Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

La industrialización

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

La industrialización

  1. 1. La industrialización en el siglo XVIII trajo consigo la mecanización de la hilatura y el tejido, pero lamilenaria tarea de coser seguía efectuándose a mano.En el siglo XIX se perfeccionó la máquina de coser, primera de muchas otras máquinas destinadasa aliviar el trabajo doméstico que desarrollaría además la industria de la confección. La clave de lamáquina de coser fue una aguja con el ojo junto a la punta que podía pasar un bucle de hilo através de la tela sin necesidad de introducir la aguja entera. Fue inventada por el alemánBalthazarKrems, operario de una fábrica de géneros de punto, que construyó en 1810 unamáquina para punto de cadeneta. La aguja subía y bajaba al girar una manivela y pasaba un buclea través de la tela, que era atravesado por el siguiente para sujetarlo.En 1830, el sastre francés BarthélemyThimonnier construyó una máquina parecida para punto decadeneta que constituyó un éxito comercial. Estableció una fábrica en París con 80 máquinas paraconfeccionar uniformes para el ejército, pero las máquinas fueron destruidas en 1831 por unamanifestación de sastres que temían por su subsistencia.Hacia 1833, el norteamericano Walter Hunt (inventor del imperdible), construyó una máquina parapespuntear, accionada por una manivela. Se valía de dos hilos, uno encima de otro debajo de latela, para formar un punto entrelazado. Una aguja con el ojo en la punta formaba bucles con el hilosuperior a través de la tela, y una canilla pasaba el hilo inferior a través de los bucles. Hunt vendiósu invento al fabricante neoyorquino George Arrowsmith en 1834, pero por falta de capital no secomercializó.En 1845, el norteamericano EliasHowe fabricó un modelo más práctico. La tela se sujetaba conunas púas que sobresalían del costado de una tira metálica. Colgaba verticalmente y la agujacurva, que se deslizaba de atrás adelante sobre una palanca movida por una manivela, atravesabahorizontalmente la tela, pero, una vez que la tiraba habían avanzado toda su longitud (unos 18 cm),había que volver a sujetar la tela para poder seguir cosiendo.Los sastres de Boston William Grover y William Baker habían patentado en 1851 una máquina decoser y fundaron una compañía para fabricarla. El mismo año, Allen Benjamin Wilson, de Michigan,había patentado un dispositivo de gancho rotatorio que cosía a cadeneta con más rapidez. Formóuna compañía con un fabricante de hebillas llamado Nathaniel Wheeler. En 1854, Wilson inventó labarra dentada situada debajo de la tela para hacerla avanzar regularmente después de cadapuntada.En 1851, el mecánico de Nueva York Isaac Merritt Singer patentó la máquina de su invención queformaba un pespunte accionada por un pedal. Una rueda dentada hacía avanzar la tela entre cadapuntada, y un prensatelas mantenía el tejido en su sitio. La aguja se movía verticalmente.El socio de Singer, el abogado Edward Clark, inició el sistema de ventas a plazos en 1856.Comprada al contado, una Singer costaba 50 dólares; a plazos, con 5 dólares de entrega inicial y 3dólares al mes, ascendía a 100 dólares. En 1858 Singer produjo el modelo ligero “Family”; susmáquinas anteriores habían sido pesados modelos industriales. Singer abrió fábricas en Europa,donde obtuvo el mismo éxito y, cuando murió en 1875, sus empresas estaban valoradas en 13millones de dólares.Las industrias del vestido y del calzado crecieron espectacularmente a partir de 1860 e impulsaronel desarrollo de máquinas de coser especializadas, como las que confeccionan ojales. Lareducción del tiempo de fabricación hizo descender los precios de la ropa. En 1889 se introdujo elmotor eléctrico, pero tardó en instalarse en las máquinas domésticas.Los fabricantes industriales prefirieron el punto de cadeneta por su mayor rapidez: las máquinasmodernas pueden llegar a 7.000 puntadas por minuto y utilizan una bobina de hilo mucho mayorque las máquinas de canilla. Pero este punto resulta inadecuado para el uso doméstico porque sise rompía un hilo podía soltarse toda una costura. La máquina doméstica más moderna de
  2. 2. pespuntear está controlada por circuitos de microprocesadores programados por botones sensiblesal tacto. Puede coser en zigzag o hacia atrás; hacer ojales y coser botones; zurcir, bordar, realizarcalados y jaretasLa historia se inició en 1755 en Londres, cuando el aleman, Charles Weisnthal, patentóuna aguja para utilizarse en un precario tipo de costura mecanicanizada. En ningúnmomento se mancionó que cosiera con una maquina de coser.Pasaron 34 años hasta que Englishman Thomas Saint inventó, lo que actualmente seconsidra, la primera maquina de coser. En 1790 se patentó una maquina con la cualuna aguja agujereaba el cuero, permitiendo que una aguja lo atravesara. Los críticosde Saint destacan la posibilidad de que Saint únicamente patentara una idea y lo masproblable es que nunca llegara a construir la máquina. De hecho, 1880 se intentóconstruir la maquina de coser basándose en los dibujos de Saint, pero no se logró,fueron necesarias modificaciones considerables.Alrededor de 1810, en Alemania, el inventor BalthasarKrems desarrolló una maquinapara coser gorras. No disponemos de fechas exactas para situar el modelo de Kremsy se dispone de pocos datos.Un sastre austriaco Josef Madersperger produjo una serie de maquinas duranteprincipios del siglo XIX que patentó 1814. Con la ayuda del gobierno australiano,continuó trabajando en su invención en 1839, pero no consiguió su objetivo y murió enla más absoluta pobreza.Dos sistemas de maquinas de coser fueron patentados en 1804, una en Francia porThomas Stone y James Henderson - otra maquina que simulaba parte de la costura -y otra de Scout John Duncan de utilizando varias agujas. No se conoce nada sobre loque ocurrió con estos inventos.El primer americano en reclamar la fama fue en 1818. En Vermont, John Adams Dogey su compañero Jon Knoeles pusieron en marcha un dispositivo, que a pesar derealizar una puntada, sólo podía coser una longitud limitada y necesitaba un procesolaborioso para volver a colocar la tela.Parece ser que la persona considerada como el inventor de la maquina decoser podría ser BarthelemyThimonnier a quien, en 1830, el gobierno francés leconcedió la patente. Usaba una aguja de púas para que su maquina fuera construidaúnicamente de madera. Se dice, que originalmente diseñó la maquina para bordar, yque luego describió su potencial como maquina de coser.Probablemente predecesores suyos fueron capaces de convencer a las autoridades dela utilidad de su invento y le concedieron un contrato para construir un lote demaquinas y utilizarlas para coser los uniformes del ejercito francés. En menos de 10años después de la concesión de su patente, Thimonner tenía en funcionamiento unafábrica con 80 maquinas de coser, hasta que topó con los problemas ocasionadospor los sastres parisinos: tenían miedo que las maquinas de coser les quitaran eltrabajo.Una noche un grupo de sastres entraron en la fabrica, destrozaron todas las maquinase incluso Thimonnier temió por su vida. Con un nuevo compañero, empezó de nuevo,produciendo maquinas mejoradas y producidas en cadena; pero los sastres atacaronde nuevo. Con Francia en medio de la revolución, Thimonnier podía esperar poca
  3. 3. ayuda de la policia o el ejercito y huyó a Inglaterra con la única maquina decoser que consiguió salvar.Sin duda fue el primer fabricante de la primera maquina de coser, fue el primerhombre en ofrecer maquinas para su venta y dirigió la primera fabrica de ropa. A pesarde ello, murió en la casa de los pobres en 1857.En Estados Unidos Walter Hunt inventó en 1833 la primera maquina que noúnicamente simulaba parte de la costura manual. Hizo una puntada mediante doscarretes de hilo y se incorporó la aguja con orificio, tal como se utiliza hoy en día.Pero, de nuevo, solo se podía coser una longitud limitada.Nueve años mas tarde, John Greenough, produjo una maquina que la aguja pasabacompletamente a través de la tela. A pesar de construir un modelo y mostrarlo con laesperanza de conseguir capital para su producción, no pudo conseguir financiación.Quizás todos los elementos de una moderna maquina de coser los encontramos aprincipios de 1844, cuando el inglés John Fisher inventó una maquina, que aunquehabia sido diseñada para la producción de encajes, era básicamente una maquina decoser. Probablemente debido a la falta de patente, este invento fue pasado por altoaños posteriores.A pesar de un nuevo aluvión de invenciones menores en la década de 1840, la mayoríade los estadounidenses afirman que la máquina de coser fue inventada por losagricultores de Massachusetts EliasHowe que completó su primer prototipo en 1844,poco después de Fisher.Un año más tarde fue patentado y Howe se dedicó a tratar de comercializarla. Pero, notuvo éxito, el mundo no estaba preparado para mecanizar la costura. Deseperado yendeudado, Howe envió a su hermano Amasa a Inglaterra con la esperanza dedespertar más interés por su maquina de coser. Amasa sólo consiguió convencer aWilliam Thomas, fabricante de corses, que finalmente compró los derechos del inventoy se asoció con Howe con el objetivo de volver a Londres y seguir desarrollandola maquina de coser.La unión no funcionó, se acusaron mutuamente de incumplir los acuerdos pactados y,finalmente, Howe, arruinado, regresó a Estados Unidos. Cuando llegó, se encontró quese habían apropiado de su maquina de coser; incluyendo Singer, y que docenas defabricantes estaban produciendo maquinas sin respetar su patente.Se sucedió una larga disputa legal, sólo cuando Wheeler& Wilson y Grover& Bakerunieron sus patentes consiguieron proteger el monopolio.Singer no introdujo ningún gran avance en la maquina de coser, aunque fue pioneraen poner en marcha el alquiler con derecho a compra y desarrolló técnicas agresivasde venta.Ambas empresas, Singer y Howe acabaron sus días como multi-millonarios.Como hemos visto la cosa no está clara, es poco probable que haya un acuerdo sobrequién fue el inventor de maquina de coser. Sin embargo, podemos afirmar, sin duda,que sin la labor de sus “pioneros” el sueño de mecanizar la costura nunca habría sidoposible.

×