Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Un selfie a la generación z

29 views

Published on

article at el correo

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Un selfie a la generación z

  1. 1. BILBAO. ¿Recuerda dónde estaba hace exactamente 18 años? Porque, afortunadamente,el‘efecto2000’no acabóconelmundo.Porentonces,la reina del pop Madonna arrasaba con su ‘Music’ en MTV, ‘Gran Hermano’ revolucionaba la televisión en Espa- ña y PlayStation, el ocio juvenil. En 2000 nació el Bilbao Basket. También Agurne, Xabier, Paule, RebecayOusman.,hoymilitantesde la‘GeneraciónZ’.Son‘postmillenials’, losqueabarcanelperiodoentre1994 y 2010. «El cambio de generación lo marcan hechos históricos que modi- fican la forma en la que nos educa- mos y socializamos», explica el doc- torenEconomíaydirectordelaDeus- to Business School, Iñaki Ortega. El hecho que marcó un antes y un des- puésen1994fueque–ademásdena- cerJustinBieber–Internetseconvir- tió en una red de uso público y masi- vo.Losniñosyanoaprenderíanauti- lizar la red, crecerían con ella. Este desarrollo digital ha dotado a los ‘Z’ de unos rasgos distintivos que se resumen en las ‘cuatro íes’: «internet, irreverencia, inmediatez e incertidumbre», resumeOrtega en su libro ‘Generación Z’. «También son más creativos y más inclusivos. Y no son pasotas: la política actual lespareceantigua,perocreenenotros movimientos que se alinean con su forma de ser». ¿Cómo son los que ahora cumplen 18? PauleBilbaoGuitarrista Mucha información, «pero debemos filtrarla» «Supone pasar a otra fase, es sentir- te adulto». La mayoría de edad es para Paule Bilbao casi una responsa- bilidad: «Por fin puedes votar y ex- presarte, que no siempre es posible». Porque la suya, aclara esta joven de Muskiz, no es una generación paso- ta: «Tenemos mucho más presentes otros temas», como el calentamien- to global, el feminismo –ella misma milita en un grupo del instituto–. También la tecnología, «que aunque digan que estamos enganchados nos preocupamos más de saber contro- larla». –¿Y sabéis hacerlo? –Nos llega mucha información y de- bemos aprender a filtrarla. Hace que nosquedemosenlasuperficiedetodo. Ese es, señala Ortega, uno de los retos que enfrentan los ‘Z’: la pos- verdad y las ‘fake news’ de las redes sociales, que calan rápido, aprove- chando el ansia de inmediatez de las nuevas generaciones. «Lo queremos todo al instante», admite Paule. «Lo notas hasta en la música, si una can- ción dura seis minutos, ya nadie la escucha». Ella es la excepción a la regla. A muchas reglas, en realidad: calcula que apenas pasa una hora diaria co- nectada –Ortega estima que los de su edad invierten el 80% del día–, no tuvo móvil hasta los 13 años y solo tiene dos redes sociales que en reali- dad son para su banda, Buenas tar- des,Comandante. «Me son prescin- dibles», sostiene. Aunque sí fue en internet donde encontró las tablaturas con las que aprendióatocarguitarradeformaau- todidacta.LasventajasdeYouTubey páginasespecializadas.Tambiéndon- de concentra la ‘promo’ su cuarteto, que ya no tira de carteles. «No sé si serían efectivos, siempre he vivido con la tecnología».Ahora bien, aun- que en la producción sea una nativa Un ‘selfie’ a la Generación Z Nacidos entre 1994 y 2010, les definen con ‘las cuatro íes’, «internet, irreverencia, inmediatez e incertidumbre». Ellos rehúyen los tópicos: ni son vagos ni solo viven del móvil 167.721es el número de vizcaínos naci- dos entre 1994 y 2010. Suponen en el 14,71% de la población en el territorio. En Euskadi, son el 15,37%: esto es, 334.542 jóvenes de 2.175.819 habitantes. Radiografía Un estudio de la Deusto Business School y la consultora Atrevia re- sume la ‘Generación Z’ en cuatro principales características que nombran como las ‘cuatro íes’: internet, irreverencia, inmedia- tez e incertidumbre. «No aspiran al mismo trabajo toda la vida». ¿Por qué en 1994? Las generaciones se delimitan a partir de hechos que cambian el modo en el que los recién naci- dos crecen y aprenden. Los ‘Z’ empiezan cuando Internet pasó a ser una red pública y se masifi- có. Ellos no aprendieron a conec- tarse, se criaron conectados. EN SU CONTEXTO Inmediatez «Siunacancióndura 6minutos,nadiela termina.Queremos todoalinstante» Paule Bilbao Guitarrista Toca en Buenas Tardes, Co- mandante. Le apasiona la música, pero quiere estu- diar «Medicina u Odonto- logía, algo sanitario». LA CLAVE Imparables «Nosomosunos vagos: estudiamos, hacemosdeporte, extraescolares...» Rebeca Lemming Rugbilari Ha practicado ballet, hípi- ca, teatro... y ahora rugby. Estudiará Ganadería y le gustaría probar de bombe- ra. «Pero antes, un título». LA CLAVE LOS PROTAGONISTAS EIDER BURGOS Domingo 17.06.18 EL CORREO14 CIUDADANOSC
  2. 2. digital, a la hora de disfrutar se man- tiene tras las fronteras de lo físico: «Sigo comprando discos, me gusta cómo suenan». AgurneApezteguiay XabierIbáñezFuturos ingenieros «No trabajaría todos los días más de 8 horas, es un abuso» «Yo nunca he comprado un disco», reconoce Xabier Ibáñez. «Yo sí, para que me lo firmen», contestaAgurne Apezteguia,«aunqueacaboescuchán- dolo en el móvil». La Red es, precisamente, la herra- mienta que ha dotado a los ‘Z’ de la irreverencia que les otorga IñakiOr- tega:«Yanodependendeunguía,de dinero...Sitienenunadudaenclase, por ejemplo, ya no tienen que recu- rriralprofesor.Ypuedensermáscon- testatarios».Aunqueaúnrespetanla figura del docente, Agurne y Xabier reconocen que ahora hay otras vías: «Ya no vas con miedo a no hacer los deberes todos los días, siempre pue- des consultarlo en una web». Estos dos chavales de Amorebie- ta cumplen con ese perfil ‘postmi- llenial’: amistades conectadas –has- ta en cuatro redes sociales y la de MarkZuckerbergyaselesquedavie- ja–, con ansias de conocer mundo y de un trabajo creativo. Según el es- tudio de la Deusto Business School, casi un tercio de su generación quie- re montar su propia empresa, el 58,2% para poner en marcha ideas propias. Agurne pide por lo alto, le encantaría ser astronauta. «Pero es muy difícil», así que tira a «capitana debarco,haciendopuentesoenener- gías renovables». Será de las pocas chicas de su edad que se decanten por una ingeniería (las alumnas en ciclos industriales en Euskadi ape- nas son el 5%), que también estudia- rá Xabier, que sueña con trabajar «di- señando piezas industriales o bus- cando soluciones en una empresa». – ¿Aguantaríais un trabajo que os llevase más de ocho horas? – No. Respuesta unánime. «Es un abu- so», añade Xabier. Les parece obvio. Lomismoquelaintoleranciaalinto- lerante.«Enclasesalenmuchascon- versaciones y hay gente de opinio- nes muy distintas, pero jamás escu- charás a alguien hacer algún comen- tario racista u homófobo», señala Agurne. Una actitud, dicen, con la que conviven desde pequeños. Este próximo verano, los dos tra- bajarán como monitores en un cam- pamento. «Dicen que somos unos vagos, pero yo estudio y ahora traba- jo, sabemos sacarnos las castañas del fuego». RebecaLemmingRugbilari «Oyen que nací en 2000 y piensan que soy una niña» Puesquiendigaquelos‘Z’nodanpalo alaguanoconoceaRebecaLemming: todalavidahizoballet,unosañosde hípica,daclasesdeteatroyahoratam- biénesrugbilari.Desdehacedosaños viste la camiseta del equipo femeni- no de Durango: «Soy de las vetera- nas, así que imagínate», ilustra. Ha crecidoenunageneraciónmásabier- ta,«peroquedamuchopormejorar». «A vecesalguienintentahacerlagra- cia y meterse conmigo por ser chica rugbilari, como si fuera más bruta». De la danza al balón ovalado, re- plica el contraste cuando habla de lo quelegustaríaestudiar: GradoSupe- rior en Biomecánica, para hacer pró- tesis,oGanaderíayAsistenciaenSa- nidadAnimal. «Aunque estaría bien trabajarunatemporadadebombero, pero antes quiero sacarme un título. Y acabarviviendoenunbaserri»,aña- de este polvorín, que además es vo- luntaria en una residencia de ancia- nos y pasó un tiempo en Alemania para perfeccionar el idioma. «No me gusta quedarme quieta». Según el li- bro ‘Generación Z’, «son los prime- ros que no aspiran a tener el mismo trabajo toda la vida». – ¿Qué opinas de los que dicen que os lo dan todo hecho? – Que no es cierto. La mayoría, ade- más de estudiar, hacemos deporte o tenemos extraescolares. Nos intere- san más cosas a parte de la fiesta y la tecnología, con la que hemos creci- do.Oyen quehemosnacidoen2000 y ya creen que somos unos niños. OusmanJalloneCarpintería «No tengo redes, estudiar me ocupa todo el día» La regla de las ‘cuatro íes’ rechina cuandotuspreferenciasnopasanpor el acceso a internet, sino por conse- guir una vida mejor. EntreGambia y Bilbaohay3.500kilómetrosqueOus- man Jallone tardó más de un año en cruzar. Una odisea por nueve países como Mali o Senegal, en los que so- brevivió trabajando en las cocinas o limpiandoplatos.TambiénporLibia, aunqueaquícortasurelato.«EnGam- bia no hacía nada, quería cambiar de vida. Mi país es tranquilo, pero la si- tuación económica es muy compli- cada», explica. Al llegar a Bilbao entró a un cen- tro de menores. Con la mayoría de edad, que cumplió el 14 de febrero, nopensóenuncoche,sinoenlacasa que debía buscar ahora que se acaba- basutiempoenelcentrodeacogida. Hoyvivecontentoenunpisocom- partido en Irala. Le gusta Bilbao–«es una buena ciudad, la vida es diverti- da»–ytieneaspiraciones: «Quieroes- tudiar, trabajar en un taller de aquí y ayudar a mi padre cuando tenga un puesto fijo». – ¿Él sigue enGambia? – Sí, se quedó allí solo. Es granjero. Hablamos solo una vez al mes por- que cinco minutos de llamada cues- tan 5 euros.Algún día le visitaré. Para cumplir sus sueños, estudia carpinteríaenunaescueladeforma- ción profesional de la villa y lo com- pagina con clases de español. «Poco a poco», se animaOusman, que ape- nas se preocupa del móvil: «No ten- go redes sociales, estudiar me ocupa todo el día». Pocas ‘íes’ se aplica el gambiano. En todo caso, la incerti- dumbre y la irreverente sonrisa con la que le hace frente. No son ‘millenials’ Los ‘Z’ son los siguientes, los ‘postmillenials’. Hay diferencias: los ‘millenials’ vivieron el inicio de la digitalización; los ‘Z’, su ex- pansión. El rasgo característico de los ‘millenials’ es el de la frus- tración de una generación perdi- da. El de los ‘Z’, la irreverencia. Las cuatro ‘ces’ Si la generación Z es tan diferen- te, también lo es la forma de ex- primir su potencial o de enten- derles mejor. Para ello está el manual de las ‘cuatr0 ces’: cien- cia, creatividad, cambio conti- nuo y cooperación. Consejos para padres, marcas y empresas. Más tolerantes «Enclasejamás escucharásun comentarioracista uhomófobo» Agurne Apezteguia y Xabier Ibáñez Estudiarán Ingeniería Usuarios frecuentes de re- des sociales –hasta de cua- tro–, solo en Whatsapp pa- san «entre 2 o 3 horas». LA CLAVE Responsables «Queríacambiar mivida: estudiar, trabajaryayudarami padrecuandopueda» Ousman Jallone Estudia carpintería Es de Gambia. Cruzó nueve países en seis meses hasta llegar a Bilbao. Está apren- diendo español y quiere trabajar en un taller. LA CLAVE Domingo 17.06.18 EL CORREO CIUDADANOS 15C

×