Formac ciudadana y problem ambiental misereor

188 views

Published on

trabajo de informatica

Published in: Education, Technology, Travel
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
188
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Formac ciudadana y problem ambiental misereor

  1. 1. La formaciónciudadana y laconciencia ambiental
  2. 2. © Instituto Peruano de Educación en Derechos Humanos y la Paz IPEDEHP Calle Comandante Jiménez Nº 480 Magdalena del Mar Lima - PERÚ Teléfono: 616.8200, Fax: 616.8223 ipedehp@ipedehp.org.pe www.ipedehp.org.pe Lima, setiembre 2010Responsable Diagramación y diseño gráfico Ingrid Cornejo ZevallosEsta publicación ha sido posible gracias al aporte de Misereor.Este material puede ser reproducido total o parcialmente pormétodos electrónicos o convencionales, siempre que se cite lafuente.
  3. 3. El Ambiente en el Perú y el Mundo1PresentaciónMagna con ute magna adipsuscilis amconullaore vulput vel iliqua-te facilla auguer iure velent amet, quissectem augiam velisi tatemniscilit utpat.Ullumsandre tionsed exer sent lumsan henim dunt lum iuscipsuscing ex ent wisim incidunt wis acillum zzriure feuipisit, quametwismodo lorperos delis accum num volenis aut velent wis niamvent dolessed el ulla augiat, conumsan verilisit ilit autpate tetuedolumsa ndreetum venis am volor suscil ipismod olendio deliquiex et wisit autat. Niatue modolobortie do commodiat lutatet alitalisl dolor si.Ugiam, quisl eugait, quisim dolenis del iliquat. Ut aut irit lore mole-se faciduipit lorerilit dolortisit iriure modoluptat, summodo odolorsequat wisse doluptat ad euipit augiam, con ea feugiam, vel ut laad tie dolorperit, conse delit dolutpatetue eugait alissi.Olenim vel ulput pratue veriureet dit, sum et ad esenibh eugiamiustincipit nos esequipsum non endit nonummodigna feummy noseum quamcommy nibh ex ea feummy nis er sequisim nos accumdeliquipsum zzrit accum nulpute feum eum enim autat, consequipelit euip exeriusto dolorpe riuscin venibh ea faccum zzriureet wisaugueraestie dionsectem dipit am iurerci duisim at. Ulla feu facitisim nim inis diam nonummy nulla feugait il ullam essed et praes-to consecte veriure do estin estionu lluptat luptat at. Ut adionumdo dolore feumsandiat prating ex enibh eraesse ndiamet ummodit,corero con venis dolorpe rostisl utpat acipit, velis eugait praesto elex ea facipsum nisi.Erilisi. Tat et lamet essequipit in henibh endreet il dolor aliquat. Utlamcor si te velit luptatis dolorpe rating exer in hent ver aliquat alitutat, vendigna feugait am volortis dit ing ea facidui psuscin cillutla faci tat. To dolum exer autpatem incillaorer si euip etumsandioodolor autat, venisl ut iure magna faciduis dolor sed dolore do-lestrud minim zzriusci tis dolobore dolore facil delismo dolorperalisci tie mincilis elese magnibh enim etue diam, cor sequat velisadiam vullaor si blaorer aesequiscip exercin ulla aut prat irit pratueconulla feugait, sit, sim delisl ullaore magna feu facidui blan hentnum ing exeros ea feum iure commy nisim incipit prat, con voloreetlam nit alis eliquat venisisim iliquis nostinc iliquis nibh eratum zzrileugiam ing ex eugiam, quis niscipis er si te commy niam, cor sis nosdipsusto delit alit duis ad estie doloborem duis augue dolum zzrileu faci ecte min hent alit elit, si.
  4. 4. La formación ciudadana y la conciencia ambientalCiliquisl ing eugait, quisl ullut at. Agnismo dignibh eleniam venis-ci et atetuer ad magna commolore commolestrud min venim iri-liquam, commod digniam nulluptat. Duisit iure dolor sum voloramet, con volor si.Giamet alit lum dunt wisi er am veliquissit loreet velis et enim ditvelenissed minim ipit utem diat, vel diat, sustrud eniam, commodminciliquis dunt in hendit nim quisiscidunt at iril ero odigna con-sectem quis ecte modo eu feum dolummy nulputpat.Utat. Urer sum aliquam quisit praese tat adit lum zzriuscilis autpa-tue feugait num non henis nos augait ad dolorperos exercinibh euitat vercinci etum ea at. Gue ming eriure magna faci elis nullametlobore dunt la feu faccum eraesto consequam quis alit luptat, sus-cidunt aliquat ipisit verit am, venim niamet nim velenibh eugait lor-tincil utet etue consequis alit accum vullaor peraesto conum iliqui-sim nim zzriure consequisim el elestrud magna facin hendrerat wisnibh enisim iure commolo rperosto od tin henim in vullam venibhel irillum vent luptating exerosto od delessectem nisl ut wisl utatpraestie et velit nonsequatio odoloborper si er se tis enis niscipestrud euguerostrud do dignis nonullam, con volorper sim zzrilitnum velit nos acipis nulput ute molor ing el ea faci eu faccummynim velestinim irit am aci tet, quis ecte dolorercidui er ing etumnos nulla facidunt at. Duis alissequipit alit augue dui eugait duisnostis alit la feuisi.Tat. Obore tatem esequis iscidunt nonse te dunt la facing ero do-lore vel ipsustrud eu facil in utpatum dolore velestrud dolore tinheniat.Vullaore magna aliquatum zzrilis modolor eraesto do dio od ectemad dolore molent adignibh esenisc illandignim adiatum sandion se-quam nis alit la adit lore et nisseni smodit nulputatie erostrud temdolesenibh enit wis nos euip ent dolessit nonsequip et luptat ipexerit praestin veliquametum augait, corercing essed dolobore etaugiam zzrit wisit nulputat, core tatumsa ndionse quamet nim do-loborem vullutat num digna accum verat, se facinit, susci blamconutem vel iliquis modolut adit nullamet dolorperat, sum ecte ele-niat ea feugait pratumsan utpat ercip estismo dolore tat nim inimdunt wis exero dunt augue ea facipsummy non exercil luptat. Utdiam qui eugait digna con utet utatet ipsum euis nullan ea faciduiet lumsandre doluptatie dit, sim digniIPEDEHPSetiembre 20102
  5. 5. La formación ciudadana y la conciencia ambiental3Educación ambiental conenfoque de derechoshumanosLa crítica realidad de la problemática ambiental plantea a la educación el desafío de “reconciliaral hombre con su medio”, optando por una nueva relación del ser humano con su ambiente.Esta reconciliación conlleva un cambio de actitud, una toma de conciencia para actuar ética-mente en su presente con el ambiente y como señal de solidaridad con las generaciones futuras.La adopción de una actitud consciente ante el medio donde vivimos y que nos rodea, y del cual for-mamos parte, depende en gran medida de la educación de la niñez y en la juventud. Por esta razón,corresponde a la educación y a las Instituciones Educativas desempeñar un papel fundamental eneste proceso.Es necesario abordar la temática del cuidado y defensa del ambiente con la seriedad necesaria parapoder revertir los hábitos que causaron daños a nuestro planeta. Así mismo, es preciso incorporar laidea que con el correr del tiempo y manteniendo comportamientos perjudiciales hacia el ambienteperderemos la oportunidad de tener una mejor calidad de vida, deterioraremos más nuestro plane-ta y la calidad de vida de los seres que habitan en él.Es evidente la necesidad de sensibilizarnos para repensar en qué valores, actitudes, habilidadesy conocimientos necesitamos asumir y desarrollar para lograr el cambio cultural con respecto ala problemática ambiental. Ello implica desarrollar en las personas competencias para vivir de unmodo distinto al de hoy, que implique la capacidad de saber elegir a partir de consideraciones éticase intereses comunitarios.La educación ambiental es un proceso educativo integral e interdisciplinario que considera al am-biente como un todo y que busca involucrar a toda la población en la identificación y resolución deproblemas. Para lograrlo, es necesaria la adquisición de conocimientos, valores, actitudes y habili-dades, así como la toma de decisiones y la participación activa y organizada.El niño y la niña crece y se desarrollan bajo la influencia de un complejo proceso docente-educativo,en el que la Institución Educativa cumple un encargo social: que cada estudiante desarrolle aprendi-zajes que le permitan integrarse a la sociedad en que vive de una manera armónica, con formaciónciudadana que responda a las actuales exigencias y a los retos de la vida en sociedad. En este senti-do, debemos educar a cada estudiante para que ocupe el lugar que le corresponde en la naturaleza,como elemento componente de ésta. Debe comprender que es parte integrante del sistema ecoló-gico y que, como tal, tiene derechos, deberes y responsabilidades que cumplir.
  6. 6. La formación ciudadana y la conciencia ambiental4El rol de la educación en laformación de la concienciaambientalLa educación tiene un rol fundamental en la formación de ciudadanos y ciudadanas que cono-cen y defienden su ambiente, de modo tal que tomen conciencia de sus derechos y deberesambientales. Para ello, es importante desarrollar un pensamiento reflexivo, crítico y propo-sitivo sobre las situaciones locales, nacionales y globales para que puedan ejercer sus derechos ycumplir adecuadamente sus deberes y responsabilidades.La participación, necesaria en los procesos de construcción de ciudadanía, tiene una estrecha re-lación con la posibilidad de lograr aprendizajes, de conocer y de comprender con mayor claridadlas situaciones ambientales que se viven a nivel local, nacional y global. Por todo ello, la educaciónse convierte en una puerta de acceso al pensamiento reflexivo y crítico, a la acción informada ypropositiva así como al reconocimiento de las realidades de las personas y de los distintos grupossociales. ¿Qué es la ciudadanía?“Ciudadanía” es un concepto muy antiguo. Su definición ha ido variando con la historia de la hu-manidad en función de una progresiva toma de conciencia de lo que significa el ser humano en sudignidad y valor, en su dimensión de ser social, en sus múltiples expresiones de su vida en sociedad:cultural, económica, política, social y jurídica, con sus derechos, deberes y responsabilidades.Inicialmente, ciudadanía respondía a una concepción marcadamente jurídica, es decir, se ponía én-fasis en el aspecto legal que confiere a las personas un conjunto de derechos y deberes garantizadosinstitucionalmente por el Estado al obtener el documento de identidad (DNI).Para el IPEDEHP, la construcción de ciu-dadanía no es otra cosa que la forma-ción de personas responsables capacesde actuar activa y democráticamenteen la sociedad, en su ambiente. Estees uno de los retos más urgentes quela sociedad plantea a las institucioneseducativas.
  7. 7. La formación ciudadana y la conciencia ambiental5Mientras que en la actualidad, el concepto de ciudadanía se ha ampliado y tiene una connotaciónmás dinámica, incluye la ciudadanía social y ética porque deben existir condiciones reales (sociales,económicas, culturales, políticas) que garanticen el cumplimiento de los derechos de todas y todoslos ciudadanos. Este debe darse, tanto de parte del Estado Democrático, como de la sociedad civil(actitudes de responsabilidad y solidaridad de las y los ciudadanos). Esta concepción es respetuosade la diversidad cultural y social y se orienta hacia la ciudadanía intercultural.A pesar de la diversidad de definiciones, existe consenso respecto a los elementos esenciales de laciudadanía:Sentido de pertenencia a una determinada comunidad política;• Reconocer que cada persona es sujeto de derechos y deberes;• Es el Estado el responsable de salvaguardar estos derechos y deberes;• Podemos afirmar que “la ciudadanía implica un sentidode pertenencia y de membrecía a una determinada co-munidad política, entre cuyos miembros se establecenrelaciones de interdependencia, responsabilidad, solida-ridad y lealtad”1. ¿Qué puede hacer la Institución Educativa para formarciudadanos y ciudadanas responsables con el cuidadoy defensa de su ambiente?Los maestros y maestras desempeñan un papel fundamental en la formación de ciudadanos yciudadanas responsables con el cuidado y defensa, por su capacidad de comprensión sobrelos principales problemas ambientales y su posibilidad de organizar los procesos de reflexión yactuación desde el trabajo en aula:Recogiendo de la realidad los temas ambientales que serán materia de reflexión y de motiva-• ción para la investigación.Acompañando las reflexiones individuales y colectivas, facilitarlas y orientarlas.• Trabajando junto con sus estudiantes y con los padres y las madres de familia en actividades• concretas que promuevan la defensa y el cuidado del ambiente.1 Cabrera R., Flor. “Qué educación para qué ciudadanía” en Interculturalidad: fundamentos, programas y evaluación.Soriano A., encarnación. 2002. pag.88
  8. 8. La formación ciudadana y la conciencia ambiental6Los docentes tienen, ante todo, un rol dinamizador en la creación de espacios no solo para reflexión,sino también para la actuación de sus estudiantes en el liderazgo y desarrollo de propuestas en fa-vor de esta construcción de nuevas formas de relación con el ambiente y de nuevos estilos de vida.Por lo tanto, es necesario abordar el trabajo de la problemática ambiental desde lo educativo conuna mirada integral para formar:Ciudadanas y ciudadanos sensibles, con una base de formación ética en valores que permita• la construcción de nuevas formas de relación entre los seres humanos y entre estos y la natu-raleza.Ciudadanas y ciudadanos críticos y conscientes que comprendan, se interesen, reclamen y• exijan sus derechos ambientales, estando a la vez dispuestos a ejercer sus propias responsabi-lidades ambientales.Ciudadanas y ciudadanos capaces de organizarse y participar en la dirección de su propia vida,• adquiriendo también poder político en la vida de comunidad local, regional, nacional.Ciudadanas y ciudadanos comprometidos con un cambio profundo de mentalidad, de concep-• ción y de nuevos valores respecto del ambiente, orientados a la satisfacción de las necesidadesde las generaciones presentes sin comprometer la subsistencia de las generaciones futuras.Ciudadanas y ciudadanos con capacidad de vigilancia y participación a nivel local, regional y• nacional.
  9. 9. La formación ciudadana y la conciencia ambiental7Principios metodológicospara educar en el cuidado ydefensa del ambiente1. Promoviendo el conocimiento de la realidadUna de las demandas que se le hace a la educación es formar personas que conozcan su realidadpara que sean capaces de intervenir y transformarla responsablemente.Transformar la realidad es un proceso intencional, es decir que los maestros vamos a promover pro-cesos de desarrollo y formación de nuestros estudiantes para que éstos se reconozcan como seresdignos, sujetos de derechos y de responsabilidades, capaces de intervenir en su realidad cotidianay establecer una relación armónica con las demás personas y con su ambiente.Este principio está orientado a vincular los nuevos conocimientos con aquellos que los estudianteshan adquirido en su experiencia cotidiana - fuera del aula y desde al aula - respecto a su realidadnatural (medio geográfico y ecológico), cultural: su historia personal, familiar y local, sus cosmo-visiones y valores para que pueda comprender la realidad regional, nacional e internacional y seubique en su entorno asumiendo actitudes positivas.Corresponderá, entonces, desarrollar una serie de valores, de actitudes, de procedimientos y deconocimientos que permita a nuestros estudiantes conocer su medio, utilizarlo correctamente, va-lorar la necesidad de su conservación y sentir que su medio les pertenece hoy y tienen la responsa-bilidad de conservarlo para las generaciones que vendrán.2. Promoviendo la criticidadRequerimos formar estudiantes reflexivos, críticos y conscientes que comprendan, se interesen,reclamen y exijan sus derechos ambientales, estando a la vez dispuestos a ejercer sus propias res-ponsabilidades ambientales.Una institución educativa que pro-mueve la criticidad, respeta a laspersonas y las ayuda a desarrollarsecomo ciudadanos y ciudadanas au-tónomos y responsables.
  10. 10. La formación ciudadana y la conciencia ambiental8Para formar estudiantes reflexivos y críticos, se requiere:Un ambiente de libertad y tolerancia para pensar y expresar opiniones.• Dar importancia a la información que parte de la realidad de los estudiantes para luego regre-• sar a la misma realidad e intervenir en ella.Manejar información veraz y actualizada.• La posibilidad de elegir entre diversas opciones.• Desarrollar la capacidad de emitir juicios y, junto con ello, proponer alternativas de solución.• 3. Promoviendo la comunicación horizontalDesde la institución educativa, podemos sentar las bases de formación de ciudadanas y ciudada-nos sensibles, con una base de formación ética y en valores que tenga como base el diálogo parapermitir la construcción de nuevas formas de relación entre los seres humanos y entre estos y lanaturaleza.Para que la comunicación sea hori-zontal se requiere que nos reconoz-camos y aceptemos como personasdiferentes pero iguales en dignidady derechos.Para que el diálogo sea posible se requiere:Crear un auténtico clima de confianza: el aula debe ser un espacio donde los estudiantes ex-• presan con libertad lo que piensan y lo que sienten, sin temor a que se burlen de ellos o loscastiguen por lo que expresan.Ser tolerantes reconociendo y aceptando las diferencias: ser personas diferentes implica que• pensemos y sintamos de manera diferente. Hay que ser respetuosos de las ideas y sentimien-tos de los demás.Escuchar antes de reaccionar: escuchar tiene una importancia decisiva para reconocer qué es• lo que busca, hacia donde dirige sus actos y qué emociones acompañan su comportamientoFlexibilizar las exigencias: una actitud rígida genera rechazo no sólo hacia la persona, sino tam-• bién hacia sus ideas, sus propuestas... así tenga la razón. Aprender a dialogar supone aprendera ceder, conceder, negociar y acordar.
  11. 11. La formación ciudadana y la conciencia ambiental9Buscar soluciones, en lo posible, satisfactorias para todos: se trata de buscar entre todas las• personas respuestas solidarias a los conflictos, de tal manera que todos ganen.4. Promoviendo la participaciónEste principio se fundamenta en el reconocimiento de la dimensión social, cultural y política dela persona. El ser humano se desarrolla en la interacción con sus semejantes, por lo tanto, debedesarrollar capacidades, estrategias, habilidades y actitudes para saber convivir en colectividad,sintiéndose parte de ella con legítimos derechos y responsabilidades.Afirmaremos que nuestros estudiantes participan en la institución educativa cuando observamosque:Aprenden a formular y expresar sus opiniones en torno a los problemas que afectan su am-• biente.Aprenden a tomar decisiones y a asumen sus consecuencias.• Aprenden a participar organizadamente en la búsqueda de alternativas para mejorar su rela-• ción con los demás y con su ambiente.Son capaces de organizarse y participar en la dirección de su propia vida y en la vida de su co-• munidad local, regional, nacional.Participar es tomar parte activa en algoque tiene una intención, dejando de serespectadores, para tomar parte como pro-tagonistas.Es actuar comprometidamente con inicia-tiva, con capacidad de decisión y con res-ponsabilidad.
  12. 12. La formación ciudadana y la conciencia ambiental105. Promoviendo la actividadEste principio afirma que toda acción de aprendizaje debe promover que cada estudiante construyasus propios conocimientos. Para esto, las y los maestros deben renunciar al protagonismo para quesean ellos y ellas quienes lo asuman:Es promover estrategias de trabajo que privilegie la investigación, de tal manera que nuestros• estudiantes puedan intercambiar sus experiencias y accedan a fuentes de información diversa,lo cual les va permitir comparar, diferenciar, analizar, debatir, reflexionar, comprender, etc.Es aprender a cooperar y a trabajar en equipo, reconociendo y valorando las diferentes formas• de pensar y de ser de sus compañeros y compañeras. De esta manera se sentirán sujetos desus propios aprendizajes.Es promover que nuestros estudiantes se conviertan en sujetos activos de su propio conoci-• miento: que dejen de ser observadores del proceso educativo y pasen a ser protagonistas dedicho proceso, participando activamente en él, a través de diversas estrategias.Es promover que los estudiantes “aprendan a aprender”: orientando los docentes a que nues-• tros estudiantes generen su propio conocimiento.Promover la actividad es crear las con-diciones para que nuestras alumnas ynuestros alumnos construyan sus pro-pios conocimientos observando, cues-tionando, descubriendo, creando y noque lo reciban pasivamente escuchan-do, repitiendo ideas y conceptos deotras personas.
  13. 13. La formación ciudadana y la conciencia ambiental11El ser humano es un todo, una unidadindisoluble, en la que las dimensionescognitiva, emocional, espiritual, artísti-ca, corporal, etc., se relacionan e inte-ractúan permanentemente.Las niñas y los niños que sontratados con cariño y respetoaprenden a entablar relacionesasertivas con las personas y consu ambiente.6. Promoviendo la libre expresión y desarrollo desentimientosEste principio consiste en propiciar espacios favorables a la expresión de los afectos y los sentimien-tos, sin presión de ningún tipo. Sólo si tenemos en cuenta los sentimientos de nuestros estudiantesy diseñamos estrategias metodológicas para su expresión, serán posibles los aprendizajes de valo-res como el respeto por el otro, la justicia y la solidaridad.Es compromiso de la Institución Educativa sentarbases sólidas en la formación de personas compro-metidas con un cambio profundo de mentalidad,de concepción y con nuevos valores en su relacióncon el ambiente, orientados a la satisfacción delas necesidades de las generaciones presentes sincomprometer la subsistencia de las generacionesfuturas.7. La integralidadEn realidad, este principio viene a ser un enfoque que orienta toda la actividad educativa y sintetizatodos los principios que hemos planteado.En el aula, el desarrollo de las sesiones de aprendizaje son espacios privilegiados para promoveresta integralidad de nuestros estudiantes. Buscamos no sólo que conozcan los problemas que estánatentando contra el ambiente, sino también movilizar sus sentimientos y emociones para que, apartir de ellos, surjan propuestas concretas de acciones a favor del cuidado y defensa del ambien-te.

×