Successfully reported this slideshow.

Tesis doctoral Iñaki Ortega Cachón. 2012

3

Share

Loading in …3
×
1 of 320
1 of 320

Tesis doctoral Iñaki Ortega Cachón. 2012

3

Share

Download to read offline

Tesis Doctoral de Iñaki Ortega Cachón: “Medición de impacto socio-económico y evaluación de las políticas públicas de apoyo a emprendedores e impulso a la creación de empresas”. Madrid, 2012.

Tesis Doctoral de Iñaki Ortega Cachón: “Medición de impacto socio-económico y evaluación de las políticas públicas de apoyo a emprendedores e impulso a la creación de empresas”. Madrid, 2012.

More Related Content

Similar to Tesis doctoral Iñaki Ortega Cachón. 2012

Related Books

Free with a 14 day trial from Scribd

See all

Related Audiobooks

Free with a 14 day trial from Scribd

See all

Tesis doctoral Iñaki Ortega Cachón. 2012

  1. 1. UNIVERSIDAD REY JUAN CARLOS FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y SOCIALES DEPARTAMENTO DE ECONOMÍA APLICADA I MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS. TESIS DOCTORAL IÑAKI ORTEGA CACHÓN MADRID, 2012
  2. 2. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 1 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  3. 3. Madrid, 26 de marzo de 2012 Informe del director de la Tesis Doctoral: Dr. D. Francisco José Blanco Jiménez Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales Universidad Rey Juan Carlos La Tesis Doctoral de D. Iñaki Ortega Cachón se desarrolla dentro del estudio del impacto y la evaluación de las políticas públicas de apoyo a los emprendedores. Presenta una nueva herramienta de evaluación para una de las políticas más extendidas en este terreno como son las incubadoras de empresas. Adaptando un método coste-beneficio en auge como es el ROI (return on investment) se consigue poner en contraste gastos públicos y su retorno a través de los ingresos fiscales generados por los emprendedores. Entre los resultados obtenidos, se destaca la aplicación de esta herramienta a la red de incubadoras de empresas de la Ciudad de Madrid que permite demostrar empíricamente la eficiencia y sostenibilidad de esta actuación de política pública a favor de los emprendedores. Además con esta Tesis Doctoral se abre el camino para el desarrollo de un método de evaluación de las políticas económicas a través de la monetización de los retornos del gasto público que podrá ser aplicado no solo a otros programas de incubación empresarial sino en general a cualquier actuación pública de promoción económica. Estas cuestiones no habían sido abordadas con anterioridad utilizando la metodología propuesta, proporcionando la Tesis un enfoque nuevo sobre la materia. Este trabajo de investigación se valora positivamente y se propone como Tesis Doctoral ante el tribunal correspondiente. Y para que así conste firmo la presente: Dr. D. Francisco José Blanco Jiménez MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 2 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  4. 4. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 3 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  5. 5. Por la presente autorizo a que el Gerente de Madrid Emprende, a los efectos de este escrito el Doctorando José Ignacio Ortega Cachón, pueda usar los datos de los gastos anuales de gestión y facturación de las diferentes incubadoras de la Red de Viveros de Empresa en los ejercicios 2007-2012 de Madrid Emprende exclusivamente para fines académicos de cara a su investigación titulada MEDICION DE IMPACTO SOCIO- ECONOMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLITICAS PUBLICAS DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS. En Madrid, a 22 febrero de 2012 Juan del Álamo Jiménez Coordinador de Empleo, Desarrollo Empresarial y Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Madrid. Vicepresidente de “Madrid Emprende”. Agencia de Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Madrid. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 4 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  6. 6. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 5 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  7. 7. A Miguel Ángel Blanco (1968-1997) MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 6 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  8. 8. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 7 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  9. 9. “No nos hace falta valor para emprender ciertas cosas porque sean difíciles, sino que son difíciles porque nos falta valor para emprenderlas” Atribuida a Lucio Anneo Séneca MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 8 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  10. 10. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 9 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  11. 11. ÍNDICE GENERAL ÍNDICE GENERAL ÍNDICE GENERAL .................................................................................................................... 10 CAPÍTULO 1. INTRODUCCIÓN ................................................................................................ 12 CAPÍTULO 2. PROPUESTA DE INVESTIGACIÓN ........................................................................ 20 2.1 Estructuración ...................................................................................................................................... 22 2.2 Definición del problema ....................................................................................................................... 29 2.3 Objetivos generales y específicos ......................................................................................................... 31 2.4 Justificación: relevancia, originalidad y contribución ........................................................................... 32 CAPÍTULO 3. MARCO TEÓRICO .............................................................................................. 36 3.1 El campo del entrepreneurship ............................................................................................................. 39 3.2 Los emprendedores: su definición ....................................................................................................... 42 3.3 Los efectos en la economía de la actividad emprendedora ................................................................. 49 CAPÍTULO 4. REVISIÓN DE LA LITERATURA ............................................................................ 52 4.1 Etapas en la literatura académica sobre entrepreneurship .................................................................. 55 4.1.1 Aparición y definición del término emprendedor ........................................................................ 56 4.1.2 Los emprendedores como elementos de desarrollo económico ................................................. 58 4.1.3 Medición de las consecuencias económicas de la actividad emprendedora ............................... 62 4.1.4 La economía emprendedora ........................................................................................................ 63 4.2 Impacto socio-económico de los emprendedores ............................................................................... 72 4.2.1 Impacto de los emprendedores sobre el empleo ........................................................................ 74 4.2.2 Impacto de los emprendedores sobre el crecimiento económico............................................... 79 4.2.3 Impacto de los emprendedores sobre la productividad .............................................................. 85 4.2.4 Impacto de los emprendedores sobre la innovación ................................................................... 89 4.2.5 Impacto de los emprendedores sobre la cohesión social ............................................................ 94 4.2.6 Externalidades negativas de la actividad emprendedora ............................................................ 97 4.3 Las políticas públicas de apoyo a los emprendedores ........................................................................ 106 4.3.1 Origen, evolución e hitos ........................................................................................................... 106 4.3.2 La nueva política pública a favor de los emprendedores ........................................................... 132 4.3.2.1 Modelo GEM .........................................................................................................................................135 4.3.2.2 Modelo ecléctico ..................................................................................................................................138 4.3.2.3 Modelo holístico ...................................................................................................................................144 4.3.3 Benchmarking de políticas de apoyo a emprendedores............................................................. 151 4.3.3.1 Actuaciones eficaces en las políticas de apoyo a emprendedores .......................................................152 4.3.3.1.1 Promoción del espíritu emprendedor y sus valores ....................................................................152 4.3.3.1.2 Reducción de las barreras de entrada y salida ............................................................................154 4.3.3.1.3 Programas de formación en emprendimiento en los currículos educativos ...............................156 4.3.3.1.4 Financiación para startups mediante préstamos blandos y capital semilla.................................158 4.3.3.1.5 Medidas dirigidas a colectivos concretos ....................................................................................161 4.3.3.1.6 Infraestructuras de apoyo a los nuevos negocios........................................................................163 4.3.3.2 Actuaciones ineficaces en las políticas de apoyo a emprendedores ....................................................167 4.3.3.3 Consideraciones finales del benchmarking ...........................................................................................168 CAPÍTULO 5. MODELO DE CÁLCULO DEL RETORNO DE LA INVERSIÓN PÚBLICA EN EMPRENDEDORES .......................................................................................... 170 5.1 El caso de las incubadoras como política pública de apoyo a emprendedores.................................. 174 5.1.1 Concepto de incubadora ............................................................................................................ 176 5.1.2 Objetivos y características de las incubadoras........................................................................... 180 5.1.3 Clasificación de las incubadoras ................................................................................................. 181 5.1.4 Origen, antecedentes y situación actual de las incubadoras ..................................................... 186 5.1.5 Impacto económico de las incubadoras..................................................................................... 197 MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 10 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  12. 12. ÍNDICE GENERAL 5.2 La ciudad de Madrid como ámbito espacial de estudio ..................................................................... 202 5.3 2006-2016 como ámbito temporal de estudio ................................................................................... 209 5.4 ROI como método de evaluación de las incubadoras ........................................................................ 211 5.4.1 El origen del ROI ......................................................................................................................... 211 5.4.2 La evaluación de las incubadoras ............................................................................................... 214 5.4.3 El ROI y las incubadoras ............................................................................................................. 217 5.4.4 Formulación del modelo de ROI................................................................................................. 223 5.5 Presentación de resultados y futuras líneas de investigación ............................................................ 249 CAPÍTULO 6. CONCLUSIONES .............................................................................................. 266 ANEXOS ………………………………………………………………………………………………………………………..276 ÍNDICES ………………………………………………………………………………………………………………………..284 ÍNDICE DE ACRÓNIMOS ............................................................................................................................. 286 ÍNDICE DE CUADROS ................................................................................................................................. 288 ÍNDICE DE TABLAS ..................................................................................................................................... 290 BIBLIOGRAFÍA ...................................................................................................................... 292 MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 11 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  13. 13. CAPÍTULO 1. INTRODUCCIÓN MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 12 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  14. 14. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 13 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  15. 15. CAPÍTULO 1. INTRODUCCIÓN Los emprendedores son el vehículo en que las ideas se implementan (Schumpeter, 1911) y por ello, los agentes más importantes en la creación de nuevos empleos (Baumol, 1993), lo que les ha convertido en el motor del desarrollo económico-social y del progreso en la nueva economía (Audretsch y Thurik, 2004; Holcombe, 2003). Existen pocas dudas en el ámbito académico, político e incluso en la opinión pública1, pero para llegar a esta afirmación se ha hecho necesaria toda una nueva área de investigación en la ciencia económica que ha tomado por nombre su vocablo en inglés: entrepreneurship2. Esta nueva disciplina es absolutamente transdisciplinar3, como puso de manifiesto la obra schumpeteriana, al abarcar los niveles más importantes del análisis económico: el individuo, la empresa y la nación4. Para conocer y entender mejor esta realidad han sido numerosos los intentos de definir la actividad emprendedora y por lo tanto, los emprendedores. Los principales autores del entrepreneurship han aportado su visión particular a las definiciones y ha cobrado tal importancia este ejercicio que los economistas se han agrupado en escuelas en función de que pese más un elemento u otro en la definición. La tradición alemana, liderada por Schumpeter (1911), poniendo el acento en la innovación como elemento indisoluble del emprendimiento; la americana de Chicago, con Knight (1921), con la propensión al riesgo de los emprendedores y finalmente la austriaca, con la continua búsqueda de oportunidades que exigen permanecer alerta al emprendedor (Kirzner, 1973). Una de las formas en las que se materializa la actividad emprendedora es creando una empresa, aunque otras veces el emprendimiento es sinónimo de 1 Para los españoles la medida más importante para asegurar el desarrollo económico del país es “apoyar a las empresas y a los emprendedores”( CIS, 2011). 2 El vocablo inglés entrepreneurship a su vez proviene de la palabra francesa entreprende, emprender. En economía se ha traducido de numerosas formas al castellano entre ellas emprendimiento, iniciativa emprendedora , función empresarial o espíritu empresarial. La falta de consenso en su traducción ha llevado a que la literatura en castellano haya mantenido el uso del término en inglés. 3 Para Blanco (1997) “lo económico se ha extendido a la mayoría de los ámbitos del ser humano. Por tanto, el análisis de sus efectos debe ser transdisciplinar”. Este término es utilizado por Passet (1996) y en opinión del autor francés es mejor que el de “multidisciplinar” puesto que el prefijo “trans” le concede el sentido de “a través, de conjunto y más allá”. 4 Schumpeter (1934) vinculó la iniciativa emprendedora de los individuos a la creación y destrucción de industrias además de al desarrollo económico. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 14 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  16. 16. CAPÍTULO 1. INTRODUCCIÓN innovación y creatividad ya sea desde una empresa nueva o desde una creada (Salas, 2010). Para Reynolds (2004), aunque no existe una definición generalmente aceptada de emprendimiento, las diversas tendencias tienen al menos en común que relacionan emprendedor con la creación de algo nuevo. Este trabajo de investigación opta por la definición de la OCDE (2009), que aglutina parte de lo anterior, refiriéndose a los emprendedores como aquellas personas (propietarias de empresas) que buscan generar valor, a través de la creación o expansión de actividad económica, identificando y explotando nuevos productos, procesos o mercados. Pero el entrepreneurship no solo ha explorado la teoría, sino que ha usado profusamente los análisis empíricos para demostrar la vinculación entre los emprendedores y el desarrollo económico y social. Porque en esta nueva disciplina, además de estudiarse el comportamiento del individuo-empresario, una de las partes más importantes es conocer los efectos de la iniciativa emprendedora en la economía, enfoque por el cual opta esta tesis doctoral. Para ello ha sido necesario encontrar formas de medir el número e importancia de los emprendedores en la economía y se ha logrado asociando a los emprendedores con alguno de los siguientes conceptos: autónomo, pequeña empresa o nueva empresa (Van Praag y Versloot, 2007). Gracias a estas simplificaciones se ha podido demostrar la positiva relación de la actividad emprendedora con el empleo, el crecimiento, la productividad, la innovación y la cohesión social. Aunque también han puesto de manifiesto las negativas consecuencias que en ocasiones puede llegar a causar. Esas externalidades positivas de la iniciativa empresarial están detrás del hecho de que las administraciones públicas hayan querido apoyar al colectivo emprendedor durante los últimos más de cien años, bien luchando contra los fallos de mercado que les impiden crecer, bien con apoyos directos para facilitar su supervivencia. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 15 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  17. 17. CAPÍTULO 1. INTRODUCCIÓN En un principio ese apoyo fue tímido, con las leyes anti-trust del siglo XIX, para posteriormente ensombrecerse en la posguerra de la segunda guerra mundial por la “gran escala”. Será a partir de los años 80 cuando las políticas a favor de los emprendedores retomen fuerza, con las teorías evolucionistas de telón de fondo y conforme los hallazgos empíricos demostraban su valor. Finalmente se alcanza el punto máximo coincidiendo con nuestros días y la permanencia de la crisis.5 Pero el uso indistinto de pymes, autónomos o nueva empresa como sinónimo del término emprendedor por la literatura económica ha llevado a que los gestores públicos, a la hora de implementar acciones, hayan diversificado en exceso el foco de actuación, con lo que se ha actuado en muchas ocasiones con incoherencia, cuando no con pura ineficacia. Además, las sucesivas crisis globales han impulsado estas políticas, pero también han acentuado la necesidad de resultados visibles en un no largo plazo6, lo que ha hecho que lo público haya desdeñado las actuaciones de ecosistema o de ambiente7 (cuyo objeto no son las empresas directamente, sino el clima en el que estas y los individuos operan, como por ejemplo la introducción de contenidos curriculares de legitimación del empresario en la enseñanza reglada o la reducción de la burocracia y la fiscalidad en las nuevas empresas) a favor de los programas concretos de impulso a determinados colectivos o sectores (como la financiación preferencial a empresas de base tecnológica o las subvenciones directas). En el auge actual de estas políticas, los gobiernos se aferran a la promoción de los emprendedores con la desesperación que lo hace el náufrago al barco hundido. Pero a su vez, por primera vez en muchos años, los ajustes 5 Para Audrestch y Thurik (2001) la gran escala o managed economy domina gran parte de las políticas del siglo XX con sus intervenciones dirigidas principalmente a empresas con gran capacidad de arrastre cuyo desarrollo y crecimiento se juzga positivo para la economía. Bajo esta premisa, los programas públicos pretenden estimular la producción o hacerla más eficiente, procurando que las unidades económicas ganen tamaño. Por el contrario, a partir de los años 80 las actuaciones, más propias de la entrepreneurial economy o economía emprendedora, han trasladado el foco de atención desde la estructura productiva al proceso empresarial, en particular a la creación y comercialización de conocimiento. 6 Carree et al. (2007) demuestran que se necesitan ocho o más años para que sean visibles estas políticas públicas en lo que respecta a la reducción del desempleo. 7 Montes (2010) explica que si los emprendedores son el motor de desarrollo, el catalizador es un entorno favorable para la creación de empresas en el que la prioridad debe ser la libertad económica. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 16 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  18. 18. CAPÍTULO 1. INTRODUCCIÓN presupuestarios exigen a las administraciones tener que tomar duras decisiones y elegir entre las actuaciones a realizar. Por ello se hace necesario no solo ganar coherencia y foco en la acción pública en este terreno sino, además, promover mecanismos de evaluación (como ya en otras disciplinas se está haciendo8) que nos permitan conocer la eficiencia de las acciones de apoyo a los emprendedores. Esta tesis doctoral pretende, por tanto, dar respuesta a la cuestión de si en esta coyuntura podemos permitirnos mantener las políticas de apoyo a los emprendedores. Para ello se pondrán en valor las importantes consecuencias en la actividad económica de los emprendedores, entre las que no solo se incluyen nuevas empresas y empleos sino también nuevos ingresos fiscales para las administraciones públicas que puedan garantizar la sostenibilidad de estas políticas e incluso enjugar el déficit público. Será este último aspecto el objeto de estudio de este trabajo de investigación debido al escaso tratamiento que ha tenido en nuestro país y la imperiosa necesidad que tiene la economía española de actuaciones de estímulo que sean eficaces y no comprometan la estabilidad presupuestaria de las administraciones públicas. Para conseguir lo anterior se formulará un modelo de análisis ex-novo que permita evaluar una de las políticas públicas más extendidas en este campo como son las incubadoras o viveros de empresas. Después de conocer los orígenes, objetivos y modalidades de estas infraestructuras de apoyo a la creación de empresas se procederá a evaluarla a través de un método de coste-beneficio en auge como es el return on investment (ROI). Esta investigación sigue las teorías que propugnan políticas integrales y perseverantes de apoyo a los emprendedores y se han incluido en el modelo mediante la elección del ámbito y duración del estudio. Madrid es una ciudad con 8 En los Estados Unidos Washington State Institute for Public Policy (www.wsipp.wa.gov) lleva años elaborando y recopilando informes de coste-beneficio de las políticas sociales estatales. En el Reino Unido el Ministro de Empleo anunció en 2011 un cambio en la subvenciones en política social hacia un sistema que financie gastos una vez evaluados los retornos (The Guardian, 2011). MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 17 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  19. 19. CAPÍTULO 1. INTRODUCCIÓN un incipiente ecosistema o marco emprendedor9 que garantiza el buen destino de las acciones públicas que se desarrollan en este campo. A su vez la obsesión por la inmediatez de la que pecan algunas actuaciones se elimina con el amplio ámbito temporal en el modelo de 10 años. Los retornos de las inversiones públicas, medidos por el ROI, a través de los ingresos fiscales, permitirán un homogéneo análisis comparativo de ingresos y gastos públicos en el que se incorporan cientos de empresas y agentes participantes en la red de incubadoras de la ciudad de Madrid durante los años del estudio. De ese modo se demostrará que este tipo de políticas públicas son eficaces, eficientes y sostenibles. No obstante, no se han podido incluir en el análisis los efectos indirectos e inducidos de la actividad emprendedora que hubieran permitido multiplicar los resultados obtenidos. Además solo se ha monetizado una de las grandes preocupaciones del momento, la necesidad de cuadrar las cuentas públicas (a través de los ingresos fiscales que pagan los nuevos emprendedores de las incubadoras) dejándose para futuras investigaciones la otra gran lacra de nuestra economía: la necesidad de reducir el desempleo (y por tanto la conversión en unidades monetarias de los nuevos trabajos generados por los incubados). Los resultados obtenidos en este trabajo de investigación demuestran que en esta actuación pública se está en el buen camino de la eficiencia y por ello deberá seguir siendo sufragada por lo público, pero se alerta de la necesidad de seguir avanzando en políticas integrales alineadas entre los diferentes agentes públicos y privados para ganar rentabilidad y en último término sostenibilidad. Únicamente uniendo fuerzas y coordinando estrategias por parte de los diferentes agentes implicados (gobiernos, empresas, emprendedores e instituciones educativas) podrá conseguirse un auténtico capital emprendedor10 que garantice 9 Kelley et al. (2012) lo definen como las condiciones del entorno para emprender entre las que se incluyen los programas gubernamentales, la burocracia, la fiscalidad, el acceso a la financiación, el sistema educativo o las normas sociales o culturales. 10 Audrestch y Keilbach (2004) lo definen como la capacidad estructural que tienen los países, regiones y ciudades, industrias o sectores para promover nuevas empresas. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 18 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  20. 20. CAPÍTULO 1. INTRODUCCIÓN una economía basada en el conocimiento, que crezca, cree empleo y además sea sostenible. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 19 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  21. 21. CAPÍTULO 2. PROPUESTA DE INVESTIGACIÓN MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 20 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  22. 22. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 21 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  23. 23. CAPÍTULO 2. PROPUESTA DE INVESTIGACIÓN 2.2 Definición del problema 2.1 Estructuración Siguiendo la recomendación de Cuervo et al. (2006) la estructura de este trabajo de investigación se ha basado en las seis decisiones claves que para Low y MacMillan (1988) deben plantearse para elaborar un estudio en el área del entrepreneurship. Esas dimensiones de la investigación han de ser: propósito, perspectiva teórica, enfoque, nivel de análisis, marco temporal y metodología. En las conclusiones del artículo de Low y MacMillan se resumen algunas cuestiones claves de cada dimensión: Propósito. “Ha de incluirse una declaración clara de su propósito” y apelan a los investigadores para que adapten el propósito específico de su estudio a uno más fundamental que para ellos ha de ser: explicar y facilitar el papel de la nueva empresa a la hora de impulsar el progreso económico. “Se espera que al vincularlo a este propósito general, se pueda traer una gran variedad de actividades de investigación hacia un escenario amplio pero unificador.” Perspectiva Teórica. Sugieren que las investigaciones en el futuro deberían examinar y hacer constar claramente las premisas teóricas y las perspectivas teóricas adicionales. Enfoque. “Las futuras investigaciones deberían continuar la tendencia hacia la investigación más contextual y orientada hacia los procesos. Este es un avance importante porque mueve el campo más cerca de una posición donde se pueda explicar, en vez de simplemente documentar, el fenómeno del entrepreneurship”. Nivel de análisis. “Ha habido una tendencia positiva en la realización de estudios que examinan más de uno de los niveles de análisis individual, grupal, organizativo, industrial y social. Tales estudios a varios niveles de análisis proporcionan una comprensión mucho más rica del fenómeno emprendedor y debe aconsejarse para futuros programas de investigación.” Marco temporal. “Pueden obtenerse mejores observaciones de los estudios que emplean un marco temporal más amplio que de los estudios que utilizan MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 22 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  24. 24. CAPÍTULO 2. PROPUESTA DE INVESTIGACIÓN 2.2 Definición del problema instantáneas cross-seccionales. Un empuje hacia los estudios de marco temporal más largo es deseable, sobre todo teniendo en cuenta que se hace cada vez más patente que los distintos temas de la estrategia se hacen más importantes con la evolución de la empresa y la industria”. Metodología. “Es preciso seguir progresando en la investigación que aborde temas de causalidad”. Para Rodríguez Coma (2012) el tema de la causalidad es la esencia de la evaluación de programas pero, alerta esta autora, “tiene enfoques poliédricos en la literatura y de gran complejidad”.11 Los autores en la siguiente tabla resumen sus principales recomendaciones y las debilidades detectadas para las investigaciones en entrepreneurship. Cuadro 1: Recomendaciones de Low y MacMillan Decisiones sobre el Investigación Modelo Diseño de Investigación del Pasado y Retos del Futuro Investigación Claramente constatado, Especificación del Poca claridad, descriptivo, falta explicativo, ayuda al progreso propósito de unidad económico Impulsado por la teoría, Desarrollo teórico débil, Especificación de la hipótesis claramente presupone implícitamente la perspectiva teórica constatadas, variedad de elección estratégica perspectivas teóricas Enfoque sobre el proceso Especificación del Enfoque sobre los determinantes emprendedor en el contexto enfoque culturales o sobre la personalidad social Especificación del nivel Mayoritariamente un uso de un Varios niveles de análisis de análisis único nivel de análisis Especificación del Marco temporal reducido Marco temporal amplio marco temporal Estudios de casos, Impulsado por la teoría, incluye Especificación de la investigaciones cross- hipótesis a priori, múltiples metodología seccionales, método único, métodos, explicativo descriptivo Fuente: Low y MacMillan (1988) Se ha seguido esta estructura por varias razones. La primera por el hecho de ser uno de los estudios en entrepreneurship que mayor impacto han tenido en las 11 Sobre el asunto de la causalidad y más concretamente sobre la inferencia causal en las ciencias sociales pueden resultar de interés los trabajos de Holland (1986). Pearl (2009) presenta una revisión de los más recientes avances en la inferencia causal. Glymour (1986) desarrolla la importancia filosófica del tema (Rodriguez Coma, 2012). MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 23 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  25. 25. CAPÍTULO 2. PROPUESTA DE INVESTIGACIÓN 2.2 Definición del problema investigaciones en este terreno (Cuervo et al., 2006). Por otra parte, los seis requisitos propuestos por Low y MacMillan han sido aplicados de forma satisfactoria en numerosas investigaciones a partir de su publicación (Davidsson y Johan Wiklund, 2001) que han permitido, como los autores pronosticaron, “resultados significativos y novedosos”. Aunque a lo largo del trabajo se encuentran las respuestas a las preguntas de Low y MacMillan es recomendable anticiparlas y siquiera someramente conocerlas, para entender la investigación propuesta. Propósito Como acabamos de ver en Entrepreneurship: investigación en el pasado y retos en el futuro (Low y MacMillan, 1988), se propone que en cualquier trabajo de investigación en este campo se especifique en primer lugar el propósito. Además los autores sugieren que este se vincule específicamente a un propósito generalmente aceptado, ellos en concreto proponen que sea “explicar y facilitar el papel de las nuevas empresas para desarrollar el progreso económico”. Esa “explicación” del papel de las nuevas empresas supondrá, por tanto, centrarse en las causas e ir más allá de los estudios meramente descriptivos tan abundantes en la literatura del entrepreneurship. A su vez, permitirá superar el multienfoque de esta disciplina que para los autores es una de las causas que ha ralentizado el estudio del entrepreneurship. Por ello, el propósito general que se ha definido para este trabajo de investigación es evaluar mediante su impacto económico las políticas públicas de apoyo a la creación de empresas al objeto de poder decidir sobre su continuidad. El propósito específico será evaluar una acción concreta de política pública como son las incubadoras de empresas a través de la comparación de gastos e ingresos. Las nuevas empresas que nacen y sobreviven gracias a las incubadoras, generan unos ingresos fiscales al sector público que se pueden poner en contraste con las cifras de inversión pública en esas infraestructuras. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 24 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  26. 26. CAPÍTULO 2. PROPUESTA DE INVESTIGACIÓN 2.2 Definición del problema Perspectiva Siguiendo también el consejo de Low y MacMillan de que “se servirá mejor al campo en el futuro si el tema de la perspectiva teórica se aborda de manera directa y si se evitan supuestos no relacionados”, como se acaba de ver en la formulación de la propuesta, se ha elegido en el presente estudio la perspectiva que tiene que ver con las consecuencias en la economía de la creación de nuevas empresas. Enfoque El enfoque del trabajo se enmarca en las teorías de la “nueva economía” de Jovanovic (1982) y “la economía emprendedora” (Audretsch y Thurik, 2004), en las cuales la conjunción de elementos culturales12, institucionales y económicos hacen posible que el éxito de las economías sea protagonizado por los emprendedores. Además, no puede dejar de mencionarse que a causa de varios fallos de mercado (Salas, 2010), entre otras razones, las empresas mueren de un modo importante en los primeros años o ni siquiera llegan a nacer, lo que ha provocado la actuación durante los últimos cien años de los poderes públicos a través de políticas específicas (García Tabuenca et al., 2004) con un resurgir, “re- emergencia”, del valor de los emprendedores y por tanto de las políticas en su apoyo a partir de los años 80 (Audresch, 2002). Nivel de análisis y marco temporal La recomendación de Low y MacMillan de utilizar enfoques que combinen unidades a niveles de análisis micro y agregado ha sido tenida en cuenta para evaluar una extendida política pública de apoyo a la creación de empresas, como son las incubadoras. Se ha partido de los datos de facturación de cada una de los cientos de empresas incubadas en la red de viveros de empresas de Madrid, todas ellas nuevas empresas conforme a la convocatoria municipal. A su vez, se 12 En línea con el pensamiento de Weber (1930) según el cual el comportamiento del empresario capitalista ha estado altamente condicionado por sus creencias religiosas; de ahí que la actividad empresarial tuviera mayor auge en aquellas áreas geográficas en las que predominaba la ética protestante. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 25 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  27. 27. CAPÍTULO 2. PROPUESTA DE INVESTIGACIÓN 2.2 Definición del problema ha escogido un amplio periodo de tiempo de 10 años para el análisis, lo que supone no solo agregar los datos de facturación de todas las empresas de cada uno de los viveros de empresas de la ciudad de Madrid, sino también de las diferentes promociones de empresas que han ido pasando por ellos (puesto que solo se puede estar tres años alojado en los centros) permitiéndose un efecto acumulado en la cifra total de facturación que tras los correspondientes ajustes (método Return On Investment -ROI-), pueda ser contrastada, con garantías, con la inversión realizada. Metodología El método elegido en este trabajo de investigación es el ROI, que se obtendrá de la comparación de flujos negativos con positivos a lo largo de 10 años; siendo los negativos, la inversión pública necesaria para implementar una red de seis incubadoras de empresa en la ciudad de Madrid. Los flujos positivos serán la parte de la facturación de las nuevas empresas, que han ayudado a que no cierren los viveros, que vuelve a lo público vía ingresos fiscales (los diferentes impuestos que pagan los emprendedores). Este ROI adaptado a la particularidad de las incubadoras de empresa dará lugar a una nueva herramienta de evaluación de estas políticas, así la cifra resultante nos permitirá conocer si las incubadoras son rentables socialmente y sostenibles para el sector público. Esto último encaja con las propuestas de Low y MacMillan que abogaban explícitamente por más diseños a niveles múltiples, pero también con las de Davidson y Wiklund (2001) que se centran en la necesidad de vincular los resultados a nivel social. En su opinión, en línea con Venkataraman (1997), el descubrimiento y la explotación de oportunidades rentables para la riqueza privada, por ejemplo la nueva empresa, se traducen en riqueza social. Davidson y Wiklund recomiendan encarecidamente que el entrepreneurship, como campo académico, se centre en el interés a nivel social: “para retener la credibilidad en el entrepreneurship como disciplina y como medida de política MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 26 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  28. 28. CAPÍTULO 2. PROPUESTA DE INVESTIGACIÓN 2.2 Definición del problema económica, más allá de las modas pasajeras, los investigadores necesitan probar, más que suponer, los efectos positivos sociales de la nueva empresa.” Incluso Davidson y Wiklund llegan a afirmar que sería relevante investigar si el dinero que se gasta en determinadas políticas regionales de fomento de la creación de nuevas empresas tiene un efecto positivo sobre el bienestar económico. Aunque también, los autores advierten de la necesidad de tener una actitud de mente abierta hacia la posibilidad, como dice Baumol (1990), de que “bajo ciertas circunstancias, la nueva empresa a nivel micro no introduce beneficios a la sociedad”. Por ello con la herramienta que surge del presente estudio, sin duda, se puede demostrar que determinadas políticas públicas mal planteadas y peor gestionadas no solo no aportan beneficio social, sino que solo suponen una carga presupuestaria. La clave será identificarlas para que no continúen pero sí permitan que las bien planteadas y gestionadas y con retornos socio-económicos puedan seguir aportando todo su potencial. Por otro lado este trabajo, en un ámbito más general, sigue las recomendaciones de Rivera-Camino (2011) sobre cómo escribir y publicar una tesis doctoral. Para este doctor en Economía y en Psicología la estructura de una tesis podría ser: 1. Introducción al proyecto. 2. Definición del problema. 3. Objetivos generales y específicos. 4. Justificación: relevancia, originalidad, contribución científica y práctica. 5. Cuadro teórico: revisión de la literatura, formulación de hipótesis y modelo conceptual. 6. Metodología de la investigación y análisis de resultados. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 27 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  29. 29. CAPÍTULO 2. PROPUESTA DE INVESTIGACIÓN 2.2 Definición del problema La constatación de que las seis preguntas de Low y MacMillan para el ámbito del entrepreneurship tenían perfecto encaje en la estructura generalista de Rivera- Camino ha permitido una guía para elaborar este trabajo. La fusión de ambas metodologías de investigación, o mejor dicho, la incorporación literal de las recomendaciones de Low y MacMillan, en el guión anterior ha dado lugar a una estructura que permite una organización del trabajo que ha facilitado enormemente la elaboración de esta tesis doctoral y que se resumen en el siguiente gráfico: Cuadro 2: Estructura de la Tesis Fuente: Elaboración propia MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 28 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  30. 30. CAPÍTULO 2. PROPUESTA DE INVESTIGACIÓN 2.2 Definición del problema A continuación se pasa a profundizar en los objetivos avanzados anteriormente y se justifican en base a criterios de relevancia, originalidad y contribución práctica. 2.2 Definición del problema Para definir ese propósito o propuesta de la investigación se hace necesario de manera previa poner de manifiesto la existencia de un vacío en el contexto específico del estudio. En nuestro caso el campo es el entrepreneurship, que como luego definiremos, abarca muchas realidades del comportamiento económico de los individuos pero especialmente estudia la creación de empresas. Dentro del entrepreneurship nos interesa, más allá de otras consideraciones que han recibido atención en este campo, las consecuencias en la economía de la actividad emprendedora. Por ello otros enfoques que ponen el acento en las características psicológicas del emprendedor o en la capacitación del mismo no serán el hilo conductor de este trabajo de investigación. Esas externalidades estarán mediatizadas por el entorno en el que se crean las nuevas empresas, para Montes (2010) la “Nueva Economía Institucional” considera el surgimiento de las instituciones como una respuesta de los individuos que, insatisfechos con la actuación de los mercados imperfectos, tratan de llegar a situaciones de mayor eficiencia mediante la creación de instituciones correctoras de los fallos del mercado. A su vez, como afirma Reynolds (1991), “no existe duda de que la política gubernamental puede generar un efecto en la generación de oportunidades para el comportamiento emprendedor”. Como se verá más adelante, son ya de principios del siglo pasado los primeros ejemplos de políticas en este terreno que a partir de los años 80 han ocupado un lugar destacado en las intervenciones públicas (Velasco y Saiz, 2007). Estas actuaciones se insertan en las políticas de oferta y surgen para compensar el fallo de mercado que provoca que no nazcan suficientes empresas o que mueran antes de que generen los importantes beneficios sociales que como se verá tiene la actividad emprendedora. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 29 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  31. 31. CAPÍTULO 2. PROPUESTA DE INVESTIGACIÓN 2.2 Definición del problema El estudio de las consecuencias de estas políticas es para Velasco y Saiz, después de estudiar a otros autores como Belso (2002), Nolan (2003) y Parker (2005), una de las áreas más descuidadas. Se conocen experiencias de valoración y evaluación pero apenas existe literatura que evalúe específicamente el efecto directo en la economía de las políticas de creación de empresas, a través de un análisis coste-beneficio (honrosas excepciones son los estudios de Cowling y Hayward, 2000 y Almus, 2004). Profundizando un poco más, Douhan y Henrekson (2007) destacan que no existen estudios que contabilicen los efectos de las políticas pro-emprendedores en las cuentas públicas, no por el lado de los gastos, sino por el de los ingresos que ayudan a generar. Y haciéndose eco del estudio de Holtz-Eakin (2000) recomiendan buscar la eficiencia en las intervenciones públicas. Para terminar, como indica el centro de innovación social del sector público de la Fundación PwC e IE Business School (PwC e IE, 2011), en el momento en el que nos encontramos realizar una evaluación sobre eficacia y eficiencia de las políticas públicas permite establecer prioridades y focalizar los esfuerzos en aquellas que ofrecen mayores garantías de éxito de impacto en las necesidades más perentorias. Teniendo en cuenta todo lo anterior, esta tesis doctoral pretende contribuir a llenar un vacío, constatado en la producción científica, del estudio de las consecuencias en la economía de las políticas de apoyo a emprendedores. La hipótesis principal, por tanto, será: Es posible el mantenimiento, desde el erario público, en una coyuntura de recesión y restricciones presupuestarias, de las políticas públicas de apoyo a emprendedores y a la creación de empresas, a causa de sus externalidades positivas. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 30 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  32. 32. CAPÍTULO 2. PROPUESTA DE INVESTIGACIÓN 2.3 Objetivos generales y específicos 2.3 Objetivos generales y específicos El objetivo general del trabajo de investigación será demostrar la eficiencia de algunas políticas públicas de apoyo a emprendedores, en concreto de una de las más extendidas en el ámbito público: las incubadoras de empresas. Para ello no bastará con demostrar que esta actuación pública ayuda de verdad a crear nuevas empresas y que genera empleo o actividad económica, sino que lo hace de un modo no gravoso para los presupuestos gubernamentales, más al contrario, que contribuye al sostenimiento del erario público. Para ello se define como objetivo específico el desarrollo de una herramienta que permita evaluar las incubadoras mediante la medición y contraste entre el gasto público invertido y los retornos logrados vía generación de nuevos ingresos fiscales. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 31 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  33. 33. CAPÍTULO 2. PROPUESTA DE INVESTIGACIÓN 2.4 Justificación: relevancia, originalidad y contribución 2.4 Justificación: relevancia, originalidad y contribución A la hora de justificar este trabajo de investigación sobre la evaluación de una concreta política pública de apoyo a emprendedores y siguiendo las recomendaciones de Rivera-Camino (2011) se procede a describir los siguientes tres elementos: relevancia, originalidad y contribución. Relevancia Pocas acciones de política económica generan tanta unanimidad entre los agentes privados, sector público, instituciones y el mundo académico como el apoyo a los emprendedores (Ortega et al., 2011). Para Callejón (2009) es difícil encontrar alguna otra idea económica que en tan poco tiempo haya logrado una implantación tan extensa y arraigada en la sociedad y en la academia. Alemany et al. (2011) justifica la relevancia del emprendimiento en la actualidad por su importancia en la sociedad como motor de desarrollo económico y social. Los autores destacan el papel de la iniciativa emprendedora tanto en la generación de empleo como en el crecimiento económico y la innovación.13 Velasco y Saiz (2007), tras demostrar la utilidad de las políticas para la creación de nuevas empresas, concluyen que la tarea esencial de las administraciones públicas es la de crear y consolidar un marco institucional que propicie y facilite la acción de los nuevos emprendedores. Para Kelley et al. (2012) la academia y lo público comparten que la iniciativa emprendedora es clave para el desarrollo y bienestar de las sociedades. Los emprendedores crean trabajo, son agentes de innovación y provocan cambios estructurales en la economía, además de promover indirectamente la productividad al introducir nueva competencia en los mercados. Son catalizadores de crecimiento económico y competitividad. Por tanto los actores públicos están obligados a examinar cómo pueden mejorar las condiciones del ecosistema emprendedor mediante sus políticas. 13 En línea con las teorías de Audrestch (2002) que sitúa al emprendedor como el agente de cambio en una economía basada en el conocimiento. Para este autor “solo será posible un positivo desarrollo económico si está vinculado a la actividad emprendedora”. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 32 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  34. 34. CAPÍTULO 2. PROPUESTA DE INVESTIGACIÓN 2.4 Justificación: relevancia, originalidad y contribución En el plano político transnacional las más importantes organizaciones e instituciones internacionales han destacado en los últimos tiempos la importancia de los emprendedores en la economía y la necesidad de incentivar y mejorar las actuaciones de lo público en este terreno (OCDE, 1998; UNCTAD, 2004; Banco Mundial a través de Khalil y Olafsen, 2010) En nuestro entorno, la Comisión Europea ha protagonizado en este terreno una intensa actividad de Comunicaciones en la última década (Carta Europea de la Pequeña Empresa, 2000; Libro Verde, 2003; Small Business Act, 2008). Finalmente en España y recogiendo el testigo de la iniciativa europea de 2008, se inicia en 2010 una intensa actividad legislativa para promover la mejora de las condiciones de la actividad emprendedora. De modo pionero, el País Vasco (Parlamento Vasco, 2010) y a su rebufo la práctica totalidad de comunidades autónomas se embarcan en la redacción de leyes para mejorar el entorno institucional de los emprendedores y por ende de los autónomos, pymes y empresas recién creadas. En 2012 está previsto, a su vez, que el recién constituido Gobierno de España apruebe un nuevo marco legal con nuevas políticas público-privadas de apoyo a los emprendedores. Originalidad Como se ha puesto de manifiesto anteriormente, existe un vacío en la literatura sobre la evaluación de las políticas en este campo que es mayor, si cabe, en los estudios que usan como herramienta de retorno los ingresos fiscales (Velasco y Saiz, 2007). Esto permite un campo de cultivo sobre el que construir estudios y herramientas absolutamente originales. Para Núñez (2011), la evaluación será la pieza clave de la legitimación de un nuevo sistema público y propone una cuenta de resultados objetivables de cada una de las acciones públicas. Es prácticamente inédita la evaluación de una acción muy común de política económica como son las incubadoras de empresa. Como afirma Callejón (2009), a pesar de haberse iniciado en los años 80, han continuado con su vigencia sin MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 33 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  35. 35. CAPÍTULO 2. PROPUESTA DE INVESTIGACIÓN 2.4 Justificación: relevancia, originalidad y contribución apenas cambios de diseño, lo que ha incluido la ausencia de herramientas de evaluación de estas incubadoras especialmente en el continente europeo, a pesar de las continuas recomendaciones de la Unión Europea. Con esta tesis doctoral se pretende desarrollar con el rigor de un trabajo científico una herramienta que, en línea con la sugerencia de Velasco y Saiz (2007), se convierta a su vez, en un indicador de gestión de la propia actuación pública. Contribución La contribución práctica es iniciar la apertura de un nuevo camino que a través de la evaluación permitirá que persistan las políticas públicas de apoyo a emprendedores que funcionen y además contribuyan al sostenimiento de las arcas públicas, bien mediante la generación de ingresos o bien por la reducción de gastos sociales (vinculados a la creación de nuevos empleos). Todo ello guiado por una apuesta sin ambages por el mantenimiento de las actuaciones públicas eficientes que permitan salvar el fallo de mercado que impide el nacimiento y crecimiento de las nuevas empresas de los emprendedores y así hacer posible la generación de bienestar. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 34 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  36. 36. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 35 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  37. 37. CAPÍTULO 3. MARCO TEÓRICO MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 36 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  38. 38. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 37 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  39. 39. CAPÍTULO 3. MARCO TEÓRICO Para Salas (2010) y Velasco y Saiz (2007) algunos de los principales problemas que se encuentran los gestores públicos a la hora de aplicar políticas públicas de apoyo a los emprendedores son: 1. La ausencia de herramientas universales y de una teoría que aglutine todas las perspectivas del fenómeno emprendedor (Veciana, 2006) al ser el entrepreneurship una disciplina novísima. 2. La ausencia de consenso en la definición del término emprendedor. 3. La desconexión entre las políticas públicas y los fallos de mercado que las causan. Estas tres cuestiones pueden ser atacadas desde la investigación académica, por lo tanto veámoslas en detalle, lo que además permitirá ofrecer al lector el marco teórico sobre el que se basa este trabajo de investigación. En primer lugar nos aproximaremos a la disciplina del entrepreneurship para conocer mejor esta nueva área de conocimiento de las ciencias sociales. A continuación se intentará poner luz en la definición de emprendedor abundando en los aspectos que permiten medir la actividad de los emprendedores. Por último se optará por aquella perspectiva teórica dentro del entrepreneurship que pone en valor los efectos en la economía de la actividad emprendedora para poder enfocarse el resto del trabajo en los efectos de las políticas públicas en esta materia. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 38 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  40. 40. CAPÍTULO 3. MARCO TEÓRICO 3.1 El campo del entrepreneurship 3.1 El campo del entrepreneurship El presente trabajo se ubica en el área científica del entrepreneurship, un área de investigación enmarcada en las ciencias sociales que puede considerarse relativamente joven o que por lo menos no ha alcanzado su plenitud (Ireland et al., 2005), con importantes avances muy recientes (Strom, 2011). El entrepreneurship es un fenómeno transdisciplinar que abarca muchas fronteras disciplinarias. Los estudios que caen dentro de la rúbrica del entrepreneurship han perseguido una amplia variedad de propósitos y objetivos, han planteado cuestiones diferentes y han adoptado distintas unidades de análisis, perspectivas teóricas y metodologías (Low y MacMillan, 1988). Por ello entre las múltiples facetas de las que se ha ocupado está el diseño, aplicación y evaluación de las políticas de apoyo a los emprendedores (Velasco y Saiz 2007), objetivo de este trabajo de investigación. Este carácter transdisciplinar ha llevado a una falta de consenso acerca de lo que realmente es entrepreneurship según Audretsch (2002). En cambio para otros como Davidsson y Wiklund (2001) las razones del estudio del entrepreneurship en múltiples niveles de análisis se encuentran en las propias características del fenómeno emprendedor. El entrepreneurship tiene lugar y tiene efectos sobre distintos niveles sociales de manera simultánea. Schumpeter (1911) ya vinculó las iniciativas emprendedoras de los individuos a la creación y a la destrucción de industrias además del desarrollo económico. Otros muchos académicos han contribuido a esta visión multidisciplinar con distintos niveles de análisis desde el individuo hasta la economía en general. Todo lo anterior ha llevado a que sea muy difícil encontrar una traducción del término al castellano comúnmente aceptada y que sea habitual el uso de denominaciones tan dispares como factor empresarial, función empresarial, iniciativa emprendedora e incluso se hable de “espíritu” emprendedor. La tendencia de la literatura en habla hispana es el mantenimiento del vocablo en inglés entrepreneurship encontrándose una traducción, en textos menos MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 39 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  41. 41. CAPÍTULO 3. MARCO TEÓRICO 3.1 El campo del entrepreneurship académicos, en el término, aceptado por la Real Academia de la Lengua Española: emprendimiento (aunque es muy extendido el uso de los no admitidos como emprendeduría y emprendizaje). A pesar de que, como se ha dicho, aún no existe un consenso sobre la definición de este campo de estudio, un gran número de investigadores coinciden en que la creación de nuevas empresas es una de las principales manifestaciones del entrepreneurship (Morales y Roig, 2005). Para Alemany et al. (2011) el entrepreneurship en términos generales incluye el estudio de las fuentes de oportunidades, los procesos de descubrimiento, evaluación y explotación de las mismas, y de las personas que las descubren, evalúan y explotan. Además, en línea con el párrafo anterior, se puede incluir la creación de nuevas organizaciones. Audretsch (2002) destaca como rasgo clave del entrepreneurship que su estudio abarca los niveles más importantes de análisis económico, puesto que en un primer nivel afecta a las decisiones de los individuos, que pueden actuar solos o en grupo. Y en un segundo nivel tiene consecuencias en el campo de la industria y los mercados pero también a nivel espacial como las ciudades, regiones y países. En el desarrollo de la literatura, en este campo, se han identificado tres tradiciones intelectuales diferentes que serán estudiadas en detalle más adelante pero que ahora se mencionan siguiendo el estudio de Hebert y Link (1989): la tradición alemana con Schumpeter como máximo exponente, la tradición de Chicago con Knight y finalmente en Kirzner la tradición austriaca. Para Audretsch (2002) es la teoría de la destrucción creativa schumpeteriana la que mayor impacto ha tenido en el desarrollo posterior de la literatura en este campo: en la obra de Schumpeter (1911) las nuevas empresas de los emprendedoras desplazan a las existentes a través de la innovación provocando en último término un mayor grado de desarrollo económico. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 40 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  42. 42. CAPÍTULO 3. MARCO TEÓRICO 3.1 El campo del entrepreneurship Por último siguiendo a Cuervo et al. (2006) y a Stevenson y Jarillo (1990) puede decirse que el estudio del entrepreneurship lleva a responder a una serie de preguntas como: ¿qué ocurre cuando el empresario actúa?, ¿por qué actúa el empresario? o ¿cómo actúa el empresario? Para Shane y Venkataraman (2000) esas preguntas serían ¿cómo, por quién y con qué efectos las oportunidades de negocio son descubiertas, evaluadas y explotadas?. ¿Por qué, cuándo y cómo surgen las oportunidades?, ¿por qué, cuándo y cómo determinadas personas y no otras las descubren y explotan? y finalmente, ¿por qué, cuándo y cómo diferentes modos de acción son utilizados para explotar las oportunidades empresariales? Pero en ambos casos las incógnitas planteadas llevan a respuestas que acaban definiendo tres diferentes líneas de investigación en el campo del entrepreneurship: 1. El estudio de las consecuencias de la actividad emprendedora. 2. El estudio psicológico del individuo emprendedor. 3. El estudio de la acción empresarial del emprendedor. Por último hay que destacar que durante las últimas décadas el entrepreneurship ha cobrado una importancia sin precedentes a nivel mundial (Busenitz et al., 2003; Morales y Roig, 2005) acumulándose un amplio cuerpo de literatura que ha llevado también a un auge de la enseñanza en este terreno con numerosas nuevas cátedras y cursos de grado y posgrado al respecto en todo el mundo (Cuervo et al., 2006; Callejon, 2009). Como dice Baumol (1989) esta emergencia ha llevado a hacer tan incomprensible el estudio de la empresa sin tener en cuenta el entrepreneurship como “estudiar Shakespeare tras haber excluido al Príncipe de Dinamarca de la discusión sobre Hamlet”. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 41 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  43. 43. CAPÍTULO 3. MARCO TEÓRICO 3.2 Los emprendedores: su definición 3.2 Los emprendedores: su definición14 Existe una abundante literatura económica al respecto de la definición del emprendedor. En un posterior apartado se estudiarán sus primeras apariciones en la literatura especializada y los rasgos más importantes del término conforme se avanza en el tiempo. Pero precisamente por la profusa producción académica en la definición del vocablo emprendedor, este trabajo no profundizará en ello sino que simplemente se expondrán las dos principales tendencias y se toma partido por una definición que se aplicará en la presente investigación. “La actividad emprendedora no es un concepto unitario o estático, ni tampoco un fenómeno que exista independientemente del contexto y el lugar que surge” (Steyaert y Katz, 2004). Ese carácter multidisciplinar explica las controversias alrededor de su definición y la abundante literatura al respecto. Con el propósito de aclarar el concepto Sternberg y Wennekers (2005) identifican dos vertientes en la actividad emprendedora que nos permiten aproximarnos de un modo más claro a las diferentes definiciones de emprendedor. Por un lado, se encuentra la vertiente ocupacional que “se refiere a la propiedad y administración de un negocio que corre por cuenta propia y del que se asumen todos los riesgos”. Por otro se encuentra la acepción conductual de la actividad emprendedora. La perspectiva conductual Para Wennekers y Thurik (1999) la iniciativa emprendedora no son más que habilidades que poseen determinadas personas. Cuando esos rasgos de personalidad guían la actividad mercantil de los individuos se asume un rol predominante de emprendedor. 14 La Real Academía de la Lengua define el adjetivo emprendedor “que emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas”. Y el verbo emprender. “(Del lat. in, en, y prendĕre, coger) cometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro”. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 42 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  44. 44. CAPÍTULO 3. MARCO TEÓRICO 3.2 Los emprendedores: su definición El estudio de esos roles ha ocupado a los más importantes investigadores desde que esta especialidad existe y la UNCTAD (2004) ha resumido en tres los principales rasgos de la conducta del individuo que permiten definir al emprendedor, a su vez propuestos por tres destacados economistas de las tres escuelas que hemos citado: Cantillon, Schumpeter y Kizner. 1. Propenso al riesgo: el emprendedor de Knight (1921), por tanto, ha de saber gestionar la incertidumbre. 2. Innovador: en la teoría de Schumpeter (1911) este rasgo es indisoluble al de emprendedor y se logra mediante “la destrucción creativa”. 3. Buscador de oportunidades: lo que exige al emprendedor de Kirzner (1973) “estar continuamente en alerta”. Wennekers y Thurik sintetizan estos roles del emprendedor en su definición de 1999 “…la manifiesta capacidad y voluntad de los individuos, para con sus propios medios o en equipo, dentro o fuera de organizaciones existentes, percibir y crear nuevas oportunidades económicas e introducir esas ideas en el mercado, encarando la incertidumbre y otros obstáculos, mediante la toma de decisiones sobre la localización, forma y uso de los recursos y de las instituciones”. La iniciativa emprendedora es por tanto esencialmente un rasgo del comportamiento de los individuos. Pero ha de tenerse en cuenta que los emprendedores pueden llegar a aplicarlo únicamente durante algunas épocas concretas de su carrera o exclusivamente en determinadas actividades (Carree y Thurik, 2002). Además este emprendedor lo puede ser sin crear una empresa ni ser el dueño de ella. Son numerosos los autores que lo explican siguiendo a Schumpeter: el emprendedor no ha de ser necesariamente el empresario, basta con que sea la persona que introduce las innovaciones en la empresa. Todo lo anterior nos conduce a constatar la profunda dificultad de trasladar este concepto conductual de emprendedor al terreno de las cifras concretas. Medir rasgos discontinuos de la personalidad emprendedora de las poblaciones o actitudes emprendedoras de los individuos en las empresas se antoja imposible MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 43 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  45. 45. CAPÍTULO 3. MARCO TEÓRICO 3.2 Los emprendedores: su definición para la estadística. Por ello los estudios empíricos en entrepreneurship han usado para sus trabajos la visión ocupacional de la definición de emprendedor. La perspectiva ocupacional Para Caree y Thurik (2002) esta perspectiva ocupacional ha llevado a identificar emprendedores con autoempleados (autónomos) y con propietarios de pequeñas empresas. En aras de lograr una mejor y más fácil medición del concepto de emprendedor se simplifica y por tanto se identifica emprendedor con figuras jurídicas mercantiles. Las identificaciones más frecuentes en los trabajos empíricos son: 1. Autoempleado o empresario individual 2. Pequeña empresa 3. Joven empresa Autoempleado Considerando a los emprendedores como autoempleados se incluye no solo a los conocidos como trabajadores autónomos o empresarios individuales sino también a los dueños de empresas que han de estar en ese régimen jurídico para poder ejercer su actividad empresarial. Para algunos autores como Moehling y Steckel (2004) aunque débil es la forma más usada en los análisis empíricos. La debilidad radica en que se vincula actividad emprendedora con el trabajo autónomo dejando fuera las pymes, y por tanto circunscribiendo el fenómeno emprendedor al autoempleo. En España esta identificación permitiría conocer el número de emprendedores a través de la Encuesta de Población Activa (EPA) con la suma de todos los individuos cuya situación profesional esté en los grupos de autónomos, empleadores o cooperativistas. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 44 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  46. 46. CAPÍTULO 3. MARCO TEÓRICO 3.2 Los emprendedores: su definición Pequeña empresa En otras ocasiones la pequeña empresa es usada para medir la actividad emprendedora. Para Wennekers y Thurik (1999) no son sinónimos, pero la empresa de reducida dimensión, es uno de los vehículos mediante los cuales la iniciativa emprendedora se concreta y además facilita enormemente su medición. Esta tendencia ha ganado peso de un modo paralelo al auge de las teorías del cambio de escala en el ámbito económico. La transición de un sistema económico “gestionado”, dominado por las grandes empresas en el que las pymes eran un lujo, a una “economía emprendedora”, donde las pequeñas empresas son las protagonistas, ha suscitado numerosos estudios que miden la actividad emprendedora, a través de las pequeñas empresas.15 Son conocidos los inconvenientes de esta identificación, Carland et al. (1984) destaca que no todas las pequeñas empresas asumen comportamientos emprendedores y no solo en las empresas de reducida dimensión están los emprendedores. No puede dejar de mencionarse que para Reynolds (2004) su principal inconveniente es la limitada armonización de los registros oficiales de los diferentes países que ha disminuido la utilidad y los beneficios de disponer de un censo completo de la actividad empresarial. Pero pocos dudan de que la asociación de propiedad e iniciativa emprendedora es más factible en la pequeña que en la gran escala. En cualquier caso la disponibilidad a nivel mundial de fuentes estadísticas oficiales ha llevado a un uso intensivo de la identificación pequeña empresa y emprendedores. En España el Instituto Nacional de la Seguridad Social, en su boletín de estadísticas laborales desagrega esa información periódicamente actualizada. Además, la Contabilidad Nacional permite conocer el valor añadido bruto de las empresas por su tamaño. 15 Que se inician con Birch (1979) y llegan a nuestros días con un reciente informe de la Comisión Europea (2012). MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 45 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  47. 47. CAPÍTULO 3. MARCO TEÓRICO 3.2 Los emprendedores: su definición Joven empresa Para Reynolds (2004) aunque no existe una definición generalmente aceptada de emprendimiento, las diversas tendencias tienen al menos en común que relacionan emprendedor con la creación de algo nuevo. Lo que nos permite introducir a la joven empresa, empresa recién creada o startup como el tercer y último concepto identificado con emprendimiento a la hora de facilitar su medición. La creación de empresas es para muchos investigadores como Low y MacMillan (1988) o Gartner (1990) el foco más adecuado para aproximarse al entrepreneurship. Veciana (1999) reclama incluso la creación de empresas como área de conocimiento al nivel de la contabilidad, organización de empresas y economía financiera. Esta identificación ha triunfado hasta el extremo de aparecer en la mayoría de los discursos institucionales el concepto de emprendedor asociado inexorablemente al adjetivo joven. Pero si hay un hecho que ha ayudado al triunfo de esta opción es el surgimiento del Global Entrepreneurship Monitor (GEM). Este estudio promovido por London School of Economics y Babson College permite conocer el número de personas involucradas en la actividad emprendedora en cada país o región. A través del índice TEA (Total Entrepreneurial Activity) o índice total de actividad emprendedora, se conoce el ratio por cien de personas emprendedoras, entendiendo como emprendedor aquel individuo adulto, propietario o copropietario, fundador de una empresa de nueva creación que haya persistido en el mercado por un periodo comprendido entre los 0 y 42 meses (3.5 años). La extensión del GEM a un número superior a los 50 países que suponen casi el 85% del PIB mundial y su conversión, por tanto, en la herramienta de medición global, nos lleva a concluir que joven empresa es la opción con más éxito en la actualidad. Peña (2011) aporta un factor más al respecto de la fiabilidad de los datos GEM al cruzarlo en el ámbito de la Comunidad Autónoma del País Vasco con los datos de la EPA y llegar a un idéntico ratio de emprendedores por la vía de las nuevas empresas (TEA) y por la de los autoempleados (EPA). MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 46 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  48. 48. CAPÍTULO 3. MARCO TEÓRICO 3.2 Los emprendedores: su definición En otro orden de cosas Van Praag y Versloot (2007) aportan una definición que permite fusionar las tres anteriores simplificaciones (autónomos, pymes y joven empresa) al objeto precisamente de facilitar su uso empírico. Para estos investigadores que usan indistintamente los términos emprendedor o empresa emprendedora lo serán “aquellas empresas que cumplen una de las tres condiciones siguientes: (i) tener menos de 100 trabajadores; (ii) tener menos de 7 años de vida; (iii) ser una empresa recién creada”. E incluyen una nueva definición cuando se trata de analizar la utilidad de la actividad emprendedora: “lo serán los autoempleados y los dueños de las empresas con independencia del tamaño”. El análisis de Van Praag y Versloot sobre una muestra de 57 estudios durante 12 años les permite concluir definiendo a los emprendedores como “pequeñas empresas, jóvenes empresas, recién creadas empresas o autoempleados”. Por aglutinar los rasgos más importantes de las diferentes definiciones de emprendedor que acabamos de ver: novedad, creación de valor económico, innovación y medición finalizamos este apartado con la definición elegida por Salas (2010) y propuesta por la OCDE (2009) “emprendedores son aquellas personas (propietarias de empresas) que buscan generar valor a través de la creación o expansión de actividad económica, identificando y explotando nuevos productos, procesos o mercados”. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 47 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  49. 49. CAPÍTULO 3. MARCO TEÓRICO 3.2 Los emprendedores: su definición Cuadro 3: Definición gráfica de emprendedor Fuente: Salas (2010) Finalmente el éxito de la denominación emprendedor frente a otros términos como pequeño empresario o joven empresario para Velasco y Saiz (2007) indica en sí mismo una victoria de las tesis que propugnan una legitimación de esa figura. Esto es así porque el triunfo de la palabra emprendedor facilita que se rompa con los estereotipos negativos del término empresario y se ponga en valor su nuevo papel en la actividad económica. La reciente y profusa actividad legislativa en este campo ha provocado también toda una cascada de definiciones que permiten situar el sujeto activo de este relevante ejercicio normativo a favor de los emprendedores. Ortega et al. (2011) destacan por pioneras las normas vasca y española.16 16 La proposición de ley vasca de apoyo a emprendedores en su artículo dos define al emprendedor del siguiente modo: “son emprendedores, a los efectos de esta ley, aquellas personas físicas que, dentro de la Comunidad Autónoma del País Vasco, están realizando los trámites previos para poder desarrollar una actividad económica con independencia de su forma jurídica o bien ejerzan alguna actividad como autónomos, cooperativistas, socios de microempresas, pymes, sociedades laborales o a través de cualquiera otra fórmula mercantil y tienen su domicilio fiscal en la Comunidad Autónoma del País Vasco” (Parlamento Vasco, 2010). La Proposición de Ley de apoyo a los emprendedores presentada en 2011 en Cortes Generales en su artículo dos dice: “a los efectos de esta Ley, se considerarán emprendedores aquellas personas físicas que se encuentren realizando los trámites previos para poder desarrollar una actividad económica bien sea como trabajador autónomo, cooperativista, socio de una pequeña y mediana empresa, sociedad laboral, o a través de cualquier fórmula mercantil. admitida a derecho, que tenga domicilio fiscal dentro de España y siempre que el número de socios no sea superior a cinco. Se podrán incluir dentro del concepto de emprendedor a las sociedades mercantiles, trabajadores autónomos y otras formas societarias que lleven constituidas o dados de alta en la seguridad social, según corresponda, menos de veinticuatro meses, siempre que no sea continuación o ampliación de una actividad anterior” (Partido Popular, 2011). MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 48 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  50. 50. CAPÍTULO 3. MARCO TEÓRICO 3.3 Los efectos en la economía de la actividad emprendedora 3.3 Los efectos en la economía de la actividad emprendedora Para Salas y Sánchez-Asín (2008) hay tres formas de aproximarse al estudio del emprendimiento: la gestión empresarial, la historia empresarial y la política económica. En la primera, el estudio es desde la perspectiva de la dirección de empresas y se pone el acento en la formación de los futuros emprendedores. La segunda analiza los casos de éxito de emprendedores desde la psicología humana. Por último la opción escogida en este trabajo y sugerida en la obra de Salas estudia la relación entre las decisiones individuales y resultados colectivos, los fallos de mercado y las políticas públicas, en definitiva el emprendimiento como factor de desarrollo económico. Stevenson y Jarillo (1990) explican en detalle los anteriores argumentos de Salas. Para ellos también existen esas mismas tres líneas principales de investigación. Por tanto se puede dividir la plétora de estudios sobre entrepreneurship en tres categorías principales: qué ocurre cuando actúan los emprendedores, por qué actúan y cómo actúan. En la primera categoría el investigador se dirige a los resultados de las acciones del emprendedor, no al emprendedor ni a sus acciones. Generalmente, este es el punto de vista adoptado por los economistas (por ejemplo Schumpeter o Kirzner). La segunda línea es el enfoque psicológico, creado por McClelland (1961) y Collins et al. (1964) al principio de los años sesenta. Sus trabajos ponen el énfasis sobre el emprendedor como individuo, y sobre la idea de que los seres humanos individuales (con su formación, entorno, metas, valores y motivaciones ) son los verdaderos objetos del análisis. Las causas de la acción emprendedora individual constituyen el principal interés del investigador. El por qué de las acciones del emprendedor se convierte en el centro de atención. Finalmente, cómo actúan los emprendedores. En este caso los investigadores analizan las características de la dirección emprendedora, cómo los emprendedores son capaces de lograr sus objetivos, sin tener en cuenta los motivos personales que motivan la búsqueda de esos objetivos, ajenos a los MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 49 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  51. 51. CAPÍTULO 3. MARCO TEÓRICO 3.3 Los efectos en la economía de la actividad emprendedora incentivos ambientales y a los efectos de tales acciones (Stevenson y Jarillo, 1990). Nuestra opción, en este trabajo, es la del área de la literatura que aborda la cuestión de lo que ocurre cuando actúan los emprendedores. Esta línea de investigación, a diferencia de las otras según Stevenson y Jarillo, está dominada por los economistas. Lo que importa aquí es el efecto neto sobre el sistema económico general de las acciones del emprendedor y el papel que desempeñan en el desarrollo del sistema mercantil. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 50 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  52. 52. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 51 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  53. 53. CAPÍTULO 4. REVISIÓN DE LA LITERATURA MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 52 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  54. 54. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 53 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  55. 55. CAPÍTULO 4. REVISIÓN DE LA LITERATURA Siguiendo a Veciana (1999) podemos afirmar que aunque el entrepreneurship como programa de investigación científica es un campo de estudio relativamente joven, tiene ya su propio recorrido histórico con origen datado en el siglo XVIII a través de los escritos de algunos economistas clásicos. Sin embargo para Salas (2010) aunque el fenómeno del emprendimiento despierta profundo interés entre numerosos agentes académicos y políticos mantiene todavía importantes lagunas de conocimiento intelectual quizás por su juventud académica. En opinión de García Tabuenca et al. (2004) estas lagunas se están ayudando a cubrir en los últimos tiempos gracias a un reciente y renovado interés por la figura del empresario como uno de los principales agentes del desarrollo económico al introducir ideas innovadoras y generar empleo, lo que está provocando una intensa actividad investigadora. Por ello, a la hora de conocer el estado del arte, se hará una triple revisión de la literatura. En primer lugar un análisis en el tiempo de los más importantes autores para a continuación, centrarnos en el enfoque elegido, las externalidades de la actividad emprendedora. Se finalizará con un exhaustivo estudio de las políticas públicas de impulso a pymes y emprendedores. MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 54 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  56. 56. CAPÍTULO 4. REVISIÓN DE LA LITERATURA 4.1 Etapas en la literatura académica sobre entrepreneurship 4.1 Etapas en la literatura académica sobre entrepreneurship Conviene recopilar los más importantes autores y sus principales conclusiones y aunque gran parte de la producción es reciente se pueden distribuir en coherentes etapas que abarcan desde principios del siglo XVIII a nuestros días. Para ello, se han tenido en cuenta las investigaciones en el terreno de la historia del entrepreneurship de los recién citados economistas españoles Veciana, Salas y García Tabuenca además de sus respectivas fuentes y discípulos. El resultado es una nueva clasificación de elaboración propia. Es reseñable que los autores que se destacan en la inmediata clasificación lo son no solo por el consenso de la academia que los sitúa entre los autores más respetados en este campo sino también por ser los más citados en diferentes bases de datos especializadas. Esta revisión pivota sobre el área de la literatura dentro del entrepreneurship que aborda la cuestión de lo que ocurre cuando actúan los emprendedores y que, como se ha comentado anteriormente, es la escogida en este trabajo. Sobre ella se ha construido una clasificación temporal de los diferentes autores que se resume en el siguiente cuadro: MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 55 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón
  57. 57. CAPÍTULO 4. REVISIÓN DE LA LITERATURA 4.1 Etapas en la literatura académica sobre entrepreneurship Cuadro 4: Etapas en la literatura académica sobre el emprendimiento Etapas Marco temporal Descripción de la etapa Autores Cantillon Aparición y definición del Antecedentes Siglos XVIII y XIX. Say término Mill Marshall De finales del siglo XIX Los emprendedores como Knight Inicios a la posguerra de la II elementos de desarrollo Guerra Mundial económico Schumpeter Kirzner La medición de las Baumol consecuencias Madurez Años 80 y 90 Birch económicas de la actividad emprendedora Reynolds Jovanovic Acs Del fin de siglo a La economía Audretsch Auge nuestros días emprendedora Thurik Weenekeers Carree Fuente: Elaboración propia 4.1.1 Aparición y definición del término emprendedor Para Veciana (1999) esta primera etapa se inicia con la obra de Cantillon (1680- 1734) y abarca desde el siglo XVIII hasta finales del siglo XIX. Se caracteriza porque los autores que se ocupan del tema pretenden definir quién es un empresario y qué hace, es decir, cuál es la función que desempeña el empresario en el proceso económico. Los principales economistas que escriben sobre el tema son Cantillon, Say (1767-1832) y Mill (1806-1873)17. 17 Veciana en dicha lista no incorpora ni a Adam Smith ni a David Ricardo, porque según afirma, para ellos no existe la figura del empresario, sino sólo la del capitalista. No obstante Holcombe (1998) sintetiza las ideas que se han venido en denominar crecimiento smithsoniano. “Este enfoque sobre el crecimiento se centra menos en las cantidades de los insumos de producción y más en los procesos que son utilizados para combinarlos en el producto agregado. En la visión smithsoniana la innovación que favorece la división del trabajo es la llave del crecimiento económico La esencia de dicha innovación es la acción emprendedora en respuesta a la percepción de beneficio” (Montes, 2010). MEDICIÓN DE IMPACTO SOCIO-ECONÓMICO Y EVALUACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS 56 DE APOYO A EMPRENDEDORES E IMPULSO A LA CREACIÓN DE EMPRESAS Iñaki Ortega Cachón

×