Setc u1 ea_elbb

1,425 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,425
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
14
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Setc u1 ea_elbb

  1. 1. Universidad Abierta y a Distancia de México Ciencias Sociales y Administrativas Licenciatura en Seguridad Pública 7º Cuatrimestre Materia: Evolución y tendencias de la Criminalidad en México Unidad 1. Antecedentes históricos de la criminalidad en MéxicoEvidencia de Aprendizaje. Construcción de análisis de la justicia azteca y de la Colonia Clave: 010930725 Facilitador: Luis Roberto Romo Vidaña Nombre: Elizabeth De la Barrera Blanor Matrícula: AL10502742 22/01/2013
  2. 2. DESCRIPCIÓN DEL SISTEMA DE LAS CONDUCTAS ANTISOCIALES, LOSCASTIGOS, LAS CÁRCELES Y LAS LEYES EXISTENTES EN LA CULTURAAZTECA Y LA ÉPOCA COLONIALLa Criminalidad, Castigos, Cárceles y Legislación en la Cultura Azteca “El inexorable carácter del pueblo azteca permitió la creación de un derecho penal muy riguroso y de extracto punitivo estricto, así, sus penas muchas veces exageradas en crueldad han sido publicitadas e incluso mitificadas como sangrientas–los sacrificios humanos típicamente religiosos.…los castigos que se imponían a los menores de edad: los pinchazos en el cuerpo con púas de maguey, hacerlos aspirar el humo de chiles asados, atarlos durante todo el día a un árbol en la montaña e incluso reducirlos a esclavos.” Códice Mendocino en Antigüedades de MéxicoLa cultura azteca tenía normas y reglas sociales y quienes las violaran recibían desdecastigos leves, como el rechazo social, hasta más estrictos, como la pena de muerte.La legislación en la cultura aztecaLos aztecas, bien organizados política y socialmente, guiaron las leyes y las sentenciasde los jueces, cuya aplicación invariable y rigurosa propició el respeto incondicional a las instituciones jurídicas y temor a una sanción ejemplar entre los miembros de la sociedad permitiendo a los juzgadores la facultad jurisdiccional otorgada por el Estado para resolver las controversias suscitadas en la comunidad. Los principios rectores del proceso criminal azteca trataban al noble con mayor energía que al desposeído –pues se consideraba obligación natural del poderoso ser ejemplo de los demás.La codificación punitiva no establecía castigo específico para cada delito, sino quedejaba a criterio del juzgador la sanción aplicable según el caso, como la muerte, laesclavitud, los azotes u otros malos tratamientos del cuerpo, la confiscación de bienes,el destierro, la suspensión o destitución del empleo y la prisión en una cárcel oscura,áspera y cruel con mucha vigilancia para evitar fugas o en el propio domicilio.Hubo distinción entre delitos dolosos y delitos culposos, se separaron las infraccionesrespecto al bien jurídico afectado, por ejemplo, entre los delitos contra la vida seincluyeron el homicidio y las lesiones Su derecho se caracterizó por ser riguroso,expedito y con miras a alcanzar la justicia en aras del bien común.El derecho penal mexica se considera cruel. Para aplicar lapena de muerte se empleaba la hoguera, horca, ahogamiento,apedreamiento, azotamiento, golpes de palos, degollamiento,empalamiento o desgarramiento del cuerpo, amén de aditivosinfamantes, aún contra los familiares hasta el cuarto grado, yhaciéndose extensiva una amonestación verbal a los parientes 2
  3. 3. del delincuente. Asimismo, la misma sanción se aplicaba tanto a los autores como a loscómplices.Las cárceles en la cultura aztecaLa cárcel era una ―jaula de maderos gruesos, con unas planchas gruesas por cobertor,y abrían por arriba una compuerta y metían por allí al preso y tornaban a tapar, yencima una losa grande‖: “…tenían las cárceles dentro de una casa obscura y de poca claridad y en ella hacían su jaula o jaulas, y la puerta de la casa que era pequeña como puerta de palomar, cerrada por fuera con tablas arrimadas y grandes piedras, y ahí estaban con mucho cuidado de los guardias y como cárceles eran inhumanas, en poco tiempo se paraban los presos flacos y amarillos, por ser también la comida débil y poca, que era lástima verlos, que parecía que desde las cárceles comenzaban a gustar de la angustia de la muerte que después habían de padecer. Estas cárceles estaban junto a donde había judicatura…y servían para los grandes delincuentes, como los que merecían la pena de muerte, que para los demás no era menester más de que el Ministro de Justicia pusiere al preso en un rincón con unos palos delante. “Y aún pienso que bastaba hacerle una raya y decirle no pases de aquí...” (Mendieta, 1870)Hay autores que sostienen que las prisiones aztecas eransimplemente lugares donde los presos esperaban la muerte,refiriéndose a las 16 Leyes de Nezahualcóyotl, casi todas de lascuales imponían la pena de muerte; a saber, La Cárcel de Petlalcalli o casa de esteras: donde eran encerrados los reos por faltas leves La Cárcel de Cuauhcalli, jaula o casa de palo o quauhcalco, lugar de enjaulados, usada para delitos más graves; lugar de destino a cautivos que se quedarían en prisión hasta el cumplimiento de la pena capital La Carcel de Malcalli: prisión especial para cautivos de guerra aztecas y castigos y que eran atendidos bien para llegar en buen estado al sacrificio Y hay quien añade la existencia de una cárcel llamada Cárcel de Teilpiloyan o lugar de presos o atados que era una prisión menos severa o rígida destinada para deudores y para reos que no estaban condenados a la pena de muerteLos actos antisociales y castigos en la cultura aztecaEntre los actos antisociales de la cultura azteca, se consideraba la embriaguez comoun vicio que inclinaba al robo, y además no era vista como circunstancia atenuante,sino siempre como una falta grave: la embriaguez en el hombre: muerte por golpe;mujer: muerte por lapidación; ancianos: castigo de rigor; nobles que abusaban de lasbebidas espirituosas dentro del palacio se exponían a la pena capital; los ―borrachos 3
  4. 4. escandalosos‖ eran trasquilados en la plaza pública; A los que se embriagabanhabitualmente les eran derribadas las casas, los privaban de los oficios públicos quetuviesen y se les inhabilitaba para tenerlos en adelante; había pena de muerte para elmancebo del Calmecac, el sacerdote y la mujer moza que se emborrachaban. losmilitares ladrones tenían pena de muerte. El sacerdote que tenía relación con mujerera privado del sacerdocio y desterrado. Tutores que actuaban mal e hijos quedisipaban su herencia eran ahorcados. Los nobles que violaban alguna norma eranreducidos a macehuales y debían servir en obras comunales, lo que muchas veces loscondujo al suicidio. Jueces culpables de cohecho, embriaguez y otras faltas se lesamonestaba a manera de prevención; si reincidían, eran destituidos. Si la falta eragrave, el rey los destituía personalmente si cometían una gran injusticia mandabadarles muerte. Los jueces que daban sentencia injusta o hacían relación infiel al rey, ose corrompían, así como quienes movían los mojones puestos por la autoridad públicaen la tierra, eran objeto de pena de muerte. Si los ejecutores se negaran a darcumplimiento a la pena dictada en sentencia judicial, sufrirían la misma sanción.Por otra parte alterar las medidas en el mercado, muerte; El alterar en un mercado laspesas y medidas establecidas con anterioridad ameritaba la muerte inmediata, por serconsiderado fraude contra la comunidad. el que robaba para comer no era castigado.la injuria y la difamación eran delitos menores. La mentira se castigaba con cortarlabios y orejas. La riña y las lesiones sólo daban lugar a indemnizaciones, al parecerporque éstos delitos no alcanzaron la frecuencia y gravedad que exigieran mayorrepresión. si el ladrón no podía restituir, era lapidado. El hurto y la deuda a plazo nopagada producían esclavitud. El abuso de confianza se cometía al apropiarse de unterreno ajeno o venderlo a otro cuando le había sido confiado; tal delito se castigabacon la muerte y la confiscación de los bienes, entre otras sanciones.Si el robo era un objeto de poco valor el sujeto activo era condenado a restituirla opagarla, en caso de que no pudiere restituirla quedaba como esclavo del dueño de lacosa robada.; El autor de robo perpetrado en un mercado era muerto a pedradas porlos mismos mercaderes, si se cometía en un templo ameritaba la pena capital y sufríael mismo castigo quien hurtaba armas o insignias militares; El apoderamiento demazorcas de maíz en número menor de veinte se castigaba con multa y, si eran másde veinte con la pena de muerte.La homosexualidad era castigada en el hombre con empalamiento para el sujeto activoy extracción de entrañas por orificio anal para el pasivo. El lesbianismo: muerte porgarrote. El incesto era castigado por ahorcamiento. La pena capital se hacía extensivaal aborto provocado –donde se privaba de la vida tanto a la mujer como a quien leproporcionaba el abortivo–, el adulterio, la violación, la sodomía y el incesto.Celestinaje se penaba con quema de pelo en plaza pública y embarramiento de resinaLa traición al Rey o al Estado tenía pena de descuartizamiento, y sus parientes que losabían eran privados de libertad. Usar insignias o armas reales en la guerra o fiestascausaba pena de muerte y confiscación de bienes; Maltratar a un embajador, ministro ocorreo del Rey era penado con muerte. Hostilidad al enemigo en tiempo de guerra sin 4
  5. 5. orden del jefe o abandonar la misma, se castigaba con descuartización. Extravío deembajadores o correos producía pérdida de derecho de inmunidad. El motín resultabaen pena de muerte. Los conspiradores contra el tlatoani eran condenados a muerte.El homicidio era castigado con la muerte, salvo que la viuda abogara por la esclavituddel asesino en su favor. El hecho de que el homicida encontrara a la víctima enflagrante delito de adulterio con su compañera no constituía una circunstanciaatenuante. el maleficio y envenenamiento era objeto de ahorcamiento.La Criminalidad, Castigos, Cárceles y Legislación en la Época ColonialLas normas y castigos durante la época colonial fueron las mismas que regían a lamadre patria.La legislación en la época colonialAl fundarse la Colonia de la Nueva España, importaron las instituciones jurídicas dederecho españolas (Fuero Real de 1255; las Partidas de 1265; Ordenamiento de Alcaláde 1348; las Ordenanzas Reales de Castilla de 1484, las leyes de Toro de 1505 y allado de ellas vieron su aplicación la Nueva Recopilación de 1567 y la NovísimaRecopilación de 1805) al territorio americano. De estas éstas, las Partidas y lasRecopilaciones fueron las principales.El régimen penitenciario se basó en las Partidas, específicamente la Setena, dedicadaa la materia penal-- acusaciones por delitos y a los jueces; a las traiciones, retos, lidesy acciones deshonrosas; a las infamias, falsedades y deshonras; a los homicidios,violencias, desafíos, treguas; a los robos, hurtos, daños; a los timos y engaños; a losadulterios, violaciones, estupros, corrupciones y sodomías; a los reos de truhanerías,herejía, blasfemia o suicidio y a los judíos y moros--estableciendo la prisión preventivapara guardar los presos solamente hasta que sean juzgados.En España, hasta fines del siglo XVII, la prisión no se consideraba una pena per se.Fue hasta las Leyes de Indias (que se aplicaron en territorios conquistados), Ley XVI,Título VI, Libro VII, que se refiere a la policía, prisiones y derecho penal en forma pocomás sistematizada. En estas leyes, la privación de libertad como pena, autoriza laprisión por deudas; o sea, la cárcel dejaba de ser una medida de custodia preventiva y se convertía en sanción. De igual manera, el Tribunal de la Inquisición ―del Santo Oficio‖ se establece en Nueva España el 2 de noviembre de 1571. Sus diligencias se caracterizaban por su brutalidad, el estado de indefensión en que se procesaba a los acusados, y el secreto que las envolvía ya que nada de lo que ocurría podía ser revelado por el Inquisidor, el ministro, el familiar ni el reo, lo hacía imposible la defensa del acusado, y éste no llegaba a conocer el nombre del denunciante, el de los testigos, ni al 5
  6. 6. órgano de la causa o juicio en el Tribunal, quienes aparecían con elrostro cubierto. Nunca llegaba a saber el procesado por qué se leacusaba; la denuncia podía ser anónima o de cualquier persona,digna de fe o no, y los testigos frecuentemente eran parciales,puesto que la confesión y el testimonio podían obtenerse por tortura―en nombre de Dios‖, para conocer la ―verdad‖. La Inquisición utilizócomo medios regulares de tormento: los cordeles, el agua, elhambre, la garrocha, el brasero, la plancha caliente, el escarabajo,las tablillas, el potro y otros instrumentos de extrema crueldad. Susactos se hicieron públicos hasta su extinción en 1820.Las cárceles en la época colonialEn la época de la colonia surgieron cárceles de construcción imponente y sombría depesada arquitectura sustituyendo las jaulas prehispánicas en todo el país: “La construcción, de paredes altas y sólidas y con los calabozos provistos de cerrojos y llaves, afirmaba su seguridad, que era fortalecida con la guardia que se hacía notar en las azoteas, en los garitones y en el exterior del edificio. En el interior, sólo se oía el rumor de las cadenas que arrastraban los presos, el canto melancólico de algunos, o el lúgubre quejido de los azotados y de los que eran sometidos a la prueba del tormento” (González Obregón, 1959) Las prisiones administradas por la Inquisición durante la colonia fueron la Cárcel de La Acordada o Cárcel Nacional (delincuencia en general y en particular los asalta caminos) Cárcel de la Diputación o Cárcel de la Ciudad (detenidos) Real Cárcel de Corte (adultos encausados o sentenciados) Cárcel Secreta o Cárcel de Ropería (en la que se mantenía a los presosincomunicados hasta en tanto se dictaba la sentencia definitiva) Cárcel de la Perpetua o de la Misericordia (ahí eran recluidos los condenados aperpetuidad, prisión con el sobrenombre de ―La Bastilla Mexicana‖)Los actos antisociales y castigos en la época colonialCabe mencionar que, como se observará en la relaciónque aparece a continuación, los delitos y los castigosdiferían en importancia de aquellos impuestos por losaztecas. Por ejemplo, en la Colonia la embriaguez secastigaba con azotes, pero los aztecas la considerabanel preludio al robo, por lo que ameritaba la pena demuerte. Por otra parte, cualesquier robo era penado porla Colonia, en tanto que sus predecesores no castigaban 6
  7. 7. al que robaba para alimentarse.Suicidio: colocación del cuerpo en una mula de albarda, paseo del mismo por la ciudady pregón de su delito a gritos. Luego, ―ejecución‖ en la horca con idénticas ceremoniasque a los vivos. Costumbres homosexuales: En el caso se trató de un mulato vestidode mujer. Azotes. Alcahuetería: emplumamiento debajo de la horca. Daño enpropiedad ajena: muerte en la hoguera debajo de la horca. Embriaguez: Azotes.Judaizar: muerte por garrote y posterior quemazón del cuerpo en la hoguera. A losjudaizantes muertos tiempo atrás y cuya fe no se había descubierto, exhumación de losrestos para convertirlos en ceniza. Herejía, rebeldía y afrancesamiento: relajamiento ymuerte en la hoguera (proceso y ejecución a cargo del Santo Oficio); a los jóvenes,servicio en los conventos. A los mayores de edad, pena que variaba entre cien azotes ytrescientos azotes, y entre cuatro y diez años de galeras. O el garrote, con relajamientoal brazo seglar y quemazón del cuerpo.Robo: muerte en la horca, en el sitio de los hechos o muerte en la horca y despuéscorte de las manos. O muerte en la horca, posterior descuartizamiento del cuerpo paraponer las partes en las calzadas y caminos de la ciudad. Luego, exhibición de lacabeza; sacrílego: Llevado a efecto en la iglesia de Tlaxcala, en los vasos sagrados yel viril, además de comerse los ladrones las formas consagradas. La pena fueronazotes y herramiento, o sea, marcar con hierro encendido al culpable; con complicidaden el robo: azotes y cortadura de las orejas debajo de la horca; con asalto: muerte en lahorca, hacer cuartos y poner éstos en las calzadas. Asalto: garrote en la cárcel,después sacar el cuerpo y ponerlo en la horca.Homicidio: muerte en la horca, en el sitio de los hechos; cometido por medio deldegüello: muerte por garrote y luego arrastramiento del cuerpo por las calles. Posteriorencubamiento del cuerpo al que se trajo por la acequia de Palacio, de donde loextrajeron terminada la procesión, o sea, que la ejecución fue una fiesta popular contodo y procesión: cometido por medio de veneno: Arrastramiento, garrote,encubamiento de los cuerpos, corte de la mano derecha y exposición final del cuerpoen la horca; en el caso específico se descubrió que se trataba, ya ejecutada lasentencia, de un error judicial; o Sacar al reo, de la cárcel donde se encontraba, en unabestia de albarda, con una soga en la garganta y atado de pies y manos. Un pregonerodebería manifestar su delito. Traído por las calles públicas sería llevado el reo hasta lacasa de la víctima, enfrente de la cual se le cortaría la mano derecha y se le pondría enexhibición en un palo. Posteriormente al reo lo llevarían hasta la plaza pública dondesería degollado; con robo: garrote con previo traslado al sitio del suplicio por las callespúblicas. La ejecución de la pena duró de las once de la mañana a la una de la tarde.Exhibición de los cadáveres en el patíbulo hasta las cinco de la tarde. Posteriormente―separación‖ (cortadura) de las manos y fijación de las mismas en escarpias puestas enla puerta de la casa en que se cometió el homicidio; en grado de tentativa: Corte de lamano y enclavamiento de la misma en la puerta de la casa del pasivo. Sentencia demuerte en la horca. El caso específico culminó con el perdón otorgado por el pasivo:Magnicidio en grado de tentativa: Arrastramiento del culpable por las calles, cortadura 7
  8. 8. de la cabeza y luego exposición de la misma en la horca, cortadura de la mano derechay exposición de la misma en un morillo alto, Por último, colgadura del cuerpo en lahorca, de los pies y durante ocho días.ConclusiónSi consideramos que los dioses eran de singular importancia en la cultura prehispánica,a quienes se les ofrendaban sacrificios humanos producto de la pena de muerte queexistía como una medida de justicia y que en la época Colonial la religión era tanfundamental en la vida social y como referente para la impartición de justicia que suTribunal de la Inquisición ―del Santo Oficio‖ administraba las cárceles, hospicios yhospitales, averiguaba y castigaba a aquellos que no seguían la religión católica y otrasconductas ilícitas con secreta tortura, injusticia e ignominia que no pudo hacersepública hasta su desaparición, a pesar de lo cual ―los malhechores habían llegado agozar de verdadera impunidad [y] las autoridades se consideraban impotentes parareprimir tantos abusos y tropelías.‖ (Suárez) podemos asumir que estos factoresseguramente influyeron en la creación de las Leyes de Reforma, que separa Estado eIglesia, prohibiendo a ésta última tomar parte en los asuntos del Estado.Sin embargo, en mi opinión, las normas y castigos1 de cualquier cultura son productode las necesidades y condiciones en las que se crean y la aceptación pasiva o activade los mismos por los miembros de esa sociedad, sean gobernantes o gobernados. Lanaturaleza intrínseca del ser humano permite la aplicación de la ley del más fuerte, porlo que, al paso del tiempo, a pesar del idealismo durante la creación original de loscastigos por desacato de las normas, la visión de la ‗justicia‘ quedará reducida a laperspectiva de quien la imparta, de quien la sufra y de quien se beneficie por lasnormas y castigos que los rijan. A pesar de ser inevitable, pienso que no hay tal cosacomo un castigo justo, puesto que el delito es producto de carencias emocionales,intelectuales, físicas y/o sociales, y lamentablemente, la aplicación del castigo nocumple con su promesa de ―transformar en puro y virtuoso algo incorrecto, a través deuna acción correctiva‖. En conclusión, pienso que las normas y castigos de la culturaazteca y de la época colonial eran las necesarias para lograr los objetivos de esassociedades en ese momento existencial, por bárbaras o injustas que nos parezcan enla actualidad. Me parece que aunque puede ayudarnos a identificar posibles riesgos alplanear el futuro, hablar a posteriori de lo que podríamos, debíamos o habríamos hechoen el pasado es un ejercicio en futilidad—ya que los seres humanos actuamos enfunción de las circunstancias, el entorno y las herramientas que tengamos disponiblesen el instante irrepetible en que se presente cualquier momento decisivo--quizás ahíestribe la dificultad en la creación de normas y castigos.Fuentes1. ―Derecho azteca: causas civiles y criminales en los tribunales del Valle de1 del latín ―castigare‖ (de ―castus‖ = virtuoso y ―agere‖ = hacer), castigo significatransformar en puro y virtuoso algo incorrecto, a través de una acción correctiva 8
  9. 9. México‖, Tlatemoani. México. Recuperado el 15 de diciembre de 2012, dehttp://www.eumed.net/rev/tlatemoani/03/djm.htm2. Antecedentes históricos de la criminalidad en México. Universidad Abierta y aDistancia de México (UnADM) recuperado el 22 de enero del 2013 dehttp://148.247.220.93/SP2013/mod/resource/view.php?id=30083. León Portilla, Miguel (1995). De Teotihuacán a los aztecas: Antología de fuentese interpretaciones históricas. México: UNAM, pp. 292-295. Recuperado el 22 de enerodel 2013 de http://148.247.220.93/SP2013/mod/resource/view.php?id=30094. Suárez, A. (2011). La prisión en México: del Cuauhcalli a Lecumberri (origen yevolución de la prisión en México). Recuperado el 23 de enero del 2013 dehttp://www.scribd.com/doc/60125842/16/deliToS-y-PenAS-de-lA-coloniA. 9

×