Nobel

93 views

Published on

Sobre el premio nobel de literatura 2012

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
93
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
7
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Nobel

  1. 1. Mo Yan en chino significa “No hables”. Mo Yan es el nombre artístico del escritor chino que ganó elúltimo Nobel de Literatura. Mo Yan suele no dar entrevistas, es reservado, acostumbra hablar consu literatura, escribiendo. Desde que ganó el Nobel no había conversado con periodistas. Un par desemanas atrás aceptó ser entrevistado por el alemán BernhardZand.Empecé a leer con recelo la conversación, publicada por El País de España. Me habían caído muymal un par de frases suyas a propósito de la censura ejercida por el régimen comunista chino, comopor ejemplo que era “un mal necesario”. Toda la prensa occidental lo presentó -desde que ganó elNobel- como un escritor oficial y oficialista. Militante del PC desde que tiene 24 años y ahoravicepresidente de la Asociación de Escritores del partido, cabía esperar de él una importante dosisde autocensura o cierta desagradable ortodoxia. Pero leer esta conversación con Mo Yan me hizopensar que cualquiera de nosotros puede ser más ortodoxo que él, y que las etiquetas son casisiempre una trampa que no deja argumentar de buen modo.Cuando habla de su libro Rana, de 2009, donde se refiere a las consecuencias de la política de hijoúnico en China, en especial la importante cantidad de abortos que esa ley provoca, Mo Yanreflexiona sobre los distintos grados de culpa que todos podemos cargar: “Como padre pienso queuno debería tener tantos hijos como quiera. Pero como oficial tuve que atenerme a la normaaplicable a todos los funcionarios del Estado: un hijo y no más. No resulta sencillo solucionar elproblema de la población en China. Solo hay una cosa de la que estoy completamente seguro: anadie se le debe impedir tener un hijo por medio de la violencia. En las últimas décadas, China havivido cambios radicales tan profundos que casi todos nos sentimos víctimas. Pero casi nadie sepregunta si él mismo ha sido culpable, si le ha hecho daño a alguien. Yo, por ejemplo, puede quetuviera solo 11 años, pero en la época de la Revolución Cultural fui miembro de la Guardia Roja y fuipartícipe de la crítica pública a mis profesores. Estaba celoso de los resultados de otras personas, desu talento, de la suerte que tenían. Y en aras de mi propio futuro, insté a mi mujer a que abortara.Yo soy culpable”.Esa superioridad moral que tantas veces nos ocupa, con la que emitimos juicios fáciles y sentenciasrápidas y en algunos casos lapidarias, es demolida por Mo Yan de manera notable. ¿Hablamosdesde la inocencia? ¿Desde un extraño limbo donde no le hacemos daño a nadie, donde nocargamos culpas? En el juego político esto es pan de cada día. En la industria de los medios decomunicación de masas, ni hablar.
  2. 2. A lo largo de la conversación, Mo Yan acaba precisando que no escribe desde la derecha o laizquierda, sino en nombre de las personas. No es un mal punto de partida.

×