La integración de y con los inmigrantes en   España: debates teóricos, políticas y          diversidad territorial     The...
Integration 2007-2010 (PECI). The article raises a conception of the policies of integrating immigrantswhich assumes at th...
Lorenzo Cachón Rodríguez      La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversidad ...
Lorenzo Cachón Rodríguez          La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversi...
Lorenzo Cachón Rodríguez          La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversi...
Lorenzo Cachón Rodríguez          La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversi...
Lorenzo Cachón Rodríguez         La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversid...
Lorenzo Cachón Rodríguez          La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversi...
Lorenzo Cachón Rodríguez           La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y divers...
Lorenzo Cachón Rodríguez         La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversid...
Lorenzo Cachón Rodríguez   La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversidad ter...
Lorenzo Cachón Rodríguez   La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversidad ter...
Lorenzo Cachón Rodríguez   La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversidad ter...
Lorenzo Cachón Rodríguez   La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversidad ter...
Lorenzo Cachón Rodríguez         La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversid...
Lorenzo Cachón Rodríguez         La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversid...
Lorenzo Cachón Rodríguez   La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversidad ter...
La integracion de y con los inmigrantes en españa
La integracion de y con los inmigrantes en españa
La integracion de y con los inmigrantes en españa
La integracion de y con los inmigrantes en españa
La integracion de y con los inmigrantes en españa
La integracion de y con los inmigrantes en españa
La integracion de y con los inmigrantes en españa
La integracion de y con los inmigrantes en españa
La integracion de y con los inmigrantes en españa
La integracion de y con los inmigrantes en españa
La integracion de y con los inmigrantes en españa
La integracion de y con los inmigrantes en españa
La integracion de y con los inmigrantes en españa
La integracion de y con los inmigrantes en españa
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

La integracion de y con los inmigrantes en españa

1,952 views

Published on

El Estado del bienestar no atraviesa su mejor etapa y esto puede suponer un paso atrás en la lucha por la total integración del inmigrante. Desde el punto de la filosofía política, esta investigación analiza las actuaciones del Gobierno español y los diálogos de la Unión Europea en torno al fenómeno migratorio. Lorenzo Chacón Rodríguez, autor de la misma, repara especialmente en el PECI.

Published in: Travel
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,952
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
444
Actions
Shares
0
Downloads
12
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La integracion de y con los inmigrantes en españa

  1. 1. La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversidad territorial The integration of and with the immigrants in Spain: theoretic debates, policies and territorial diversity Lorenzo CACHÓN RODRÍGUEZ Dpto. Sociología I. Universidad Complutense de Madrid lcachon@cps.ucm.esRecibido: 26.09.07Aceptado: 19.12.07RESUMENLa integración de los inmigrantes es una cuestión muy debatida académica y políticamente, precisamen-te, cuando las instituciones tradicionales del Estado de bienestar que deberían garantizar la socializaciónde los individuos han entrado en crisis. Ese debate empieza a adquirir un papel relevante en las políticasmigratorias en la Unión Europea. En ese panorama se pueden inscribir las transformaciones de la inmi-gración en España, los retos que plantea y las respuestas políticas que está recibiendo. La “institucionali-zación” de la cuestión migratoria en España desde el año 2000, está planteando una serie de desafíos queexigen una respuesta política al “problema de la integración de y con los inmigrantes” del tipo de la queproporciona el Plan Estratégico de Ciudadanía e Integración 2007-2010 (PECI). El artículo plantea unaconcepción de las políticas de integración de los inmigrantes que asume, a la vez, las políticas de redistri-bución y las de reconocimiento; examina la filosofía política explícita del PECI, aporta elementos para laevaluación de las políticas de integración y formula alguna críticas al PECI y, a partir del mosaico migra-torio que se va dibujando en el territorio en España, apunta elementos para una coordinación cooperativade las políticas de integración en el campo de la inmigración.PALABRAS CLAVE: Inmigración, Integración, Políticas de integración. España.ABSTRACTThe integration of immigrants is a very common discussion from an academic and a political point ofview, precisely when traditional institutions of the welfare state, that should ensure the socialization ofindividuals, have come into crisis. That discussion begins to acquire a significant role in migration poli-cies in the European Union. The changes of immigration in Spain, the challeges and policy responsesthat it is receiving, could be registered in this scenario. The “institutionalization” of the migration issuein Spain since 2000, is posing a number of challenges that require a political response to the “problem ofthe integration of and wich immigrants” of the kind provided by the Strategic Plan for Citizenship andPolítica y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm. 1: 205-235 205
  2. 2. Integration 2007-2010 (PECI). The article raises a conception of the policies of integrating immigrantswhich assumes at the same time the policies of redistribution and reconnaissance; examines the explicitpolitical philosophy of the PECI, provides elements for the assessment of integration policies and deve-lops some critics to the PECI and, from de immigration patchwork that is being drawn in the territory ofSpain, aims elements for a cooperative coordination of integration policies in the field of immigration.KEY WORDS: Immigration, Integration, Integration policies, Spain.SUMARIO1. La cuestión (sociológica y política) de la “integración” de los inmigrantes. 2. La “integración de los in-migrantes” (casi) llega, por fin, a la Unión Europea. 3. El momento de la “cuestión migratoria” en Espa-ña. 4. El Plan Estratégico de Ciudadanía e Integración (2007-2010): un proyecto político. 5. Elementospara una valoración (provisional) sobre el PECI. 6. La dimensión territorial de las políticas de integra-ción en España. 7. Algunas consideraciones finales. Bibliografía.206 Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm. 1: 205-235
  3. 3. Lorenzo Cachón Rodríguez La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversidad territorial “El autor de estas líneas hace constar que, puesto en eso hubo también consenso, más que bien. que el político práctico acostumbra a desdeñar, orgullo- ‘Me parece bien que eleven nuestro índice de so, al teórico, considerándole como un pedante inofen- natalidad, pero no a costa de mi hija’, debió sivo, cuyas ideas, desprovistas de toda realidad, no pue- de pensar la madre de la atractiva joven antes den ser peligrosas para el estado que debe regirse por de cambiarla de asiento, alejándola de las principios fundados en la experiencia; puesto que el go- bernante, ‘hombre experimentado’, deja al teórico jugar aguas territoriales del africano y su poderosa su juego, sin preocuparse de él, cuando ocurra entre influencia”. ambos un disentimiento deberá el gobernante ser con- De las varias cuestiones que plantea el “rea- secuente y no temer que sean peligrosas para el Estado lista” relato de León de Aranoa tres son relevan- unas opiniones que el teórico se ha atrevido a concebir, tes para este artículo: 1) qué derechos deben te- valgan lo que valieren”. ner esos inmigrantes que llegan a Lamerica, por (Kant, Sobre la paz perpetua, Madrid, Espasa Calpe, recordar el título de la película de Gianni 1964: 89). Amelio (1994) que narra el drama de la migra- ción albanesa a Italia; 2) cómo deben adaptarse las instituciones ante su llegada; y 3) qué rela- ciones personales hemos (queremos) de tener1. LA CUESTIÓN (SOCIOLÓGICA Y con ellos y sus culturas. O dicho de otra manera, POLÍTICA) DE LA “INTEGRACIÓN” cómo queremos gestionar su “integración” en el DE LOS INMIGRANTES que ya es su nuevo barco, su nueva sociedad. La “actualidad” que la problemática de la León de Aranoa (2007), en un artículo publi- “integración de los inmigrantes” ha adquiridocado a raíz del naufragio de una embarcación de un tiempo a esta parte responde al comporta-con inmigrantes que pretendían llegar en su frá- miento del buho de Minerva que, como Hegelgil patera a las costas italianas en agosto de señaló, levanta su vuelo al atardecer. La “inte-2007, escribe una ficción muy realista que reco- gración de los inmigrantes” se ha planteado co-ge una contradicción radical de cierta visión mo un desafío que había de abordarse desde las(instrumentalista) de la inmigración: políticas públicas sólo en el “atardecer” del “Treinta africanos rescatados de una em- Estado de bienestar keynesiano construido des- barcación harapienta subieron a bordo de un de la segunda guerra mundial y cuando el siste- crucero de lujo. Al principio se impuso la ley ma institucional que se había ido poniendo en del mar, pero una vez realojados los náufra- marcha para garantizar la inclusión social de los gos e invitados a las mesas de los turistas, individuos y de los (posibles nuevos) colectivos empezó a imperar la ley de la tierra (…) En había entrado en crisis (o así se percibía) y co- todo caso, en la mayor parte de las mesas se menzaban procesos de transformaciones pro- estuvo de acuerdo en que era la necesidad la fundas. Es el momento en que se agudiza la cri- que les hacía arriesgarlo todo en el mar, y hu- sis de la sociedad salarial, de la ciudadanía bo consenso en cuanto a lo necesaria que era construida en torno al campo laboral (por todos, su presencia en nuestros países. A fin de véase Alonso 1999 y 2007); es cuando institu- cuentas, se dijo también, alguien tiene que ciones como la escuela y los servicios públicos, hacer el trabajo de mierda que nadie quiere que deberían garantizar la socialización de los hacer ya en Europa. Y además elevan nuestro individuos, han entrado en crisis (Wieviorka índice de natalidad, añadió alguien en otra 1998). Y uno de los colectivos más frágiles en mesa, comentario éste que obtuvo la aproba- ese contexto eran y son los inmigrantes: porque ción de todos. Los problemas empezaron una elevada proporción no encuentra empleo o cuando comenzaron a comerse el paté con tiene trabajos sin protección social, de bajas mermelada que el servicio del barco repartió rentas o en la economía sumergida, porque vi- por las mesas. Y no hicieron más que agudi- ven en barrios guetizados, porque el sistema zarse cuando la hija adolescente de un em- educativo es menos eficaz en su socialización presario francés comenzó a mostrarse más que con otros grupos sociales, porque tienen un atraída de lo que la ley del mar recomienda menor acceso a los servicios públicos o porque por la ingenua voracidad de Adewale, un sub- algunos son “indocumentados” como conse- sahariano musculoso de piel negra, casi azul, cuencia de políticas de inmigración restrictuvas. al que la camisa Ralph Laurent le sentaba, y La (nueva) “cuestión social” aparece notable-Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm. 1: 205-235 207
  4. 4. Lorenzo Cachón Rodríguez La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversidad territorialmente “etnificada”. Es en ese momento históri- ha pasado a ser parte del marco básico en que seco cuando la problemática de la “integración de producen la luchas por la interpretación sobrelos inmigrantes” adquiere actualidad. Por eso los fenómenos migratorios.viene a colación lo apuntado por Hegel: Con razón se ha podido decir que “los traba- “Al decir (…) una palabra acerca de la teo- jos de la Escuela de Chicago entre 1910-1940 ría de cómo debe ser el mundo, la filosofía, constituyen los textos fundadores de la Socio- por lo demás llega siempre demasiado tarde logía de la Inmigración” (Rea y Tripier 2003, (…). Esto, que el concepto enseña, la historia 8). Aunque pueden señalarse los pioneros traba- lo presenta, justamente, necesario; esto es, jos de Ravenstein y sus “The laws of migration” que primero aparece lo ideal frente a lo real publicadas en 1885 y 1889 (véase Arango 1985) en la madurez de la realidad, y después él o la aparición de la inmigración o “el extranje- crea a este mismo mundo gestado en su sus- ro” en algunos de los clásicos de la sociología, tancia, en forma de reino intelectual. Cuando especialmente en el joven Max Weber (véase la filosofía pinta el claroscuro, ya un aspecto Mazzadra 2005) y en Simmel (véase Simmel de la vida ha envejecido y en la penumbra no 1977; Santamaría 2002; y Cachón 2005), sólo la se le puede rejuvenecer, sino sólo reconocer: Escuela de Chicago aborda sistemáticamente el el búho de Minerva inicia su vuelo al caer el estudio de los procesos migratorios y lo hace es- crepúsculo” (Hegel 1968: 36-37). tudiando, precisamente, los modos en que los Un caso “ejemplar” de este proceso es el de inmigrantes se insertan en sus nuevas socieda-Francia: hasta los años setenta no se planteaba des a la vez que van construyendo (en el sentidola problemática (social) ni la cuestión (política) económico/físico) y (re)construyendo (en elde la integración de los inmigrantes y es difícil sentido social) sus ciudades. De ahí que la so-encontrar esa expresión en la literatura sobre la ciología de las migraciones nazca conjuntamen-inmigración. Sin embargo, una vez que se em- te con la sociología urbana. Y aquellos científi-pieza a hablar de ella, se institucionalizará con cos sociales y humanistas del Departamento degran rapidez en los años ochenta: se creará un Sociología de la Universidad de Chicago, comoSecretariado General para la Integración, le se- Park, Burgess o Thomas, trabajaron en el con-guirá un Alto Consejo para la Integración y una texto social y político de los Estados Unidos aSecretaría de Estado para la Integración. Una de principios del siglo XX, donde el aire dominan-las publicaciones simbólicas de este período es te era la propaganda nativista que valoriza lael Informe del Alto Consejo titulado Pour un “anglo-conformity”, la hostilidad hacia los nue-modéle français d’integration publicado en vos inmigrantes y los negros (recuérdese que en1991, que cierra y sintetiza una serie de infor- 1929 se llegaron a agrupar seis millones de per-mes sobre diversos aspectos de la integración de sonas bajo el paraguas del Ku Klux Klan) y laslos inmigrantes. La culminación de este proce- políticas restrictivas de inmigración. Esta con-so, desde la perspectiva política fuertemente textualización del nacimiento de las teorías so-conservadora con que el Presidente Sarkozy ha bre la integración de los inmigrantes debe servirimpregnado a su mandato, ha sido la creación para apreciar lo que tenían de ruptura con laen 2007 del “Ministerio de la Inmigración, la opinión más común y lo que pudieron contribuirIntegración, la Identidad y el Codesarrollo”. La a fomentar políticas orientadas en otra direc-incorporación de la “Identidad” es la que marca ción. De aquel Departamento de Sociología na-ahora de un modo políticamente orientado esta ció, entre 1918 y 1920 (el parto fue largo porquedenominación1. Es el reflejo institucional del ocupa cinco volúmenes), El campesino polacoaumento de las identidades culturales/naciona- en Europa y en América de W. I. Thomas y F.les de que hablaba Wieviorka (1998). La “iden- Znaniecki. En esta obra clásica, los autores es-tidad” (y su defensa, explícita o implícitamente) tudian con métodos todavía hoy de gran (y cre- 1 El nuevo Ministro francés de Inmigración, Integración, Identidad y Codesarrollo explicaba en un artículo publicado en Le Figaro (1junio 2007) las cuatro partes del Departamento. Y respecto a la Identidad señalaba que “La identidad francesa es a la vez la herencia denuestra historia y el futuro de nuestra comunidad nacional (…) Nuestra identidad es una respuesta a la vez a la mundialización y a los co-munitarismos (…) Ligar inmigración, integración e identidad no tiene nada de vergonzoso (honteux) (…) La promoción de nuestra iden-tidad no manifiesta estrictamente ninguna hostilidad respecto a los inmigrantes (…) La identidad nacional no es un concepto, es una brú-jula para los franceses y para aquellos que aspiran a serlo”.208 Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm. 1: 205-235
  5. 5. Lorenzo Cachón Rodríguez La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversidad territorialciente) interés, la emigración/ inmigración de explícitamente desde el origen mismo de los es-los campesinos polacos hacia Estados Unidos tudios sobre las migraciones2. Y, sin embargo,partiendo de la teoría del ciclo “desorganiza- en las décadas siguientes no aparece en los es-ción-reorganización” de Thomas. Y en el arran- cenarios más relevantes de la sociología y sóloque de su análisis de la “comunidad polaco- “renace” en el momento en que los dispositivosamericana” que comienzan a organizar los mi- de integración del Estado de bienestar keynesia-grantes polacos ya incluyen el concepto de no han sido cuestionados; cuando, siguiendo“integración”: “Parecería a priori (…) que los con el ejemplo francés, La República comienzaprincipales problemas de los inmigrantes se a dar signos de debilidad para integrar comopueden formular en términos de su integración ciudadanos a todas las personas que viven en suo no integración individual (…) Pero, de hecho territorio en el campo económico, social, político(…) descubrimos que el problema de la integra- o cultural. Surge entonces la “preocupación” porción individual es en realidad una cuestión ape- la “integración de los inmigrantes”, surge lanas relevante y totalmente secundaria (…) El “cuestión migratoria” como una auténtica “cues-proceso fundamental que ha tenido lugar duran- tión social”.te este período es la formación de una nueva so- Hablar de “integración de los inmigrantes” esciedad polaco-americana a partir de esos frag- adentrarse en un campo que puede producir cier-mentos separados de la sociedad polaca y de su to desconcierto, teórico y político, por la diversi-inserción en la sociedad estadounidense (…) dad de significaciones a los que el concepto sePero esta ‘integración’ no es un fenómeno indi- puede referir. Diversos autores lo han puesto devidual sino grupal” que da como resultado, “un manifiesto. Por ejemplo, Hammar y Lithmannuevo producto específico cuyas materias pri- (1989: 348) han señalado que “(…) los concep-mas se han derivado en parte de las tradiciones tos adoptados para describir las relaciones entrepolacas, en parte de las nuevas condiciones en inmigrantes y los grupos de inmigrantes por unlas que viven los inmigrantes y en parte de los lado, y la sociedad del país de acogida por otro,valores sociales estadounidenses tal y como el son pocas veces tomadas en el mismo sentidoinmigrante los ve y los interpreta (…) Es evi- por los diferentes autores. La diversidad dedente que esta evolución ha sido socialmente in- acepciones atribuidas a términos como integra-evitable” (Thomas y Znaniecki 2004: 353-355). ción, asimilación, aculturación, segregación y No podemos abordar aquí los planteamientos pluralismo, especialmente en el discurso políti-de Thomas y Znaniecki ni los desarrollados co, parece a menudo desconcertante para elposteriormente por Burgess y Park (sobre todo observador”. Y de todos ellos, “es, quizás, elen la Introduction to the Science of Sociology de concepto de integración el que más se presta a1921) y su “ciclo de relaciones raciales” en cua- confusión” (Blanco 1993: 158). Penninx y Mar-tro etapas: competición, conflicto, acomodación tiniello (2006: 128) recuerdan que “el conceptoy asimilación, ciclo que inicialmente conciben de integración está siendo muy cuestionado ycomo un proceso progresivo e irreversible y del debatido. Hay tantas definiciones y conceptosque 30 años después, tras numerosos trabajos de integración, como personas escriben sobre elempíricos llevados a cabo en su Departamento tema. Además, como a menudo se da un conte-de Sociología (en que se presentaron 78 tesis nido muy político a la idea de integración, ladoctorales entre 1919-1935) rebajan el tono op- utilización del término puede resultar delicada”.timista y sólo entonces comienzan a cuestionar Por otra parte, a veces el concepto es rechazadoel contenido de la “asimilación”, es decir, para por los actores inmigrantes, sobre todo los deellos, de la “integración”. Pero sí queremos po- segundas o terceras generaciones que ponen elner de relieve que esta problemática se plantea acento, sin embargo, en que sí siguen sufriendo 2 Se podrían señalar antecedentes de la problemática de la integración de los inmigrantes en Simmel (ya citados) o, sobre todo, enWeber. En este caso no en el joven Weber (estudiado por Mezzadra 2005) de los “estómagos (polacos) constituidos de forma diferente”,sino en el Weber maduro de La ética protestante y el desarrollo del capitalismo. Allí, en una nota a pie de pagina, señala que el abandonode la “incuria tradicional” de las jóvenes polacas o de los emigrantes italianos (en Alemania) “no se debe (aun cuando sea un factor code-terminante) a la simple entrada en un ‘medio cultural superior’, sino que “el mero hecho de trabajar en un medio distinto del acostumbra-do es lo que rompe el tradicionalismo y lo que actúa de factor ‘educador’”(Weber 1983: 31), es decir, de factor de “nueva socialización”o, si se quiere, de integración en ese “medio social superior” de la sociedad de destino.Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm. 1: 205-235 209
  6. 6. Lorenzo Cachón Rodríguez La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversidad territorialproblemas de discriminación y de falta de reco- sociedad de acogida y sus instituciones); si par-nocimiento. Desde planteamientos críticos se te de la consideración de la inmigración comopueden recordar las argumentaciones de Sayad un fenómeno temporal en cuanto a la rotacióny Mezzadra. Sayad (1999: 307-317) señala el de en la estancia de los migrantes o si es una in-carácter polisémico de la noción de integración tegración en el marco de unos inmigrantes cony el hecho de ser un “concepto cargado” de una vocación de permanencia; si estudia los com-serie de supuestos que la sociología debería portamientos (y/o los procesos), manteniéndosecontribuir a desmontar. Mezzadra (2005: 146) en el plano analítico (incluyendo el análisis decritica la “nueva ortodoxia” que se va formando las políticas) o si se adentra en el terreno de laen la investigación internacional de las migra- formulación de políticas y, por tanto, entra en elciones, donde la mainstream se va conformando campo normativo del “deber ser”, que no es,como “una teoría de la integración social en el conviene recordarlo, un terreno científico perosentido pleno del término”, porque utiliza las que deriva de la fuerte vocación normativa quemigraciones como confirmación de la movili- hay en toda sociología. Y debe abordar y clarifi-dad social ascendente del sistema capitalista y car el papel del concepto en el campo de los de-los procesos de exclusión, estigmatización y rechos civiles, sociales, económicos, culturalesdiscriminación aparecen como efectos colatera- y políticos. Y, además, debe hacerlo abarcandoles de este proceso integrador; porque anula las las múltiples dimensiones de cada una de estasluchas políticas y sociales de los migrantes; y dicotomías y las interrelaciones que se produ-porque se da una imagen de la ciudadanía unila- cen entre ellas.teralmente expansiva que no tiene en cuenta la Cualquier intento de elaborar el concepto dedialéctica inclusión/exclusión ni la jerarquiza- integración parte (implícita o explícitamente) deción interna por líneas étnicas o raciales3. los sistemas de estados de bienestar diferentes Conceptualizar la “integración de los inmi- (o de uno de ellos), de los diversos planteamien-grantes” es tarea muy compleja porque ha de tos científicos que responden a las diferentes es-afrontar muchos y diversos dilemas teórico- cuelas del pensamiento social (y de la vocaciónprácticos que se entrecruzan entre sí. Por ejem- normativa de cada una de ellas), de las posicio-plo, cualquier concepto que se pretenda con un nes políticas de los autores y de los “climas” do-carácter general ha de definir si la “integración” minantes (ciertamente, cambiantes y cambia-es una cuestión individual y/o colectiva (de gru- bles) de la opinión pública. Algunas de estas di-pos sociales); si estudia o incide sobre los acto- versidades previas se reflejan en los llamadosres y/o sobre las estructuras; si se plantea un “modelos de integración” (véase Blanco 1993 yanálisis o incidencia sobre lo objetivo (sean es- López Sala 2005). Pero estos modelos suelentructuras o condiciones materiales de vida) y/o centrarse en uno (y sólo en uno) de los aspectossobre lo subjetivo (percepciones, identidades o de la integración: sobre todo, el referido a laspertenencias); si entiende la integración como culturas y las identidades culturales.un proceso y/o como una situación y un resulta- La primer tentación es criticar el término “in-do final; si aborda la integración como proce- tegración”, abandonarlo y, como han hecho al-so/resultado de carácter general y/o lo hace sólo gunos autores, proponer otros varios conceptoscomo un proceso/resultado que afecta a los in- alternativos o complementarios para analizarmigrantes; si se trata de la integración de los in- distintos aspectos de estos procesos de las mi-migrantes y/o de la integración con los inmi- graciones en las sociedades de acogida4. Pero,grantes (es decir, si es un proceso unidireccional como Farell ha puesto de relieve, “a pesar delque sólo afecta a los inmigrantes o bidireccional aire funcionalista y anticuado del término inte-porque afecta también, quizás sobre todo, a la gración, ningún otro ha sido (y sigue siendo, se- 3 No entraremos aquí en esa tarea ni en desmenuzar los diversos significados que distintos autores dan a la “integración” cuando loaplican al estudio de las migraciones. Ya lo han hecho entre nosotros Giménez 1993; Blanco 1993 y 2000; Herrera 1994; Malgesini yGiménez 1997; Solé y otros 2002; Zapata 2002 y 2004; Laparra y Martínez de Lizarrondo 2003; López Sala 2005; Gómez y otros 2005,entre otros. En Castles et al 2003 puede verse un análisis de pros y contras de diversos conceptos que se usan en este campo. Véase tam-bién Vasta (2007). 4 Por ejemplo, la propuesta de Zapata (2002 y 2004), en la estela de los planteamientos de Baubock, de introducir el concepto “acomo-dación” y “políticas de acomodación”, donde acomodación “tiene como unidad de análisis la relación entre los inmigrantes y los ciudada-nos con las diferentes estructuras institucionales (esferas públicas)” (Zapata 2004: 210-211).210 Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm. 1: 205-235
  7. 7. Lorenzo Cachón Rodríguez La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversidad territorialgún nuestra opinión) tan popular ni ha reflejado ción de los inmigrantes) se produce en armonía,tan ajustadamente la calidad técnica de ingenie- que está indemne de cualquier conflicto”. Yría social y la concepción holística sobre la so- Zapata (2004: 217) se pregunta: ¿Cuándo pode-ciedad que refleja este concepto. Sean cuales mos decir que los inmigrantes y los ciudadanossean los significados con los que aparece en la están acomodados?: “Un inmigrante y un ciuda-literatura, la noción de integración conceptuali- dano están acomodados cuando no tengan nece-za todo lo que sucede después de la llegada” de sidad de justificar las tensiones y los conflictoslos inmigrantes a su nuevo país (citado por que tienen al relacionarse con las diferentes esfe-López Sala 2005: 88). En la misma dirección ras públicas por cuestiones relacionadas con suapuntan otros autores; por ejemplo Penninx y nacionalidad, color de la piel, condición jurídica,Martiniello (2006: 128): “creemos que el con- o por considerar que se favorecen más a unos quecepto sigue siendo adecuado para analizar la si- a otros”. Y no necesitan justificarlo porque eltuación de los inmigrantes de primera genera- conflicto es intrínseco a toda interacción social.ción y de los grupos que todavía no se han fami- Se ha señalado “que la filosofía inicial de to-liarizado con la nueva sociedad, y necesitan dos los promotores del uso del concepto de inte-aprender en muchos sentidos cómo adaptarse”. gración era sin duda el de contribuir a su uso, pe- Y es adecuado incluso para analizar los con- ro no el de teorizar sobre un modelo de acciónflictos ligados (o que aparecen como ligados) a la pública: se trataba más modestamente de contri-inmigración, al menos si consideramos la inte- buir a una explicación de los procesos sociales”gración como un proceso social. La ausencia de (Richard y Tripier 2002: 289)5. Las líneas que si-conflictos podría ser considerada, erróneamente, guen se quieren situar en el “otro” camino: quie-como un signo de integración pero debería ser to- ren abordar la orientación que debe tener la “ac-mado más bien como un signo de segregación y ción pública” en este terreno, si se quiere, elexclusión radical. Para Simmel el “otro” lo es “modelo” (con minúscula) que deben seguir lasporque forma parte del “nosotros”: “Los morado- políticas de integración de/con los inmigrantes6.res de Sirio no son extranjeros (extraños), porque La discusión sobre la integración de/con losson como si no existieran para nosotros, están inmigrantes había que hacerla, tanto desde lamás allá de la proximidad y de la lejanía” perspectiva analítica como desde la normativa,(Simmel 1977: 717). Con los habitantes de Sirio como una reflexión sobre el conjunto de la socie-(aunque vivan a nuestro lado) no podemos tener dad: si la inmigración es, en nuestras sociedades,“conflictos” si no forman parte del nosotros, si un “hecho social” en el sentido que Durkheim dano se ha producido alguna forma de integración. a este concepto, es, por tanto, una realidad queEn todos los grupos humanos que interactúan (y nos afecta a todos, seamos o no inmigrantes, ten-sólo en ellos), que tienen contactos, que compi- gamos o no relación directa con los inmigrantes,ten, hay conflictos. Por tanto, contra la opinión y que afecta al conjunto de la sociedad y a todasde Hammar y Lithman (1989: 349) que señalan las instituciones, especialmente a las institucio-que el concepto de integración “no se aplica, su- nes públicas.ponemos, cuando hay conflicto entre las partes Desde los años noventa del pasado siglo “elinteresadas”, nuestra opinión nos lleva a hacer la interés de los teóricos políticos por el conceptoafirmación contraria: los conflictos son un (buen) de ciudadanía ha experimentado una verdaderasigno de que hay en marcha un proceso de inte- explosión” (Kymlicka y Norman 1997: 5) y hagración, de inclusión del “otro extranjero” en el producido “uno de los debates más apasionantes“nosotros”. Y, además, los conflictos ligados a la y fértiles en ciencias sociales” (Suárez 2005: 37).inmigración suelen producirse, precisamente, en Hoy en día, “responder a la pregunta ‘¿Quién esmomentos en que la inmigración se instituciona- ciudadano?’ es cada vez más difícil” (Castles yliza (Cachón 2002). En esa misma dirección Alistair 2000: 127) porque el concepto de ciu-apunta Sayad (1999: 307) cuando dice que “hay dadanía está en plena transformación (Solé yque evitar imaginar que este proceso (de integra- Cachón 2006), entre otros, pero fundamental- 5Estos autores citan a F. Dubet, Immigrations: qu’en savons nous?, 1989. 6Uso esta expresión “de/con” los inmigrantes tras escuchar algunas intervenciones de Luis Miguel Pariza, miembro español porComisiones Obreras en el Consejo Económico y Social Europeo, en las que insistía, con razón, en hablar de integración “de y con los in-migrantes”.Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm. 1: 205-235 211
  8. 8. Lorenzo Cachón Rodríguez La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversidad territorialmente, por el impacto y los desafíos que plantea de estatus formal (ciudadano frente a extranjero)la “cuestión migratoria”. “Ciudadanía democrá- y del aspecto político (que confiere al ciudadanotica”, “Ciudadanía cosmopolita” “Ciudadanía la condición de titular de la comunidad política),postnacional” (Soysal), “Ciudadanía diferencia- que la ciudadanía “es también un vínculo deda” (Young), “Ciudadanía desnacionalizada” identidad, de pertenencia y de reconocimiento.(Sassen), “Ciudadanía cultural” (Rosaldo), En realidad, la dimensión básica y la que aparece“Ciudadanía transnacional” (Bauböck), etc. U cada vez más necesitada de justificación: la per-otras como “patriotismo constitucional” tradu- tenencia (membership) a una comunidad de auto-cible como una “ciudadanía constitucional” gobierno, a una sociedad política”. Una cuestión(Habermas), o “ciudadanía multicultural” (que central de las consideraciones actuales sobre lasubyace en muchos de los conceptos anteriores) ciudadanía, especialmente si se considera desdey la lista podría seguir. Algunos de estos con- la “cuestión migratoria”, es esta capacidad sim-ceptos se mueven en el orden analítico (como el bólica de generar pertenencia y sentido de perte-de Soysal) en tanto que otros lo hacen clara- nencia, es decir, su aportación a las identidadesmente en el campo normativo (como los de de los individuos y de los grupos sociales.Young o Habermas). No se trata ahora de discutir si se produce o Una de las claves para entender este renacer de no (o si se debe producir o no) una ampliaciónla cuestión de la ciudadanía y su fertilidad es que de derechos de los ciudadanos, como planteaha subsumido los debates sobre la “integración por ejemplo Held (1997) y discute Zolo (1997),de los inmigrantes”7. Como apunta Mezzadra o si hay tensiones internas entre distintas di-(2005: 94), en la actualidad hay que leer las mi- mensiones de la ciudadanía democrática, comograciones “a través de la lente de la ciudadanía: señala este último autor. Se trata aquí de señalarpor un lado, no se podrá prescindir del contexto sólo la (necesaria, desde el punto de vista nor-general de crisis de la ciudadanía que caracteriza mativo) progresiva inclusión de sujetos anteslas sociedad occidentales contemporáneas; por excluidos (o nuevos excluidos) del conjunto deotro, se deberá prestar atención a las específicas derechos y reconocimiento que se incluyen bajodemandas subjetivas de ciudadanía que los movi- el concepto de ciudadanía.mientos migratorios expresan, justamente en tan- El reto es doble. Por una parte, como ha seña-to que movimientos sociales”. Pero no se trata só- lado Zolo (1997: 122) en una tradicional lógicalo (ni fundamentalmente) del concepto jurídico- de las relaciones Estado/mercado, “el problemaformal de la ciudadanía ligada a la nacionalidad y que afronta la ciudadanía democrática es deter-de las políticas de “naturalización” o de los mo- minar si en las sociedades postindustriales hay odos de adquisición de esa ciudadanía formal por no espacio para una experiencia democrática yla vía de adquisición de la nacionalidad, aunque un Estado de derecho que no estén totalmenteesta cuestión sea de gran interés (véase Castles y subordinados al modelo de mercado y su lógicaMiller 2003 y Sassen 2003). La perspectiva de la competitiva”. Pero por otra, a aquella visión queciudadanía es de gran interés analítico por varias podría hacerse desde presupuestos homogenei-razones que ha señalado Zolo (citado por zantes, se añade en la actualidad el reconoci-Mezzadra 2005: 95): porque permite abordar la miento de la diversidad cultural como un hechoproblemática de las instituciones y de la ‘calidad’ de nuestras sociedades. Como ha señaladode la vida pública; porque abre una perspectiva Miller (1997: 69), “el problema de la ciudada-de investigación particularmente interesante so- nía y el pluralismo es fácil de plantear, perobre la relación entre universalismo de los dere- muy difícil de resolver. Su premisa es la frag-chos y particularismo de la pertenencia (y entre mentación cultural de los Estados modernos”.la dimensión individual y la dimensión colectiva Una política de integración de los inmigrantesde la experiencia política); y porque permite te- ha de moverse en la tensión entre esos dos cam-matizar las tensiones que se manifiestan hoy en- pos: la ciudadanía democrática y el pluralismo.tre procesos globales e “identidades locales”. Como definición reciente de la integración deEntre los distintos aspectos que comprende “la los inmigrantes desde una perspectiva analíticaciudadanía”, De Lucas (2003: 17) señala, además valga la que proponen Penninx y Martiniello 7 Zolo (1997: 117) señala que la idea de ciudadanía ha venido a “llenar el vacío teórico y político —la ‘melancolía democrática’ (queha señalado P. Bruckner)— que varios autores veían como la penosa consecuencia de la caída de la utopía comunista”.212 Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm. 1: 205-235
  9. 9. Lorenzo Cachón Rodríguez La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversidad territorial(2006: 127). Estos autores plantean una “defini- puede ser interpretado en el sentido de interac-ción básica, pero también completa, de la inte- ción entre personas y grupos; que va producien-gración”; la conciben como “el proceso a través do un “ajuste mutuo”, es decir un cambio dedel cual uno se convierte en una parte aceptada instituciones e identidades dentro del respeto ade la sociedad” Y señalan que “esta definición los “valores básicos” de la UE.elemental se abre de forma intencionada en dos Pero éstas son (dos) definiciones de la inte-direcciones. Primero, insiste en el hecho de que gración de los inmigrantes, hechas desde unla integración sea un proceso, antes que un re- punto de vista analítico (la primera) y normati-sultado final. Por otro lado, no delimita ningún vo (la segunda), no de las políticas de integra-requisito particular para la acogida en la socie- ción de los inmigrantes. Dado que en este artí-dad receptora (al contrario de lo que ocurre con culo analizaremos los planteamientos del Planlos modelos normativos desarrollados por los Estratégico de Ciudadanía e Integración 2007-politólogos, según los cuales la acogida queda 2010 aprobado por el Gobierno de España endefinida en términos de asimilación, integra- febrero de 2007, conviene definir, desde unción, multiculturalismo o pluralidad). Así, deja punto de vista normativo, al menos provisional-la posibilidad de que se contemplen diferentes mente, las políticas de integración (en general)resultados temporales (es decir, que existen eta- para saber cual es, en nuestra opinión, la orien-pas intermedias) y finales”. Con ello ofrecen tación que deben seguir dichas políticas. Porqueuna definición muy operativa para el estudio sólo desde esa visión (explicitada) del horizonteempírico de los procesos de integración (de mo- a que se apunta se puede entrar en la valoracióndo comparado a nivel local). Esta definición del camino emprendido.abarca al menos tres dimensiones analíticas dis- Dando una verdadera vuelta al calcetín, po-tintas: las dimensiones político-legal, socioeco- demos plantear proactivamente el necesario en-nómica y cultural y religiosa porque en cada foque normativo que deberían tener las políticasuna de ellas los inmigrantes han de convertirse de integración a partir de un texto de Mezzadraen una parte aceptada de la sociedad8. (2005: 99), pero cambiando completamente el En otra dimensión, esta vez más normativa y sentido del mismo, porque el autor lo plantea enefectuada desde instituciones públicas, se puede términos analíticos, es crítico respecto a las ten-recoger la definición de integración que ofrecen dencias políticas y sociales en que nos vemoslos “Principios Comunes Básicos sobre Integra- sometidos y habla de “exclusión”: “La cuestiónción”, aprobados por el Consejo de Ministros de la inclusión (exclusión en el texto de Mezza-de Justicia y Asuntos de Interior de la Unión dra) de los migrantes del espacio jurídico, polí-Europea el 19 de noviembre de 2004. Estos tico y simbólico del Nosotros constituido por elprincipios definen la integración como “un pro- conjunto de sujetos titulares plenos de derechosceso bidireccional y dinámico de ajuste mutuo de ciudadanía ocupa una importancia estratégi-por parte de todos los inmigrantes y residentes ca tanto en la teoría como en la práctica más aúnde los Estados miembros (que) implica el respe- en una época en la que cada configuraciónto de los valores básicos de la Unión Europea” ‘identitaria’ (comenzando por la nacional) pare-(véase epígrafe siguiente). Hay varios elemen- ce investida de múltiples tensiones (…)” (Me-tos significativos en esta definición: se concibe zzadra 2005: 99).como un “proceso” (y no como un resultado), lo Desde el punto de vista normativo, se puedeque implica momentos distintos en el corto, me- considerar que las políticas de integración sondio y largo plazo; se define explícitamente co- aquellas que, además de garantizar la igualdadmo “bidireccional”, es decir, que afecta tanto a de trato (y no discriminación) en una sociedadlos recién llegados como a los ya asentados en libre y plural (es decir, de garantizar la igualdadel territorio de la Unión; es “dinámico”, lo que de derechos cívicos, sociales, económicos, cul- 8 Si se examina esta definición (formal) de integración propuesta por Penninx y Martiniello (“ser una parte aceptada de la sociedad”) po-dría señalarse que es compatible con una visión instrumental de la inmigración en la que los inmigrantes no gozaran de iguales derechos quelos autóctonos. Porque recoge la integración “nacional o étnica” (y eso puede ser suficiente desde el punto de vista de las migraciones) pero“ser aceptado” no garantiza la integración “social”, contra otras desigualdades sociales u otras fuentes de desigualdad, ni serlo en igualdad decondiciones y de oportunidades. Pero del contexto y del análisis del conjunto del texto de los autores (y de otros de sus numerosos trabajos)se deduce que no es así. Pero esto expresa la dificultad de una definición comprensiva de la “integración de los inmigrantes”.Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm. 1: 205-235 213
  10. 10. Lorenzo Cachón Rodríguez La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversidad territorialturales y políticos), fomentan (de modo decidi- que lentamente, hasta que, al menos por su tra-do) la igualdad de oportunidades entre todas las bajo, todo hombre sea un caballero”9. Y T.H.personas y grupos que forman parte de la socie- Marshall (1998: 20) señala que, “sin violentar eldad en la que esas políticas se aplican y recono- contenido de sus palabras podríamos sustituir elcen el pluralismo cultural que incorporan distin- término ‘caballero’ por el adjetivo ‘civilizado’,tos grupos sociales (antiguos y nuevos), fomen- porque es evidente que (A. Marshall) tomabatando su interacción. El resultado que buscan como modelo de vida civilizada aquellas condi-estas políticas es la creación de una sociedad ciones que su generación consideraba apropia-con vínculos sociales (y económicos, culturales das para un caballero. Podríamos añadir -siguey políticos) fuertes que garanticen la pertenen- T.H. Marshall- que cuando todos reclaman elcia plena (que no quiere decir exclusiva) de los disfrute de esas condiciones, están pidiendo queindividuos y grupos que la forman y el doble se les admita compartir la herencia social, losentimiento de los individuos y grupos que hace que a su vez, significa exigir un puesto comoque sientan la sociedad (como) suya (asumien- miembros de pleno derecho de la sociedad, esdo la memoria y el proyecto colectivo) y se decir, como ciudadanos”.sientan aceptados (porque vean asumida colec- En la progresiva “extensión de la ciudadanía ativamente su memoria) por la sociedad, maxi- las clases bajas” (Bendix, 1974), con que elmizando de esta manera la capacidad de los in- Estado y el Estado de bienestar han ido respon-dividuos para decidir (es decir, elegir) sobre sus diendo a las reivindicaciones de derechos depropias vidas. nuevos grupos sociales, ha llegado “el turno de Detrás de esta concepción de lo que deben los inmigrantes” (Zapata 2002). La línea argu-ser las políticas de integración de y con los in- mental la podríamos enlazar, contra lo que esmigrantes en países como España en los albores usual en estos tiempos, con el desarrollo deldel siglo XXI, hay una apuesta simultánea por Estado de bienestar y las luchas por la ciudada-la justicia en dos dimensiones: justicia redistri- nía dentro de él. Hace unos años, a finales de losbutiva y justicia de reconocimiento. Por decirlo ochenta, Dahrendorf (1990: 69-70) ponía trescon Fraser (2001: 49), “ninguno de los dos ele- grandes cuestiones en la agenda de la ciudadaníamentos es suficiente por sí mismo (…) los as- y su relación con el Estado de bienestar: 1ª)pectos emancipatorios de los dos paradigmas “Resta mucho por hacer para que todos los ciu-deben integrarse en un marco único. Teórica- dadanos (…) vean asegurados sus derechos demente, la tarea consiste en diseñar una concepto ciudadanía. La vieja lucha de clases no ha termi-bidimensional de la justicia, que pueda acomo- nado, ni mucho menos. Las fronteras de ladar tanto las demandas de igualdad social como ‘membratura’ originan violentas luchas. Quedanlas del reconocimiento de la diferencia. En la aún por reconocerse los derechos de las mujerespráctica, se trataría de diseñar una orientación y de las minorías”; 2ª) “(…) de repente se hapolítica programática que integre lo mejor de la puesto de manifiesto no sólo que algunos se ha-política de redistribución con lo mejor de la po- bían quedado atrás, sino que nuevos grupos selítica de reconocimiento”. habían visto empujados a los márgenes del ca- Thomas H. Marshall iniciaba su conocida mino, y aún más lejos de ellos. La pobreza per-conferencia sobre “Ciudadanía y clase social” sistente y las situaciones duraderas de desem-(pronunciada en 1949) recordando “el problema pleo plantean cuestiones nuevas de ciudadaníaque ayudó a plantear Alfred Marshall”. Se pre- (…)”. Y los que no están excluidos están descu-guntaba A. Marshall, en su ensayo sobre El fu- briendo nuevas formas de cuestiones de titulari-turo de la clase obrera publicado en 1873, si dad por amenazas en el medio ambiente, por“tiene algún fundamento válido la opinión de ejemplo. Y la tercera, que enuncia Dahrendorfque hay ciertos límites que la mejora de las con- en 1988, un año antes de la caída del muro dediciones de la clase trabajadora no puede traspa- Berlín, de la siguiente manera: “Quizás sea posi-sar (...) La pregunta no es si todos los hombres ble el socialismo en un país; pero el estableci-llegarán a ser iguales, que ciertamente no lo se- miento de una sociedad civil en un solo país esrán, sino si el progreso avanza constante, aun- estrictamente imposible”. Por eso “la histórica 9 A. Marshall, “The future of the Working Classes”, en A.C. Pigou (ed.), Memorials of Alfred Marshall, Londres, Macmillan, 1925 (ci-tado en T.H. Marshall 1998: 18).214 Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm. 1: 205-235
  11. 11. Lorenzo Cachón Rodríguez La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversidad territorialtarea de crear la sociedad civil sólo estará com- hará que las reivindicaciones y conflictos ten-pleta una vez que se hayan concedido los dere- gan más que ver con aspectos cuantitativos y se-chos de ciudadanía a todos los seres humanos. an los mismos que los del resto de los ciudada-Necesitamos una sociedad civil mundial”. Es de nos (y trabajadores); que, en la medida en queinterés esta referencia a la “sociedad civil mun- sea capaz de defender activamente el pluralismodial” que recuerda la idea de Kant de una “histo- cultural, será más fácil que los nuevos vecinosria general con propósito cosmopolita”: crear tengan un mayor sentido de pertenencia a la so-una sociedad civil general bajo el imperio del ciedad que ese EB contribuye a articular. En de-derecho, pero esta idea de Dahrendorf/Kant po- finitiva, cabe preguntarse, como los Marshall, sidría ser reinterpretada para los análisis de la in- tiene algún fundamento válido la opinión de queclusión de los inmigrantes en las sociedades de hay ciertos límites que la mejora de las condi-recepción y la respuesta exigible del Estado de ciones de la clase trabajadora inmigrante nobienestar de estos países de incorporar a los de- puede traspasar; la pregunta no es si todos losrechos reconocidos a estas nuevas “clases ba- hombres llegarán a ser iguales (que ciertamentejas”, por recoger la expresión de Bendix, que no lo serán) sino si el progreso social avanzaráson los inmigrantes (véase Held 1997 y Zolo hasta que todos los inmigrantes sean considera-1997). dos ciudadanos de pleno derecho. T. H. Marshall (1998: 25-26) explica que, Estas ideas fuerza fueron una cierta ortodoxia“sin violentar demasiado la precisión histórica, (socialdemocrática) hasta los años ochenta.podemos asignar el período formativo (de los Pero hoy conviene retomarlas aunque vayantres elementos de la ciudadanía) a un siglo dis- contra corriente de las políticas dominantes ytintos: los derechos civiles, al siglo XVIII; los sean contra fácticas frente a numerosas prácti-derechos políticos, al XIX; y los derechos so- cas sociales que caminan en la dirección opues-ciales, al XX”. Esta historia (tan británica) que ta. Ciertamente algunas de las bases sobre lasMarshall desarrolla con “razonable elasticidad” que se trabajaba hasta los años setenta han co-y un “solapamiento evidente”, podría ser pro- menzado a resquebrajarse y otras han sufridolongada diciendo que el siglo XXI, que las pri- una profunda modificación. Pero aquellas ideasmeras décadas del siglo XXI, deberían ser re- tienen campo de acción en las nuevas realida-cordadas como aquellas en que todos esos dere- des. Entre ellas en los cambios introducidos porchos, incluyendo los derechos al pluralismo la “cuestión migratoria” dentro de los fenóme-cultural y los derechos políticos, fueron recono- nos que agrupamos bajo el paraguas de la glo-cidos en los países democráticos a todas las per- balización. Y también son reformulables en unsonas que vivían dentro de ellos, independiente- marco político distinto, digamos, por ejemplo,mente de cual fuera su nacionalidad o ciudada- en el republicanismo contemporáneo. Porquenía formal. “el vínculo entre ciudadanía republicana y Parafraseando a los Marshall (Alfred y Tho- Estado de bienestar resulta bastante natural. Almas) en los argumentos recogidos en los párra- cabo, es tesis nuclear suya (del republicanismo)fos anteriores (y a Habermas 1977 y 1981) y que la presencia pública asegura la maximiza-aplicándolos a la situación de (las políticas de) ción de la libertad negativa, la independenciaintegración de/con los inmigrantes, podríamos del individuo de azares y contingencias que noargumentar que, desde el punto de vista de la in- derivan de su propia elección (… Por eso) la de-migración, lo que legitimaría al Estado (de aco- fensa de la libertad negativa equivale de facto agida) es su desarrollo como Estado de bienestar suscribir el principio: ninguna desigualdad sin(incluyendo los aspectos culturales) que acogie- responsabilidad” (Ovejero 1997:112).ra eficazmente a los inmigrantes como nuevos Para estas consideraciones no resuelven unociudadanos en plenitud de derechos y en igual- de los puntos de tensión de las políticas de reco-dad de condiciones; que la legitimidad del nocimiento: el que se plantea entre el respeto deEstado y de sus políticas que le otorguen los in- los derechos humanos individuales (y la libertadmigrantes, provendrá de la creencia en ella que cultural) y el principio de igual dignidad y res-tengan estos nuevos ciudadanos que se encuen- peto de todas las culturas. La tensión que setran sometidos (y acogidos) a él; que, en la me- produce (a nivel real) porque “los seres huma-dida en que ese EB les reconozca y aplique los nos no somos islas, pero tampoco somos árbo-mismos derechos que a los “viejos” ciudadanos, les” (Lucas 2003: 55). La tensión que producePolítica y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm. 1: 205-235 215
  12. 12. Lorenzo Cachón Rodríguez La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversidad territorial(a nivel analítico) entre los dos enfoques dife- escribiendo de la primera a la última línea de surenciados del multiculturalismo que señala Sen vida.(2007: 201-202), porque uno de ellos se con- Cabría concluir la argumentación desarrolla-centra en la promoción de la diversidad como da en este epígrafe (y abrir ya la del siguiente)un valor en sí mismo y el otro hace hincapié en recurriendo a un texto clásico de la democracia:la libertad de razonamiento y de toma de deci- la oración fúnebre que pronunció Pericles cuan-siones, y celebra la diversidad cultural en la me- do llevaron a la ciudad a los primeros muertosdida en que es elegida con tanta libertad como de la Guerra del Peloponeso y en la que explicósea posible por las personas involucradas. No a los supervivientes los valores por los que suspodemos abordar estas tensiones en profundi- deudos habían caído. Según cuenta Tucídidesdad pero, para los objetivos de este artículo, val- en la Historia de la guerra del Peloponeso,ga decir que puede buscarse una salida “norma- Pericles describió la constitución de la ciudadtiva” en las orientaciones que proporciona la con estas palabras:“Convención sobre la Protección y Promoción “Su administración favorece a los más ende la Diversidad de las Expresiones Cultu- lugar de favorecer a los menos, por eso se lla-rales”, aprobada por la Conferencia General de ma democracia. Si examinamos las leyes, ve-la UNESCO, en su 33.ª reunión, celebrada en mos que proporcionan la misma justicia a to-París del 3 al 21 de octubre de 2005 (ratificada dos, a pesar de las diferencias entre ellos; sipor España en 2007, BOE, 12 febrero 2007). contemplamos la posición social, el progresoDos de los principios de que señala esta Con- en la vida pública recae en la reputación porvención son los siguientes: la capacidad y no se permite que considera- 1. Principio de respeto de los derechos hu- ciones referidas a la clase interfieran en el manos y las libertades fundamentales: Sólo mérito; la pobreza no corta ya el camino, si se podrá proteger y promover la diversidad un hombre es capaz de servir al Estado, no cultural si se garantizan los derechos huma- podrá impedirle que lo haga la oscuridad de nos y las libertades fundamentales como la li- su condición”. bertad de expresión, información y comuni- Y citamos a Pericles porque, como ha señala- cación, así como la posibilidad de que las do (Dahrendorf 1990: 54, de quien tomo la ci- personas escojan sus expresiones culturales. ta), en esta famosa oración fúnebre “pueden en- Nadie podrá invocar las disposiciones de la contrarse muchas de las características de la presente Convención para atentar contra los ciudadanía: igualdad de participación, igualdad derechos humanos y las libertades fundamen- ante la ley, igualdad de oportunidades y un sue- tales proclamados en la Declaración Univer- lo común de estatus social”. sal de Derechos Humanos y garantizados por Para señalar la actualidad del texto de el derecho internacional, o para limitar su Pericles, conviene recordar que el Preámbulo ámbito de aplicación. del Borrador del Proyecto de Tratado por el que 3. Principio de igual dignidad y respeto de se establece una Constitución para Europa (en todas las culturas: La protección y la promo- su versión de fecha 18 de julio de 2003) comen- ción de la diversidad de las expresiones cul- zaba con una frase (en griego y luego en cada turales presuponen el reconocimiento de la idioma de los Estados miembros) de este discur- igual dignidad de todas las culturas y el res- so: “Nuestra Constitución (…) se llama demo- peto de ellas, comprendidas las culturas de cracia porque el poder no está en manos de las personas pertenecientes a minorías y las unos pocos sino de la mayoría. (Tucídides II, de los pueblos autóctonos. 37)”. Este texto desapareció en el Proyecto Estos dos principios quieren resolver el (po- aprobado por los Gobiernos y sometido a lasible) antagonismo entre la libertad (cultural) consideración de los Estados. Se suprimió tam-individual y la visión más colectiva de las cultu- bién la frase siguiente que era el primer puntoras, entre un análisis sobresocializado que pien- del Preámbulo: “Conscientes de que Europa esse el hombre como árbol determinado perma- un continente portador de civilización, de quenentemente por sus raíces y sin posibilidad de sus habitantes, llegados en sucesivas oleadasdesplazarse y un análisis infrasocializado que lo desde los tiempos más remotos, han venido des-imagine como una hoja en blanco donde él va arrollando los valores que sustentan el humanis- mo: la igualdad de las personas, la libertad y el216 Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm. 1: 205-235
  13. 13. Lorenzo Cachón Rodríguez La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversidad territorialrespeto a la razón”. Y obsérvese lo simbólico y los límites de la soberanía” de Guild (2007); eque hubiera sido que en ese primer consideran- “Integración y diversidad en una Europa multi-do se hablara de que Europa es una zona de in- cultural” de Martiniello (2007). Encrucijada lle-migrantes porque sus habitantes han ido llegan- na de paradojas, entre ellas la que nos ofrece lado a ella en “sucesivas oleadas desde los tiem- Europa multicultural “que separa (…) el afánpos más remotos”. Con cierta exageración, pero reaccionario de mantener a toda consta una vie-se podría decir que se eliminaron dos de los ar- ja concepción de la política y de sus agentes, losgumentos que se desarrollan (a contra corriente) ciudadanos; y por otro, la oportunidad de refor-en este artículo. mular el vínculo social y político, y con ellos la ciudadanía, para alcanzar una concepción en la que estos otros no sean sólo el negativo exigido2. LA “INTEGRACIÓN DE LOS para afirmar al ciudadano” (Lucas 2003: 56). INMIGRANTES” (CASI) LLEGA, POR El escaso desarrollo de las políticas de inmi- FIN, A LA UNIÓN EUROPEA gración comunitarias, especialmente de las polí- ticas de integración puede explicarse por la con- Que Europa se haya convertido, en términos currencia de algunas circunstancias que señalaabsolutos, en la primera región de inmigración López Pietsch (2007): la primera es la limitadadel mundo, no quiere decir que haya logrado base jurídica de la que se parte; la segunda es laencauzar los flujos migratorios ni asentar unas peculiar naturaleza de las políticas de integra-políticas adecuadas de inmigración y de integra- ción que se desarrollan en los diversos nivelesción de y con los inmigrantes. Al contrario, cabe de las administraciones: europeo, nacional, re-recordar la “relación difícil” (Arango 2006) que gional y local; la tercera circunstancia que con-mantiene Europa con la cuestión migratoria y el diciona la adopción de una política europea co-difícil proceso de gestación en que siguen las mún es la peculiar historia y situación migrato-políticas comunes de inmigración y asilo que ria de cada uno de los Estados miembros (véasedebían haberse puesto en marcha antes de 2005, Arango 2006 y Cachón 2007a). Por último, se-como pide el Tratado de Ámsterdam desde ñala López Pietsch, “si los avances registrados1999. Y, sin embargo, puede decirse que se “ha se miden no tanto por comparación con el idealpasado de la prehistoria al comienzo de la histo- de los mundos, como por las resistencias que haria” (Arango 2005), fundamentalmente gracias habido que vencer para su consecución, enton-a los esfuerzos institucionales desarrollados por ces tal vez haya que concluir que el trecho reco-la Comisión Europea bajo el liderazgo del rrido no es tan escaso como a primera vista pu-Comisario Vitorino. Y ello a pesar de que el diera parecer”.Comité Económico y Social Europeo (2002) ha- El primer e importante paso se dio, tras la en-ya puesto de relieve, con razón, que “se ha pro- trada en vigor del Tratado de Ámsterdam, en elgresado insuficientemente en la integración so- Consejo Europeo de Tampere (Finlandia) encial de los inmigrantes y refugiados. Persiste 1999. En las Conclusiones de la Presidencia deuna discriminación evidente; estos grupos de la dicho Consejo se apuntan algunos elementos depoblación continúan estando claramente en des- interés para la elaboración de una política co-ventaja en términos de empleo; igualmente cla- munitaria nueva en materia de inmigración. Asíra es la segregación física de facto en algunas rezan, por ejemplo, tres de las Conclusiones deciudades; las ciudades de Europa continúan la Presidencia finlandesa. Conclusión nº 11: “Laasistiendo al estallido de violencia cuando la Unión Europea necesita un enfoque global de laconvivencia se quiebra; y el racismo continúa migración que trate los problemas políticos, desiendo patente (y se incrementa, incluso) tanto derechos humanos y de desarrollo de los paísesen las relaciones sociales cotidianas como en y regiones de origen y tránsito…”; Conclusiónlos resultados electorales obtenidos por la extre- nº 18: “La Unión Europea debe garantizar unma derecha”. trato justo a los nacionales de terceros países Europa atraviesa una encrucijada que se re- que residen legalmente en el territorio de susfleja bien en los títulos de tres artículos recogi- Estados miembros. Una política de integracióndos en un reciente monográfico de Vanguardia más decidida debería encaminarse a conceder-Dossier (enero/marzo 2007): “El atolladero eu- les derechos y obligaciones comparables a losropeo” de Schierup (2007); “La Unión Europea de los ciudadanos de la Unión, así como a fo-Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm. 1: 205-235 217
  14. 14. Lorenzo Cachón Rodríguez La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversidad territorialmentar la ausencia de discriminación en la vida miembros destinada a propiciar la integracióneconómica, social y cultural y a desarrollar me- de los nacionales de terceros países que residandidas contra el racismo y la xenofobia”; Con- legalmente en su territorio, con exclusión de to-clusión nº 21: “El estatuto jurídico de los nacio- da armonización de las disposiciones legales ynales de terceros países debería aproximarse al reglamentarias de los Estados miembros” (art.de los nacionales de los Estados miembros. A III.267.4). A pesar de la exclusión de “toda ar-una persona que haya residido legalmente en un monización” entre las normas de los EstadosEstado miembro durante un periodo de tiempo miembros en este terreno, este Tratado permitepor determinar y que cuente con un permiso de que la UE no sólo apoye sino que fomente la ac-residencia de larga duración, se le debería con- ción de los Estados miembros en el campo de laceder en ese Estado miembro un conjunto de integración de los inmigrantes.derechos de carácter uniforme lo más cercano En ese sentido cabe interpretar el concepto deposible al de los ciudadanos de la Unión (…). ciudadanía cívica (que la Comisión utiliza porEl Consejo Europeo hace suyo el objetivo de primera vez en el Comunicación del 2000 ya ci-ofrecer a los nacionales de terceros países que tada y que luego ha reiterado en numerosos do-hayan residido legalmente durante un periodo cumentos) (véase Zapata 2005) y, sobre todo, laprolongado la posibilidad de obtener la naciona- aprobación de los “Principios Comunes Bási-lidad del Estado miembro en que residen”. En cos sobre Integración”, aprobados por el Con-estas Conclusiones de la Presidencia pueden en- sejo de Ministros de Justicia y Asuntos decontrarse las bases de una orientación política Interior el 19 de noviembre de 2004.que puede (¿que podía?) haber inspirado políti- En los considerandos previos a estos princi-cas de integración avanzadas en la UE. pios, el Consejo señala que “el éxito de la inte- A partir de esas orientaciones políticas ema- gración de los inmigrantes que residen legalmen-nadas del Consejo Europeo, la Comisión envió te y de sus descendientes constituye un aspectouna Comunicación al Consejo y al Parlamento esencial de la gestión de las migraciones. Al mis-Europeo sobre una política comunitaria de mi- mo tiempo, la política de inmigración puede con-gración [COM(2000) 757 final], de 22 de no- tribuir al éxito de la política de integración.viembre de 2000, que perseguía estimular el de- Resulta crucial que los Estados miembros man-bate sobre las políticas que se debían poner en tengan y sigan desarrollando unas sociedades enmarcha en la dirección marcada en Tampere. las que los recién llegados se sientan bienveni-Luego han seguido distintas directivas y pro- dos, que se definan por un espíritu de entendi-yectos pero, como ha señalado el Consejo miento y ajuste mutuos, y en las que todos los re-Económico y Social Europeo en el Informe so- sidentes –nuevos y viejos– tengan unas expecta-bre Inmigración, Asilo e Integración social de tivas claras” y que “la integración tiene lugar2002, “se ha progresado poco en la integración simultáneamente a escala de los individuos, desocial de los inmigrantes y refugiados” en las las familias, de la comunidad en general y delpolíticas europeas. Además de las directivas an- Estado, y se plasma en todas las facetas de la vi-tidiscriminación (véase Cachón 2003), se han da: de hecho, la integración puede abarcar fácil-aprobado las directivas sobre el derecho a la re- mente una generación o más. Por consiguiente,agrupación familiar y la relativa al estatuto de para tener éxito, la política de integración debelos nacionales de terceros países residentes de comprometer a las instituciones locales, regiona-larga duración (véase López Pietsch 2007). les y nacionales con las que interactúan los inmi- En el (Proyecto de) Tratado por el que se es- grantes, tanto en el ámbito privado como en eltablece una Constitución para Europa (actual- público. El desarrollo y la aplicación de la políti-mente en proceso de renegociación por parte de ca de integración es, por consiguiente, responsa-los Estados miembros) se plantea el desarrollo bilidad primordial de los Estados miembros ende una política común de inmigración que, entre concreto, más que de la Unión como conjunto”.otros aspectos, debería proporcionar “un trato Los once principios básicos comunes paraequitativo de los nacionales de terceros países una política de integración de los inmigrantesque residan legalmente en los Estados miem- en la Unión Europea señalan, en primer lugar,bros” (art. III.267.1). Y señala que “la ley o ley una defición de la integración:marco europea podrá establecer medidas para 1. La integración es un proceso bidireccio-fomentar y apoyar la acción de los Estados nal y dinámico de ajuste mutuo por parte218 Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm. 1: 205-235
  15. 15. Lorenzo Cachón Rodríguez La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversidad territorial de todos los inmigrantes y residentes de de las políticas y medidas de integración, los Estados miembros. especialmente a nivel local, favorece su Recogen direchos (PBC 3.5, 6 y 8.1) y res- integración.ponsabilidades de los inmigrantes (PBC2, 4.1, 5 Y terniman con dos principios que abordan lay 82) y de la sociedad receptora (PBC 4.2): necesidad de establecer indicadores y dispositi- 2. La integración implica el respeto de los vos de evaluación (PBC 10 y 11): valores básicos de la Unión Europea. 10. Las políticas y medidas tendentes a in- 3. El empleo constituye una parte fundamen- cluir la cuestión de la integración en to- tal del proceso de integración y es esencial das las pertinentes competencias políti- para la participación de los inmigrantes, cas y niveles de gobierno y servicios pú- para las contribuciones que los inmigran- blicos deben tomarse debidamente en tes aportan a la sociedad de acogida, y pa- cuenta en la elaboración y puesta en ra hacer visibles tales contribuciones. práctica de medidas públicas. 4. Un conocimiento básico del idioma, la 11. Es necesario establecer objetivos, indica- historia y las instituciones de la sociedad dores y mecanismos de evaluación claros de acogida es indispensable para la inte- para ajustar las políticas, evaluar los gración; permitir a los inmigrantes ad- avances en la integración y hacer más quirir ese conocimiento básico es esen- eficaz el intercambio de información. cial para que la integración tenga éxito. Se va consolidando así un “enfoque de dere- 5. Los esfuerzos realizados en la educación cho suave” (como señala Sergio Carrera) que no son fundamentales para preparar a los in- es jurídicamente vinculante y que tiene dudosos migrantes, y en particular a sus descen- efectos jurídicos, pero que puede tener influen- dientes, a participar con más éxito y de cia en los ámbitos nacionales, regionales o loca- manera más activa en la sociedad. les en Europa. Su influencia es notable, por 6. El acceso de los inmigrantes a las institu- ejemplo, sobre el Plan estrategico de Ciudada- ciones y a los bienes y servicios tanto pú- nía e Integración 2007-2010 aprobado por el blicos como privados, en las mismas Gobierno español en febrero de 2007. condiciones que los ciudadanos naciona- En 2005, la Comisión Europea aprobó la Co- les y sin discriminaciones es un requisito municación “Programa Común para la Inte- esencial para una mejor integración. gración. Marco para la integración de los nacio- 7. Una interacción frecuente entre inmi- nales de terceros países de la Unión Europea” grantes y ciudadanos de los Estados [COM(2005)389], que es la primera respuesta de miembros es un mecanismo fundamental la Comisión a la invitación del Consejo Europeo para la integración. Los foros comparti- para establecer un marco europeo coherente de dos, el diálogo intercultural, la educación integración. En ella, además de plantear una serie relativa a los inmigrantes y sus culturas y de acciones que pueden llevarse a cabo para de- unas condiciones de vida estimulantes en sarrollar los Principios Comunes Básicos tanto a entornos urbanos mejoran las interaccio- nivel nacional como a nivel comunitario, la Co- nes entre inmigrantes y ciudadanos de misión plantea la conveniencia de reforzar los los Estados miembros. Puntos Nacionales de Contacto para la Integra- 8. La práctica de diversas culturas y religio- ción, seguir elaborando ediciones del Handbook nes está garantizada por la Carta de los on Integration, abrir un sitio internet de la inte- Derechos Fundamentales y debe quedar gración y poner en marcha un Foro Europeo so- salvaguardada, a menos que dichas prác- bre Inmigración. ticas entren en conflicto con otros dere- Recientemente se ha creado un Fondo Euro- chos europeos inviolables o con la legis- peo de Integración dentro del Programa Marco lación nacional. denominado de Solidaridad y Gestión de Flujos 9. La participación de los inmigrantes en el Migratorios para el período 2007-2013. En este proceso democrático y en la formulación Programa Marco se crean también otros tres 10 Son de interés, aunque no tienen más que un carácter de informes elaborados para la Comisión Europea, los dos números delManual sobre la integración para responsables de la formulación de políticas y profesionales elaborados por Migration Policy Group (elprimero en 2004 y el segundo en 2007).Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm. 1: 205-235 219
  16. 16. Lorenzo Cachón Rodríguez La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversidad territorialnuevos fondos para financiar medidas en mate- aportación positiva que las personas, po-ria de asilo y refugio, para el control de fronte- niendo el acento en las ventajas de la di-ras exteriores de la Unión Europea y para la ex- versidad.pulsión de inmigrantes. López Pietsch (2007) d) Respeto: Promover una sociedad con máspone de relieve la escasez de sus recursos cohesión, concienciando sobre la impor-(825M frente a los 1.600 M propuestos por la tancia de suprimir los estereotipos, losComisión Europea), pero señala que, teniendo prejuicios y la violencia y de impulsar yen cuenta cómo estaban las cosas durante el propagar los valores en que se basa la lu-proceso de negociación de su creación, “puede cha contra la discriminación.considerarse un éxito indudable en la construc- El Tratado de Reforma adoptado el 18 deción de una política europea de integración” y Octubre de 2007 en Lisboa prevé el estableci-supone “un salto cualitativo, en el sentido de miento de una política común europea para laque por primera vez se dispone de un instru- integración de los inmigrantes. Con ello, pormento específico para financiar políticas de in- primera vez, la Unión Europea se dotará de unategración”10. base legal (art. 69.B.4) que permitirá desarrollar Lentamente, con algunas contradicciones, con medidas legislativas para fomentar y apoyar lamovimientos paradójicos y a veces opuestos en acción de los Estados Miembros en la integra-distintas instancias comunitarias (Parlamento, ción de las nacionales de terceros países que re-Comisión y CESE, con frecuencia proponiendo sidan legalmente en su territorio.posiciones avanzadas y el Consejo caminando a Si bien no puede decirse que exista en laratos como las tortugas y a ratos como una ser- Unión Europea una política de integración de ypiente que da bandazos), pero puede decirse que con los inmigrantes que responda a la definiciónlas políticas de integración han llegado, por fin, normativa que hemos apuntado en el epígrafecasi, a la Unión Europea. Spencer (2006) ha se- anterior, eppur si muove…tanto en las instan-ñalado, quizás con cierto optimismo, que “La in- cias comunitarias como en los Estados miem-tegración es hoy una cuestión central en la agen- bros11. Por ejemplo. España.da de la Unión Europea”. Es seguro que deberíaserlo porque la Unión debe encontrar el caminopara dar una respuesta democrática que incorpo- 3. EL MOMENTO DE LA “CUESTIÓNre a los ciudadanos inmigrantes que viven en MIGRATORIA” EN ESPAÑAEuropa a las políticas de redistribución y a laspolíticas de reconocimiento siguiendo los cuatro En torno al año 2000 se ha entrado en unaobjetivos del Año Europeo de la Igualdad de tercera etapa en el proceso de formación de laOportunidades para Todos (2007) - Hacia una “España inmigrante”, porque la cuestión migra-sociedad justa (Decisión 771/2006/CE del Par- toria se ha “institucionalizado” (Cachón 2002).lamento Europeo y del Consejo, de 17 de mayo Tras una segunda etapa que vino marcada por elde 2006): desajuste en el mercado de trabajo que actuó a) Derechos: Todas las personas tienen dere- como el motor que puso a España en el mapa cho al mismo trato, sin distinción de sexo, migratorio internacional como un posible país origen étnico o racial, religión o convic- de destino, desde el año 2000 los flujos aumen- ciones, discapacidad, edad u orientación taron notablemente y se diversificaron; pero lo sexual. más significativo son los cambios en la opinión b) Representación: Estimular un debate so- pública, los conflictos ligados a la inmigración bre las formas de aumentar la participa- que van surgiendo desde ese año, los debates ción en la sociedad de los grupos víctimas políticos sobre la cuestión y los intentos de de discriminación. construir un sistema de gestión de los flujos mi- c) Reconocimiento: Facilitar y celebrar la di- gratorios y de afrontar los retos de la ciudadanía versidad y la igualdad, subrayando la y la integración con los inmigrantes. En ella la 11 Puede verse un balance (oficial) de los avances recientes y de las tendencias tanto a nivel comunitario como en los Estados miem-bros en la Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de lasRegiones (COM 2007 512, de 11 septiembre 2007) que recoge el “Tercer informe anual sobre inmigración e integración” (los dos infor-mes anuales precedentes son de julio de 2004 y de junio de 2006).220 Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm. 1: 205-235
  17. 17. Lorenzo Cachón Rodríguez La integración de y con los inmigrantes en España: debates teóricos, políticas y diversidad territorialinmigración se ha consolidado “como cuestión agosto de 2006. Las aguas volvieron a su caucepolítica, incluso como una de las cuestiones po- en los meses siguientes (y en enero de 2007 ba-líticas clave” (Lucas 2002). Esta tercera etapa ja de nuevo a la tercera posición tras el paro y eltiene dos períodos muy diferenciados que están terrorismo, que reaparece en esa posición tras elrelacionados con el cambio de Gobierno que se atentado de la T4 de Barajas). En el barómetroprodujo en 2004. El nuevo Reglamento de de Julio de 2007 ocupa la cuarta posición trasextranjería de diciembre de 2004 (y la “normali- los antes señalados y la vivienda.zación” de 2005) y el Plan Estratégico de Ciu- Pero hay otras dimensiones de la inmigracióndadanía e Integración 2007-2010 (cuyos prepa- que los datos del CIS nos permiten examinar. Elrativos comenzaron en diciembre de 2004, aun- Barómetro del CIS del mes de noviembre deque no se haya aprobado hasta febrero de 2007), 2006 ofrece importante información sobre lamarcan esta sub-etapa. opinión pública respecto a la inmigración en En esta fase, la inmigración en España tiene España, además de la importancia que tiene en-varios elementos de “excepcionalidad” en com- tre los retos o problemas que ha de afrontar elparación con la situación de la cuestión migra- país y de los que más afectan al entrevistado: Eltoria en nuestro entorno (que en gran medida 60% opina que el número de personas proceden-comparte con los otros países comunitarios del tes de otros países que viven en España es dema-sur de Europa, especialmente Italia): la rapidez siado, pero hay que señalar que esta valoracióncon que se ha producido el fenómeno desde el se hace sobre una premisa falsa porque, a la pre-año 2000 y su (falsa) visibilidad que está aso- gunta del porcentaje de extranjeros que viven enciada (erróneamente en cuanto a su relación con España, la media que señalan es del 20,4%,los hechos) con las pateras y los cayucos. Pero cuando en realidad ni siquiera alcanza la mitadhay otros elementos “excepcionales”, sea en de esa cifra. Existe una opinión muy favorable altérminos comparativos (como las características reconocimiento de derechos sociales, económi-de la pirámide de población inmigrante, con una cos culturales y políticos a los inmigrantes. A lapoblación muy joven, y las de la participación pregunta sobre si el entrevistado cree que a losen el mercado de trabajo, con una tasas de acti- inmigrantes extranjeros, en general, se les debe-vidad de los inmigrantes muy superiores a las rían dar determinadas facilidades, respondende los españoles), sean en términos temporales afirmativamente el 93% para acceder a la ense-(porque estos elementos diferenciales cambia- ñanza pública (ellos o sus hijos), el 87% para ob-rán con el tiempo, por ejemplo, con el envejeci- tener un puesto de trabajo en igualdad de condi-miento de la población y con la reagrupación fa- ciones que los españoles y el 81% para tenermiliar). asistencia sanitaria gratuita. También apoyan A todo esto hay que añadir algo no chocante mayoritariamente que los inmigrantes puedanen el entorno europeo: la inmigración se ha con- practicar su religión si lo desean (81%), traer avertido en “materia sensible”, en una cuestión su familia a vivir con ellos (73%), constituir gru-muy “mediática” y muy “mediatizada”, donde pos o asociaciones para defender sus derechosse producen luchas por la interpretación que in- (68%) o afiliarse a partidos políticos o sindicatosciden en las percepciones que la opinión pública (64%). La mayor parte de los españoles apoya else forma del fenómeno; luchas que, a veces, tie- reconocimiento de derechos políticos a los inmi-nen poco que ver con el fenómeno en sí mismo grantes: el 78% cree que los inmigrantes deberí-y que, con frecuencia, corren el riesgo de indu- an tener derecho a obtener con el tiempo la na-cir actitudes xenófobas por la demagogia con la cionalidad española; el 61% que deberían poderque se la instrumentaliza. El barómetro mensual votar en las elecciones municipales (61%), in-del Centro de Investigaciones Sociológicas cluso en las generales (53%).(CIS) permite hacer el seguimiento de la inmi- Las percepciones sobre la inmigración y losgración en la esfera pública y en la privada. A inmigrantes, la interpretación social de los fenó-partir de sus datos puede verse cómo la inmigra- menos migratorios, son fundamentales en (lasción ha ido subiendo en la preocupación de los definiciones de) las políticas de integración; in-ciudadanos en España desde la 4ª o la 5ª posi- cluso, como ha señalado Penninx (2004), “conción entre 2001 y 2004 hasta la 1ª, después de la frecuencia más que los hechos mismos. Sobremasiva presencia mediática que tuvo la llegada todo si las cuestiones sobre inmigración y la po-de cayucos a las Islas Canarias en el mes de sición de los inmigrantes se convierten en cues-Política y Sociedad, 2008, Vol. 45 Núm. 1: 205-235 221

×