Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Recursos genuinos a nación y provincias

612 views

Published on

El proyecto está acompañado por las firmas de los diputados Víctor De Gennaro, Liliana Parada, Graciela Iturraspe y Antonio Riestra del Bloque Unidad Popular.
Subido por Valeria Esposito, Junio de 2012.

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Recursos genuinos a nación y provincias

  1. 1. H.Cámara de Diputados de la Nación PROYECTO DE LEYTexto facilitado por los firmantes del proyecto. Debe tenerse en cuenta que solamentepodrá ser tenido por auténtico el texto publicado en el respectivo TrámiteParlamentario, editado por la Imprenta del Congreso de la Nación.Nº de Expediente 3908-D-2012Trámite 067 (12/06/2012)Parlamentario CONTRIBUCIONES PATRONALES. SE DEJA SIN EFECTO LAS EXENCIONES OSumario REDUCCIONES DE LAS ALICUOTAS APLICABLES.Firmantes LOZANO, CLAUDIO. LEGISLACION DEL TRABAJO; PREVISION Y SEGURIDAD SOCIAL; PRESUPUESTOGiro a Comisiones Y HACIENDA.El Senado y Cámara de Diputados,...ARTICULO 1.- Dejase sin efecto toda norma que contemple exenciones o reduccionesde las alícuotas aplicables a las contribuciones patronales, con la única excepción de laestablecida en el artículo 3º de la presente ley. En particular deróganse, en su partepertinente el artículo 11 de la ley 24.241, el decreto 814/01, el decreto 815/01 y decreto510/03 y toda otra norma que se oponga a la presente.ARTICULO 2.- Fijase con alcance general una alícuota única del treinta y tres porciento (33%) para las contribuciones patronales sobre la nómina salarial con destino alos subsistemas de la seguridad social regidas por las leyes 19.032 (INSSJP), 24.013(Fondo Nacional de Empleo), 24.241 (Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones) y24.714 (Régimen de Asignaciones Familiares) pertenecientes al sector privado. Así,también, será de aplicación a las entidades y organismos comprendidos en el artículo 1°de la ley 22.016 y sus modificatorias. Esta alícuota sustituye las vigentes para losregímenes del Sistema Unico de la Seguridad Social (SUSS), previstos en el artículo 87del decreto 2.284 de fecha 31 de octubre de 1991.ARTICULO 3.- Los incrementos de las contribuciones patronales fijados por losartículos precedentes no se efectuarán para las pequeñas y medianas empresas privadasde capital nacional, administradas o gerenciadas por su propietario, de hasta cuarenta(40) empleados, cuyo monto de facturación anual no supere los pesos CATORCEMILLONES CUATROCIENTOS MIL ($14.400.000). Esta disposición operará demanera transitoria hasta que se implemente un tratamiento integral de las pequeñas ymedianas empresas que libere a las contribuciones patronales de estas firmas deobjetivos y funciones que no le competen. Hasta tanto ello no ocurra las citadas firmasmantendrán la misma alícuota en materia de contribuciones patronales que esténvigentes a la fecha de sanción de la presente ley.ARTÍCULO 4.- No serán objeto de la excepción del artículo 3º aquellas empresas queestén vinculadas o controladas por empresas o grupos económicos nacionales oextranjeros que no reúnan los requisitos establecido en el artículo 3º de la presente ley.
  2. 2. ARTICULO 5.- Abróguese el Articulo 1º de la Ley 24130 dejando sin efecto la cláusulaI del Anexo I de dicha Ley, en lo que es materia de competencia del Congreso Nacional,referida a la ratificación del acuerdo entre el Gobierno Nacional y los GobiernosProvinciales, suscripto el 12 de agosto de 1992 conforme la cual el Estado Nacionalqueda autorizado a retener el 15% de la masa de impuestos coparticipables previstos enel art. 2º de la Ley 23548 y sus modificatorias para atender el pago de las obligacionesprevisionales provincialesARTÍCULO 6.- A partir de la promulgación de la presente Ley el Estado Nacional nopodrá retener monto alguno de la masa de impuestos coparticipables que corresponden alas provincias según el articulo 2º de la Ley 23548 y sus modificatorias, para serafectado a la atención de obligaciones previsionales y otros gastos provenientes delsistema de seguridad Nacional.ARTICULO 7.- Deróguese toda otra norma que se oponga a la presente ley.ARTICULO 8.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.FUNDAMENTOSSeñor presidente:El llamado "superávit fiscal" hace rato que es historia en la coyuntura argentina. Desdeel 2007, con diversas intensidades el angostamiento de las cuentas públicas ha estadopor detrás de las diversas medidas "heterodoxas" que el Gobierno ha impulsado: desdela eliminación de las AFJPs, pasando por el uso de reservas del Banco Central, así comola reciente decisión de modificar la Carta Orgánica de dicha institución son muestraselocuentes de las necesidades fiscales de estos tiempos. Sin embargo, aún con todasestas medidas el déficit financiero del gobierno nacional y de las provincias no se haresuelto. Así las estimaciones disponibles indican que para el año 2012 laAdministración Nacional presentará un déficit cercano a los $70.000 millones y elconjunto de las jurisdicciones provinciales consolidan un rojo de $30.000 millones.En este marco, el presente proyecto de ley pretende agregar recursos genuinos tanto a laNación como a las Provincias por la vía de dos medidas concretas: a) Restitución de las contribuciones patronales a los niveles de 1993 para las grandes firmas. b) Devolución del 15% que se detrae a las provincias para financiar al sistema previsionalA continuación pasamos a detallar estos puntos. a) Sobre la restitución de las contribuciones patronales a las grandes firmas.Como es bien sabido, las reducciones iniciadas en 1993 determinaron que lascontribuciones pagadas por los empleadores se redujeran del 33% de la nómina salarial
  3. 3. al 17% para la industria y al 21% para el comercio y los servicios. Así luego de más de15 años de aquellas medidas y con una modificación sustantiva del tipo de cambio, laindustria sigue pagando un nivel de contribuciones que es, por lo menos, casi la mitadde la que pagaba durante el inicio de los noventa; mientras el comercio y los serviciospagan un nivel de contribuciones que es un 36% inferior a aquel entonces.La reducción de las alícuotas de las contribuciones patronales supuso una significativapérdida de recursos para el sistema de la seguridad social, a la vez que implicó unatransferencia de recursos de los trabajadores a los empresarios. Por si fuera poco enreiteradas ocasiones el gobierno ha apelado a la vieja idea instituida en los noventa deque para generar o sostener empleo debe disminuir el costo de su contratación. Enefecto, la ley de "Blanqueo" de finales del 2008, en su capítulo laboral establecía lareducción de las contribuciones patronales para aquellos trabajadores que se registren enla seguridad social. Algo similar ocurrió a principios de 2004 con el ordenamiento de lalegislación laboral que tuvo como objeto eliminar las cláusulas de flexibilidad instituidaen la nefastamente conocida como "Ley Banelco" de De la Rúa (aunque mantuvo otras),incorporó una cláusula por medio del cual la contratación de nueva mano de obra iba aser premiada con reducción en las citadas contribuciones. De nada parece haber servidola experiencia de los noventa, donde al compás de las sistemáticas reducciones en lascontribuciones patronales, el desempleo se expandía conjuntamente con el trabajoclandestino e irregular.Las consecutivas medidas que buscaron abaratar el costo de la fuerza laboral por la víade la reducción de las contribuciones patronales han significado que en la práctica loque se recaude por contribuciones patronales respecto a la masa salarial se ubique enporcentajes cercanos al 15%. Por ende, lo que este proyecto de ley pretende es restituirestas contribuciones para que la misma recuperen el nivel que tenían en 1993, del 33%.Sin embargo, dicha restitución no deben realizarse en las pequeñas y medianasempresas que presentan una realidad muy diferente a las grandes empresas. Estaexclusión se justifica para evitar deteriorar la operatoria de estos actores en un contextoeconómico signado por la concentración de mercados y la centralización de capitales enla cúpula empresarial existente. A su vez, el aumento de las contribuciones sobre lasgrandes firmas en modo alguno debe traducirse en aumento de precios puesto queestamos retornando a los niveles vigentes en los inicios de la Convertibilidad en elmarco de una modificación significativa del tipo de cambio que ha permitido ampliarlos márgenes empresariales (principalmente de los agentes concentrados) en un contextodonde casualmente lo que ha desaparecido es el dispositivo de política económicapropia de la Convertibilidad (fijación del tipo de cambio, amputación de la políticamonetaria, etc). Hacer esto posible supone obviamente una regulación pública eficazque en cada sector/mercado/rama particular evite la esperada respuesta que en materiade precios pudieran intentar plantear las firmas que detentan posiciones dominantesSegún los datos correspondientes a Diciembre 2011, en la AFIP hay registrados 566.734empleadores privados, de los cuales apenas 22.799 (el 4%) tienen más de 40 empleados(por lo que no puede considerarse como pymes toda vez que el límite de ocupados deesa definición es hasta 40 empleados). Estas 22.799 firmas representan el 61% de lostrabajadores privados formales (3.869.401 trabajadores sobre 6.338.644), el 72% de lamasa salarial formal del sector privado ($24.788,5 millones sobre un total de $34.456millones); el 71% de los aportes a la seguridad social ($2.778 millones sobre un total de$3.898 millones) y el 73,2% de las contribuciones a la seguridad social ($3.838
  4. 4. millones sobre $5.242 millones). De este modo, las contribuciones a la seguridad socialde estas firmas representan apenas el 15% de la masa salarial cuando en 1993 (previo alas reducciones representaba el 33%).Para estimar cuánto podría recaudarse en 2012 en concepto de restitución de lascontribuciones patronales al nivel de 1993, es necesario tener en cuenta la evolución dela recaudación registrada en ese rubro. Según el MECON, la recaudación porcontribuciones patronales aumentó un 35% en Enero-Mayo 2012, con respecto almismo período del año anterior. Si aplicamos dicho aumento sobre la recaudaciónmensual promedio registrada (según datos de AFIP) para las grandes firmas en 2011, lamisma asciende a $4.949 millones mensuales en 2012. Sobre esa masa de recursosestimada para 2012, aplicamos la restitución de las contribuciones al 33%. De estamanera, esta medida generaría recursos anuales de no menos de $77 mil millones. Setrata de un monto de recursos perfectamente posible en tanto representa apenas el 13,7%de los $560.800 millones que engloba la masa salarial formal del año 2011 (segúnconsta en el Boletín Mensual de la Seguridad Social de la AFIP con los datos adiciembre del 2011), y apenas el 24% de la masa salarial correspondientes a las grandesfirmas según lo registrado por el citado boletín (en donde 22.200 empleadores de másde 40 empleados agregan una masa salarial de $322.500 millones).Cuadro: Estimación de la recaudación adicional generada por la restitución de lascontribuciones patronales. 2012.Fuente: Elaboración propia sobre la base de MECON y AFIP.Cabe aclarar que para el cálculo anterior, no estamos computando el aumento de larecaudación que supone eliminar la reducción de las contribuciones patronales quedispuso la Ley 26.746, dictada a fines del 2008 a propósito de los paquetes anticrisis delGobierno. La misma implicó reducir el 50% de las contribuciones vigentes para elprimer año y el 25% para el segundo año de cada nuevo empleo a crearse en el período2009 al 2010. Se trata de una reducción adicional que supone la rebaja de aportespatronales sobre los existentes y que impacta tanto sobre los que entran por primera vezen una relación formal, como sobre aquellos que roten de empleo en el período. Estanorma fue prorrogada en el 2010 por vía del Decreto 2166/2009 dictado el 6 de enerodel 2010; nuevamente prorrogado para el 2011 por vía del Decreto 68/2011 dictado el31 de enero del 2011, y por última vez prorrogado para el 2012 por vía del decreto298/2011 dictado el 30 de diciembre del 2012
  5. 5. En el contexto actual de crisis fiscal provincial (cuyo déficit financiero se estima encerca de $30.000 millones), la restitución de las contribuciones patronales no puede sinoestar articulada con la devolución del 15% que las provincias destinan de lacoparticipación a financiar al sistema previsional. Sobre esta cuestión, nos explayamosen el punto siguiente. b) Sobre la devolución del 15% que se detrae de la coparticipación par financiar al sistema previsional.Esta medida está íntimamente vinculada con la restitución de las contribucionespatronales. En efecto, la puesta en marcha de la detracción del 15% de la masa decoparticipación reconoce su origen en el mecanismo de resolución que la estrategianeoliberal de los noventa adoptó para enfrentar la crisis de financiamiento del sistemaprevisional. En efecto, durante los noventa, la detracción del 15% de la coparticipaciónpara destinarlo al ANSES en 1992 supuso la respuesta, mala por cierto, a los problemasque se derivaban de la falta de aportes y contribuciones (por la caída del empleo y laemergencia de la no registración). A este cuadro agravado se le sumó eldesfinanciamiento que al sistema previsional le supuso precisamente la reducción en1993 de las contribuciones patronales (que supuestamente iban a resolver los problemasde empleo). La frutilla del postre vino en 1994 con la privatización del sistema deseguridad social a través de la puesta en marcha del régimen de AFJPs que terminó pordesfinanciar completamente al sistema previsional. De este modo, las provinciasresignaban recursos para el sistema previsional mientras la Nación desfinanciaba adicho sistema en una magnitud mayor, transformando al sistema previsional en undemandante de fondos (que fue cubierto con deuda pública) y condenándolo a otorgarhaberes bajos y dejando afuera al 37% de la población mayor que a finales del 2001 notenía ninguna cobertura previsional.El momento en el que estamos tiene poco que ver en materia previsional con losnoventa. La recuperación del empleo, y dentro de este del empleo registrado,conjuntamente con la eliminación del sistema de AFJPs le han devuelto financiamientogenuino al sistema previsional. La propuesta de restituir las contribuciones patronalespara las grandes firmas al nivel de 1993 está en la misma dirección de aportarfinanciamiento genuino. Desandar por ende, el camino de los noventa, debe incluirnecesariamente la devolución del 15% de la coparticipación que las provinciasresignaron para financiar al sistema previsional, en un contexto en que este harecuperado financiamiento y las provincias presentan problemas fiscales. Se trata de unamasa de recursos que para el 2011 fue de $17.762 millones, y que se estima para el2012 en $22.025 millones (de los cuales ya se han realizado $12.133 millones). Porende, la puesta en marcha de la restitución de las contribuciones patronales para lasgrandes firmas permite recuperar $77.200 millones, de los cuales $22.000 millones sedestinarán a las provincias, que les permitirá afrontar con mejores perspectivas el déficitconsolidado de cerca de $30.000 millones que se prevee, al tiempo que la Naciónrecupera recursos genuinos por nada menos que $55.000 millones con destino alregimen previsional. De los cuales, no menos que el 84% se destina a las cajaprevisional (jubilaciones y pensiones), el 13% a la caja de las asignaciones familiares yel 3% al Fondo Nacional de Empleo. Por ende, la distribución de los $55.200 millonesnetos en que aumenta el financiamiento contributivo al sistema de la seguridad social sedestina en $46.390 millones a las jubilaciones y pensiones; en $ 7.340 millones para lasasignaciones familiares y en $1.470 millones para el Fondo Nacional del Empleo.
  6. 6. Por lo expuesto, nuestra propuesta pretende abonar el terreno para la construcción de uncompromiso entre el Estado Nacional y los Estados Provinciales a fin de avanzarparlamentariamente en la restitución de las contribuciones patronales a las grandesfirmas. Compromiso que debería ser el punto de partida de un compromiso mayor asaber: La necesaria articulación que debe operarse entre el Estado Nacional y losEstados Provinciales para ampliar los grados de coordinación que en materia tributariapermitan poner en marcha la demorada Reforma Fiscal Progresiva, armonizando einvolucrando al conjunto de los gravámenes nacionales y provinciales; así como para laconstrucción del estratégico Padrón de Grandes Contribuyentes Comunes, que conindependencia del lugar de localización geográfica de estos agentes, permita sostener laampliación de la recaudación del conjunto de los Estados, tanto Nacional como de lasProvincias. Marco este indispensable para tener una discusión seria sobre laCoparticipación.

×