Successfully reported this slideshow.
La Gestión del Agua en la Zona Metropolitana de la Ciudad de Querétaro y su                         Área de Influencia Híd...
La localización geográfica de la ZMCQ, situada a pocos kilómetros del parte aguas continentalde la Cuenca del Río Pánuco y...
decía Arnold Toynbee. O bien pierden competitividad por tener agua cara, el cual es unescenario posible para la Ciudad de ...
través de almacenamientos superficiales o deposición directa a la zona no saturada del acuífero.De esta manera sería posib...
la salud de los habitantes de la ZMCQ y permitir que los productos -principalmentealimenticios- de la industria queretana ...
Juan del Río, hasta que se dieron cuenta que este crecimiento se sustentaba en lasobreexplotación de un recurso natural no...
personal en la CEA -frecuentemente innecesario- en muchas ocasiones con sueldos altos, lo cualprobablemente ha modificado ...
Hídricos. Hay, además, que ponderar que la ZMCQ estará financieramente exhausta en relacióna la gestión de sus recursos hí...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Gestión del agua en la Zona Metropolitana de la Ciudad de Querétaro y su Área de Influencia

1,485 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Gestión del agua en la Zona Metropolitana de la Ciudad de Querétaro y su Área de Influencia

  1. 1. La Gestión del Agua en la Zona Metropolitana de la Ciudad de Querétaro y su Área de Influencia Hídrica “El pensamiento a corto plazo destruye; la rentabilidad y el crecimiento sobre el corto plazo también”. A. SaldívarLa gestión del agua en la Zona Metropolitana de la Ciudad de Querétaro (ZMCQ) y su área deinfluencia hídrica -área en donde se presentan y presentarán las externalidades, positivas ynegativas, de la gestión del agua en la ZMCQ- ha sobrepasado desde hace tres décadas lasustentabilidad regional en el uso del agua, tomando este recurso natural de lugares cada vezmás lejanos en el interior del Estado con sus consecuentes externalidades negativas, que van delo social, a lo económico y ambiental. Pero no solo son las externalidades negativas de lasacciones de Capital del Estado al sustraer el agua de otras regiones estatales -y otros estados-que también la necesitan, también hay que considerar el impacto del costo de importar agua a laZMCQ -la infraestructura física, el costo de transporte y el costo del capital- el cual seincrementará sustancialmente, y afectará de manera determinante su competitividad y la delresto del Estado. En algunas ciudades latinoamericanas -los casos de éxito de una gestiónsustentable del agua- las principales determinantes de una gestión eficiente han sido lapreocupación ciudadana por la viabilidad futura de su ciudad; la presencia de un liderazgopolítico y gubernamental decidido; la existencia de políticas públicas del agua de acuerdo a lascondiciones locales; y la fortaleza técnica, administrativa y financiera de las instituciones acargo de la gestión del recurso.Para poder hablar del agua en la Zona Metropolitana de la Ciudad de Querétaro, primero esnecesario ubicarla -hídricamente- en el contexto territorial del Estado de Querétaro, el cualpresenta características significativamente diferentes en cada una de sus cuatro regiones, tal ycomo han sido definidas por el Gobierno del Estado. Estas regiones son Sierra Gorda,Semidesierto, Sur y Centro. Se simplifica en esta perspectiva haciendo énfasis en la divisiónterritorial por regiones y obviando el más pertinente contexto hidrológico, para no abundar encircunstancias más específicas y complejas, como la relación del agua subterránea -en susaspectos físicos y de su gestión- de los acuíferos de los Valles de San Juan del Río, Huimilpan,Amazcala y Buenavista con el acuífero del Valle de Querétaro; o bien la relación los de ésteacuífero con los acuíferos de Obrajuelo, los Apaseos y el de Celaya, estos tres últimos situadosen el Estado de Guanajuato.En la Región Sierra Gorda existe por lo general disponibilidad de agua superficial, generadapor una precipitación pluvial relativamente abundante -no es así con el agua subterránea por lanaturaleza cárstica del subsuelo, que no permite su almacenamiento- pero con deficienciasconsiderables en la cobertura de los servicios de agua potable, drenaje y saneamiento encomunidades apartadas, ocasionando estos dos últimos rubros problemas de contaminación ypotenciales riesgos para la salud. En la Región Semidesierto, si bien se presenta escasezestacional de agua para uso humano en zonas rurales -en ocasiones agudizada por la presenciade episodios de sequía- este problema está relativamente bajo control en el corto y medianoplazo, ya que la población y la tasa de crecimiento poblacional en esta región es marginal. LaRegión Sur tiene, bajo las condiciones actuales de demanda, suficiente disponibilidad de agua-superficial y subterránea- para los usos agrícola, público-urbano, industrial y de generación deenergía, pero presenta crecientes problemas de contaminación y sobreexplotación. Por último, laRegión Centro -donde vive aproximadamente el 60% de la población del estado y se genera el82% del Producto Interno Bruto- ha presentado de manera crónica problemas de disponibilidadde agua para el bienestar social y desarrollo económico, al ser la demanda de aguafrecuentemente superior a la oferta del recurso. La Región Centro está constituida por losmunicipios de Corregidora, Huimilpan, El Marqués y Querétaro, que a su vez conforman laZMCQ.
  2. 2. La localización geográfica de la ZMCQ, situada a pocos kilómetros del parte aguas continentalde la Cuenca del Río Pánuco y la Cuenca del Río Lerma-Chapala, no le permite tener unadisponibilidad significativa de agua superficial, contando únicamente con el Río Querétaro y susafluentes, cuyas microcuencas poseen limitadas características hídricas y geomorfológicas parapoder almacenar agua de manera considerable en bordos o presas, si bien la presencia de estainfraestructura es relativamente adecuada para el control de avenidas en tiempo de lluvias. Elsuministro de agua a la ZMCQ en el pasado reciente ha sido proporcionado por el Acuífero delValle de Querétaro -cuya sobreexplotación empezó en la década de 1970 y que corre el riesgode estar prácticamente agotado si la presente tendencia de su explotación continúa- y laincorporación paulatina de agua de acuíferos circunvecinos, siendo el primero el Acuífero delValle de Amazcala, continuando con el del Valle de Huimilpan, y con la incorporación recientede agua del Acuífero del Valle de San Juan del Río a través del Sistema Paraíso-La Noria. Apesar de fuertes inconvenientes sociales y políticos -y con una justificación hidrológica muycuestionable argumentada ante las autoridades federales del agua- el proyecto de llevar agua a laZMCQ de la zona de Batán-Quiotillos, en el Municipio de Amealco, es considerado estratégicopor la Comisión Estatal de Aguas (CEA).De acuerdo a cifras manejadas por instituciones locales de gestión de los recursos hídricos,aproximadamente el 70% de la explotación de agua del Acuífero del Valle de Querétaro -110millones de metros cúbicos anuales- se usa en el sector público-urbano e industrial de la ZMCQ,con el remanente 30% dedicado a la agricultura en este mismo valle, actividad económica en lacual, además, se utiliza una cantidad estimada en 10 millones de metros cúbicos anuales de aguaresidual sin tratamiento. Estos datos no son necesariamente correctos, como lo cuestionaUNAM-Juriquilla, ya que los últimos estudios publicados por la Comisión Nacional del Agua(CONAGUA) que se hicieron del Acuífero del Valle de Querétaro fueron publicados en el año2000 con datos de 1996, y la dinámica de sobreexplotación en los últimos años ha dejado atrásel modelo de balance del mismo. Al igual que en muchos de los acuíferos del país, de acuerdo aun reporte del desempeño de la CONAGUA hecho por la Auditoría Superior de la Federación“Auditoría de Desempeño 415, Auditoría de Desempeño a las Acciones de Administración delUso del Agua” en el año 2009, es necesaria una actualización del balance del Acuífero del Vallede Querétaro, uno de los más sobreexplotados a nivel nacional.Ha entrado en operación el proyecto Acueducto II -extendiendo significativamente el área deinfluencia hídrica de la ZMCQ hacia el interior del Estado- el cual fue diseñado para suministrar1.5 metros cúbicos por segundo de agua a la ZMCQ proveniente de la Región Semidesierto delEstado de Querétaro, agudizando la inequidad hídrica -y sus impactos sociales y económicos-entre la Capital y el interior del Estado, en una región en la que se manifiestan más los impactosde la escasez de agua. Es evidente que la gestión de los recursos hídricos en la ZMCQ ha sidosiempre desde la perspectiva de la oferta, a pesar de que se han presentado esporádicamentealgunos planes e intentos limitados -y habitualmente ineficaces- de hacer un uso más eficientedel recurso desde la perspectiva de la demanda. Con mucho, el principal usuario del agua en elValle de Querétaro es la CEA, paraestatal solamente factura la mitad del agua que recibe,principalmente debido a pérdidas de agua en la red de distribución.De acuerdo al Banco Mundial, éste patrón de suministro de agua a la ZMCQ, es el mismo quese presenta en otras ciudades de México y del mundo, en el cual, una vez agotadas las fuentesde suministro locales, se recurre a la explotación de agua, superficial o subterránea, de áreascircunvecinas a la zona metropolitana, para posteriormente importar agua en bloque de regionesmás lejanas en las cuales todavía hay “disponibilidad”, de acuerdo a criterios no necesariamenterealistas, o con sesgos contrarios a un equilibrio entre las actividades económicas y el desarrollosustentable. La limitación más significativa para la importación de agua es su costo total, que esla suma del costo de la infraestructura y su mantenimiento, el costo de transporte, además delservicio de la deuda. Las ciudades empobrecen porque sus habitantes no pueden sostenerlas,
  3. 3. decía Arnold Toynbee. O bien pierden competitividad por tener agua cara, el cual es unescenario posible para la Ciudad de Querétaro sobre el mediano plazo y largo plazo.Dependiendo de varios factores, importar agua en bloque a centros urbanos de más de 200kilómetros de distancia pudiera no ser razonable ya que, como se ha demostrado en muchasciudades, es más económico ser eficientes -evitar pérdidas de agua en la red de distribución- queimportar agua de lugares cada vez más distantes. El criterio económico que se utiliza en estoscasos, es que es conveniente evitar fugas de agua hasta el punto en que el costo del metro cúbicoque se recupera en repararlas es igual al costo del metro cubico a importar de una nueva fuentede suministro a la ciudad. Si bien la disponibilidad de agua es un factor que determina lacompetitividad de las ciudades -bajo criterios de cantidad, calidad y dependibilidad- la siguientelimitante de las mismas es la capacidad financiera de sus gobiernos locales y estatales, de la dela economía regional, la cual debe tener un alto costo de oportunidad para su uso del agua, demanera que sea capaz de pagar su suministro y sostener y mejorar los niveles de bienestar socialy económico que precisan sus gobiernos.De acuerdo a la tesis doctoral de Soraya Cárdenas, Universidad de Kansas-Laurence, preparadaen el periodo de 1997 a 2000, “La Respuesta del Gobierno de Querétaro ante la InminenteCrisis del Agua: Falta de Conciencia del Problema en la Población y de Falta de Iniciativa delGobierno”, además de los problemas de gobierno que confrontan los funcionarios elegidosdemocráticamente, estos tiene dos funciones intrínsecas que atender: (i) los gobernantes debende proteger a la ciudadanía, de manera tal que se aseguren las elecciones para el próximoperiodo electoral -función de legitimización-; y (ii) necesitan promover el crecimientoeconómico en el estado, con lo que se incrementarían los ingresos de los habitantes y larecaudación fiscal -función de acumulación-. La tesis doctoral sostiene que se ha elegidopromover el crecimiento económico de la ZMCQ a expensas de un uso sustentable de losrecursos hídricos de la región. En Querétaro se manejan dos paradigmas de la gestión del agua:el de las instituciones oficiales, como la CEA y CONAGUA -el cual Gobierno del Estado hadecidido creer- y el paradigma compuesto -pero no integrado- de diferentes perspectivasdisciplinarias y científicas, el cual apunta que la Zona Metropolitana de la Ciudad de Querétaroestá lejos de ser un área metropolitana sustentable, vista desde la perspectiva de ladisponibilidad y la gestión de sus recursos hídricos.Ante escenarios de creciente escasez de recursos hídricos para la ZMCQ sobre el mediano ylargo plazo, originados principalmente por un gradual aumento de la demanda, la incertidumbrede una oferta adecuada y permanente, y por los impactos del cambio climático sobre el ciclohidrológico en el área de influencia hídrica de la ZMCQ, la importación de agua a través delproyecto Acueducto II a la Ciudad de Querétaro -además de las diversas externalidadesnegativas que se originan por la sustracción del recurso en su lugar de origen- conllevavulnerabilidades en la disponibilidad, la continuidad y la calidad del agua, de la integridad de lainfraestructura de transporte; vulnerabilidades sociales, políticas e institucionales -entre otras-que necesitan ser anticipadas, monitoreadas y revertidas, de manera tal que haya certidumbre dedisponibilidad de agua -bajo criterios estrictos- para sus habitantes y para quien quiera invertiren la ZMCQ. Como medida preventiva ante cualquier eventualidad de suspensión delsuministro de agua de fuentes de abastecimiento externas, está fuera de discusión si es necesarioel uso sostenible y la conservación estratégica del Acuífero del Valle de Querétaro y acuíferoscircunvecinos, los cuales suministran agua en la actualidad a la Ciudad de Querétaro, y quepodrían proporcionarla en caso de presentarse alguna crisis de abasto, ocasionada por lasvulnerabilidades arriba mencionadas.De acuerdo a el crecimiento urbano que se ha previsto de la Ciudad de Querétaro, originado porla evolución demográfica y el desarrollo económico de la ZMCQ, a la vez que se incrementaráel consumo de agua potable, se estará generando gradualmente más agua residual, susceptiblede ser tratada para ser posteriormente vendida en mercados de aguas residuales tratadas,intercambiada por agua de mejor calidad, o recargada al Acuífero del Valle de Querétaro a
  4. 4. través de almacenamientos superficiales o deposición directa a la zona no saturada del acuífero.De esta manera sería posible disminuir las pérdidas en las Cuentas Patrimoniales de RecursosHidráulicos en lo que corresponde la sub-cuenca del Río Querétaro -que contiene a la ZMCQ- lacual perdería, una vez en funcionamiento la planta de tratamiento de aguas residuales (PTAR)de San Pedro Mártir, aproximadamente 190 millones de pesos anuales tan solo en costos detratamiento del agua residual. La venta de esta agua residual tratada en sitios de demanda deagua de menor calidad que la potable, podría generar ingresos a la CEA hasta por 160 millonesde pesos anuales, cubriendo casi en su totalidad los costos de tratamiento de la misma. Así, estaagua tratada -y escasa- se quedaría en el Estado de Querétaro, ya que a pocos metros de laPTAR de San Pedro Mártir, entra al territorio del Estado de Guanajuato.Al agua residual tratada hay que agregar los escurrimientos pluviales rurales de la Cuenca delRío Querétaro y los escurrimientos pluviales urbanos de la ZMCQ, un recurso natural escaso yno utilizado el cual abandona el territorio queretano para ser aprovechado en su totalidad en elEstado de Guanajuato. El volumen de agua residual que genera la ZMCQ -y que se estáincrementando en proporcionalmente al crecimiento de la ciudad- es de aproximadamente 42millones de metros cúbicos al año, 52% de la oferta total de agua potable a la ZMCQ para elsector público urbano, que es de 80 millones de metros cúbicos anuales. Para todos losmunicipios de la Región Centro, el volumen suministrado para el mismo sector público-urbanoasciende a aproximadamente 95 millones de metros cúbicos por año.Agua para la Zona Metropolitana de la Ciudad de Querétaro, cada vez de más lejos, de menorcalidad y a más costo, es decir, agua de Acueducto II. Es del dominio público que lalocalización de la fuente de abastecimiento, la propuesta del proyecto, la asignación delpresupuesto y la ejecución del mismo fueron apresuradas y sin fundamentos hidrológicosadecuados; elementos de decisión que serán evidentes en una evaluación ex-post del proyecto,para ver si cumplió con las expectativas de desempeño que se generaron. Sobre Acueducto IIhay cuestionamientos públicos y académicos respecto a la cantidad de agua realmentedisponible del proyecto, su impacto en la sustentabilidad del uso del recurso en la ZMCQ y enel balance del acuífero del Valle de Querétaro; sobre la calidad del agua, en parte infiltrada de laPresa Zimapán -como fue determinado por el “Estudio Exploratorio de las CondicionesIsotópicas e Hidrogeoquímicas de Afloramientos en la Comunidad de El Arbolito, Municipio deCadereyta Querétaro” realizado por Concyteq en 2006 y manifestado a los medios decomunicación por el Vocal Ejecutivo de la CEA- que si bien se encuentra dentro de la normaoficial mexicana de la calidad del agua potable, pudiera no ser de la calidad adecuada para elbienestar y salud de los habitantes de la ZMCQ -la posible presencia de disruptores endócrinosy otros elementos químicos inorgánicos tóxicos para los seres humanos- así como para laexportación de productos alimenticios locales a países con estándares de contaminantespresentes en el agua más estrictos, como son las modificaciones recientes a la Safe DrinkingWater Act (SDWA) y la promulgación de la Food Safety Modernization Act of 2010 (FSMA) delos Estado Unidos; cuestionamientos sobre el costo final del proyecto -incluyendo el costo decapital- que rebasa en exceso la capacidad de la Comisión Estatal de Aguas y el cual tiene quese cubierto de alguna manera por las finanzas de Gobierno del Estado.Considerando los criterios arriba expuestos y la evolución de la oferta y la demanda a través deltiempo, hay dos periodos claramente diferenciados en la gestión del agua en la ZMCQ, enespecial para el sector público urbano por ser el principal usuario del recurso: El PrimerPeriodo, en la cual se obtiene agua -si bien bajo un régimen de sobreexplotación de un recursono renovable- del Acuífero del Valle de Querétaro y acuíferos circunvecinos, en la que calidadde agua es aceptable bajo casi todas las consideraciones, y que el costo del agua es asumible porel usuario de la Comisión Estatal de Aguas; y un Segundo Periodo, en la cual la disponibilidaddel agua de Acueducto II -con consideraciones hidrológicas más apegadas a la realidad- no darásustentabilidad en ningún momento al uso del agua en la ZMCQ, y en la que se necesitaráncriterios de calidad más estrictos y una mejor potabilización para poder así prevenir impactos en
  5. 5. la salud de los habitantes de la ZMCQ y permitir que los productos -principalmentealimenticios- de la industria queretana sean competitivos y exportables.Además, será necesario determinar el costo final del proyecto Acueducto II, su operación ymantenimiento -incluyendo todos los costos extras a ser considerados, incluyendo el servicio dela deuda y un eventual incremento paulatino en el costo de la energía- y la manera en como sepagarán estas obligaciones por un par de décadas, a expensas de la distracción de los recursosfinancieros del estado, igualmente necesarios en otras áreas prioritarias de la gestióngubernamental estatal. Pero no solo son las obligaciones financieras de Acueducto II, sinotambién las de la PTAR de San Pedro Mártir, el costo de la operación y el mantenimiento de losdos proyectos antes mencionados, la recuperación de la eficiencia física de la CEA en laZMCQ, el deterioro evidente del drenaje sanitario, el problema latente de pensiones yjubilaciones, y la implementación de la política pública estatal “Agua cerca de Todos”,propuesta por el actual Gobierno del Estado que pretende una cobertura del servicio de aguapotable del 100%, incluyendo todas las comunidades rurales. Los recursos financieros delgobierno estatal no alcanzan para cubrir todas las necesidades de agua del sector público-urbanode la ZMCQ; tampoco alcanzarán para preparar otro proyecto de suministro de agua para laciudad en el mediano plazo si se quiere conservar el agua del Acuífero del Valle de Querétarocomo reserva estratégica. Y no se han considerado las necesidades de los demás municipios delEstado.En caso de que Acueducto II no cumpla con las expectativas de la cantidad de agua a sersuministrada a la ZMCQ que ha generado, la CEA ha considerado una serie de proyectos comolo son el Proyecto Extoráz y el Proyecto Río Santa María, inviables ecológica yfinancieramente; o el Proyecto de Agua Turbinada de la Presa Zimapán, totalmente inaceptablepor la contaminación del agua, por la presencia de metales pesados, disruptores endocrinales yotras sustancias tóxicas presentes. Los proyectos Distrito de Riego 023 y Batán-Quiotillos -quetendrían un mejor costo por metro cúbico- presentan fuertes limitaciones legales, ambientales,políticas y sociales. Todos los proyectos arriba mencionados son desde la perspectiva de laoferta, ya en desuso a nivel mundial, al ser reemplazada por el concepto de la Gestión Integradade los Recursos Hidráulicos (GIRH), en donde la gestión de la demanda, ante una crecienteescasez de los recursos hídricos en todos los niveles, juega un papel fundamental.Desde la perspectiva de la GIRH, la mejor opción -entre todas las existentes y con un margenmuy amplio de los costos y beneficios involucrados- es ser eficientes en la distribución del aguaen la ZMCQ, ya que la CEA ignora el paradero de la mitad del recurso hídrico que entra a la redde distribución, aproximadamente 1,200 litros por segundo. Pero las limitaciones en sus áreastécnica, administrativa y financiera, no le permiten tener un mejor desempeño: la CEA, a pesarde incrementar artificialmente el valor real de sus indicadores de desempeño con el propósito-entre otros- de mejorar su capacidad crediticia y lucir bien ante Gobierno del Estado y losusuarios de sus servicios, no está entre los mejores 50 organismos operadores a nivel nacionalen lo que respecta a la eficiencia física. Comparada la eficiencia de la CEA con el organismooperador de Tijuana -CESPT- podría recuperar sin problemas, en términos de costo/beneficio,entre 900 y 1,000 litros por segundo de las pérdidas que tiene en la red de distribución en laCiudad de Querétaro.Es una paradoja que en los países en vías de desarrollo las ciudades sean víctimas de su propioéxito, las cuales hacen caso omiso -al igual que la Zona Metropolitana de la Ciudad deQuerétaro- que la gestión del suelo es la gestión del agua. El éxito -percibido, nonecesariamente sustentable- de la Ciudad de Querétaro, es un polo de atracción para loshabitantes del interior del Estado y de otras partes del país, que buscan lugares para vivir conmejores condiciones de vida para ellos y para sus familias. Este fenómeno migratorio hacia laZMCQ -presente por aproximadamente tres décadas- pondrá aún mayor presión en los escasosrecursos hídricos disponibles. Éxito percibido: hace un poco más de un lustro funcionarios deBanco Mundial estaban sorprendidos del crecimiento económico del corredor Querétaro-San
  6. 6. Juan del Río, hasta que se dieron cuenta que este crecimiento se sustentaba en lasobreexplotación de un recurso natural no renovable, el agua. Y la perspectiva del futuro no esalentadora: de acuerdo al Instituto Nacional de Ecología en el documento “Evaluación de laVulnerabilidad en Zonas Industriales” el corredor Querétaro-San Juan del Río está clasificadocomo de muy alta vulnerabilidad ante el cambio climático global. Cabe mencionar que unindicador-criterio para una ciudad sustentable es que si cuenta con un Plan Maestro desuministro de agua sobre el largo plazo. La Ciudad de Querétaro no lo tiene.Si bien el agua del proyecto Acueducto II -el cual es irreversible- tiene limitaciones, el agua enbloque que traerá a la ZMCQ puede dar un respiro a la gestión del recurso. No obstante que haydisponibilidad continua en las redes del servicio público urbano, en cumplimiento de la actualpolítica gubernamental estatal del Gobierno del Estado en el periodo 2003-2009 “Agua paraTodos, Todos los Días” ha sido a expensas de una acentuada sobreexplotación de los acuíferosque le suministran el agua a la ciudad, y la distracción de recursos financieros necesarios -porejemplo- para elevar la eficiencia en la conducción y distribución del agua por la ComisiónEstatal de Aguas. La Comisión Estatal de Aguas pierde en fugas en la ZMCQ aproximadamentela mitad del agua que obtiene -pérdidas de aproximadamente 500 millones de pesos anuales eningresos a la CEA que no se generan- situación totalmente inaceptable bajo las condiciones deagua cara, como lo es la de Acueducto II.Sin embargo, la gestión actual del recurso hídrico en la ZMCQ adolece -bajo las circunstanciasactuales de la disponibilidad escasa del recurso- de serias deficiencias, atribuidas a una mezclade falta de voluntad política, incompetencia institucional, e intereses establecidos, contrarios ala gestión del agua como responsabilidad social. Destacan -entre otros factores- el desempeñolimitado de la Comisión Estatal de Aguas, la cual presenta evaluaciones de desempeño porcalificadoras de riesgo crediticio -“Fundamento: Comisión Estatal de Aguas de QuerétaroCEAQ, Standard & Poor´s, 2008-12-29”- menores al promedio de otros organismos operadoresnacionales similares, calificados bajo los mismos criterios; el manejo disfuncional en la gestióndel agua pluvial urbana y el riesgo creciente de inundaciones en la ZMCQ; la carencia de unaperspectiva integral -opuesta a la gestión sectorial que se practica en la actualidad- de la gestióndel agua en la zona de influencia hídrica de la ZMCQ; la ausencia de la participación social -osus representantes elegidos- en el proceso de toma de decisiones relacionadas con el agua; y lainoperancia del Comité Técnico de Aguas Subterráneas (COTAS) del Acuífero del Valle deQuerétaro, cuya principal responsabilidad es la administración sustentable del Acuífero delValle de Querétaro y del cual la CEA es el principal usuario.Es destacable -además- que Querétaro es de los últimos estados a nivel nacional que no tienenuna Ley Estatal de Aguas, y que la CEA -paraestatal del Gobierno del Estado- carezca de unreglamento interno, que no exista un instrumento de regulación de su desempeño -en su carácterde monopolio natural- por parte de Gobierno del Estado. Carencia de un Reglamento Interior dela CEA, el cual debe de definir la configuración institucional que es necesaria para responder demanera eficiente y sustentable a las necesidades hídricas presentes y futuras del Estado deQuerétaro y la ZMCQ. A esto se suman decisiones cuestionables, como fue la de permitir que laCEA tomara la responsabilidad de la implementación del proyecto Acueducto II, cuya principalconsecuencia fue la falta de atención a la eficiencia del organismo operador, su verdaderaresponsabilidad.De acuerdo a estadísticas del IBNET “The International Benchmarking Network for Water andSanitation Utilities” del Banco Mundial para el año 2005, la Comisión Estatal de Aguas delEstado de Querétaro era el segundo organismo operador en México que más gastaba en costosde personal -después de Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey- asignando un 52% de suscostos de operación a este rubro. A nivel nacional Cancún gastaba en ese año el 31%, Culiacán30%, San Luís Potosí 23% y Tijuana 34%. La mejor práctica en América Latina la tenía AguasAndinas, de Santiago de Chile, asignando 22% de sus costos de operación a costos de personal.Con el cambio de Gobierno del Estado para el periodo 2009-2015, se acentuó la contratación de
  7. 7. personal en la CEA -frecuentemente innecesario- en muchas ocasiones con sueldos altos, lo cualprobablemente ha modificado este importante indicador de desempeño.Para tener una perspectiva más clara de una buena gestión del agua en la ZMCQ, no solo esnecesario considerar la disponibilidad, la calidad y el costo del agua; es preciso tambiéndeterminar el impacto de las instituciones involucradas en la administración del recurso yevaluar si estuvieron -y si estarán- a la altura de las nuevas circunstancias y presionesfinancieras, generadas por la introducción del proyecto Acueducto II y el proyecto de San PedroMártir en la ZMCQ, así como la política pública “Agua cerca de Todos” en todo el estado. Lasinstituciones y portadores de intereses más importantes involucrados en la gestión del agua en elEstado de Querétaro son la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), la Comisión Estatal deAguas, la Secretaría de Desarrollo Sustentable y la Procuraduría Federal de ProtecciónAmbiental, incluyendo además -en el plano informal- de las directrices de Gobierno del Estado,las presiones de los desarrolladores operando en la ZMCQ, y los intereses personales -opuestosa los institucionales- de los diversos niveles de gestores del agua en el Estado. Lo que necesitael Gobierno del Estado -responsable de facto de la gestión del agua en la ZMCQ- para cumplircon las expectativas presentes y futuras de la población, es de proveer de agua a la ZMCQ demanera sustentable para todos sus usos, en cantidad suficiente, de buena calidad, concontinuidad apropiada, y a precio razonable.La Zona Metropolitana de la Ciudad de Querétaro precisa de agua adecuada para la salud y elbienestar de la población y para su desarrollo económico, teniendo además como guía políticaspúblicas de equidad para todos los habitantes del Estado de Querétaro, de sustentabilidad en eluso del recurso, y de protección del medio ambiente. Sin embargo, hay que considerar que si lasinstituciones relacionadas con la gestión del agua en el Estado de Querétaro -la ComisiónNacional del Agua y la Comisión Estatal de Aguas- no han estado a la altura de la problemáticaactual, es poco factible que lo estén si será imprescindible tener una visión actualizada, máscientífica y más compleja de la problemática de la gestión integral del agua en la ZMCQ y suárea de influencia hídrica; que cuenten con un portafolio de propuestas realmente útiles desolución a la problemática existente, disponibles para su evaluación e implementación. Lasituación que se describe no es nueva, pues los indicadores de gestión de la CEA se hanmantenido en los mismos niveles desde el año 2000, a pesar de las considerables inversiones enel mejoramiento de la infraestructura que se han realizado hasta 2009, último año de la pasadaadministración estatal.Ante las prioridades irrefutables de una mejor eficiencia global de desempeño hacia el interior,y de una gestión financiera sensata sobre el largo plazo hacia el exterior -prioridades quepresentan crecientes síntomas de deterioro- la tendencia a la baja de los principales indicadoresde la CEA atestiguan la pérdida de competitividad de la Zona Metropolitana de la Ciudad deQuerétaro en comparación con ciudades con problemas de agua parecidos, como lo sonAguascalientes, León, y San Luís Potosí. En términos hídricos, la competitividad de la ZMCQen relación a estas ciudades similares, no está determinada únicamente por la disponibilidad derecursos hídricos -tenemos las mismas circunstancias- sino por quién es capaz de hacer unagestión eficiente y dar certeza a inversionistas sobre el largo plazo en función de la capacidad desus instituciones. De acuerdo a un especialista de la UAM-Ixtapalapa, dos de estas ciudades-Aguascalientes y León- son significativamente mejores que la ZMCQ en la gestión de susrecursos hídricos, lo cual se refleja en otros sectores de su economía, como lo es elestablecimiento y la inversión de importantes empresas y corporaciones en éstas.Se podría argumentar -como lo hace la Comisión Nacional del Agua- que en la RegiónHidrológica Pánuco perteneciente al Estado de Querétaro hay agua superficial suficiente sobreel largo plazo. Y sin embargo -además de proponer soluciones únicamente desde el lado de laoferta- existen limitaciones de disponibilidad, financieras, sociales, políticas y ambientales.Hay otras opciones de suministro de agua que no han sido consideradas adecuadamente,incluyendo la gestión de la demanda como parte de una Gestión Integrada de los Recursos
  8. 8. Hídricos. Hay, además, que ponderar que la ZMCQ estará financieramente exhausta en relacióna la gestión de sus recursos hídricos por un par de décadas, por las obligaciones financieras -yde operación y mantenimiento- de los proyectos Acueducto II y la planta de tratamiento deaguas residuales San Pedro Mártir.La gestión del agua en la ZMCQ -y su área de influencia hídrica en el Estado- no mejorará si nose posee la capacidad adecuada, si se tienen limitaciones en las habilidades técnicas yadministrativa del recurso, y si se carece de la capacidad para hacer las proyeccionespresupuestarias y financieras necesarias para resolver los problemas presentes y futuros. Laevolución de las necesidades directivas de la CEA a través del tiempo, ante la creciente escasezdel recurso hídrico, evidencia que en las décadas de los 70s y 80s se precisaban únicamenteconocimientos de ingeniería; que a principios de la década de los 90s fue además necesaria lagestión de agua en bloque para la ciudad cuando la demanda empezó a ser marcadamentesuperior a la oferta; y que en el contexto posterior a Acueducto II, será imprescindible un altonivel de desempeño en las áreas hidráulica, administrativa y de gestión financiera. Estaevolución de las capacidades necesarias de los Directores Generales de organismos operadoresde agua varía de acuerdo a las condiciones locales, como está documentado para el Sur deCalifornia -The Metropolitan Water District of Southern California- en donde la evolución de laprofesión predominante del Director General cambió de Ingeniero a Licenciado a partir de lamitad de la década de los 70s, dada la cada vez más frecuente presencia de conflictos por ladisponibilidad del recurso. Para el Estado de Querétaro, es necesario desarrollar las políticaspúblicas, leyes y reglamentos que generen las estructuras institucionales que permitan darleviabilidad a la ZMCQ en el mediano y largo plazo. Gobierno del Estado debe de tomardecisiones de quienes, cómo, y bajo que reorganización institucional, estas personas seránresponsables de la gestión óptima, eficiente y eficaz del agua.Recientemente la CEA cumplió 30 años de existencia, evolucionando en sus objetivos y en lascapacidades que son necesarias para lograrlos. Un proceso de importancia vital en estaevolución, del ámbito de la sociología, ha sido el proceso de “Captura” de las instituciones. Através de su historia, en ocasiones determinó el desempeño de la CEA su dependencia de otrasinstituciones, su alta burocracia; en otras líderes emprendedores. También ha sido capturada porlos intereses de Gobierno del Estado; pero en la actualidad se encuentra la presencia activa deun grupo que pretende capturar la Institución compuesto por personas de otros estados,provenientes en su mayoría de CONAGUA. Este coto de poder está buscando consolidarse, loque facilitaría -además- el usufructo personal de la gestión de una Institución pública. Estegrupo ha llegado al extremo de proporcionar al principal portador de intereses de la CEA,Gobierno del Estado, indicadores de gestión y expectativas de desempeño carentes defundamento. Esto es posible por la ausencia de un Ente Regulador de la paraestatal, figuraadministrativa ineludible en países con organismos operadores de alto desempeño. Si bien laprincipal vulnerabilidad física del suministro de agua a la ZMCQ es la disponibilidad de lamisma, en el ámbito de la gestión de este recurso son las limitaciones de la Instituciónresponsable, la Comisión Estatal de Aguas.Es necesario atender las vulnerabilidades que existen en la gestión de los recursos hídricos parapoder lograr que la Ciudad y el Estado de Querétaro sean competitivos y sustentables sobre elmediano y largo plazo. Es imperativo que Gobierno de Querétaro tenga control sobre la gestióndel agua -incluyendo sus finanzas- y que no sea la disponibilidad del recurso hídrico -o sucosto- la que determine el bienestar social, desarrollo económico y equilibrio ambiental delEstado. Arnold J. Toynbee, en su teoría cíclica sobre el desarrollo de las civilizaciones, solíadecir que las ciudades decaen como resultado de su incapacidad para enfrentarse a los desafíosque se les presentan, que las ciudades mueren cuando empobrecen. Para gobernantes ygobernados, usuarios y gestores de agua en la Zona Metropolitana de la Ciudad de Querétaro, esinexcusable darse cuenta que problema fundamental de la ciudad es la disponibilidad de agua yque se debe actuar en consecuencia. Comentarios: josueihernandez@hotmail.com

×