Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Después de la evaluación

182 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Después de la evaluación

  1. 1. Después de la evaluación 1. ¿Dónde dejamos el proceso el año pasado? Durante 2014 pusimos en marcha un proceso de evaluación institucional participativa. Esto implicó definir ejes que organizarían la mirada compartida del equipo docente y directivo, en función de las políticas educativas provinciales de cada nivel. También supuso la recolección y sistematización de información y la discusión en el colectivo docente a partir de los datos organizados para problematizar, formular posibles interpretaciones y, finalmente, establecer compromisos de acción sobre los problemas identificados. El trabajo de evaluación participativa implica un esfuerzo institucional. Requiere tiempo de trabajo, movilización de conocimiento, producción de documentación, intercambios que generan expectativas. En sí mismo, este esfuerzo invita a continuar las acciones. Es una responsabilidad de quienes participan en este proceso (tanto a escala institucional como de la política educativa provincial y nacional) garantizar su continuidad. Además, no sólo evaluamos con el objeto de producir información o conocer una determinada situación institucional, sino que nos interesa promover acciones en cada escuela, que busquen atender a las problemáticas identificadas, que se orienten hacia una mejora de la enseñanza, hacia la producción de garantías para el derecho a la educación. Por eso, hay un “después de la evaluación”, es decir, un momento clave al que debemos dar lugar una vez que se ha puesto en marcha el esfuerzo institucional para realizar una evaluación participativa. Para la dinámica de una institución es importante que marquemos el lugar simbólico que ocupa este paso siguiente a la evaluación: el momento de retomar los análisis, hipótesis y propuestas de acción para convertirlos en orientaciones concretas del trabajo institucional cotidiano. 2. Compartir la información con los nuevos Es frecuente que nuestras instituciones experimenten cambios en cuanto a sus miembros. Año a año los “nuevos” se incorporan a las escuelas. Hay nuevos alumnos, nuevos docentes (que a veces son además docentes noveles) y nuevos miembros de los
  2. 2. equipos directivos. En la medida que el proceso de autoevaluación institucional fue definido como un proceso participativo será fundamental destinar instancias de trabajo a compartir la información con los nuevos. En primer lugar, esto significa que esas instancias no pueden quedar librada solo a los intercambios informales que se producen cotidianamente en la institución, sino que sería importante dedicarle un tiempo programado. En estos casos se podrá compartir aquello que forma parte de las preocupaciones institucionales, las principales interpretaciones y las líneas de trabajo que fueron definidas. En segundo lugar, estas instancias de información deben tender a incluir a los nuevos integrantes de la institución en los compromisos con las acciones y los objetivos, así como fortalecer el marco político-pedagógico de su trabajo en relación con las definiciones provinciales y nacionales. Esta es una instancia importante porque implica dar cuenta de la continuidad institucional más allá de la movilidad de sus miembros. De ese modo, es la institución la que asume un rol en el marco de los lineamientos político educativos y no solo el resultado de iniciativas individuales. Otro aspecto a tener en cuenta en este momento de trabajo es la necesaria escucha a quienes se incorporan al equipo docente y directivo. Su mirada puede iluminar aspectos de la evaluación realizada que quizás no fueron considerados por efectos de naturalización del cotidiano institucional. 3. Mirar lo que planificamos a la luz de lo que nos propusimos cuando evaluamos ¿Están todas las planificaciones en sintonía? El inicio del ciclo lectivo es el momento en el que se definen las planificaciones, lo que cada docente propone para el año y también distintas instancias de planificación institucional. Es importante que estas planificaciones sean objeto de revisión a la luz de las líneas que fueron acordadas como resultado de la evaluación. Los acuerdos institucionales no son solo una expresión con relación a aspectos generales de organización y gestión de la escuela, sino que se deben reflejar en la planificación del trabajo áulico. Objetivos como el mejoramiento de las trayectorias o la democratización de las instituciones, se
  3. 3. construyen desde la actividad cotidiana de enseñanza hasta las dinámicas institucionales colectivas. Es posible que esta instancia de revisión requiera nuevos intercambios sobre aquello que ha sido resultado de la evaluación. Una revisión de este tipo no solo apunta a mejorar lo que se planifica, también puede dar lugar a reformulaciones de aquello que ha sido evaluado. En definitiva, se trata de reconocer que la evaluación es un proceso que tiene momentos de “cristalización”, en los que se explicitan acuerdos, análisis compartidos, compromisos, pero que continúa más allá de esa instancia. En ese sentido, la evaluación es parte de otras actividades que se desarrollan en el trabajo cotidiano, como la planificación o la enseñanza. Por otra parte, esta instancia de revisión de las planificaciones puede servir para analizar los compromisos, las responsabilidades y la factibilidad en función de las problemáticas generales detectadas. Es decir, es un modo de “poner en común” los modos de hacer que se espera desarrollar para dar respuesta a los problemas identificados. 4. ¿Cómo se reflejan en las planificaciones los desafíos del nivel? En el desarrollo del bloque 3 de la capacitación, se abordarán los desafíos propios de cada nivel educativo. Estos desafíos, bajo distintas formulaciones, fueron orientadores del proceso de evaluación desarrollado en 2014. La información producida y sistematizada en cada institución respondía a dichos desafíos y las evaluaciones de los equipos docentes y directivos apuntaba a comprender las problemáticas que inciden, a escala institucional, para atender a dichos desafíos. Entonces, dado que estos desafíos orientaron la evaluación institucional, también es esperable que orienten las distintas planificaciones. Será importante llevar adelante una revisión que dé cuenta de en qué medida estos desafíos son abordados por las propuestas elaboradas por docentes y directivos. Se trata de abordar los contenidos del bloque 3 en relación concreta con la organización del trabajo de enseñanza y las dinámicas institucionales cotidianas.

×