Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

un futuro de oportunidades

11 views

Published on

article at expansión

Published in: Economy & Finance
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

un futuro de oportunidades

  1. 1. Opinión Miércoles 11 diciembre 201946 Expansión E l sector financiero español es perfectamente consciente de los desafíos a los que se en- frenta y del papel fundamental que va a jugar en la lucha contra el cam- bio climático. Estamos preparados para ser actores del cambio y para acompañaralasautoridades,alaso- ciedad y a nuestros clientes en este desafío. Me gustaría, sin embargo, hacer referencia a algunos de los problemasqueplanteaesteproceso. Quiero huir de una cierta idea de buenismo en torno al mismo, pues esta ocultaría las enormes dificulta- desquenosaguardan. En primer lugar, debemos ser conscientes de que la velocidad del debateylosdeseosdeacciónvanmuy pordelantedelconocimientoquete- nemos. Pensemos por ejemplo en la definicióndequéesynoesverde.Es- ta terminología se utiliza de manera generalizadaportodosnosotros,pero de momento no hay una definición clara y unívoca en el ámbito interna- cionalaquéllamarverde. En segundo término, tenemos el problema de la incertidumbre a la que se enfrenta la actividad econó- mica. La incertidumbre es muy da- ñina,puesparalizalasdecisionesde consumo e inversión de los agentes económicos, de las familias y em- presas, que normalmente prefieren esperar hasta que se disipen las du- dasantesdedecidir.Puesbien,lain- certidumbre es consustancial al proceso de cambio climático. La profundidad del cambio en el mo- delo productivo, o la velocidad con laqueesecambiosevaamanifestar son, por el momento, desconocidas. Existe el riesgo de que las estrate- giasinicialesdeluchacontraelcam- bio climático acrecienten las dudas si no están suficientemente defini- das. Debemos ser especialmente cautos en este ámbito. Evitemos, pues, generar incertidumbres adi- cionales. El tercer elemento es el que se re- fierealoscostessocialesdelatransi- ción hacia una economía sostenible. No nos podemos engañar: aunque en el largo plazo ese modelo es el únicoposible,sevanagenerarcostes de corto plazo. Por poner un ejem- plo sencillo: la producción de ener- gía limpia será, en la medida en que no existan tecnologías habilitantes, más cara. Cómo gestionar el reparto deesoscostessocialesnoesenabso- lutobaladí.Endefinitiva,parecedifí- cil que podamos converger hacia esosmodelossosteniblessinaceptar profundoscambiosennuestroestilo devida. Otra reflexión se refiere a que es preciso pasar a la acción, pero bien planificadaymejorejecutada,dema- neraquesereduzcanlasincertidum- bres inherentes a la lucha contra el cambioclimático,sindejardeladolas acciones de sensibilización y con- cienciacióndelasociedad.Aestasal- turas, la inacción sólo nos puede lle- var a incurrir en mayores costes, los costesdelaparálisisentredosmode- losdeproducción,sinobtenerbenefi- cioalgunonidelviejomundoquees- tamos dejando atrás ni del nuevo al quenosencaminamos. Planificaciónyconsenso Quieroreferirmetambiénalanecesi- dad de trabajar de manera conjunta: Gobierno y sector privado, los distin- tossectoresproductivosylaindustria financiera o la economía real y la so- ciedad civil. Los gobiernos deben re- ducirenloposibleesaincertidumbre estructuraldelprocesodeluchacon- tra el cambio climático. Pero, sobre todo, deben intentar no generar nue- vasincertidumbresniintroducirries- gos adicionales. La clave, en definiti- va, estará en la predictibilidad de sus acciones. Por último, estoy profundamente convencidodequedebemospasarya alaacciónplanificadayconsensuada entrelosdistintosagentessocialespa- ralograrunmundomásjustoysoste- nible. Por ello, les deseo a todos los participantes en la COP25 –gobier- nos, empresas y voluntarios– que lo- gren avanzar en esos objetivos por- que en ello nos va nuestro futuro y el delaspróximasgeneraciones. Losbancos,preparadosparaseractoresdelcambio Presidente de la Asociación Española de Banca José María Roldán Alegre E n tres tiempos se divide la vi- da: presente, pasado y futuro. De éstos, el presente es breví- simo, el futuro dudoso y el pasado cierto”. La reflexión de Séneca, a pe- sar de haber sido formulada hace 2.000 años, es más actual que nunca paranuestrasvidas,perotambiénpa- ra la de nuestro país. Vivimos en un mundo cambiante, marcado por grandesdisrupcionessocioeconómi- cas, geopolíticas, tecnológicas, de- mográficasymedioambientalesalas que habrá que dar respuesta. Y ha- cerlo en un entorno marcado por la desaceleración económica sincroni- zada, el debilitamiento del orden multilateral,lacrisisdeliderazgo,las consecuencias del Brexit y las cre- cientes tensiones políticas y sociales en Oriente Medio, América Latina y HongKong. Un presente al que España no es ajena, ya que si bien continúa lide- rando el crecimiento entre las gran- des economías europeas, la OCDE ha advertido de que nuestra coyun- tura se deteriora a mayor ritmo que en el conjunto de la Unión Moneta- ria, y también del riesgo creciente que conlleva la actual inestabilidad política. Una incertidumbre que no parece que vaya a despejarse ante el previsible Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos, forjado con un acuerdo programático en torno a tres ideas fuerza: más gasto público, apoyadoenunamayorcargaimposi- tivasobrelasempresasylasfamilias; más intervencionismo en detrimen- todelanecesarialibertaddeempre- sa; y más fragmentación frente a la ansiada y necesaria unidad de mer- cado económica y equilibrio territo- rial.Unconjuntodemedidasqueim- pactarán negativamente no sólo so- bre el crecimiento económico, sino también sobre la sostenibilidad del Estado de Bienestar, la igualdad de oportunidades de los españoles y el futurodelaspróximasgeneraciones. YapesardequeSénecanosalertó dequeloúnicociertoeselpasado,no recordamos apenas datos de nuestra historiarecientequeponendemani- fiesto que España y su democracia son un caso de éxito. Desde 1978, se ha multiplicado por 14 el gasto en educación,por13elgastosocialypor 15 el PIB per cápita, en un contexto enelquesehaduplicadolapoblación activa, principalmente por la incor- poración de siete millones de muje- res al mercado laboral. A su vez, el modelo productivo se ha terciariza- do,comoenelrestodelaseconomías avanzadas, concentrando el sector servicios el 75% del empleo (el 42% en 1978). Las exportaciones, por su parte, han aumentado de un 13,3% a un 34,3% del PIB, destacando el pa- pel de las multinacionales españolas líderes a nivel mundial. Además, nuestropaíslideraelrankingdecom- petitividad en turismo del WEF y ha sido clasificado como la nación más saludable del mundo por Bloomberg, quetambiénsitúanuestrosistemasa- nitarioenterceraposiciónanivelglo- bal por su eficiencia, entre otros he- chosrelevantes.Yellosinolvidarque laintegraciónalproyectoeuropeoha impulsado la atracción de inversión extranjeraydotadoanuestraecono- míadeunamayorestabilidaddepre- ciosytiposdeinterés.Sumadoaestos datos económicos, en el plano social los españoles hemos sorprendido al mundo por nuestra capacidad para trabajar en equipo, nuestro talento y creatividad; bien sea para coordinar la mejor red de trasplantes de órga- nos del planeta, o bien por ser el país máslongevodelaTierra. Recuperacióninsuficiente Pero el futuro es una duda, no sólo porque lo afirmara el filósofo cordo- bés, sino porque la recuperación es- pañola no ha sido suficiente para re- solver los problemas estructurales que hoy persisten. A los elevados ni- velesdeparo,especialmentedelarga duraciónyjuvenil,deendeudamien- topúblicoydeeconomíasumergida, seunenlaineficienciadenuestrosis- tema educativo, el aumentode lade- sigualdad, el reto demográfico y el deterioro de la calidad institucional. Circunstancias que, coincidentes en eltiempoconuncambiodecoyuntu- ra internacional, nos hacen pensar que el futuro será incierto, pero no por ello ingestionable. En demasia- dasocasionessenosolvidaquelain- certidumbre no sólo forma parte de nuestrasvidas,sinotambiéndelahis- toria de los países. Así, cada genera- ción de españoles ha tenido que su- perarmomentosdecisivos,comofue el de la transición de una dictadura hacia un sistema democrático, en la que prevaleció una visión generosa, vertebradora y de largo plazo. En es- tosdías,marcadosporlaincertidum- bre que genera un escenario político españolenelqueloslíderespolíticos secierranadebatiryconsensuarcon sus oponentes ideológicos las refor- mas que nuestro país necesita, es ur- gente recordar que si bien el futuro siempre es una duda que abre opor- tunidades, las épocas de progreso en España han estado vinculadas a pro- tegernuestrolegadocomún. Unfuturodeoportunidades Alicia Coronil e Iñaki Ortega La recuperación no ha bastado para resolver los problemas estructurales que hoy persisten Directora de Economía del Círculo de Empresarios / Director en Deusto Business School La velocidad del debate y los deseos de acción van por delante del conocimiento La estrategia inicial de lucha contra el cambio climático eleva el riesgo de las incertidumbres

×