Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Antología Rafael Alberti

98 views

Published on

Antología poemas Rafael Alberti que recogen sus fases más impotantes

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Antología Rafael Alberti

  1. 1. Antología R. Alberti TRENES Tren del día, detenido frente al cardo de la vía. Cantinera, niña mía, se me queda el corazón en tu vaso de agua fría. 5 Tren de noche, detenido frente al sable azul del río. Pescador, barquero mío, se me queda el corazón en tu barco negro y frío. (Marinero en Tierra,1925) MADRIGAL AL BILLETE DE TRANVÍA Adonde el viento, impávido, subleva torres de luz contra la sangre mía, tú, billete, flor nueva, cortada en los balcones del tranvía. Huyes, directa, rectamente liso, 5 en tu pétalo un nombre y un encuentro latentes, a ese centro cerrado y por cortar del compromiso. Y no arde en ti la rosa, ni en ti priva el finado clavel, sí la violeta 10 contemporánea, viva, del libro que viaja en la chaqueta. (Cal y Canto,1927) TERCER RECUERDO ...detrás del abanico de plumas y de oro... Aún los valses del cielo no habían desposado al jazmín y la nieve,] ni los aires pensado en posible música de tus cabellos, ni decretado el rey que la violeta se enterrara en un libro. No. Era la era en que la golondrina viajaba 5 sin nuestras iniciales en el pico. En que las campanillas y las enredaderas morían sin balcones que escalar y estrellas. La era en que al hombro de un ave no había flor que apoyara la cabeza.] 10 Entonces, detrás de tu abanico, nuestra luna primera. (Sobre los ángeles,1929) ...Y las viejas familias cierran las ventanas, afianzan las puertas, y el padre corre a oscuras a los Bancos y el pulso se le para en la Bolsa y sueña por la noche con hogueras, 5 con ganados ardiendo, que en vez de trigos tiene llamas, en vez de granos, chispas, cajas, cajas de hierro llenas de pavesas. 10 ¿Dónde estás, dónde estás? Los campesinos pasan pisando nuestra sangre. ¿Qué es esto? - Cerremos, 15 cerremos pronto las fronteras. Vedlo avanzar deprisa en el viento del Este, de las estepas rojas del hambre. Que su voz no la oigan los obreros, que su silbido no penetre en las fábricas, 20 que no divisen su hoz alzada los hombres de los campos. ¡Detenedle! Porque salta los mares, recorriendo toda la geografía, porque se esconde en las bodegas de los barcos 25 y habla a los fogoneros y los saca tiznados a cubierta, y hace que el odio y la miseria se subleven y se levanten las tripulaciones. ¡Cerrad, 30 cerrad las cárceles! Su voz se estrellará contra los muros. ¿Qué es esto? - Pero nosotros lo seguimos, lo hacemos descender del viento del Este que lo trae], 35 le preguntamos por las estepas rojas de la paz y del triunfo], lo sentamos a la mesa del campesino pobre, presentándolo al dueño de la fábrica, haciéndolo presidir las huelgas y manifestaciones, hablar con los soldados y los marineros, 40 ver en las oficinas a los pequeños empleados y alzar el puño a gritos en los Parlamentos del oro y de la sangre. Un fantasma recorre Europa, el mundo. Nosotros le llamamos camarada. 45 (Un fantasma recorre Europa,1933) DE AYER PARA HOY
  2. 2. Subí yo aquella tarde con mis primeros versos a la sola azotea donde entre madreselvas y jazmines él en silencio ardía. 5 Le llevaba yo estrofas de mar y marineros, médanos amarillos, añil claro de sombras y muros de cal fresca 10 estampados de fuentes y jardines. Le llevaba también tardes de su colegio, horas tristes de estudio, mapas coloreados, 15 azul niño de atlas, pizarras melancólicas, blancas del sufrimiento de los números. Subía yo este ramo de naturales, tiernas, 20 alegres, breves cosas sucedidas, con el mismo temblor de árbol sobrecogido que en un día de fiesta me cubrió cuando quise 25 llegar al pararrayo de la torre. Estaba él derramado como cera encendida en el crepúsculo, sobre el pretil abierto a los montes con nieve perdonada 30 por la morena mano de junio que venía. Hablamos con vehemencia de nuestro mar, lo mismo que del amigo ausente 35 a quien se está queriendo ver de un momento a otro después de muchos años. Cuando se entró la noche y apenas le veía, 40 era su opaca voz, era tal vez la sombra de su voz la que hablaba todavía del mar, del mar como si acaso 45 no fuera a llegar nunca. ¡Oh señalado tiempo! Él entonces tenía la misma edad que hoy, dieciséis de diciembre, 50 tengo yo aquí tan lejos de aquella tarde pura en que le subí el mar a su sola azotea. (Entre el clavel y la espada,1941) CANCIÓN 8º Hoy las nubes me trajeron, volando, el mapa de España, ¡Qué pequeño sobre el río, y qué grande sobre el pasto la sombra que proyectaba! Se le llenó de caballos la sombra que proyectaba. Yo, caballo, por su sombra busqué mi pueblo y mi casa. Entré en el patio que un día fuera una fuente con agua. Aunque no estaba la fuente, la fuente siempre sonaba. Y el agua que no corría volvió para darme el agua. (Canciones y baladas del Paraná,1954)

×