Abraham Lincoln, "Discurso en el Congreso de Estados Unidos, 12 de enero,1848", de Builders of American Institutions. Read...
Su primera aseveración es que el Río Grande fue la frontera oeste de Luisiana,cuando se la compramos a Francia en 1803; y,...
3relación a la guerra con México. [Insiste en cómo ese documento adolece de un carácterpoco oficial para ser considerado c...
4como el Todopoderoso        no   lo será, así no le permitamos que haya ignorancia--oequivocación.       [Separación nues...
5honor nacional, la seguridad del futuro, prevenir una interferencia extranjera, e incluso, elpropio bien de México como l...
6      [Separación nuestra]      ¿Cómo entonces vamos a poder aprovecharlas con ese obstáculo de por medio? o¿cómo deshace...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Discurso de Lincoln en el Congreso, 1848

427 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
427
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Discurso de Lincoln en el Congreso, 1848

  1. 1. Abraham Lincoln, "Discurso en el Congreso de Estados Unidos, 12 de enero,1848", de Builders of American Institutions. Readings in United States History.(Seventeenth Century Through Reconstruction), Editado por Frank Freidel, NormanPollack y Robert Crunden, 2 v. Chicago: Rand McNally & Company, 1963, I, pp. 261-67. Sr. Presidente: Algunos si no todos los caballeros del otro lado de la Cámara [losDemocrátas] que se han dirigido a la comisión en los dos últimos días, lo han hecho en untono de franca reclamación... en contra de... [mi] propuesta de hace una semana o diezdías, manifestando que la guerra contra México se había declarado de una manerainnecesaria y anticonstitucional por parte del presidente [Polk]. Acepto que talplanteamiento no debió ser el producto exclusivo de una extravangancia partidista, y quela expresada manifestación sería censurable justamente, si no hubiera tenido ningún otrofundamento; [en realidad] lo hice bajo [el concepto de] lo que consideré ser lo máscercano a la verdad en ese momento. Cómo llegué a convencerme de eso y cómo creoque puede sustentarse es lo que trataré de demostrar ahora. [Separación nuestra] Cuando la guerra comenzó, estuve convencido que todosaquellos que sabían demasiado o demasiado poco no podrían oponerse conscientementea la conducta del presidente [y] al iniciarse [aquélla] deberían, como patriotas y buenosciudadanos, permanecer en silencio al respecto, al menos hasta que la guerra terminara.Algunos dirigentes Demócratas, incluyendo al expresidente Van Buren, hasta dondeentiendo, han adoptado tal actitud. Yo me adherí a ella y actué en consecuencia hastaque asumí mi curul aquí; creo que aún la mantendría si no fuera por que el presidente ysus amigos me lo impiden. Además del esfuerzo continuo del ejecutivo por convertir cadaadjudicación para pertrechos en una aquiescencia a la justicia y sabiduría de su conducta;además de ese párrafo particularmente ingenuo de su último informe en el que nos diceque con gran unanimidad el congreso había declarado que "por un acto de México, unestado de guerra existía entre ese gobierno y el de Estados Unidos", cuando [en realidad]los mismos diarios [de debates] que le informaron de esto, también le harían ver quecuando esa declaración se presentó por separado del asunto de los pertrechos, sesenta ysiete [diputados] y no sólo catorce votaron en contra...
  2. 2. Su primera aseveración es que el Río Grande fue la frontera oeste de Luisiana,cuando se la compramos a Francia en 1803; y, dando muestras de temercuestionamientos al respecto, discute la cuestión en casi toda una página para demostrarsu verdad; al final de la cual nos informa que por el tratado de 1819 le vendimos a Españatodo el territorio desde el Río Grande... hasta el Sabina. Ahora bien, suponiendo... que elRío Grande fuera la frontera de Luisiana, ¿qué, por el cielo, tiene eso qué ver con lafrontera actual entre nosotros y México? Cómo, señor Presidente, la línea que alguna vezdividió su tierra de la mía puede ser todavía el límite entre nosotros después que le vendími tierra, está para mí más allá de toda comprensión. Y ¿cómo a un hombre, con elpropósito exclusivo de probar la verdad, pudo habérsele ocurrido... presentar un hecho detal naturaleza para demostrar esa verdad también es incomprensible. Su siguienteargumento es que "la República de Texas siempre ha reclamado el Río Grande como sufrontera occidental". Esto en realidad no es cierto. Texas ha reclamado dicha frontera,pero no siempre. Cuando menos hay una notable excepción: su Constitución estatal--laley más solemne y bien pensada de la república; esa que, sin duda, debe considerarsecomo su última voluntad y testamento, anulando todas las anteriores-- no presenta talpretensión. Pero supongamos que siempre lo hubiera hecho. ¿México no ha reclamado locontrario? Así es que no hay más que una reclamación contra otra, no dejando otraalternativa sino ir a las reclamaciones mismas e indagar cuál tiene un mejor fundamento... Ahora paso a considerar la afirmación del presidente en relación a que Santa Annaen su tratado con Texas reconoció al Río Grande como la frontera occidental de Texas.Además del razonamiento, continuamente citado, que Santa Anna en tanto que prisionerode guerra, un cautivo, no podía comprometer a México por medio de un tratado,argumento que juzgo como definitivo-- además de esto, quiero decir algo en relación aeste tratado, como lo llama el presidente, con Santa Anna... [Se burla de Polk por referirseal periódico Niles Register, de Nueva Orleáns, como si fuera una fuente oficial] Por cierto,no me equivocaría si dijera que durante los diez años de existencia de dicho documentonunca nadie lo llamó tratado... hasta que el presidente, en su exageración, intentó alllamarlo así presentarlo [de tal forma] que extrajera alguna justificación para sí mismo en
  3. 3. 3relación a la guerra con México. [Insiste en cómo ese documento adolece de un carácterpoco oficial para ser considerado como un tratado internacional] Enseguida viene [en el texto del presidente] la evidencia sobre el ejercicio dejurisdicción, de Texas antes de la anexión, y Estados Unidos después, más allá delNueces, entre los dos ríos. Ese ejercicio jurisdiccional es precisamente el tipo o calidad deevidencia que requerimos... Nos dice que va más allá del Nueces, pero no nos dice quellegara al Río Grande. Nos señala que una cierta jurisdicción se ejercía entre los dos ríos,pero no nos dice que se ejerciera sobre todo ese territorio [mesopotámico]... Algunaspersonas de mente simplista piensan que al cruzar un río, sin llegar al siguiente, esposible reclamar como suya dicha jurisdicción... ...Es un hecho singular que si alguien declarara que el presidente envió un ejércitoa un núcleo de población mexicana que nunca se había sometido voluntaria oinvoluntariamente a la autoridad de Texas o Estados Unidos, y que ahí... [precisamente]fue derramada la primera sangre de la guerra, no hay una sola palabra en todo lo que elpresidente ha dicho al respecto que admitiera o rechazara tal declaración... En cuanto al territorio ahora en cuestión, el que según el presidente compramos aFrancia en 1803 y [después] vendimos a España en 1819. Con posterioridad todo México,incluida Texas, se independizó de España, y a su vez Texas se independizó de México.Desde mi punto de vista, sólo hasta donde hizo valer su ley con la obediencia, voluntaria oinvoluntaria de las personas fue hasta donde llegó su territorio y nada más. Ahora, señor,con el propósito de presentar la mejor evidencia para demostrar si Texas había extendidosu revolución hasta la zona en donde las hostilidades de la guerra presente se iniciaron,hay que dejar que el presidente responda a las interrogantes que he propuesto, en lostérminos planteados o en otros semejantes. Hay que dejarlo que responda a plenitud,honesta y cándidamente. Que se le deje responder con hechos y no con argumentos. Hayque recordarle que está sentado en donde se sentó Washington, y, con ello en mente,que responda como él lo hubiera hecho. Como una nación no debería ser ignorada, y
  4. 4. 4como el Todopoderoso no lo será, así no le permitamos que haya ignorancia--oequivocación. [Separación nuestra] Y si al responder nos puede demostrar que el territorio en donde la primera sangrefue derramada era nuestro--, que no se trataba de un territorio deshabitado, o si lo era,que sus habitantes se habían sometido [antes] a la autoridad civil de Texas o de EstadosUnidos, y que lo mismo era cierto para el lugar en donde se estableció el fuerte Brown[Brownsville], entonces yo estaré de acuerdo con su justificación. En ese caso, con todogusto retiraré la propuesta que hice el otro día. Tengo un motivo egoísta para plantear queel presidente haga todo esto--espero obtener algunos votos en relación a la guerra, loscuales, si él no responde, serán, según creo, de dudosa convicción, pero que estaránlibres de toda duda si él lo hace. Pero si no puede, o no quiere, hacerlo--, si bajo alguna pretensión o sin ella élprefiriera rehusarse u omitir [una respuesta]-- entonces estaré plenamente convencido delo que ya es más que una sospecha para mí--que él está plenamente consciente de haberhecho mal; que él siente que la sangre de esta guerra, como la sangre de Abel, estáclamando ante el cielo contra él; que teniendo en principio un motivo muy fuerte--sobre elcual no me detendré a opinar aquí-- de llevar a los dos países a una guerra, y confiandoen evadir el escrutinio distrayendo la mirada pública con el excesivo brillo de la gloriamilitar--, ese arcoiris que se levanta sobre las lluvias de sangre--ese ojo de víbora que secomplace en destruir... [pero finalmente] decepcionado en sus cálculos sobre la facilidadcon la que México sería sometido, se encuentra ahora sin saber en dónde está. [Separación nuestra] ¡Toda la parte relativa a la guerra en su último informe es como un conjunto demanifestaciones locas de una alucinación! En un momento nos dice que México no tienenada que podamos obtener salvo territorio; en otro nos muestra que podemos financiar laguerra estableciendo impuestos sobre los mexicanos. En un momento postulando el
  5. 5. 5honor nacional, la seguridad del futuro, prevenir una interferencia extranjera, e incluso, elpropio bien de México como los propósitos de la guerra; y en otro diciéndonos que,"rehusar una indemnización, rechazando una cesión territorial, equivaldría a abandonarnuestras justas demandas, y realizar la guerra cargando con todos sus costos, sin unpropósito definido". [Separación nuestra] Así pues, ¡este honor nacional, seguridad del futuro, y todo lo demás a excepciónde la cesión territorial pueden considerarse como los despropósitos y los objetos nodefinidos de la guerra! Pero, una vez que se ha establecido que la indemnizaciónterritorial es el único propósito, se nos compele a arrebatar, a través de nuestralegislación, todo lo que quería tomar hace unos meses, y toda la provincia de BajaCalifornia como botín, y aun continuar la guerra--para compensar todo por lo queluchamos, y seguir luchando. De nueva cuenta el presidente está resuelto de todasformas a obtener una indemnización territorial por los gastos de la guerra; pero se leolvida decirnos cómo vamos a obtener la diferencia una vez que esos gastos sobrepasenel valor de todo el territorio mexicano. [Separación nuestra] Así, una vez más, insiste en que la existencia nacional de México debe sermantenida; pero no nos dice cómo puede ser esto después que hayamos tomado todo suterritorio. Para que no se piense que las preguntas que he planteado son puramenteespeculativas, permítaseme disponer de un momento para tratar de demostrar que no loson. La guerra se ha prolongado alrededor de veinte meses; por cuyos gastos, junto auna vieja división de poca importancia, el presidente reclama ahora la mitad del territoriomexicano, y con mucho la mejor mitad, por lo menos en lo que respecta a nuestrahabilidad para aprovecharla. Comparativamente está deshabitada; así que podremosestablecer en ella oficinas de tierras, y recaudar dinero de esa forma. Pero la otra mitadya está ocupada, según entiendo, con moderada densidad de acuerdo a lascaracterísticas del territorio, y todas sus tierras valiosas ya tienen dueños particulares.
  6. 6. 6 [Separación nuestra] ¿Cómo entonces vamos a poder aprovecharlas con ese obstáculo de por medio? o¿cómo deshacernos del impedimento? Supongo que nadie ha propuesto matar a laspersonas, despojarlas, o convertirlas en esclavos; o confiscar sus propiedades. ¿Cómoentonces podemos aprovechar esa parte del territorio? Si la realización de la guerra haequivalido ya a la mitad más valiosa del territorio, a cuánto más equivaldrá en términos dela mitad menos valiosa la futura continuación de la misma, no es una cuestiónespeculativa, sino una [muy] práctica y urgente para nosotros. Y, sin embargo, es unacuestión sobre la que el presidente no parece haber pensado [todavía].

×