Taller enfoque de genero atacama

1,395 views

Published on

  • Be the first to comment

Taller enfoque de genero atacama

  1. 1. Taller Enfoque de Género Diplomado B-Learning en Gestión Municipal Modulo I Región de Atacama 21 de agosto de 2013
  2. 2. Presentación  El taller enfoque de genero, en el marco del Diplomado B-Learning en Gestión Municipal, tiene por objetivo ampliar los conocimientos sobre el enfoque de género en los/as funcionarios/as municipales, a través de la entrega de herramientas teóricas y prácticas, con el propósito de implementar y aplicar la perspectiva de género en los productos estratégicos institucionales, los objetivos, las acciones y las actividades propias de los gobiernos locales.  Entenderemos por enfoque de genero, a una categoría de análisis, donde el punto de partida son las variables de sexo y genero. Este enfoque permite identificar los diferentes roles (papeles) y tareas que llevan a cabo tanto hombres y mujeres en la sociedad y cómo esto se relaciona con inequidades, relaciones de poder y asimetrías y a partir de allí identificar sus causas y brechas para formular mecanismos orientados a superarlas. (PNUD, 2004)
  3. 3.  El taller se estructurará en tres módulos :  Elementos conceptuales y enfoque de género  Enfoque de género en la Gestión Municipal, y  Presupuesto Participativo con enfoque de género.  En el módulo elementos conceptuales y enfoque de género, revisaremos las principales herramientas conceptuales del enfoque de género: definición sistema sexo/género, conceptos de equidad de género e igualdad de género, orden de género y sus expresiones: brechas de género y desigualdades de género. Roles de genero/división sexual del trabajo, y necesidades practicas/necesidades estratégicas. Presentación
  4. 4.  En tanto, el módulo enfoque de género en la gestión municipal, abordara el género y políticas públicas (ámbito municipal); pertinencia de género de las acciones del Estado, transversalización del género (concepto, estrategias, medidas, presupuestos con enfoque de género), Avances y experiencias de políticas públicas de equidad de género en Chile.  Por último, se tratará el tema del presupuesto participativo con enfoque de género en el tercer módulo. Presentación
  5. 5. MÓDULO I ELEMENTOS CONCEPTUALES DEL ENFOQUE DE GÉNERO
  6. 6. Modulo I El sistema de género Es sabido que cada cultura adopta distintas formas de organización, lenguaje, vestimenta, entre otros aspectos de su ordenamiento social. Entre estos últimos, podemos mencionar que también existe diversidad en las formas o visiones específicas en que cada cultura define y entiende lo que es y debe ser un hombre y una mujer . Sobre la diferencia biológica de los cuerpos, es decir el sexo, la cultura construye, agrega, atribuye un conjunto de funciones o roles, significados y características específicas fijas, estereotipadas para hombres y mujeres. Estas dan pautas a las conductas y las ideas de mujeres y hombres, quienes en el aprendizaje de su cultura internalizan qué es lo que deben o no hacer, pensar y ser, a partir de su pertenencia a uno u otro sexo. A estas construcciones sociales sobre el cuerpo apunta el género.
  7. 7. En todas las sociedades (culturas) hombres y mujeres realizan funciones diferentes. Cada sociedad decide qué tareas son competencia de los varones y serán consideradas actividades masculinas y cuáles corresponden a las mujeres, convirtiéndose en funciones femeninas. Los seres humanos son socializados para que aprendan a desempeñar estas tareas y para que acepten este orden social como “normal”. Existen normas que prescriben los comportamientos aceptables para unas y otros y mecanismos de sanción y control, para impedir que se produzcan desviaciones en las conductas individuales. Esta división de roles cambia a lo largo del tiempo y coexiste con actividades consideradas neutras o que pertenecen a ambos géneros. El equilibro entre unas y otras puede ser variable, pero existen muy pocas sociedades que acepten que existen más de dos géneros. Esta organización es independiente del sexo biológico, aunque en muchos casos ha sido la biología el elemento utilizado como legitimador de su existencia, convirtiéndose, entonces, no sólo en un hecho material, sino en una ideología (es decir se naturalizan ciertos roles o actividades que sólo pueden asumir las mujeres o los hombres). Las diferencias biológicas pasa a ser la base que justifica la división sexual del trabajo y el sistema de género. Modulo I El sistema de género
  8. 8. La categoría de género , impulsada por el pensamiento feminista anglosajón de los años 70, fue creada para explicar que, el papel social asignado y ejercido por las mujeres y los hombres, no es producto de diferencias biológicas "naturales" ni de sexo , sino el resultado de construcciones sociales y culturales asumidas históricamente . De esta manera, se entiende por género el conjunto de características culturalmente específicas que identifican el comportamiento social de mujeres y hombres y la relación entre ellos. El género por lo tanto, no se refiere simplemente a hombres y mujeres, sino a la relación entre ellos, y a la forma en que ésta se establece socialmente. Entonces, debido a que el género es una expresión relacional, éste incluye a hombres y mujeres. Al igual que los conceptos de clase, raza, y etnicidad, el género es una herramienta de análisis para comprender los procesos sociales. Modulo I El sistema de género
  9. 9. A partir de lo anterior, el genero puede ser definido a partir de tres niveles:  El género como una construcción social  El género como una categoría para analizar la realidad, y  El género como categoría política que implica acciones para transformar las desigualdades. 1.- El género como construcción social Se entiende el género bajo esta perspectiva, a un complejo conjunto de determinaciones y características económicas, sociales, legales, políticas, psicológicas, y culturales que constituyen lo que en cada período, sociedad y cultura se observa como femenino o masculino y configura un tipo de relación de poder de género que determina oportunidades de desarrollo de las personas. Modulo I El sistema de género
  10. 10. Esta relación de poder de genero tiene orígenes históricos, es construido sobre la diferencia sexual sobre los cuerpos y esta sujeto a cambios y transformaciones, por lo tanto dicha relación de poder puede ser alterada. 2.- El género como categoría para analizar la realidad Desde esta perspectiva, permite identificar diferentes roles y actividades llevadas a cabo por hombres y mujeres en una sociedad, observando asimetrías, relaciones de poder e inequidades. Permite reconocer las causas y formular mecanismos para acortar las brechas. Ayuda a explicar y ampliar aspectos de la realidad previamente no considerados, y es aplicable a todas las esferas de la vida, incluyendo el trabajo, la educación y cuestiones personales. Modulo I El sistema de género
  11. 11. 3.- El género como categoría política que implica acciones para transformar las desigualdades Bajo esta perspectiva, el género, parte del reconocimiento del patriarcado** como sistema de dominación y de la construcción androcéntrica de nuestras sociedades. En tanto categoría política implica cuestionar este sistema de dominación y contribuir a trasformar la realidad y avanzar hacia la equidad. (** Patriarcado: concepto que alude a una distribución desigual del poder entre hombres y mujeres en la cual los primeros tendrían preeminencia en las relaciones sociales, la participación en el espacio público -político o religioso- o la atribución de estatus a las distintas ocupaciones de hombres y mujeres determinadas por la división sexual del trabajo.) Modulo I El sistema de género
  12. 12. Modulo I El sistema de género Sexo Genero Hecho biológico, natural. Se refiere a las características biológicas, anatómicas, fisiológicas, hormonales, etc y que distinguen a hombres y mujeres. Hecho cultural, social. Se refiere a las características que la sociedad y la cultura le atribuyen a cada sexo. Macho/ hembra Mujer/ hombre. Femenino/ Universal Contextual, histórico Adquirido al nacer Aprendido Diferencia entre sexo y genero Fuente: Valdés, T. y Fritz, H. (2005) Equidad de género. Síntesis para oficiales de programa EAT-UNFPA.
  13. 13. Modulo I El sistema de género Mujer/ Femenino Hombre /Masculino Roles o papeles definidos Trabajo reproductivo no remunerado. "Dueña de casa/ madre - esposa. Ser para otros. Objeto Trabajo reproductivo remunerado.“Proveedor”/ “Jefe de hogar” Ser para sí. Sujeto. Espacios definidos Esfera del cuidado, Esfera doméstica. Espacio privado. Naturaleza Esfera del mercado, Esfera pública. Cultura Estereotipos Subjetiva Dependiente Pasiva/ espectador Frágil Cooperativa Emocional/ ilógica, irracional Seguidora Conciliadora Flexible Objetivo Independiente Activo/ ejecutor Fuerte Competitivo Racional/ lógico Líder Agresivo Enfocado Valoración Social, Estratificación de Género Menor valoración Menor acceso a prestigio Menor acceso a posiciones de poder Restricciones en la toma de decisiones Mayor valoración. Mayor prestigio social Predominio en posiciones de poder Mayor acceso a toma decisiones Modelo occidental predominante de identidades de género Fuente: Valdés, T. y Fritz, H. (2005) Equidad de género. Síntesis para oficiales de programa EAT-UNFPA.
  14. 14. La división sexual del trabajo es el concepto utilizado para dar cuenta de la existencia de una peculiaridad social. Como ya se mencionó anteriormente, en todas las sociedades hombres y mujeres realizan funciones diferentes. El género se expresa en cuatro niveles (Astelarra J, 2007): Las características biológicas secundarias, la identidad personal, los roles sociales y los ámbitos sociales. En cuanto a la relación entre género y biología, somos una especie de la naturaleza. Independiente de diferencias y desigualdades, todos los seres humanos compartimos el hecho de desarrollar nuestra vida tanto individual como social. Si bien somos una especie sexuada en términos de la reproducción, lo que requiere de dos individuos claramente diferenciados (macho y hembra) las características secundarias de nuestros cuerpos no son duales pues presentan una mayor variación por nuestra socialización. Esto pues modelamos nuestros cuerpos a través de procesos sociales y culturales, aunque la organización política define los limites a la capacidad de decisión individual que tenemos en este proceso. Modulo I La División Sexual del Trabajo
  15. 15. Nuestra identidad personal, ha estado siempre asociada al género, no somos “personas”, somos hombres o mujeres, con rasgos psicológicos, de “feminidad” y “masculinidad”. En algunas sociedades los estereotipos femeninos y masculinos son totalmente diferentes, en otras las mujeres y los hombres pueden compartir algunos rasgos y diferenciarse en otros. La gran variedad de modelos que existen o han existido en las sociedades presentes y pasadas tiene su origen en las definiciones sociales y culturales que rigen la conducta de mujeres y hombres y se transmiten de generación en generación, a través de la socialización y la educación. El género actúa sobre nuestro cuerpo e identidad, pero también delimita los roles y ámbitos sociales. Así en cada sociedad se suelen distinguir entre roles femeninos y roles masculinos. Puede existir una clara dicotomía o roles neutros que pueden desempeñar uno u otro género, que cambian mucho a lo lardo del tiempo en una mida sociedad o entre diferentes sociedades. Modulo I La División Sexual del Trabajo
  16. 16. Las personas con género, desempeñan roles de género en ámbitos sociales diferenciados que también pasan a tener género. Así existen ámbitos predominantemente masculinos y ámbitos predominantemente femeninos. Así para que el género social, en sus cuatro niveles se desarrolle, las sociedades humanas han creado instituciones y mecanismos que en su conjunto, forman el sistema social de género. Las relaciones de género existen en todas las instituciones y organizaciones de la sociedad, pero la base del sistema de género es la familia. La familia, con tipos muy diferentes pero siempre presente, han regulado históricamente las relaciones de género; lo que sucede allí se proyecta, posteriormente, a otros ámbitos de la vida social, como la economía y la política. Los roles sexuales también aparecen en estas funciones, cuando las mujeres se incorporan a sus actividades fuera del ámbito doméstico. Modulo I La División Sexual del Trabajo
  17. 17. La existencia de la división sexual del trabajo y su expresión en el sistema de género, no necesariamente implica que las diferencias en los roles de mujeres y hombres se conviertan en desigualdad entre ambos. Pero, en la realidad, el sistema no se ha caracterizado por la igualdad. Desde hace varios milenios, la situación social de las mujeres es de desigualdad con los hombres. Esta jerarquización no se produce sólo entre las personas, sino también en los roles y en los ámbitos donde las personas desempeñan estos roles. Se trata de un modelo de desigualdad individual y estructural que actúa sobre los cuatro niveles del sistema de género que hemos descrito. La desigualdad de género coexiste con otras formas de desigualdad, en especial con las desigualdades producidas por la división sexual del trabajo y la existencia de clases sociales. Aunque existe una dimensión de género especifica que afecta a todas las mujeres, también se producen formas de desigualdad entre ellas que provienen de estas otras dimensiones. Modulo I La División Sexual del Trabajo
  18. 18. En la sociedad moderna, industrial y urbana, se acentuó la separación del espacio privado (el hogar) destinado a las mujeres, del espacio público, predominantemente masculino. El ámbito publico adquirió valor económico, social y de prestigio, mientras que al ámbito privado sólo se le asignó un rol simbólico. La participación en uno u otro se convirtió en la principal fuente de la desigualdad del sistema de género. El modelo familiar de la sociedad moderna es el denominado male breadwinner: la mujer es ama de casa y el hombre es el proveedor económico. La familia se convirtió en el espacio social en el que se reproduce a lo seres humanos, biológica y socialmente y se les prepara cotidianamente para las tareas públicas. Desde la perspectiva de las mujeres, esto significó que su participación social fue restringida al ámbito de la familia nuclear y del hogar. El trabajo doméstico y su rol de esposa y madre se convirtió en su principal fuente de identidad. El las últimas décadas se han producido importantes cambios en este modelo familiar, sin embargo persisten tensiones en la construcción social de los géneros. (ver caso Identidad de género en Tiempos de Cambios) Modulo I La División Sexual del Trabajo
  19. 19. La división sexual del trabajo y la división en ámbitos públicos y privados de la sociedad moderna, comportó un nuevo modelo de distribución del tiempo. Todas las personas tienen un tiempo de vida, entre el nacimiento y la muerte. Es la característica de nuestra especie que nos hace iguales a todos los seres humanos en todo el mundo. Ahora bien, lo que no es igual es la utilización que podemos hacer con nuestro tiempo entre esos dos momentos y cuales son las actividades a que lo vamos a destinar. El tiempo está parcializado; en el tiempo de vida y en unidades como son los años, los meses y los días, La distribución de nuestro tiempo viene determinada por la división de las tareas sociales. Entre las tareas productivas, las reproductivas, los proyectos colectivos de la sociedad, los proyectos socioculturales y las actividades lúdicas o de ocio. En esta distribución o posibilidad de asignación de nuestro tiempo de vida, las personas no somos iguales. De modo que podemos establecer un vínculo entre los tiempos (la vida, los meses y la cotidianeidad), los recursos materiales (pagado/no pagado) y la distribución de actividades (productivo/reproductivo, ciudadanas; socioculturales; lúdicas) Modulo I La División Sexual del Trabajo
  20. 20. Resumiendo, la división sexual del trabajo o división genérica del trabajo se refiere a la distribución de tareas sobre la base del sexo. Esta división es aprendida y ha cambiado a través del tiempo. Es una de las estructuras importantes que define las relaciones de género (y por tanto las inequidades y brechas). La división sexual del trabajo apunta a la asignación diferenciada (dependiendo de la cultura) de las actividades de acuerdo al sexo de las personas. Especifica el tipo de actividad permitida, obligada o prohibida para mujeres y hombres. Esta división ha sido vista como natural o como creación divina, y es explicada como consecuencia natural de circunstancias biológicas. Una distinción básica en este sentido es la dicotomía trabajo reproductivo/trabajo productivo. Modulo I La División Sexual del Trabajo
  21. 21. En ocasiones los conceptos de igualdad y equidad de genero son utilizadas como sinónimos. Sin embargo, ambos conceptos presentan diferencias. La igualdad de género se refiere a equivalencia, es decir, las personas tienen el mismo valor independiente del género, y por lo tanto, son iguales. Esto incluye normas, valores, actitudes y percepciones que se requieren para lograr la igualdad entre hombres y mujeres sin neutralizar sus diferencias. Es posible distinguir:  igualdad de iure: igualdad formal, por ejemplo, dar al hombre y a la mujer el mismo estatus a través de la legislación  igualdad de facto: paridad de género real y efectiva. Las leyes no son suficientes para transformar las estructuras de desigualdad. Los mecanismos de acción positiva apuntan a trabajar activamente y contrarrestar las desigualdades originales para dar iguales oportunidades a mujeres y varones.  igualdad de oportunidades para mujeres y varones : garantizan la igual participación en diferentes esferas de la vida (económica, política, social y de la toma de decisiones) y en diversas actividades (educación, capacitación y empleo). Modulo I Igualdad y equidad de género
  22. 22. Por su parte, la equidad de género significa justicia , dar a cada uno lo suyo reconociendo condiciones o características específicas de cada persona o grupo humano (según sexo, género, clase, religión, edad); y por lo tanto, reconocer la diversidad sin que esta sea usada como razón para la discriminación. La equidad pertenece al marco de la igualdad, pero destaca la importancia de la igualdad de resultados . Por ejemplo, aboga por un tratamiento diferencial de grupos para poner fin a una desigualdad. La Equidad de género apunta a iguales oportunidades y el desarrollo de las habilidades de las personas removiendo barreras que inhiben las oportunidades económicas y políticas y dan acceso a la educación y los servicios básicos. En este sentido, las personas (hombres y mujeres de cualquier edad, condición o estatus) pueden disfrutar tales oportunidades y beneficiarse de ellas. La equidad de género implica que las mujeres avancen a través de acciones positivas contribuyendo a reducir las desigualdades de género. Modulo I Igualdad y equidad de género
  23. 23. Así entonces, la igualdad de género supone que los diferentes comportamientos, aspiraciones y necesidades de las mujeres y los hombres se consideren, valoren y promuevan de igual manera. Ello no significa que mujeres y hombres deban convertirse en iguales, sino que sus derechos, responsabilidades y oportunidades no dependan de, sí han nacido hombres o mujeres. La igualdad de género apunta a la idea de que todos los seres humanos, hombres y mujeres, son libres para desarrollar sus capacidades personales y para tomar decisiones. Así entonces, el medio para lograr la igualdad es la equidad de género, entendida como la justicia en el tratamiento a mujeres y hombres de acuerdo a sus respectivas necesidades. La equidad de género implica la posibilidad de tratamiento diferencial para corregir desigualdades de partida; medidas no necesariamente iguales, pero conducentes a la igualdad en términos de derechos, beneficios, obligaciones y oportunidades. Modulo I Igualdad y equidad de género
  24. 24. Los conceptos de necesidades prácticas y necesidades estratégicas permiten definir criterios para la planificación con perspectiva de género. Para ello se debe distinguir entre la situación y condición de la mujer. La situación de la mujer se refiere a la situación práctica y material en un determinado momento. Por ejemplo una situación suele ser desfavorable es mayor pobreza, excesiva carga de trabajo ya sea remunerado o doméstico, salud precaria, falta de igualdad ante la ley). Para identificar la situación de las mujeres, es necesario observar variables como socioeconómicas, educacionales, de capacitación, acceso a recursos, entre otras. Por otro lado, la condición de la mujer se refiere a los mecanismos sociales, económicos y culturales que mantienen a la mujer en una situación desventajosa y subordinada en relación con el hombre. Por lo tanto la condición de mujeres y hombres dependen en gran parte de la estructura social y sus condicionantes. En otras palabras, este concepto alude al contexto material que define la situación de las mujeres: pobreza, falta de acceso a la educación, falta de capacitación, excesiva carga de trabajo, etc. En general, los proyectos dirigidos a atender las necesidades prácticas de género mejoran la condición de las mujeres. Módulo I Necesidades prácticas/necesidades estratégicas
  25. 25. De lo anterior se desprende entonces, que a partir de la identificación de la situación de mujeres y hombres explicada por su condición es posible a su vez, identificar tanto necesidades prácticas como estratégicas. Así las necesidades de género, son aquellas que las mujeres o los hombres, tienen en común y que pueden desarrollar en virtud de su ubicación social de acuerdo a sus atributos de género. Dichas necesidades pueden ser prácticas o estratégicas. Se entenderá por necesidades practicas de género, a aquellas necesidades inmediatas de las mujeres y los hombres: comida, vestido, educación, etc., que identifican en virtud de sus roles socialmente aceptados en un contexto dado. La satisfacción de estas necesidades no cuestiona la división sexual del trabajo o el papel subordinado de las mujeres en la sociedad (De la Cruz, 1998). No tienen un contenido emancipatorio en sí, y por ende, resulta más fácil incorporarlas en la promoción del desarrollo. Módulo I Necesidades prácticas/necesidades estratégicas
  26. 26. Por su parte, las necesidades estratégicas de género, son aquellas descritas por las mujeres como las causantes de su situación de subordinación en la sociedad y cuyo cumplimiento se verá acompañado a largo plazo por el “empoderamiento” de las mujeres. Representan lo que las mujeres o los hombres requieren para poder mejorar su posición o estatus en la sociedad y uno frente al otro (De la Cruz, 1998). Son aquellas necesidades que las mujeres identifican en virtud de su posición subordinada a los hombres en la sociedad. Estas se relacionan con la división del trabajo, el poder y el control sobre la base del género, y con la posición social que las mujeres ocupan, la cual, en la mayoría de las sociedades, limitan un posicionamiento equitativo de las mujeres frente a los hombres. (Moser, 1991 basada en Molyneux ,1985). Tiene que ver con las concepciones culturales que impiden la participación igualitaria plena e igualitaria en la sociedad. De lo anterior, es fundamental conocer la distinción de las necesidades desde esta perspectiva pues ello definirá desde dónde las políticas públicas de género abordaran la situación de desigualdad de género. Módulo I Necesidades prácticas/necesidades estratégicas
  27. 27. El concepto de necesidades practicas y estratégicas de género, están directamente relacionadas con los modelos de desarrollo. En general, es posible distinguir dos grandes modelos. 1.- Modelo Mujeres en el Desarrollo (MED). El enfoque MED surge durante las décadas del 70 y 80, basado en tres dimensiones: • La equidad: • Antipobreza, y • Eficiencia Su objetivo es la mejora de la condición de mujeres sin cuestionarse el modelo de desarrollo existente ni las relaciones de género. (De la Cruz, 1998) Módulo I Necesidades prácticas/necesidades estratégicas
  28. 28. Si bien este modelo es un avance respecto al reconocimiento de la situación de las mujeres, tiene importantes limitaciones ya que no pone en cuestionamiento las políticas de desarrollo ni la estructura social que determinan las desigualdades de género. Por otro lado, este enfoque considera a las mujeres como un grupo homogéneo, analizando su situación no necesariamente considerando variables como la ruralidad, la etnia, diferencias de clases, edad, nivel educacional, acceso a capacitación, etc. Por ultimo el enfoque MED no analiza la situación de hombres y mujeres desde una perspectiva relacional. 2.- Género en el Desarrollo (GED) Este enfoque va a incorporar el análisis de género en su planteamiento, es decir considera las relaciones desiguales entre hombres y mujeres que ubica a estas ultimas en una posición subordinada respecto a los hombres como resultado de relaciones de género socialmente construidas. Este enfoque cuestiona los modelos de desarrollo vigentes. Módulo I Necesidades prácticas/necesidades estratégicas
  29. 29. El GED se concentra, no considera a las mujeres como un grupo homogéneo, sino que por el contrario, se enfoca en los roles y necesidades tanto de los hombres como de las mujeres. Dado que las mujeres están habitualmente en una posición de desventaja en comparación con los varones, el fomento de la igualdad implica una atención explícita a las necesidades, intereses y perspectivas de las mujeres. El objetivo es, entonces, el avance del status de la mujer en la sociedad, con la igualdad de género como la meta final. A partir del modelo Genero en el Desarrollo, se comienza a poner a los sujetos (actores sociales) como agentes activos en los procesos de cambio. De este modo las personas son agentes del desarrollo debiendo participar activamente por ejemplo en proyectos y programas que apunten a superar barreras, inequidades y brechas de género, reconociendo primero la situación y posición en la cual se encuentran. Módulo I Necesidades prácticas/necesidades estratégicas
  30. 30. Módulo I Necesidades prácticas/necesidades estratégicas Fuente: SERNAM (2007), Curso Género en el Desarrollo. Elementos Conceptuales
  31. 31. Para quienes deseen revisar un glosario de términos referidos al enfoque de género, revisar documento: Guía para la transversalización del enfoque de género en Chile, PNUD 2006. Glosario

×