Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Verano sin polera

1,991 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Verano sin polera

  1. 1. Verano sin polera… ¿imagensaludable o perfección enfermiza? Carrera: Pedagogía en Educación Física. Integrantes: Catherine Baeza Berrocal, correo: (cata_0718@hotmail.com) Ángelo Flores Jara, correo: (foxhot13@hotmail.com) Noemí Leyton Castillo, correo: (noe_poohl@hotmail.com) Camila Padilla Gómez, correo: (my_ly17@hotmail.com) Natalia Poloni Lagos, correo: (natfer.poloni@hotmail.com) Resumen
  2. 2. ¿Cuántas veces hemos buscado alternativas o hacemos lo imposible por bajarde peso, antes que nos alcance el verano?, ¿Publicidad, modelos perfectos enrevistas, vergüenza, obsesión?, Son factores que nos impulsan a buscar dietas,hacer ejercicio físico, seguir programas online para bajar de peso, tips en variadasrevistas (aún más en las enfocadas a mujeres), realizar cirugías, los famosos yaconsejados secretos de amigos y tantas más para llegar a sentirnos bien antesque el sol nos sorprenda. Este ensayo tratará de las formas en que las personas buscan lograr estecometido estético sin importar cosa alguna. Muchas veces caemos en esta masadel “lograr bajar de peso” con cualquier alternativa que nos sea propuesta, sinadvertirnos previamente de que si al aceptarla corremos algún riesgo para nuestrasalud, cosa importante y primordial que muchas veces dejamos en último lugar.Verano, palabra de peso que significa relajación y disfrute para algunos, setransforma en preocupación para otros, aunque sin duda impulsará a cadaindividuo a tomarlo y vivirlo de una manera distinta.Palabras Claves:Verano - Peso – Alternativas¿Verano Feliz?... Seguramente esta pregunta ha rondado por nuestra mente en alguno de losveranos que han pasado por nuestras vidas y aunque tienda a poseer unsignificado diferente en cada persona, se puede ligar directamente a nuestroestado nutricional (los alimentos que consumimos) y a la actividad física queseamos capaces de realizar o no, durante esos fríos días de estación invernal porla cual pasamos antes de la llegada del verano; llenos de trabajo, estudio yocupaciones que muchas veces nos “obligan” a ser sedentarios. ¿Pero qué tanimportante será tomarse en serio esta pregunta? ¿Qué pasa cuando un verano de
  3. 3. descanso se convierte en un verano frustrado? ¿Qué mitos hay detrás deaquellos métodos mágicos para bajar de peso y así obtener el cuerpo perfectotan anhelado? ¿Existe una forma de llegar a esta estación del año sinpreocupación? “El estado emocional suele considerarse otro de los elementosimportantes en el afrontamiento de situaciones difíciles y puede tenerconsecuencias directas en la salud”. (Lema Soto, Luisa Fernanda SalazarTorres, Isabel Cristina; Varela Arévalo, María Teresa; Tamayo Cardona, JuliánAndrés; Rubio Sarria, Alejandra; Botero Polanco, Adriana. (2009).Comportamiento y salud de los jóvenes universitarios: satisfacción con el estilo devida. Pensamiento Psicológico, Enero-Junio, 71-87.) Muchas personas pasando el mes de Septiembre, se sienten satisfechos dehaber disfrutado a concho lo comido y lo bailado, pero luego de esto comienza sucargo de conciencia. Notan en su cuerpo las secuelas del desajuste alimenticioque han hecho por estas fechas y sintiendo como la culpa los invade por habercelebrado con ansias y desmedidamente como diría un nutricionista, comiendoasados, anticuchos, empanadas, terremotos y otras cosas típicas de este mes,sienten la obligación de ponerse al día con su cuerpo y así estar en forma para enel verano que se viene.Con esto, comienzan a buscar todos los métodos que le podrían ser útiles paradisminuir la panza. Los gimnasios se llenan, salen como manadas a trotar día ynoche por la calles de la ciudad, la botellita con agua se convierte en el amigo fielque nos acompaña a todos lados y cínicamente comienzan a comer más sanoesquivando la comida rápida…aquella que consumían a diario. ¡Sí, es cierto! No porque nos “saltemos” una comida o simplemente nospropongamos consumir lo justo y necesario significa que moriríamos de hambre, alcontrario diferentes profesionales avalan y aconsejan cuidar nuestra alimentación,nutriéndonos de un estilo de vida saludable que nos ayude a pasar mucho mejornuestra existencia. “Se entiende por estado nutricional normal al equilibrio entre laingesta y las necesidades alimentarías. Para mantener un estado nutricional
  4. 4. normal y prevenir enfermedades degenerativas relacionadas con laalimentación”. (CARCAMO VARGAS, GLORIA I.MENA BASTÍAS, CARMENPATRICIA. (2006). ALIMENTACION SALUDABLE. Horizontes Educacionales, Sinmes). Incluso según la OMS, mantener nuestro cuerpo en equilibrio comiendosano y realizando ejercicio regular nos libra de sufrir diferentes tipos deenfermedades como por ejemplo, cardiovasculares. Es por ello, que intentar salirde “rutina” a la que locamente nos hemos acostumbrado por el ajetreo de la vidaactual, nos logra proporcionar energía y vitalidad. El estado nutricional actualmente es de gran preocupación, el problema delsobrepeso y la obesidad es un tema mundial y sus consecuencias han llevado alos gobiernos a generar grandes campañas de prevención y promoción de lasalud. Pero aun así, con toda la propaganda televisiva e información entregada ala población, solo nos preocupamos de bajar de peso cuando sentimos que el solempieza a esconderse más tarde, la temperatura aumenta y la ropa de inviernocomienza a ser guardada. Estos sucesos comienzan a generar en muchasmujeres y hombres una preocupación obsesiva por la imagen corporal, lo que traepor consecuencia la búsqueda de dietas mágicas y prometedoras junto con rutinasde ejercicio que muchas veces son extenuantes. “El ámbito de estudio de la imagen corporal a recibido una atencióncreciente por parte de la comunidad científica, debido a que las alteracionesen la estructuración de dicha imagen son relativamente frecuentes ennuestra sociedad, especialmente entre las mujeres hasta el punto de que sehan convertido en un descontento normativo”. (Robin, Silverstein y Striegel-Moore, 1985). Así como las campañas de prevención y promoción a la salud realizan suparte en este cuento, también lo hace la publicidad subliminal con sus infinitasformas de ofrecernos resultados maravillosos… ¿publicidad engañosa o efectiva?,solo queda al criterio de cada uno de nosotros, aunque esta mantiene ciertaconexión con las grandes redes televisivas que ofrecen productos para eliminar
  5. 5. peso o las fabulosas maquinas ejercitadoras que sin duda nos llaman la atención,también existen los programas rutinarios de baile o ramas asociadas a estas, asímismo los programas a través de internet que nos muestran paso a paso comoconducirnos a un resultado exitoso. Las cirugías estéticas, tips en revistas,ejercicio diario, realización de algún deporte, medicamentos, infinitas dietas,remedios caseros, consejos de quienes nos rodean, etc. “En los últimos 20 años en nuestro país, se han producidoimportantes cambios demográficos, sociales y económicos, que hancontribuido a modificar estilos de vida de la población y por ende modificarla conductas alimentarías”. (Carcomo Vargas Gloria L, Mena Bastias CarmenPatricia, 2006) Como vemos, existen variadas alternativas que nos incitan a buscar lasolución deseada para disminuir aquellos molestos “rollitos” que tanto amargannuestra existencia, pero la efectividad que ellos tengan en cada organismo puedenno siempre ser lo que queremos, pues algunos acarrean en nuestro cuerpoconsecuencias que se dejan ver al tiempo de ser usados, como el desagradable“efecto rebote” que termina por sepultar todo lo que felizmente teníamos ganado. En la mayoría de estos casos pasa que tendemos a aceptar lo máscómodo y rápido que nos parezca una alternativa, para lograr nuestro objetivo, sindetenernos a pensar que tal vez nuestro organismo no sea capaz de soportarlo,poniéndonos en un riesgo tal, que podría llegar a ser fatal. Nuestra salud siempreestará en juego a la hora de tomar alguna de ellas, por eso debemos serresponsables por una cuestión de integridad personal, sin arriesgarnos de buenasa primera, ya que tal vez nuestra salud empeore o esos kilitos demás se vuelvanuna obsesión enfermiza por bajarlos, que nos haga llegar a trastornos sicológicoscomo lo es la bulimia. Nos comenzamos a obsesionar con la lucha de la baja de peso, realizamosesfuerzos y todo lo posible para que antes del verano, consigamos lo que estamosesperando…ver resultados rápidos y efectivos! pero es aquí donde la pacienciacomienza a declinar y nos juega en contra, cuando nos damos cuenta que el
  6. 6. tiempo nos persigue y la dieta no va bien, esto genera un estrés y hace quetomemos decisiones incorrectas como pensar que podemos ser nuestros propiosnutricionistas y personal trainners, sin considerar que los resultados podríandemorar si no consultamos ayuda profesional previamente. Como todo proceso, bajar de peso requiere de una evaluación previa en unsentido nutricional, físico y metabólico, no podemos pretender bajar de peso conideas vagas sin una evaluación previa. Cada persona y organismo es diferente,por eso no podemos pensar que las dietas tendrán el mismo efecto para todos. Lafalta de hábitos alimentarios y la ausencia de actividad física regular a lo largo delaño son la causa de que muchos se plateen esta pregunta de forma culpable. ¿Yqué pasaría si cambiáramos nuestra conducta a lo largo del año y no solo cuandoel calor aumenta y la ropa más liviana majestuosamente comienza a hacer acto depresencia? Obviamente nuestra culpa y esta pregunta no existirían si cambiamosel hábito “incorrecto” de llevar nuestra alimentación y actividad física diaria. “La práctica de Actividad Física ha sido un ámbito reconocidoprecisamente por su promoción de la salud, tanto Física como psicológica”.(Buchworth y Dishman, 2002). Los supuestos son claros ante esto, los cambios quizás serían drásticos sitomamos en cuenta cambiar nuestros hábitos mencionados anteriormente. Unaalimentación balanceada, responsable, más una porción de actividad física, seríala dosis perfecta para eliminar la angustia previa al verano. Los sacrificios porbajar de peso o estar en forma, ya no serían tan tormentosos y la obsesión alquerer obtener resultados, claramente sería menor o no existiría. El tema de la alimentación y vida saludable tiene una real importancia ennuestros tiempos, más aún en estas fechas en las que estamos a un paso demostrar ya sea con orgullo o recelo nuestra figura trabajada durante el año y lucirlacon ese short o bikini que tanto estrés nos causó, pero más allá de haber logradoel objetivo o no, y frustrarnos, deberíamos relajarnos un poco y tomarnos el veranocon otro sentido, así como lo hace el resto…pensar en descanso, compartir
  7. 7. agradablemente de las tardes de sol con la familia y amigos, naturaleza, playa ydiversión por montón!...Nutrir nuestra mente, cuerpo y alma. Bibliografía Nutrición para la salud, la condición física y el deporte (Melvin H. Williams). Guías de alimentación para la población chilena editores: Cecilia Castillo L. Ricardo Uauy D. Eduardo Atalah S. Referencias Lema Soto, Luisa Fernanda Salazar Torres, Isabel Cristina; Varela Arévalo, María Teresa; Tamayo Cardona, Julián Andrés; Rubio Sarria, Alejandra; Botero Polanco, Adriana. (2009). Comportamiento y salud de los jóvenes universitarios: satisfacción con el estilo de vida. Pensamiento Psicológico, Enero-Junio, 71-87. Robin, J. Silverstein, L. y Striegel-Moore, R. (1985). Women and weight: a normative discontent. In T:B: (Ed.), Psychology and Gender: Nebraska Symposium on Motivation, 1984 (pp. 267-307). Lincoln: University of Nebraska Press. Buchworth, J. & Dishman, R.K. (2002). Exercise psychology. Champaign: human Kinetics. Camacho Miñano, Maria José Fernández García, Emilia; Rodríguez Galiano, Ma. Isabel. (2006). Imagen Corporal y práctica de actividad física en las chicas adolescentes: Incidencia de la modalidad deportiva. RICYDE. Revista Internacional de Ciencias del Deporte, abril, 1-19. CARCAMO VARGAS, GLORIA I.MENA BASTÍAS, CARMEN PATRICIA. (2006). ALIMENTACION SALUDABLE. Horizontes Educacionales, Sin mes.
  8. 8. Linkografíahttp://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs311/es/

×