Los diez principios supremos de la buena enseñanza

3,242 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
3,242
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
42
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Los diez principios supremos de la buena enseñanza

  1. 1. Lectura Nº 1 Los diez principios supremos de la buena enseñanza Richard Leblanc, York University, Ontario LOS DIEZ PRINCIPIOS SUPREMOS DE LA BUENA ENSEÑANZA Fuente: Richard Leblanc, York University, Ontario. Este artículo apareció en la revista The Teaching Professor, después de que el Profesor Leblanc ganara el premio Seymous Schulich para la excelencia en la enseñanza. Se publicó en http://www.hcc.hawaii.edu/intranet/committees/FacDEvCom/guidebk/teachtip/topten.htm con permiso del profesor LeblancPrimero. La buena enseñanza tiene que ver tanto con la pasión como con la razón. No setrata solamente de motivar a los estudiantes a que aprendan, sino de enseñarles cómoaprender, y hacerlo de manera que sea relevante, llena de significado y memorable para ellos.Consiste en saber cuidar el arte de enseñar, en apasionarse por él y en transmitir esa pasión alos demás, sobre todo a los alumnos.Segundo. La buena enseñanza es considerar a los estudiantes consumidores de conocimiento.Consiste en hacer el mayor esfuerzo por mantenerse actualizado en su campo, leyendo lasfuentes directa e indirectamente relevantes, y frecuentando el grupo líder tan a menudo comosea posible. Pero el conocimiento no se circunscribe a las revistas especializadas. La buenaenseñanza consiste en saber tender puentes entre la teoría y la práctica. Consiste en dejar latorre de marfil y sumergirse en el campo de trabajo, conversando con la gente que pone enpráctica la teoría, consultándoles y asistiéndoles, y también establecer relaciones con suscomunidades.Tercero. La buena enseñanza consiste en escuchar, preguntar, ser sensible, y recordar quecada estudiante es diferente. Consiste en provocar las respuestas y en desarrollar lashabilidades de comunicación de los estudiantes. Consiste en alentarlos a excederse, y al mismotiempo, consiste en ser humano, respetuoso de los demás, y en ser un profesional todo eltiempo.Cuarto. La buena enseñanza no consiste en tener siempre una agenda fija y en ser rígido,sino en ser flexible, de ánimo experimentador, y en tener la confianza necesaria para reaccionary ajustarse a las circunstancias. Consiste en obtener sólo diez por ciento de lo que esperabaalcanzar en clase y aún así sentirse satisfecho. Consiste en saber desviarse del programa declase o de la lección programada cuando hay mejores oportunidades de aprendizaje en otraparte. La buena enseñanza consiste en el balance creativo entre ser un dictador y ser uncondescendiente.
  2. 2. Quinto. La buena enseñanza es cuestión de estilo. ¿Debería ser divertido enseñar? Seguro quesí. ¿significa esto que carezca de sustancia? De ninguna manera. La enseñanza efectiva noconsiste en clavar las manos en el podio, o en tener los ojos fijos en lo que proyecta a lapantalla o al pizarrón. Los buenos maestros trabajan el espacio en el aula y saben dónde estácada estudiante. Se dan cuenta de que ellos son los directores y los alumnos la orquesta.Cada estudiante toca un instrumento diferente y con diferentes grados de habilidad.Sexto. Esto es muy importante: la buena enseñanza es asunto de buen humor. Consiste en notomarse a usted mismo demasiado en serio. A menudo consiste en hacer bromas inocuas, lamayoría sobre usted mismo, de manera que el hielo se rompa y los estudiantes aprendan enuna atmósfera relajada donde usted, como ellos, se vean como seres humanos con debilidadesy carencias .Séptimo. La buena enseñanza consiste en cuidar, nutrir y desarrollar mentes y talentos.Consiste en dedicar tiempo a cada alumno, a menudo sin que el interesado se dé cuenta.Consiste también en aquellas horas desagradecidas que dedicamos a calificar, a diseñar orediseñar cursos y a preparar materiales para mejorar la enseñanza.Octavo. La buena enseñanza se apoya en un liderazgo fuerte y visionario, y en un soporteinstitucional muy tangible (recursos, personal y fondos). La buena enseñanza se refuerzacontinuamente con una visión global que trasciende toda la organización, desde los profesoreshasta los auxiliares, la cual queda reflejada en lo que se dice, pero más importante, en lo quese hace.Noveno. La buena enseñanza consiste en ser intermediarios entre los profesores antiguos y losnuevos, entre los compañeros de trabajo, y en ser reconocido y promocionado por los colegas.La enseñanza eficaz debiera ser recompensada, y la enseñanza pobre debiera ser mejorada através de programas de capacitación.Décimo. Al final, la buena enseñanza consiste en saber divertirse, en saber experimentar lasrecompensas propias de la profesión, como cuando uno fija la mirada en un estudiante al finalde la fila y puede ver cómo funcionan sus neuronas, cómo se forman sus pensamientos, y cómoese alumno se convierte en una mejor persona. Los buenos maestros practican su arte no poramor al dinero o porque tienen que hacerlo, sino porque verdaderamente disfrutan haciéndoloy quieren hacerlo. Los buenos profesores no se pueden imaginar haciendo otra cosa.Traducido por Moris Polanco, Facultad de Ciencias Económicas, UFM, 23 de junio de 1999. 2
  3. 3. http://www.economia.ufm.edu.gy/mpolanco/topten.htm 3

×