Epidemias en México

30,728 views

Published on

Tarea de la materia de Demografía para la Maestría en Salud Pública

Published in: Health & Medicine
0 Comments
5 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
30,728
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
8
Actions
Shares
0
Downloads
155
Comments
0
Likes
5
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Epidemias en México

  1. 1. EPIDEMIAS EN MÉXICO Y SUS REPERCUSIONES SOCIALESMAESTRÍA EN SALUD PÚBLICADR. KRISTIAN ADRIAN OLVERA VÁZQUEZ
  2. 2. Registros desde la época prehispánica dancuenta de varios casos de enfermedades queafectaron a una gran parte de la población.Males como la tifoidea, la poliomielitis y lainfluenza se encuentran entre los más letales.
  3. 3. Nuestro país ha sido víctima de numerosasepidemias a lo largo de los años. Desde la épocaprehispánica hasta los días de la influenza H1N1.
  4. 4. 1450-1456. Una epidemia de influenza o gripaafectó significativamente a la población delcentro de México, particularmente a la deTexcoco, cuyos cronistas definieron al mal como"catarro pestilencial". La gravedad de estaenfermedad se agudizó por la malas cosechasque hubo en esos años, algo que desembocó enhambruna para la población.
  5. 5. 1528. Tras la victoria de los conquistadoresespañoles en el México antiguo, se suscitó unaepidemia caracterizada por la aparición de tos ygranos ardientes, según redacta el antropólogoe historiador Miguel León-Portilla en si libro LaVisión de los Vencidos.
  6. 6. 1540. Una epidemia de tifoidea se desató en elterritorio central de México. A decir de susescritos, uno de los afectados fue el fraile ycronista Bernardino de Sahagún, quienrelata, que en aquel tiempo la enfermedad fueafrontada por la población indígena al aplicarmedicamentos e invocar al dios Tezcatlipoca.
  7. 7. 1545. Alrededor de 1531, la enfermedad delsarampión fue también traída a México por losconquistadores españoles. Controladainicialmente por los frailes franciscanos, causósus peores estragos en 1545.
  8. 8. 1576. Aparece una epidemia que no adquiriónombre y que era una combinación de viruela ytifoidea. En los manuscritos de los frailesespañoles se menciona que estas enfermedadesacabaron casi con la población inicial de losindígenas.
  9. 9. A mediados del siglo XVIII, el doctor FranciscoJavier de Balmis introdujo la vacunaantivariolosa y las demás enfermedades comotifo, fiebre amarilla y paludismo fuerondesapareciendo paulatinamente.
  10. 10. 1813. En la región de Cuautitlán, en lo que hoy esel Estado de México, una epidemia de tifoideacausó 3 mil 114 muertes en un periodo de sietemeses.
  11. 11. 1833. El cólera, aparecido en México en1810, atacó los estados deTamaulipas, Campeche, Yucatán, San LuisPotosí, y Guanajuato. Dejó un saldo de mil 200muertos en 24 horas. Mástarde, afectó, también, las ciudades deGuadalajara y Monterrey. Su daño total seestima en 324 mil decesos en todo el país.
  12. 12. En el año de 1833 se propagó todavía por loscuatro millones de kilómetros cuadrados quehabía heredado la corona española al Méxicoindependiente en 1821. En la capital delpaís, llegaron a tomarse medidas extremas. Elgobernador del Distrito Federal, el generalIgnacio Martínez conocido como el Macaco –según refiere Guillermo Prieto-, “fulminó unbando con tremendas prohibiciones a lasfrutas, los figones y los comestibles; en esebando hay un anatema contra los chiles rellenosque escalofría”.
  13. 13. Surgieron toda clase de remedios caseros a losque la sociedad capitalina se aveníafervientemente para reemplazarlos porotros, días después, que la conseja popularadoptaba como los de mayor eficacia:fumigaciones, riegos de vinagre ycloruro, parches que debían pegarse alcuerpo, calabazas con vinagre detrás de laspuertas, cazuelas solitarias de arroz y sangríaseran cosa de todo los días; no podían faltar loscirios y veladoras frente a las imágenes de lossantos.
  14. 14. La Fe era el mayor paliativo de la población, y lasalvación de algún enfermo, nutría de nuevasesperanzas a los capitalinos quienes seguían lasrecomendaciones alimenticias, los mismoscuidados y la higiene del enfermo para evitar elcampo santo. Ninguna solución sería del todoefectiva y solo el azar intercedía por loshombres. Desgraciadamente, la cura científicase inventaría en el último cuarto del siglo XIX.
  15. 15. 1902. El puerto de Mazatlán, Sinaloa albergó unaletal epidemia de peste bubónica, caracterizadapor la hinchazón de los ganglios, fiebre y dolorde cabeza.
  16. 16. Al darse cuenta las autoridades sanitarias de lagravedad de la situación acordaron tomarmedidas emergentes. Lo primero que hicieronfue la clausura inmediata del caño del desagüeque como monumento a la irresponsabilidad seencontraba a flor de tierra por toda la ciudad;seguidamente se limpiaron lascalles, patios, corrales y se quemaron todas lascasuchas y jacales en los que se habíanpresentado focos infecciosos. Adicionalmente seestablecieron centros de aislamiento(Lazaretode Belvedere) y una estricta supervisión en eltransitar de las personas que entraban y salíande la ciudad.
  17. 17. En forma tajante se cerro el Puerto al tráficomarítimo, por lo tanto la única entrada y salidade la ciudad era a través del Estero delInfiernillo y era ahí a la altura de la Garita deJuárez, situada en lo que ahora es la CalzadaGabriel Leyva, el lugar en el que se revisaban ydesinfectaban a los viajeros y sus pertenencias;Para acto seguido enviarlos a las “Barracas delVelódromo”, espacio en el que permanecían encuarentena por espacio de diez días.
  18. 18. Después de casi tres años de una intensa eincesante lucha, la peste bubónica poco a poco fuecesando su implacable flagelo sobre la ciudad. Lasacertadas medidas higiénicas habían logrado lo quepara muchos parecía algo imposible. Las dos Juntasde Asistencia realizaron una evaluación estricta dela situación existente y el acuerdo al que llegaron,fue de restringir paulatinamente las actividades desupervisión y control médico, por lo que procedierona cerrar puestos de control, reducir personal deapoyo sanitario e iniciar los tramites para ladisolución de las Juntas de Asistencia.
  19. 19. 1918. Presuntamente transmitida a la poblaciónmexicana por un ciudadano de NuevaYork, Estados Unidos, la influenza española dejóen nuestro país alrededor de 500 mil muertos enuna época en que la población total era deaproximadamente 14 millones de personas.
  20. 20. El Departamento de Salubridad emitió una “serie de prescripciones y advertencias para lacuración del terrible mal, así como para preservarse de él”. Entre estas medidasdestacaban los impresos en los que se recomendaba no saludar estrechando la mano.Algunas casas comerciales y despachos comenzaron a colgar letreros que decían: “¡Nodé usted la mano!”.En el periódico también se enlistaron algunos procedimientos para combatir la influenza:1. La influenza es un mal que se propaga en las aglomeraciones, por lo que evite estar encines, teatros y lugares de reuniónmal ventilados.2. Sofoque sus estornudos y su tos con un pañuelo3. Todas las Naciones Civilizadas tienen leyes prohibiendo escupir el suelo. obsérvelas, poralgo han sido promulgadas.4. El saludo, entre hombres, dando la mano y entre mujerescon el beso, es un modo muy eficaz de transmitir el microbio.Adopte un saludo higiénico.5. Su nariz, no su boca, sirve para respirar. ¡ÚSELA! Veinteinspiraciones profundas al día le darán salud.6. Ventile las habitaciones, evite excesos y haga ejercicios treshoras a la semana para destruir los gérmenes.
  21. 21. 1940. A partir de este año, la malaria opaludismo fue identificada en México y dejóalrededor de 24 mil muertes cada año, hastaavanzado el siglo XX. En 2002, se le declaróerradicada. Años después se vieron nuevosbrotes (aunque mínimos) y se sigue en unabúsqueda de su eliminación, los casos detectadosson en mayoría en la frontera de Chiapas conGuatemala.
  22. 22. 1948-1955. Se registraron mil 100 casos depoliomielitis. La vacunación de las décadassiguientes terminó por erradicar estepadecimiento del territorio nacional.
  23. 23. 2009. Hace tres años, el país fue alertado poruna posible epidemia de influenza. Los casosposteriores la avalan como tal debido a suincidencia en un porcentaje significativo de lapoblación.
  24. 24. Como conclusión podemos decir que lasepidemias son y seguirán siendo un reto en elaspecto político para nuestros gobernantes ypara las autoridades de salud que deben tomarlas medidas pertinentes para limitar el daño y lapropagación que conlleva a muertes y pérdidaseconómicas en grado catastrófico.Son también sin duda un reto científico ya quehay casos en los que la enfermedad es nueva omuta y entonces se debe realizar unainvestigación exhaustiva para poder tener lostratamientos y medidas sanitarias pertinentes.

×