Cómo queremos que sea el final de nuestra vida copia

130 views

Published on

Ético, valores, creencias.

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Cómo queremos que sea el final de nuestra vida copia

  1. 1. pág. 1 ¿CÓMO QUEREMOS QUE SEA EL FINAL DE NUESTRA VIDA? HOW DO WE WANT TO BE THE END OF OUR LIFE? Por: Jheferson Carbajal* Resumen ¿Qué es la muerte? La muerte es el término de la vida a causa de la imposibilidad orgánica de sostener el proceso homeostático. Se trata del final del organismo vivo que se había creado a partir de un nacimiento. Podemos decir que existen distintos tipos de muerte. Así, en primer lugar, podríamos hablar de la llamada muerte natural que, como su propio nombre indica, es aquella que se produce a consecuencia de la vejez que tiene la persona en cuestión. Pero, por otro lado, está la llamada muerte violenta que es aquella que experimenta alguien a raíz de un traumatismo contundente y de forma fortuita o bien como consecuencia de aquella persona que ha decidido acabar con su vida. Así, alguien muere de muerte violenta cuando es víctima de un asesinato u homicida. Palabras Clave: La vida, Ciencia, muerte natural, muerte violenta, muerte, persona. Abstract Death is the end of life because of the impossibility organic to sustain the process hemostatic. In ancient times it was considered that death, as event, took place when the heart stopped beating and being alive and not breathing. With the advancement of science, death became understood as a process that, from a certain point, it becomes irreversible.
  2. 2. pág. 2 We can say that different types of death exist. This way, first of all, we might speak about the called natural death that, as its own name indicates, it is that takes place as a consequence of the old age that the person has in question. But, on the other hand, there is the called violent death that is that experiments someone to root well of a forceful traumatism and of fortuitous form or as a result of that person who has decided to finish with its life. This way, someone dies of violent death when he is a victim of a murder or a killer. Keywords: Life, science, natural death, violent death, death, person. Introducción De todos los fenómenos que pueden ocurrir a los seres vivos, la muerte es el más universal y el más inevitable. A estas dos propiedades se une otra, que no depende tanto de sus características propias como de nuestra estructura emocional y nuestra incapacidad de vivir en la incertidumbre; la muerte se considera como la puerta del “más allá”, el principio de lo desconocido. Estas tres características han sido las principalmente responsables de que la muerte haya ocupado la atención de muchísimos pensadores, pero simultáneamente se ha seleccionado en forma casi automática a los pensadores menos capacitados para hacer avanzar el conocimiento. El resultado es una enorme literatura romántica, autoritaria, dogmática, imaginaria, en ocasiones hasta culturales, pero casi nunca relacionada con la realidad. Ni siquiera entre los escritos estrictamente científicos se ha considerado a la muerte como un fenómeno natural; en ningún texto de fisiología ha encontrado una sección dedicada a la muerte, y esto es alarmante, en vista de que los seres biológicos sólo pueden existir en dos estados, que los dividen en forma quizá tan inconfundible como indefinible ya sean vivos y muertos.1 La sociedad ante la muerte Mientras que en algunos animales existen comportamientos innatos para morir, en el hombre sus actitudes y comportamientos ante la muerte son aprendidos culturalmente; dichas costumbres han variado de un tiempo a otro, a veces la muerte es vista como un hecho 1 Gómez, M. (1998).Significado de la muerte. España: Aran, 1998, p.151.
  3. 3. pág. 3 natural e inevitable, otras como un enemigo al que hay que conquistar. Entender esto, significa entender que la vida misma no es más que un periodo pequeño de nuestra existencia ya que cobra sentido en cuanto se revela como un tránsito, morir es cambiar de estado y el bien morir puede ser entendido en términos de desprenderse finalmente de todo lo material que nos confina a este mundo para facilitarnos el paso a la eternidad.2 El bien morir es estar dispuesto con humildad a despedirse de la vida, entregar la existencia que nos fue dada, sin rencores ni arrepentimientos, sin culpa y sin dolor. La muerte es un fin biológico o es la finalidad de la vida humana Muerte es el estado de un biosistema termodinámico en el que éste no puede organizar autónomamente su energía interna, por haberse hecho dependiente de operadores externos y de procesos espontáneos. Esta descripción considera la muerte como un hecho biológico ya sea cuando las energías biológicas del hombre llegan al punto cero, entonces sobreviene la muerte. Esta concepción sugiere también que la muerte es algo que sobreviene extrínsecamente a la vida; ambas, muerte y vida, se oponen; no existe entre ellas ninguna interrelación.3 Es lo mismo vivir y existir Eso es importante metodológicamente para ser capaces de distinguir el lugar donde radican los conflictos que a veces sentimos con respecto a nuestra vida concreta. Y lo es, sobre todo, para constatar que, a pesar de los límites que podamos sentir, ello no es obstáculo para vivenciar la alegría por el hecho de existir. Cuando hablamos de Vivir me imagino a cualquier persona que se despierta y lleva acabo una rutina muy parecida o mejor dicho casi exacta a la del día anterior, a esa persona que quizás solo vive porque tiene que pagar un Auto, porque tiene hijos o hijas que lo necesitan, o quizás tiene un novio o novia y creen que es el "Principio y el Fin de sus Vidas". La muerte como preocupación Los filósofos desde la antigüedad se han preguntado si deberíamos preocuparnos por la muerte. Algunos de ellos, como Epicuro o Lucrecio, han pensado que la muerte no es algo malo para quien muere y que, por lo tanto, no deberíamos estar preocupados por ella. "Si tu 2 Klarsfeld. La muerte en la sociedad. España: Computense, 2002, pp. 17-36. 3 Klarsfeld, (2002). Biología de la muerte. España: Computense, 2002, p. 236.
  4. 4. pág. 4 problema tiene solución para qué te preocupas y, si no la tiene, para qué te preocupas". Esta máxima podría aplicarse a cuestiones de carácter doméstico, pero ante situaciones que involucren ámbitos espirituales, la perspectiva cambia, entonces, se aplica otra como: "No le digas a Dios cuán grande es tu problema; dile a tu problema, cuán grande es tu Dios", y bajo esta perspectiva se desarrollamos el libro. El sentido de la Existencia Clásicamente el sentido de la existencia se ha supuesto como algo complicado, lo que no deja ser un modo idealista de pensar. Pero este idealismo del sentido nunca ha sido compacto, y se ha visto decaído por posiciones críticas o corrosivas. No deberíamos buscar un sentido abstracto a la vida, pues cada uno tiene en ella su propia misión que cumplir; cada uno debe llevar a cabo un cometido concreto. Los hechos que parecen robarle el sentido a la vida incluyen no solo el sufrimiento o la angustia, sino también la muerte.4 ¿Voluntad de vivir o voluntad de morir? Cuando la explicación del suicidio se aborda desde la sociología o la psicología, se impone en general el discurso crítico que persigue su prevención. La voluntad de vivir no está exenta de aquella tendencia, el suicidio no es considerado señal de querer dejar de vivir, por el contrario, resulta ser la manifestación más particular de aceptar y afirmar una vida sin sufrimientos.5 Esto nos quieres decir que la persona con deseo de morir, son personas benévolas, que no buscar la alegría ni el placer que le ofrece la vida si no que decaen por medio de sufrimientos y problemas. Salud, bienestar, enfermedad, sufrimiento y muerte Es fácil suponer que el deseo de las personas es estar sanos. Sin embargo, médicos y pacientes pudieran tener conflictos a la hora de definir este término. Para una persona, estar sano nace de una percepción subjetiva, que sería la falta de ser consciente del propio organismo, y saber que se cuenta con las capacidades para realizar sus objetivos. Por el contrario, no estar sano es cuando se está consciente de que tal vez algo no anda bien en nuestro cuerpo, 4 Gómez, La existencia tiene un sentido. España: Aran, 1998, p. 25. 5 O’Connor. ¿Tenemos voluntad para morir?, Trillas, 2005, p. 12
  5. 5. pág. 5 o de aquello que describimos como molestia, dolor, enfermedad, que nos preocupamos, porque nos recuerda no sólo que somos vulnerables sino, más aun, que no somos inmortales. La enfermedad es entonces nuestro primer gran temor: nos reconocemos como seres finitos, falibles, imperfectos. Pero para las personas la salud no es sólo un evento biológico, sino también la respuesta sicológica que desencadena en nosotros. Por esto, desde chamanes hasta médicos, son entonces llamados en busca de ayuda. El conocimiento, si bien nos ha brindado muchas herramientas, también nos ha llevado a descubrir que como especie estamos lejos de la perfección. Por eso, aun al buscar una salud perfecta desde el ideal biológico, eventualmente nuestro organismo va fallando, y ya sea por fenómenos agudos o por procesos crónicos que se van instaurando lentamente, se pierde el equilibrio que nos mantiene con vida. Allí la medicina y la tecnología han logrado grandes avances: a través de lo que se denomina medidas de soporte y que reemplazan funciones de órganos vitales, se logra mantener la vida. Es en estos momentos cuando se libran las verdaderas batallas de la medicina y la tecnología contra la muerte, quedando nuestra naturaleza en el medio, intervenida. ¿Cree en el fin de nuestra civilización? ¿La Biblia puede fortalecer nuestra Esperanza en la Segunda Venida de Jesús? La llegada del 2012 multiplicó las especulaciones sobre una catástrofe global y el fin del mundo. Todo como resultado de las previsiones del calendario Maya, para el 21 de diciembre, que indicaban el cambio de una era, pero que por muchos fueron interpretadas como el apocalipsis mundial. Los próximos meses prometen muchas discusiones sobre los riesgos de un colapso del planeta y de las diferentes profecías del fin del mundo. Este será el escenario ideal para sembrar miedo, ansiedad e inseguridad en muchas personas. Además de Hollywood, que cada vez trata más el tema, las noticias también indican el aumento en la construcción de refugios nucleares, mudanzas de familias a regiones conocidas como neutras en una tragedia global y el descontrol ambiental. La gente se está preparando para lo peor.6 Por otro lado, es interesante observar cómo las personas se involucran en esas discusiones y especulaciones cuando la verdad es tan simple, clara y accesible. La Biblia presenta las señales, los tiempos, las profecías y las interpretaciones. ¿Por qué creer en un calendario, 6 Muriá Vila, Irene (2000). “La concepción religiosa de la muerte”. Revista Digital Universitaria. 1 de Julio de 2000.
  6. 6. pág. 6 cuando tenemos las profecías verdaderas en las manos? La realidad es que las personas están tan necesitadas, intentando aferrarse a algo que les traiga seguridad. Allí está el escenario ideal para presentar el camino que aleja el miedo y trae verdadera esperanza. Marco Teórico ¿Qué es la muerte para los seres humanos? Para hablar del significado de la muerte debemos considerar que es una expresión compleja, pues implica no solo el hecho biológico en sí, sino que conlleva matices sociales, legales y religiosos, entre otros. (Hernández, 2006:10) “En el intento de dar sentido al morir este artículo presenta una breve revisión de estos aspectos asociados a la muerte”; comenzando por el estudio de la muerte a través de la biología se exponen las ideas y los autores representativos que han marcado el estudio científico de la muerte, se aborda en el ámbito social algunas de las concepciones y los ritos que a través del tiempo han acompañado al morir, sin embargo podemos morir pero tal hecho no es válido hasta que un médico lo certifica, es así como se aborda la muerte desde el punto de vista legal. 7 La sociedad ante la muerte Mientras que en algunos animales existen comportamientos innatos para morir, en el hombre sus actitudes y comportamientos ante la muerte son aprendidos culturalmente; dichas costumbres han variado de un tiempo a otro, a veces la muerte es vista como un hecho natural e inevitable, otras como un enemigo al que hay que conquistar. (Hernández, 2006:10) “Actualmente, la muerte se vive socialmente como un tabú, no se les permiten hablar de ella incluso a aquellos que saben que están cerca a morir; tal es el caso de los enfermos terminales quienes acuden a los hospitales en un afán de luchar hasta lo último contra ella, sin importar lo adverso de las circunstancias.” Entender esto, significa entender que la vida misma no es más que un periodo pequeño de nuestra existencia ya que cobra sentido en cuanto se revela como un tránsito, morir es cambiar de estado y el bien morir puede ser entendido en términos de desprenderse finalmente de todo lo material que nos confina a este mundo para facilitarnos el paso a la eternidad. 7 Hernández, (2006). La sociedad ante la muerte. España: Computense, 2006, p. 236.
  7. 7. pág. 7 La muerte es un fin biológico o es la finalidad de la vida humana Muerte es el estado de un biosistema termodinámico en el que éste no puede organizar autónomamente su energía interna, por haberse hecho dependiente de operadores externos y de procesos espontáneos. (Nasif, 2004: 27) “Consecuentemente, un biosistema muerto interrumpe el forzamiento no espontáneo de la energía ambiental para convertirla en energía interna que podría usarse en la progresión de los procesos que permiten que ese biosistema se mantenga en un ambiente determinado.”. Esta descripción considera la muerte como un hecho biológico ya sea cuando las energías biológicas del hombre llegan al punto cero, entonces sobreviene la muerte. Esta concepción sugiere también que la muerte es algo que sobreviene extrínsecamente a la vida; ambas, muerte y vida, se oponen; no existe entre ellas ninguna interrelación.8 ¿Qué sentido tiene la existencia? ¿Será lo mismo vivir que existir? Eso es importante metodológicamente para ser capaces de distinguir el lugar donde radican los conflictos que a veces sentimos con respecto a nuestra vida concreta. Y lo es, sobre todo, para constatar que, a pesar de los límites que podamos sentir, ello no es obstáculo para vivenciar la alegría por el hecho de existir. (Alfredo, 1997:25) “Que la alegría de «estar» no me torne tan ebrio que me olvide, por el hecho de vivir, que podía no haber sido”. Cuando hablamos de Vivir me imagino a cualquier persona que se despierta y lleva acabo una rutina muy parecida o mejor dicho casi exacta a la del día anterior, a esa persona que quizás solo vive porque tiene que pagar un Auto, porque tiene hijos o hijas que lo necesitan, o quizás tiene un novio o novia y creen que es el "Principio y el Fin de sus Vidas".9 La muerte como preocupación para las personas Los filósofos desde la antigüedad se han preguntado si deberíamos preocuparnos por la muerte. Algunos de ellos, como Epicuro o Lucrecio, han pensado que la muerte no es algo malo para quien muere y que, por lo tanto, no deberíamos estar preocupados por ella. (Rodrigo, 2013:02) “La razón de esto radica en que si se concibe a la muerte como un límite, entonces la misma pregunta acerca de los límites introduce una pregunta acerca de su superación.” Ante un problema de grandes magnitudes suele decirse: "Si tu problema tiene solución para qué te 8 Nasif (1997). Cómo dar las malas noticias en medicina. España: Aran, 1997, p.151 9 Alfredo. Sobre la muerte Barcelona: Grijalbo, 1997.
  8. 8. pág. 8 preocupas y, si no la tiene, para qué te preocupas". Esta máxima podría aplicarse a cuestiones de carácter doméstico, pero ante situaciones que involucren ámbitos espirituales, la perspectiva cambia, entonces, se aplica otra como: "No le digas a Dios cuán grande es tu problema; dile a tu problema, cuán grande es tu Dios", y bajo esta perspectiva se desarrollamos el libro. ¿Qué entendemos por el sentido de la Existencia? Clásicamente el sentido de la existencia se ha supuesto como algo complicado, lo que no deja ser un modo idealista de pensar. (Pascal, 1935:15) “La filosofía existencial del sentido, lo que incluye a un rasgo escéptico y realista de largo alcance”. No deberíamos buscar un sentido abstracto a la vida, pues cada uno tiene en ella su propia misión que cumplir; cada uno debe llevar a cabo un cometido concreto. Los hechos que parecen robarle el sentido a la vida incluyen no solo el sufrimiento o la angustia, sino también la muerte. ¿Existe una voluntad de vivir o voluntad de morir? La voluntad de vivir no está exenta de aquella tendencia, el suicidio no es considerado señal de querer dejar de vivir, por el contrario, resulta ser la manifestación más particular de aceptar y afirmar una vida sin sufrimientos. (Baquedano, 2007: 24) “Lejos de ser una negación de la voluntad, el suicidio es un fenómeno de la más fuerte afirmación de la voluntad.” Esto nos quieres decir que la persona con deseo de morir, son personas benévolas, que no buscar la alegría ni el placer que le ofrece la vida si no que decaen por medio de sufrimientos y problemas. 10 Metodología Para redactar este trabajo primero elegí un tema, lo siguiente fue buscar información acerca de este y plantear la problemática. También utilicé elementos como: Citar Autores, especializados, emplee también los métodos: analítico, comparativo, sintético, valorativo y deductivo. 10 Baquedano. (2007), La Voluntad de vivir o morir. Vol. N° 4 p 110-113
  9. 9. pág. 9 Discusión Algunas ves no se han preguntado, ¿Qué sucede después de morir?, ¿a dónde nos iremos?, ¿Será cierto que nos iremos al cielo o al infierno? Preguntas que hasta ahora no encontramos respuesta, capaz lo encontremos cuando llegue nuestra hora de partir. Sería más bonito una muerte natural que una muerte ocasionada o violenta como es el caso de la eutanasia, vemos que en muchos países se aprueba ese método en las personas pero que creen ustedes ¿estaría correcto hacerlo? Una de las discusiones más intensas de las últimas décadas relacionadas con el fin de la vida es la que aborda la cuestión de la eutanasia y todas sus variantes. La ciencia es capaz de solucionar todo tipo de enfermedad o creen en el llamado “Milagro”. La eutanasia se basa en una decisión médica cuyo móvil es la piedad, aunque para muchos es una atribución exagerada de la libertad médica. Por ejemplo, cuando se administran fármacos en exceso para aliviar el dolor, siempre será una incógnita si el acto médico que produjo el deceso fue intensión o por “doble efecto”, quitar el dolor al mismo tiempo que se acelera el tramo hacia la muerte.
  10. 10. pág. 10 Conclusión Cómo vemos la vida de cada uno de nosotros es única e irrepetible. No se va a dar ni se dio otra existencia idéntica a la que nosotros estamos desarrollando. Y va a llegar un momento en que se va a terminar. Por lo tanto, cada acto de mi existencia es un acto que compromete a otros. Y si no fuera finita no tendría ese compromiso, pues tendría todo el tiempo del mundo para reparar mis actos. Los avances de la ciencia y la tecnología nunca han sido libres de repercusiones, pero es el uso que se les dé, el que realmente determina el futuro que creamos. Nuestra responsabilidad va en reconocer dónde están nuestras debilidades y tratar de fortalecerlas. Entender que el sufrimiento es algo que demanda integridad, calor humano y carácter. Y creo que queda bastante claro lo que es el homicidio, cuando una persona mata predeterminadamente o en defensa propia o con cualquier motivo que no sea que la persona asesinada no le haya pedido que acabe con su sufrimiento y esta sea médica o una persona que tiene que ver con un hospital es un homicidio, y aparte un asesino. Recomendaciones Es preciso evitar dos extremos: la eutanasia, y el ensañamiento terapéutico que consiste en todo lo contrario, o sea en ciertas intervenciones médicas ya no adecuadas a la situación real del enfermo, por ser desproporcionadas a los resultados que se podrían esperar, o bien, por ser demasiado gravosas para él o su familia. Mantener el diagnóstico científico y legal establecido. No existe ninguna justificación ética que recomiende el mantenimiento artificial. Proporcionar información clara al personal sanitario no experto y a la familia de las razones y argumentos que llevan a esta decisión.
  11. 11. pág. 11 Fuentes Consultadas Flores Guerrero, R. (s.f.). Salud, Enfermedad y Muerte. Recuperado el 26 de 10 de 15, de http://www2.facso.uchile.cl/publicaciones/mad/10/paper03.pdf Hernandes Arellano, F. (s.f.). El significado de la muerte. Recuperado el 15 de 09 de 15, de http://www.revista.unam.mx/vol.7/num8/art66/ago_art66.pdf Laera, R. (s.f.). La Preocupación por la Muerte. Recuperado el 23 de 10 de 15, de file:///C:/Users/Carbajal2015/Downloads/Dialnet-LaPreocupacionPorLaMuerte- 4810118%20(1).pdf Pereyra, M. (s.f.). ¿Cree en el fin de nuestra civilización? Recuperado el 26 de 10 de 15, de ¿La biblia puede fortalecer nuestra esperanza en la segunda venida de Jesús?: http://nuevotiempo.org/labibliahabla/videos/%C2%BFcree-en-el-fin-nuestra-civilizacion- %C2%BFla-fe-religiosa-puede-fortalecer-nuestra-esperanza-en-la-segunda-venida-de- jesus/ Villamizar Rodriguez, E. (s.f.). El morir y la muete en la sociedad. Recuperado el 13 de 09 de 15, de http://www.bdigital.unal.edu.co/783/17/263_-_16_Capi_15.pdf *Jheferson Carbajal Sebastián (1997), estudiante de la Facultad de Ingeniería Civil en la Universidad San Juan Bautista quien realizó el presente artículo ensayístico, asesorado por David Auris Villegas doctorando por Atlantic International University de EE.UU, Perú 2015.

×