trató de darle una jarra , pero vio que ella se había puesto de pie otra vez, y Angus frunció el ceño ligeramente la empujaba al asiento con su mano libre. - Descansa, muchacha. Has tenido un viaje muy largo -- Ella observó, horrorizada, como él agarró una odre y vaciaba los restos de cerveza en el piso, luego agarró una jarra , sólo para mírala y fruncir el ceño. - Oh está vacía. Oh, sí, yo eh …yo ... - La mirada del hombre se dirigió enigmáticamente hacia su hijo, quien lo miró con el ceño fruncido . Luego Angus comenzó a ir hacia la cocina, pero hizo una pausa cuando vio que Iliana se había parado otra vez. Gruñendo, él la empujó sobre el banco antes de gritar hacia la puerta de cocina, - Giorsal ! ¡Tráeme más cerveza, chica -!
  11. 11. Volviéndose, él vio que Iliana se había levantado otra vez y su ceño fruncido se hizo más profundo. -¿ Eres como un conejo, verdad , muchacha? . Tranquilízate, - él la presionó a sentarse en el banco y luego su mirada se dirigió a alguien que estaba detrás de Iliana . Él empezó a hacer una serie de gestos con la cabeza y los ojos . Iliana pensó pensar que el pobre hombre estaba teniendo un ataque de algo , hasta que ella miró por encima su hombro y vio a su hijo parado detrás de ella, mirando de reojo a las desesperadas señales de su padre. Impacientándose, Dunbar padre finalmente estalló, - Siéntate al lado de ella, muchacho. Cortéjala un poco -- -¿Cortejarla ? Duncan se quedó perplejo. - Nos vamos a casar, papá. No es necesario cortejarla -- Angus Dunbar abrió sus ojos como queriendo estrangular a su hijo , y luego miró al Obispo Wykeham como buscando su conmiseración. - Como es la gente joven de hoy en día , verdad , obispo? Él sacudió la cabeza , luego su atención se dirigió a una mujer de pelo gris que entró al cuarto. - Muy bien. Los refrescos -- Tomando la gran jarra , y empezó a verter el líquido en la copa que él había decidido que sería para Iliana. Llenándola hasta el tope , él la colocó delante de ella, y luego llenó copas para el obispo y Lord Rolfe. Iliana llevó la copa que había recibido hacia la boca, pero hizo una pausa para observar la bebida dudosa. Pareció haber algo extraño flotando en lo alto del líquido. Era un insecto de algún tipo. -¿ Qué te pasa a vos? ¿ No te gusta la cerveza ? Iliana miró a su prometido. Él todavía la miraba parpadeando continuamente , pero parecía que él podía ver lo suficiente como para darse cuenta que ella no bebía la cerveza que su padre le había servido. -No, es que ... no tengo sed ahora mismo,- ella mintió educadamente, sin ganas de ofender. -Muy bien -- Tomando la copa de ella , él se la llevó a la boca. -¡ Oh! Pero tiene un ... - Iliana comenzó a decir con horror , pero era demasiado tarde . Él bebió toda la cerveza en un trago … Y el insecto con ella, Iliana vio como él apoyaba la copa ahora vacía sobre la mesa . - No tiene sentido desaprovecharla - él murmuró alegremente, dándole a ella una sonrisa breve antes de limpiarse la boca con su manga de su camisa. Iliana observó en él. Por un momento breve cuando él había sonreído , sus increíbles ojos color esmeralda brillaron con buen humor y su marido le pareció un hombre completamente diferente. Le pareció muy guapo por un momento, a pesar de la mugre y el hollín en su cara. Por supuesto, él había arruinado ese instante de inmediato limpiándose la boca con la manga y había traído su atención al hecho que la tela blanca de la camisa estaba completamente manchado por repetir esa acción asiduamente . -¿mi lady ? Suspirando, Iliana apartó sus ojos de Duncan para mirar inquisitivamente a la criada.
  12. 12. -Su falda-- La mujer le hizo un gesto e Iliana se puso de pie otra vez, mirando por encima de un hombro vio la parte trasera de su falda. Tenía manchas y migas de comida en el lugar donde se había sentado. También estaba mojada . Aparentemente, el banco no había estado completamente seco cuando ella se había visto forzada a sentarse allí. Por el olor que flotaba en el aire ella adivinó que se había sentado en un charco de cerveza. Frunciendo el ceño, ella empezó a sacudir la tela de la falda impacientemente. Cuidar su ropa había sido algo que le habían inculcado desde una edad muy temprana . La ropa era cara y difícil de reemplazar sobretodo ahora que estaba muy lejos de los las costureras de la ciudad. Ella nunca había tenido permiso para correr o jugar al aire libre con los otros niños en Wildwood. Siempre se había esperado que ella una dama y que siempre actuara decorosamente. Su madre habría estado consternada si hubiese visto la condición de su vestido en ese mismo momento . Ebba se arrodilló para tratar de ayudarla a quitar las manchas en su falda, pero rápidamente se hizo evidente que era una tarea imposible. La falda estaba arruinada, Iliana se dio cuenta con súbita desilusión. - Sí. No hay mejor tiempo que el presente -- Las palabras de Angus Dunbar atrajeron la atención de Iliana, quitándole la preocupación por su falda . Angus Dunbar conversaba con Lord Rolfe y el obispo . -Es verdad , - Rolfe murmuró . -Cuanto más pronto terminemos con este asunto, más pronto podremos atender al problema de Lady Seonaid- Volviéndose abruptamente hacia su hijo. Lord Angus le dio una mirada fulminante a su hijo, Duncan suspiró y murmuró, - Mi padre no está de acuerdo con que vayan a forzar a Sherbien. Él teme que el hombre pueda estar de acuerdo y que el matrimonio con mi hermana se realice-- Rolfe. levantó las cejas - Pensé que usted quería que el matrimonio de Lady Seonaid se lleve a cabo ? -¡Pero no con ese inglés! - !Angus replicó furiosamente. -Ya Veo-- Rolfe frunció el ceño y luego sacudió la cabeza con impotencia. -Yo ...- él comenzó a decir , sólo para hacer una pausa cuando el obispo se inclinó para murmurarle algo en el oído. Sacudiendo la cabeza con alivio, el hombre mas joven se volvió hacia su anfitrión y forzó una sonrisa. - Tal vez deberíamos dejar esa preocupación por ahora . Una vez que hayamos resulto el tema de Lady Iliana y su hijo, podemos discutir qué hacer respecto a Lady Seonaid y Lord Sherbien -- Hubo un momento de silencio tenso, luego Angus inclinó la cabeza sombríamente . - - Bien . Le informaré a mis hombres y enviaré a uno de ellos a buscar a Seonaid -- -¿ Buscarla? ¿Ella no está aquí ? - No. Ella salió a cazar . No fue muy lejos. 'No llevará mucho tiempo encontrarla. Podemos empezar con la ceremonia cuando ella regrese -- Apartando a su criada que se esforzaba por limpiarla , Iliana se apresuró ansiosamente al lado de Lord Rolfe mientras Angus Dunbar se dirigía hacia las puertas de la fortaleza . -¡Mis Lords-!
  13. 13. Su mirada se dirigió hacia su futuro marido. Él había estado sentado donde ella lo había dejado, pero se acercó a ellos, obviamente para escuchar la conversación. Dirigiendose a los emisarios del rey, ella murmuró entre dientes , - No creo que pueda hacer esto-- -Dios Santo ,- murmuró Ebba parada detrás de ella. Lord Rolfe estaba un poco menos conmocionado. Con rostro inexpresivo , él sacudió la cabeza . -¿Hacer....? -No ha mirado este lugar ? Ella preguntó con desconcierto. -¿ Cómo puede esperar que yo viva aquí? ¿Cómo puede esperar que me case con él ? Ella señaló al hombre sentado en la mesa. - Él huele mal . este lugar huele mal . Son unos patanes borrachos. Huelen al alcohol . El vaho alcohólico emanan de sus cuerpos-- Rolfe miró a su alrededor , pareciendo notar por primera vez el estado decadente del lugar, las ropas sucias de Duncan y los tapices deshilachados en las paredes. Una mirada hacia abajo le mostró restos de huesos y comida mezclado con la paja que cubría el piso. -Bien . Si . Lo admito , el lugar está un poco desordenado, - él acordó tímidamente. -¿ Desordenado? ¡ Esto es una chiquero y estas personas son cerdos -! - Tal vez sólo necesita el toque femenino, Lady Iliana, - el obispo comenzó a decir , pero Iliana no estaba de humor para ser tranquilizada. - Mi querido Lord obispo, ni el toque de diez mil mujeres podrían hacer habitable esta fortaleza . Estas personas son bárbaras y yo no me quedaré aquí. Mire mi el estado de ni vestido y lo único que hice fue estar sentada en ese banco. '¡Está arruinado ! Es imposible. No me casaré con él -- Hubo silencio por un momento mientras Lord Rolfe y el obispo intercambiaban miradas perplejas, luego el hombre más joven dijo suspirando. -¿ Y su madre? Iliana se puso rígida . Una imagen vívida de la cara magullada y llorosa de su madre vino a su mente . No tenía alternativa. Ella estaba entre la espada y la pared . necesitaba de un marido fuerte, que viviera lejos de Wildwood, que pudiera mantenerla segura de su padrastro. Era la única manera de liberar a su madre de los problemas que habían caído sobre ellas después de la muerte de su padre. -¿ No hay alguien más? Ella preguntó desesperada . La expresión del obispo fue compasiva. - Me temo que no , mi lady . Además existe el contrato matrimonial que fue arreglado por su padre antes su muerte. Y la carta con el sello del rey. No podríamos pedir otro compromiso matrimonial ahora -- -No, claro que no,- ella acordó desesperanzada , luego suspiró. - Supongo que realmente no tengo otra opción- - Me temo que no ,- Lord Rolfe dijo gentilmente. - El contrato fue firmado por ambos Lord Dunbar y el rey. Es un hecho --
  14. 14. Capítulo 2 -Está preciosa-- Iliana miró con tristeza a su criada mientras la mujer se ocupaba del velo y del vestido . Lord Rolfe y el obispo habían sugerido que ella fuese arriba y se preparara para la boda. Ella supuso que era una forma de darle tiempo para que ella aceptara su destino. Era un golpe abrumador … un golpe mas tras una serie de golpes que venía recibiendo últimamente. El primero había ocurrido un poco más de dos meses atrás con las noticias respecto a su amado padre, Abod Wildwood, estaba muerto. El segundo había sido la forma en que la noticias le había llegado . La noticias amargas habían sido traída por Lord Greenweld, un barón ambicioso que compartía una de las fronteras de su propiedad. Él le había dado la noticias con frialdad , con la misma frialdad con que había golpeado a la madre de Iliana. La paliza había sido dada para obligarla a firmar el decreto de matrimonio que él había traído consigo . La estrategia de la golpiza había tenido éxito, aunque Iliana luego se había enterado que habían sido las amenazas de Greenweld hacia Iliana lo que había hecho que su madre accediera al matrimonio. Iliana volvió de su viaje cuando la ceremonia forzada había sido llevada a cabo. Ni bien había puesto un pie en la casa , su madre había volado a sus brazos y le había contado las noticias. Iliana todavía estaba tratando de descifrar las palabras salidas de los labios lastimados de su madre cuando Greenweld apareció para separar a las dos mujeres y echó a Iliana de su propia casa. Los gritos de su madre retumbaban en sus oídos mientras Iliana era metida en la parte trasera de un carro, y era alejada como quien echa a un ladrón . Confundida y en estado de shock, se vio transportada al castillo Greenweld, a dos horas de viaje de Wildwood. Por tres días ella había estado acostada en un cuarto custodiado ,afligida por la pérdida de su padre. Se había rehusado a comer y beber, simplemente había estado acostada en la cama, llorando. En el cuarto día, sin embargo, se había despertado enojada, recordó la imagen de la belleza estropeada de su madre y sus ojos llenos de lágrima. Y luego había comenzado a hacer planes. Escaparse era la única respuesta. Escaparse de la vigilancia de los guardias de Greenweld, regresar a buscar a su madre de Wildwood, y escapar a la casa de sus parientes mas cercanos. Qué ingenua había sido! . Cuánto había subestimado a su enemigo, ella se daba cuenta ahora. Él la había despachado a su castillo Greenweld, lejos del mundo y todos lo que ella alguna vez había conocido, para asegurarse la cooperación de Lady Wildwood mientras ejercía el poder sobre la gente de Wildwood. Y él estaba determinado a mantenerla allí , lejos de su hogar . Una y otra vez, Iliana había tratado de escaparse y una y otra vez ella había sido atrapada , y finalmente había sido golpeada y encerrada en la torre. Luego el barón en persona había llegado, anunciando que ella debía casarse. Una bañera le fue traída , el primer baño que le había sido permitido desde su confinamiento , y también él le había enviado un vestido limpio. Luego Ebba la había
  15. 15. conducido al piso inferior y ella había sido presentada a Lord Rolfe y al Obispo Wykeham, quienes supuestamente la escoltarían a ella para Escocia y vieran a su Iliana casada había sido escéptica. Ella había dejado castillo Greenweld Decidido para hacerle a ella escapar la primera oportunidad que ella llegó … hasta que habían acampado que la noche y Lord Rolfe y el obispo habían hablado con ella. La madre de Iliana había sido una amiga y una favorita de Reina Anne. Dependiendo de esa amistad y el afecto del rey para su esposa difunta, Lady Wildwood había redactado una carta y se había dado a un criado para que la llevara a la corte del rey. La carta le hacía conocer su difícil situación en la que se encontraba, y le informaba que Greenweld planeaba arreglar un matrimonio entre Iliana y uno de los nobles poderosos que no apoyaban al rey Richard. El rey había despachado a Rolfe y el obispo de inmediato, enviándolos primero a Escocia para hacer el trato con Dunbar, y luego a Wildwood. Habían recibido instrucciones de mostrarse asombrados ante el nuevo casamiento de Lady Wildwood, ya que Greenweld aún no lo había dado a conocer al rey . Ellos le comunicaron a Greenweld que un contrato matrimonial ya había sido arreglado para Iliana cuando su padre aún estaba vivo. Le dijeron que Lord Wildwood , padre de Iliana, y el Lord de Dunbar lo habían arreglado durante una expedición a Leland poco antes de su muerte, y que el rey mismo había presenciado el acuerdo . Al darse cuenta de que su padre ya no podría ocuparse del cumplimiento del contrato , el rey había enviado a Lord Rolfe y el obispo a ocuparse de eso .. Confrontado con esa realidad , Greenweld no había tenido mucho que hacer mas que aceptar dejar ir a Iliana. Cuando ella había preguntado por qué el rey había arreglado un matrimonio con un escocés, y no con alguien que viviera más cerca de su hogar , Rolfe le había contestado que el rey Richard deseaba que ella estuviera lo mas lejos posible de Greenweld por ahora. El rey intentaría ayudar a su madre, pero no podría hacerlo mientras Iliana estuviera al alcance de las garras de Greenweld. El barón la había separado de su madre con el propósito expreso de asegurarse que Lady Wildwood cooperara con él y que no tratara de anular el matrimonio entre ellos . La madre de Iliana había sido informada que si intentaba disolver el matrimonio con Greenweld , Iliana pagaría el precio. Casada y viviendo en Escocia, Iliana estaría a salvo de la amenaza de Greenweld y él tendría menos poder para extorsionar a su madre. Ella estaría en libertad de buscar una anulación con la ayuda del rey. Iliana se había relajado con esa noticias, segura de que todo saldría bien. Al poco tiempo que ella estuviera segura y casada en Escocia, su madre sería rescatada de su matrimonio despreciable, y Greenweld recibiría un castigo de parte del rey . Ahora Iliana se daba cuenta de cuan tonta había sido. Ella no había considerado ni siquiera una vez qué tipo de hombre el rey había elegido para ser su marido , simplemente había confiando que el rey escogería un hombre teniendo en cuenta los mejores intereses de ella . Pero si Duncan Dunbar era su idea de un marido adecuado, entonces el rey tenía muy poco buen gusto . Ella caminó para sentarse en el borde de la cama, completamente desanimada . Era una pena que ella hubiera dejado pasar su oportunidad para escaparse . Qué tonta ... había estado más que satisfecha de darle al rey permiso para que se ocupase de todos los arreglos del matrimonio . Ella había entregado su futuro, su felicidad, su vida misma — y
  16. 16. la de su madre — en manos de estos hombres. Más que tonta .... Era obvio que había perdido cualquier oportunidad de ser feliz . Ahora sólo podría esperar que su madre pudiera ganar su libertad a través de este gran sacrificio. Mordiéndose su labio inferior, ella tiró impacientemente del vestido color crema que Ebba había escogido para que ella llevara puesto. Era el mejor que ella tenía. Sin duda estaría arruinado al fin del día en esa fortaleza inmunda .... Haciendo una mueca, ella soltó un suspiro. ¿ Cómo podía preocuparse por un vestido cuando todos esperaban que ella tuviera intimidad con ese hombre ? Su mirada fue hacia las cortinas que rodeaban la cama y ella frunció el ceño. Le pareció que eran preciosa colo crema con flores bordadas de color granate y azul, casi lo podría haber jurado . Sin duda el efecto de humo en la tela hacía difícil adivinar los colores originales , con seguridad esas cortinas no habían lavadas al menos en los últimos diez años. Quizá más. No se atrevería a adivinar sobre la condición de las sabanas y las mantas de la cama. - Es una pena que no tengamos flores para que lleves en la ceremonia-- Iliana pasó a mirar boquiabierta a su criada quien fregaba impacientemente las manchas en el vestido amarillo que Iliana había traído puesto anteriormente . -¿Flores? Ella exclamó, atrayendo la mirada alarmada de Ebba hacia ella. -¡ Flores! ¿Para qué? ¿Para parecer mas bonita en el casamiento que me emparentará con esta familia? ¿ Supongo que piensas se deberían adornar a las ovejas con guirnaldas cuando van camino al matadero? Ebba simplemente clavó inexpresivamente sus ojos en su ama. Ella nunca había visto a la joven perder el control así antes. Su mirada se volvió incrédula cuando en el siguiente momento, su ama arrancó a rasgones su velo y se tiró sobre la cama, rasgándose en las sabanas . - No dormiré en estas sabanas inmunda , repugnantes... Dónde están mis sabanas ? Ebba no parpadeó . -¿Su Qué? -¡Mis- sabanas ! Iliana replicó . - Mi madre y yo las hemos estado bordando pos años para el día en que me casara. Preparamos las sabanas del ajuar , Ebba. ¿Dónde están ellas? Seguramente ella las envió con vos - -Oh, sí-- Colocando en el suelo el vestido amarillo, la criada empezó a buscar desordenadamente en la docena de baúles que Lady Wildwood había insistido que debía viajar con su hija a Escocia, a pesar de las protestas de Lord Greenweld. Él no había podido protestar demasiado con Lord Rolfe y el obispo allí presentes. -¡Aquí están-! Enderezándose , ella sostuvo un juego de sabanas suaves y blancas, sus bordes estaban bordados en mano con flores y pavos reales. -¿ Son estas? -Sí-- Iliana aspiró el olor de ellas, su expresión se hizo tierna al recordar las largas horas en las que ella había sentado con su madre cerca del fuego bordando las. Suspirando, ella frotó la tela contra sus mejillas y disfrutó su textura suave y limpia . Luego cerró los ojos, y vio la cara de su madre. Un golpe en la puerta ahuyentó esa imagen -¿Quién es ? Ebba preguntó, con una nota nerviosa en su voz. - Lord Rolfe. Ya es hora --
  17. 17. Abriendo los ojos, Iliana encontró la mirada incierta de Ebba, luego suspiró y asintió con la cabeza. -¡Un momento por favor-! Ebba gritó. Dándole a la criada las sabanas , Iliana recogió su velo y se cubrió la cara. - Saca las sabanas de la cama y pon las limpias . No pasaré ni una noche en esa inmundicia. Luego busca a algunos de los sirvientes para que te ayude a mover los baúles contra la pared -- -¿Desempaco las cosas? - No. No hasta que hayamos limpiado este chiquero de alguna manera ,- Iliana dijo sombríamente , moviéndose hacia la puerta. Haciendo una pausa, ella volvió a hablar . - Haz Traer una bañera aquí arriba. Mi marido tomará un baño esta noche o no dormirá en mis sabanas -- Ella podía no tener alternativa respecto a tener que casarse con ese bárbaro , pero ella decidiría cómo sería ese matrimonio, Iliana pensó determinadamente . Ella no viviría así . Él podía golpearla, estrangularla , o confinarla , pero ella no viviría así . Antes preferiría estar muerta, ella pensó con desolación, abriendo la puerta y moviéndose hacia afuera para tomar el brazo de un Lord Rolfe que la miraba preocupado. Él obviamente había oído sus últimas palabras . *** Duncan se rió junto con los demás de la broma de su hermana y llevó su copa hacia su boca, bebió la mitad de su contenidos antes de bajarla para mirar a su novia. Ella se había sentado en la mesa principal al lado de su padre, con la misma expresión sombría que había tenido desde había bajado las escaleras del brazo de Lord Rolfe. Ella lo había mantenido a lo largo de la boda, diciendo sus votos en voz monótona, dejando muy claro que ella no estaba muy contenta con su destino. Duncan lentamente había pasado de estar irritado a estar furioso durante la ceremonia. Él entendía la trama detrás de esta boda, él la estaba salvando de su padrastro. Él era su héroe salvador . ¿Y cómo le agradecía ella? Haciendo evidente que ella desearía estar en cualquier otro lado y humillándolo delante de su gente . ¡ Mierda! Lo peor de todo era que cuando su esposa había llegado para la boda, él había podido verla bien sin la irritación en sus ojos … y la encontró extrañamente atractiva. Haciendo una mueca, Duncan la miró . No tenía idea de por qué ella lo atraía así. Su pelo era castaño. Era un matiz precioso de color marrón , una mezcla del color de las nueces y de la madera del cerezo , con unos destellos dorados. A Él siempre le habían gustado las rubíes antes de ahora. Sus ojos eran grandes y de color gris.. Los ojos verdes siempre habían sido sus preferidos. Su nariz era pequeña y recta. Eso estaba bien, sus labios tenían forma de corazón, dulces y carnosos. Duncan nunca había visto labios como los de ella. Eran suficiente atractivos como para darle unas cuantas ideas a un hombre, y él había estado pensando en muchos usos eróticos para esa boca en las últimas horas. Sus amigos y los miembros de su clan no estaban ayudando mucho . Con las bromas obvias respecto a la noche por delante, sólo lograban incrementar el fuego que ya había estado creciendo en su entrepierna a un nivel alarmante. No parecía que mas cantidad de cerveza fuera a ahogarle ese fuego , pues él había estado bebiendo sin parar toda la noche y todavía no podía calmar su ardor . Se estaba poniendo bastante impaciente por
  18. 18. acostarse con ella , y ese hecho era desesperante cuando ella dejaba muy en claro que no sentía lo mismo. - Si tus miradas hacia tu pequeña esposa se hacen más caliente, vas a prender fuego la paja del piso . Tal vez deberías darte un baño frío en el lago -- Apartando sus ojos de su esposa , Duncan miró al hombre que había hablado. Pelirrojo , tan alto como él , y casi tan ancho como él, Allistair era tanto su amigo como su primo. O al menos él solía serlo, Duncan se dio cuenta con pena. Esa cercanía se había disipado en los último pocos años cuando él había comenzado a asumir el control de algunas de las responsabilidades de clan . Estaba cada vez más ocupado con sus tareas y Duncan tenía menos tiempo libre para salir a cazar con Allistair, Aelfread, y Seonaid. Ellos tres no se habían separado . Por el contrario , su ausencia en el grupo había hecho que ellos fueran mas unidos todavía . -Nadar en el lago no ayudará a aliviar lo que lo aflige a él, Allie,- Aelfread murmuró divertido compartiendo una mirada cómplice con Seonaid , lo que hizo que la hermana de Duncan sonriera abiertamente. - Aelfread tiene razón . Estoy pensando que hay una sola cosa que apagará ese fuego y esa es que él y su esposa finalmente copulen-- Duncan se puso rígida ante el uso de esa palabra para referirse a la fornicación. Su hermana podía pelear como un hombre y podía beber con ellos en la misma mesa, pero había algunas cosas que una mujer no debería hacer. Duncan frunció el ceño con desaprobación, apoyó con un golpe su copa sobre la mesa sucia y replicó , -No hablarás con ese vocabulario , Seonaid! Hazlo otra vez y te lavaré boca la boca con jabón -- Sin impresionarse, ella puso sus ojos en blanco ante su amenaza y se rió. - No es bueno que uses esas amenazas conmigo, hermano. Es demasiado tarde para cambiar mis modales formas y convertirme en una dama como tu esposa -- Ella dirigió su mirada hacia Iliana con desagrado. - Ella es una muchacha débil de carácter. Remilgada y caprichosa también. No entiendo que ves de atractivo en ella-- - Ese no es tu problema , verdad ? Duncan murmuró , siguiendo la mirada de su hermana. - Sí. , está bien. Aunque, como te dije, pienso que es hora de comenzar con la noche de bodas . Vamos , Aelfread -- Sonriendo abiertamente, la joven inclinó la cabeza y corrió detrás de Seonaid mientras ella cruzaba el salón hacia la mesa principal. Duncan había comido en esa mesa, al lado de su esposa, pero una vez que había terminada , él la había abandonado para emborracharse con sus hombres, algo que él ahora concluía era algo imposible — pues todavía se sentía tan sobrio como una virgen inglesa. Ahora él observaba inexpresivamente como su hermana iba hacia el lugar que él había abandonado, su mente lentamente captó las intenciones de Seonaid . Ese era la primer señal que la cerveza lo había afectado después de todo. La segunda señal vino cuando quiso ponerse de pie para alcanzar a su hermana y se encontró desparramado en el piso. Cuando Allistair y los otros hombres lo ayudaron a ponerse de pies, haciéndole bromas , era demasiado tarde. Seonaid y Aelfread arrastraban a su esposa por las escaleras. Ella parecía poco menos que entusiasmada pero a su hermana y su prima no parecía importarles esa falta de entusiasmo y la llevaron en andas.
  19. 19. - Me puedo arreglar sola , muchas gracias,- Iliana ofreció resistencia otra vez, pero Lady Seonaid había estado ignorando sus protestas mientras la subía hasta el cuarto. Ahora su mirada irritada se dirigió a la pelirroja más pequeña, quien ahora revolvía sus baúles , que habían sido empacados pulcramente. Cuando las dos mujeres aparecieron a su lado en la mesa del salón anunciando ' Ha llegado el momento de la noche de bodas- , Iliana que se había calmado después de la ceremonia , entró en pánico . En un intento por demorarse , ella había afirmado que ella todavía tenía sed, pero la hermana de Duncan y su prima diminuto parecían haber oído la excusa. La agarraron por los brazos y prácticamente la habían arrastrado escaleras arriba. Una vez en el cuarto, la puerta había sido cerrada de golpe y la pequeña pelirroja se había lanzado a revisar de arriba a abajo sus baúles, mientras Seonaid había concentrado su atención en -ayudar - a Iliana a quitarse el vestido … ignorando completamente el hecho que Iliana no deseaba su -ayuda-! Un jadeo exasperado hizo que los forcejeos con Seonaid se detuvieron e Iliana dirigió su mirada hacia la pequeña pelirroja mientras Aelfread sacaba una túnica blanca de uno de los baúles. Algo se apretó en el corazón de Iliana vio ese vestido que su madre le había hecho especialmente para ella y se lo había regalado para que Iliana lo usara en su noche de boda. En ese momento , ambos habían pensado que ese era el camisón perfecto para una primera noche entre un marido y su esposa . Pero entonces, habían pensado que a ella al menos le gustaría el hombre con quien se casaría. Iliana nunca hubiera imaginado usarlo bajo estas circunstancias . Apretando los dientes , Iliana dirigió su mirada furiosa hacia Ebba, quien había estado escondiéndose inútilmente en un rincón del cuarto desde su llegada. 'Ese vestido no. Ebba, ve a traer mi vestido color crema -- La criada vaciló, luego se movió cautelosamente hacia las ropas que Aelfread había esparcido en el piso hasta encontrar el vestido grueso en cuestión . Uno que ocultaba todo y no inspiraría la imaginación de un hombre. Lady Seonaid, obviamente , ignoró sus deseos respecto a esto igualmente. -No, debes ponerte el vestido blanco,- ella anunció y continuó tironeando de las ropas de Iliana para desvestirla. -Tráelo aquí, Aelfread-- - Dije que usaría el vestido color crema,- Iliana replicó abruptamente mientras la más pequeña de sus atormentadoras se adelantaba con el vestido blanco. -El blanco es más agradable-- - A mí me gusta el color crema- -A mi hermano le gustará mas el blanco- - No me importa lo que le guste a tu hermano ...- Iliana cortó sus propias palabras cuando Lady Seonaid se paralizó y enmudeció . ¿La había ofendido ? Enojar a esa muchacha que parecía una amazona no era algo que Iliana se hubiera atrevido a hacer . Iliana era mas bien menuda, y Lady Seonaid era asombrosamente alto y fuerte para ser mujer . Ella parecía ser una muchacha carácter volátil . Una bárbara — como el resto de su familia — Iliana pensó irritada, luego frunció el ceño cuando vio que Seonaid simplemente continuaba clavándole la mirada. -¿qué pasa ? Ella preguntó cuando el silencio se volvió insoportable.
  20. 20. -Vos ... - Seonaid señaló impotentemente incapaz de poner en palabras que el problema era la figura de esa mujer delante suyo. Ella tenía el tipo de cuerpo que ella misma había deseado siendo adolescente, un cuerpo de zonas planas y curvas suaves. -Oh, dame ese maldito vestido ,- Iliana replicó con exasperación, extendiendo la mano para arrancar el vestido puro y blanco de las manos de Aelfread. Estaba en un castillo viejo , sucio y helado y ya había tolerado bastante de la ridiculez de esta gente. Ella se puso el vestido mientras Seonaid observaba, y luego ella se volvió hacia la puerta. - Metete en la cama. Aelfread y yo saldremos de a ver que está retrasando a los hombres -- Iliana se mordió el labio como ella observaba a las muchachas partir , entonces giró para confrontar a Ebba. - Ve a traerme el cinturón que Francesco le dio a Papá. Esdá en el baúl donde estaba este vestido -- Los ojos de Ebba se abrieron con horror. - Oh no, mi lady . No puede usar ese aparato -- La expresión de Iliana se oscureció. - Puedo y lo haré. Ve a Traerlo -- La criada vaciló brevemente, luego hizo lo que se le pidió . Encontrando el elemento en cuestión, ella hizo una mueca de desagrado. Iliana tomó el cinturón de cuero con tristeza. A Lord Wildwood siempre le había gustado traer regalos exóticos de sus viajes. Ese era uno de lo más extraños. Él había traído dos de esos cinturones en su último viaje a Italia. Su padre se había reído mucho cuando se los entregó a su esposa y a su hija, explicándoles como los había conseguido . Eran una invención de su amigo, Francesco Carraro. Él los había llamado -cinturones para mantener la castidad-- Iliana sacudió la cabeza mientras pensaba en ese hombre italiano . No tenía idea de lo que lo habría llevado a crear esa tontería . Era un cinturón hecho de cuero grueso, pero con una correa ancha en el centro que se cerraba , el cinturón se colocaba entre los muslos y se cerraba en el frente con un cerrojo de metal. Se lo veía bastante incómodo. Abrió el cerrojo, y luego con determinación se lo colocó , hizo una mueca y subió bruscamente su vestido para cerrarlo. Era bastante vergonzoso colocarlo . Ella tuvo que pasar la correa por detrás de ella y ponerla entre sus piernas. Cerrándola correctamente , ella sacudió la cabeza satisfecha , luego miró la llave. ¿Qué hacer con eso? Ella miró con atención el cuarto buscando algo , luego miró la parte superior de los cortinados de la cama. Encogiéndose de hombros , ella lanzó la llave allá arriba , y se acercó para asegurarse que no fuera visible, luego corrió a meterse en la cama cuando el sonido de voces tempestuosas anunciaba la llegada de su marido. Capítulo 3 Ruborizándose intensamente , Iliana observó como su marido era entrado en el cuarto empujado por un montón de hombres, riéndose a carcajadas y bromeando en idioma galés. Se alegró momentáneamente por no poder entender lo que decían . Angus Dunbar estaba a la cabeza del grupo. Guiñándole un ojo, él ordenó a los hombres que pusieran a Duncan en el suelo ; luego todos empezaron a quitarle las ropas.
  21. 21. Los ojos de Iliana se convirtieron en dos platos grandes y redondos mientras le quitaban la tartán y luego la camisa que él había traía puesta debajo del mato. Su madre había preparado a Iliana bien para la noche de boda y le había dado una idea de cómo era un hombre desnudo , pero el cuerpo expuesto a ella en ese momento era un poco más de lo que alguna vez había imaginado. La verdad fuera dicha , era muchisimo mas , ella pensó débilmente, su mirada descendió hacia su virilidad. No había modo que aquello pudiera entrar dentro de ella, pensó con súbito horror. ¡Por Dios! Le desgarraría el cuerpo , la partiría en dos .... Iliana reprimió esos pensamientos , recordándose a si misma que esa no era su preocupación. Ella tenía puesto el cinturón de castidad. La llave estaba escondida y seguiría así hasta que su marido tomase un baño. Pero ... qué ocurriría si él tomaba un baño? Iliana tuvo que alejar esa preocupación para ocuparse de otras más inmediatas como el hombre que metía a su marido en la cama . Por un momento, cuando la sabana fue levantada , su vestido fino fue revelado a la vista de todos y cada uno de los hombros , rápidamente Iliana se cubrió con la sabana, temiendo que pudieran ver el cuero del cinturón traslucirse a través de la tela delgada de su camisón. Iliana esperó mientras Ebba y los hombres se retiraban , captó la mirada preocupada que la mujer le lanzó por encima de su hombro. Luego la puerta fue cerrada, dejándola a solas con su marido. No fue hasta que ella lo miró fijamente que se dio cuenta que el hombre estaba completamente borracho . Ahora que los hombres que lo habían cargado se habían ido él apenas podía mantenerse sentado en. -Sal de esta cama-- Duncan no parpadeó , el significado de sus palabras se abrían paso lenta y trabajosamente a través del mar de cerveza que llenaba su cerebro. -¿ Sal de dónde? - No pasarás la noche en esta cama hasta que hayas tomado un baño -- -¿Baño? Él pareció captar la última palabra y sacudió la cabeza mientras ella cambiaba de posición hasta estar sentada frente a él. Iliana lo contemplaba sombríamente . -No,- Duncan dijo finalmente. - no tomaré un baño hasta julio -- - Entonces no dormirás aquí hasta julio,- ella anunció determinadamente. Él todavía trataba de absorber sus palabras cuando ella repentinamente deslizó sus pies hacia adelante, los apoyó sobre su cadera y le dio un empujón tan fuerte que lo hizo caer fuera de la cama. Iliana esperaba que él se levantara del piso, furioso y listo para una pelea. Aspirando profundamente, ella trató de prepararse para la batalla por delante, pero después de varios segundos de silencio, ella comenzó a preocuparse y se mordió el labio nerviosamente. Después de que varios segundos más, ella logró reunir el coraje necesario para moverse con vacilación hacia el borde de la cama y miró cautelosamente al hombre en el piso. Él estaba inmóvil todavía en su espalda sobre el piso. Iliana tuvo un breve acceso de miedo, se le ocurrió que lo había matado, pero entonces vio su pecho subiendo y
  22. 22. cayendo lentamente y entonces se relajó. Parecía que él simplemente estaba inconsciente. Iliana no estaba segura si era debido a la cerveza que había consumido o al golpe al caerse al piso. Estaba demasiado aliviada para que eso le importara mucho. Por esa noche al menos, ella no necesita temer a su desagradable marido . Sentirse segura le permitió dar rienda suelta a su curiosidad ahora que él estaba inconsciente, ella dejó que su mirada fuera hacia su virilidad. Sus cejas se levantaron cuando clavó sus ojos en ese... en ese miembro . Iliana había visto pechos masculinos y piernas masculinas antes, pero esto era algo nuevo. Era un apéndice muy curioso. La única descripción en la que podía pensar era decir que parecía un hongo grande, rojizo que crecía en la ingle. Increíblemente , ella decidió se preguntó cómo podría sentirse su textura. Después de recorrer nerviosamente con la mirada su cara para estar segura que él todavía estaba inconsciente, ella extendió la mano con indecisión para pasar un dedo sobre el apéndice , se apartó rápidamente sorprendida . La piel era suave y fina. No era lo que esperaba. Pero no había sido eso lo que la había hecho reaccionar como si hubiera sido mordida. Ante el leve contacto , el miembro de su marido se había levantado , ahora se erguía perpendicularmente a su vientre como buscando el sol. Iliana estaba fascinada y estudió al hombre que acompañaba al apéndice masculino él. Su marido era un hombre atractivo . Sus brazos y sus hombros eran el doble de anchos que los de ella, así como su pecho. Se detuvo en las caderas y la cintura estrechas, y luego en los muslos bien formados . Sus pies eran un poco extraños, sin embargo, bastante aceptables, ella decidió. Duncan repentinamente roncó y gruñó en su borrachera, e Iliana dirigió su mirada hacia su cara., todavía dormía Lanzando un suspiro , ella regresó a su lado de la cama, apagó de un soplo la vela, y se acostó de espaldas, preocupándose por la reacción de su marido cuando él despertara a la mañana y recordara por qué había dormido fuera de su cama. Sin duda él estaría furioso. Pero ella no viviría en medio de esa mugre , y no le daría un hombre tan asqueroso permiso para tocarla. Su madre la había educado muy bien como para permitir eso. Establece desde el principio como quieres seguir, Lady Wildwood siempre le había dicho. Y ella seguía ese consejo, Iliana oyó los ronquidos de su marido y ella misma entró en un sueño profundo . Duncan se estremeció y comenzó a dar vueltas al costado de la cama , luego gruñó y despertó. Abriendo los ojos, clavó sus ojos en la sabanas blanca colgando delante de él , estaba desconcertado. Luego él se dio cuenta del frío debajo su espalda y de su trasero era el piso helado del castillo, y que la tela blanca delante de sus ojos era una sabana. Él se había caído de la cama. Haciendo una mueca, Duncan se sentó , gimiendo mientras su espalda protestaba por el tratamiento deshonroso que había recibido. Él estaba envejeciendo y no debía someter a su cuerpo a la frialdad del suelo de piedra cuando tenía una cama. Había habido un tiempo en que él simplemente habría saltado del piso después de una noche pasada allí y alegremente había encarado el día. Ya no estaba en condiciones de hace eso . Su
  23. 23. espalda le dolía , su cabeza le latía, y sintió que la maldita luz de las primeras horas de la mañana entrando por la ventana de la habitación lo estaba cegando . Suspirando, Duncan se masajeó detrás del cuello para aliviar su dolor y dirigió su mirada hacia la cama, su mirada recayó en la joven durmiendo allí. ¿Quién era? Oh, sí. Él se había casado el día anterior, recordó y sonrió. Ella se veía bastante exhausta , su pequeña esposa . No podía recordar, pero estaba seguro que había hecho el amor intensamente durante toda la noche. Duncan nunca había dejado que el exceso de cerveza obstaculizara su desempeño en la cama. Moviéndose para sentarse sobre un lado de la cama, él la contempló silenciosamente. Él la había encontrado atractiva cuando ella estaba despierta, pero al verla dormida, sin los gestos de desaprobación tensos en su cara que él había tolerado desde que la había visto por primera vez , ella se veía aún más bella. Duncan se rascó la ingle y sonrió. Sin duda el hacer el amor le había quitado los gestos de desaprobación de su rostro. Era una pena que no pudiera recordar, Duncan pensó frunciendo el ceño repentinamente. El sólo pensar en el acto sexual con ella lo ponía duro como una gallina muerta . Era muy irritante que no pudiera recordar el acto. Rascándose el cuero cabelludo por encima de una oreja, él la miró fijamente a ella un poco enojado. Sin duda ella recordaría. Ella no había bebido mas que un sorbo de cerveza. Tampoco había comido demasiado , sólo había probado un poco de la comida presentada. En verdad, ella había parecido bastante disgustada desde que había llegado . No Parecía estar muy contenta aquí. ¿Y si el acto sexual era una de esas cosas que la disgustaban de ese lugar? El pensamiento era un poco desalentador . Si él había estado demasiado borracho como para recordar lo que había hecho , entonces tal vez él había estado demasiado borracho para ofrecerle la ternura y el cuidado que se requería cuando se tomaba a una virgen . ¡Carajo! Duncan pensó con alarma repentina. Si ese fuese el caso, entonces ella sin duda se despertaría dispuesta a atravesarlo con una lanza con la misma frialdad que había mostrado a todos desde su llegada. Excepto a su padre, él pensó. Angus Dunbar no había recibido el mismo desprecio que ella había demostrado hacia los demás. Parecía que ella encontraba a su padre tan desagradable como a Duncan, la casa, y al resto de su gente . Casi se sintió celoso. Bien, él decidió, él no aceptaría eso . Si él la había tratado rudamente la noche anterior , entonces corregiría eso ahora, antes que ella se despertara y le lanzara una de sus miradas de desprecio. Con esa idea, Duncan levantó la sabana hasta la altura de su cintura y contempló lo que se revelaba ante él. Las mujeres le habían puesto un vestido blanco y puro, pero la tela era tan delgado y diáfana que podía ver el color rosado donde su piel se transparentaba. Por un momento, Duncan simplemente se quedó mirándola . Su padre había dicho que ella era -bonita pero ninguna belleza- , y tal vez que él tenía razón , pero en ese momento, ella parecía tan atractiva como una bandeja de cordero relleno para un hombre muerto de hambre.
  24. 24. Iliana estaba sentada en un pequeño claro al borde de un río. El sol estaba caliente . Una suave brisa acariciaba su piel, ella cerró sus ojos y se recostó en la hierba tierna, dando al sol permiso para calentar su cuerpo. Ella no había estado allí por mucho tiempo cuando una mano comenzó a acariciar su mejilla. Abriendo los ojos, ella vio a un guerrero arrodillado al lado de ella. Le pareció vagamente familiar y le pareció perfectamente natural que él estuviera allí. Su mano fue recorriendo su cuello, luego se deslizó entre sus pechos, e Iliana ronroneó. Estirándose en el lugar donde estaba , ella llevó sus manos por encima de su cabeza, arqueando su cuerpo hacia arriba. Un gemido se escapó de entre sus labios cuando la mano hombre finalmente se movió hacia un pecho cubriéndolo , amasándolo y pellizcando su pezón a través de la tela de su vestido . Cuando Iliana gimió otra vez, sus labios bajaron para cubrir los suyos y de cierta forma, en su sueño, eso le pareció natural, también. Su boca estaba abierta bajo la de él cuando su lengua buscó entrar, ella imitó con su lengua lo hacía él y comenzaron un juego erótico que hizo que se cuerpo se arqueara otra vez , él se movió para cubrir el cuerpo de ella. Cuando sus labios dejaron los suyos y el hombre empezó a mordisquearle el cuello , ella respiró profundamente y abrió la boca para protestar , luego se congeló cuando sintió el olor rancio de sudor mezclado con cerveza que comenzó a sacarla de su dulce sueño. Frunciendo el ceño, Iliana pasó una mano sobre su nariz, tratando de disipar el olor y volver su atención a las caricias en su cuello , pero el olor no desaparecía. Murmurando algo en voz alta, ella se despertó completamente y abrió sus ojos. Aun así le llevó un momento para darse cuenta de lo que ocurría. Ella no estaba en la costa de un río. Ella estaba en la cama. ¡Y el hombre que le parecía familiar y que ahora mordisqueaba la carne de su cuello era el idiota apestoso de su marido … y estaba en la sabanas limpias de su madre, nada menos ! Duncan sonrió en contra su piel. Su pequeña esposa era ardiente, las llamas de ella crecían con las caricias de sus manos. Murmurando algo agradable respecto a su aroma y a su sabor, él movió sus labios a lo largo de su piel. Cuando él alcanzó el escote de su camisón , él empezó a empujar la tela frágil, hasta que su pecho izquierdo quedó expuesto a su atención. Lanzando una exclamación victoriosa, él dejó caer su boca sobre la aureola rosada , inmediatamente Duncan se puso rígido cuando su esposa soltó un grito lo suficientemente fuerte como para dejarlo sordo. Era un grito que una mujer lanzaba sólo cuando estaba ante un peligro horrible. Debía haber algo peligroso en el cuarto, Duncan la soltó de inmediato y miró rápidamente a su alrededor . Pero no había ningún peligro. Frunciendo el ceño , Duncan observó que el cuarto estaba vacío salvo por sus baúles y una tina llena de agua, entonces se volvió hacia su esposa. Sus cejas se levantaron cuando vio que ella ya no estaba acostada en la cama, sino que había ido al rincón mas alejado de él y ahora estaba arrodillado allí, observándolo como si él fue un loco dispuesto a asesinarla y desmembrarla. -¿Qué? Él preguntó desconcertado . Inmediatamente entendió, Duncan se sentó pesadamente en la cama . - Me temo que no he sido muy suave con vos anoche ,
  25. 25. muchacha. Estoy apenado por eso , fue mi culpa . Te prometo no seré tan brusco esta vez -- Los ojos de Iliana se ensancharon . -No hiciste nada anoche,- ella dijo bruscamente. Horrorizados, los ojos de Duncan se agigantaron cuando ella continuó hablando , -Te desmayaste en el piso por la borrachera -- - No !- él protestó orgullosamente. Él nunca jamás había estado demasiado borracho como para no poder acostarse con una mujer y no podría creer que hubiese hecho eso en su noche de bodas. -Sí-- Duncan tiró las mantas a un lado y miró fijamente la sabanas blancas. Duncan se dio cuenta que lo que ella decía era verdad cuando un golpe sonó en la puerta. Maldiciendo entre dientes , él se puso de pie y agarró su espada donde los hombres la habían dejado caer la noche anterior . Por un momento, como él se volvió hacia ella, con la espada en mano, Iliana tuvo la idea loca de que él tenía intención de atravesarla con el arma ; luego él bajó la espada hacia la palma de su propia mano , produciendo un corte delgado que inmediatamente manó sangre. Mientras ella lo observaba, asombrada, él dejó la espada en el piso, y se lanzó hacia la cama del lado donde ella, había dormido y rápidamente se limpió la mano en la tela de lino mientras otro golpe sonaba en la puerta . ¡El fina sabana de lino de su madre! Iliana abrió su boca para insultarlo por haber manchando la sabana pero no tuvo la oportunidad. Inmediatamente después, él le estaba quitando el camisón por la cabeza, lo arrastró través del cuarto, y la hizo acostar en la cama al lado de él. ¡Entre! Invitó Duncan. Iliana se escondió rápidamente debajo la sabana cuando la puerta era abierta. -Buen día ,- Duncan murmuró mientras su padre, Seonaid, Lord Rolfe, y el obispo entraron en tropel en el cuarto. -Buen día , hijo-- Angus le sonrió a su hijo mientras Iliana espiaba por debajo de la sabanas . -¿ustedes … eh ...eh … durmieron cómodamente, espero? Él desvió su mirada cuando preguntó eso, la vergüenza tiño sus mejillas. - Bien . Pero no dormimos mucho , - fue la respuesta de Duncan, e Iliana enrojeció ante su tono sugestivo, y deseó morirse en ese mismo momento. - Estamos aquí por las sabanas,- el obispo explicó gentilmente cuando Angus Dunbar parecía no poder hablar. -¿Las sabanas? Ignorando el modo en que esposa repentinamente se puso rígida al lado de él, Duncan los miró con confusión fingida. -¿Por qué necesitan las sabanas ? Hubo silencio completo mientras los hombres se miraban entre ellos impotentemente. De repente Angus se volvió hacia su hijo irritado. -¡ Sólo dame la maldita sabana sangrando ... quiero decir sangrada ... que quiero decir ensangrentada. Mierda! Sólo dame la maldita sabana!
  26. 26. - Está Bien, Está Bien. No hay necesidad que te de un ataque . Seonaid, date vuelta por favor -- Él esperó hasta que ella hubiera hecho eso, luego salió de la cama , envolvió a su esposa con la sabana superior , y llevó a un rincón del cuarto . Los cuatro visitantes miraron fijamente sabana sobre la cama , observando la mancha de sangre con reacciones diferentes. Lord Rolfe se mostró aliviado. Lord Angus se vio satisfecho. Lady Seonaid estaba perpleja, y el obispo simplemente sonrió su aprobación. Luego Lord Rolfe empezó a hacerle gestos a alguien que estaba en el corredor y Ebba entró rápidamente. Quitando la sabana de la cama, ella salió corriendo del cuarto con la sabana manchada , apenas lanzándole una mirada a Duncan, quien estaba desnudo como el día en que había nacido y a una Iliana envuelta en una sabana.. -Bien-- El Lord de Dunbar inclinó la cabeza, cara intensamente ruborizada mientras iba hacia la puerta, arrastrando a Seonaid con él.- …Bien hecho ...bien... estaremos abajo desayunando- Su voz se desvaneció mientras salía fuera, el rubor de su cara se profundizó ante la sonrisa abierta de su hijo , quien sacudía la cabeza. - Hasta luego … entonces ... Caballeros ? Él dirigió su mirada a Lord Rolfe y al obispo, sólo para descubrir que ellos ya habían salido. - Buenas noches ... quiero decir … eh...- Duncan suspiró aliviado cuando la puerta se cerró de golpe . Cuando los brazos que la rodeaban repentinamente comenzaron a temblar Iliana miró a Duncan, y quedó perpleja al ver que él temblaba porque se reía. Ella se tomó un momento para pensar que era lo que él consideraba tan gracioso, luego lo pateó -Suéltame- Cuando él hizo eso, Iliana ajustó la sabana a su cuerpo y empezó a mirarlo acusadoramente, -Has arruinado las sabanas de mi madre- . Eso sólo lo hizo reírse con más ganas . Iliana golpeó el suelo con su pie furiosamente. -No es divertido, mi Lord . Mi madre y yo pasamos muchas horas bordando esa sabanas .Eran muy especiales para mí. Me debes una explicación por haberlas arruinado -- La risa de Duncan disminuyó con eso y él logró poner una expresión ligeramente arrepentida, luego suspiró y sacudió la cabeza . - Lo siento , esposa . No me estoy riendo de vos. Es que nunca había visto a mi papá tan alterado y avergonzado . Me reía de él -- Su risa terminó en un suspiro mientras ponía una cara solemne. Ella obviamente no veía la gracia de la situación . Inclinando la cabeza, él la contempló curiosamente. -¿ Tu madre No te explica los hechos de la vida , muchacha? -Por supuesto que si -- Iliana miró enojada porque él había pensado lo contrario. -Bien , no quería ofenderte con la pregunta,- él la serenó. Es sólo que parecías estar asombrada por la sangre. No hay vergüenza en eso, - él agregó rápidamente cuando ella comenzó a ponerse rígida otra vez. - Mi hermana también estaba un poco sorprendida y confundida con la sangre , lo notaste? -Sí, lo noté,- Iliana dijo cautelosamente. - Bien , ni mi padre ni yo nunca le hemos explicado los hechos de la vida a ella. No nos pareció necesario cuando su prometido nunca vino a buscarla -- Él se silenció por un momento, captando la expresión de ella , y luego suspiró. Parecía obvio para él que si bien ella podía haber sido informada de los hechos de la vida, no
  27. 27. había sido informada en detalle ; ella había empezado a morderse el labio inferior en el momento que él había mencionado la ignorancia de Seonaid. Duncan le explicó delicadamente, -la sangre se debe al velo de la doncella virgen- Los ojos de Iliana se estrecharon. Su madre no había mencionado nada acerca de un velo de una doncella. Tal vez que él se refería el velo del traje de novia, ella pensó especulativamente. Pero Duncan rápidamente le quitó esa idea. -Sabes, una muchacha nace con una pequeña … carne … eh... tejido … allí adentro -- Él señaló vagamente hacia su entrepierna . - La primera vez que ella y su marido … se unen … el velo se rompe y hay sangre. La sangre prueba que ella vino a ese hombre siendo virgen -- Él miró su expresión pensando que ella había entendido cuando notó que ella estaba horrorizada -Es por eso que ellos deseaban ver las sabanas para probar que vos eras virgen hasta anoche-- Por un momento, Iliana estaba demasiada ocupada pensando en la sangre como para considerar en cualquier otra cosa. Para ella, la sangre venía de una herida, y una herida significaba dolor. Su madre le había dicho que habría una cierta incomodidad la primera vez pero no había mencionado nada acerca del dolor o de la sangre. Luego otra parte de su explicación atrapó su atención y sus ojos anchos se levantaron hacia él. -¿ Qué quieren hacer con la sabana? ¿Por qué se la llevaron ? Duncan hizo una mueca ante la pregunta, sabiendo que lo que él diría no le gustaría . -Ha sido llevada para ser colgada sobre la baranda e de las escaleras. Para probarle demás que viniste a mí pura y virgen , y que el matrimonio fue consumado anoche -- Ella no pareció estar contenta con las noticias, pero simplemente suspiró y fue hacia sus baúles . Ella había empezado a buscar un vestido cuando repentinamente fue agarrada desde atrás y levantada en un par de brazos fuertes. Jadeando , ella agarró los brazos que la sostenían y abrió su boca para preguntarle a su marido que creía que estaba haciendo, luego gritó sorprendida cuando fue lanzada sobre la cama. Duncan cayó sobre ella antes que hubiera terminado de rebotar en la superficie suave. Su boca amortiguó su grito de alarma y sus manos se movieron ávidamente sobre su cuerpo Ella Jadeó tan pronto como sus labios se despegaron de los suyos , Iliana lo empujó su pecho en un intento de quitárselo de encima , pero fue imposible. Su marido no pareció notar sus esfuerzos mientras le quitaba la sabana para dejar al descubierto su cuerpo . Iliana inmediatamente dejó de luchar con él e intentó retener la sabana, pero ella perdió esa batalla también. La tela se escabulló por entre sus dedos y sus pechos quedaron expuestos . Para su alivio y su desilusión, en el momento en que vio los senos , Duncan cesó de tirar de la sabana , dejándola enmarañada alrededor de sus caderas. Sus ojos brillaban como los de un niño en Navidad , él lanzó una exclamación y se abalanzó hacia los montículos de carne que él había revelado, , tocándolos como un avaro tocaría sus monedas de oro . Probó su peso, sintió su textura, luego sujetó uno y acercó su boca y lo succionó como un bebé.
  28. 28. Duncan estaba tan absorbido sintiendo, probando y saboreando a su esposa , que no notó los esfuerzos de ella por escaparse . Una vez que lo hizo , él ignoró esos esfuerzos . En su opinión , ella simplemente estaba un poco asustada por la primer experiencia en la relación entre un hombre y una mujer. Muy probablemente ella le temía al acto sexual ahora. Eso era esperable , pero también era mejor superar esas cosas rápidamente. Pero el modo en que ella se meneaba y se sacudía debajo de él iba a hacer difícil que el pudiera hacerle el amor lentamente y tiernamente. ¡Carajo! Ella fue como una llama y él era madera seca , Duncan pensó, y luego sintió algo duro presionar contra su ingle mientras ella se arqueaba y se retorcía debajo de él. Calmándose, él frunció el ceño y presionó su ingle contra ella otra vez. Sintió la dureza otra vez, ella tenía algo duro entre sus piernas , Duncan la soltó inmediatamente y se apartó , había oído cuentos de hombres extraños a los que les gustaba vestirse de mujer... . -¿Qué tienes entre las piernas? Iliana estaba tan absorbida en la lucha y el forcejo ,que le llevó un momento darse cuenta que ya no tenía un oponente. Una vez registró ese hecho , vio la expresión atónita y horrorizada en la cara de su marido mientras él aguardaba su respuesta, Ella frunció el ceño . -¿Qué? Duncan trató de alcanzar la sabana enredada alrededor de sus caderas, luego hizo una pausa. Un miedo estaba estampado en su cara, él dirigió sus ojos hacia sus pechos . Sí, eran pechos reales . En vez de arrancarle la sabana , él repentinamente metió su mano en la entrepierna femenina , en el segundo en que palpó algo duro allí ella trató de huir de la cama. Él la dejó escapar, y él saltó de la cama del mismo modo que lo hacía ella. -¿Qué diablos sos ? Él preguntó roncamente. Iliana luchaba por cubrirse con la sabana sin revelar lo que había entre sus piernas. Los ojos de Duncan devoraron los pechos con otro tipo de la desesperación ahora, el ardor y el color habían abandonado su cara . Iliana lo miró con la frente fruncida. -¿Qué diablos piensas que soy? - No lo sé . Tienes la cara y los pechos de una mujer, pero … - Una angustia frunció su frente mientras su mirada descendía hacia abajo de su cintura. -Tienes algo duro donde una mujer no tiene que tener algo duro -- Los ojos de Iliana se ensancharon con asombro mientras se daba cuenta que él había sentido el cerrojo colgando en el frente del cinturón de castidad y estaba confundido respecto a lo que era ese objeto . Ella no podía pensar a qué tipo de conclusiones él había llegado , pero estaba segura por la reacción de Duncan que no eran conclusiones muy agradables . ¿Qué pensaba él que ella tenía entre las piernas? Estaba tan ocupada considerando esto, que le llevó un segundo darse cuenta de que él se movía otra vez, rodeaba la cama y se dirigía hacia ella. Dando un chillido, ella saltó arriba de la cama. Una mirada por sobre su hombro le reveló que su marido estaba en el borde de la cama y abalanzándose hacia ella. Ella sintió un tirón en la sabana , trató de agarrarse a la tela pero sintió que se deslizaba por entre sus dedos mientras se
  29. 29. tambaleaba para salir de la cama y tropezaba con la pared al lado de la puerta. No podía hacer mas nada , Iliana se cubrió los pechos con las manos y avanzó para confrontar a su marido. Capítulo 4 Duncan miró boquiabierto el aparato que ella traía puesto, pero apenas había captado la imagen de las tiras de cuero y el cerrojo brillante en el frente , ella empezó a escapar hacia los baúles . Nada en la Tierra podría haberlo prevenido para no saltar encima de la cama e ir por ella. Atrapándola respecto a la cintura, él la tiró atrás, la contorsión a fin de que aterrizaron uno al lado del otro en la cama. Él luego tiró una pierna sobre ambos suyo de ella y se apoyó arriba ligeramente a fin de que él podría otra vez mirar fijamente el aparato que ella trajo puesto. - Maldición- - La palabra salió como un latigazo en el aire mientras él examinaba el aparato. Ella comenzó a forcejear pero él le sujetó las manos encima de su cabeza, sus ojos nunca dejaron de observar el cinturón. -¿Qué es esto? Él preguntó con temor. -Es un cinturón de castidad, - Iliana admitió sombríamente , luego intentó atrapar su labio inferior y comenzó morderlo entre sus dientes. - Nunca he visto algo semejante-- - Es un invento de Francesco Carrarro. Un … un amigo de mis padre -- -¿Cómo lo obtuviste? - Mi Padre lo trajo de un viaje ,- Iliana contestó reticentemente . -Él le dio uno a mi madre y otro a mí-- -Y tu madre te hizo usar el cinturón para asegurarse que llegaras casta al matrimonio , - él adivinó, dando a la correa delantera un tirón tentativo . - Es de cuero - -Sí,- Iliana se quedó sin aliento, su cabeza se volvió hacia un lado para evitar oler hedor que provenía de sus axilas. Maldición, él apestaba. Duncan la hizo darse vuelta abruptamente sobre su estómago para que él pudiera observar la parte de atrás. - Suéltame ,- Iliana le dijo por encima de su hombro, la vergüenza ruborizaba su cara. Duncan ignoró su pedido , su mirada clavada en las nalgas a cada lado del cuero. -Es una imagen fascinante. La carne redondeada , suave y rosada, separada por el cuero marrón . Duncan acarició una nalga y sonrió. La existencia cinturón era un gran alivio para él. Por un momento, había pensado que estaba frente a un hombre disfrazado de mujer . Pellizcando una nalga perfecta, se rió con alivio . Duncan la acostó de espaldas otra vez, su mirada se focalizó en el cerrojo que mantenía el aparato cerrado. -¿Cómo se abre esto? Deslizando un dedo debajo la tira central, él tocó su piel hasta detenerse contra su sexo, allí él le dio un tirón suave al cuero. -Con una Llave,- Iliana contestó espesamente, luego tragó en seco. -¿Dónde está la llave? Aclarando su garganta ella encontró su mirada . -Yo... - Haciendo Una Pausa, ella tragó en seco y lo intentó otra vez. - Yo te daré la llave si tomas un baño- Duncan se paralizó , había confusión en su expresión. -¿ Un baño No es julio aún. ¿Por qué diablos debería tomar un baño ? -¿Julio? Iliana frunció el ceño. -¿qué tiene que ver eso?
  30. 30. - Tomo un baño dos veces al año,- él le dijo orgullosamente. -El último día de cada enero y de cada julio. ¿Por qué deseas cambiar eso y que me bañe a mediados de junio? -Porque … porque encuentro ofensivo tu olor- Ella ofreció su respuesta tímidamente. -¿Qué? - Dije que... - -¡ Oí lo que dijiste , mujer! No soy sordo. ¿Qué diablos quieres decir ? Con los brazos estiradas por encima de su cabeza y la parte inferior de su cuerpo atrapada debajo de Duncan , Iliana comenzaba a sentirse como una virgen preparada para un sacrificio. Fuera de control ella replicó , - Hueles como un orinal! Y no te daré la llave a menos que tomes un baño -! Duncan la observó con súbita desilusión, estaba completamente perplejo por la audacia de su esposa . -¿ Le estás negando los derechos conyugales a tu marido ? -¡ No! No estoy negando nada, -Iliana lo contradijo inmediatamente , tratando de sonar razonable cuando agregó,- Si no me haces el honor de tomar un baño , no ... - - Me estás negando los derechos conyugales !- él la acusó . -No, yo ... - Sus palabras murieron cuando él repentinamente la soltó y salió de la cama. -¡ Bien ! Veremos eso !- él gruñó, juntando sus ropas dispersas. Enderezándose lentamente, Iliana ansiosamente lo observó . -¿qué harás ? Su boca apretada y una mirada furiosa fueron sus únicas respuestas. Él casi estaba completamente vestido cuando ella se atrevió a preguntar , -Anularás el matrimonio ? Iliana se encogió de miedo en el momento en que formulaba la pregunta. Las consecuencias de tal acción serían horrendas aun para considerarlas. Ella sería devuelta a Wildwood en medio de un escándalo y su madre probablemente quedaría atrapada para siempre con Greenweld. Eso no podría ocurrir. Su mirada fue instintivamente hacia la parte superior del cortinado de la cama donde estaba la llave . -¿Anular ? Duncan se volvió hacia ella, con una mirada oscura. - Imposible La sabana ensangrentada ya debe estar colgada de la baranda. ¿La recuerdas , verdad ? ¿La sabanas de tu madre con mi sangre en ella? Iliana afirmó con la cabeza lentamente, y el alivio la inundó. Él no podría anular el matrimonio. Todo el mundo pensaba que el matrimonio había sido consumado. -¿Qué harás entonces ? ella preguntó , pero no obtuvo respuesta porque él acabó de vestirse y salió del cuarto golpeando la puerta. Duncan cerró la puerta con un golpe . Haciendo una pausa, él levantó su brazo para olerse la axila y frunció el ceño. Él olía como se suponía debía oler en junio. Pero eso parecía no ser suficientemente bueno para su esposa. Parecía que ella quería que él se bañase y se empolvase como los idiotas caballeros ingleses. Bien, él no lo haría. Si él se rendía en ese punto , pronto ella lo obligaría a usar ropa interior y calzas . Una prenda indecente en su opinión , debido a la forma en que se adherían al cuerpo, resaltando las nalgas y el miembro de un hombre. No. Él tomaba un baño cada julio y cada enero y había hecho eso por mucho tiempo … y continuaría haciéndolo así . Si su pequeña esposa pretendía cambiarlo, entonces ella estaba muy equivocada vez. Y si ella continuaba negándole su … sus derechos
  31. 31. conyugales , él tendría que ocuparse de que ella no se los negara, Duncan decidió, recordando la imagen de ella sólo cubierta por el cinturón de cuero . Era un aparato excitante sin importar cual fuera su nombre. Y su esposa tenía un cuerpo delicioso. No le importaría volver a verla con ese cinturón puesto otra vez. Aunque preferiría verla sin él. Qué noche de bodas él pensó sombríamente mientras recorría el corredor . Dios... ella era tan atractiva como un regalo envuelto y dejado al pie de la cama en una mañana de Navidad . Duncan deseaba desenvolver ese regalo. Tal vez que él podría desenvolverla , él pensó repentinamente, mientras alcanzaba lo alto de las escaleras que lo llevaría al gran salón . Sí, tal vez podría hacerlo . Él tendría una conversación con el herrero .... Iliana suspiró desesperadamente y se forzó a levantarse de la cama y ponerse en movimiento . Se topó con un dificultad pequeña inmediatamente . El cinturón de castidad era bueno para mantener lejos las intimidades no deseadas pero era muy inconveniente en el momento de atender las necesidades personales. Tendría que sacárselo para orinar . Aún sólo vestida con el cinturón, ella se puso de pie en la cama, se agarró a un poste para mantener el equilibrio , y estiró una mano para palpar la parte superior del cortinado que rodeaba la cama. No le llevó mucho tiempo darse cuenta que ese no era un buen lugar para ocultar la llave . Parecía que había lanzado la llave más lejos de lo había pretendido y ahora no podía encontrarla. Un golpe en la puerta la hizo ponerse rígida . -¿Quién es? La voz de Ebba contestó e Iliana se relajó con un suspiro. Gritándole para que entrara, inmediatamente sacudió el cortinado tratando de hacer caer la llave . -¡Mi lady -! Ebba la miró boquiabierto, luego rápidamente cerró la puerta y se apresuró a ir a su lado. -¿Qué hace, mi lady ? - Tratando de sacar la maldita llave de las cortinas. Encuéntreme algo largo para llegar allá arriba . Estoy apurada por mis necesidades fisiológicas-- Los ojos de la criada se abrieron ante estas palabras , y ella empezó a buscar algo por el cuarto, vio el atizador al lado del fuego. -¿ Esto servirá ? -Sí, creo que si -- Tomando el atizador , Iliana empezó a golpear los cortinados otra vez. -¿ Usted … él anoche … usó esa cosa toda la noche ? -Sí-- Después de un silencio breve, la mujer preguntó, -Mi Lord estaba muy enojado ? - Mi marido se desmayó en el piso anoche. Y no despertó hasta el amanecer -- -Pero la sabana estaban ...- - Él se cortó su mano y manchó con su sangre la sabana . Mis mejores sabanas ... , - ella agregó sombríamente . -¿él no sabe nada sobre el cinturón, entonces ? Ebba se aventuró esperanzadamente mientras contemplaba con desagrado a la única prenda de ropa que su ama llevaba puesta. - Él sabe. Lo descubrió este amanecer después que todos salieron del cuarto -- -¿Cómo reaccionó él? -¿Cómo crees ? Iliana preguntó secamente, luego gritó con alivio cuando la llave finalmente cayó de los cortinados. Dejando el atizador sobre la cama, ella se echó al suelo para recuperar la llave , suspirando con alivio mezclado con placer cuando finalmente la tuvo en su mano.
  32. 32. -¿Qué hará ? Iliana la miró asombrada. -Quitármelo, por supuesto-- Cuando Ebba comenzaba a sentirse aliviada, ella agregó, -Será agradable estar sin el cinturón por unos pocos minutos al menos -- La mujer la miró perpleja. -¿seguramente no tiene intención de ponérselo nuevamente? -Por supuesto que si -- Iliana frunció el ceño ante la expresión desaprobadora de su criada. - Lo dije anoche, Ebba. Yo no viviré así . Tendré una casa limpia, una cama limpia, y un hombre limpio en ella. Aunque eso signifique una guerra , - ella agregó mascullando mientras ella abría el cinturón. *** -Gilley-- Duncan agarró el brazo del herrero y lo forzaba a detenerse , ofreciendo una sonrisa tensa. Él había tenido la intención de hablar con el hombre directamente después de dejar su dormitorio esa mañana . Pero había estado ocupado con un problema u otro durante toda la mañana. Ahora, cuando era el mediodía, él finalmente había logrado escaparse para salir a buscar al herrero . - Quiero hablar una palabra con vos-- Gilley vaciló, luego inclinó la cabeza. -Sí, pero tu padre me está esperando adentro. Él desea que haga otro juego de llaves . Para tu esposa , - él explicó mientras Duncan parecía perplejo. -¿Por qué ella necesitaría un juego de llaves ? -Ella es la Lady del castillo ahora,- el hombre respondió con sorpresa. Duncan gruñó , luego se encogió de hombros . - Hablaré rápidamente. Deseo hablar de cerraduras y llaves . Verás, tengo un cerrojo que necesito abrir , pero no tengo la llave y pensé que tal vez vos podrías decirme como hacerlo - Él no parpadeó . -Bien , si me traes la cerradura , entonces seguramente podré hacer algo con ella-- Duncan se imaginó cargando a Iliana hasta la cabaña del herrero , colocándola en su mesa, y subiendo sus faldas para revelar la cerradura . No, no era una opción. La historia llegaría a todas las personas de la fortaleza antes de la cena . Además, a él no le gustaba la idea de que los ojos de otro hombre mirasen el cinturón de castidad de su esposa. O lo que se escondía debajo de ese cinturón . - No. No puedo hacer eso. No es posible -- Él sacudió la cabeza firmemente. -Tendrás que ser decirme como hacerlo yo mismo -- El herrero frunció el ceño. -No te puedo decir como hacerlo si al menos no veo el cerrojo en cuestión. Si puedes trae el cerrojo , entonces seguramente yo puedo ir a verlo ? - No. No puedes -- Él lo miró con el frunció el ceño . -Sólo dime cómo abrir un cerrojo-- -Si fuera tan fácil, todos serían herreros . No puedo ayudarte a menos que vea el cerrojo -- -¡Bien … Mierda -! Tratando de tomar la espada colgando de su cinturón, él la sacó de su vaina y la usó dibujar un esquema del cerrojo sobre la tierra . -Ahí tienes el dibujo ,- él dijo con satisfacción. -¿No te sirve? Las cejas del herrero se levantaron ligeramente. -¿Qué es eso? -¡Qué mierda piensas que es, tonto! Es el cerrojo -- Gilley se encogió de hombros, despreocupado por el insulto. - Se parece a un ratón, en mi opinión --

×