Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Cuantitativa ensayo 1

920 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Cuantitativa ensayo 1

  1. 1. UNIVERSIDAD DEL BÍO BÍO FACULTAD DE EDUCACIÓN Y HUMANIDADES DEPARTAMENTO DE ARTES Y LETRAS CARRERA DE PEDAGOGÍA EN CASTELLANO Y COMUNICACIÓN Perspectiva de género y educación: ¿Hemos avanzado?Asignatura : Investigación educacional cuantitativa.Profesor : Alexis Rebolledo C.Carrera : Ped. En Castellano y ComunicaciónIntegrantes : Wenndy Concha M. Alejandra Jara H.Período : II semestre 2011
  2. 2. Resumen:En el presente trabajo se hace una investigación, una revisión detallada de la evolucióndel tema de la perspectiva de género y educación en los últimos cinco años (período2005-2010), a través de lo cual se logran vislumbrar los distintos factores sociales,culturales y políticos que convergen en los distintos centros educativos, y quemantienen en validez los distintos estereotipos sociales, en los cuales se encasillan tantoa hombres como a mujeres.Palabras clave: Educación femenina, estereotipos sociales, discriminación. Perspectiva de género y educaciónEl tema de la perspectiva del género en la educación, ha sido un tema contingente desdeque las mujeres comenzaron a salir del hogar para ingresar a los distintosestablecimientos y niveles educativos, es por lo tanto imprescindible para la labordocente, informarse acerca de este tema, y las implicancias que genera en alumos/as yprofesores dentro de las aulas.En el 2005, se encuentran publicados una cantidad de artículos en relación con el temaya nombrado, que es considerable. Uno de los más interesantes, es el de Flores Bernal(p.27) quien nos señala que: “A medida que se resuelven las dificultades de integraciónde las mujeres en la educación, el problema pasa a ser, no de cuantas mujeres estudian,sino, de cuál es la calidad de la educación”, dando a entender que el problema de lamujer en el área educacional a cambiado de prisma: ya no se coloca en duda laconveniencia de que estas asistan a clases, el problema viene a ser “que” educación seles entrega; siguiendo la misma línea, nuestra autora aclara que: “Si bien existenescasas diferencias formales en los programas educativos de hombres y mujeres, losmecanismos de discriminación, se relacionan con el contenido sexista de los textosescolares, con los materiales didácticos y con la relación del profesorado con susalumnos , lo que reproduce roles y concepciones discriminatorias de la mujer” (p.27)
  3. 3. Dándose a entender así, que en conflicto de la educación femenina, paso de ser algoexplicito, a algo intrínsecamente implícito en el currículum educacional. Citando aBourdieu, Flores Bernal señala: “cuando dichas definiciones de lo femenino y lomasculino no son modificables, los efectos de estas construcciones en nuestra cultura yen la sociedad en general, son los de la violencia simbólica” (p.30), Incluyendo así elconcepto de violencia simbólica (formas de violencia no ejercidas directamentemediante la fuerza física, sino a través de la imposición por parte de los sujetosdominantes a los sujetos dominados de una visión del mundo, de los roles sociales, etc.)En este tema; “violencia simbólica” es el concepto que engloba a la perfección elproblema que sufre el género femenino, en este caso, en el área educativa, pero a nivelmacro, en todos los espacios sociales. Flores Bernal, hace hincapié en este punto,señalando que: “El contexto escolar constituye uno de los espacios que máspoderosamente influye en la identidad personal de hombres y mujeres y en su proyectode vida” (p.33). Más adelante la autora hace referencias al curriculum oculto y a lapreferencia (supuesta) de los docentes por los alumnos varones, para concluir que: “soloun concepto de igualdad construido desde el reconocimiento de la diferencia individual,con independencia del género permitirá el desarrollo de las potencialidades y laexpresión de la riqueza propia de los seres humanos, sin limitaciones derivadas de susexo” (p.45).El mismo año la “Revista de educación” (nº 317) publica dos artículos, en el cual no seespecifica autoría, y que tratan el tema del género. El primero de ellos titulado “Unamaternidad sin deserción”, señala que: “En los relatos de alumnas madres yembarazadas, se exponen claramente los roles de género. Son ellas quienes debenquedarse a cargo de los hijos, posteriormente, si pueden han de continuar con sus rolesde estudiante y mujer” (p.57).Señalándose así la inequidad social -genérica al cual está sometida la mujer, en elcontexto educacional, es la madre la que mayormente sufre las consecuencias de unembarazo en esta etapa, aun sabiéndose que la concepción es un acto que involucra ahombres y mujeres; en esta misma línea el segundo artículo presente en la mismarevista, también sin autor señalado, titulado “Pasos legales hacia la no discriminación”nos dice que: “Ningún establecimiento de educación, cualquiera sea su nivel, podránegar el ingreso, matricula, acceso y normal proceso de una embarazada o madre
  4. 4. lactante, debiéndose otorgar la protección y facilidades apropiadas a su respectivoestado” (p.70). Mostrándose de esta forma el interés del marco legal, por evitar ladiscriminación hacia las mujeres en las instituciones educativas.También en el 2005, Gil Villa señala un hecho muchas veces omitido: “en la práctica lasniñas reciben una educación distinta: se les permite menos romper con la norma” (p.81),este hecho es una situación que bien podría calificarse como violencia simbólica: lasjóvenes se encuentran más oprimidas que los varones.Ya en el 2006 la “Revista de educación” nos presenta nuevamente un breve artículo (sinautor especificado) Titulado “Equidad de género ¿en qué parte del camino estamos?” elcual señala que: “La escuela sigue siendo un espacio de reproducción de jerarquías degénero” (p.14) y en relación con los textos escolares, afirma que: “Una escasa presenciade imágenes de hombres en roles domésticos, comporta una forma de invisibilidad eneste ámbito” (p.17).El mismo año un artículo de Jiménez Llanos junto a Guzmán Rosquete, señala que (enrelación a la autoevaluación): “Asumiendo que, inevitablemente, continúe existiendo uncierto poder, nada impide que alumnos y alumnas ocupen un lugar más importante,negociando, equitativo y por lo tanto generador de conductas y de valores no violentos”(p.74) , brindándonos así una útil herramienta para evitar discriminaciones en el procesoeducativo: la autoevaluación. Que le permite a cada joven evaluarse en comparación a simismo.En el 2007, Salomone, en la REP señala que: “Las alumnas todavía no han alcanzado elmismo nivel de rendimiento que los chicos en matemáticas y ciencias” (p.439),revelando así esta autora el conocido mito de la inferioridad intelectual de las mujeres;la autora concluye que : “ si estas diferencias son el resultado de la biología, o unaansiedad causada por fuerzas psicológicas… todavía no se sabe con certeza” (p.443)Dando por sentado entonces, aquella inferioridad intelectual femenina, en las áreascientíficas.El mismo año y en la misma revista Gordillo Alvares Valdés, apunta que: “En laactualidad se han puesto en entredicho principios que hasta la época reciente parecían
  5. 5. intocables: la necesidad de educar para la igualdad entre los sexos” (p.447). Señalatambién que: “Ante la situación descrita, la respuesta educativa…ha sido lacoeducación, esto es, la manera de lograr una igualdad entre los sexos haciendo queestén juntos” (p.450), mostrando así una “aparente” solución al problema.Ibáñez -Martín otro autor que publica en esta misma revista, se opone a GordilloAlvares y muestra una clara preferencia por una educación separada de hombres ymujeres, por lo cual interroga: “¿Es cierto que la separación por sexos en la escuelaconstituye un comportamiento discriminatorio…?”(p.479), posteriormente señala que:“Es oportuno no olvidar lo que ya dijimos de las chicas: la convivencia escolar dechicos y chicas aumenta el poder de los estereotipos sociales” (p.506).Llegando al 2007, Sastre, en colaboración con Arantes y Gonzales declaran que: “Laviolencia escolar, en tanto ejercicio de una práctica interpersonal de dominación-sumisión, forma parte de una violencia social estructural que tiene raíces comunes conla violencia de género” (p.199). Más adelante las autoras señalan como un paso a dar:“Incorporar en todos los curricula una formación que facilite el desarrollo de lashabilidades necesarias para identificar y actuar contra la violencia de sexo” (p.211).En 2008, Aguilera, señala la necesidad de debatir e investigar el tema del género alinterior de la escuela: “No seguir reproduciendo los pesos sociales y culturales de lasociedad de antaño, esa que asignaba roles públicos y privados a hombres y mujeres”(p.13), y entrega también un dato interesante (en relación con el “Informe global debrecha de género 2008”): “Chile fue capaz de pasar desde el lugar 86 en 2007 al 65 en2008, avanzando 21 lugares en el ranking, que incluye 130 países evaluados en equidadentre hombres y mujeres” (p.14), mostrándonos así la cruda realidad de ladiscriminación femenina en Chile, estamos apenas en la media, es cierto que se haavanzado, pero aún falta mucho, recién vamos en la mitad del camino.En 2008, López Morales, expone claramente el problema del género: “En la sociedadopera el sistema de jerarquización que ordena el mundo en una oposición binaria en lacual lo masculino es lo valorado y lo femenino no encuentra lugar sino en la exclusión yprivación” (p.23) en este articulo centrado en los textos escolares de lengua castellana ycomunicación, también se plantea que: “además de una selección de autores
  6. 6. predominantemente masculina y de mostrar una visión de lo masculino y femenino entérminos tradicionales, no se proponen actividades que hagan reflexionar a los alumnosy alumnas sobre los roles de las mujeres y hombres en los distintos ámbitos de la vidahumana” (p.41).Ya en el 2009, se puede apreciar que el tema del género es un problema que no seresuelve; la “Revista de educación” (nº340), muestra un artículo cuyo autor sedesconoce, que señala lo siguiente: “Si los cerebros de varones y mujeres fueran tandistintos y esto determinara nuestros logros difícilmente nos encontraríamos con paísesconde la brecha de género no es tal. Incluso hay algunos donde las mujeres sonsuperiores. Por otra parte estudios demuestran que las mujeres pueden superarsignificativamente a los varones en matemáticas y en ciencias…cuando acceden abuenas oportunidades y mejores niveles de recursos educativos” (p.39), vislumbrándoseque la clave para una posible reducción de la desigualdad educativa y social entrehombres y mujeres está en la calidad de la educación que estos reciben.Terminando nuestro recorrido en 2010, Palacios Ibáñez, (en relación con el desinterésde las mujeres por la ciencia) señala que: “Puesto que la ciencia se desarrolló en uncontexto sociopolítico y cultural que le imprimió a esta actividad un sello dedesigualdad y de exclusión social relegando lo femenino a una posición marginal…noresulta extraña la poca presencia femenina en el medio” (p.69), dándose así claras lucesacerca del “por qué” de la supuesta inferioridad femenina en áreas matemáticas o deciencias.Este artículo culmina el recorrido de cinco años sobre el tema de la perspectiva degénero en la educación. De manera personal las autoras de la presente revisiónbibliográfica concluyen que el problema del género es un dilema que aún comienza aresolverse, sin embargo tomando en cuenta cómo ha cambiado la realidadfemenina en los últimos cien años, los estudios realizados nos entregan una visiónalentadora debido al sencillo, pero importante hecho de que se realicen investigacionesy estudios acerca del tema; cierto es que la perspectiva de género y la educación sontemas de gran complejidad incluso estudiándolos por separado, por lo cual hay quecomprender el lento desarrollo de estrategias para resolver este conflicto presente entodas las sociedades del orbe.
  7. 7. BibliografíaAguilera, J. (2008). “Mujeres y hombres en pleno respeto”, Revista de educación nº334.Anónimo, “Pasos legales hacia la no discriminación”, (2005). Revista de educaciónnº317.Anónimo, “Una maternidad sin deserción” (2005). Revista de educación nº317.Anónimo, “Equidad de género ¿en qué parte del camino estamos?”, (2006). Revista deeducación nº322.Anónimo, ¿Cómo llegar a un rendimiento igualitario?, (2009). Revista de educaciónnº340.Flores Bernal, R. (2005). “Violencia de género en la escuela, sus efectos en laidentidad, la autoestima y el proyecto de vida”, Revista iberoamericana de educación,nº38.Gil Villa, F. “La rebelión de las adolescentes” (2005), Cuadernos de pedagogíanº351.Ibáñez- Martín, J. (2007). “Convicciones pedagógicas y desarrollo de la personalidadde mujeres y varones”, Revista española de pedagogía nº 238.López Morales, B. (2008). “Los textos escolares de lengua castellana y comunicaciónen la formación de las identidades sexuales”, Horizontes educacionales, vol.13, nº1.Llanos, Guzmán y Rosquete (2006). “autoevaluación, poder y género”, Cuadernos depedagogía nº358.
  8. 8. Palacios Ibáñez, L. (2010). “Epistemología y pedagogía de género: el referentemasculino como modo de construcción y transmisión del conocimiento científico”,Horizontes educacionales, vol.14, nº1.Salomone, R. (2007). “Igualdad y diferencia: la cuestión de equidad de género en laeducación”, Revista española de pedagogía nº 238.Sastre, Arantes y Gonzales, (2007). “Violencia contra las mujeres, significadoscognitivos y afectivos en las representaciones mentales de adolecentes” infancia yaprendizaje, vol.30, nº2.

×