Manual espirometria

91,484 views

Published on

1 Comment
22 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
91,484
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
207
Actions
Shares
0
Downloads
2,530
Comments
1
Likes
22
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Manual espirometria

  1. 1. MANUAL PARA EL USO Y LA INTERPRETACIÓN DE LA ESPIROMETRÍA por el Médico Dr. Juan Carlos Vázquez García Neumólogo y Maestro en Ciencias Médicas Jefe del Departamento de Fisiología Respiratoria, Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias ¨Ismael Cosío Villegas¨ Miembro de la Sociedad Mexicana de Neumología y Cirugía de Tórax, Vicedirector del Departamento de Fisiopatología de la Asociación Latinoamericana del Tórax (ALAT) Dr. Rogelio Pérez-Padilla Neumólogo e Investigador Titular en Ciencias Médicas Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias ¨Ismael Cosío Villegas¨ Miembro de la Sociedad Mexicana de Neumología y Cirugía de Tórax Ex-Director del Departamento de Fisiopatología y Presidente de la Asociación Latinoamericana del Tórax Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico
  2. 2. Agradecemos a: Boheringher Ingelheim Promeco su patrocinio para la Impresión de la Primera Edición Autores: Dr. José Rogelio Pérez-Padilla Dr. Juan Carlos Vázquez García Portada: YOA DISEÑO GRÁFICO Interiores y formación: YOA DISEÑO GRÁFICO Primera edición: 2007-02-07 Impreso y hecho en México Esta edición y sus características son propiedad de los Autores ISBN 970 – 95053 – 1 – 9 Todos los derechos reservados Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, ni registrada en o transmitida por, un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro-óptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso por escrito de los Autores.
  3. 3. ÍNDICE 1. Introducción 5 2. Objetivos del manual 6 3. Estructura y función respiratoria 7 4. Resistencia y limitación al flujo aéreo 12 5. Introducción a la Espirometría 14 6. Indicaciones de la Espirometría 18 7. Gráficas volumen/tiempo y flujo/volumen 20 8. Criterios de aceptibilidad 22 9. Valoración de repetibilidad 27 10. Prueba de respuesta al broncodilatador 29 11. Reporte Espirométrico 32 12. Interpretación de la Espirometría 34 13. Ejercicios de interpretación Espirométrica 46 14. Anexos 14.1 Respuestas 57 14.2 Principales diferencias clínicas y fisiológicas entre ASMA Y EPOC 62 14.3 Valores de referencia en niños y adolescentes mexicanos entre 8 y 20 años, 110 cm y 190 cm (varones) y 110-180 (mujeres) 63 14.4 Valores de referencia NHANES, para mujeres Mexicoamericanas 65 14.5 Valores de referencia NHANES, para varones Mexicoamericanos 67 14.6 Valores de referencia Platino para HOMBRES 69 14.7 Valores de referencia Platino para MUJERES 72 15. Referencias 75 Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico
  4. 4. 1. INTRODUCCIÓN La espirometría es una prueba básica de función mecánica respiratoria, es crítica para el diagnóstico y la vigilancia de enfermedades pulmonares crónicas, como el Asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), problemas de salud pública en todo el mundo. Esta prueba fue posible gracias a la invención del espirómetro por John Hutchinson hace más de siglo y medio. Hutchinson fue un médico inglés y su trabajo sobre espirometría fue publicado originalmente en 1846. Esto es casi 50 años antes de la invención de la radiografía por Wilhelm Roentgen (1895), y casi 60 años antes del electrocardiograma por Willem Einthoven (1903). Sin embargo, la espirometría es todavía una prueba muy pobremente utilizada por el médico en general, particularmente en países en desarrollo. La razón de esto, se ha explicado por el costo de los equipos y un mito en la complejidad de su interpretación. No obstante, en la actualidad existen equipos para uso de consultorio y que son accesibles a muchos médicos; incluso, ya existen equipos portátiles de muy bajo costo para adquisición por parte de pacientes. La espirometría debe ser una herramienta de diagnóstico y de fácil acceso para cualquier médico y estar junto al baumanómetro, el electrocardiograma o la medición de glucosa en sangre (Tabla 1.1). La información que contiene este manual se apega a los estándares internacionales de espirometría (Eur Respir J 2005; 26: 319-38) y de interpretación de pruebas de función respiratoria (Eur Respir J 2005; 26: 948-68) de la Asociación Americana del Tórax (ATS) y de la Sociedad Europea Respiratoria (ERS). Características Baumanómetro EKG Espirómetro Utilidad en la ✓✓ ✓✓✓ evaluación de salud (fumadores, laboral) Isquemia, IM, Asma, EPOC, Utilidad diagnóstica HAS Arritmias otras Necesario para iniciar ✓✓✓ ✓✓✓ ✓✓✓ tratamiento Entrenamiento requerido ✓ ✓✓✓✓ ✓✓✓ Participación del paciente ✓ ✓ ✓✓✓ Dificultad de interpretación ✓ ✓✓✓ ✓✓ Costo ✓ ✓✓ ✓✓ Uso ✓✓✓ ✓✓✓ ✓ Abreviaturas: Tabla 1.1 EKG: Electrocardiograma Herramientas básicas de evaluación de diagnóstico HAS: Hipertensión Arterial Sistémica manejo en medicina. La espirometría es IM: Infarto al Miocardio comparable en utilidad a otros instrumentos como EPOC: Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica el baumanómetro o el electrocardiograma, sin embargo, es mucho menos utilizada. Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico
  5. 5. Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico 2. OBJETIVOS DEL MANUAL Este manual ha sido diseñado para apoyar a los médicos en el desarrollo de habilidades para el uso e interpretación de la prueba de espirometría. La finalidad es fortalecer su competencia clínica en el diagnóstico y manejo de las enfermedades respiratorias obstructivas más comunes, el Asma y la EPOC. Además, es parte del material didáctico del curso-taller de interpretación en espirometría que se ha propuesto como un proyecto educativo mayor de la Asociación Latinoamericana del Tórax. El lector encontrará fundamentos teóricos sobre conceptos básicos de estructura y función respiratoria, fisiopatología de la obstrucción al flujo aéreo, generalidades sobre espirometría y sus bases de interpretación. Asimismo, contiene ejercicios para la interpretación de espirometrías, con el fin de favorecer el aprendizaje en un contexto de competencia clínica. Al concluir el curso, el médico deberá reconocer los patrones funcionales espirométricos (normal, obstructivo y sugestivo de restricción). Además, tendrá herramientas adicionales para diferenciar entre los diagnósticos de Asma y EPOC, con fundamento en los principales datos clínicos y la interpretación adecuada de la espirometría y sus resultados.
  6. 6. 3. ESTRUCTURA Y FUNCIÓN RESPIRATORIA Componentes del sistema respiratorio El sistema respiratorio depende de un diseño altamente especializado para el intercambio de gases, principalmente oxígeno (O2) y bióxido de carbono (CO2) entre la atmósfera y la sangre. El sistema respiratorio está conformado por tres componentes principales: 1) Una vía de conducción del aire desde el medio externo hasta las zonas pulmonares y está compuesta por la nariz y el resto de la vía aérea superior hasta los bronquiolos terminales; 2) Un área de intercambio gaseoso conformada principalmente por las unidades alvéolo-capilares, y 3) Un sistema motor encargado de ejecutar la mecánica respiratoria y que está compuesto por la caja torácica con sus componentes óseos y los músculos de la respiración (Figura 3.1), principalmente el diafragma, bajo el control del Sistema Nervioso Central, con un componente automático y uno voluntario. Si se considera la respiración como un fenómeno celular para producir energía a partir de O2 y alimentos, el Sistema Circulatorio y el transporte de O2 se convierten también en parte del Sistema Respiratorio. 1. Vía Aérea Conducción de aire O2 Intercambio de gases 2. Alvéolos Figura 3.1 Componentes del sistema respiratorio: CO2 1) Vía de conducción del aire, compuesto por la vía aérea superior e inferior; 2) Sistema de intercambio de gases compuesto por Sistema Motor 3. Diafragma las unidades alvéolo-capilar, donde se intercambia músculos respiratorios el oxígeno y el bióxido de carbono; y 3) Un sistema motor compuesto principalmente por el diafragma que es el músculo primario de la respiración, junto con el control respiratorio por el Sistema Nervioso. Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico
  7. 7. Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico Vía aérea La vía aérea se divide en superior (compuesta por la nariz, la faringe y la laringe) e inferior. La vía aérea inferior inicia con la tráquea que da origen a las generaciones subsecuentes de bronquios (Figura 3.2). La tráquea, al igual que el resto de la vía aérea se divide de manera dicotómica asimétrica, dando origen a los bronquios principales que se consideran la primera generación. Los cinco bronquios lobulares, tres derechos y dos izquierdos, son la segunda generación, los bronquios segmentarios son la tercera generación y así sucesivamente. La vía aérea de conducción concluye con el bronquiolo terminal en la generación 16. Las generaciones 17-19 son bronquiolos respiratorios cuya función es conducir el aire, pero en sus paredes ya se pueden encontrar sacos alveolares. Las generaciones 20-22 son conductos alveolares y las generaciones 23 y 24 son los sacos alveolares. El diámetro de la vía aérea disminuye progresivamente conforme aumenta el número de generación, pero el número de segmentos se duplica exponencialmente. En la Tabla 3.1 se muestran los cambios en número y superficie de la vía aérea con respecto al número de generaciones. Generación Tráquea 0 Bronquios principales 1 Bronquios lobulares 2 Bronquios segmentarios 3 Bronquiolos terminal 16 Bronquiolos respiratorios 17-19 Figura 3.2 Conductos alveolares 20-22 Esquema de dicotomización de la vía Sacos alveolares 23-24 área desde la tráquea (generación 0) hasta sacos alveolares (generaciones 23-24). Vía aérea Generación Número Diámetro Área total cm cm2 Tráquea 0 1 1.9 3 Bronquio principal 1 2 Bronquio lobular 2 5 Bronquio segmentario 3 20 0.6 6 Bronquio subsegmentario 4 50 0.5 10 Bronquiolo 10-13 20,000 0.07 75 Bronquiolo terminal 16 50,000 0.06 85 Bronquiolo respiratorio 17-19 200,000 0.05 390 Tabla. 3.1 Alvéolos 20-23 300-600 0.02 7000 Dimensiones de la vía aérea inferior. millones
  8. 8. pulmones El tamaño pulmonar depende del tamaño corporal, particularmente del tamaño de la caja torácica. En un adulto promedio el tamaño total alcanza de 4 a 6 litros y la movilidad del límite inferior de los pulmones puede desplazarse de 4 a 6 cm con inspiraciones o espiraciones profundas. 1 1 3 2 2 3 4 6 4 5 6 5 Figura 3.3 10 10 9 9 Vista anterior esquemática de ambos pulmones. 8 El pulmón derecho se puede separar en tres lóbulos 8 7 (superior, medio e inferior) mientras que el izquierdo se divide el lóbulo superior e inferior. Los lóbulos se separan en segmentos, 10 para pulmón derecho y 8-9 para el izquierdo. El pulmón derecho se puede dividir fácilmente en tres lóbulos (superior, medio e inferior) y el pulmón izquierdo en dos lóbulos (superior e inferior) todos cubiertos independientemente por una capa de pleura visceral. Cada pulmón recibe a través de su hilio, un bronquio principal y una rama de la arteria pulmonar que también funcionan como sostén anatómico. Los lóbulos pulmonares se dividen en segmentos, diez para el pulmón derecho y 8-9 izquierdo; cada segmento recibe un bronquio correspondiente. diseño alVeolar El concepto funcional del pulmón descansa en un diseño estructural que expone una gran superficie de contacto entre el aire contenido por epitelio alveolar, con su contraparte sanguínea contenida por el endotelio de los capilares alveolares. Las divisiones finales de la vía aérea concluyen en unos trescientos a seiscientos millones de alvéolos que representan una superficie de contacto de aproximadamente 70 m2 mientras que la superficie capilar es discretamente menor en 10 ó 20%. Además, las células del endotelio son más pequeñas; se requieren cuatro células endoteliales por cada célula alveolar. La membrana alvéolo- capilar está formada por el epitelio alveolar cubierto por completo de capilares y sólo separados entre ellos por el intersticio. Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico
  9. 9. Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico El epitelio alveolar está compuesto por dos tipos de células, los neumocitos tipo I y los neumocitos tipo II. Los neumocitos tipo I son células escamosas que cubren la mayor parte de la superficie alveolar y están estrechamente unidas intercelularmente confiriendo un epitelio casi impermeable, contrario al endotelio vascular. Los neumocitos tipo II son células alveolares secretoras de factor surfactante que se extiende como 0 una delgada película sobre toda la superficie alveolar y su principal función es disminuir la tensión superficial entre la interfase aire-agua de los alvéolos. En el interior de los alvéolos normalmente se pueden encontrar otras células libres que participan en los mecanismos de defensa. Las células que predominan son los macrófagos alveolares seguidas por linfocitos. Factor surfactante Figura 3.4 Linfocito Unidad alvéolo-capilar, compuesta por el alvéolo Neumocito Tipo I rodeado en un 80% de su superficie por capilares Neumocito Tipo II CO2 O2 (en el esquema se muestra de manera ilustrativa sólo un capilar). La función final de la unidad es el intercambio de oxígeno y bióxido de carbono entre Macrófago Alvéolo el gas alveolar y la sangre capilar. En el alvéolo se encuentran los neumocitos tipo I y tipo II, estos últimos productores del factor surfactante. Además, Eritrocito dentro del alvéolo existen células de defensa, como Capilar los macrófagos y los linfocitos. tórax y músCulos respiratorios El tórax óseo y los músculos respiratorios primarios y secundarios representan el sostén y la parte motora del sistema respiratorio (Figuras 3.5 y 3.6). El diafragma en el principal músculo respiratorio, constituye el piso de la caja torácica y separa los pulmones y mediastino de las vísceras abdominales. Este músculo tiene forma de cúpula y está compuesto por haces musculares distribuidos casi verticalmente e insertándose sobre la circunferencia interna de la caja torácica; su parte superior está formada por un tendón central. La configuración del diafragma facilita los movimientos respiratorios; durante la contracción muscular desciende el tendón central y aumentan las dimensiones del tórax en todas direcciones. En condiciones anormales, como en enfisema y existe hiperinflación pulmonar con atrapamiento de aire, existe aplanamiento del diafragma con pérdida de sus propiedades mecánicas musculares. Los músculos intercostales internos y externos se encuentran distribuidos en haces que van entre los bordes superiores e inferiores de las costillas cubriendo los espacios intercostales (Figura 3.6). Los músculos intercostales internos se agrupan en un grupo intercostal y otro intercondral. Estos músculos se han considerado primarios de la respiración, ya que muestran actividad electromiográfica durante la inspiración. Sin embargo, su contribución al volumen inspiratorio es incierta. Son músculos con actividad tónica en reposo y activa en movimientos laterales del tronco acercando los arcos costales en cambios posturales.
  10. 10. Intercostales paraesternales P pt Triangular esternal Esternón Pdi Diafragma costal Componente insercional P ab Componente Figura 3.5 aposicional Diafragma crural Diafragma El esquema ilustra la forma de cúpula del diafragma con sus haces musculares crural y costal. Esternocleidomastoideo Escaleno Intercostales internos Trapecio Intercostales externos Figura 3.6 Intercostales paraesternales Oblicuo externo Los músculos del cuello, esternocleidomastoideo, escaleno y trapecio son accesorios de la inspiración, especialmente en enfermedad pulmonar crónica. Los músculos del abdomen (recto, transverso y Oblicuo interno oblicuos externo e interno) facilitan la espiración Recto del abdomen Transverso y otros procesos fisiológicos donde se involucra la del abdomen respiración, como el pujar durante la defecación y el parto. Otros músculos que pueden asistir la inspiración o espiración se han denominado músculos accesorios de la respiración o secundarios. Los músculos del cuello, escaleno, esternocleidomastoideo y trapecio pueden facilitar la inspiración en condiciones de ineficiencia diafragmática, como sucede en la debilidad muscular del diafragma por parálisis o aplanamiento, como sucede en el enfisema. Asimismo, los músculos del abdomen, el oblicuo externo, el oblicuo interno, el transverso y el recto del abdomen, pueden auxiliar la espiración en maniobras de espiración forzada, requerida en la espirometría. CiClo respiratorio El ciclo respiratorio se divide en la inspiración y espiración. La inspiración inicia con la contracción diafragmática (Figura 3.7). El diafragma desciende uno o dos centímetros durante la respiración normal, pero en inspiraciones o espiraciones profundas puede desplazarse hasta 10 centímetros. La cavidad torácica o intrapelural mantiene una presión negativa o subatmosférica de aproximadamente de -2 a -3 cm H2O. Esto permite equilibrar las fuerzas de retracción elástica del pulmón evitando su colapso. Durante la contracción diafragmática la presión intrapleural desciende en condiciones de reposo hasta -5 ó -6 cm H2O permitiendo una mayor expansión pulmonar. La presión dentro de los alvéolos siempre tiende a equilibrarse con la presión atmosférica, de tal suerte que simultáneamente con la caída de la presión intrapleural se genera un Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico
  11. 11. Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico flujo de aire desde el exterior hasta los alvéolos. Este volumen de aire generado durante la inspiración es lo que se conoce como volumen corriente. La espiración es un fenómeno pasivo que ocurre al final de la inspiración cuando las propiedades elásticas de los pulmones y el tórax permiten que retorne a su estado de reposo. Sin embargo, en condiciones de ejercicio o maniobras voluntarias la espiración puede ser auxiliada 2 de manera activa por los músculos de la pared abdominal. INSPIRACIÓN 1 Electromiograma PB = 0 diafragmático 0 -3 PA=0 retracción Presión pleural Pip=-6 elástica del (esfuerzo) cmH2O pulmón -6 cmH2O Figura 3.7 0.5 ESPIRACIÓN L/s El ciclo respiratorio se divide en inspiración y Flujo 0 espiración. La inspiración inicia con la contracción PB = 0 respiratorio diafragmática con lo que la presión pleural en -0.5 reposo (-3 cmH2O) desciende hasta -6 cmH2O 0.5 (imagen superior izquierda). La presión alveolar L (PA) tiende siempre a igualarse con la presión PA=0 retracción Volumen barométrica (PB) por lo que durante la inspiración elástica del corriente pulmón se genera un flujo de aire. En el panel de la derecha Pip=-3 cmH2O 0 se ilustran las mediciones gráficas de arriba hacia INSPIRACIÓN ESPIRACIÓN abajo de electromiograma del diafragma, presión pleural (Ppl), flujo aéreo y volumen corriente. 4. RESISTENCIA Y LIMITACIÓN AL FLUJO AÉREO Para generar un flujo (líquido o gaseoso) a través de un tubo se requiere de una diferencia de presión entre ambos extremos. Un flujo es el cambio de volumen por unidad de tiempo; generalmente se expresa como litros por minuto (L/min) o litros por segundo (L/s). Además, la diferencia de presión entre los extremos del tubo también depende del tipo de flujo (Figura 4.1). En flujos lentos las líneas de corriente son paralelas a la pared del tubo, lo que se denomina como flujo laminar (Figura 4.1A). A mayor velocidad o aceleración del flujo las líneas de corriente se separan de las paredes del flujo generando inestabilidad en forma de remolinos locales. Cuando los flujos son muy rápidos las líneas de corriente se desorganizan por completo y el flujo se torna turbulento (Figura 4.1B).
  12. 12. P1 P2 A P1 P2 B Figura 4.1 Los flujos (líquidos o gaseosos) se pueden comportar como flujos laminares (A) cuando las líneas de corriente son paralelas a la pared del conducto. Cuando un flujo acelera las líneas de C corriente se desordenan formando remolinos locales dando origen a flujos turbulentos (B); la figura C ilustra un flujo de transición cuando el conducto se dicotomiza (C). La resistencia al flujo depende de la viscosidad del fluido, la longitud del tubo y el tipo de flujo (laminar o turbulento). Sin embargo, el mayor determinante es el diámetro del tubo. Si el radio del tubo disminuye a la mitad, la resistencia aumentará 16 veces; en cambio si la longitud del tubo se duplica la resistencia será del doble. Es decir, el flujo está limitado por el diámetro del tubo. No importa cuanto aumente la presión del fluido, el flujo alcanzará un límite máximo dependiendo del diámetro del conducto (Figura 4.2). Entender y cuantificar la resistencia de la vía aérea es difícil debido a que no se trata de tubos rígidos y uniformes. La resistencia pulmonar está compuesta en su mayoría por la resistencia de la vía aérea y mucho menos por la resistencia del tejido pulmonar (Figura 4.2A). Aproximadamente, del 25 al 40% de la resistencia total se encuentra en la nariz. Entre más pequeña es la vía aérea mayor es la resistencia. Sin embargo, la resistencia es recíproca a la suma de los conductos, de tal suerte que la resistencia disminuye con las generaciones bronquiales ya que éstas aumentan exponencialmente (Figura 4.2A). La resistencia de la vía aérea se ve afectada cuando el calibre cambia por contracción o relajación del músculo liso, debido a la regulación nerviosa simpática o parasimpática. Asimismo, en presencia de enfermedad, como en la EPOC, el calibre de la vía aérea disminuye progresivamente por inflamación crónica e irreversible, secundaria a la inhalación de humo de tabaco. Además, durante la espiración, especialmente si es forzada, puede existir compresión dinámica de la vía aérea, lo que puede aumentar más la resistencia del sistema (Figura 4.3). La resistencia de la vía aérea no puede medirse directamente, pero puede calcularse a partir de su relación con la diferencia de presión (DP) y el flujo (R=DP/V’), lo que es una aproximación ya que asume que el flujo es laminar. La diferencia de presión puede medirse por cambios en la presión pleural (medida como presión esofágica) o por los cambios en la presión alveolar (pletismógrafo) y el flujo se puede medir por medio de un neumotacógrafo conectado a una boquilla o una máscara oro-nasal. La espirometría es una forma mucho más sencilla, pero indirecta de identificar cambios en la resistencia de la vía aérea. Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico
  13. 13. Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico [A] [B] Figura 4.2 Flujo 4 Alvéolos Vía aérea La resistencia depende principalmente del diámetro de superior los tubos. Sin embargo, la resistencia total del sistema es recíproca al número de conductos: los conductos Flujo aéreo Limitación al de la vía aérea aumentan exponencialmente desde flujo aéreo la tráquea hasta los alvéolos, por lo que la resistencia Bronquio Tráquea aumenta progresivamente hacia la tráquea y la o segmentario qui al Presión vía aérea superior (A). En B se ilustra la curva de on in resistencia; se grafica la relación entre la presión Br erm Resistencia = ∆P/Flujo t (eje x) contra el flujo (eje y). El flujo aéreo se limita generándose una meseta. A pesar de que aumenta s Alvéolo la presión el flujo ya no aumenta. La limitación al flujo aéreo está determinada principalmente por el diámetro del tubo. Compresión dinámica Ppl Pmus PA Figura 4.3 Durante la espiración forzada, puede existir compresión dinámica de la vía aérea. La presión muscular (Pmus) generada por la contracción diafragmática aumenta la presión pleural (Ppl) facilitando un colapso parcial del conducto. 5. INTRODUCCIÓN A LA ESPIROMETRÍA Durante el proceso de evaluación de salud o enfermedad respiratoria con frecuencia se requiere contar con pruebas de función respiratoria (PFR) que auxilian en el diagnóstico, la evaluación y el seguimiento. La función respiratoria puede explorarse desde dos componentes, el mecánico y el intercambio de gases (Figura 5.1). La valoración mecánica, explora la integridad de los volúmenes pulmonares y su desplazamiento a través de la vía aérea. Asimismo, la función mecánica depende de las características elásticas de los pulmones (distensibilidad) y la caja torácica, la permeabilidad de la vía aérea (resistencia) y la fuerza muscular suficiente que proviene del diafragma como sistema motor respiratorio. La manera más sencilla, confiable y accesible de medir la mecánica de la respiración es con una espirometría. Por otra parte, la función primordial de los pulmones es permitir el intercambio de gases, oxígeno y bióxido de carbono, entre la atmósfera y la sangre. Existen PFR que valoran este aspecto funcional; la gasometría arterial o sus sustitutos no invasivos, como la oximetría de pulso son las más comunes, pero la difusión de monóxido de carbono (DLco) es el estándar de oro. En el contexto clínico, siempre es útil contar con prueba de función mecánica y otra de intercambio gaseoso. La espirometría y la oximetría de pulso son accesibles y confiables en los ambientes, hospitalario, de consultorio y aun en salud pública. La caminata de 6 minutos es otra prueba importante integradora, de uso clínico.
  14. 14. l V (Flujo aéreo) IÓN l Perfusión Q UC B TRI R Resistencia DIS Figura 5.1 Esquema de los determinantes de la función respiratoria mecánica y de intercambio de gases. Difusión C Distensibilidad La espirometría evalúa la función mecánica D respiratoria, que depende del tamaño del pulmón y sus propiedades elásticas (distensibilidad); así como DLco la permeabilidad de los bronquios (resistencia) y Gasometría INTERCAMBIO MECÁNICA Espirometría la integridad del tórax y diafragma como motor Oximetría respiratorio. Las pruebas de intercambio de gases, como la difusión pulmonar de monóxido de carbono (DLco) y la gasometría, ayudan a valorar el intercambio de PRUEBAS DE FUNCIÓN RESPIRATORIA oxígeno y bióxido de carbono entre los alvéolos y la sangre. ¿Qué mide la espirometría? La espirometría sirve para ver el tamaño de los pulmones y el calibre de los bronquios. Cuando los pulmones son pequeños, sea por una enfermedad pulmonar o bien por nacimiento, se puede meter y sacar poco aire de los mismos. Unos pulmones grandes pueden recibir más aire que unos pequeños lo que se detecta por la espirometría. Al volumen de aire (en litros) que se puede sacar de los pulmones totalmente inflados se le llama CAPACIDAD VITAL FORZADA (las siglas en inglés son FVC, Figura 5.1). Capacidad vital se llama por tradición, ya que se vio que esta medida correlacionaba con la “vitalidad” del individuo, y se llama forzada porque se pide que el paciente saque el aire con máximo esfuerzo (forzando la espiración o salida de aire). La FVC representa el máximo volumen de aire que puede ventilarse (movilizarse) dentro y fuera de los pulmones. La enfermedad pulmonar puede hacer que disminuya la FVC. Por ejemplo, la tuberculosis extensa, lesiona el pulmón y lo cicatriza, haciéndolo más pequeño y difícil de inflar por lo que la espirometría muestra una capacidad vital disminuida. Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico
  15. 15. Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico Volumen (L) Figura 5.2 6 Espirograma normal cronometrado. El volumen 5 corriente (tidal volume o Vt) se genera durante ciclos IRV respiratorios normales en reposo. Si el individuo inspira el máximo volumen de aire posible o FEV1 4 volumen de reserva inspiratoria (inspiratory reserve FVC TLC volume o IRV) alcanza entonces su capacidad pulmonar total (TLC o CPT). Posterior a ello, realiza 3 una espiración forzada hasta que exhala el máximo Vt volumen de aire posible o capacidad vital forzada 2 (FVC o CVF). El volumen de aire que queda dentro de los pulmones después de exhalar la FVC se ERV denomina volumen residual (RV). El RV sumado al 1 FRC volumen de reserva espiratoria (ERV) representan la capacidad funcional residual (FRC) que es el RV volumen de aire que normalmente existe dentro 5 10 del tórax es estado de reposo y que representa un Ti e m p o ( s e g) almacén de aire para el intercambio gaseoso. Por otro lado, cuando los bronquios están estrechos o cerrados, el aire dentro de los pulmones sale más lento que cuando están bien abiertos. Es como en el caso de un tubo, por el que pasa menos agua si está cerrado o estrecho que si está abierto. Varias enfermedades se caracterizan por estrechar los bronquios como el asma, el enfisema y la bronquitis crónica, y por tanto se detectan en la espirometría porque los enfermos sacan el aire más lentamente: Esto se describe como “flujos de aire disminuidos”. La medida más importante del flujo de aire es el VOLUMEN ESPIRATORIO FORZADO EN EL PRIMER SEGUNDO, abreviado en inglés FEV1. Esta es la cantidad de aire que puede sacar un individuo un segundo después de iniciar la exhalación teniendo los pulmones completamente inflados y haciendo su máximo esfuerzo. Normalmente en el primer segundo se saca la mayor parte del aire de los pulmones, o sea de la capacidad vital. En personas jóvenes se puede sacar en el primer segundo el 80% de la capacidad vital, o sea que en jóvenes el FEV1 en litros es de aproximadamente el 80% de la capacidad vital en litros. La otra medida importante que se hace en la espirometría es el cociente entre el volumen espiratorio forzado en el primer segundo (FEV1) y la capacidad vital forzada (FVC), índice llamado FEV1/FVC. Vimos que normalmente el FEV1 es el 80% de la capacidad vital en personas jóvenes, esto quiere decir que el FEV1/ FVC es de 80%. Si tenemos una persona con los pulmones pequeños, pero con los bronquios normales o bien abiertos, la cantidad de aire que entra y sale de los pulmones (capacidad vital) va a estar disminuida, pero podrá sacar en el primer segundo la misma proporción de aire (por ejemplo el 80%), es decir el FEV1/ FVC seguirá siendo el normal. A diferencia, cuando los bronquios están obstruidos, se sacará menos del 80% del aire en el primer segundo por lo que la relación FEV1/FVC estará disminuida. Los valores de espirometría (FEV1, FVC y FEV1/FVC) dependen de varios factores. Uno muy importante es el tamaño de los pulmones. Una persona de tamaño grande tiene pulmones más grandes que una persona pequeña. Por tanto la capacidad vital y el FEV1 dependen del tamaño de los pulmones que correlaciona con la estatura. Otro factor importante es el sexo de la persona. Las mujeres tienen pulmones más pequeños que los hombres aunque tengan la misma talla y edad. El tercer factor importante es la edad, ya que conforme la persona envejece, hay un deterioro de la función pulmonar y sobre todo de resistencia de los bronquios al paso del aire, disminuyendo progresivamente el FEV1, la FVC y la relación FEV1/FVC.
  16. 16. Para decidir si una espirometría es normal o anormal se comparan los valores encontrados en el paciente con los normales para una persona sana no fumadora de la misma edad, estatura y sexo. Es decir se comparan con una persona sana, no fumadora que tiene el mismo tamaño de los pulmones y el mismo grado de envejecimiento pulmonar. Por lo mismo, para valorar adecuadamente la espirometría se requiere registrar adecuadamente el sexo, la edad, y la estatura de los pacientes. La otra manera de comparar es contra pruebas previas del mismo sujeto (comparación longitudinal). La espirometría es una prueba sencilla, poco molesta y que debería de usarse frecuentemente tal y como se usa el esfigmomanómetro (baumanómetro) para medir la presión arterial. Es muy reproducible, permite valorar y seguir las alteraciones de los pacientes con varias enfermedades pulmonares. Una desventaja de la espirometría es que requiere de la cooperación de los pacientes, y de un esfuerzo máximo. Si el paciente no hace un esfuerzo máximo, las alteraciones se confunden con las de una enfermedad pulmonar. Los técnicos que la realizan tienen la obligación de explicar bien el procedimiento, de preferencia demostrándolo primero, para que los pacientes lo hagan bien. La otra desventaja es que la maniobra que se realiza para hacer la espirometría no se hace normalmente, por lo que hay un número importante de personas que al principio no la puede hacer adecuadamente. La maniobra implica llenar los pulmones de aire completamente (inspirar completamente) luego soplar con toda la fuerza posible (espiración forzada) hasta sacar el aire de los pulmones por completo. Sacar el aire por completo implica seguir soplando hasta que parece que ya no sale nada. Esto les cuesta trabajo a los pacientes pero lo deben hacer para que la prueba sea válida y útil. FVC (forced vital capacity): Capacidad vital forzada (CVF): Es el máximo volumen de aire exhalado después de una inspiración máxima expresado en litros. FEV1 (forced expiratory volume in one second): Volumen espiratorio forzado en un segundo (VEF1), volumen de aire exhalado durante el primer segundo de la FVC expresado en litros. FEV6 (forced expiratory volume in six seconds): Volumen espiratorio forzado en el segundo 6 (VEF6), volumen de aire exhalado al segundo 6 de la FVC. Se usa como sustituto de la FVC en la espirometría de consultorio. FEV1/FVC: Cociente o relación FEV1/FVC es la relación de FEV1 dividido entre la FVC y expresada como porcentaje. Esta relación es la variable más comúnmente utilizada para definir obstrucción al flujo aéreo. FEV1/FEV6: Cociente o relación FEV1/FEV6 es la relación de FEV1 dividido entre el FEV6 expresado como porcentaje. Esta relación es similar al FEV1/FVC para definir obstrucción al flujo aéreo. PEF (peak expiratory flow): Flujo espiratorio máximo o pico (FEM o FEP), flujo máximo de aire alcanzado con un máximo esfuerzo, partiendo de una posición de Tabla 5.1 inspiración máxima, expresado en L/s. Principales variables medidas por la espirometría, y sus definiciones. Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico
  17. 17. Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico 6. INDICACIONES DE LA ESPIROMETRÍA Las indicaciones de la espirometría son múltiples, pero en general está indicada, tanto para la valoración de salud respiratoria como en la sospecha de enfermedad con la presencia de síntomas respiratorios, signos o factores de riesgo de enfermedad. En este contexto, el tabaquismo crónico representa, con mucho, la indicación más frecuente de la espirometría en el contexto de medicina general. Asimismo, otras indicaciones son la monitorización y vigilancia de la enfermedad, la valoración de discapacidad respiratoria y para el pronóstico salud general y riesgo preoperatorio. 1. Indicación general La valoración objetiva de la función mecánica respiratoria se considera siempre como una indicación general de espirometría. 2. Diagnóstica a) Síntomas: sibilancias, disnea, ortopnea, tos, flema o dolor torácico b) Signos: ruidos respiratorios disminuidos, hiperinflación, lentitud espiratoria, deformidad torácica, presencia de estertores c) Pruebas anormales: hipoxemia, hipercapnia, policitemia, radiografía de tórax anormal 3. Impacto de la enfermedad en la función respiratoria La espirometría no sólo es un auxiliar diagnóstico crucial, en particular en enfermedades respiratorias obstructivas (Asma y EPOC), también permite cuantificar el impacto de la enfermedad en la función. La gravedad de la obstrucción correlaciona substancialmente con síntomas como la disnea y con la calidad de vida de los enfermos. 4. Escrutinio de individuos en riesgo de enfermedad pulmonar El escrutinio de individuos en riesgo de enfermedad pulmonar, como fumadores crónicos o con exposición ocupacional, son las indicaciones más frecuentes de realizar una espirometría en valoración clínica rutinaria. 5. Monitorización y vigilancia de enfermedad La espirometría es una prueba muy útil en la vigilancia y monitorización de tratamientos como: broncodilatadores, esteroides, en las enfermedades intersticiales del pulmón, en la insuficiencia cardiaca crónica, y en el de antibióticos en la fibrosis quística. 6. Pronóstico La espirometría es una prueba pronóstica ya que correlaciona con la esperanza de vida de las personas y con la morbi-mortalidad operatoria (trasplante pulmonar, resección pulmonar, cirugía en EPOC). Además, es recomendable valorar el estado funcional antes de enrolarse en actividades físicas intensas. 7. Descripción del curso de la enfermedad La espirometría es útil con fines clínicos o de investigación para describir el curso de enfermedades pulmonares crónicas, como las enfermedades intersticiales, la EPOC, el Asma, la insuficiencia cardiaca
  18. 18. crónica, las enfermedades neuromusculares, o en sujetos expuestos a ocupaciones peligrosas (asbestos u otras neumoconiosis), reacciones adversas a drogas, toxicidad pulmonar o radiación. 8. Valoración de impedimento y discapacidad respiratoria La espirometría es la prueba funcional respiratoria más importante en los procesos médico-legales de valoración de impedimento respiratorio para la determinación de discapacidad. Asimismo, se indica para valoración de riesgos para aseguramiento médico; como parte de un programa de rehabilitación y en casos legales para compensación a trabajadores o por lesiones físicas. 9. Salud pública La espirometría se realiza ampliamente en estudios epidemiológicos ante diferentes exposiciones, curso de enfermedad, valoración objetiva de síntomas y para la generación de ecuaciones de valores de referencia o normales. ejemplos de situaCiones en Que la espirometría tiene la utilidad ClíniCa Diagnóstico: 1. En sujetos con disnea o síntomas respiratorios o con un riesgo respiratorio, una espirometría con obstrucción sugiere Asma o EPOC o alguna otra enfermedad respiratoria. 2. Si la obstrucción revierte con broncodilatadores es compatible con el diagnóstico de Asma. 3. Encontrar alteraciones funcionales en fumadores, facilita el tratamiento antitabaco. 4. Si hay broncoobstrucción con sustancias irritantes (metacolina, histamina, aire frío, ejercicio) se documenta hiperreactividad bronquial, un componente del Asma. 5. Si se documenta un cambio agudo con un alergeno, se comprueba etiológicamente la sensibilidad o la causa del Asma o alveolitis alérgica. 6. En pacientes con disnea de reposo o pequeños esfuerzos, hipertensión pulmonar o con hipercapnia, una espirometría muy baja (30% del esperado) es consistente con que la enfermedad pulmonar sea causante del problema. 7. Si la espirometría cae substancialmente en decúbito, sugiere debilidad diafragmática o impedimento de función del diafragma. 8. En sujetos con diagnóstico de Asma de difícil control, la curva flujo-volumen puede sugerir estenosis traqueal o alguna otra fuente en vía aérea superior, incluyendo la disfunción laríngea. 9. El deterioro espirométrico en un paciente con trasplante pulmonar sugiere bronquiolitis obliterante o rechazo crónico. Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico
  19. 19. Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico Pronóstico Una espirometría con valores muy bajos predice mayor mortalidad general y respiratoria, más riesgo quirúrgico y mayor riesgo de cáncer pulmonar. 20 Vigilancia Varios padecimientos respiratorios pueden vigilarse con espirometrías de manera más eficiente que con otros métodos, especialmente a los asmáticos, pero otros padecimientos inflamatorios pueden ser sensibles a los cambios de la condición clínica: alveolitis alérgica, neumonía organizada, neumonitis por radiación o por drogas, falla cardiaca, fibrosis quística, debilidad neuromuscular (miastenia, Guilliain Barre). Para ello se documenta que la mejoría clínica se asocia con mejoría espirométrica y que el empeoramiento clínico coincide con el espirométrico. En la EPOC y en las enfermedades restrictivas pulmonares o extrapulmonares es bastante útil para ver la progresión, pero cuando el defecto es muy grave es poco útil ya que cambia mínimamente con la situación clínica. En esta situación suele funcionar mejor la caminata de 6 minutos, la oximetría o la necesidad de oxigenoterapia. ContraindiCaCiones de la espirometría Existen contraindicaciones para realizar una espirometría, pero en general todas ellas son relativas (Tabla 6.1). Estas contraindicaciones se relacionan a estados de salud precarios y riesgos de infecto-contagiosidad respiratoria. En este último caso la prueba puede realizarse, pero deben tomarse precauciones adicionales. 1. Infarto miocárdico reciente o crisis cardiaca 2. Enfermedad cardiaca o reciente 3. Cirugía reciente (ojos, oído, tórax o abdomen) 4. Embarazo avanzado o con complicaciones 5. Estado de salud precario, inestabilidad cardiovascular, fiebre, náusea, vómitos, etc. 6. Neumotórax 7. Tuberculosis activa sin tratamiento, influenza, etc. 8. Hemoptisis 9. Aneurismas grandes, cerebral, abdominal, torácico 10. Sello de agua o traqueotomía Tabla 6.1 11. Otitis media Contraindicaciones para Espirometría. 7. GRÁFICAS VOLUMEN-TIEMPO Y FLUJO-VOLUMEN Las gráficas volumen-tiempo (VT) y flujo-volumen (FV) siempre deben estar incluidas en la espirometría; son de mucha utilidad para valorar la calidad de la maniobra. En estas gráficas se puede observar el grado de esfuerzo, la duración del mismo y la presencia de artefactos; también pueden servir para fines de interpretación.
  20. 20. Gráfica Volumen-Tiempo La gráfica VT (Figura 7.1) con frecuencia llamada sólo espirograma presenta el tiempo en segundos en el eje horizontal (x) contra el volumen en litros en el eje vertical (y). Un espirograma aceptable muestra 2 un inicio abrupto con un incremento brusco en el volumen durante el primer segundo de la espiración. Posteriormente, alcanza una transición o rodilla de la curva entre los segundo 1 y 2 y finalmente una meseta donde a pesar de varios segundos hay poco incremento en el volumen. La mayoría de los adultos alcanzan la FVC antes del segundo 6; sin embargo, algunos adultos mayores o personas con obstrucción al flujo aéreo requieren más de 10 segundos de espiración. Técnicamente se requiere de una meseta de al menos un segundo donde el volumen no cambia más de 25 mL, para decir que el individuo ha alcanzado su FVC. En esta gráfica es fácil identificar los volúmenes exhalados, particularmente la FVC, una vez que el individuo ha alcanzado la meseta de un segundo. Asimismo, también se pueden observar el FEV1 y FEV6. E 6 D Figura 7.1 Volumen (L) B 5 Ejemplo de curva volumen-tiempo (VT). Se grafica el tiempo en segundos en el eje 4 horizontal (x) contra el volumen en litros en el 3 eje vertical (y). Una curva normal muestra un FEV6 FVC ascenso vertical rápido (A), una transición en el 2 A FEV1 volumen o rodilla (B), y una meseta que describe la duración del esfuerzo. La terminación adecuada 1 o meseta técnica se alcanza al final (E) cuando no hay cambios de volumen mayores a 25 mL, por al menos 1 segundo. En esta curva se identifica con 1 2 3 4 5 6 7 facilidad la FVC, el FEV1, el FEV6 y la duración del Tiempo(Seg) esfuerzo espiratorio (7 segundos). Gráfica Flujo-Volumen La grafica FV (Figura 7.2) presenta el comportamiento del flujo espiratorio (equivalente a la aceleración del volumen) en el eje vertical contra el volumen espirado en el eje horizontal. Esta curva tiene una fase espiratoria de forma triangular y una fase inspiratoria de forma semicircular que se presentan por arriba y por abajo, respectivamente, del eje horizontal. Sin embargo, en la mayoría de las espirometrías sólo se muestra la fase espiratoria. La fase espiratoria, de forma triangular inicia con un ascenso muy vertical que termina en un flujo pico o flujo máximo (PEF por sus siglas en inglés) y que se alcanza antes de 0.12 segundos de la espiración. Esta curva es de gran utilidad para evaluar el esfuerzo inicial del paciente. Se puede observar el volumen exhalado (FVC), y el flujo máximo (PEF). En resumen, ambas gráficas (FV y VT) son complementarias y nos describen tres variables fundamentales, volumen, flujo y tiempo. Figura 7.2 16 [B] Flujo (L /s) PEF Ejemplo de curva flujo-volumen (FV). 12 Se grafica el tiempo en segundos (eje-x) contra el flujo en litros/segundo (eje-y). La fase espiratoria, 8 en forma de triángulo, se muestra por arriba del eje [C] ESPIRACIÓN horizontal y por debajo de éste la fase inspiratoria 4 [A] en forma de semicírculo. Una curva de buena 0 [D] calidad muestra un ascenso muy vertical [A], la FVC generación de un flujo máximo, flujo pico o PEF -4 [B], una caída progresiva del flujo [C] conforme INSPIRACIÓN avanza el volumen hasta llegar de forma progresiva -8 al flujo cero que coincide con la FVC [E]. La fase [E] inspiratoria es semicircular e iguala el volumen -12 -2 0 2 4 6 Volumen (L) espirado. En esta curva se identifica con facilidad la FVC y el PEF . Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico
  21. 21. Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico 8. CRITERIOS DE ACEPTABILIDAD 22 Para interpretar adecuadamente una espirometría es imprescindible graduar la calidad de la misma, para esto siempre se debe contar al menos tres esfuerzos o maniobras espirométricas, también llamadas maniobras de FVC. El primer paso es determinar si las maniobras reúnen criterios de aceptabilidad; estos criterios evalúan el inicio del esfuerzo, la duración y terminación del mismo y si las maniobras están libres de artefactos. El segundo paso es conocer si la prueba es repetible; esto significa que dos maniobras deben ser muy parecidas (150 mL de diferencia) entre los mejores valores de FEV1 y FVC; esto se revisa en detalle en el siguiente capítulo. Criterios de aCeptabilidad Inicio adecuado: l Elevación abrupta y vertical en la curva FV Terminación adecuada: l Sin cambios 25 mL por al menos 1 segundo en la curva VT l Duración de la espiración al menos 6 seg (≥10 años) y de 3 seg en 10 años Libre de artefactos: l Sin terminación temprana l Sin tos l Sin cierre glótico l Sin esfuerzo variable l Sin exhalaciones repetidas l Sin obstrucción en boquilla o fuga alrededor de la misma l Sin errores de línea de base (sensores de flujo) iniCio adeCuado de la maniobra espirométriCa Para evaluar si el comienzo de una maniobra espirométrica es adecuada se debe observar la gráfica FV. La curva de FV debe tener forma triangular con inicio abrupto y muy vertical, alcanza la formación de un vértice, PEF Éste se genera antes de 0.1 segundos y es altamente dependiente del esfuerzo del individuo. . 16 Flujo (L/s) (A) 12 Figura 8.1 8 (C) Curvas flujo-volumen registradas con diferentes (B) grados de esfuerzo espiratorio. La gráfica (A) 4 muestra una curva con esfuerzo máximo ilustrado por inicio abrupto y muy vertical hasta la formación 0 de vértice que corresponde al PEF Las gráficas . 0 2 4 6 0 2 4 6 0 2 4 6 subsecuentes (B y C) muestran esfuerzos variables Volumen (L) o submáximos.
  22. 22. terminaCión adeCuada de la maniobra espirométriCa El criterio de terminación del esfuerzo espiratorio se establece cuando no se registra cambio en volumen 2 mayor a 25 mL (curva VT) durante al menos un segundo, siempre y cuando el sujeto haya exhalado durante al menos tres segundos, en caso de niños menores de 10 años, y durante al menos seis segundos en individuos de 10 años o más (Figura 8.10). No obstante, se permite al individuo terminar la maniobra en cualquier momento que sienta alguna molestia, especialmente si existe sensación de mareo o cercana al desmayo. En espirometría de consultorio se puede utilizar el FEV6 como equivalente de la FVC, este parámetro es más fácil de obtener. Volumen (L) 6 A B C D 4 Figura 8.10 2 Gráficas volumen tiempo con terminación temprana 0 (A, B y C) que subestiman la FVC. La curva D muestra 0 2 4 0 2 4 0 2 4 0 2 4 6 8 10 criterio de terminación con duración de más de seis Tiempo (seg) segundos y sin cambio (25 mL) de volumen por al menos un segundo. eValuaCión de artefaCtos Terminación temprana La terminación temprana es un error frecuente en la maniobra de FVC. Habitualmente, el individuo percibe que ha exhalado la mayor parte de aire y tiende a interrumpir el esfuerzo espiratorio. Por lo general, es un error fácil de corregir si el técnico reentrena al individuo requiriendo que mantenga el esfuerzo hasta que se indique terminación (Figura 8.2). [A] Curva Flujo - Volumen [B] Curva Volumen - Tiempo Buen esfuerzo inicial 1. Curva de forma triangular Terminación temprana 12 6 interrumpe y vuelve a inhalar 3. Generación de antes de dos segundos flujo pico Figura 8.2 8 4 2. Inicio abrupto Ejemplo de esfuerzo espiratorio con terminación muy vertical 4 2 temprana. La gráfica flujo-volumen se traza casi de 3. Interrupción manera completa, excepto por la caída abrupta a súbita 0 0 flujo cero y el inicio de la inspiración. En contraste, 0 2 4 6 8 en la gráfica volumen-tiempo se nota claramente la duración del esfuerzo menor a dos segundos con Volumen (L) Tiempo (seg) inicio de inspiración. Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico
  23. 23. Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico Tos durante el primer segundo La presencia de tos durante el primer segundo de la espiración generalmente afecta la medición del FEV1 24 y estos esfuerzos deben considerarse inaceptables. Este artefacto se observa con oscilaciones grandes en el flujo en la curva FV y en forma de escalones en la curva VT (Figura 8.3). [A] Curva Flujo - Volumen [B] Curva Volumen - Tiempo 16 Flujo (L/s) Volumen (L) 6 12 Existen oscilaciones a 4 8 Amplias en flujo Se observa como 4 2 irregularidades que Figura 8.3 parecen escalones Tos en el primer segundo de la espiración, se 0 0 observa como oscilaciones grandes de flujo (hasta 0 2 4 6 0 0 2 4 6 8 flujo cero) en la curva flujo-volumen y artefactos en Volumen (L) Tiempo (seg) forma de escalones en la curva volumen-tiempo. Cierre glótico El cierre de glotis es similar a una maniobra de Valsalva donde el individuo puja en vez de mantener la espiración forzada (Figura 8.4). Esto ocasiona una caída abrupta a flujo cero en la curva FV y una meseta completamente plana en la curva VT. Este artefacto ocasiona que se subestime la FVC y posiblemente el FEV1. [A] Curva Flujo - Volumen [B] Curva Volumen - Tiempo Volumen (L) Flujo (L/s) 6 12 4 8 Caída súbita del flujo 2 Meseta completamente plana 4 Figura 8.4 0 0 Cierre glótico con caída abrupta a flujo cero en 0 2 4 0 5 10 la curva FV y meseta completamente plana (sin Volumen (L) Tiempo (seg) cambio en volumen). Esfuerzos variables Los esfuerzos espiratorios siempre deben ser con máximo esfuerzo del individuo; esto permite que la curva FV siempre muestre un inicio con ascenso abrupto, con la formación de flujo pico o PEF Cuando los. esfuerzos son submáximos o variables, la pendiente del inicio espiratorio se hace menos vertical y puede no identificarse con facilidad el PEF. A diferencia de la curva FV estos artefactos no son fáciles de distinguir en la curva VT (Figura 8.5).
  24. 24. [A] Curva Flujo - Volumen [B] Curva Volumen - Tiempo 16 Flujo (L/s) [A] Esfuerzo máximo Estos artefactos son poco distinguibles en las curvas VT [A] Volumen (L) 12 Otros esfuerzos 6 variables o Figura 8.5 2 submáximos 4 8 2 Esfuerzos variables o submáximos que se identifican 4 por inicios espiratorios de menor pendiente en 0 la curva flujo-volumen y con PEF pobremente 0 definido. 0 2 4 6 0 5 10 En contraste, estos esfuerzos son mucho menos Volumen (L) Tiempo (seg) perceptibles en las curvas volumen-tiempo. Dobles respiraciones o exhalaciones repetidas Estos artefactos pueden ser relativamente frecuentes. Durante la exhalación, el individuo vuelve a inhalar por la nariz y exhala por la boca de manera repetida (Figura 8.6). Esto se evita, generalmente, con el uso de la pinza nasal. Sin embargo, si se registra debe eliminarse el esfuerzo ya que puede registrarse como FVC artificialmente elevada, sin que se pueda posteriormente alcanzar el criterio de repetibilidad. [A] Curva Flujo - Volumen [B] Curva Volumen - Tiempo Flujo (L/s) Volumen (L) Termina de exhalar Buen esfuerzo 6 12 inicial 8 4 Vuelve a inhalar por la nariz Figura 8.6 4 2 y exhala por la boca Ejemplo de doble respiración durante la maniobra 0 0 de FVC. El sujeto no tiene pinza nasal; al final 0 2 4 6 0 2 4 6 8 10 12 de la espiración vuelve a tomar aire y exhala Volumen (L) Tiempo (seg) nuevamente. Este error da una FVC artificialmente elevada. Obstrucción de la boquilla La obstrucción de la boquilla puede darse por colocar la lengua dentro de la misma, por morderla o por colocarla por delante de los dientes. Esto normalmente se evita con una buena instrucción del individuo y con una demostración adecuada. Este artefacto se visualiza particularmente como un aplanamiento del asa espiratoria e incluso inspiratoria de la curva FV. [A] Curva Flujo-Volumen [B] Curva Volumen-Tiempo Volumen (L) 12 Flujo (L/s) Es menos perceptible 6 en la curva VT 8 La curva FV es 4 completamente aplanada 4 2 Figura 8.7 0 Esfuerzos espiratorios con obstrucción de la 0 2 4 6 8 10 boquilla con los labios. Este artefacto es evidente 0 2 4 6 Volumen (L) Tiempo (seg) en la curva flujo-volumen donde se muestra un claro aplanamiento de la fase espiratoria. Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico
  25. 25. Manual para el uso y la interpretación de la espiroMetría por el Médico Fuga de volumen La presencia de fuga de volumen es un artefacto posible en espirómetros de volumen y dependen de 2 pérdida de integridad del hermetismo del sistema; puede tener origen en la boquilla, mangueras o en las campanas o fuelles del espirómetro. Estos se visualizan principalmente como una pérdida de volumen durante la espiración en la curva VT (Figura 8.8). [A] Curva Flujo - Volumen [B] Curva Volumen - Tiempo Flujo (L/s) No es perceptible en la curva FV Volumen (L) 12 4 8 El volumen cae, en vez 2 de aumentar lentamente Figura 8.8 4 Fuga de volumen en espirómetro de volumen. 0 Este artefacto es perceptible en la curva volumen- 0 2 4 0 2 4 6 8 10 tiempo donde al final de la espiración se detecta Volumen (L) Tiempo (seg) una pérdida de volumen. Errores de línea de base Los errores de línea de base o de flujo cero son posibles sólo en los espirómetros de sensor de flujo. Estos espirómetros justo antes de iniciar la maniobra espiratoria requieren sensar flujo cero. Durante pocos segundos se requiere que el sensor no se mueva ni pase por éste ningún flujo de aire; es incluso conveniente ocluir la boquilla durante este tiempo. Cuando pasa algún flujo durante este momento la línea de base o flujo cero es registrada con ganancia eléctrica lo que genera flujos y volúmenes artificiales que pueden ser incluso infinitos (Figura 8.9). (A) Curva Flujo-Volumen Flujo (L/s) 6 Se genera 4 No alcanzan el flujo cero Flujo y volumen artificial 2 0 1 2 3 4 5 6 7 8 Volumen (L) (B) Curva Volumen-Tiempo 8 Volumen (L) 7 6 5 4 Figura 8.9 3 Volumen (L) 2 1 Error de línea de base en espirómetro de sensor de flujo ultrasónico. Al final de la espiración no se 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 alcanza flujo cero (curva flujo-volumen) y existe un incremento progresivo del volumen que tiende Tiempo (seg) incluso a ser infinito en la curva volumen-tiempo.

×