Rcp en el niño i

3,777 views

Published on

1 Comment
1 Like
Statistics
Notes
  • me encanto esta super bueno
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total views
3,777
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
165
Comments
1
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Rcp en el niño i

  1. 1. PARADA CARDIO-RESPIRATORIA
  2. 2. El soporte vital básico (SVB) comprende la identificación de los signos de paro cardiaco, incluyendo la obstrucción de vía aérea por cuerpo extraño, la resucitación cardio pulmonar y la utilización del DEA. La resucitación cardio-pulmonar básica (RCP) puede definirse como el conjunto de evaluaciones y conductas secuenciales destinadas a sostener o restablecer la ventilación y la circulación en un paciente en paro cardiorrespiratorio.
  3. 3. La administración rápida y eficaz de RCP por parte de un testigo circunstancial se asocia con el retorno eficaz a la circulación espontánea y la supervivencia sin secuelas neurológicas en los niños.
  4. 5. <ul><li>Las principales causas de muerte en lactantes y niños son : </li></ul><ul><li>Insuficiencia respiratoria. </li></ul><ul><li>Síndrome de muerte súbita del lactante. </li></ul><ul><li>Sepsis </li></ul><ul><li>Enfermedades neurológicas. </li></ul><ul><li>LESIONES Y TRAUMATISMOS . </li></ul>La PCR es la vía final común de una serie de condiciones y enfermedades graves. Su etiología varía del paciente pediátrico al adulto.
  5. 6. Las lesiones son la principal causa de muerte en niños y adultos jóvenes, producen más muertes infantiles que el resto de las causas combinadas. Muchas de estas lesiones se pueden prevenir. Las lesiones infantiles mortales más frecuentes que se pueden evitar son las originadas en automóviles, las lesiones en peatones, las lesiones en bicicleta, el ahogamiento por inmersión, las quemaduras y las heridas por arma de fuego.
  6. 7. Ante todo niño potencialmente grave, el reanimador debe evaluar con rapidez la extensión de las lesiones y el nivel de consciencia del paciente. <ul><li>Para ello debemos estimular con suavidad al niño y preguntarle qué le ocurre. </li></ul><ul><li>Si el niño responde, contestará, se moverá o llorará. En ese caso, debemos examinarlo y llamar al SAMU si fuera necesario. Se le debe permitir permanecer en la posición más cómoda para él. </li></ul>
  7. 8. A B C <ul><li>Si no responde y no se mueve, deberemos pedir ayuda e iniciar la secuencia de RCP. </li></ul>
  8. 9. A La vía aérea del niño es estrecha y colapsable y se obstruye fácilmente por mucosidades, sangre o contenido gástrico. En el niño inconsciente la mandíbula se relaja y se va hacia atrás arrastrando la lengua, que ocluye la faringe. La primera maniobra será colocar al niño en decúbito supino sobre una superficie lisa y firme, manejando con cuidado la cabeza y la columna cervical.
  9. 10. A <ul><li>Apertura de vía aérea: </li></ul><ul><li>Maniobra frente-mentón </li></ul><ul><li>Triple maniobra en el caso de politraumatizados (maniobra de tracción mandibular). </li></ul>
  10. 11. B Mientras se mantiene la vía aérea abierta, no deben pasar más de 10 segundos hasta comprobar si la víctima está respirando. Para ello debemos mirar la expansión y descenso del tórax, escuchar el sonido del aire espirado y sentir ese aire sobre nuestra mejilla.
  11. 12. Si el niño respira y no presenta signos de traumatismo, lo colocaremos en posición lateral de seguridad. Si NO respira, se deberá iniciar de inmediato respiración artificial, boca a boca o boca a boca-nariz en el lactante. B
  12. 13. B En el niño y en el adulto se realizará boca a boca cerrando suavemente la nariz al insuflar aire Se procederá entonces a dar 2 respiraciones lentas de 1 a 1.5 segundos de duración que determinen una adecuada expansión del tórax.
  13. 14. <ul><li>Debemos recordar que: </li></ul><ul><li>La respiración asistida es la maniobra más importante para recuperar al niño en PCR. </li></ul><ul><li>El volumen de aire a insuflar es aquel que expande el tórax del niño en una respiración similar a la normal. </li></ul><ul><li>Las insuflaciones deben ser lentas para evitar que entre aire al estómago </li></ul>Si pese a lo anterior no se expande el tórax, debemos reposicionar la cabeza y volverlo a intentar. Si aún así sigue sin ser efectiva la ventilación, descartar OVACE B
  14. 15. C Una vez permeabilizada la vía aérea y practicadas dos insuflaciones se debe evaluar la circulación. En personal sin entrenamiento formal, bastaría con la búsqueda de signos de circulación (movimientos del cuerpo, movimientos respiratorios…)
  15. 16. C <ul><li>Braquial en el lactante. </li></ul><ul><li>Carotídeo o femoral en el niño </li></ul>Si el niño mantiene la circulación (presenta pulso) realizaremos insuflaciones con una frecuencia de entre 12-20 por minuto. Los profesionales sanitarios deberán buscar además la presencia de pulsos, no demorándose más de 10 seg.
  16. 17. C Si se constata la ausencia de pulso o signos de circulación se debe iniciar un masaje cardiaco combinado con ventilación artificial.
  17. 18. C <ul><li>Comprimir fuerte: se debe comprimir lo suficiente para que el pecho baje entre 1/3 y la mitad del diámetro antero-posterior del tórax. </li></ul><ul><li>Comprimir rápido: a una velocidad de unos 100 por minuto. </li></ul><ul><li>Liberar por completo para que el pecho vuelva a su posición original. </li></ul><ul><li>Minimizar las interrupciones. </li></ul>Un buen masaje cardiaco cumple los siguientes requisitos:
  18. 19. C El niño debe estar sobre una superficie lisa y dura, en posición supina. En el lactante comprimir con dos dedos (medio y anular) un dedo por debajo de la línea intermamilar. Una técnica alternativa es la de “dos pulgares con manos rodeando el tórax”.
  19. 20. C En el niño se debe comprimir en la mitad inferior del esternón (evitando comprimir sobre el apéndice xifoides) utilizando el talón de una mano. En el niño mayor de 8-10 años se debe utilizar el método de adultos , colocando el talón de la mano dos dedos por encima del apéndice xifoides (extremo inferior del esternón).
  20. 21. C Las compresiones del tórax deben acompañarse de ventilación artificial con una frecuencia de Si sólo hay un reanimador, debe administrar ciclos de 30 compresiones torácicas, seguidas de 2 ventilaciones. 30:2
  21. 22. En el caso de 2 reanimadores , uno de ellos debe administrar las compresiones mientras el otro mantiene abierta la vía aérea y realiza ventilaciones a una relación de 15:2 con una pausa entre compresiones lo más breve posible. C 15:2
  22. 23. En la mayoría de lactantes y niños el paro cardiaco está causado por asfixia. Los reanimadores únicos deberían administrar 5 ciclos de RCP (alrededor de 2 minutos) antes de activar el servicio de emergencias, y después reanudar la RCP 5 ciclos: 30:2
  23. 25. D. E. A.
  24. 26. Si se logra reanimar al paciente, éste debería ser trasladado a un centro asistencial adecuado manteniendo la permeabilidad de la vía aérea, ventilación y circulación.
  25. 27. “ Cuando crezca, yo quiero ser un niño”. Joseph Heller

×