Pdf 1 costa de marfil

520 views

Published on

Informe sobre Costa de Marfil

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
520
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
6
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Pdf 1 costa de marfil

  1. 1. La Verdad, núm 64Sábado, 15 de Enero de 2011 "FRANCIA EN COSTA DE MARFIL: EL PIRÓMANO NO DEBE JUGAR A BOMBERO"Asociación SurvieLa asociación Survie recuerda que Francia tiene una gran responsabilidad en la crisisque afecta a Costa de Marfil desde hace 8 años. Pese a lo que mantienen NacionesUnidas y las potencias occidentales, -era evidente que existían claras condiciones quepermitieran un amplio fraude, en especial en el Norte del país-. La única salida posibleen este momento es el apaciguamiento de ambos campos y no la afirmación de lavictoria de uno sobre otro. Francia debe proceder a la retirada de su operativo militar enbeneficio de las tropas internacionales bajo mando de Naciones Unidas.En este artículo, la asociación Survie demuestra que la Françáfria es responsable de laactual situación de Costa de Marfil, es decir es la Françáfica que ha actuado deincendiador porque Laurent Gbagbo, que no es de su agrado, ganó las elecciones enCosta de marfil en el año 2.002 y ha podido haber ganado las del 27 de noviembre de2010."Por primera vez en su historia, los ciudadanos marfileños han votado en una elecciónpresidencial auténticamente pluralista y abierta. Pese a las condicionesextremadamente desfavorables, la participación ha sido masiva. Sin embargo, tressemanas después, Costa de Marfil está secuestrada por «dos presidentes». Mientrasuno de ellos, Laurent Gbagbo, se aferra al poder, la «comunidad internacional» estáen vías de imponer al otro, a Alassane Ouattara, a los marfileños.Para delimitar la inmensa responsabilidad de la diplomacia francesa en el impasse quevive actualmente Costa de Marfil, es necesario marcar unos pocos jalones históricos.En el otoño de 2002, el Elyseo rechazó la aplicación de los acuerdos de defensa a unaCosta de Marfil que se enfrentaba a una rebelión armada abastecida desde un paísvecino. Por el contrario, se le impuso un cese el fuego que ratificaba la partición delpaís.En enero de 2003, con los acuerdos de Marcoussis, la diplomacia francesa impuso laentrada de los rebeldes en el gobierno marfileño. En Abidjan, los manifestantesrechazaron que las carteras de Defensa e Interior se otorgasen a los rebeldes, comodeseaba el ejecutivo francés. En noviembre de 2004, la escalada se convirtió en drama.Durante una ofensiva aérea del ejército marfileño por la zona rebelde, murieron nuevesoldados franceses de la operación Licorne y un civil norteamericano. Temiendo unputsch organizado por el ejército francés que destruyó la aviación militar marfileña.Los manifestantes salieron masivamente a la calle en algunos barrios de Abidjan. Elejército francés disparó sobre los manifestantes causando más de sesenta muertos.Los acuerdos de Pretoria de abril de 2005 reconocen la estructura de la ComisiónElectoral Independiente (CEI) conforme al plan establecido en la mesa denegociaciones de Marcoussis, conduciendo a una sobrerrepresentación de los rebeldes,garantizando a los partidos de la oposición una amplia mayoría. Sin más dilaciones secrea en París el Rassemblement des Houphouëtistes pour la Démocratie et la Paix
  2. 2. (RHDP), reconciliando a dos antiguos enemigos, Henri Konan Bédié y AlassaneOuattara, en torno a un acuerdo electoral destinado a asegurar la victoria de uno deellos sobre Laurent Gbagbo. La Unión Europea impulsó, por medio de NacionesUnidas, un Programa de Apoyo a los Procesos Electorales de los que la CEI es elprincipal beneficiario. El contenido de este programa permite augurar ya el recurso ala fuerza:«En las próximas elecciones, es previsible que el problema de la confianza se planteecon una agudeza aún mayor y exija el recurso a poderes de decisión excepcionalescapaces de contrarrestar la incapacidad de conseguir consensos políticos en tiempoútil".A comienzos de 2007, después de Ouagadougou, Michel de Bonnecorse, jefe de lacélula africana del Elyseo con Jacques Chirac, anuncia que el fin de la rebelión no esuna condición previa para la celebración de elecciones. Algunas semanas más tarde,Laurent Gbagbo, Guillaume Soro, líder de la rebelión, y Blaise Compaoré, presidente deBurkina, firman los acuerdos de Ouagadougou : Guillaume Soro pasa a ser PrimerMinistro. Finales de 2007, un acuerdo complementario tiene como único objetivoconfiar a la empresa francesa la posibilidad de elaborar las listas electorales.El pasado 2 diciembre 2010, el Consejo Constitucional marfileño, favorable en loesencial a Laurent Gbagbo, hace constar la expiración del plazo fijado a la CEI parahacer públicos los resultados provisionales. En efecto, la CEI ha fracasado en su trabajode conseguir un consenso sobre el conjunto de irregularidades del escrutinio. Elpresidente de la CEI Youssouf Bakayoko se traslada entonces al Golf Hôtel, donde seencuentran ya Henri Konan Bédié, Alassane Ouattara, Guillaume Soro, el representantedel Secretario General de la ONU y los embajadores francés y norteamericano. Estosúltimos le prometen protección hasta el aeropuerto a cambio de la proclamación de losresultados. Bakayoko anuncia la victoria de Alassane Ouattara ante las cámarasoccidentales. Al día siguiente, el Consejo Constitucional anuncia la invalidación delescrutinio en siete departamentos de la zona controlada por los rebeldes y la victoria deLaurent Gbagbo.Era absurdo pretender organizar unas elecciones satisfactorias sin acabar antes con lapartición del país. Sorprende que ninguna autoridad internacional lo haya exigidoseriamente. Pese a los enormes medios puestos en juego, el escrutinio no ha ofrecido lasgarantías anunciadas por Naciones Unidas.Es urgente que las iniciativas apaciguadoras ganen terreno. Si la «comunidadinternacional» tiene una onza de buen sentido, debe ser por este camino por el que debeempujar a los actores de esta crisis y no por el rechazo a la realidad y por el de la ilusiónde que cabe imponer una solución de fuerza a un país dividido. El riesgo está en hundira Costa de Marfil en la violencia.Exigimos que no se escatimen recursos, empezando por la retirada de la operaciónLicorne en beneficio del refuerzo de la ONUCI, para la reconciliación de los marfileñosy no para asegurr la victoria de un campo sobre el otro, que sólo supondrá unaimportante amenaza para el futuro de Costa de Marfil.Asociación Survie, 23 de diciembre 2010

×