Presentación1 canto ii

994 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
994
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Presentación1 canto ii

  1. 1. <ul><li>VICENTE HUIDOBRO ALTAZOR CANTO II ODA A LA MUJER </li></ul><ul><li>Ana Yibi </li></ul><ul><li>Martha Lucia </li></ul>La Toilette Pablo Picaso
  2. 3. CANTO II: LA MUJER <ul><li>Si el Canto I nos entrega el dolor y angustia del existir del principio masculino, el hablante lírico del Canto II nos entrega lo femenino: </li></ul><ul><li>“ Mujer el mundo está amoblado por tus ojos </li></ul><ul><li>Se hace más alto el cielo en tu presencia </li></ul><ul><li>La tierra se prolonga de rosa en rosa </li></ul><ul><li>Y el aire se prolonga de paloma en paloma”(p. 85). </li></ul>
  3. 4. <ul><li>La mujer no tiene voz ni energía, sólo es presencia que da fuerza, sentido y forma a la palabra del hablante y a toda la creación. Ella es una verdadera raíz cósmica que da permanencia: &quot;Haces dudar al tiempo Y al cielo con instintos de infinito Lejos de ti todo es mortal Lanzas la agonía por la tierra humillada de noches Sólo lo que piensa en ti tiene sabor a eternidad&quot; (p. 86). </li></ul>
  4. 5. El hablante lírico se siente unido a esa mujer cósmica cuyos ojos llenan el espacio -amueblan el mundo- e hipnotizan la soledad: &quot;¿Irías a ser muda que Dios te dio esos ojos? (…) Sólo viven tus ojos en el mundo El único sistema planetario sin fatiga (…) Y borras en el alma adormecida La amargura de ser vivo&quot; (p. 88).
  5. 6. Si ella es muda, allí está la voz del poeta. Ella lo hace olvidar el dolor y la angustia de existir, es su alegría y su gloria: &quot;En vano tratarías de evadirte de mi voz Y de saltar los muros de mis alabanzas Estamos cosidos por la misma estrella Estás atada al ruiseñor de las lunas Que tiene un ritual sagrado en la garganta&quot; (p. 87).
  6. 8. Pero siempre está presente el temor de la pérdida que se transforma en dolor cósmico: &quot;Si tú murieras Las estrellas a pesar de su lámpara encendida Perderían el camino ¿qué sería del universo?&quot; (p. 91).
  7. 9. LA MUJER es vista como una vía para lo absoluto objetivo deseado a través de la escritura. Se patentizaría una forma de aprehender, mediante el amor, los enigmas del Universo. Por ello, este segundo canto alabanza de la mujer funciona como intervalo o entreacto en medio a los dramas de Altazor. Es la ilustración de la necesidad humana de buscar, alcanzar lo infinito, mediante el amor y por medio de su realización en lo imaginario.. El lirismo se emparenta con Apollinaire y se eleva a uno de los campos del espíritu nuevo y funda datos verdaderos y simples. Huidobro utiliza parcialmente estas ideas: Al irte dejas una estrella en tu sitio Dejas caer tus luces como el barco que pasa Mientras te sigue mi canto embrujado Como una serpiente fiel y melancólica Y tú vuelves la cabeza detrás de algún astro .
  8. 10. El hablante lírico señala su desorientación en el tiempo y en el espacio, fruto de la ausencia de la Mujer. Ella existe tan sólo en la memoria, como recuerdo. El yo intenta reproducir los gestos sensibles que enmarcan tal evocación . “ Heme aquí perdido entre mares desiertos Solo como una pluma que se cae de un pájaro en la noche Heme aquí en una torre de frío Abrigado del recuerdo de tus labios marítimos Del recuerdo de tus complacencias y de tu cabellera Luminosa y desatada como los ríos de montaña”
  9. 12. En las estrofas siguientes, el hablante alterará la descripción de los elementos &quot;bellos&quot; de la amada con signos memoriales que lo haría revivir en el recuerdo de la Mujer. Te hablan por mí las piedras aporreadas Te hablan por mí las olas de pájaros sin cielo Te habla por mí el color de los paisajes sin viento Te habla por mí el rebaño de ovejas taciturnas Dormido en tu memoria Haces dudar al tiempo Y al cielo con instintos de infinito Lejos de ti todo es mortal Lanzas la agonía por la tierra humillada de noches Sólo lo que piensa en ti tiene sabor a eternidad
  10. 13. En uno de los pasajes de éste Canto, el yo superpone, temporalmente, la emisión discursiva (el tiempo de la &quot;poesía hablada&quot; según Bachelard) al pensamiento, a la dinámica de la fantasía, al devaneo que lo sabemos dinámico y que puede ser alterado en el momento del habla. Sueño en un sueño sumergido La cabellera que se ata hace el día La cabellera al desatarse hace la noche La vida se contempla en el olvido Sólo tus ojos viven en el mundo El único sistema planetario sin fatiga Serena piel anclada en las alturas Ajena a toda red y estratagema
  11. 14. El yo reitera la experiencia onírica de la mujer. Tal es el sentido de: &quot;Sueño en un sueño sumergido.&quot; En seguida, se articulan repeticiones para cruzar el sentido de &quot;día&quot; / &quot;noche&quot; y &quot;atar&quot; / &quot;desatar.&quot; La diversidad de las imágenes intenta unir y profundizar las imágenes que vinculan la Mujer al espacio y a sus asociaciones naturales. Se posterga cualquier alusión a los vaivenes del día a día. Las imágenes son arbitrarias. Se describe la realidad exterior e interior de la persona amada. De los cabellos sueltos o prendidos se alude a los ojos hiperbolizados y se patentiza, enseguida, el interior: “ Detrás de ti la vida siente miedo Porque eres la profundidad de toda cosa”
  12. 15. En la hiperbolización de la Mujer hay una base idealista y una tentativa de unirla a la vida del Universo (&quot;El único sistema planetario sin fatiga&quot;). Siendo ella la profundidad de las cosas, recuerda el puente becqueriano entre el mundo de la forma y el de la idea. Así, se usan imágenes visuales y sinestésicas para describir el cielo, que contrasta con la angustia del ser vivo, diseñada en las Rimas de Bécquer y en Darío. “ Se oyen lágrimas del cielo Y borras en el alma adormecida La amargura de ser vivo Se hace liviano el orbe en las espaldas”
  13. 17. En las estrofas finales de este canto, el hablante expresa los motivos de su alegría y hallamos, aún, imágenes cósmicas a la amada : Mi alegría es mirarte solitaria en el diván del mundo Nada se compara a esa leyenda de semillas que deja tu presencia Si tú murieras Las estrellas a pesar de su lámpara encendida Perderían el camino ¿Qué sería del universo?
  14. 18. El final representa, para el que habla y para el lector, lo que significaría la muerte de la amada. Se produciría el caos, la oscuridad, hasta para las estrellas. El verso final acentúa la desperación humana, proyectada en el ambiente en que había reinado la Mujer: ¿Qué sería del universo?
  15. 19. VENUS La Diosa del amor y la fertilidad
  16. 20. VENUS <ul><li>MITOLOGÍA GRIEGA </li></ul><ul><li>MITOLOGÍA ROMANA </li></ul><ul><li>Venus era una importante diosa principalmente relacionada con el amor , la belleza y la fertilidad . </li></ul>Su equivalente era Afrodita
  17. 21. ASTROLOGÍA <ul><li>Venus representa el sentimiento , y en su expresión máxima, el amor . Su símbolo es utilizado para representar el aspecto femenino . </li></ul><ul><li>SIMBOLO </li></ul>Espejo de vanidad de la diosa Venus.
  18. 22. Venus – Afrodita.-  Símbolo de la paz y el amor, de la fecundidad. Reina del deseo, la belleza, la dulzura y la alegría femenina. Esta Diosa de la hermosura y de la gracia ocupaba en el Olimpo griego un lugar principal. Según Hesíodo (poeta griego)  nació del mar cuando Cronos mutiló a su padre Urano.
  19. 23. El amor es el summun de la sabiduría Debemos cultivar la belleza, el amor, las bellas Artes. La estrella que brilla en el atardecer y también en la aurora es Venus la estrella de amor y ella irradia sus esplendores en toda la redondez de la tierra. Si recordáramos a Venus terminarían las guerras, reinaría la paz sobre la faz de la tierra, habría abundancia y perfección... En tiempos arcaicos cuando todavía los seres humanos rendían culto a las criaturas del fuego, el aire, el agua y la tierra, se adoraba a Venus, entonces se cultivaba el arte y la belleza en su expresión positiva.
  20. 25. PSICOLOGÍA ANALÍTICA <ul><li>lo femenino es el ANIMA , la fuerza que ayuda a la mujer a exponer sus pensamientos y sentimientos interiores específicamente femeninos de una manera correcta, en lugar de hacerlo según un esquema calcado de un desarrollo masculino culturalmente impuesto. </li></ul>
  21. 26. Venus Anadiómena , por Tiziano
  22. 27. BIBLIOGRAFIA <ul><li>1 Vicente Huidobro, Obras completas 1 (Santiago de Chile: Andrés Bello, 1976) </li></ul><ul><li>400-404. </li></ul><ul><li>2 Octavio Paz, El arco y la lira (México: Fondo de Cultura Económica, 1967) 275. </li></ul><ul><li>3 Ferdinand Alquié, Filosofía del surrealismo. Trad. de Benito Gómez (Barcelona: </li></ul><ul><li>Barral, 1974) 47. </li></ul><ul><li>4 Rubén Darío, Azul (Santiago de Chile: Zig Zag, 1967) 166. </li></ul><ul><li>5 Robert E. Curtius. Literatura européia e idade media latina. Trad. de Teodoro </li></ul><ul><li>Cabral y Paulo Rónai (Río de Janeiro: Instituto Nacional do Livro, 1957) </li></ul><ul><li>133-34. </li></ul><ul><li>6 Gastón, Bachelard, La dialectique de la durée (Paris: Presses Universitaires de </li></ul><ul><li>France, 1972) 125. </li></ul><ul><li>7 Mario Praz, Literatura e artes visuaís. Trad. de José Paulo País (Sao Paulo: </li></ul><ul><li>Cultrix, Editora da Universidade de Sao Paulo, 1982) 199-255. </li></ul><ul><li>8 Emilio Serrano Sanz, Mitología del poema (Madrid: Coloquio, 1986) 54. </li></ul>

×