Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Upcoming SlideShare
Mis obras
Next
Download to read offline and view in fullscreen.

0

Share

Download to read offline

El abc de l triunfador

Download to read offline

Related Audiobooks

Free with a 30 day trial from Scribd

See all
  • Be the first to like this

El abc de l triunfador

  1. 1. RecuérdaloWinston Churchill, quien tenía muy claro por su propia historia de vida que el éxito no es más queuna suma de fracasos bien aprovechados (experiencia que le dicen), habló una vez en unaceremonia de graduación universitaria, pronunciando el discurso más corto, pero más substanciosode su vida, cuando repitió tres veces: NUNCA RENDIRSE, NUNCA RENDIRSE, NUNCA RENDIRSE.Nunca rendirse ante la adversidad, ésa es la lección que nos enseñan muchos grandes hombrescuyas memorias hoy honramos.Como bien señala John Keats“en cierto sentido el fracaso es el camino al éxito, ya que cadadescubrimiento de lo que es falso nos lleva a buscar con ansias lo que es verdadero, y cada nuevaexperiencia nos señala alguna forma de error que más adelante evitaremos con sumo cuidado.Probablemente, no sepas que: Beethoven manejaba el violín torpemente, y prefería tocar sus composiciones en lugar de mejorar su técnica. Su maestro dijo que no tenía esperanza alguna como compositor. Los maestros de Thomas A. Edison dijeron que era demasiado estúpido para aprender algo. Albert Einstein no habló hasta que tenía cuatro años de edad y no leyó hasta que tenía siete. Su maestro lo definió como mentalmente lento, insociable y perdido en sus sueños tontos. Lo expulsaron del colegio.“Vive cada instante y hazlo tan hermoso que merezca ser vivido” Historia La ollaUn profesor se paró frente a la clase con una olla cerámica con boca ancha, la colocó sobre la mesay tomó una docena de piedras grandes y las fue colocando dentro de la olla. Cuando la olla estuvollena y no cabía una piedra más, preguntó: ¿Está llena la olla?Toda la clase contestó: Si.¿De verdad?, preguntó el profesor. Entonces tomó un cubo con grava y empezó a vaciar sucontenido en la olla hasta que se fue colocando en los huecos que existían entre las piedras másgrandes hasta que ya no pudo entrar una más. Entonces preguntó: ¿Está lleno ahora?Alguien del grupo contestó: Probablemente no.Bien, exclamó el profesor.Entonces tomó un balde con arena y lo vació dentro de la olla de tal manera que la arena cubrió loshuecos dejados por las piedras y la grava y ya no cupo más.
  2. 2. Preguntó: ¿Está llena ahora? Noooooooo, exclamó el grupo.¡Excelente!, les dijo a la vez que vaciaba una jarra con agua en el interior y está era absorbida por laarena.El punto principal de este relato, a mi juicio, consiste en colocar ante todo las piedras grandes en lavida, porque luego no hay tiempo para hacerlo.¿Qué son para ti las piedras grandes: un proyecto a lograr, calidad de vida, familia, finanzas?Acuérdate entonces de poner primero las grandes, porque después no podrás colocarlas. Un hermano asíUn amigo mío llamado Paul recibió un automóvil como regalo de navidad de parte de su hermano.La víspera de noche buena, cuando salía de su oficina, un muchacho callejero daba vueltasalrededor del flamante y nuevo automóvil, mirándolo por todas partes.-¿Es suyo ese automóvil, señor? –preguntó.-Mi hermano me lo regaló por navidad –asintió Paul con la cabeza.El chico estaba estupefacto.-¿Quiere decir que se lo dio su hermano y no le costó nada? Hombre, yo quisiera… -vaciló.Por supuesto, Paul sabía lo que él deseaba. Él iba a decir que quisiera tener un hermano así, pero,cuando escuchó lo que el muchacho dijo, se le fue el alma a los talones.-Yo quisiera –continuó el muchacho –poder ser un hermano así.-¿Quisieras dar una vuelta en mi automóvil? –le preguntó mi amigo, mientras miraba sorprendido almuchacho.-Claro que sí, me encantaría.Después de un corto paseo, el muchacho se volvió a él, y con los ojos resplandecientes dijo:-Señor, ¿le importaría manejar frente a mi casa?Paul sonrió un poco. Pensó saber lo que el muchacho quería. Deseaba mostrar a sus vecinos quepodía llegar a casa en un automóvil. Pero se equivocó de nuevo.-¿Podría detenerse donde están esos peldaños? –preguntó el chico. Subió corriendo los peldaños.Después de un momento, Paul lo oyó regresar, pero no venía muy rápido. Venía cargando a su
  3. 3. pequeño hermano inválido. Lo sentó en el peldaño inferior, lo estrecho contra sí y señaló elautomóvil.-Allí está,Buddy, exactamente como te lo dije allá arriba. Su hermano se lo dio por Navidad, y a élno le costó un centavo. Algún día yo te voy a dar uno igual… entonces podrás ver todo lo hermosoque hay en las vitrinas de Navidad, de las que tanto te he hablado.Paul bajó del auto, levantó al niño y lo colocó en el asiento delantero. El hermano mayor, con losojos brillantes, subió a su lado, y los tres iniciaron un inolvidable paseo de Navidad. Esa nochebuena Paul entendió lo que Jesús quiso decir cuando dijo: “Es más bienaventurado dar…” (DanClark)

Views

Total views

1,596

On Slideshare

0

From embeds

0

Number of embeds

2

Actions

Downloads

16

Shares

0

Comments

0

Likes

0

×