Elementos y mecanismos de discriminación que sufren las mujeres

2,974 views

Published on

Ya puede descargarse el estudio de investigación sobre la mujer inmigrante `Elementos y mecanismos de discriminación que sufren las mujeres inmigrantes en el proceso de inserción social y laboral´, realizado por Cruz Roja de Castilla y León.

Published in: News & Politics
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
2,974
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
15
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Elementos y mecanismos de discriminación que sufren las mujeres

  1. 1. Elementos y mecanismos de discriminación que sufren las mujeres inmigrantes en el proceso de inserción social y laboral Informe de Estructura y Oportunidades de la Mujer Inmigrante en Castilla y León Financiado por:
  2. 2. ≈ Edita: ≈ Grupo de Investigación: Cruz Roja Castilla y León Oficina Autonómica http://www.cruzroja.es≈ Coordinación: Tomás Rodríguez Pardo Jesús Aparicio Gervas Oficina Autonómica de Cruz Roja Española José Daniel Rueda Estrada José Carlos Fernández Sanchidrián≈ Dirección Técnica: José María Marbán Prieto José Carlos Fernández Sanchidrián Ana Negro Macho Margarita Nieto Bedoya Guadalupe Ramos Truchero Noemí Serrano Argüello Luis Torrego Egido ≈ Becaria de Investigación: Elisa Matilla Ferrero ≈ Cofinanciación: Fondo Social Europeo Junta Castilla y León ≈ Depósito legal: ISBN: 978-84-7899-248-5Esta publicación se enmarca dentro del P.O. Plurirregional Lucha contra la discriminación 2007-2013, cofinanciadopor el Fondo Social Europeo, la Junta de Castilla y León y gestionado por el Plan de Empleo de Cruz Roja Española.Especial agradecimiento a los voluntarios y voluntarias y personal técnico de Cruz Roja Española en Castilla yLeón, sin su colaboración y esfuerzo no habría sido posible la realización de este estudio.
  3. 3. ≈ ÍNDICE GENERAL-. INTRODUCCIÓN Pag. 7-. PRESENTACIÓN Pag. 91. Características sociodemográficas Pag. 11 José María Marbán Prieto2. Participación e integración social de las mujeres inmigrantes Pag. 29 J. Daniel Rueda Estrada3. Actitudes de las mujeres inmigrantes Pag. 53 José Carlos Fernández Sanchidrián4. Trabajo y empleo de las mujeres inmigrantes en Castilla y León Pag. 77 Guadalupe Ramos Truchero5. Las condiciones laborales de la mujer inmigrante en Castilla y León Pag. 113 Ana Negro Macho6. Utilización de los servicios sociales por parte de las mujeres inmigrantes de Castilla y León Pag. 133 Margarita Nieto Bedoya7. La formación en las mujeres inmigrantes Pag. 153 Luis Torrego Egido8. Igualdad de trato y oportunidades de las mujeres inmigrantes en Castilla y León: El marco de referencia intercultural Pag. 175 Jesús Mª Aparicio Gervás9. Una visión jurídica de la inmigración laboral femenina Pag. 193 Noemí Serrano Argüello-. ANEXO Pag. 231
  4. 4. [ INTRODUCCIÓN Las entidades y organizaciones sociales deben implicarse en la organización de estrategias deprevención, tratamiento y seguimiento de aquellas situaciones o comportamientos que vulneranderechos o la calidad de vida de las mujeres inmigrantes, independientemente de la situación en laque se encuentren, del nivel de salud, de las capacidades, etc. Cruz Roja Española, a través de su Plan de Empleo, lleva a cabo acciones dirigidas a mejorar lasposibilidades de inserción laboral de las personas en situación de vulnerabilidad como medio de lograrsu inclusión social. Interviene específicamente con personas inmigrantes a través del Programa OperativoPlurirregional Lucha contra la Discriminación, cofinanciado por el Fondo Social Europeo y la Junta deCastilla y León. En el contexto de vulnerabilidad social, la Mujer Inmigrante sufre una doble discriminación porsu condición de Mujer e Inmigrante, dónde, a las cargas familiares generalmente no compartidas, seune ser la única fuente de ingresos familiar con más de una jornada laboral (familias monoparentales,situaciones de desempleo..), en este sentido con la realización del estudio; “Elementos y mecanismosde discriminación que sufren las mujeres Inmigrantes en el proceso de inserción social y laboral”,enmarcado dentro del Proyecto Oportunia del Plan de Empleo y gestionado por Cruz Roja Castilla yLeón, pretende dar a conocer las desigualdades de trato y oportunidades ante la discriminación quesufre la mujer inmigrante por razón de sexo y origen en relación a su proceso de inserción social ylaboral. Para poder fundamentar acciones, iniciar medidas de intervención, organizar recursos, establecerestrategias orientadas al tema de la prevención de la desigualdad del trato injusto y la exclusión, espreciso conocer la realidad. Con ello se pretende identificar factores o circunstancias que favorecen o incrementan el riesgovulnerabilidad social, con el fin de neutralizar determinados aspectos, corregir, tratar o impedir queemerjan situaciones inadecuadas en una sociedad que lucha por garantizar los derechos de todas laspersonas y que quiere avanzar en la garantía de la protección, en la calidad y bienestar de las mismas. El estudio no termina con la edición de éste informe sino que es un elemento de diagnostico queidentifica barreras y situaciones de desigualdad y desventajas, un punto de partida en la elaboraciónde materiales e instrumentos de opinión pública que promueva la igualdad de trato de las mujeresinmigrantes en los ámbitos sociales específicos. +7.
  5. 5. [ PRESENTACIÓN Cuando finalizaba el año 2007, las finanzas internacionales mostraban las primeras dificultades. Enaquellos momentos nadie aventuraba que las repercusiones de los problemas surgidos en los mercadosde valores de los Estados Unidos de Norteamérica, llegarían a deprimir la economía mundial y, muchomenos, que los efectos no podrían ser controlados de la misma manera que otras veces habían sidoatajados sus corrosivos efectos. Con la amenaza en ciernes, pero con la sensación de estar presenciando un fenómeno económicoalejado y circunscrito a la nocividad de las hipotecas subprime, en España, y en Castilla y León, larealidad era bastante distinta. En esta región se seguía en una onda de crecimiento económico, conalgunos aspectos atractivos para inversores, y donde aún la generación de empleo crecía de año enaño. El ciclo expansivo de los mercados de trabajo requería, para cubrir las vacantes que se generabanen sus principales sectores, trabajadores nacionales y extranjeros. Con un modelo similar se comportabanlas ampliaciones de negocio que tanto en la agricultura, construcción y los servicios absorbían losremanentes de población activa, registrando, como consecuencia, las tasas de paro mas bajas de todala década. Como ya ha sucedido en otros momentos históricos, la apertura de espacios laborales acelera elritmo de incorporación de la mujer a los mercados de trabajo, produciéndose un desplazamientodesde la ocupación en la familia al trabajo asalariado, y a su vez parte de ese necesario trabajo domestico,es ocupado por mujeres inmigrantes. Con estas circunstancias arranca el presente informe, que cronológicamente hay que situar suinicio a finales de 2008. Una vez superadas las iniciales definiciones, la toma de datos se lleva a caboentre el 2009 y el 2010, cuando la realidad social y económica ha entrado ya en una fase convulsa, enla que por el “efecto descarga” las dificultades se van traspasando desde la economía financiera yespeculativa al mundo del trabajo y desde aquí al contexto de las relaciones sociales con toda sucasuística de bloqueos y discriminación, ahora ya actualizada a los momentos de crisis. Aunque los contextos variaron, el marco de interés ha permanecido siempre situado en la pretensiónde determinar las causas de una realidad de discriminación. En este caso: la discriminación de aquellasmujeres en las que se cumple la doble condición de mujer e inmigrante Aún con la posibilidad de tener ese conocimiento disponible, se haría necesario dar un paso más.Se precisaría definir las estrategias de actuación ante la posibilidad de situaciones de inequidad. Desde la perspectiva práctica se ha hecho un abordaje acomodado a los objetivos, en los que, lapercepción de la igualdad y la discriminación en la asignación de roles y distribución de tareas, hanconstituido la referencia central, como también lo ha sido el nivel de conciencia sobre la igualdad ydiscriminación. Otros, como la valoración que hacen las mujeres sobre la igualdad o, la discriminación, y la capacidadpotencial para llevar a cabo oportunidades de desarrollo personal; o, los cambios sociales que deberíanimplementarse para alcanzar una mayor igualdad real han sido hitos necesarios si con posterioridadse quisiera diseñar la acción equilibrante. Somos muchos los que pensamos que conocer la opinión de las mujeres inmigrantes sobre cualdebería ser la estrategia de cambio frente a las posibles resistencias de la población de referencia +9.
  6. 6. permitiría introducir modificaciones en la vida diaria que posibilitarían una convivencia y un repartode tareas y funciones basadas en la igualdad y equidad, sería, y es, es a su vez el arma que deberíaconducir al empoderamiento, a la toma de conciencia y la fundamentación para introducir los cambiosque se consideren necesarios en el avance hacia la igualdad. En este horizonte encontrará el lector planteado este informe. A lo largo de los nueve capítulosen los que se distribuye tratamos de extraer las líneas fundamentales para agrandar el conocimientosobre la Mujer Inmigrante en la Comunidad de Castilla y León, a las que Cruz Roja en algún momentoha prestado apoyo. José Carlos Fernández Sanchidrian Director Técnico del Estudio +10.
  7. 7. [ Características sociodemográficas José María Marbán Prieto1. Introducción2. Variables sociodemográficas 2.1. Distribución por provincias 2.2. Edad 2.3. Procedencia y nacionalidad 2.4. Localidad o municipio de nacimiento 2.5. Año de llegada a España 2.6. Estado civil y situación familiar 2.7. Religión 2.8. Ingresos mensuales3. Conclusiones +11.
  8. 8. Características sociodemográficas | José María Marbán Prieto[ INTRODUCCIÓN La Constitución española de 1978 establece en su artículo 1.1 que nuestro país “… se constituyeen un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de suordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político”. Posteriormente, ensu Título sobre derechos y deberes encontramos el artículo 13.1, el cual recoge que “Los extranjerosgozarán en España de las libertades públicas que garantiza el presente Título en los términos queestablezcan los Tratados y la Ley”, esto es, que, entre otras cosas, tal y como indica el artículo 10.1, “Ladignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de lapersonalidad, el respeto a la Ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político yde la paz social”. Desde que tan valioso texto pusiese en marcha nuestro actual orden constitucionalse han desarrollado distintas acciones políticas, jurídicas y sociales orientadas a garantizar que elplanteamiento de igualdad recogido en la Constitución se convierta en una realidad materializada enlos ámbitos educativo, laboral, legislativo, religioso y, en definitiva, en cuantos forman parte de lalibertad del individuo dentro del marco de sus derechos como ciudadano, promoviendo al mismotiempo la superación de cuantos obstáculos dificulten dicho objetivo. En este sentido puede decirse que entre los problemas u obstáculos a los que ha habido queenfrentarse y frente a los cuales se sigue luchando están los que afectan a la igualdad de oportunidadesentre hombres y mujeres así como los que dificultan la integración de los inmigrantes en nuestrasociedad. En ambos casos dichos obstáculos impiden o dificultan la participación de ambos colectivosen condiciones de igualdad de trato así como el respeto a los derechos y oportunidades reconocidosen la legislación vigente. Con este panorama, si consideramos el caso de una mujer que además seainmigrante, la situación es especialmente compleja requiriendo estudios serios y actuaciones rápidasy eficaces que permitan que este colectivo deje de ser vulnerable y alcance el mismo nivel de dignidad,libertad, oportunidades y derechos que su condición humana y ciudadana de manera natural ya lesotorga y que el marco legislativo ratifica. Entre las acciones mencionadas en el párrafo anterior podemos destacar la creación en 1983 delInstituto de la Mujer, la creación del Observatorio de la Igualdad de Oportunidades entre hombresy mujeres mediante el Real Decreto 1686/2000, de 6 de octubre, y el papel que distintas entidades nogubernamentales están jugando en este terreno. En particular, este estudio emana del proyecto Oportuniade Cruz Roja el cual prevé la puesta en marcha de una investigación en la que se ponga de manifiestoalguna de las características que actualmente estructuran el acceso a la igualdad de oportunidades. Los objetivos del proyecto, aparte de los estrictamente laborales, incluyen como aspectos relevantespara la igualdad de trato y oportunidades el abordaje de los aspectos actitudinales relacionados con laviolencia tanto intra como extrafamiliar. Sin perder de vista que el objetivo del proyecto de Cruz Roja es el de conocer los factores que actúanfavoreciendo la igualdad de oportunidades para las mujeres inmigrantes, se acentúa de manera especialla eliminación de las barreras que impiden su acceso al trabajo en igualdad con otros/as trabajadores/asautóctonos/as; también es de interés la constatación del marco de relaciones que mantienen con susgrupos de referencia, esto es, el doméstico y el laboral, todo ello visto además con dos referencias: laintercultural y la legal-formal. El objetivo de este primer capítulo, en cualquier caso, no es el de analizar el complejo marco en elque se desenvuelve la mujer inmigrante para alcanzar los objetivos relacionados previamente sino unomás humilde limitado a introducir algunas de las características sociodemográficas más relevantes de +12.
  9. 9. la muestra sobre la que se apoya el informe que conforma el resto de capítulos, estableciendo así unsencillo perfil de la mujer inmigrante en Castilla y León objeto de estudio. Este tipo de datos proporcionaalgunas de las claves de interpretación de los resultados que posteriormente serán ofrecidos así comoelementos de apoyo para reflexiones ulteriores. 2.1. Distribución por provincias Una primera aproximación al perfil de la muestra consiste en determinar cómo se reparte ésta entrelas diferentes provincias que conforman la Comunidad Autónoma de Castilla y León. En este sentidoconviene destacar que, de acuerdo con los datos más recientes de población inmigrante en nuestro país,se constata una realidad que se repite de manera constante y es que los mayores focos de inmigraciónse localizan en las zonas de mayor dinamismo económico, hecho este a todas luces obvio si tenemosen cuenta que el principal motivo del movimiento migratorio es laboral. De hecho, las zonas de Españaque acogen mayor porcentaje de población inmigrante son Madrid, Barcelona y Alicante, acogiendoentre las tres provincias a casi 1 de cada 2 inmigrantes. En el caso de Castilla y León se observa queúnicamente el 3,6% de los inmigrantes optan por establecerse en nuestra comunidad, aunque en estecaso no se reproduce fielmente el patrón nacional de asentamiento en las zonas con dinámica económicamás activa, ya que si bien Valladolid acoge al 24,38% (más un 4,71% de Medina del Campo), la presenciade inmigrantes en León apenas alcanza el 9% mientras que sorprenden Segovia y Soria con elevadosporcentajes dada su reducida población autóctona, con un 11,63% y un 9,70%, respectivamente. 2.2. Edad Una primera mirada a la edad media de la población residente en España a través del censo quepublica y actualiza periódicamente el INE nos muestra significativas diferencias entre españoles yextranjeros ya que en el primero de los casos la edad media se sitúa en torno a los 41 años mientras queen el segundo está en la cifra de 33 años. Este hecho, sin embargo, no tiene nada de sorprendente yaque en el caso del numeroso colectivo de extranjeros que están en nuestro país en condición de +13.
  10. 10. inmigrantes se constata que el principal motivo por el cual vinieron a España es la búsqueda de un puestode trabajo, manteniendo un amplio porcentaje el deseo claro de regresar a su país cuando se encuentrenen condiciones económicas que permitan tal regreso y garanticen una mejora de sus condiciones enel país de origen. Por otra parte, sin embargo, el número de inmigrantes residentes en nuestro país enedad cercana o superior a la edad de referencia básica de la jubilación (65 años) es escaso, por no decircasi singular en la mayor parte de las nacionalidades no comunitarias presentes en España. Estos datosquedan mejor reflejados en la pirámide de edad facilitada por el INE con datos de 2007. Como podemos observar, el colectivo de extranjeros con mayor presencia en España se encuentraen la franja de edad comprendida entre los 25 y los 40 años, edades en las que resulta más sencilloacceder a un puesto de trabajo. Esta pirámide de edad refleja un comportamiento similar entre hombresy mujeres, diferente únicamente en términos globales de porcentajes o amplitud de cada una de lasbandas, pero no en la forma misma de la pirámide o de su distribución interna por sexo. A continuación podemos comprobar cómo la muestra de mujeres inmigrantes con las que se harealizado este estudio mantiene un comportamiento idéntico al que se observa en la pirámide nacional,siendo el colectivo de mujeres inmigrantes entre 25 y 39 años el más numeroso con casi un 41% del totaly siendo casi anecdótico el de mujeres inmigrantes en edad próxima o superior a la de jubilación, conapenas un 5% del total. +14.
  11. 11. 2.3. Procedencia y nacionalidad Un elemento clave para analizar los datos de este estudio lo constituyen el país de procedencia delas mujeres inmigrantes que conforman la muestra así como su nacionalidad. En este sentido volvemosa poyarnos en primer lugar en los datos de que disponemos en el marco nacional para después compararcon los recogidos en la muestra regional. La siguiente gráfica del año 2008 nos permite hacernos unaprimera idea en torno a esta cuestión en el territorio español: Así, en lo que respecta al país de procedencia de los inmigrantes, las estadísticas constatan un dominioamplio de tres zonas o territorios: Sudamérica, Europa –sobre todo en el ámbito de la Unión Europea–pero con un aumento cada vez mayor de presencia de ciudadanos de la Europa no comunitaria,principalmente rumanos, rusos y búlgaros, y finalmente China y el norte de África, destacando en estecaso los flujos migratorios desde los países del Zagreb y desde el África subsahariana. Veamos ahora ladistribución por zonas de procedencia de las mujeres inmigrantes integrantes de la muestra en nuestroestudio: +15.
  12. 12. Podemos observar cómo la distribución geográfica de la muestra en términos de procedencia delflujo migratorio no se ajusta exactamente al patrón marcado por los datos globales a nivel nacional. Así,en el caso de Castilla y León son las mujeres procedentes de Marruecos y de Colombia las que mayorpresencia tienen, siendo casi anecdótica la presencia de mujeres procedentes de países europeos oasiáticos. Este hecho no es sorprendente, dado que la mayor cantidad de inmigrantes procedentes deotros países africanos o de Europa se concentran –al margen de los grandes focos económicos comoMadrid y Barcelona– en el sur del país, fruto, en el primer caso de la proximidad de este territorio a lacosta del norte de África y, en el segundo caso, al propio clima y al tipo de actividad económica dominanteque se desarrolla en la costa mediterránea. En cuanto al resto de la distribución, un análisis en profundidad de los datos estadísticos de quedisponemos revela que ésta se comporta siguiendo el patrón nacional, esto es, la mayor presencia delMagreb entre los inmigrantes procedentes de África, la aún escasa presencia relativa de inmigrantesasiáticos y el significativo flujo de mujeres procedentes de países del Este como, en este caso, Bulgariay Rumanía. En nuestro país la nacionalidad española se obtiene principalmente mediante el procedimientoconocido como ius sanguinis, esto es, por herencia de padres con la misma nacionalidad. Así, el propioCódigo Civil establece en su artículo 17 que “… son automáticamente españoles todos los nacidos depadre o madre españoles.” Y continúa poco después diciendo: “… los nacidos en territorio nacionalobtienen automáticamente la nacionalidad si alguno de sus progenitores hubiese nacido también enEspaña, si no se conociese su filiación, o si éstos provinieren de un país que no permite la transmisiónautomática de la nacionalidad a los hijos. Los demás nacidos en España pueden optar por la nacionalidadsi permanecen viviendo en el país durante un año”. Al margen de lo establecido en el párrafo anterior es posible solicitar la nacionalidad españolapartiendo de una serie de requisitos mínimos entre los que se encuentra el que exige haber residido demanera legal y continuada en España durante al menos 10 años (como en muchos otros países europeos),si bien en algunos casos el tiempo requerido es menor (refugiados políticos, extranjeros con algúnprogenitor o abuelo español, viudos/as de españoles, nacidos en España y otros casos particularesrecogidos por la legislación de aplicación). En el caso de las mujeres inmigrantes sobre las que se ha realizado nuestro estudio la situación a esterespecto es la siguiente: Como podemos observar sólo 1 de cada 5 mujeres tiene u opta a la nacionalidad española. +16.
  13. 13. 2.4. Localidad o municipio de nacimiento En el cuestionario empleado como instrumento de recogida de datos del estudio sobre el que versaeste informe se preguntaba no sólo por el país de procedencia sino también por el tipo de municipiode nacimiento. Este hecho, aparentemente intrascendente, resulta especialmente relevante para nuestrainvestigación no sólo por el hecho de cómo influye este factor en la elección de provincia y entorno enel que buscar empleo y establecerse sino por la posible influencia de factores culturales que puedanincrementar o reducir el grado de vulnerabilidad de este colectivo de mujeres ante situaciones dedesigualdad de trato o de oportunidades. Así, en muchos países, incluido el nuestro, el rol de la mujeren el ámbito rural está más alejado, en términos de derechos y oportunidades, del que mantiene elhombre que en el caso de territorios urbanos y su dedicación se limita en un alto porcentaje al ámbitodoméstico. Por otra parte, en el ámbito urbano, existen en algunos países riesgos importantes para ladignidad de la mujer en cuestiones laborales que no están presentes en el ámbito rural como, porejemplo, la realización de trabajos que requieren muchas horas y que generan muchos beneficios alempresario pero pocos al trabajador sin que eso les exima de cumplir con obligaciones domésticas queincluyen el cuidado de los hijos. En ambos casos, además, puede existir algún tipo de violencia de tiposexual si bien suele manifestarse de distintas formas en uno u otro ámbito (por ejemplo, abusos por partede familiares, en el rural, y prostitución, en el urbano). A continuación vemos los datos relativos a esta cuestión, mostrando cómo aproximadamente sólouna de cada dos mujeres nació en un ámbito urbano mientras que un 24,38% lo hizo en el ámbito ruraly un 18% en municipios con reducida población. 2.5. Año de llegada a España Es bien conocido que España ha vivido en las dos últimas décadas un incremento notable en elnúmero de inmigrantes residentes en su territorio, coincidiendo con políticas de mayor apertura yflexibilidad para este tipo de flujos migratorios y con un crecimiento de actividad económica, sobre todoen sectores como el de la construcción, muy notables. Por otra parte, es también conocido que la mayorparte de los inmigrantes residentes en nuestro país tienen entre sus planes regresar al país de origen a +17.
  14. 14. corto o medio plazo, por lo que su tiempo de estancia en España no suele superar los 10 años. Estosapuntes se confirman en el caso de la muestra en estudio, coincidiendo el pico de llegada de mujeresinmigrantes a nuestro país con años de intensa actividad económica y flexibilidad política con lainmigración (un 64% lleva entre 1 y 5 años en España) y siendo muy escaso el número de mujeresinmigrantes residiendo en España más de 10 años. Por otra parte, comienzan a observarse los efectosde la actual crisis económica en España (ya en sus inicios en el momento del estudio) mostrando un bajoporcentaje de llegada de mujeres inmigrantes en el último año. 2.6. Estado civil y situación familiar Teniendo en cuenta que este proyecto pretende analizar también cuestiones afectivas y detectarindicios de violencia intra y extrafamiliar, un dato importante de cara a fijar el perfil de la mujer inmigrantede nuestra muestra tiene que ver con su estado civil. Llama en este sentido poderosamente la atenciónel elevado número de mujeres aún solteras, con casi un 31% del total. +18.
  15. 15. Por otra parte, en el caso de las mujeres que sí tienen una pareja estable, podemos observar cómoésta nació, en casi un 81% de los casos, en su mismo país de origen, hecho que se explica bien porqueal llegar a España ya constituían una pareja estable, o bien porque dicha pareja se ha constituido enEspaña fruto del tipo de redes sociales en el que suelen desenvolverse las mujeres inmigrantes en nuestropaís, tendiendo a agrupaciones por nacionalidad, lo que acaba generando que España sea un paístremendamente multicultural pero no tanto intercultural. Sin embargo, ya hay un porcentaje significativode mujeres inmigrantes cuya pareja es española, en algunos casos porque se han conocido ya en Españay, en otros, porque la pareja se forjó en el país de origen de la mujer y se ha producido finalmente unreagrupamiento en nuestro país. Finalmente podemos observar cómo 8 de cada diez mujeres con pareja estable conviven con éstamientras que un 20% no puede hacerlo, bien porque reside en el país de origen o en otro país, lo cualgenera auténticos dramas de separación familiar (75% de los casos), o bien porque media algún tipo derazón que les obliga a vivir separados en el mismo municipio (17,86%). Si la situación de una mujer inmigrante está sometida a las dificultades propias de la condición deinmigrante y a la aún maltratada situación en muchos casos de ser mujer, un factor que puede acentuaro aliviar los problemas inherentes a ambas situaciones lo constituyen los hijos. Así, ser madre implica unaresponsabilidad añadida para la que en demasiados casos la mujer inmigrante no encuentra todo elapoyo necesario. Como vemos en los datos recogidos en nuestro estudio 239 de las mujeres entrevistadas(el 66% del total) tienen hijos, lo que significa además que en algunos casos nos encontramos antemujeres que son madre pero no mantienen una relación estable con ninguna pareja, bien porque estánsolteras o bien porque se encuentran separadas o divorciadas. +19.
  16. 16. En la correspondiente gráfica y en su tabla asociada podemos observar cómo muchos de los hijosde las mujeres inmigrantes del estudio son aún muy pequeños, con edades comprendidas entre el añoy los 12 años con una distribución casi equitativa entre los intervalos 0-3, 3-6, 6-9 y 9-12. Al mismo tiempovemos también una significativa presencia de hijos de más de 12 años (el doble que en cada uno de losintervalos anteriores). Analicemos ahora dónde residen los hijos de las mujeres inmigrantes del estudio, pues este factores clave desde el punto de vista afectivo y económico para comprender su situación. En primer lugar, podemos ver, si nos fijamos en las frecuencias absolutas recogidas en la tablacorrespondiente y las comparamos con las de la tabla que nos indica el total de hijos en cada una delas franjas de edad, que si bien la mayor parte de los hijos menores de 3 años vive en España (43 de 48),el drama familiar provocado por esta circunstancia que en este caso sólo afecta a cinco niños, se acrecientaen el resto de intervalos, siendo 17 los casos de separación en el intervalo de 3 a 6 años, 60 en el intervalode 7 a 12 y 63 entre los hijos mayores de 12 años. +20.
  17. 17. Por otra parte, el número de hijos residentes en el propio país de origen y que por una razón o porotra no han podido ser reagrupados con su padre, madre o tutor en España queda recogido en la siguientetabla: Finalmente, se dan también situaciones, aunque en este caso casi meramente anecdóticas, en lasque los hijos residen en otro país distinto a su vez del propio país de origen, como puede verse en latabla 9: Ahora bien, una cosa es el lugar de residencia de los hijos y otra bien distinta el de la convivenciacon la madre, si bien comparando ambas cifras a través de las tablas anteriores y de la que se ofrece acontinuación, son casi coincidentes. +21.
  18. 18. Si el principal motivo por el que una mujer inmigrante se encuentra en nuestro país es el aspectolaboral y si al mismo tiempo hemos visto que en un porcentaje muy elevado estas mujeres tienen hijosconviviendo con ellas, es imprescindible acercarse al campo de la conciliación vida familiar-vida laboralcomenzando por un elemento clave que es el del cuidado de los hijos mientras la madre está trabajandoy éstos sean aún muy pequeños como para permanecer en un centro escolar o los horarios (escolar-laboral) muestren alguna incompatibilidad. Así, preguntamos a las mujeres entrevistadas por el uso deguarderías observando que el número de niños que utilizan guardería o quedan en casa al cargo defamiliares, amigos u otras personas es 52, dato que con un análisis más en profundidad de datos nosmuestra que de los 43 niños menores de 3 años, 41 acuden a guarderías y 2 quedan a cargo de familiares. 2.7. Religión Un aspecto clave desde el punto de vista de una plena integración en la sociedad española que noelimine rasgos de identidad propios ni vulnere libertades reconocidas por la propia Constitución españolaes la religión profesada. Nuestro país es cada día más abierto, flexible y tolerante con otras religiones,pero conviene ser consciente de sus elementos diferenciadores para facilitar un entorno interculturaldistendido y respetuoso con todos sus miembros. En el caso de nuestra muestra observamos que si bienla mayor parte de las mujeres entrevistadas –un 52,35%– son católicas, situación dominante entre lapoblación autóctona española, se abre un amplio abanico de situaciones vinculadas a otras religiones,principalmente la ortodoxa, cuyo porcentaje obedece fundamentalmente a la presencia de mujeresprocedentes de países del Este, la musulmana, principalmente seguida por las mujeres procedentes delMagreb, y la evangélica, que cada día tiene más fieles en Sudamérica. +22.
  19. 19. 2.8. Ingresos mensuales y contribución del resto de familiares Comencemos el análisis de este apartado echando un vistazo a las cifras facilitadas por el INE a travésde sus periódicas encuestas de estructura salarial, recogidas de la siguiente forma por el Instituto de laMujer en su página web: +23.
  20. 20. +24.
  21. 21. A la vista de estos resultados y de los que ofrece la siguiente tabla sobre ingresos del colectivo objetode estudio en el proyecto que da origen a este informe, además de la brecha salarial tan acusada ya entrehombres y mujeres existe al mismo tiempo una enorme brecha salarial entre la mujer española y la mujerinmigrantes, al menos en términos de salario medio: Por otra parte, otra de las diferencias significativas entre la situación de la mujer española y de lamujer inmigrante se encuentra en que esta última ha de asumir en un porcentaje alto el mayor pesofamiliar en términos de ingresos aportados, siendo de hecho el único miembro de la estructura familiarcon ingresos en un 41% de los casos. +25.
  22. 22. 3. Conclusiones En un capítulo de estas características las conclusiones no son sino el dibujo de un perfil de la mujerinmigrante en Castilla y León basado en los datos de la muestra utilizada en el estudio. Así, en este sentido,tenemos las siguientes características que en líneas generales tratan de describir al colectivo objeto deestudio: 1. Mujer entre 25 y 40 años. 2. Sudamericana, marroquí o procedente de países del este de Europa y sin nacionalidad española. 3. Residente en núcleos de población con fuerte dinámica de actividad económica. 4. Nacida en municipios de ámbito urbano o semiurbano. 5. Lleva en España entre 1 y 5 años. 6. Convive con pareja estable de la misma nacionalidad. 7. Tiene hijos menores de edad en edad escolar. 8. Católica, musulmana u ortodoxa. 9. Con unos ingresos medios entre 600¤ y 1000¤ aportados por ella casi en uno de cada dos casos o en colaboración con su pareja en uno de cada cuatro casos. ≈ Bibliografía · ANDALUCÍA ACOGE (2005): Preguntas habituales sobre inmigración y posibles respuestas. Disponible enhttp://www.malaga.acoge.org/documentos/preguntas_habituales.pdf (consultado: 24/02/2006) · GARCÍA ZARZA, Eugenio (2003): La inmigración en Castilla y León a comienzos del Siglo XXI. Análisis, problemáticay perspectivas. Papeles de Geografía, pág.. 77-104. · GIMÉNEZ, Carlos (2003): Qué es la inmigración. RBA,. Barcelona · GREGORIO, Carmen (1998): Migración femenina. Su impacto en las relaciones de género. Narcea Madrid. · MAYA, Isidro y MARTÍNEZ, Manuel F. (2002): El estudio de la adaptación psicológica de los inmigrantes. Estrategiaspara aumentar la validez de la investigación con minorías étnicas (págs. 121-156), en CHECA, Francisco (ed.): Las migracionesa debate, Icaria, Barcelona. · CIDE (2005): La atención al alumnado inmigrante en el sistema educativo en España. MEC, Madrid. · NASH, Mary (2005): Inmigrantes en nuestro espejo Icaria. Barcelona. · PAJARES, Miguel (2005): La integración ciudadana. Icaria, Barcelona. 30 +26.
  23. 23. ≈ Índice de tablasTabla 1. Zona de procedenciaTabla 2. Estado civilTabla 3. Lugar de nacimiento de la parejaTabla 4. Convivencia con la parejaTabla 5. Residencia de la parejaTabla 6. Edad de los hijosTabla 7. Hijos residiendo en EspañaTabla 8. Hijos residiendo en el país de origenTabla 9 Tabla. Hijos residiendo en otro paísTabla 10. Convivencia con los hijos menores de 12 añosTabla 11. Uso de guarderíasTabla 12. Salarios medios y brechas salariales en EspañaTabla 13. Ingresos mensualesTabla 14. Personas que contribuyen a los ingresos mensuales ≈ Índice de gráficosGráfico 1. Distribución por provinciasGráfico 2. Pirámide de población de los extranjeros censados en EspañaGráfico 3. EdadGráfico 4. Inmigración es España por paísGráfico 5. Nacionalidad españolaGráfico 6. Tipo de municipio de nacimientoGráfico 7. Años de residencia en EspañaGráfico 8. HijosGráfico 9. Religión +27.
  24. 24. [ Participación e integración social de las mujeres inmigrantes J. Daniel Rueda Estrada1. El nuevo perfil de la emigración2. Los procesos de integración y participación social de las personas inmigrantes.3. Relación con la familia de origen4. Causas de la situación actual5. Las relaciones sociales6. Pertenencia a movimientos asociativos7. Consideración final8. Bibliografía +29.
  25. 25. Participación e integración social de las mujeres inmigrantes | J. Daniel Rueda Estrada 1. El nuevo perfil de la emigración Son muchos los estudios que ponen de manifiesto las grandes diferencias que existen entre elfenómeno migratorio de finales del siglo XX y comienzos del XXI respecto a otras épocas pasadas. Laglobalización económica, social, política y cultural está cambiando las viejas estructuras y formas deemigración por otras diferentes. Hoy la emigración es tanto un fenómeno norte-sur, como norte-norteo sur-sur. El apartado que vamos a analizar plantea hoy otras valoraciones y connotaciones que hacen dela emigración un capítulo especial de la estructura de las poblaciones, de las dinámicas sociales, delos cambios socio-afectivos, de las estructuras familiares, etc. La situación que en épocas recientes podía aplicarse al fenómeno migratorio ya no sirve paraentender y explicar la nueva realidad. Algunos de los cambios que podemos constatar son: - La emigración ya no es un fenómeno fundamentalmente masculino, sino que cada vez emigranmás mujeres. - El impacto familiar de la emigración masculina se parece poco al impacto familiar de la mujerinmigrante. Cuando el hombre es el que emigra, o bien hay una dependencia económica con sufamilia-clan o con su familia nuclear cuando se deja esposa e hijos. Cuando la mujer emigra, puedeocurrir que el mismo esquema se reproduzca e incluso que la familia quede dividida entre el país deorigen y el país de destino. En este caso el reagrupamiento familiar tiene connotaciones distintas acuando es el hombre el que emigra primero y con carácter más a largo plazo para la reagrupaciónfamiliar. Por otra parte, son muchas las mujeres que emigran sin ninguna carga familiar (hijos, pareja),aunque el móvil económico esté en la base de su decisión. Frente al prototipo de inmigrante con escasos recursos económicos, bajo nivel de cualificación,encontramos hoy, tanto en hombres como en mujeres, pero incluso más en mujeres, un prototipoque se ajusta más a persona con grandes ideales, con capacidades desarrolladas, con fortaleza paraemprender nuevas experiencias, capacidad de gran adaptabilidad a nuevas realidades, estructuras,sistemas de trabajo; es decir, con una visión global de la sociedad, del mundo, de los derechos y no unapersona fracasada y conformista. Aunque el móvil económico siga siendo un factor clave para entender la emigración, no se puedeafirmar que sea el factor más importante o el determinante. Probablemente nadie rompe con unasituación conocida, si, además de esa causa visible o manifiesta, no existen también otros factorespersonales, familiares, en conexión con redes de apoyo significativas o de influencia que les impulsa asalir de un entorno de seguridad, pero a la vez limitativo. Todo este cúmulo de factores aporta nuevas explicaciones a un fenómeno que es tan antiguo comola historia de la humanidad y que se inicia parafraseando el Génesis, con la expulsión del Paraíso Terrenal,que da origen a la vida errante y que se plasma más gráficamente con el peregrinar que inicia Caín trasla tragedia vivida al constatar la desigualdad percibida respecto a su hermano Abel. El afán o la búsquedade la nivelación de la igualdad o la lucha contra la desigualdad es sin duda una de las causas, no manifiestas,que ayuda a comprender el fenómeno migratorio. Es en este sentido como también se puede entender el fenómeno migratorio como la más altaexpresión y oportunidad para el pluralismo cultural, el mestizaje o mixtura de ideas, valores, principios,formas de entender y organizar la vida y la sociedad. La emigración contribuye al cambio social, a lainnovación, al avance y a explicar situaciones de dominación, subordinación, integración e inclusión +30.
  26. 26. social. La idea de reciprocidad, intercambio, lucha por la igualdad explican tanto la emigración comoresultado y la emigración como causa de estos aspectos. Como señala ALONSO (2009) más allá de los costes sociales y personales que acarrea la emigración,ésta también tiene un efecto positivo en cuanto se convierte en una fuerza poderosa de nivelación entrepaíses, de disminución de desigualdades y de equilibrio internacional, con lo cual no sólo tiene efectosdirectos, positivos, sobre las personas que emigran, sino también sobre los propios países, en la medidaen que la convergencia hacia una mayor igualdad también se propicia con estos fenómenos cuando sonmasivos, como está ocurriendo en la actualidad. La feminización de la emigración, la mayor diversidad ética y cultural, el mayor porcentaje de personasque entran en países receptores en condiciones de ilegalidad y el influjo y valor estratégico de redessociales constituidas por inmigrantes que llevan tiempo viviendo en los países receptores constituyenalgunos de los rasgos más destacados del nuevo fenómeno de la inmigración actual. Todo ello conviertea la emigración en un fenómeno social diferente. Por ello, entender los procesos de inserción, adaptación,hostilidad, etc., poco tiene que ver con la emigración como aventura individual y fenómeno marginal. El impacto de las nuevas tecnologías y las oportunidades para realizar desplazamientos rápidos y encondiciones “asequibles” desde el punto de vista económico, también hacen de la emigración un fenómenodistinto al que se producía en épocas pasadas, donde el emigrante quedaba desvinculado de su país,de su familia, de sus hijos. Hoy las telecomunicaciones, las videoconferencias, los sistemas de interacciónvirtual a través de las redes de comunicación, los desplazamientos en vuelos de bajo coste, etc., dan ala emigración un aire diferente, por lo que no sirve para analizar sus procesos y sus cambios aplicar viejosparadigmas y explicar los procesos sociales y personales en claves que no sirven para entender losfenómenos globalizantes de la vida actual. El acortamiento de las distancias, mediante la revolución enlos medios de comunicación y transporte, hace más fácil el transporte de personas, mercancías e ideas,derribando fronteras físicas e ideológicas. La segmentación del mercado laboral que se inicia en los países desarrollados, receptores de muchosemigrantes, no sólo hace que determinados trabajos no sean demandados por la población nativa, sinoque da cabida al trabajo de nuevas personas, dispuestas a conseguir una inserción social y un ascensopersonal y social, a través de trabajos que son desechados por las personas del país de recepción oacogida. Pero no sólo lo económico es importante para entender el fenómeno migratorio. La propiadesestructuración social e institucional de los países emisores de población cierran las oportunidadesde prosperidad a su propia población, lo que contribuye a dar un plus de estímulo a la idea de búsquedade nuevas oportunidades, de nuevas formas de orientar una vida personal y profesional, fuera de losorígenes sociales y geográficos. Las fronteras se diluyen mentalmente y se agrandan los horizontes. Frentea las añoranzas y rupturas del pasado, hoy podemos hablar de ciudadanos por el mundo, donde elconcepto de patria nada tiene que ver con el concepto tradicional ligado a un territorio, una estructurapolítica, social, cultural, étnica o religiosa, o al menos tiene menos importancia o peso que en el pasado. Por todo ello y retomando ideas de ATIENZA AZCONA (2009), la emigración es hoy un fenómenomarcadamente multicultural, en el que influyen factores de oferta y de demanda en los países de origeny de destino; a la que contribuyen los avances técnicos, sobre todo en el campo de las comunicaciones;a la vez la emigración está produciendo o afectando a la creación de nuevas dinámicas en los mercadosde empleo, al absorber una mano de obra necesaria pero despreciada por la población nativa; la emigraciónestá contribuyendo de manera activa a la regeneración demográfica y por lo tanto a la sostenibilidadde servicios y prestaciones sociales, en la medida en que el comportamiento demográfico, al menos enun primer momento, se describe o desarrolla de manera muy diferente al comportamiento demográficode los países receptores; el incremento de centros educativos, de profesionales para atender a las nuevaspoblaciones, es una contribución social que ha de ser tenida en cuenta en el haber de los efectos positivos +31.
  27. 27. y directos de la emigración en los países receptores, al margen del papel equilibrador en lo económico,en el empleo y en la capitalización de los países de emisión o de origen.Junto a todo esto, AZCONA también pone de manifiesto una serie de elementos diferenciadores de laemigración actual, entre los que cita:- El carácter de irregularidad en que se produce la emigración actual- La diversificación y globalización de las rutas de la migración- El nacimiento de un nuevo modelo de familia transnacional, caracterizado por la división y separaciónfísica de una misma familia, ya sea de forma temporal o permanente- La conversión de los migrantes organizados en sujeto social emergente, que residen en un mismoespacio y van adquiriendo valor social, político y económico dentro del país receptor, estableciendo ala vez redes coloniales entre diversos países; el importante valor de las remesas enviadas por los emigrantesa sus familias y comunidades de origen, con impacto tanto en las economías domésticas como en lasmacroeconomías de sus países de origen- La importancia de la descapitalización en recursos humanos, por el hecho de emigrar las personas máscualificadas, con estudios y carreras, lo que- El valor de los emigrantes como elementos claves para el impulso de políticas de desarrollo en su propiopaís, sin necesidad de recurrir a la cooperación extranjera como cooperantes en desarrollo. Por lo tanto, retomando la visión de CASTLES Y MILLER (2004), los principales rasgos que caracterizana la actual era de las migraciones son la globalización, en el sentido de que es un fenómeno universal,la aceleración, en el sentido de que la emigración crece en todas las regiones del planeta, con lasdificultades de control y canalización, la diferenciación, entendida como pluralidad de móviles y tiposde emigración (política, cultural, laboral, económica, educativa, temporal, definitiva,…), la feminización,en el sentido de la importancia de la mujer dentro de este fenómeno mundial, y la creciente politizacióncuyo exponente más visible es la importancia de políticas migratorias, departamentos y dependenciasque se ocupan de estos temas. 2. Los procesos de integración y participación social de las personas inmigrantes. Todas las sociedades, políticamente organizadas, desarrollan su convivencia de acuerdo con unosvalores, cultura, principios, derechos, sistemas de protección, servicios e instituciones que marcan losespacios, límites y oportunidades en los que se desarrolla la convivencia y se generan los procesos sociales.Los ciudadanos contribuyen a crear y recrear la sociedad en la medida en que participan de esos valoresy cultura y se generan relaciones en el marco de sus instituciones. Por ello, cuando se habla de inmigración y de participación e inclusión social, se habla de un procesode encuentro entre una sociedad organizada de acuerdo con unas pautas de convivencia y personas ogrupos que aportan, frecuentemente, experiencias, valores, culturas, modos de convivir, distintos ydiferentes. Ante esta realidad nos podemos situar en escenarios diferentes: un primer escenario es el quesupone recibir lo extraño como ajeno, distinto y diferente al que se le tolera ocupar un espacio en lasociedad receptora, siempre bajo el control de no interferir con sus modos de vida en ninguno de losvalores y principios que rigen la convivencia y las instituciones sociales. Podemos hablar de un segundoescenario, en el que las personas inmigrantes tienen que ser absorbidas por la sociedad receptoradiluyéndose en la nueva cultura, perdiendo todas sus referencias e identidades. La sociedad receptoraes la dominante, y sólo bajo el compromiso de adquirir una nueva identidad y llevar a cabo una +32.
  28. 28. resocialización, se puede aceptar el nuevo proceso y realidad social. Podemos hablar de un tercerescenario en el que se produciría un encuentro multicultural, en el que la realidad queda transformadatanto para la sociedad receptora por las nuevas corrientes, valores, culturas, etc., como para la recientesociedad llegada que integra, a través de procesos sociales, la forma de vivir, la cultura, los valores dela sociedad de acogida. Es lógico pensar que los procesos sociales de participación, los conflictos y las dinámicas de relaciónvan a ser muy diferentes en cada uno de los escenarios trazados. Podemos entender que hay diferentestipos y niveles de integración social, desde la adquisición de conocimientos y competencias básicas parainteractuar de manera satisfactoria en la sociedad hasta la adquisición de un nivel social y económico,de un estatus social, que quede armónicamente instalado en la dinámica social. Y es que la integraciónsocial tiene un marcado carácter multidimensional, del que forman parte aspectos sociales, culturales,económicos, políticos, laborales, etc., a la vez que es un proceso dinámico y complejo, por el que se vanadquiriendo los nuevos roles y estatus y las posibilidades de ser tenido en cuenta y de participar de modoactivo en la sociedad, como ciudadano comprometido en el progreso, desarrollo y bienestar. En esteescenario, todos los valores, culturas, principios y experiencias pueden ser tenidos en cuenta y promovidoscomo riqueza cultural compartida, lo que significa avance, progreso, cambio social; en definitiva, hacera la sociedad más dinámica, abierta y universal. Es desde esta perspectiva, desde donde tiene sentidohablar de lucha contra la exclusión, la xenofobia, el racismo y la discriminación. Pero este encuentrorequiere cambios profundos a nivel de expectativas entre grupos y culturas, entre sociedades que setraducen en valores abiertos, respeto a la diferencia, aceptación de los otros, no como acto social degenerosidad, sino como valor de convivencia. Es en esta perspectiva en la que podemos hablar de las diferentes dimensiones de la integraciónsocial de los inmigrantes, tal como lo señalan BOSSWICK Y 36 HECKMANN (2006): dimensión estructural, basada en la adquisición de derechos y en el acceso a unestatus en las instituciones básicas de la sociedad receptora (laboral, empleo, educación, vivienda, serviciossociales, sanitarios,…); dimensión cultural, mediante la adopción de nuevos comportamientos y actitudes,sin que ello suponga renunciar a unos orígenes; dimensión participativa e interactiva, a través de lainclusión en grupos y redes sociales y dimensión de identidad, desarrollando sentimientos de pertenenciaa la sociedad receptora. Frente a este discurso, también hemos de señalar que hay factores relacionados con las característicasde las personas inmigrantes (edad, cultura, lenguaje, experiencia profesional, legalidad/ilegalidad,procedencia,….) que tienen también su peso en los procesos de integración, inclusión y participaciónsocial, sin olvidar los procesos que se encuentran en la propia sociedad receptora y su posicionamientofrente a la inmigración. La estructura social, económica, el nivel de desarrollo, los factores ideológicos,la actitud de los agentes sociales, de los grupos políticos, de las instituciones políticas, etc., son tambiénelementos que van a explicar determinadas prácticas sociales, las oportunidades de inclusión, los posiblesabusos o las facilidades de inclusión social. En este sentido reproducimos el cuadro de factores de exclusión de inmigrantes elaborado porTEZANOS (2003) que nos parece muy ilustrativo: +33.
  29. 29. En el panorama de estas premisas sobre el fenómeno de la emigración, podemos entender algunasde las cuestiones planteadas a las mujeres inmigrantes que residen en Castilla y León, referidas a larelación con su familia de origen, y que analizamos a continuación.Es en esta perspectiva en la quepodemos hablar de las diferentes dimensiones de la integración social de los inmigrantes, tal como loseñalan BOSSWICK Y 36 3. Relación con la familia de origen Analizamos a continuación algunas respuestas dadas por las mujeres entrevistas al preguntárselesque califiquen el tipo de relación que mantienen con su familia de origen. +34.
  30. 30. Las respuestas que encontramos a esta pregunta reflejan el diverso mundo personal de las mujeresinmigrantes. En ellas podemos intuir no tanto la relación y fluidez de los contactos con su familia deorigen, sino también muchos de los motivos más íntimos que se ocultan tras el fenómeno migratorioy la forma de hacerla frente. Aún destacando que el 38% de la mujeres afirman mantener una relación normal con sus familias,lo cual suponemos que quiere decir que saben unos de otros, que están en contacto frecuente, queno han perdido sus raíces, y que probablemente las relaciones no son más problemáticas ni satisfactoriasque las que mantuvieran cuando permanecían en su país, sí nos parece importante resaltar y profundizaren el dato de ese 19% de mujeres que afirman “sentirse responsables del bienestar social y económicode sus familias y sentirse en el deber de apoyarlas económicamente”. Sin duda, la realidad que estaafirmación oculta nos pone en el camino de comprender cómo es su trabajo, su sistema de organización,su sistema de ahorro y la calidad de vida que mantienen fuera de su país, al tener que hacer frente ados situaciones: la propia y la familiar. Al profundizar en esta respuesta y analizarla controlando otros rasgos personales, podemos observaralgunas características interesantes. Así, respecto a la edad perciben esta obligación y dependencia: - Un 56% de las mujeres inmigrantes mayores de 40 años; - El 53,7% de las mujeres menores de 24 años; - El 34,9% de las mujeres entre 26 y 39 años; - El 30,8% de las mujeres entre 40 a 54 años, y - El 70,6% de las mujeres inmigrantes mayores de 55 años. Estos elevados porcentajes en cada grupo de edad en que hemos dividido el colectivo estudiado,pone de manifiesto la significación de la familia, pero también el papel de responsables que asumenrespecto a la mejora y cambio de sus familias de origen. Da la impresión, de que su vida en el país receptortiene una proyección y una fuerte vinculación con su familia más extensa, lo cual nos permite intuir cuál +35.
  31. 31. es el nivel de satisfacción personal que mantienen respecto a determinadas necesidades personales yel nivel de sacrificio al que someten sus propias existencias. Cuando controlamos esta opinión analizando el país de procedencia de las mujeres, mantienen estamisma opinión: - el 50% de las mujeres de la Unión Europea, - el 28% de las peruanas, - el 25% de las bolivianas, - el 22% de las colombianas, - el 21,1% de las ecuatorianas, - el 19% de las dominicanas, - el 33,3% del resto de países de América del Sur, - el 15,5% de las marroquíes, - el 14,3% de las brasileñas, - el 13,9% de las rumanas y - el 10,3% de las búlgaras. En cuanto a la composición familiar, el 88,4% de las mujeres que mantienen esta misma opinióntienen hijos, de los cuales algunos siguen viviendo en el país de origen a cargo de otros familiares (el23,6% de ellos son menores de 12 años y un 25% mayor de 12 años). Esta ruptura familiar de la quehablábamos más arriba, es sin duda un elemento clave para poder entender esta valoración respecto ala dependencia económica y social que las mujeres inmigrantes establecen respecto de toda la unidadfamiliar. Otro dato que puede ayudar a comprender mejor esta realidad y que nos da también una idea delos sacrificios y niveles de vida es el relativo al nivel de ingresos y al tiempo de trabajo semanal querealizan. En este sentido, los datos son también ilustrativos: - Un 23,5% de las mujeres entrevistadas manifiesta que actualmente no tiene ingresos; - Un 2,9% afirma que sus ingresos no alcanzan los 270 euros/mes - El 7,4% percibe entre 271 a 470 euros/mes - Un 13,2% llega a percibir 600 euros - El 26,5% ingresa entre 600 y 900 euros/mes - Un 11,8% ingresa entre 900 y 1200 euros - Un 5,9% sobrepasa esa cantidad En cuanto al número de horas semanales que manifiestan trabajar, la realidad de las mujeres quemanifiestan esta dependencia económica con la familia es la siguiente: - El 17,6% trabaja menos de 20 horas/semana - El 8,8% trabaja entre 20 a 30 horas +36.
  32. 32. - Un 8,8% trabaja una media de 31 a 40 horas semanales, y - Un 17,6% afirma sobrepasar las 40 horas semanales. También parece significativo destacar el tema de la dependencia económica con la familia, teniendoen cuenta la significación de las respuestas que dan las mujeres según el número de horas trabajadassemanalmente. En este sentido, manifiestan que se sienten en el deber de apoyar a su familiaeconómicamente porque se consideran responsables de su bienestar social y económico: - el 26,7% de las mujeres que trabajan menos de 20 h/semana - el 12% de las mujeres que trabajan entre 21 y 30 horas - el 19,4% de las que tienen una jornada semanal entre 31 y 40 horas y - el 21,8% de las que superan las 40 horas semanales. En cuanto al tiempo que llevan viviendo en España y el estado civil, las respuestas a esta pregunta(dependencia económica con la familia), revelan los siguientes datos: Aunque nos hemos extendido en comentar y valorar la respuesta relativa a la dependencia económica,también habría que tener en cuenta las otras respuestas dadas a la pregunta, entre las que destacamoslos ítems: “sin su apoyo no podría haber venido a España”, la “familia es consciente de las dificultades queestoy pasando”; o “no les cuento la verdad para que no sufran”, “me estoy privando de muchas cosas paradar la impresión de que las cosas me van bien y no sufran”. Todas estas respuestas dan idea de las carencias, +37.
  33. 33. vicisitudes y circunstancias personales que viven las mujeres fuera de su país. Sin pretender hacer undrama de cada una de estas historias, ya que lo que se pretende es conocer una realidad y poder plantearalternativas o soluciones a las situaciones y problemas detectados, sí podemos decir que para muchasmujeres la opción tomada de salir de sus domicilios y de sus países está suponiendo un coste personal,anímico y social, que ayuda a comprender el dolor y tensión que conlleva el fenómeno migratorio.No obstante, y para concluir este comentario, hemos de resaltar también que el apoyo de las nuevastecnologías (telefonía, Internet, videollamadas, etc.) permite una relación virtual que a pesar de la distanciahace más llevadera y fácil la ruptura física. 4. Causas de la situación actual. Otro bloque de cuestiones que presentamos en este estudio hace referencia a la opinión que tienenlas mujeres inmigrantes entrevistadas sobre la relación entre su situación actual y la situación de su familia.Las siguientes tablas profundizan en esta cuestión. En sintonía con el comentario que hemos realizado respecto de la pregunta anterior, podemosobservar en las respuestas a esta otra pregunta la alta correlación que existe entre la situación económicade la familia y la situación actual que tienen las mujeres inmigrantes. Al menos ésa es la opinión del 48,3%de las mujeres entrevistadas, lo que significa que su nivel de autonomía está muy condicionado por larealidad familiar y que difícilmente se sale de esa relación. Profundizando en estas respuestas podemosestablecer la siguiente fotografía: +38.
  34. 34. A través de estas tres variables: estado civil, tiempo que llevan viviendo en España y la edad, podemosapreciar las diferencias internas y los matices que proyectan las mujeres entrevistadas a esta cuestión.No obstante, cabe destacar que el 61,2% de las mujeres inmigrantes solteras, piensa que la influencia enla relación entre su situación actual y la de su familia es total o en gran parte; igualmente, casi el 50% delas mujeres que llevan menos de 5 años manifiesta la misma opinión. Respecto a la edad, las opinionesson también bastante similares: en torno al 50% manifiesta y reconoce esta relación. +39.
  35. 35. 5. Las relaciones sociales. Emigrar suele ser una oportunidad para cambiar, mejorar, conocer nuevas realidades, pero tambiénes una forma de empezar a tejer una vida diferente, lejos de patrones culturales y de pautas anteriores.Pero los procesos a veces son duros, largos y no siempre fáciles. Éste es el motivo de incluir la preguntareferida al tipo de relaciones que estas mujeres inmigrantes mantienen en el país receptor, que acontinuación analizamos con detenimiento. Es un lugar común el afirmar que los procesos de inclusión social vienen facilitados por la forma devivir y relacionarse con el país de recepción. Las diferencias culturales, de costumbres, de idioma… tienenel valor dual de facilitar la inclusión, pero también de marcar las barreras. Se afirma, con frecuencia, quees una riqueza para el país de recepción el integrar la diversidad, todas las aportaciones de valores,experiencias, etc., que aportan los inmigrantes. Es lo que en palabras de los políticos se denomina avanzarhacia una “alianza de civilizaciones”, como pone de manifiesto Jorge Sampaio, expresidente de Portugaly Alto Representante de Naciones Unidas para la Alianza de Civilizaciones, en un artículo publicado enel diario El País, el 19 de diciembre de 20091, al preguntarse cómo convivir cuando la diversidad étnica,lingüística, religiosa o cultural incrementa el desasosiego, divide a las comunidades y somete a ciertapresión a las democracias. Sampaio señala que es esencial activar el diálogo para tender puentes, superarconflictos y promover un mejor entendimiento entre los pueblos. Ante las tensiones culturales, señalaSampaio, hay que defender los derechos de las minorías y apreciar los beneficios que aportan. En este contexto, tiene sentido profundizar en la pregunta anterior, y ver con quiénes suelen establecerpuentes, redes, relaciones, las mujeres inmigrantes. Si de esta respuesta, que no es un deseo sino unaconstatación de la realidad, podemos inferir algo, es que por parte de las mujeres inmigrantes el nivel +40.
  36. 36. de apertura y el deseo de integración o inclusión social parece una opción bien clara, ya que un71,2% afirma que se relaciona con todas las personas, independientemente de su nacionalidad. Lo mismopodemos decir, en términos generales, del nivel de apoyo o de exclusión o rechazo de los españolesfrente a los inmigrantes. No parece que éste sea el comportamiento dominante. Es posible que la relaciónno sea tanto por aceptación del inmigrante como tal, sino por el servicio, utilidad y trabajo que prestay aporta a los españoles, sobre todo tratándose de mujeres, cuyo principal ámbito laboral está en lo quepodemos denominar “servicios personales”, “servicios de cercanía o proximidad”, servicios relacionadoscon la atención y cuidado a las personas y al hogar, tareas que vienen siendo ocupadas mayoritariamentepor mujeres inmigrantes, bien porque las mujeres españolas han encontrado otros entornos laboralesmás cualificados, bien porque algunas tareas, como las de atención personal, no son valoradas socialmente.Sea cual sea la causa, el reflejo de esta mutua relación de conveniencia, puede explicar la respuestamasiva de las mujeres inmigrantes a la pregunta de con quién se relacionan. Lo que no queda claro essi en esta respuesta han incluido la relación en cualquier circunstancia, es decir, las relaciones laboralesy las relaciones privadas. Quizás debemos también recoger aquí las palabras de WALDEN BELLO, profesor de ciencias políticasy sociales en la Universidad de Filipinas (Manila), miembro del Transnational Institute de Ámsterdam ypresidente de Freedom from Debt Coalition, así como analista sénior en Focus on the Global South,cuando afirma que “Debemos hacer valer con decisión lo que es una verdad silenciada: que los inmigrantescontribuyen enormemente a la economía y la cultura de sus países de acogida. Debemos oponernosfrontalmente a la represión estatal de los inmigrantes y confrontar a los grupos de derecha populista quelos hacen culpables de todos los males. Tenemos que exigir el fin de las deportaciones de inmigrantesindocumentados, su rápida legalización y garantías de plenos derechos de ciudadanía para aquéllos conpapeles y sus hijos, y que se facilite la consecución del estatus legal para los que no tienen papeles”2. No obstante, aunque, la respuesta de que “sólo se relacionan con personas de su propio país” no esla más significativa, ya que sólo representa el 17%, sí nos parece que merece algún comentario y querequiere conocer algunas características de estas personas, tales como la edad, el estado civil, el tiempoque llevan viviendo en España y el nivel de estudios. Los datos que encontramos al cruzar estos datosson:1 El País, 19 de diciembre de 2009: “Educación para la diversidad”, Jorge Sampaio, pág. 33.2 WALDEN BELLO, La condición de inmigrante, www.tni.org, 19 noviembre de 2009. +41.
  37. 37. Quizás convendría al ver estos datos recordar que las personas inmigrantes, al margen de lascapacidades y habilidades personales que tengan, entran como extraños a formar parte de un mundocon costumbres, valores y estilos de vida muy diferentes y que los procesos de inserción social no siempreson fáciles, sobre todo si se percibe indiferencia, rechazo o persecución. Los altos índices de mujeres que demuestran que solamente se relacionan con personas de su propioentorno cultural, y que esto afecta a las personas con independencia del estado civil, del tiempo quelleven viviendo en España o de la edad, o nivel cultural, pone de manifiesto que aún quedan esferas detrabajo importantes, para hacer más fácil la acogida y crear comunidades multiculturales o alianzas decivilizaciones o sociedades abiertas y globalizadas, donde lo que importe sea la persona y no la raza oel país de nacimiento. 6. Pertenencia a movimientos asociativos. El tejido asociativo es también un exponente de la forma de incluirse en un contexto, de afrontarretos y de resolver problemas. Por ello, hemos investigado este aspecto con las mujeres entrevistadas,tal como reflejamos a continuación. +42.
  38. 38. Valorar esta cuestión no es fácil, ya que no todas las mujeres inmigrantes se concentran en Castillay León, ni todas forman parte del Censo de Cruz Roja, por lo que intentar argumentar el escaso nivelasociativo a través de estos datos puede dar una idea falsa de la realidad que estudiamos. No obstante,sí es un indicador del escaso nivel asociativo de carácter formal. Cuando los niveles de integración son bajos, las necesidades a satisfacer son muchas y muy elementales,no es de extrañar que las mujeres utilicen otras vías o estructuras diferentes para satisfacer sus necesidades,obtener recursos o luchar por mejorar sus condiciones de vida. No negamos que el interés del movimiento asociativo es plural y diverso y que a través de estasestructuras formales se pueden obtener recursos y beneficios que a nivel individual o desagregadosresultarían más difíciles de obtener. Pero también entendemos que constituir una asociación requieretener claros unos fines, unas estructuras, realizar una serie de gestiones administrativas, para las que nosiempre están preparadas, conocen los mecanismos o disponen del tiempo necesario. Por todo ello, lejosde entender que un 16,7% de nivel asociativo es bajo, pensamos que, teniendo en cuenta las condicionessociales y personales que hemos visto anteriormente, es un nivel muy aceptable. No olvidamos nidesconocemos, como pone de relieve la simple observación de los modos de comportarse y relacionarsede estas mujeres, que el no formar parte de asociaciones no significa que no acudan a pedir información,solicitar ayudas, apoyo y asesoramiento a las asociaciones que conozcan tanto específicas de personasinmigrantes como cualquier otro tipo de asociación que exista en su entorno social y pueda serles deutilidad. Ello demuestra que la fórmula asociativa, con tener su valor y utilidad, no es la única forma deconectarse con las personas y de afrontar los problemas. No entramos aquí a valorar las causas últimasde esta situación, ya que, como hemos visto, las circunstancias personales son muy complejas y diversasy el resolver las situaciones inmediatas y próximas requiere una mayor inversión del tiempo. Para formarparte de un movimiento formal, se requiere una cierta estabilidad, un cierto estado de armonía y equilibrio,que no siempre se puede alcanzar cuando las necesidades y urgencias son muy elementales. En esto, pensamos que las mujeres inmigrantes no tienen un comportamiento muy diferente al dela población en la que viven, donde el nivel de asociacionismo tampoco es el dato más destacable delas dinámicas sociales. De sobra es conocido que, en muchas ocasiones, debajo de la fórmula asociativa +43.
  39. 39. sólo existe la oportunidad de obtener recursos de la administración para desarrollar algunas actividades,pero que asociación y participación no son necesariamente realidades que caminen de la mano, de talmanera que no se dé una sin la otra. La siguiente tabla refleja el tipo de asociación al que pertenecen. +44.
  40. 40. Como puede comprobarse, las asociaciones específicas de inmigrantes constituyen el grupo másnumeroso, lo cual nuevamente refleja el carácter de intersolidaridad que mantienen entre sí las personasque provienen de otros países, probablemente como mecanismo de refuerzo y de apoyo ante dificultadesinherentes al fenómeno migratorio. Esto no quiere decir que no haya otras opciones como tambiénapreciamos, aunque con menor fuerza. No obstante, llama la atención el hecho de que estas mujeresintroduzcan la variable “género” como motivo asociativo, a juzgar por ese 17,2% que vemos en la tabla. En la siguiente tabla recogemos los datos referidos a las ayudas que fundamentalmente reciben lasmujeres inmigrantes de asociaciones específicas. Puede decirse que las asociaciones cumplen un papel importante para encontrar salida a determinadosproblemas, fundamentalmente laborales y administrativos, sin que se precise ser un miembro adscritoa las mismas o mantener una vinculación formal. Es frecuente que las asociaciones de inmigrantes o que trabajan con y para colectivos de inmigrantesse conviertan en un referente esencial, no sólo en los primeros momentos, de llegada al país, sino a lolargo de toda la permanencia, ya que los profesionales se convierten no sólo en interlocutores con losinmigrantes y la sociedad o las instituciones, siendo sus portavoces, sino también en interlocutoresdirectos para que las leyes se cumplan, los procesos de inclusión sean más fáciles e incluso para planteardenuncias y defensas judiciales cuando se producen abusos entre la población receptora y la poblacióninmigrante. Lo importante no sólo es que existan este tipo de asociaciones especializadas en temas de +45.
  41. 41. migración, sino que se vean por la población como un recurso más de todo el entramado asociativo queconforma la sociedad. Ello da idea de la importancia de las redes sociales y de la pujanza de la sociedadcivil frente a la presencia y actuación del Estado. Si, como hemos dicho, la inmigración tiene un efecto positivo en lo laboral, en la generación deriqueza, las asociaciones que velan por los intereses de estos grupos cumplen un papel esencial en laconsolidación de una estructura social dinámica, abierta, colaborativa y defensora de los derechosciudadanos. Ellas constituyen o pueden constituir el primer puente capaz de establecer nexos relacionalescon la población del país, para que los procesos de inclusión sean lo más normalizados posibles y seproduzcan de manera gratificante. No obstante, también debemos poner de manifiesto, como señalan muchos estudios, que el perfilde las personas que actualmente emigran no se parece a la imagen que suele tenerse de persona deescasa formación y con grandes necesidades económicas, reflejo de una grave pobreza material. Yasabemos que la pobreza es relativa, y que medida ésta con los parámetros del nivel de renta de los paísesmás desarrollados, muchas de las personas que provienen de países subdesarrollados o donde haymuchas desigualdades e injusticias sociales, presentan evidentes signos de pobreza. Pero sin negar estehecho, cada vez es más frecuente el buen nivel cultural, formativo y profesional que traen las personasque emigran; entre las razones de esta emigración encontramos que muchas veces lo hacen porque ensus propios países no encuentran las oportunidades de expresar sus capacidades. Este hecho planteaun nuevo escenario en el que las acciones individuales ejercidas por los/as inmigrantes frente a abusoso exclusiones de la población del país al que emigran son tan importantes que no siempre es necesariorecurrir al apoyo de organizaciones y asociaciones. A lo mejor estas situaciones explican las respuestas que dan a la siguiente pregunta: razones por lasque no pertenecen a ninguna asociación. +46.
  42. 42. +47.
  43. 43. A través de esta breve descripción podemos tener una idea bastante aproximada de los motivos yrazones que aducen las personas entrevistadas respecto a su no pertenencia a movimientos asociativos. A la luz de los datos y a pesar de las diferencias que hemos señalado en la propia tabla, sí parece quela opinión que tienen sobre la utilidad de estas organizaciones es bastante cuestionada. Puede ser quemuchas asociaciones, dada su alta burocracia, suponen más que un beneficio un escollo más en labúsqueda de soluciones inmediatas. A veces, se tiene la impresión que los procesos administrativos sonmás importantes que los problemas a solucionar y que en bastantes ocasiones la ayuda de algunasorganizaciones de entrada lo que supone es una demora en la respuesta a problemas y soluciones quedemandan los ciudadanos. De todas las formas, como termómetro o medida de la integración y del manejo y uso de los resortessociales, estas preguntas y sus respuestas plantean una serie de interrogantes que deberían ser objetode reflexión de las organizaciones que trabajan con y para personas inmigrantes. Interrogantes quedeberían centrarse en revisar sus protocolos, sus procesos, en medir el nivel de satisfacción de los usuarios,en agilizar procesos y sobre todo en adaptarse a las necesidades, demandas y problemas de las personasque atienden, introduciendo los cambios en la organización en sintonía o al unísono en que se producenlos cambios sociales, los cambios en valores, en necesidades y en problemas de las personas que dansentido a su misión. Dicho en términos organizacionales, deberían estar diseñando estrategias sobre la misión que incluyalas visiones a corto y medio plazo, de acuerdo a las características de la población que acude a estasorganizaciones. En este sentido, es probable que el papel social que han de cumplir sea más valorado,reconocido y utilizado. 7. Conclusiones. EDel análisis de este apartado podríamos extraer algunas consideraciones que hemos ido señalandoa lo largo del comentario. 1. Los principales rasgos que caracterizan a la actual era de las migraciones son la globalización, comofenómeno universal, la aceleración, ya que se produce en todas las regiones del planeta, la diferenciación,entendida como pluralidad de móviles y tipos de emigración (política, cultural, laboral, económica,educativa, temporal, definitiva,…), la feminización en el sentido de la importancia de la mujer dentro deeste fenómeno mundial y la creciente politización cuyo exponente más visible es la importancia depolíticas migratorias, departamentos y dependencias que se ocupan de estos temas. +48.
  44. 44. 2. Frente al prototipo de inmigrante con escasos recursos económicos, bajo nivel de cualificación,el prototipo actual se ajusta más a persona con grandes ideales, con capacidades desarrolladas, confortaleza para emprender nuevas experiencias, capacidad de gran adaptabilidad a nuevas realidades,estructuras, sistemas de trabajo; es decir, con una visión global de la sociedad, del mundo, de los derechosy no una persona fracasada y conformista. 3. La feminización de la emigración, la mayor diversidad étnica y cultural, constituyen algunos de losrasgos más destacados del nuevo fenómeno de la inmigración actual, lo que convierte a la emigraciónen un fenómeno social diferente. 4. Más allá de los costes sociales y personales que acarrea la emigración, ésta también tiene un efectopositivo en cuanto se convierte en una fuerza poderosa de nivelación entre países, de disminución dedesigualdades y de equilibrio internacional, con lo cual tiene efectos positivos sobre los propios paísesemisores, en la medida en que se propician cambios estructurales hacia una mayor justicia social. 5. El impacto de las nuevas tecnologías y las oportunidades para realizar desplazamientos rápidos yen condiciones “asequibles” desde el punto de vista económico también hacen de la emigración unfenómeno distinto al que se 58 producía en épocas pasadas, donde el emigrante quedaba desvinculado de su país, de su familia,de sus hijos. 6. La emigración es hoy un fenómeno marcadamente multicultural en el que influyen factores deoferta y de demanda en los países de origen y de destino. 7. La emigración está contribuyendo de manera activa a la regeneración demográfica y por lo tantoa la sostenibilidad de servicios y prestaciones sociales, en la medida en que el comportamiento demográfico,al menos en un primer momento, se describe o desarrolla de manera muy diferente al comportamientodemográfico de los países receptores; el incremento de centros educativos, de profesionales para atendera las nuevas poblaciones, es una contribución social que ha de ser tenida en cuenta en el haber de losefectos positivos y directos de la emigración en los países receptores, al margen del papel equilibradoren lo económico, en el empleo y en la capitalización de los países de emisión o de origen. 8. Emigrar suele ser una oportunidad para cambiar, mejorar, conocer nuevas realidades, pero tambiénes una forma de empezar a tejer una vida diferente, lejos de patrones culturales y de pautas anteriores.Pero los procesos a veces son duros, largos y no siempre fáciles. 9. Las asociaciones específicas de inmigrantes constituyen el grupo más numeroso, lo cual nuevamenterefleja el carácter de intersolidaridad que mantienen entre sí las personas que provienen de otros países,probablemente como mecanismo de refuerzo y de apoyo ante dificultades inherentes al fenómenomigratorio. 10. Las organizaciones que trabajan con población inmigrante deberán definir la misión de acuerdoa las características de la población que atiende para no quedar desvinculadas de las necesidades ydemandas de la población atendida. +49.
  45. 45. ≈ Bibliografía · ALONSO, J.A. (2009), Tiempo de emigración: factores, prejuicios y consecuencias (11-26), en RevistaDocumentación Social, nº 147. Madrid. · ATIENZA AZCONA, J. (2009), Las migraciones del siglo XXI (27-44), en Revista Documentación Social,nº 147. Madrid. · BOSSWICK, W. y HECKMANN, F. (2006), Integration of migrants: contribution of local and regionalauthorities, Dublin, European Foundation for the Improvement of Living and Working Conditions<http://www.eurofound.europa.eu/pubdocs/2006/22/en/1/ef0622en.pdf> (Consulta: enero de 2010). · CASTELLANA, F. (2007), La inmigración es ya un desafío estructural, (53-56). en Rev. La Factoría Nº 34.Barcelona. · CASTLES Y MILLER (2004), La era de la migración Movimientos internacionales de población en el mundomoderno. Grupo editorial Miguel Ángel Purrúa. México. · CONSEJO ISLAMICO CULTURAL DE CATALUNYA (2008), Manifiesto del segundo encuentro de mujeresmusulmanas de Catalunya, (213-214), en Rev. La Factoría, nº 35. Barcelona. · HADJ HANDRI, N. (2008), La identidad mutante. La construcción de la identidad en los hijos de inmigrantes,(35-46), en Rev. Documentación Social, nº 151, Madrid. · MANZANO SÁNCHEZ, L. (2009), Inmigración, exclusión social y personas sin hogar: ¿La multicultualizaciónde la exclusión?, (41-60), en Revista de Servicios Sociales y Política Social, nº 84. Madrid. · MUT MONTALVA, E. (2009), Las redes sociales de las mujeres inmigrantes iberoamericanas, (83-102), enRevista de Servicios Sociales y Política Social, nº 85. Madrid · NAVALES, C. (2007), La contratación en origen: 15 conclusiones y 52 propuestas, (57-76), en Rev. LaFactoría, nº 34. Barcelona. · NAVALES, C. (2008), Matadero Girona: buen acuerdo, (215-222), en Rev. La Factoría nº 35. Barcelona. · OROZCO, M. (2009), Remesas, migración y desarrollo: tendencias y dinámicas mundiales, (63-80), enRevista Documentación Social, nº 147. Madrid. · RETORTILLO OSUNA, A, y OTROS (2006), Inmigración y modelos de integración: entre la asimilación yel multiculturalismo (124-139), en Revista Universitaria de Ciencias del trabajo, Inmigración, mujer ymercado de trabajo, Valladolid. · RUEDA ESTRADA, J.D. (2006), Familia, Relaciones económicas y sociales, en FERNANDEZ SANCHIDRIAN,J. C. y otros, La mujer inmigrante en Castilla y León. Cruz Roja Castilla-León. Madrid. · SAEZ ORTEGA, M.T. (2009), Mediación intercultural y acción social: paradoja de la inclusión de inmigrantes ensociedades de primer mundo (61-84), en Revista de Servicios Sociales y Política Social, nº 84. Madrid. · SEBASTIAN, L. DE (2009), La vinculación de la emigración y el desarrollo, (45-62), en Revista DocumentaciónSocial, nº 147. Madrid. · TEZANOS, J. F. y TEZANOS, S. (2003), Inmigración y exclusión social, en Papeles de Economía Española,98, págs. 225-237. +50.
  46. 46. ≈ Índice de tablasTabla 1. ¿Cómo calificaría la relación que mantiene con su familia (la de su país de origen)? Elija la respuesta que refleja mejor su situación personal.Tabla 2. Siento el deber de apoyarla económicamente, porque me considero responsable del bienestar social y económico de mi familia/tiempo que llevan viviendo en España.Tabla 3. Siento el deber de apoyarla económicamente, porque me considero responsable del bienestar social y económico de mi familia/estado civil.Tabla 4. ¿En qué medida piensa que su vida actual está influida por la situación económica de su familia de origen?Tabla 5. Piensa que su vida actual está influida por la situación económica de su familia de origen/estado civilTabla 6. Piensa que su vida actual está influida por la situación económica de su familia de origen /tiempo de estancia en España.Tabla 7. Piensa que su vida actual está influida por la situación económica de su familia de origen/edadTabla 8. Una vez instalada en España, ¿con quién se suele relacionar preferentemente?Tabla 9. Sólo se relacionan con personas de su país/estado civilTabla 10. Sólo se relacionan con personas de su país/tiempo de estancia en EspañaTabla 11. Sólo se relacionan con personas de su país/edadTabla 12. Sólo se relacionan con personas de su país/nivel de estudiosTabla 13. Pertenece a alguna asociaciónTabla 14. Pertenece a alguna asociación/tiempo que llevan viviendo en EspañaTabla 15. Pertenece a alguna asociación/estado civilTabla 16. Pertenece a alguna asociación/nivel de estudiosTabla 17. En el caso de pertenecer a una asociación, díganos de que tipoTabla 18. Pertenece a alguna asociación de inmigrantes/nivel de estudiosTabla 19. Pertenece a alguna asociación de mujeres/nivel de estudiosTabla 20. En el caso de estar vinculada a una asociación de inmigrantes, díganos si le han prestado ayudaTabla 21. En el caso de no pertenecer a una asociación, díganos por qué no perteneceTabla 22. Motivos de no pertenecer a asociaciones/nivel de estudios (%)Tabla 23. Motivos de no pertenecer a asociaciones/nivel de estudios (sobre % de respuesta = 100 para cada nivel de estudio).Tabla 24. Motivos de no pertenecer a asociaciones/tiempo residiendo en España (%)Tabla 25. Motivos de no pertenecer a asociaciones/tiempo residiendo en España (sobre % de respuesta = 100 para cada periodo de tiempo).Tabla 26. Motivos de no pertenecer a asociaciones/ingresos (%)Tabla 27. Motivos de no pertenecer a asociaciones/ingresos (sobre % de respuesta = 100 para cada nivel de ingreso) ≈ Índice de gráficosGráfico 1. Relación con la familiaGráfico 2. Influencia país de origen en la situación actualGráfico 3. Relación preferente en EspañaGráfico 4. Tipo de asociación a la que perteneceGráfico 5. Tipo de ayuda prestada por la asociaciónGráfico 6. Motivos por los que no se pertenece a asociaciones +51.
  47. 47. [ Actitudes de las mujeres inmigrantes José Carlos Fernández Sanchidrián1. Introducción2. Itinerario actitudinal3. Características y tipificaciones en la actitud de la mujer inmigrante4. Llegada y primer asentamiento5. Concentración urbana6. Contexto de la percepción de discriminación7. Acoso y violencia8. Conclusiones +53.
  48. 48. Actitudes de las mujeres inmigrantes | José Carlos Fernández Sanchidrián 1. Introducción En la mayor parte de las sociedades europeas se ha establecido de manera incontrovertible untipo de sociedad multiétnica y plural. La llegada de personas a los territorios nacionales no siempre ha sido entendida y valorada. Tampocolos que llegan han percibido en toda su amplitud los referentes políticos, sociales, laborales o culturalesde los estados que los acoge. La disparidad de contextos para las mujeres que están y para las queacceden a las sociedades occidentales —caracterizadas por el estado de bienestar— puede ser elorigen de desajustes sociales que ponen a prueba la capacidad integradora de la estructura socialrecipiente. Debe desplegarse un amplio conjunto de acciones que conduzcan a la integración, no sólo paraasegurarse la paz social y el progreso, sino también para cumplir con los principios básicos de igualdad,que todos los estados se proponen. Sería deseable que el proceso se abriera de manera automática,o que los estados dispusieran de los suficientes mecanismos para asegurar el éxito, pero la realidadpone de manifiesto que la función de asimilación se asienta sobre complejos sociales, cuya capacidadintegradora precisa de tiempos; tiempos que a menudo no se conceden cuando la llegada deinmigrantes se hace masiva, no prevista, no escalonada; o cuando por razón de disfunciones en elmercado de trabajo, éste se convierte en el elemento disuasor, favorecedor del rechazo. En estos casoslos márgenes para la acogida se estrechan. Nada tan relevante para mantener una estructura socialdada, como el buen funcionamiento de la capacidad integradora efectuada incorporando perspectivassociales, laborales, políticas o ideológicas. 2. Itinerario actitudinal. En la función del juego que se establece en el binomio asimilación-integración, generalmenteencontramos un factor de activación social muy relevante; se trata del resultado de combinar la aceptaciónde los valores y principios de las sociedades europeas con las normas sociales y cívicas de las sociedadesde origen. Sería deseable poder proporcionar un tránsito ajustado a las capacidades de adapataciónaferentes y eferentes; pero, al contrario, es fácil encontrar, en muchas ocasiones, un resultado quesintéticamente expresado podemos denominar como de colisión. Los activos sociales tienen en cuentaque los planos de desajuste poseen una focalidad derivada de la representación de valor queconductualmente asigna el propio individuo. En tal sentido, se deben considerar fundamentalmente losreferentes a los que se adscribe la situación individual representando la percepción de la sociedad comoun ámbito hostil, frente a la cual han de mantenerse cautelas defensivas, o bien, la sociedad como ámbitoacogedor, de ayuda y promoción. La realidad que la inmigrante encuentra, la realidad que esperaba, genera las dinámicas del tránsitoy llegada, que a su vez se despliegan polarizadas en varios planos. Un primer e inmediato plano estáconformado por el grupo de inmigración que acoge al recién llegado. Se trata de un grupo de identidad,a través del cual se suelen proponer pautas de comportamiento social adecuadas al propio interés delgrupo, esto es, integración o getización. Por otra parte, se presenta un segundo plano, mediante el cualla sociedad receptora responde al proyecto personal integrador o no que presenta la mujer inmigrante,con otra propuesta de alcance: la obligatoria aceptación de la norma civil que mantiene el "estatuto quo"de la convivencia y de la paz social existente. Sobre las actitudes que se despliegan en la sociedad receptora es posible encontrar un amplioabanico de publicaciones que cubren prácticamente todo el espectro conductual, sin embargo, se echaen falta alguna producción más en la caracterización de las actitudes que aportan las inmigrantes. +54.
  49. 49. Primero está el conocimiento que tienen de la sociedad a la que llegan, y segundo, el interés ointención de adecuar los fines personales que motivan el viaje a las posibilidades reales de conseguir loque pretenden en la sociedad o territorio que las acoge. Es muy posible que en gran parte de las ocasiones se produzca un distanciamiento efectivo entrela imagen trazada antes de partir y las características (oferta) de la sociedad territorio al que se llega. Ladesadecuación de estas dos fuentes de acción puede condicionar todo el proceso de integración. Aquí encontramos a las que emigran por necesidad real de obtener una fuente de ingresos regular,disponiendo de buena cualificación profesional y una edad laboral oportuna, y las que emigran urgidaspor la necesidad económica pero con cualificación no demandada en el territorio al que llegan. Después de unos primeros momentos en los que lo urgente es eliminar del escenario la elección decualquier opción que no sea la de la propia e inmediata supervivencia, llega la adecuación al entorno;el conocimiento del medio, la reclamación de trato igual y la necesidad de poner de manifiesto la valíade las aportaciones de la inmigrante. Las sociedades que reclaman inmigrantes por medio de llamadas laborales o por medio de imágenesde una sociedad integrada, dinámica y pacífica suelen recibir el flujo migratorio de una manera armónicay asimilan las llegadas de una manera consecuente a las variaciones en el sistema social. El problema dela integración, y en consecuencia del cambio de actitud, se produce ante la situación en la cual se cesaen la llamada de inmigrantes y el flujo migratorio permanece constante o por lo menos en cantidadsuperior a la que se desea. La actitud cambia, cambia en la sociedad de llegada y los grupos de inmigrantesreaccionan. Se particulariza, se discrimina, se selecciona. Como la mayor parte de los fenómenos sociales, los cambios en la estructura se producen por mediode efectos sinérgicos. El cambio de actitud procede y se reenvía desde el grupo autóctono al inmigrantey viceversa. El grupo autóctono genera además el entramado legal-institucional para dificultar (favorecer) elmovimiento migratorio; y el grupo inmigrante en relación al guión actúa para conservar o ampliar elespacio social que estima necesario. Después de décadas de movimiento migracional en España, puede pensarse que la mayoría de losinmigrantes se encuentran asimilados-integrados, formando parte de la sociedad española; pero siconsideramos los distintos grados de integración, generalmente encontramos la mayor frecuencia enel estatus bajo y en posiciones de desventaja. Para una sociedad desarrollada, cuyo modelo principal es el de asimilación, puede entenderse quese está produciendo un avance en la mayor parte de los territorios del estado hacia formas multiculturales. 3. Características y tipificaciones en la actitud de la mujer inmigrante. Para especificar la actitud de la mujer inmigrante, hay una primera perspectiva que debe contemplarse.Se trata de la procedencia. Mayoritariamente las mujeres inmigrantes en Castilla y León son de origenhispanoamericano (65,4%), su lengua es el castellano y su religión es católica. Un segundo y ampliocolectivo está conformado por mujeres norteafricanas de lengua no castellana y de religión musulmana. Según el informe del colectivo IOE, el perfil de la mujer inmigrante se sitúa en torno a los 30 añosque llega a España con la idea de obtener ingresos de carácter regular para así resolver una complicadasituación familiar en la que entran también a formar parte aspectos de carácter personal, civil, laboral ypolítico. +55.

×