Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Tribuna en el Correo de Andalucia sobre dinamarca

200 views

Published on

Article at spanish newspaper

Published in: Government & Nonprofit
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Tribuna en el Correo de Andalucia sobre dinamarca

  1. 1. El Correo de Andalucía Lunes, 4 de enero de 2016 22 / ESPAÑA / Iñaki Ortega Doctor en Economía y profesor de Deusto Josu Gómez Presidente de la Fundación Glocal Aftale En ese país, el matrimonio homosexual fue legalizado antes que en ningún otro y los jóvenes se emancipan diez años antes que los españoles E xiste un país en el mundo en el que la transparencia en la acción de gobierno es inne- gociable, a la vez que tienen la monarquía más antigua de Europa junto a la española. Sus ciudadanos gozan de una de las mayores cotas de bienestar, como nos recuerda el índice de desarrollo huma- no de la ONU y aunque pagan muchos im- puestos para que, por ejemplo sus universi- dades sean gratuitas, también se dan las mayores facilidades de la OCDE para crear una empresa, conforme al informe Doing Business del Banco Mundial. Su salario mí- nimo interprofesional es el más alto del mundo pero a la vez su mercado laboral es el más flexible de Europa. Tres de cada cua- tro trabajadores pertenecen a un sindicato y su tasa de desempleo es tan baja que roza el llamado paro técnico. Su agricultura tecnifi- cada es líder global, aplican la llamada eco- nomía circular con normalidad, reutilizan- do sus recursos y usando energías renova- bles. Al mismo tiempo su economía es muy dependiente del exterior con mucha impor- tancia de las exportaciones. En ese país, el matrimonio homosexual fue legalizado antes que en ningún otro y los jóvenes se emancipan diez años antes que los españoles. La corrupción política es la menor del planeta y sus habitantes aparecen en los ranking de Forbes como los más feli- ces y satisfechos con su país. Su capital ha si- do elegida este año por la revista Monocle como la mejor del planeta para vivir en ella. Más de la mitad van a trabajar en bici- cleta pero también son miembros activos de la OTAN participando, con apoyo ciuda- dano, en misiones militares en Irak y Afga- nistán. Ocho de cada diez habitantes con- firman su pertenencia a la iglesia patria y una aplastante mayoría están bautizados y confirmados. Los juguetes más preciados para los Reyes Magos estos días vienen de ese país y no del sudeste asiático. Allí nació LEGO y sigue li- derando la industria juguetera compitiendo no por precio sino aplicando la llamada in- novación abierta, son los propios niños los que diseñan las nuevas colecciones. El secreto para conciliar todos esos con- trastes y hacerlo de modo exitoso se llama en su lengua aftale. Acordar, que es su tra- ducción al castellano, es lo habitual en sus gobiernos desde 1909, fecha de la última ma- yoría absoluta. Pactos de partidos de centro izquierda y centro derecha son habituales porque lo importante es sostener un sistema que funciona y genera igualdad de oportuni- dades, progreso y a la vez es competitivo. Ese país es Dinamarca pero podríamos ser nosotros también, por todo lo que tene- mos en común con ellos: historia, estado so- cial y de derecho, monarquía constitucio- nal, cultura y calidad de vida. Hay otras cuestiones que nos separan, y mucho de los daneses, que han protagonizado –por des- gracia– la vida española en los últimos años: corrupción, exclusión social o falta de ver- tebración. Aftale, –acuerdo–, es la fórmula mágica que aplican y en la cual, los españo- les, tras el resultado de la generales, vamos a tener que doctorarnos, en estos próximos meses, si queremos parecernos a nuestros vecinos los daneses. El acuerdo y el consenso es así hoy una necesidad de este tiempo que reivindica la figura de estadistas frente a la de los oportu- nistas, de quienes tienden puentes para construir un proyecto en común frente a quienes los dinamitan en su propia miopía del momento que hoy vive España. Y es que, nuestro país vive hoy un tiempo de retos y desafíos en los ámbitos políticos, territoriales, políticos y sociales. Aspectos fundamentales para la construcción de la Es- paña del siglo XXI que marcan la apertura de un nuevo tiempo de consenso entre todos alejado del cultivo del odio frentista sirva para lo más importante: construir un espacio de progreso y bienestar en común Algo que ya hicimos ya con éxito en una transición democrática que ha sido ejemplo en todo el mundo y considerada como patri- monio de la humanidad por la ejemplaridad de su ejecución por quienes entonces tuvie- ron ante sí la responsabilidad de construir desde el acuerdo dicho tiempo. Tiempo aquel protagonizado por personalidades co- mo Adolfo Suárez, Felipe González, Santiago Carrillo, La Pasionaria, Tierno Galván, Solé Tura, Enrique Curiel, Manuel Fraga, Marceli- no Camacho, Herrero de Miñón, Pasqual Ma- ragall o Arzallus, todos ellos estadistas, con sus luces y sus sombras, pero que fueron ca- paces, desde sus diferencias, de construir espacios en común para todos. Hoy cuando la renuncia al patriotismo y el sentimiento cainita vuelven a aparecer, es imprescindible reivindicar, nuestros éxitos y nuestra capacidad de superación en la histo- ria. De ese modo serviremos a la construc- ción de un tiempo nuevo en donde igualar lo mejor de países como Dinamarca e incluso superarlos no sea una quimera sino una rea- lidad alcanzable. ~ Pactos de partidos de centro izquierda y centro derecha son habituales porque lo importante es sostener un sistema que funciona y genera igualdad de oportunidades

×