Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA DEL ECUADOR 
FACULTAD DE ARQUITECTURA, DISEÑO Y ARTES 
PENSAMIENTO CONTEMPORANEO 
Nombre: ...
Otro ejemplo del cambio de una modernidad a otra se puede encontrar en el cuerpo. 
Mientras que hasta no hace demasiado el...
A mi parecer de lo que trata Bauman se refiere a tener algo que es posible pero de igual 
modo no podemos desarrollarlo po...
Es, precisamente en estos espacios, en los que la humanidad se desenvuelve actualmente, 
que se da una cierta necesidad de...
Ahora en la modernidad liquida el individuo se encuentra con que ese futuro se ha 
desvanecido, no tiene la seguridad de c...
Bauman describe la transición de sólido a líquido con signos contundentes: si antaño 
teníamos bienes raíces, principios, ...
Bibliografía: 
Bauman, Zygmunt (2006) Vida Liquida, Barcelona, Ed. Paidós 
Bauman, Zygmunt (2005) Amor líquido, Madrid, Ed...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Analisis critico a la Modernidad liquida

11,699 views

Published on

Análisis critico a la Modernidad liquida

Published in: Education
  • Be the first to comment

Analisis critico a la Modernidad liquida

  1. 1. PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA DEL ECUADOR FACULTAD DE ARQUITECTURA, DISEÑO Y ARTES PENSAMIENTO CONTEMPORANEO Nombre: Jonathan Panchi Fecha: 14 de octubre del 2014 Análisis Crítico de la Modernidad y Vida Liquida Introducción: En este análisis crítico empezare con una frase del señor Bauman sobre la vida liquida. “La vida líquida es una vida precaria y vivida en condiciones de incertidumbre constante” -Zygmunt Bauman, Vida Líquida Analizare de que se trata su obra, sus características más relevantes también daré mi opinión y critica acerca de los puntos que él vaya tomando. También el perfil consumista del individuo de la modernidad líquida no concierne únicamente a su trato con los objetos. El mensaje de la sociedad de consumidores es que "todo es o podría ser una mercancía, o, si todavía no lo es, debería ser tratado como tal". Como ya lo había hecho en Amor líquido, Bauman insiste aquí en la precarización de las relaciones personales, que fluctúan al ritmo vertiginoso que el "síndrome consumista", caracterizado por la exaltación de "la rapidez, el exceso y el desperdicio", le impone. Las rupturas de pareja ya no sorprenden a nadie. Al contrario, se sospecha de aquellos que demoran demasiado tiempo en llevarla a cabo (Bauman cita un informe según el cual "el tiempo óptimo para desanudar el nudo matrimonial ha pasado a ser de entre 18 meses y dos años").
  2. 2. Otro ejemplo del cambio de una modernidad a otra se puede encontrar en el cuerpo. Mientras que hasta no hace demasiado el parámetro para juzgar el buen o mal estado de un cuerpo era la salud, ahora lo es el "estar en forma". El problema es que el concepto de "buena forma" es tan vago y subjetivo, y se presta de tal modo a comparaciones con los criterios de otros, que nunca se llega a su realización plena. Y no puede llegarse porque, precisamente, el consumo y el fitness es una práctica típicamente consumista se mueve a partir de una insatisfacción que él mismo tiene que alimentar. Desarrollo Se caracteriza por no mantener ningún rumbo determinado puesto que se halla inscrita en una sociedad que, en cuanto líquida, no mantiene por mucho tiempo una misma forma. Lo que define nuestras vidas es, por lo tanto, la incertidumbre constante. Y el motivo de preocupación que más obstinadamente nos apremia es el temor a que nos sorprendan desprevenidos, a no ser capaces de ponernos al día de unos acontecimientos que se mueven a un ritmo vertiginoso, a pasar por alto las fechas de caducidad y vernos obligados a cargar con bienes u objetos inservibles, a no captar el momento en que se hace perentorio un cambio de enfoque y quedar relegados. Así, dada la velocidad de los cambios, la vida consiste de nuevos comienzos, pero también de incesantes finales. Ello explica que en nuestras vidas resulte abrumadora la preocupación por los finales rápidos a falta de los cuales los comienzos serían impensables. Entre las artes del vivir líquido moderno y las habilidades necesarias para ponerlas en práctica, librarse de las cosas cobra prioridad sobre el adquirirlas. Una vez más, Bauman nos brinda un diagnóstico de nuestras sociedades certero, agudo e inmensamente conmovedor. En lo personal el texto me resulta un poco difícil de comprender en su totalidad ya que el autor utiliza palabras con las que no estoy familiarizado.
  3. 3. A mi parecer de lo que trata Bauman se refiere a tener algo que es posible pero de igual modo no podemos desarrollarlo porque se escurre de nuestro control, ya que a causa de los cambios constantes en la sociedad unos pueden sentirse capaces de afrontarlo y otros sólo pueden sentir miedo. También nos habla sobre la emancipación que constituye principalmente del desapego, independencia o libertad al consumismo, que de poco en poco ha ido aislando al hombre de la sociedad haciéndolo un ser egoísta. El hombre deja de lado esa sensación de satisfacción y bienestar, derivados de la industrialización posterior a la segunda guerra mundial y busca su libertad. Yo siento que la sociedad capitalista nos está señalando constantemente lo que tenemos y lo que no tenemos y ayudándose de la publicidad y mercadotecnia, y nos hace ver incluso por encima de nuestras necesidades básicas y así poder consumir al que más tenga. En la actualidad yo podría describirlo como “los que pueden pagarlo” y quienes “intentan pagarlo” y así se van sumando a la lista de deudores gracias a tarjetas de crédito. La vida liquida se alimenta de la insatisfacción del yo consigo mismo.1 Puedo notar que el tiempo se convierte en un medio, para conquistar el espacio. En la actualidad, con los avances tecnológicos, esta percepción del tiempo ha venido a transformarse, de manera tal que lo que antes nos parecía tan lejos, ahora solo está a un clic de nosotros, de esa manera conquistamos el espacio. Una conquista instantánea, que más tarda en tener pasado que futuro. 1 Zygmunt (2005) Vida Liquida, Barcelona, Ed. Paidós, p16
  4. 4. Es, precisamente en estos espacios, en los que la humanidad se desenvuelve actualmente, que se da una cierta necesidad de exclusión. Aunque en la actualidad van surgiendo por distintos motivos; por ejemplo, la estrategia actual en lugares como Santa Elena, donde el crimen organizado ha azotado fuertemente la entrada de turistas, los hoteles han creado estrategias diversas para convencer a los turistas de permanecer más tiempo en el hotel que afuera, una de ellas es la construcción de hoteles con playas privadas, eventos diversos dentro del hotel y barra de comida y/o bebidas. Así, los visitantes tienen música, comida y mar sin la necesidad de salir a buscarlo. Poco a poco el ser humano se siente más seguro estando sólo que en sociedad, está perdiendo las habilidades de convivencia, se moverá y expresara, en cierta medida, con aquellos a los que considere de su propia clase. El no hables con extraños, como lo señala Bauman, se ha convertido de una frase de protección infantil, a una coraza de protección adulta. Con el tiempo; explica el señor Bauman, el trabajo se transforma a la premisa de “primero yo y después yo”, ya que busca satisfacer siempre los intereses propios. Los trabajadores son el recipiente que contiene el trabajo, y como tal lo tienen que cuidar hasta que se agote. Por otro lado, el trabajador pasa, primero de un trabajo a largo plazo, duradero y en donde se crean vínculos afectuosos con compañeros y empresa; a un trabajo inmediato, en el que la durabilidad no es importante y los vínculos personales dejan de existir y toma más relevancia la recompensa. Es decir, en la modernidad sólida, el individuo tenía una figura con la cual identificarse, el Estado.
  5. 5. Ahora en la modernidad liquida el individuo se encuentra con que ese futuro se ha desvanecido, no tiene la seguridad de cómo se va a encontrar en años posteriores. En este sentido es importante señalar como el individuo al verse cegado por esas necesidades creadas, se refugia en sí mismo para poder hacerse, de esa seguridad, evaporada entre los poderes de los mercados financieros. El concepto de Estado nación, se ofrecía como sustituto de la comunidad sólida, sin embargo la seguridad y la certidumbre, buscan un nuevo modelo en el cual basar sus expectativas. Al final, Bauman señala que inmersos en la sociedad liquida, el cambio será notado sólo con el paso de muchos años; lo equivalente para desvanecer los vicios de hace siglos. Su mayor acierto ha sido dar con un estado social y describirlo con una metáfora mágica, lo líquido, que sintetiza una pauta de vida muy conocida: la precariedad en el trabajo, en las relaciones amorosas, en la propiedad, en el valor de las cosas, relacionada con la ingente producción de desechos humanos e industriales, la inseguridad de las personas, de las comunidades frente a los cambios naturales millones de personas que al trasladarse de un lugar al otro del planeta, se derraman, acicateadas por el sistema del turismo y los medios globalizados y el alcance global del capitalismo. Son los mismos signos que Marshall Berman recogía en la frase de Marx (“Todo lo sólido se desvanece en el aire”).2 Para Bauman todo esto equivale a una licuefacción de lo real, que se te escapa entre los dedos de la mano o se evapora como el sudor en una noche de verano. 2 Berman (2013) Todo lo solido se desvanece en el aire, México, Ed. siglo XXI, p98
  6. 6. Bauman describe la transición de sólido a líquido con signos contundentes: si antaño teníamos bienes raíces, principios, profesiones, expectativas de vida, matrimonios “hasta que la muerte nos separe”, valores trascendentes o tradicionales, ahora aceptamos todo lo contrario: trabajos, basura, ideas, valores, gustos, hablas. Toda nuestra cultura está destinada a administrar esa precariedad consustancial al consumo, esa cotidianeidad del riesgo puesto que todo, absolutamente todo, tiene fecha de caducidad. Ni siquiera se salvan los númenes. Tras una cultura de mártires hemos pasado a otra de héroes y ahora estamos en una cultura de celebridades; y éstas, como sabemos, son dioses mortales. El anhelo de identidad nacional, de género, de minoría no es tanto la respuesta a la globalización como la necesidad de que, en el vértigo torrencial del consumo que arrastra todo a su paso, algo quede de tangible, de perdurable y reconocible.
  7. 7. Bibliografía: Bauman, Zygmunt (2006) Vida Liquida, Barcelona, Ed. Paidós Bauman, Zygmunt (2005) Amor líquido, Madrid, Ed. Fondo de Cultura Económica Berman, Marshall (2013) Todo lo solido se desvanece en el aire, México, Ed. siglo XXI

×