Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Mitomanía ttip el país (art opi i ortega) 5 junio (55210€)

110 views

Published on

article at El País

Published in: Government & Nonprofit
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Mitomanía ttip el país (art opi i ortega) 5 junio (55210€)

  1. 1. L a mitomanía, también conocida como mentira patológica o pseu- dología fantástica, es uno de los términos con los que la psiquia- tría se refiere al comportamiento de los mentirosos compulsivos o habituales. Des- crita por primera vez en la literatura mé- dica en 1891, se ha definido como una in- vención inconsciente y demostrable de acontecimientos muy poco probables y fácilmente refutables. Ahora, dos siglos después, puede encontrarse en el debate público sobre el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) abun- dante material para seguir documentan- do la mitomanía. Todo empezó con los documentos fil- trados por Greenpeace de la XIII ronda negociadora que desataron una oleada de críticas contra el nuevo acuerdo co- mercial entre la UE y EE UU, avivadas con la reciente intervención (por video- conferencia) de Julian Assange en unas jornadas en Madrid. Sin embargo, una re- visión serena de los documentos permite constatar la persistencia de una potente mitomanía en una parte de la opinión pública a la hora de juzgar cualquier re- lación con EE UU. Si partimos de que el libre comercio in- ternacional es una poderosa herramien- ta que se debe manejar con prudencia, y que sólo se puede traducir en equilibra- das oportunidades de desarrollo para los países que participan en él, tenemos una primera conclusión: las negociaciones co- merciales internacionales son necesarias. Ahora bien, la ronda de Doha de la Or- ganización Mundial del Comercio (OMC) sigue sin cerrarse 15 años después. Mien- tras, se han suscrito numerosos acuerdos comerciales entre países que conforman regiones económicas, como Pacífico, Amé- rica del Norte o América del Sur, dejan- do al margen los intereses europeos (por cierto, en coherencia con el reciente in- forme del Círculo de Empresarios que do- cumenta el cambio del núcleo central de la economía de Occidente hacia Asia-Pa- cífico). La política comercial de la UE no puede seguir impasible ante una nueva situación que puede dejarla fuera del co- razón de los grandes flujos económicos internacionales. Hay que tener muy en cuenta que seguir igual, sin acuerdo, no es una decisión neutra. No hacer nada es lo que puede permitir que se comercialice en Estados Unidos, por ejemplo, como jerez un vino de California. Claro que se puede vivir sin TTIP. Hasta ahora lo hemos hecho. La cuestión es si se pueden mejorar en el futuro las condiciones para que las empresas euro- peas, especialmente pequeñas y media- nas, exporten a Estados Unidos con más facilidad y menos costes generando nue- vas oportunidades y empleo. Conviene recordar que las grandes corporaciones ya están presentes a los dos lados del At- lántico a través de mecanismos que están fuera del alcance de las de menor tamaño. Otra cuestión que ha quedado clara tiene que ver con la transparencia, que ya es norma también para las relaciones internacionales. La existencia de una mayor demanda de información y una innegable desconfianza hacia las institu- ciones hacen necesario un esfuerzo infor- mativo y pedagógico acerca del objetivo y del contenido de todas las negociaciones internacionales. El secretismo induce a la sospecha y a una presunción de culpabili- dad que puede dar al traste con proyectos por muy convenientes y bienintenciona- dos que puedan ser. El error político de la Comisión Barro- so al despreciar las demandas de claridad sobre las conversaciones se ha transfor- mado en una pesada losa. De poco ha ser- vido la acertada decisión adoptada hace año y medio por el actual Parlamento Europeo y la Comisión Juncker de hacer pública toda la información relativa a las posiciones europeas en las negociaciones. El tardío ejercicio de transparencia no ha calado en una parte de la opinión pública que sigue denunciando interesadamente un secretismo que desde hace tiempo ya no es cierto. A nuestro juicio, la ciudada- nía europea tiene motivos para sentirse orgullosa del trabajo realizado hasta aho- ra por el equipo negociador europeo. En lo que se ha podido leer, la posi- ción europea parece correcta tanto en las cuestiones formales como en lo relativo a las denominaciones de origen, cuestiones culturales o agricultura, y defienden cla- ramente los intereses de la ciudadanía y de las empresas europeas. En definitiva, aun cuando no se puede aventurar cómo van a acabar unas con- versaciones en las que las diferencias aún son importantes, consideramos que sería un grave error colectivo subirse al carro de la negación preventiva, el prejuicio o si prefieren la mitomanía de cualquier acuerdo con un socio tan relevante como Estados Unidos. Santiago Martínez e Iñaki Ortega son profesores de Economía de la Universidad de Oviedo y de la Universidad de Deusto, respectivamente. Mitomanía y TTIP Por SANTIAGO MARTÍNEZ E IÑAKI ORTEGA La política comercial de la UE no puede seguir impasible y quedarse fuera de los flujos internacionales U n año más, en BBVA Research, hemos presentado la lista de los países emergentes que liderarán el crecimiento durante la próxima década. Hemos actualizado también nues- tras proyecciones de clases medias y, en es- ta ocasión, incluimos la adaptación de los emergentes al desarrollo digital. Más allá de las fluctuaciones del día a día y la desacele- ración de algunas de las grandes economías como China, me sigue sorprendiendo la falta de sorpresas en las tendencias de los emer- gentes que se repiten año tras año. La primera de ellas es que la brecha en- tre países emergentes y desarrollados con- tinúa cerrándose, dado que el diferencial de crecimientoseguirásiendoelevado.Durante la próxima década los países emergentes líderes en el crecimiento (los que nosotros denominamos EAGLEs) crecerán un 5% frente al 1.5% de los países desarrollados. La segunda es que el grupo de EAGLES cada vez suma más participantes, más allá de los grandes emergentes como China e India. Este año son ya quince los países dia del G6 (G7 excluyendo EE UU), mientras que hace cuatro años el número era de nue- ve países. De la lista actual, ocho de ellos son países asiáticos (China, India, Indonesia, Malasia, Vietnam, Filipinas, Pakistán y Ban- gladesh). México y Brasil continuarán sien- do los motores de Latinoamérica, mientras que Turquía y Rusia se mantendrán como principales países emergentes en Europa. Cierran la lista Irán y Nigeria. En tercer lugar, el desplazamiento del podereconómicomundialalazonadelPací- fico es cada vez más evidente. Cerca del 70% del crecimiento de los próximos diez años mérica y EE UU, cerca del 85%. Deberíamos comenzar a asimilar este desplazamiento comounhechoqueirremediablementeocu- rrirá y que está teniendo ya consecuencias geopolíticas y de equilibrios de poder. La rapidez y fortaleza con la que es- tán creciendo las clases medias no sólo se mantendrá sino que vienen acompañadas de mejoras educativas. Además, serán cada vez más ricas y educadas y seguirán deman- dando nuevos bienes de consumo materia- les. Geográficamente, esta revolución está liderada por Asia, cada vez más apoyada en las clases medias altas. dos y emergentes se está cerrando. Esto está teniendo y tendrá implicaciones muy positivas, pero también presentará retos im- portantes. A medida que se desarrollen los medios digitales en estos países, la deman- da de bienes no materiales aumentará. En particular, en algunos países podrán pro- ducirse brechas crecientes entre lo que los ciudadanos “ven” y lo que finalmente “obtienen” contribuyendo al fenómeno del “despertar global” de la población. Esto tendrá implicaciones importantes para los Gobiernos, sobre todo en aque- llos donde las instituciones se encuentran menos acomodadas al cambio tecnológico y digital. En definitiva, nuevos países emergen- tes con nuevos consumidores, más ricos y más educados, y cada vez más adaptados tecnológicamente. Toda una oportunidad que los emergentes ofrecen a los países desarrollados y que irá, como siempre, acompañada de retos no menos impor- tantes. Los emergentes seguirán volando alto Por ÁLVARO ORTIZ ||LABORATORIO DE IDEAS MARAVILLAS DELGADO EL PAÍS, Domingo 5 de junio de 2016 NEGOCIOS 19SECCIÓN: E.G.M.: O.J.D.: FRECUENCIA: ÁREA: TARIFA: PÁGINAS: PAÍS: NEGOCIOS 1419000 299914 Semanal 803 CM² - 71% 55210 € 19 España 5 Junio, 2016

×