Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
«Bien, creo que el avance del conocimiento, sobre todo en sus
estadios más avanzados, sólo puede interesar a una reducida ...
«Bien, creo que el avance del conocimiento, sobre todo en sus
estadios más avanzados, sólo puede interesar a una reducida ...
Esquema.
1. Los servicios públicos (como la Sanidad) no deben ser gratuitos.
1.1 Ejemplos: las medicinas y la atención san...
Resumen
La gratuidad de los servicios públicos es contraria al principio de
correcta administración. Si, de acuerdo con es...
COMENTARIO GENERAL
LocalizaciónLocalización
El autor es el sociólogo y catedrático universitario, de ideología liberal, Am...
ExplicaciónExplicación
Una lectura completa del artículo nos facilita una mejor comprensión del texto. El autor
considera ...
Juicio críticoJuicio crítico
Respuesta libre.
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Comentario a. de miguel

628 views

Published on

Published in: Travel, Entertainment & Humor
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Comentario a. de miguel

  1. 1. «Bien, creo que el avance del conocimiento, sobre todo en sus estadios más avanzados, sólo puede interesar a una reducida fracción de personas. No estamos precisamente en una época que valore el esfuerzo, la vocación, la satisfacción por la obra bien hecha. Hay que dar una formación profesional a todos los jóvenes. Es más, entiendo que ésa es hoy la principal misión del Estado. Pero sólo unos jóvenes tendrán la inteligencia, la curiosidad y la emulación suficientes para superar el esfuerzo que requiere una carrera larga. A todo el mundo le gusta la música, pero sólo contadas personas pueden dirigir una orquesta. No por eso vamos a decir respectivamente que la carrera de la dirección o de composición musical es elitista. Lo es sólo en un sentido descriptivo. No creo que sea un buen principio de correcta administración el de dar servicios públicos gratuitos. Incluso las medicinas de los viejos o la atención de las clínicas de urgencia deberían costar algo a los usuarios. No digamos los museos. Razón de más para que el coste de los estudios universitarios sea satisfecho por una gran parte del alumnado o de sus respectivas familias. Esto significa que muchos estudiantes tendrían que trabajar los veranos o por las tardes, lo cual no deja de ser un excelente aprendizaje para todas las carreras. El estudiante no debe ser un señorito ». TEXTO
  2. 2. «Bien, creo que el avance del conocimiento, sobre todo en sus estadios más avanzados, sólo puede interesar a una reducida fracción de personas. No estamos precisamente en una época que valore el esfuerzo, la vocación, la satisfacción por la obra bien hecha. Hay que dar una formación profesional a todos los jóvenes. Es más, entiendo que ésa es hoy la principal misión del Estado. Pero sólo unos jóvenes tendrán la inteligencia, la curiosidad y la emulación suficientes para superar el esfuerzo que requiere una carrera larga. A todo el mundo le gusta la música, pero sólo contadas personas pueden dirigir una orquesta. No por eso vamos a decir respectivamente que la carrera de la dirección o de composición musical es elitista. Lo es sólo en un sentido descriptivo. No creo que sea un buen principio de correcta administración el de dar servicios públicos gratuitos. Incluso las medicinas de los viejos o la atención de las clínicas de urgencia deberían costar algo a los usuarios. No digamos los museos. Razón de más para que el coste de los estudios universitarios sea satisfecho por una gran parte del alumnado o de sus respectivas familias. Esto significa que muchos estudiantes tendrían que trabajar los veranos o por las tardes, lo cual no deja de ser un excelente aprendizaje para todas las carreras. El estudiante no debe ser un señorito ». SUBRAYADO
  3. 3. Esquema. 1. Los servicios públicos (como la Sanidad) no deben ser gratuitos. 1.1 Ejemplos: las medicinas y la atención sanitaria ha de pagarle en parte el usuario. 2. La Universidad no es una prestación social 2.1 Sí lo es proporcionar F.P. A los ciudadanos. 2.2 Causa: Acceso a estudios superiores de una minoría muy capacitada. 3. Conclusión: el coste de los estudios universitarios debe sufragarlos el estudiante o su familia , y no el Estado. ESQUEMA
  4. 4. Resumen La gratuidad de los servicios públicos es contraria al principio de correcta administración. Si, de acuerdo con este principio, la atención sanitaria debe pagarla en parte el usuario, con más razón el gasto de la enseñanza superior. Pues el objetivo prioritario de la Universidad debe ser el de promover la investigación, y esa ardua tarea sólo puede estar reservada a una minoría que destaque por su inteligencia, vocación y esfuerzo. RESUMEN
  5. 5. COMENTARIO GENERAL LocalizaciónLocalización El autor es el sociólogo y catedrático universitario, de ideología liberal, Amado de Miguel. Ha publicado unos cuarenta libros de ensayo entre los que destacan: Sociología del franquismo (1974), La herencia del franquismo (1976), Cuarenta millones de españoles, cuarenta años después (1976), Universidad, fábrica de parados (1979), Los intelectuales bonitos (1980), Diez errores sobre la población española (1982), Manual del perfecto sociólogo (1997). El texto pertenece a un artículo periodístico de opinión titulado «La estafa universitaria», que se publicó el 21 de septiembre de 1993 en la tercera página del diario madrileño ABC, a raíz de las movilizaciones estudiantiles contra las subidas de las tasas universitarias y a favor de la calidad de la enseñanza.
  6. 6. ExplicaciónExplicación Una lectura completa del artículo nos facilita una mejor comprensión del texto. El autor considera que una enseñanza universitaria de calidad es muy cara, pero quien debe costearla no es el Estado sino el usuario. Ello exige la subida de las tasas, el aumento de los presupuestos universitarios (bibliotecas, visitas de profesores foráneos …), mayor exigencia a profesores y a alumnos, pero también el incremento de las ayudas económicas a los estudiantes (ampliación del número y cuantía de las becas, concesión de préstamos con años de carencia). Esas ayudas deberían adjudicarse con criterios racionales (ha de primar la inteligencia, el estudio y el esfuerzo del alumno) y no sociales (los ingresos familiares), pues la enseñanza universitaria no puede ser una prestación social más, como la jubilación o el paro. Por ello, deduce el autor, la universidad debe reducir considerablemente el número de plazas, a las que se accederá tras una rigurosa selección previa: la calidad está reñida con la masificación. Lo opuesto a esa universidad de calidad que él propugna es el modelo actual, del que nos ofrece un panorama desolador, se trata de un régimen de enseñanza depauperado, paternalista e injusto. Depauperado, por falta de medios, por la escasa exigencia a profesores y alumnos, por su masificación, porque la función que cumple hoy la universidad no es promover el avance del conocimiento a través de la investigación, sino la simple formación profesional. Paternalista, porque al costar muy poco al usuario, viene a ser como una prestación social más. Injusto, porque el conjunto de la población subvenciona generosamente a una minoría social una mala enseñanza.
  7. 7. Juicio críticoJuicio crítico Respuesta libre.

×