Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
TRABAJO FINAL                 NOMBRE: ROMERO DOURIET LIDIA PAOLA               MATERIAS: TEORIA EDUCATIVA, DESARROLLO     ...
2.- DESCRIPCIÓN DE LA NEEEl Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es un trastorno deorigen neurobiológ...
Finalmente,   sobre      esta    predisposición    genética    pueden   actuar   comodesencadenantes diversos factores adq...
Afecta en mayor grado al sexo masculino, aunque cabe destacar que en elsexo femenino muchas veces los síntomas pasan más d...
3.- IDENTIFICACION DE LA ETAPA (EDAD) EN LA QUE SE ENCUENTRA                              LA NEE EN EL NIÑOLos indicadores...
culpas unos con otros. Esto a su vez incrementa la conducta hiperactiva en elniño. La relación con sus compañeros no es bu...
4.- SUSTENTO TEORICOHace un siglo G. Still (TheLancet, 1902) describió 43 pacientes (niños) que secaracterizaban por ser f...
atención sin hiperactividad no se reconoce como entidad clínica, quedandorelegado a una categoría mínimamente definida (“D...
5.- 3 O 4 POSIBLES SOLUCIONES1. TRATAMIENTO PSICOLÓGICO   Programas para la modificación       de conducta dirigidos a pad...
6.- CONCLUSIONESAl observarse los resultados de un estudio realizado con los niños que acudenal centro de salud mental inf...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Trastorno de deficit de atencion con hiperactividad (tdah)

918 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Trastorno de deficit de atencion con hiperactividad (tdah)

  1. 1. TRABAJO FINAL NOMBRE: ROMERO DOURIET LIDIA PAOLA MATERIAS: TEORIA EDUCATIVA, DESARROLLO INFANTIL Y LAS NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIFICAS, PRINCIPIOS Y FUNDAMENTOS. GRUPO: 302 LIE NOMBRE DEL TEMA: TRASTORNO DE DEFICIT DE ATENCION CON HIPERACTIVIDAD (TDAH).1.- INTRODUCCIÓNDurante una observación inicial en la primaria rural, se tuvo la oportunidad deestar de ser un apoyo dentro de la institución, y con esto darnos cuenta dealgunas problemáticas que se presentan relacionadas con las NecesidadesEducativas Específicas (NEE) en las aulas.Nos percatamos que ahí muchos niños en edad escolar, que presenta un malcomportamiento y exceso de energía, esto provoco que indagáramosacerca deltema, y surgió con los maestros el tema de los niños con Trastorno de Déficitde Atención e Hiperactividad (TDAH). Los maestros catalogan a los niños conmucha facilidad, por su conducta poco paciente hacia la clase, o ya sea muchamovilidad de él mismo dentro del aula. Estos son “síntomas” suficientementelógicos para suponer de ellos que estos niños tenían este trastorno.También seencontraron niños diagnosticados clínicamente con el trastorno TDAH, loscuales estaban en programas de integración dentro del plantel y con unseguimiento médico total.Dentro del trabajo que ahora se presenta, se encontrara la informaciónnecesaria para identificar con eficacia el TDAH en niños escolares. Se presentala descripción del trastorno, sus posibles y más probables causas, susantecedentes y el desarrollo durante cada año de la infancia y suscaracterísticas específicas para su detección temprana.
  2. 2. 2.- DESCRIPCIÓN DE LA NEEEl Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es un trastorno deorigen neurobiológico cuyos síntomas comienzan en la infancia y que secaracteriza por la presencia de un exceso de actividad motriz, impulsividad ydefecto de atención.La causa del TDAH es desconocida. Por una parte existe una predisposicióngenética. Se estima que los casos heredados oscilan entre el 55-92% de todoslos sujetos con TDAH y generalmente por vía paterna. Se ha postulado comomanera de transmisión un gen mayor dominante/codominante. Muyrecientemente se ha encontrado en una pequeña proporción de estos sujetosuna repetición expandida de tripletes en el gen DAT del transportador de ladopamina y en el gen DRD4 del receptor para la dopamina, aunque estosresultados están pendientes de replicación.De otra parte la mayoría de los modelos teóricos se basan en el “déficit en elcontrol inhibitorio” según el modelo propuesto por Barkley. Este fallo en lainhibición conductual, el primer acto autorregulatorio, incide negativamente encuatro funciones neuropsicológicas ejecutivas: a) memoria de trabajo; b)regulación de la motivación y del afecto; c) internalización del lenguaje; y d)procesos de análisis y síntesis.Las bases neurobiológicas se explicarían así por una disfunción madurativa de“Sistema directivo (Ejecutivo)” que se sustenta en una amplia red funcionalcompuesta principalmente por estructuras pre-frontales, límbicas y tálamo-estriadas cerebrales. Los estudios de flujo sanguíneo con xenón radiactivo, losestudios de metabolismo cerebral con PET y resonancia magnética funcionalmuestran una hipoperfusión e hipometabolismo en estructuras neo estriadas yfrontales, más marcada en el hemisferio derecho. Se han sugerido anomalíasen los neurotransmisores en estas áreas y fundamentalmente se habla de undéficit dopaminérgico, lo que explica la eficacia terapéutica de los fármacosagonistas dopaminérgicos. Actualmente, se están estudiando otrosneurotransmisores y neuromoduladores como la serotonina.
  3. 3. Finalmente, sobre esta predisposición genética pueden actuar comodesencadenantes diversos factores adquiridos prenatales (último trimestre degestación), perinatales (prematuridad y/o bajo peso) y post-natales. Y, desdeluego, parece evidente que el entorno familiar-social puede influir en que unniño con cierta predisposición genética desarrolle o no los rasgos del síndromepatológico.Las manifestaciones del TDAH están presentes, en mayor o menor grado, conmayor frecuencia en los niños durante sus primeros años de vida. Engeneral, en el transcurso de los años y con la ayuda de pautas educativascorrectas, los niños van adquiriendo la capacidad de autocontrol propia decada etapa evolutiva. En los niños con TDAH no sucede lo mismo. En ellospersisten los patrones de conducta propios de edades inferiores.Establecer la frontera entre una conducta normal y patológica no siempre esfácil. El grado y la repercusión de la hiperactividad, la impulsividad y eldéficit de atención condiciona que se considere o no que un niño padece eltrastorno. Para el diagnóstico de TDAH, además, es necesario que la conductaesté presente en dos o más ámbitos de la vida del niño (por ejemplo encasa y en la escuela).Existen evidencias científicas de que el TDAH es un trastorno delfuncionamiento cerebral. Hoy disponemos de la información necesaria pararealizar un diagnóstico y tratamiento que puede mejorar mucho la vida de laspersonas que padecen TDAH y de las de su entorno. El estrés que genera enpadres y educadores si éstos no reciben un apoyo e instrucciónespecífica, puede conllevar problemas importantes. Si no se diagnostica y setrata, las repercusiones a largo plazo pueden ser muy negativas. El fracasoescolar, las conductas de riesgo, la inestabilidad laboral y familiar son muycomunes entre las personas con TDAH no tratado.El TDAH afecta entre un 5 y un 10 % de la población. Este dato indica queprobablemente en todas las aulas escolares hay, al menos, un niño conTDAH. Los estudios epidemiológicos de distintos países dan porcentajes deprevalencia similares.
  4. 4. Afecta en mayor grado al sexo masculino, aunque cabe destacar que en elsexo femenino muchas veces los síntomas pasan más desapercibidos y, portanto, se diagnostica más tarde o nunca. Siempre se había considerado elTDAH como un trastorno que afectaba únicamente a la edad infantil. Hoy seconoce que al menos en un 50 % de los casos, los síntomas persisten en laedad adulta.Los síntomas pueden ser clasificados según el déficit de atención,hiperactividad e impulsividad:• Dificultad para resistir a la distracción.• Dificultad para mantener la atención en una tarea larga.• Dificultad para atender selectivamente.• Dificultad para explorar estímulos complejos de una manera ordenada.• Actividad motora excesiva o inapropiada.• Dificultad para acabar tareas ya empezadas.• Dificultad para mantenerse sentados y/o quietos en una silla.• Presencia de conductas disruptivas (con carácter destructivo).• Incapacidad para inhibir conductas: dicen siempre lo que piensan, no sereprimen.• Incapacidad para aplazar las cosas gratificantes: no pueden dejar dehacer las cosas que les gusta en primer lugar y aplazan todo lo que pueden losdeberes y obligaciones. Siempre acaban haciendo primero aquello que quieren.• Impulsividad cognitiva: precipitación, incluso a nivel de pensamiento. Enlos juegos es fácil ganarles por este motivo, pues no piensan las cosas dosveces antes de actuar, no prevén, e incluso contestan a las preguntas antes deque se formulen.
  5. 5. 3.- IDENTIFICACION DE LA ETAPA (EDAD) EN LA QUE SE ENCUENTRA LA NEE EN EL NIÑOLos indicadores de hiperactividad según la edad del niñoDe acuerdo con Gómez (1995) de los 0 a los 2 años, los indicadores son:problemas en el ritmo del sueño, periodos cortos de sueño y despertarsobresaltado, resistencia a los cuidados habituales, reactividad elevada a losestímulos auditivos.De los 2 a los 3 años inmadurez en el lenguaje expresivo, actividad motoraexcesiva escasa conciencia de peligro y propensión a sufrir numerososaccidentes.De 4 a 5 años problemas de adaptación social, desobediencia y dificultades enel seguimiento de normas.De 6 a 7 años según la valoración de los profesores, se muestra inquieto, eimpulsivo, con falta de atención, agresivo y desobediente. Con frecuencia estadistraído. No parece escuchar cuando se le habla, no sabe jugar solo y lasrelaciones con sus compañeros se caracterizan por peleas y discusiones. Escaracterístico el juego de estos niños.Por un lado, no saben jugar solos y además tienden a apartarse con losjuguetes que son más novedosos para ellos. Los manipulan hasta que secansan y los dejan destrozados. Cuando juegan solos no admiten perder, noson capaces de seguir las reglas del juego. Esto hace que sean rechazadospor sus compañeros.De 7 a 12 a esta edad el niño con trastorno del déficit de atención conpredominio en hiperactividad pasa a ocupar el primer plano de la clase. Suproblema lo hace que no sepa mantener la disciplina en clase y además tienemás problemas de aprendizaje que sus compañeros.Para los profesores es un maleducado y un holgazán (Goméz, 1995) Goméz(1995) menciona que estos niños piensan que los padres tienen la culpa de sucomportamiento, por lo que tensa y dificulta la relación entre el colegio y lafamilia, padres de familia y profesores, manifestando su desacuerdo y pasando
  6. 6. culpas unos con otros. Esto a su vez incrementa la conducta hiperactiva en elniño. La relación con sus compañeros no es buena, lo rechazan, por lasdiferentes actitudes que manifiesta ante el grupo.En otras ocasiones se invierten los papeles y pasan a desempeñar el papel delíder en la clase ya que sus actitudes son vistas como hazañas. A esta edad,debido a su impulsividad, también se caracterizan por cometer pequeñoshurtos.Todo esto genera el niño sentimientos, estados y sensaciones de inseguridad,fracaso e insatisfacción. La evolución del trastorno no se caracteriza por seguiruna línea uniforme ni especifica. La coexistencia de conductas desafiantes,agresividad, negativismo e hiperactividad durante la infancia, conlleva unaevolución muy desfavorable, pues los problemas iníciales suelen agravarse enla adolescencia y terminar en delincuencia (Gómez, 1995).
  7. 7. 4.- SUSTENTO TEORICOHace un siglo G. Still (TheLancet, 1902) describió 43 pacientes (niños) que secaracterizaban por ser frecuentemente “agresivos, desafiantes y resistentes ala disciplina, excesivamente emocionales y con inhibición volitiva“. Asimismo,quedó impresionado por las dificultades que estos niños tenían para mantenerla atención. Still creyó que estos niños presentaban un importante “déficit en elcontrol moral de su conducta“, que era prácticamente crónico en la mayoría delos casos.En 1914, A.Tredgoldargumentó que el TDAH podría ser causado por unadisfunción cerebral secundaria a un tipo de encefalitis en la cual quedabaafectada el área del comportamiento.En los años 50 y 60, tras observarse algunos signos de afectación neurológica(hipotonía, torpeza motora…), y después de una larga historia de discusionessobre la posible existencia de una lesión cerebral tan mínima que no podíaobjetivarse, el cuadro clínico pasó a denominarse “Daño cerebral mínimo“.Posteriormente, se cambió por un término menos organicista y másfuncionalista como el de “Disfunción cerebral mínima” lo que curiosamenteinducía a una confusión neurológica máxima.Lauferr y Denhoff (1957) hablaron por primera vez de síndromehipercinético. En la década de los 60, cobra mayor relevancia el concepto de“Síndrome del niño hipercinético“ que hace hincapié en la excesiva actividadmotora del trastorno.Por entonces, también aparece por primera vez eltrastorno en las clasificaciones diagnósticas psiquiátricas (DSM-II, 1968) en lasque en un simple párrafo se describe “la reacción hiperquinética de la infancia”resaltándose su carácter benigno (habitualmente tendente a desaparecer en laadolescencia).Durante la década de los 70 comienza a destacar el déficit de atención,reconociendo ya el DSM-III (1980) una subdivisión del trastorno en “Déficit deatención con o sin hiperactividad“.Sin embargo, en la versión DSM-III-R (1987) sólo se estipulan criteriosdiagnósticos para el “Déficit de atención con hiperactividad” y el déficit de
  8. 8. atención sin hiperactividad no se reconoce como entidad clínica, quedandorelegado a una categoría mínimamente definida (“Déficit de atenciónindiferenciado”).En el momento actual el DSM-IV sólo utiliza la denominación “Trastorno pordéficit de atención e hiperactividad” (TDAH) y con relación a la predominanciade síntomas distingue tres subtipos de trastorno:- Trastorno por déficit de atención con hiperactividad tipo predominiohiperactivo-impulsivo (en el que predomina la dificultad de autocontrol).- Trastorno por déficit de atención con hiperactividad tipo predominio déficit deatención (en el que predomina la dificultad de atención).- Trastorno por déficit de atención con hiperactividad tipo combinado (quepresenta síntomas de inatención, impulsividad e hiperactividad).Además de la clasificación americana de trastornos psiquiátricos (DSM), existeuna clasificación mundial (CIE; OMS), cuya última edición (CIE-10) utiliza eltérmino de “Trastornos hipercinéticos” para referirse a estos trastornos.
  9. 9. 5.- 3 O 4 POSIBLES SOLUCIONES1. TRATAMIENTO PSICOLÓGICO Programas para la modificación de conducta dirigidos a padres y maestros. El entrenamiento puede ser ofrecido a cada familia o en grupos. En líneas generales puede resumirse que los objetivos de este tipo de tratamiento consisten en desangustiar y desculpabilizar a los padres.2. TRATAMIENTO PSICOPEDAGÓGICO Este tratamiento debe llevarse a cabo en los contextos naturales en los que deben ejecutarse los comportamientos deseados. De acuerdo con el actual movimiento de integración de los NEE, los profesores de las aulas regulares deben tener información suficiente para desarrollar, un trabajo educativo efectivo con los estudiantes con TDAH.3. TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO La premisa fundamental es que la medicación nunca debe ser la forma exclusiva del tratamiento: la respuesta positiva al tratamiento con psicoestimulantes actúa facilitando la intervención psicosocial.1. Estimulantes (metilfenidato, dextroanfetamina y pemolina) entre otros.2. Fármacos antidepresivos.3. Otras sustancias.
  10. 10. 6.- CONCLUSIONESAl observarse los resultados de un estudio realizado con los niños que acudenal centro de salud mental infantil de Molina de Segura en Murcia durante losmeses de Julio a Septiembre de 2005 con diagnóstico de sospecha de TDHA.Sólo uno de cada 3 niños “sospechosos” fueron finalmente diagnosticados deHiperactividad.Los psicopedagogos, que parecen ser quienes más fácilmente realizan estediagnóstico, sólo acertaron en un 33% de los pacientes. Los Servicios deNeuropediatría coinciden más frecuentemente con los psiquiatras del CSM(60% de los casos). En el resto de pacientes, los psiquiatras encontraroncuadros clínicos distintos al TDAH, desde algunos mucho más graves (psicosisinfantiles, retrasos mentales), hasta los mucho más benévolos “trastornos delaprendizaje”.El problema principal que se detectó durante la investigación y observacionesen lasprácticas con los niños diagnosticados en la institución es que existe unsobre diagnóstico tanto clínico como social del TDAH. En la mayoría de loscasos las historias clínicas no son detalladas y no se cuenta con un diagnósticodiferencial en otras entidades clínicas u otro diagnóstico de algún otroespecialista. Esto provoca un diagnóstico erróneo lo que puede producir untratamiento farmacológico innecesario.Socialmente hablando la sobre dosis de información incorrecta o más bien lafalta de toda la información necesaria y profesional, ha provocado que seetiqueten a los niños con TDAH, cuando realmente estos presentandificultadesde concentración o simplemente se aburren con las muchas veces insufriblesclases escolares, con síntomas de hiperactividad o un poco demasiadoinquietos, ya diagnosticados por un docente, un orientador o los mismospadres.Esta problemática tiene un impacto muy marcado, ya que como LIEs podemosadaptar programas específicos para dar a conocer este tema dentro de lainstitución, tanto como a docentes, como para los padres de familia y asísensibilizar a todos para el mejor tratamiento a estos niños con y sin TDAH.

×