Experiencias en Áreas Protegidas

1,478 views

Published on

Resumen de la ponencia presentada en un curso de verano de la Universidad Complutense de Madrid en El Escorial.

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,478
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
14
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Experiencias en Áreas Protegidas

  1. 1. Experiencias de Áreas Protegidas por José Pino Díaz Director Adjunto del Parque Nacional de Sierra Nevada Convencionalmente se asume que un área protegida es toda zona de tierra y/o mar dedicada a la protección de la diversidad biológica y de los recursos naturales y culturales asociados y gestionada legalmente con eficacia (UICN, 1994) (en esta exposición se empleará la expresión área protegida, empleada internacionalmente, sinónima de la expresión espacio natural protegido, propia de nuestro acervo lingüístico). En la anterior definición se recogen las dos características principales de las áreas protegidas: la protección de la diversidad natural como finalidad y la gestión supeditada a un marco normativo como medio de conseguirla. Existe una gran diversidad de figuras de protección, si bien en términos de normalización se puede considerar la existencia de seis categorías (1): Reserva natural integral, Parque nacional, Monumento natural, Área de gestión de habitats y especies, Paisaje protegido terrestre-marino y Área protegida de recursos gestionados Categoría UICN Denominación Descripción Espacio protegido gestionado Categoría I Reserva natural integral principalmente con fines científicos o de protección de la vida silvestre Espacio protegido gestionado Categoría II Parque nacional principalmente para la protección de ecosistemas y recreo Espacio protegido gestionado CategoríaIII Monumento natural principalmente para la conservación de rasgos naturales específicos Espacio protegido para la Área de gestión de habitats Categoría IV conservación mediante la y especies intervención gestora Espacio protegido gestionado Paisaje protegido Categoría V principalmente para la protección del terrestre/marino paisaje terrestre/marino y el recreo Espacio protegido gestionado Área protegida de recursos principalmente para el Categoría VI gestionados aprovechamiento sostenible de los recursos naturales (1).- Directrices para las Categorías de Manejo de Areas Protegidas. Comisión Mundial de Áreas Protegidas con la colaboración del Centro Mundial de Monitoreo de la Conservación http://www.unep- wcmc.org/protected_areas/categories/esp/)
  2. 2. El número de áreas protegidas existentes en el mundo se ha duplicado en los últimos veinticinco años, las razones de este gran incremento hay que buscarlas en una mayor concienciación colectiva a favor de la conservación, preferentemente de la población residente en los grandes núcleos urbanos, y también a la incorporación de las mismas a las nuevas estrategias de desarrollo rural. Esto último se justifica en la consideración de las áreas protegidas en los planes o estrategias regionales como fortalezas para el desarrollo de las poblaciones de las comarcas geográficas en las que están enclavadas (en el caso de los Parques nacionales de España a este área geográfica se la denomina Área de influencia socioeconómica y está constituída por todos los municipios con Término municipal en el parque), ya que la declaración de un área protegida supone oportunidades para el desarrollo sostenible de las mismas, principalmente de las actividades y servicios ligadas al turismo rural y a la artesanía y de la comercialización y venta de productos locales. Hoy en día la declaración en España de un Parque nacional o de un Parque natural lleva parejo el compromiso de la Administraciones ante las poblaciones locales de asegurar su futuro y mejorar su calidad de vida, entendida ésta última como medida del desarrollo humano (2), por ello se suele incluir en las últimas normas legales declaratorias la obligatoriedad de elaborar el correspondiente Plan de desarrollo sostenible. “Al objeto de asegurar un desarrollo sostenible para la comarca y mejorar la calidad de vida de sus residentes, las Administraciones públicas interesadas elaborarán, coordinadamente, un plan de desarrollo sostenible, que deberá ser aprobado por el Gobierno mediante Real Decreto” (Ley 3/1999 de creación del Parque Nacional de Sierra Nevada) A pesar de lo anterior suele ser habitual que importantes sectores de población local sean reticentes e incluso claramente opositoras a tales declaraciones. Estas actitudes suelen estar fundamentadas en razones de diferente tipo: unas, de carácter sociológico, derivadas del aislamiento ancestral de las comunidades (tengamos en cuenta que las áreas protegidas han mantenido a lo largo de los siglos prácticamente invariables sus recursos naturales y paisajísticos gracias a su propia inaccesibilidad y aislamiento), otras, de tipo socioeconómico, derivadas del régimen de tenencia de la tierra, otras, meramente económicas, derivadas de intereses de particulares, empresas o instituciones, etc. Estos sectores de población perciben la creación del área protegida como una severa losa administrativa que cae sobre sus derechos de propiedad y que coarta su libertad de decisión y actuación. (2).- Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Humano. “Indicadores del desarrollo humano. Informe 2001”: incluye índices de escolaridad, de esperanza de vida y de PIB; clasifica a los países en países de alto, medio o bajo desarrollo humano. http://www.undp.org/hdr2001/spanish/spaindic.pdf
  3. 3. Para contrarrestar esa oposición local inicial se suele equivocadamente “vender el parque” en forma de promesa de inversiones futuras, de “lluvia de millones” de efectos casi inmediatos (grave error, ya que los frutos de la declaración de espacios protegidos se recogen a medio y a largo plazo), lo cual tiene como consecuencia un no deseado efecto boomerang que dificulta las iniciales tareas del neonato equipo gestor. Efecto que se acrecienta debido a que muchas áreas suelen tener muy mermadas sus iniciales capacidades de gestión debido a que no todas gozan de presupuesto propio (presupuesto en sentido amplio, es decir que cubra gastos de personal, gastos corrientes, inversiones, etc.), constituyendo lo que se ha dado en llamar paper park, y cuando lo tienen, éste no siempre alcanza lo suficiente, mucho menos lo deseable. El equipo gestor del área protegida debe marcarse como tarea fundamental desde la creación de ésta, trabajar con la población local, darle a conocer qué hace, por qué y cómo. Para ello hay que crear canales permanentes de comunicación; en este sentido hay que tener en cuenta que las figuras de participación pública (patronatos, juntas rectoras, comisiones sectoriales o consultivas, etc.) se han mostrado del todo insuficientes a estos fines. Se hace preciso, pues, implementar una estrategia de comunicación que se desarrolle vía programas cuya periodicidad podría hacerse coincidir con la de los propios planes de manejo. La finalidad última es conseguir que la población haga suya el área protegida, que la convierta en seña de su identidad y aliada de su desarrollo (llegado a este punto me viene a la cabeza el slogan de un cartel que editó hace unos años el G.O.B. “Cabrera el Parc Nacional de les Balears”). La estrategia de comunicación ha de contemplar al menos varias líneas de actuación (ver tabla) y una evaluación finalista que permita conocer el grado de éxito-fracaso en el empeño; un método eficaz para ello puede ser la realización de una encuesta a la población, antes de iniciar los programas y después de finalizados éstos. Línea de actuación Objetivo Colectivo diana “Conocer para respetar y Interpretación ambiental Asociaciones apoyar” “Reforzar la educación Educación ambiental Escolares para la conservación” “Conocer, amar y Voluntariado defender el área desde Jóvenes dentro” “Capacitar y preparar para Empleados o Formación las nuevas tareas” demandantes de empleo “Informar, mostrar, Divulgación Población general descubrir”
  4. 4. Sirvan como ejemplo los resultados obtenidos para el Parque nacional del Archipiélago de Cabrera. Encuestas a la población del entorno del Parque nacional del Archipiélago de Cabrera, 1994 1998 Incremento Valoración realizadas para evaluar los programas derivados de la estrategia de comunicación ¿Ha visitado Cabrera desde que 30% 50% 20% Positiva es Parque nacional? ¿Que actividades de gestión conoce? (porcentaje de los 28% 16% -12% Positiva encuestados que desconocen todas las activ. de gestión) ¿Está a favor de la declaración de Cabrera como Parque 51% 73% 22% Positiva nacional? ¿El P.N. beneficia a su 40% 55% 15% Positiva Municipio? ¿Acepta la existencia en el P.N. de zonas donde la navegación 64% 80% 24% Positiva está prohibida? ¿Cree V. que debe de haber zonas vedadas a la pesca 68% 76% 8% Positiva tradicional-artesanal-profesional en el P.N.? ¿Cree V. que no solo deben pescar en el P.N. los 47% 53% 6% Negativa profesionales? ¿Cree V. que ha disminuído la 77% 68% -9% Positiva pesca en su comarca?
  5. 5. A continuación se detallan varias experiencias de gestión de áreas protegidas desarrolladas para hacer frente a situaciones de conflicto. 1.- Supresión de la actividad cinegética en el Parque Nacional de Sierra Nevada. En el Parque Nacional de Sierra Nevada, de reciente declaración (Ley 3/1999, de 11 de enero), uno de los asuntos más conflictivos es el de la caza, considerada infracción grave por la propia Ley. Por el equipo gestor se articuló una estrategia basada en las siguientes líneas de trabajo: a) Valoración positiva de las solicitudes de ayudas económicas cuyo objeto fuese la mejora de los recursos cinegéticos en zonas limítrofes al Parque Nacional. b) Tramitación prioritaria de las indemnizaciones por limitaciones de derechos de caza. c) Participación local en las medidas de control de las poblaciones de cabra montés y de jabalí. d) Permanente comunicación con Ayuntamientos y Sociedades de Cazadores. e) Organización de varios cursos de formación sobre conocimiento del Parque nacional de Sierra Nevada. f) Diseño y fabricación de una exposición itinerante. En este caso concreto el asunto está muy candente y recientemente han surgido plataformas en dos municipios que basándose en argumentos demagógicos tratan de extenderse a otras poblaciones. 2.- Regulación de la pesca artesanal, tradicional y profesional en el Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera. La pesca artesanal ejercida por profesionales con embarcaciones y artes tradicionales, a pesar de ser una actividad extractiva, fue autorizada por la Ley de creación, quedando su realización supeditada a una regulación posterior. No obstante lo novedoso de la regulación pretendida, pionera en la región, provocó cierta conflictividad inicial, debido sobre todo a: a) La creación de zonas de reserva, excluídas a la actividad pesquera, b) La prohibición del palangre de superficie y de la pesca de arrastre, c) La limitación de la práctica del cerco a zonas de profundidad superior a 50 metros y del trasmallo y del palangre de fondo a zonas de profundidad superior a 20 metros, d) El mantenimiento de los puntos de calamento de artes de parada, cabiendo la posibilidad de su reducción en caso de afección a las colonias de cormoranes, y e) La prohibición de la pesca en fin de semana.
  6. 6. Las medidas de gestión tomadas consistieron en: La vigilancia exhaustiva del cumplimiento de la prohibición de la pesca deportiva (de superficie o submarina). La realización de estudios sobre el efecto reserva. La permanente comunicación con la Cofradía de Pescadores de la Colonia de San Jordi. El resultado fue que en breve plazo las poblaciones de especies comerciales, anteriormente sobreexplotadas, caso del mero, codiciada especie de pesca submarina, aumentaron la abundancia y tamaño de sus individuos, por lo que las capturas y por ende los ingresos de los pescadores profesionales se incrementaron, estableciéndose así una cierta comunión de intereses entre éstos y los gestores, lo cual ha propiciado que reciéntemente se aprobara un Plan compatibilizador de la actividad pesquera con la conservación de los recursos naturales del parque, único en España. 3.- Restauración de la zona de altas cumbres de Sierra Nevada y ordenación de las visitas. Desde la creación de la primera figura de protección para Sierra Nevada (Parque natural, 1989), se puso de manifiesto la necesidad de regular el tránsito por la carretera que, pasando por la zona de cumbres, une las dos vertientes, Norte y Sur, de la Sierra, debido a los graves impactos negativos causados en la zona. El primer intento de cierre al tráfico, el verano de 1995, generó un gran descontento social en los municipios alpujarreños que causó la rotura de los cierres instalados en la carretera. Al declararse las altas cumbres de Sierra Nevada Parque Nacional en 1999, el equipo gestor hace suyas las medidas de regulación de la zona aprobadas en 1997 por la Junta Rectora del Parque natural, éstas consistían en : a) Reconvertir en senda peatonal el tramo de pista no asfaltada comprendido entre el Collado del Veleta y El Chorrillo. b) La restauración paisajística del sector. c) Establecer dos áreas de estancia y control, una en cda vertiente. d) Estudiar las posibilidades de acceso a la zona de visitas guiadas. Las actuaciones que desde el año 2000 acomete el Parque nacional han consistido en: Regulación del tránsito rodado de vehículos a motor entre la Hoya de la Mora, vertiente Norte, y la Hoya del Portillo, vertiente Sur. Instalación de dos barreras de control. Instalación de dos puntos de información en dichas zonas. Puesta en funcionamiento de un servicio no gratuíto de visitas intepretadas con guía en transporte colectivo. Proyectos de restauración de la zona de altas cumbres. Edición de diverso material de divulgación (folletos, mapas, guías, vídeo).
  7. 7. Organización de varios cursos de formación sobre conocimiento del Parque nacional de Sierra Nevada. Organización de campañas de itinerarios guiados, dirigida a grupos y asociaciones. Diseño y fabricación de una exposición itinerante. En la actualidad el Servicio de interpretación de altas cumbres funciona con normalidad, siendo deseo de los gestores que sea lo suficientemente atractivo para que la iniciativa privada lo asuma; en cuanto a restauración de paisajes, nos encontramos en el cuarto año de trabajos. 4.- Regulación de las actividades de navegación y fondeo en el Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera. El Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera tuvo que hacer frente en sus inicios a una frontal oposición del sector náutico balear a las medidas de regulación de la navegación y del fondeo en el parque. Hubo manifestaciones en contra, los gobernantes locales y autonómicos se posicionaron en contra de la Administración del parque, se recogieron firmas para anular dicha regulación mediante una iniciativa parlamentaria popular, corrieron ríos de tinta en los periódicos locales, etc. Ante ésto el equipo gestor ideó una estrategia basada en las siguientes acciones: a) Ordenación del fondeo en la ensenada del Puerto de Cabrera. Se instalaron cincuenta puntos de amarre a boya, con ello, por un lado, se protegió la pradera de posidonia de los graves efectos del garreo de las anclas y, por otro, se consiguió que el navegante disfrutara de una visita de calidad (tranquilidad más seguridad). b) Ejecución de programas de visitas de jóvenes y escolares; más de 17.000 alumnos visitaron Cabrera los cinco primeros años del parque. c) Organización de un procedimiento rápido y eficaz de concesión de permisos de navegación y fondeo. d) Continua, detallada y personalizada información sobre la regulación de actividades de uso público. La realización conjunta de todas las acciones provocó el esperado cambio de opinión y permitió la normalización de las relaciones con las administraciones municipal y autonómica.

×