Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Yo dona entrevista a Antonieta Mendoza de López

28 views

Published on

Antonieta Mendoza de López de Vicepresidenta de Advocacy Latam en LLORENTE & CUENCA. Desde su posición, tal y como relata a la revista Yo dona, asesora a empresas para que puedan alcanzar sus objetivos en los diferentes mercados de Latinoamérica. ''Trabajamos en los ejes de la reputación con una metodología propia de análisis que nos permite establecer puentes que faciliten las relaciones comerciales'', explica.

Versión online: http://www.elmundo.es/yodona/lifestyle/2018/08/18/5b7193ff468aeb25668b46dc.html

Published in: Leadership & Management
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Yo dona entrevista a Antonieta Mendoza de López

  1. 1. La madre de Leopoldo López, el líder opositor al régimen de Maduro privado de libertad desde 2014, acaba de instalarse en Madrid por motivos profesionales. En esta entrevista habla de la situación límite que vive su país, de los políticos españoles, de su nuevo trabajo y, por supuesto, de su hijo, actualmente en situación de arresto domiciliario. «Si el pueblo venezolano lo eligiera para la presidencia de la República estoy convencida de que no nos decepcionaría», afirma. A N T ON I E TA M E N D O Z A DE L Ó PE Z Protagonista “ E N E L MOM E N T O E N QU E P ONG O U N PI E E N V E N E Z U E L A , M E SI E N T O PR E SA” Texto Benjamín G. Rosado Foto Antón Goiri A pesar de su impresionante currículo, en los últimos cuatro años Antonieta Mendoza ha sido más conocida como «la madre de Leopoldo López». El día que traslada- ron a su hijo, líder de la oposición venezolana, a la prisión de Ramo Verde, la que fuera fundadora del International Women’s Forum renunció a su cargo en una importante multinacional para liderar una campaña por la libertad de los presos políticos en Venezuela. Desde entonces ha convocado a multitudes en las calles de Caracas, ha recorrido embajadas de todo el mundo, se ha citado con mandatarios de ambos lados del Atlántico e incluso consiguió que el Vaticano respaldara su causa. «Han sido unos años muy duros en los que he llegado a temer por mi seguridad, pero a pesar de las dificultades nunca me he sentido sola», dice Mendoza a Yo Dona. A su lado ha estado siempre Lilian Tintori, esposa del preso político y activista por los derechos humanos. «El día en que mi hijo fue privado de libertad [condenado a 14 años de prisión do- miciliaria por incitación a la violencia durante las protestas contra Nicolás Maduro en 2014] y sometido a una tortura psicológica de aislamiento, dediqué todos mis esfuerzos y energías a elabo- rar una estrategia de comunicación que informara a la opinión pública internacional de lo que acontecía en mi país», afirma. El tándem Mendoza-Tintori no solo desbarató cualquier es- tereotipo sobre la relación suegra-nuera sino que se convirtió además en la bestia negra del régimen bolivariano. Mientras Tintori ejercía de cara visible de la oposición venezolana, Men- doza coordinaba la agenda y decidía cuál era el siguiente paso dentro de un plan minuciosamente diseñado. Según explica, fue necesario que su hijo pasara por la cárcel para que la viera «como una profesional y no como la madre que siempre le ha querido y cuidado». Después de más de 25 años de servicio en compañías líderes de América Latina, como la petrolera PDVSA y la Organización Cisneros, Antonieta Mendoza se acaba de trasladar a Madrid para incorporarse a la consultora
  2. 2. Antonieta Mendoza de López fotografiada en su oficina de Madrid.
  3. 3. 30 / yodona.com Llorente y Cuenca como vicepresidenta de la división Advo- cacy LatAm. «Mi carrera me ha permitido viajar por el mundo y conocer todo tipo de culturas. Pero esta es la primera vez que me instalo de manera indefinida fuera de mi país», comenta. Su marido, Leopoldo López Gil, vive en Madrid como exi- liado político después de que en 2015 el Consejo de Ministros le concediera la nacionalidad española por la «persecución política y judicial» que sufre por parte del régimen chavista. «Aunque técnicamente no soy exiliada, en el momento en el que pongo un pie en mi país me siento presa. Venezuela está desabastecida de las necesidades más básicas. No hay agua, ni comida ni electricidad, tampoco medicamentos y escasea el acceso a internet… Pero sobre todo lo que allí padecemos desde años es una gran sequía de libertad», afirma. Todavía hoy, cuando vuelve a Caracas por trabajo o para visitar a su familia, una cuadrilla de policías la sigue y graba desde el aeropuerto hasta su casa. «Me entristece reconocer que he terminado habituándome a esas rutinas, pero no des- cansaré hasta conseguir que cambien las cosas. Siempre me mantendré firme en la defensa de la democracia», asegura. Su labor en Madrid consistirá en asesorar a empresas para que puedan alcanzar sus objetivos en los diferentes mercados de Latinoamérica. «Trabajamos en los ejes de la reputación con una metodología propia de análisis que nos permite establecer puentes que faciliten las relaciones comerciales», explica. En su agenda guarda los teléfonos de grandes empresa- rios, políticos de casi toda la horquilla ideológica y personali- dades importantes del mundo de la cultura. «Si algo bueno trajo el encarcelamiento de mi Leopoldo fue esa red solidaria de personas de muy diferente perfil que se acercaron a noso- tros para ofrecernos su ayuda cuando más lo necesitábamos. Vargas Llosa, por ejemplo, no dudó en llamarnos y visitó per- sonalmente a mi hijo en Ramo Verde», relata. Califica de excelente su relación con Rajoy, no escatima en elogios a Felipe González, pero pasa palabra cuando se le pre- gunta por Zapatero. «Su intención fue buena, aunque terminó convirtiéndose en vocero de Maduro…», reconoce al fin. En las próximas semanas Mendoza tiene pactada una visita a Mon- cloa para conocer personalmente a Pedro Sánchez y transmi- tirle algunas inquietudes sobre las relaciones diplomáticas de España y Venezuela: «Tiene un gran equipo y estoy convencida de que podremos trabajar para mejorar la situación». YODONA. ¿Cómo está Leopoldo? Antonieta Mendoza de López Al seguir bajo arresto domiciliario tiene restringidas su libertad de movimiento y su libertad de expresión. Se dedica a estudiar, a leer, a reflexionar, y tam- bién a recuperar el tiempo perdido con su familia, del que fue privado los tres años que estuvo en la cárcel, a ver crecer a sus hijos y estar con ellos todo lo posible. También hace ejer- cicio y cultiva un huerto para mantener su cabeza y salud mental en las mejores condiciones, dadas las circunstancias. Solo su familia más cercana puede visitarlo, yo lo hago cada vez que voy a Caracas. Sigue con muchísima preocupación Leopoldo López es detenido por la Guardia Nacional venezolana después de dirigirse a miles de simpatizantes el 18 de febrero de 2014 en Caracas. A la dcha., las fuerzas de seguridad impiden a Antonieta Mendoza de López y a su nuera, Lilian Tintori, acercarse a la entrada de la cárcel de Ramo Verde, donde el líder opositor estaba encarcelado en 2017.
  4. 4. 31 / yodona.com la crisis humanitaria que viven millones de venezolanos, y de- dica todo su tiempo a pensar en la búsqueda de soluciones. Maduro habla de una prensa imperialista que tergi- versa la realidad. ¿Cree que los medios españoles refle- jan con fidelidad lo que ocurre en su país? Los medios españoles no solo no exageran sino que dicen poco... La parte política siempre es matizable, pues cada cual es libre de defender su postura. Y me parece bien que así sea. Ahora bien, no podemos mirar para otro lado mientras el régi- men se sirve de una crisis humanitaria atroz para perpetuarse en el poder. Detrás de los datos de inflación, que el FMI sitúa en el 1.000.000% para este año, se esconde una violación sistemática de los derechos humanos que se cobra cientos de víctimas cada día. Desde 2005, más de dos millones de venezolanos han huido. Son conscientes de que residen en un país rico en recursos que, sin embargo, no puede propor- cionarles una mísera lata de atún. Como madre de un preso político, ¿considera que en nuestro país se ha frivolizado con el término? España es una democracia donde, a diferencia de Vene- zuela, no se encarcela a nadie por sus ideas políticas. Si los ac- tos por los que están en la cárcel Junqueras, Romeva, Cuixart o Sánchez merecen esa pena de prisión o no puede ser discu- tible, y yo no voy a entrar a valorarlo. Pero equiparar la situación que atraviesan los presos políticos en Venezuela con la de los políticos presos en España no tiene sentido. Son dos realida- des, fuera y dentro de la prisión, completamente diferentes. ¿Cree que un mundo con mayor número de mujeres en el poder es más justo? Mire, el encarcelamiento de mi hijo me ha permitido conocer a presidentes y grandes mandatarios. El tiempo de los encuen- tros siempre es limitadísimo, y es comprensible que sea así por- que su agenda no les permite otra cosa. Recuerdo que cuando me reuní con Michelle Bachelet me advirtieron de que dispondría solo de 20 minutos. Lilian no había podido viajar esa vez, así que fui sola. Y lo que me encontré fue a una mujer que comprendía perfectamente mi dolor. Al igual que Leopoldo, ella también ha- bía sido torturada. Empezamos a hablar, a intercambiar expe- riencias y en ningún momento miró el reloj. Nuestro encuentro duró tres horas. No sé si eso responde a su pregunta… Con su hijo todavía bajo arresto domiciliario, prefiere no hacer valoraciones sobre el supuesto atentado a Maduro del pasado 4 de agosto. Tampoco se atreve a dar ningún pronós- tico a corto plazo sobre Venezuela. «Tenemos muchísimos re- tos por delante, pero lo primero son unas elecciones libres», asevera Mendoza, que califica los últimos comicios de fraudu- lentos: «El Consejo Nacional Electoral actuó como un órgano al servicio del Gobierno. Además, no se respetaron los plazos que estipula el reglamento ni se permitió la entrada de obser- vadores internacionales». A pesar de la abstención, que batió un nuevo récord, Maduro amplió su mandato hasta 2025. «Fue la primera vez en mi vida que no voté», lamenta Mendoza. Sobre la posi- ble carrera presidencial de su hijo, hace alarde de pruden- cia: «De momento lo veo como un servidor público tremen- damente capacitado. Si el pueblo venezolano lo eligiera para la presidencia de la República estoy convencida de que no nos decepcionaría». ■ FOTOS:GETTYIMAGES «Equiparar la situación que atraviesan los presos políticos en Venezuela con la de los políticos presos en España no tiene sentido. Son dos realidades completamente diferentes»

×